sábado, 27 de enero de 2018

HUMILDES DE CORAZON


Ahora llamamos bienaventurados a los soberbios.

Porque así dice el Alto y Sublime que vive para siempre, cuyo nombre es Santo: Habito en lo alto y santo, y también con el contrito y humilde de espíritu, para vivificar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los contritos.
Mejor es ser de espíritu humilde con los pobres que dividir el botín con los soberbios.


Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos.
Seis cosas hay que odia el SEÑOR y siete son abominación para El: ojos soberbios, lengua mentirosa, manos que derraman sangre inocente,
Abominación al SEÑOR es todo el que es altivo de corazón; ciertamente no quedará sin castigo.


Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes.
Y ve si hay en mí camino malo, y guíame en el camino eterno.
Gracia a vosotros y paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros,
Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.


Mal. 3:15 Is. 57:15 Pr.16:19 Mt. 5:3 Pr. 6:16,17,5 Sal.139:23,24 Fil.1:2,3 Mt. 5:5


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evangelismo

Ultimas fotos