sábado, 27 de enero de 2018

¡De Cristo soy!

En varios países con un nuevo año comienza una nueva gestión escolar. Mi sobrino comienza el kínder, jardín o pre-escolar como se dice en otros países, lo que llamó mi atención fueron las recomendaciones que se hicieron con respecto a los materiales; por ejemplo, cada lápiz debe tener el nombre completo del pequeño para así evitar confusiones y la pérdida de sus materiales. Cada objeto que mi sobrino llevará a su kínder tendrá sus datos personales, es decir que él es el propietario.


Como seres humanos no tenemos una etiqueta que diga “Propiedad de” pero cuando aceptamos a Dios en nuestro corazón pasamos a ser de Él “y ustedes pertenecen a Cristo, y Cristo pertenece a Dios” 1 Corintios 3:23 (NTV).
¿Qué implica pertenecer a Cristo?


Significa que no somos dueños de nosotros mismos y tampoco somos del mundo en el que vivimos, somos de Cristo “Si vivimos, es para honrar al Señor, y si morimos, es para honrar al Señor. Entonces, tanto si vivimos como si morimos, pertenecemos al Señor” Romanos 14:8 (NTV).


¡Qué increíble saber que tenemos un Señor tan Majestuoso, Poderoso y Amoroso! No somos dueños de nosotros mismos pero por su amor gozamos de libertad, pero tampoco nos deja desprotegidos sino que a través de su palabra nos instruye para tomar el camino que debemos seguir si deseamos vivir con gozo, paz y plenitud.


Como somos de su propiedad gozamos de muchos privilegios, por ejemplo:
Protección, quién ama cuida y Dios tiene ese mismo trato con cada uno de nosotros “Pero en aquel día venidero, ningún arma que te ataque triunfará. Silenciarás cuanta voz se levante para acusarte. Estos beneficios los disfrutan los siervos del Señor; yo seré quien los reivindique. ¡Yo, el Señor, he hablado!” Isaías 54:17 (NTV).


Tenemos su amor que sobrepasa todo sentimiento humano, nos ama a pesar de nuestras faltas “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia” Jeremías 31:3 (RVR1960).


Un nuevo comienzo, ¿Cuántos deseamos volver al pasado para tomar mejores decisiones y así disminuir o evitar las consecuencias de nuestros errores? “Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!” 2 Corintios 5:17 (NTV) Quizás sea imposible borrar tu pasado pero si puede darte una nueva oportunidad para mejorar tu presente y tu futuro.


El enemigo tratará hacerte de su propiedad o quizás ya lo haya logrado y te hizo esclavo del pecado pero recuerda que Dios es tu dueño original, único y verdadero. ¡Vuelve! Porque te está esperando para quitarte las cadenas que te atan y te lastiman.


Que tu mente, corazón y tus labios proclamen ¡De Cristo soy!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evangelismo

Ultimas fotos