Evangelismo

Ultimas fotos

lunes, 31 de julio de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para buenas noches de lunes cristiano

REDIMIDOS DE LA MALDICIÓN

Los oponentes de Pablo sin duda quedaron estupefactos por sus palabras en Gálatas 3:10. Ciertamente no consideraban que se encontraban bajo una maldición; de hecho, esperaban ser bendecidos por su obediencia. Sin embargo, Pablo no deja lugar a dudas: “Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas”.


Pablo está contrastando dos alternativas completamente diferentes: salvación por la fe y salvación por obras. Las bendiciones y maldiciones del pacto, presentadas en Deuteronomio 27 y 28, eran sencillas. Aquellos que obedecían eran benditos, aquellos que desobedecían eran malditos. Eso significa que, si una persona desea depender de la obediencia a la ley para ser acepto ante Dios, entonces toda la ley debe ser guardada. No tenemos la libertad de seleccionar y elegir lo que deseamos obedecer; tampoco deberíamos suponer que Dios está dispuesto a pasar por alto unos pocos errores aquí y allá. Es todo o nada.


Por supuesto, estas no son buenas nuevas, no solo para los gentiles sino también para los oponentes legalistas de Pablo, porque “todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23). No importa cuánto intentemos ser buenos, la ley solamente puede condenarnos como transgresores de la ley.


¿De qué manera Cristo nos libró de la maldición de la ley? Ver Gál. 3:13; 2 Cor. 5:21.


Pablo introduce otra metáfora para explicar lo que Dios ha hecho por nosotros en Cristo. La palabra redimir significa “comprar nuevamente”.
Se usaba para referirse al pago del rescate para liberar rehenes o el precio pagado para liberar a un esclavo. Debido a que la paga del pecado es la muerte, la maldición por no guardar la ley a menudo era una sentencia de muerte. El rescate pagado por nuestra salvación no fue insignificante; le costó a Dios la vida de su propio Hijo (Juan 3:16). Jesús nos rescató de la maldición al cargar con nuestros pecados (1 Cor. 6:20; 7:23). Tomó voluntariamente nuestra maldición sobre sí mismo y sufrió en nuestro favor la penalidad completa del pecado (2 Cor. 5:21).
Pablo cita Deuteronomio 21:23 como prueba bíblica. Según la costumbre judía, una persona se hallaba bajo la maldición de Dios si, luego de ser ejecutado, el cuerpo era colgado de un árbol. La muerte de Jesús en la cruz era considerada como un ejemplo de esta maldición (Hech. 5:30; 1 Ped. 2:24).


No es de sorprender, entonces, que la cruz era una piedra de tropiezo para algunos judíos que no podían concebir la idea de que el Mesías fuera maldito ante Dios. Pero este era exactamente el plan de Dios. Sí, el Mesías cargó con una maldición, pero no era su propia maldición, ¡era la nuestra!

EL RENCOR QUE DURÓ MIL AÑOS

«Lo mismo que hiciste con otros, se hará contigo: ¡recibirás tu merecido!» Abdías 1: 15.


Desde sus casas en las montañas, se burlaban de la ciudad de Jerusalén que, a Io lejos, estaba siendo saqueada. Era como si desearan que sucediera, como si estuvieran contentos de que les fuera mal. Estos eran los descendientes de Esaú, que todavía recordaban que más de mil años antes su hermano Jacob le había robado su derecho a la primogenitura. Jacob era el antepasado de los habitantes de Jerusalén, que ahora estaban sufriendo. Los descendientes de Esaú les habían guardado rencor durante más de mil años, por eso cuando Jerusalén fue saqueada ellos se alegraron.


Aprovecharon la oportunidad para jactarse y vanagloriarse, y después fueron a la ciudad y se apoderaron de las cosas de valor que aún habían quedado. Algunos incluso salieron a los caminos y entregaron a los supervivientes en manos del enemigo. ¡Eso sí es lo que se llama venganza! Pero Dios no mira con buenos ojos este tipo de comportamiento, este rencor, este odio acariciado durante años y años y años, Dios envió a Abdías para que avisara a los descendientes de Esaú de que ellos mismos serían pronto destruidos por causa de su conducta vergonzosa contra Jerusalén.


