domingo, 6 de mayo de 2018

Tiempo de expansión

Hoy podemos preguntarnos acerca de los que hemos hecho hasta el día de hoy, si hemos hecho lo que teníamos que hacer, o si ha habido un estancamiento.Pero, partamos del punto de lo que Dios quiere… Su plan es llevarnos de lo mejor a lo excelente y de lo excelente a la gloria eterna.
En la Palabra de Dios se nos exhorta a la transformación de la manera de ver la vida, de lo estéril a lo que da fruto, está escrito en Isaías 54 verso uno, que nos dice “regocíjate estéril, la que no podía dar a luz” y en los versos dos y tres agrega “ensancha el territorio… a la izquierda y a la derecha porque vendrá descendencia abundante”.


Pensemos en esto, quien aparentemente no podía dar a luz, tendrá una gran descendencia, esto solo es posible por un milagro.Quizás tu no has “dado a luz” todavía en el propósito de tu existencia, quizás porque no tienes la visión de Dios.Hoy Dios te pide que “te alegres, que des gritos de júbilo y victoria” aunque parezca algo ilógico. Muchos se pueden preguntar, ¿Cómo proclamar victoria cuando no hemos concebido lo que queremos?; la respuesta es que “Él es el Dios de los imposibles, Él ve con los ojos de lo sobrenatural, no ve el fracaso, sino la oportunidad”.


Piensa por un momento en aquellas áreas de tu vida en la que has estado estancado(a), o que no hayas prosperado, o que no estés crecido, o en la que no has visto respuesta de Dios.
Con voz de autoridad, te digo que el Señor no quiere que nos sintamos estériles, ni que sigamos lamentándonos, quiere que nos gocemos… que derrotemos el conformismo, el negativismo y que, en medio de las circunstancias, demos pasos de fe.


Nos dice claramente: “Ensánchate, extiéndete, no seas escaso(a), alarga tus cuerdas y refuerzas tus estacas”. Esto es dejar de pensar humanamente para empezar a pensar en acorde con la mente de Dios.
Ensancharnos para nosotros puede significar “crecer, construir algo nuevo, multiplicarnos en todo. Ver más allá de lo que hasta ahora hemos visto”.Pero debes alargar las cuerdas de tu fe, como sea la de una cometa, la cual, entre más larga, llega más alto.


Reforzar nuestras estacas, puede ser “tomar Sus promesas y hacerlas tuyas, confesarlas, proclamarlas. Es afirmar la visión, dando los pasos de fe para llegar allá”


Oro para que te ensanches y crezcas en tu fe para nuevos logros y nuevas metas en el Señor


Versículo “«¡Regocíjate, mujer estéril, tú que no dabas a luz! ¡Eleva tu canto y da voces de júbilo, tú que nunca estuviste de parto! ¡Más hijos tendrá la desamparada que la casada!. ¡Extiende el sitio de tu tienda! ¡Alarga las cortinas de tus aposentos! ¡No te midas! ¡Extiende las cuerdas y refuerza las estacas!. Porque vas a extenderte a la derecha y a la izquierda, y tu descendencia heredará naciones y habitará las ciudades asoladas”. Isaías 54:1-3 (RVC)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evangelismo

Ultimas fotos