sábado, 14 de abril de 2018

NO HAY NINGUN JUSTO


Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios.


No hay justo, ni aún uno; todos se han desviado, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.
Ciertamente no hay hombre justo en la tierra que haga el bien y nunca peque.
¿O cómo puede ser limpio el que nace de mujer?


Por tanto, temamos, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.
Porque yo reconozco mis transgresiones, y mi pecado está siempre delante de mí.
He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre.
El Señor ha quitado tu pecado; no morirás.


A los que llamó, a ésos también justificó; y a los que justificó, a ésos también glorificó.
Nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.


…si en verdad permanecéis en la fe bien cimentados y constantes, sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, que fue proclamado a toda la creación debajo del cielo, y del cual yo, Pablo, fui hecho ministro.


…para que anduvierais como es digno del Dios que os ha llamado a su reino y a su gloria.


Ro. 3:23; 10,12 Ec. 7:20 Job 25:4 Heb. 4:1 Sal. 51:3,5 II S. 12:13 Ro. 8:30 II Co. 3:18 Col. 1:23 I Ts. 2:12

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evangelismo

Ultimas fotos