En este breve libro llamado Abdías, leemos qué piensa Dios de la gente que a propósito se aferra del odio y del deseo de venganza y actúa en función de ellos. La venganza es un juego que sale demasiado caro. Aferrarse al rencor hace más daño al rencoroso que a cualquier otra persona. Es como tomar una cuchilla de afeitar y pasarla sobre tu muñeca; tú eres el que acabará sangrando,No sé qué es lo que te ha hecho daño o a qué rencor te aferras todavía, lo que sí sé que, aunque tengas motivos para estar enojado o para guardar rencor, eso no te hace bien’.


Arroja una negatividad innecesaria sobre tu vida y endurece tu corazón para que no perdones. ¿Por qué no buscas mejor la paz de tu corazón? Aprende de los descendientes de Esaú Y deja ir el rencor. Confía en que Dios se encargará de las personas que te han hecho daño y deja ir tu necesidad de venganza, Si esto te parece imposible de lograr inmediatamente, entonces comienza a pedirle a Jesús que te enseñe a superar el renal’ Él siempre está dispuesto a enseñarnos una de las cosas que más nos cuesta aprender: a perdonar.

Resultado de imagen para buenos dias de lunes cristiano

LAS PRISAS NUNCA FUERON BUENAS

“Que no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú” Mateo. 26:39.


En un pueblecito que tenía mar, vivía un joven en una cabaña. Una mañana, decidió ir a recoger cocos, entonces se levantó temprano, montó en su caballo y se fue al lado de la playa, donde había muchas palmeras. Cuando llegó, se dio cuenta de que había sido muy afortunado, porque todos los cocoteros estaban llenas de cocos. Subió al que tenía más cerca, y fue sacando los cocos que había bien arriba. Hizo lo mismo con la segunda palmera y con la tercera; y así siguió hasta que tenía más cocos de los que podía transportar.


Los fue colocando en un canasto sobre su montura, y partió.A mitad de camino, le pareció que se había perdido, así que, decidió parar a un transeúnte: -Disculpe, ¿le puedo hacer una pregunta? -preguntó a un hombre. -Por supuesto -contestó.-¿Sabe cuánto tiempo tardaré en llegar al pueblo por este camino?


El hombre miró al joven y después al caballo cargado hasta el tope. Tras pensar un momento, respondió:-Si vas despacito, llegarás temprano. Pero si vas rápido, tardarás todo el día.Y sin decir nada más, siguió su camino.
El joven se quedó muy extrañado con esa respuesta, así que decidió no hacerle ni caso. Por eso apuró a su caballo lo máximo que pudo, para llegar al pueblo temprano, Pero al cabo de unos metros, tuvo que detenerse. Con la velocidad, muchos cocos se habían caído. Los recogió y volvió a colocarlos en el cesto. Para recuperar el tiempo que había perdido, hizo que el caballo fuera todavía más deprisa. Pero los cocos volvieron a caerse.


Y así se repitió la escena una y otra vez, a lo largo de todo el camino. Cuando llegó al pueblo ya era de noche. Entonces entendió el mensaje: si no hubiera ido con tantas prisas, los cocos no se le habrían caído y hubiera llegado mucho antes.«Las prisas nunca fueron buenas», dice un refrán. Por eso, hagamos las cosas con calma. Y si estamos apurados, pues más razón para respirar hondo y hacer las cosas con calma. Tal vez tengamos que dedicarles más tiempo, pero no corramos, porque las haremos mal.

¿Defender a Dios?

La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor (Proverbios 15:1).Lectura: Lucas 9:51-56


Las pegatinas antiDios del auto le llamaron la atención a un profesor universitario. Como había sido ateo, el profesor pensó que, quizá, el dueño quería enojar a los creyentes. «El enojo ayuda al ateo a justificar su ateísmo», explicó. Después, advirtió: «Demasiadas veces, el ateo obtiene exactamente lo que busca».Al recordar su propia travesía de fe, este profesor contó que un amigo cristiano lo invitó una vez a considerar la verdad de Cristo. Le transmitió «una urgencia sin asomo de enojo», con un respeto y una gracia que jamás olvidó.

Los creyentes suelen ofenderse cuando alguien rechaza al Señor. Sin embargo, Jesús nunca tomó de forma personal las dudas sobre su deidad. Una vez, cuando un pueblo se negó a recibirlo, Jacobo y Juan reclamaron venganza instantánea. «Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo […] y los consuma?», preguntaron (Lucas 9:54). Jesús «los reprendió» (v. 55). Después de todo, «no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él» (Juan 3:17).

