sábado, 3 de febrero de 2018

REFLEXIÓN – Dios sana el cuerpo o el alma. Él elige.

“La oración de fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará.” Santiago 5:13 (NVI)
Sanar


Hoy operaron a mi papá de unos pólipos en el colon. Como sabíamos que la operación iba a ser hoy, estuvimos pidiendo oración por su salud. Papi es un hombre fuerte que nunca se enferma y enfrentarse a una operación nos causaba cierto temor. Hubiera sido mejor que no tuviera que operarse, y clamamos por ello. Pero Dios tenía otros planes.


Así que por la mañana del 29/1/18 fuimos al Hospital Británico y papi entró a quirófano. La operación duró aproximadamente una hora y luego fue el tiempo de recuperación de la anestesia general. Tardó un poco más de lo que yo había calculado así que comencé a ponerme nervioso pensando lo peor. Que se había complicado, que la operación estaba difícil, que no podían detectar el pólipo y tenían que abrir más de la cuenta.


Cuando me llamaron para verlo, entré esperando ver un cuadro desalentador y mi sorpresa fue enorme cuando entro a la sala donde estaba papi y me dice “Hola conejo, ¿Cómo estás vos?”. El viejo estaba impecable.


Mientras esperaba que salga recibí un montón de wasap preguntando como estaba. Cuando pude verlo, me tome un rato para responderles a todos. Porque habían estado orando para que la operación fuera un éxito y el post operatorio no fuera complicado. Mientras escribía los wasap de agradecimiento a cada uno me acordé de este texto, y me pareció oportuno compartirlo. La iglesia de Calzada y la de Merlo estaban orando por mi papá y la oración de fe sanó al enfermó y Dios lo levantó.


En cuanto le sacaron la vía de la muñeca, se levantó de la camilla, se cambió y nos fuimos a su casa. Todo rapidísimo y sin complicaciones. Me quedé toda la tarde con él por prevención, por si aparecía algún sangrado, por si se descomponía o le pasaba algo. Hasta que terminó echándome de casa porque estaba demasiado bien.


Dios es bueno, siempre es bueno. Cuando responde de esta manera tan genial y sin complicaciones dándonos lo que le pedimos y cuando nos responde que no. Clamamos por que Juampi camine y hace 15 años que está en la silla de ruedas. Es la misma gente que está orando por el gordo y Dios responde de otra manera. Pero Dios siempre es bueno.


Lo que tenemos que seguir haciendo es no dejar de orar. La oración de fe sanará al enfermo y Dios lo levantará, no dejes de orar por los que están sufriendo. Dios es bueno

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evangelismo

Ultimas fotos