Evangelismo

Ultimas fotos

martes, 4 de julio de 2017

REFLEXIÓN – Aplicá tu conocimiento, viví bien.

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.” Oseas 4:6 (RVR)


Conocimiento


Siempre es fácil hablar del resultado con el diario del lunes. Hoy es fácil criticar al pueblo de Israel por este terrible error cometido. Dios les había anticipado con sucesivos profetas que el final y el castigo por su desobediencia no se iba a hacer esperar. Dios es justo y perfecto, nadie puede burlarlo. Dios le había prometido a su pueblo bendiciones y prosperidad si obedecían Sus Mandamientos. Pero castigo y penalidades si no lo hacían.


Durante años y años, el pueblo se había esforzado por llevarle la contra a Dios y darle la espalda. Pensaban que el pecado no tenía consecuencias y que podían fallarle a Dios sin esperar ningún castigo. Pero se equivocaron. El pecado siempre paga y paga mal.


Es notable que Dios les explica el motivo del castigo. Les falto conocimiento. Se olvidaron de la Ley de Dios. Es decir que estas personas no es que no sabían la Ley de Dios, sino que voluntariamente se habían olvidado de cumplirla. Por eso tanto enojo de Dios. Era un pueblo escogido, amado y cuidado a quien Dios les había encargado el respeto de sus mandamientos.


Pero ellos, sabiendo lo que tenían que hacer, eligieron no hacerlo. Escogieron desobedecer. Es una decisión que tiene terribles consecuencias.


Hoy pensamos que esta historia es del pasado. Sin darnos cuenta que Dios no cambia. ¿por qué habría de ser tan duro con su pueblo Israel por olvidarse de cumplir con los mandamientos divinos y va a ser más blando y permisivo con nuestros pecados cotidianos? Dios actua siempre igual. Para bien o para mal. Y sigue siendo justo.


No podés decir que no sabés. Vos conoces perfectamente cual es la voluntad de Dios. Tenés el conocimiento adquirido de lo que Dios espera de vos. Sabés que Él demanda santidad y perfección. Pero tal vez, hoy elegís olvidarte y mirar para otro lado. Dios te llama nuevamente para que no te desvies. Él quiere llevarte a un modo de vivir más espiritual y superior. Alejarte de la mediocridad de vivir una vida a medias. Quiere que tu espiritualidad sea plena y desea que tu conocimiento de Sus Verdades sea práctico y diario.



No hay comentarios:

Publicar un comentario