Evangelismo

Ultimas fotos

lunes, 10 de julio de 2017

El ministerio de la memoria

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice el Señor, pensamientos de paz… (v. 11).


Lectura: Jeremías 29:4-14


Experimentar pérdidas y desilusiones puede hacernos sentir enojo, culpa y turbación. Ya sea que nuestras decisiones hayan cerrado puertas o que, de manera inesperada, la tragedia haya invadido nuestra vida, el resultado suele ser lo que Oswald Chambers llamó: «la incalculable tristeza de “lo que podría haber sido”». Por más que intentemos, es imposible reprimir los recuerdos dolorosos.
Chambers nos recuerda que el Señor sigue obrando en nuestra vida. «Nunca temas cuando Dios traiga de nuevo el pasado —dijo—. Permite que la memoria tome las riendas. Es un ministro de Dios, con su reprensión, reprimenda y dolor. Dios transformará “lo que podría haber sido” en un medio de crecimiento para el futuro».


Cuando Dios envió a los israelitas al exilio en Babilonia, les dijo que lo sirvieran en esa tierra lejana y que crecieran en la fe hasta que Él los llevara de regreso a su hogar. «Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice el Señor, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis» (Jeremías 29:11).

Dios los instó a no ignorar el pasado ni dejarse atrapar por lo vivido, sino a concentrarse en Él y mirar adelante. El perdón del Señor puede transformar el recuerdo de nuestra angustia en seguridad en su amor eterno.

Padre, gracias por tus planes para nosotros.

Dios puede usar nuestras desilusiones para desarrollar nuestra fue en Él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario