Evangelismo

Ultimas fotos

jueves, 6 de julio de 2017

REFLEXIÓN – Que puedas cumplir tu promesa.

“Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.” Romanos 6:4 (NVI)


Bautismo


Siempre el momento del bautismo es muy especial. Es un día de fiesta al ver que algunos cristianos deciden pasar por este paso de fe y compromiso, para decir públicamente que están dispuestos a pagar el alto costo de la fidelidad a Dios en todos los actos de sus vidas. Hace más de 20 años que en la iglesia de Merlo bautizo a los que lo piden y siempre me pone nervioso el momento. Es una gran responsabilidad y se que quien se bautiza está aún más nervioso que yo.


Pero este 9 de julio va a ser un bautismo muy especial. A las 17 horas del 9 de julio, ¡¡se va a bautizar Juampi!! El gordo pidió bautizarse hace dos meses y desde entonces está ansioso por este gran paso de fe. Y con Miri estamos igual de nerviosos y ansiosos que él. Parece mentira que ya esté tan grande. Me acuerdo cuando nació, cuando fue al jardín, cuando iba a la primaria y era chiquitito. Y verlo ahora todo un adolescente responsable y decidido me llena de orgullo.


El bautismo no es una emoción dominical, si se debería hacer por copiarse de otros o porque está de moda. Dios exige responsabilidad y obediencia y santidad desde el momento de la conversión. Él demanda a sus hijos que vivan de la manera que Dios espera cada día. Pero fallamos diariamente y pecamos. Por eso el bautismo es un compromiso de fe. Porque públicamente elegimos confesar nuestra fe y comprometernos a serle fieles a Dios.


Es una segunda oportunidad. Quien así lo entienda, va a ir por el buen camino. El problema es que algunos mal aprendidos, luego de bautizarse, se olvidan de su promesa y vuelven a la vieja vida. Pablo fue bien claro en su carta a los romanos diciendo que el bautismo nos abre la puerta a una nueva vida. Debajo del agua está la muerte, solo arriba del agua se puede respirar.


Lo raro es que algunos quieren vivir su vida anterior luego de bautizarse y viven una doble vida, engañándose a si mismos en la mentira de pensar que son buenos cristianos porque van a la iglesia el domingo, y luego en la semana su conducta deja mucho que desear.


Oramos para que Juampi mantenga su promesa de fidelidad, como hasta ahora y mejor. Para que siga siendo ejemplo mio y de otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario