lunes, 16 de abril de 2018

El Señor es compasivo y paciente

«Me gozaré y alegraré en tu misericordia, porque has visto mi aflicción, has conocido las angustias de mi alma». Salmo 31 : 7

CUÁN DESEABLE ES LA DULCE influencia del Espíritu de Dios! Cuando llega a las a mas deprimidas y desesperadas, devuelve el ánimo a los de espíritu abatido, fortalece a los débiles e imparte valor y fortaleza a los atribulados siervos del Señor. iQué Dios tan bondadoso el nuestro!, que trata tan amorosamente a los descarriados, y que muestra su paciencia y compasión en la adversidad, y cuando estamos abrumados por un gran pesar.— Patriarcas y profetas, cap. 64, p. 645, adaptado.

El Señor permite las pruebas a fin de que seamos limpiados de la mundanalidad, el egoísmo y los rasgos de carácter tosco y anticristiano, y permite que las tempestuosas aguas de la aflicción lleguen a nuestra vida para «que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado» (Juan 17: 3), con el propósito de hacer brotar en nuestro corazón un profundo anhelo de ser purificados de la contaminación, y que salgamos de la prueba más puros, más consagrados, más felices.— Palabras de vida del gran Maestro, cap. 14, p. 138, adaptado.

«Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y ajesucristo, a quien has enviado». Juan 1 7: 3

«¿Qué Dios hay como tú, que perdone la maldad y pase por alto el delito del remanente de su pueblo?

No siempre estarás airado, porque tu mayor placer es amar.

Vuelve a compadecerte de nosotros. Pon tu pie sobre nuestras maldades y arroja alfondo del mar todos nuestros pecados». Miqueas 7: 18-19, NVI

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evangelismo

Ultimas fotos