Evangelismo

Ultimas fotos

lunes, 3 de julio de 2017

Apropiarse de la Palabra de Dios

Apropiarse de algo es tomar posesión.Cuando las cosas no son parte de nosotros no podemos decir que nos hemos apropiado de ellas. Esto ocurre especialmente cuando se habla de las creencias. Millones dicen creer en Dios, pero no están apropiados de esa fe, usan solo palabras o frases para decir que han formado parte de una tradición en particular. Pero creer realmente sólo ocurre cuando se toma posesión de lo que se cree.


La Biblia es la Palabra de Dios, ésta tiene el poder para edificar y transformar la vida de las personas, pero la palabra de Dios nunca cambiará una vida hasta que la persona se apropie de ella. Esto es… abrazar cada enseñanza, cada promesa, meditar en cada verso, cada historia, esto será lo que inicie el proceso de transformación.


Al tomar posesión “nos vestimos” de eso que nos pertenece, es como si tuviéramos un traje nuevo que nos colocamos para lucirlo; cuando lo hacemos nos podremos mirar al espejo y veremos una nueva persona vestida de una manera muy especial, la cual sera apreciada por los demás; porque la palabra de Dios ha sido aplicada en esa vida. Es en esa acción de posesión de apropiación que la Biblia se hace dinámica.


Al apropiarse de la Palabra de Dios tu nombre comienza a aparecer como escrito en ella. Es cuestión de fe, de creer. Así por ejemplo puedes incluir tu nombre en versículos como: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que a (TU NOMBRE) le falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. (Filipenses 4:19). O también, “Yo, (TU NOMBRE) todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). Y ¿qué tal este? “Por la mañana hazme saber de tu gran amor, porque yo, (TU NOMBRE) en ti he puesto mi confianza”. (Salmos 143:8) (NVI)Ver tu nombre en las escrituras fortalecerá tu fe, te dará nuevas fuerzas; y todo esto porque te has apropiado de ellas, las has convertido de parte integral de tu vida.


Dios en ti y tú en Dios. ¡Esa es la clave!.


Versículo: “No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica”. Santiago 1:22 (NVI)

No hay comentarios:

Publicar un comentario