sábado, 5 de mayo de 2018

Llamados a participar de la gracia

«Antes por la gracia del Señor Jesús, el Cristo, creemos que seremos salvos, como también ellos». Hechos 15: II,JBS


HEMOS SIDO JUSTIFICADOS gratuitamente por la gracia de Jesucristo, no por nuestras obras. Él nos concede su gracia salvadora, la cual nos llama a rendir todo nuestro ser ante su presencia. Isaías nos hizo un llamado cuando dijo: a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano!» (Isaías 55: 6).


También Elena G. de White habló de ello en varios de sus escritos: «Nuestro tiempo es precioso. Nos quedan tan solo muy pocos días de gracia en los cuales prepararnos para la vida futura e inmortal» (Testimonios para la iglesia, t. 6, p. 407). «Este día de oportunidad y gracia está llegando a su fin; el sol se está ocultando rápidamente. ¿Podría ocurrir que se esté ocultando y tú no conozcas “lo que es para tu paz”? ¿Habrá de pronunciarse la irrevocable sentencia, “mas ahora está encubierto de tus ojos”?» 


El tiempo de gracia llega a su fin y es ahora cuando debemos mirar dentro de nuestro corazón, para estar listos cuando se cierre la puerta de la oportunidad. Es urgente seguir el consejo del apóstol Pablo: «Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro» (Hebreos 4: 16).


El fin de la gracia vendrá repentinamente cuando Jesús deje de interceder por nosotros, y todos los casos estarán decididos para siempre: «Cuando al final del tiempo el Señor se encamine hacia la tierra para ejecutar su juicio, las temidas plagas comenzarán a caer. Entonces, la gente que menospreciaba la Palabra de Dios y no se la tomaban en serio, “vagará sin rumbo de mar a mar; andarán errantes del norte al este, buscando la palabra del Señor, pero no la encontrarán” (Amós 8: 12, NVI). […] Los ministros de Dios habrán realizado su última obra, elevado sus últimas plegarias, derramado su última amarga lágrima en favor de una iglesia rebelde y un pueblo impío» 


Esta es la razón por la cual somos llamados a participar de la gracia salvadora de Cristo antes de que termine. Vivamos bajo esa gracia hasta el final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evangelismo

Ultimas fotos