Evangelismo

Ultimas fotos

miércoles, 5 de julio de 2017

REFLEXIÓN – No se puede compensar, ojo.

“Porque misericordia quiero y no sacrificio, conocimiento de Dios más que holocaustos.” Oseas 6:6 (RVR)
Más


¿Qué puede cansar a Dios? Su paciencia es infinita, su amor es eterno, su misericordia es nueva cada mañana. Los seres humanos nos cansamos muy rápido de las cosas que no nos gustan y nos molestan las cosas que nos agravian. Evitamos lo que nos hace mal para mostrar interés solamente en lo que nos gratifica. Y cuando algo no sale como queremos, en seguida nos enojamos y nos cansamos. Reaccionamos mal y cortamos la relación.


Dios, gracias a Dios, no es así. El tiene paciencia, pero en este punto, Dios se cansó. Y dijo un terminante basta, ¿De qué se cansó Dios?


El pueblo de Israel había sido deportado a Asiria, ya el castigo había comenzado para el reino del norte. Sin embargo sus vecinos del sur no querían escuchar. Mantenían sus malos hábitos, y le daban la espalda a Dios. Vez tras vez los profetas fueron con mensajes de amor y reconciliación, y el pueblo testarudo les dijo que no.


Lo peor del tema es que ellos se creían muy religiosos. Cumplían con los ritos que Moisés había dejado en la Ley. Llevaban sus holocaustos al templo, acudían a los sacrificios, llevaban una vida religiosa digna de ser imitada. Pero lo que cansó a Dios fue su hipocresía. Ellos supuestamente eran muy religiosos, pero su corazón estaba lejos de Dios. Cumplían los ritos, pero se olvidaban del Creador de los ritos. Por eso Dios los desecha. Y se cansó


Porque esa hipocresía los hacía alejarse cada vez más de su Dios, con conciencia y a sabiendas, creían que podían fallarle a Dios, y seguir sus propios caminos si cumplían con algunas costumbres religiosas. ¡Qué equivocado que estaban! No se puede negociar con Dios de pecar un poco a cambio de darle algún servicio.


Lamentablemente, hoy vemos que algunos cristianos caen en el mismo error. ¡Ya fui el domingo a la iglesia, es demasiado! Y entonces faltan a la reunión de la semana. ¡Estuve en la actividad del sábado! Y entonces se toman una licencia para pecar. Creen que pueden negociar con Dios y pecar a cambio de alguna actividad que desarrollan en la iglesia.


Dios es bien claro con lo que pide. El pide misericordia y conocimiento. Caridad y amor y compromiso con el Señor de la obra, más que con la obra del Señor. No canses a Dios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario