Evangelismo

Ultimas fotos

domingo, 2 de julio de 2017

DIOS BENDICE TUS RECURSOS

La fórmula original de Dios es traer orden, llenar, bendecir y multiplicar. Pero, luego, Noé tiene que actuar en fe, construir el arca, y añade un nuevo elemento a la ecuación. Dios traería orden, trayendo el diluvio, mientras que Noé llenaría el arca; pero antes de Dios bendecir aquello que luego multiplicaría, Noé va al altar. Ahora la fórmula es: Ordenar, llenar, ir al altar, bendecir y multiplicar.

Si fue aterrador el que Dios le dijera a Noé que vendría un diluvio, complicado debió ser salir de aquella arca junto a su familia, mirar alrededor y no ver nada, solo árboles, y nada más. Pero Noé fue al altar, y recibió la bendición de Dios, para ahora poder caminar con la seguridad de que Dios estaba con él.

Tú puedes vivir en la bendición de Dios.

En Génesis 8, vemos que, cuando Noé sale del arca con su familia y con los animales, Dios les instruye a multiplicarse. Entonces, Noé hizo un altar; y es entonces que, en Génesis 9, Dios les dice: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra. Al salir del arca, Noé recibió una instrucción; al ir al altar, Noé recibió una bendición.

¿Necesitaba Noé la bendición de Dios para multiplicarse? Naturalmente, no. Pero una cosa es hacer lo que tú puedes hacer por tus propias fuerzas; otra, hacerlo con la bendición de Dios. Es ahí donde muchos fallan. Todo lo que tú has estado tratando de hacer, lo has estado intentando hacer en tus propias fuerzas, por tu talento; pero tu talento te lleva hasta un nivel. Una cosa es poder alcanzar resultados por tus fuerzas; otra, alcanzar resultados con la bendición de Dios. Cuando Noé va al altar, lo hace es meter a Dios en el asunto; y recibe la bendición de Dios, y comienza entonces a vivir en una temporada de poder.

Dios siempre ha contado contigo, la pregunta es si tú has con Dios.

El negocio que Dios te quiere dar, la abundancia que Dios quiere traer, esos nuevos proyectos que hay en tu vida, muchos de ellos, puedes lograrlos sin que Dios esté contigo; pero vas a quedarte limitado. Una cosa es saber lo que Dios sabe que tú puedes hacer; otra, que aunque sabes lo que Dios sabe que tú puedes hacer, no lo hagas si Él no te bendice. En esta nueva etapa, no puedes depender de tus talentos; tienes que depender de la bendición de Dios.

Dios les dice: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra. Luego, dice el verso 2:
“2 El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados.” Génesis 9:2

Cuando hablamos de caminar en la bendición de Dios, es saber que caminamos en esta tierra, con autoridad. La creación te tiene que respetar. Cuando hablamos de ser bendecido, no hablamos de ser rico, de tener dinero en tu cuenta de banco; aquellos que vivimos por fe, nunca tenemos suficientes finanzas en nuestras cuentas para hacer todo lo que Dios quiere que hagamos. Si dependiéramos de las finanzas que tenemos para hacer lo que Dios dice que tenemos que hacer, entonces, el dinero sería nuestro Dios, sería el dinero lo que determinaría nuestra fe, lo que podemos o no hacer. Nunca tenemos suficiente porque siempre estamos adelantados; lo que sí sabemos es que caminamos en esta tierra con seguridad, con firmeza; no hay temor en nuestra vida.

Dios le dice a Noé que caminaría en esta tierra con seguridad, que la creación le respetaría; eso es caminar en bendición. Cuando tú vas al altar, delante del Señor, eso es caminar en bendición; Dios comienza a bendecir tu vida, y tú comienzas a caminar con una seguridad poderosa, sobrenatural; el temor desaparece de tu vida.

Tú vas a comenzar a caminar con seguridad, en el nombre que es sobre todo nombre, y Dios te va a dar una victoria poderosa. El miedo desaparece, el miedo al fracaso, a los problemas, desaparece; caminas en esta tierra con seguridad y la gloria de Dios se va a mostrar en ti, de manera sobrenatural.

Quizás, tú has estado caminando con temor; no sabes qué va a pasar con tu vida, y has estado preocupado. Créele a Dios que, hoy, todo eso va a cambiar. Quizás, Dios te ha dado una nueva oportunidad, pero todavía hay miedo en tu vida. La bendición de Dios, una de las cosas que hace, es darte seguridad para caminar en esta tierra. Tú puedes caminar seguro en esta tierra, caminar con la seguridad de que Dios va contigo. A pesar de los que tú puedas ver a tu alrededor, puedes estar seguro que Él camina contigo. Créele a Dios que tú vas a comenzar a caminar con seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario