Evangelismo

Ultimas fotos

domingo, 9 de julio de 2017

Tenga un encuentro con Dios

La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.Hebreos 4:12


¿No es mi palabra como fuego, dice el Señor, y como martillo que quebranta la piedra?

Jeremías 23:29


El evangelista Moody (1837-1899) contaba que unos creyentes enviaron tratados evangélicos a hombres de la alta sociedad, miembros de un club importante de una ciudad americana.
Un tratado titulado «¡Despierte! ¡Tenga un encuentro con su Dios!», fue enviado a uno de ellos, muy conocido por su vida disoluta.


«¿Quién tiene la insolencia de enviarme estas tonterías?», exclamó. Furioso contra el desconocido remitente, se levantó para quemar el tratado. Pero en ese momento se le ocurrió la idea de enviárselo a un amigo, como broma, para ver cómo reaccionaría. Puso el tratado en un sobre y, disimulando su escritura, lo remitió a un amigo muy bromista. El tratado fue recibido con una palabrota dirigida a esos «cristianos idiotas». El destinatario iba a romper la hoja cuando sus ojos cayeron sobre el título: «¡Despierte! ¡Tenga un encuentro con su Dios!». ¿Cómo? El hombre empezó a leerlo, y cuando terminó, ya no quería romperlo. Su conciencia había sido alcanzada; era como si una flecha divina hubiese alcanzado lo más profundo de su ser. Pronto se convenció de que tenía muchas cosas que arreglar en su vida y halló el perdón en Jesucristo.

Luego pensó en sus amigos que vivían sin preocuparse por Dios. El tratado volvió al correo, pero esta vez iba dirigido con buen motivo a otro amigo. Allí también el llamado de Dios alcanzó el corazón del lector.


1 Reyes 2:26-46 – Marcos 6:30-56 – Salmo 51:6-12 – Proverbios 14:29-30

No hay comentarios:

Publicar un comentario