Tal vez te sorprenda que Dios no necesite que lo defendamos. ¡Quiere que lo representemos! Esto implica tiempo, esfuerzo, autocontrol y amor.

Señor, ayúdanos a responder con misericordia a los que nos maltratan, «porque no saben lo que hacen» (Lucas 23:34).

La mejor manera de defender a Jesús es vivir como Él.

Pestañea y piensa en Dios

… Lo guardó como a la niña de su ojo (v. 10).
Lectura: Deut. 32:1-12


«Dios es como un párpado», dijo mi amiga Ryley, y yo pestañeé sorprendida. ¿Qué querría decir?
«Cuéntame más», respondí. Juntas, habíamos estado estudiando imágenes sorprendentes de Dios en la Biblia; cosas como Dios como una madre en trabajo de parto (Isaías 42:14) o un apicultor (7:18), pero esta metáfora era nueva para mí. Ryley me señaló Deuteronomio 32, donde Moisés alaba cómo Dios cuida a su pueblo. El versículo 10 dice que el Señor protege a su pueblo y lo guarda «como a la niña de su ojo».


Según Ryley, la palabra traducida niña significa literalmente «pupila». ¿Y qué rodea y protege la pupila? ¡El párpado, por supuesto! Dios es como el párpado, que, instintivamente, protege el ojo frágil. El párpado guarda el ojo del peligro y, al pestañear, ayuda a quitar el polvo, además de evitar que se meta sudor. También lubrica el globo ocular y lo mantiene saludable; y se cierra para permitir el descanso.

Al considerar la imagen de Dios como párpado, no pude evitar darle gracias por las muchas metáforas que nos ha dado para ayudarnos a entender su amor por nosotros. Cuando cerramos los ojos por la noche y los abrimos a la mañana, podemos pensar en Dios y alabarlo por su tierna protección y cuidado.


Señor, gracias por protegernos tal como el párpado guarda el ojo.


Cuando pestañees, recuerda dar gracias a Dios por su protección.

Ver a Dios

El Señor es lento para la ira […] mas de ninguna manera tendrá por inocente al culpable… (Números 14:18 LBLA).
Lectura: Éxodo 34:1-9

Los caricaturistas colocan sus atriles en lugares públicos y dibujan a personas dispuestas a pagar un moderado precio por una imagen cómica de sí mismas. Estos dibujos son divertidos porque exageran algún rasgo físico, de modo que sea reconocible pero cómico.


En cambio, las caricaturas de Dios no son divertidas. Exagerar uno de sus atributos presenta una visión distorsionada que las personas rechazan fácilmente. Al igual que con una caricatura, nadie toma en serio una imagen alterada de Dios. Los que lo ven como un juez enojado y exigente se dejan llevar por cualquiera que haga énfasis en la misericordia. Aquellos que ven al Señor como un abuelo bondadoso rechazan esa imagen cuando necesitan justicia. A los que ven a Dios como una idea intelectual en vez de un ser vivo y amoroso, terminará resultándoles más atractiva alguna otra cosa. Los que lo consideran su mejor amigo suelen dejarlo de lado cuando encuentran amigos humanos que les agradan más.


Dios declara que es misericordioso y piadoso, pero también justo para castigar al culpable (Éxodo 34:6-7).
Al poner nuestra fe en acción, evitemos representar a Dios solamente con nuestros atributos preferidos. Debemos adorar todo lo que es, no solo lo que nos gusta.



Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro. Solo tú eres Dios.


Solo Dios es Dios.

Dios te habla

Nunca paguen a nadie mal por mal. Respeten (Consideren) lo bueno delante de todos los hombres.
Romanos 12:17


José mandó que les llenaran sus vasijas de grano y que devolvieran el dinero a cada uno poniéndolo en su saco, y que les dieran provisiones para el camino. Y así se hizo con ellos.
Génesis 42:25

Buenas Tardes

Resultado de imagen para buenos dias de lunes cristiano

Amado, a quien tanto quiero


Hijo, Amado, a quien tanto quiero, tú que eres parte de mi alegría, sigue así, firme en Mí……te ruego que trabajes junto con aquellos que me sirven y cuyos nombres están escritos en el libro de la vida y les ayudes…


…no dejes de vivir Mi Gozo con alegría… dando a todas muestras de un espíritu abierto……no te inquietes por nada porque Yo siempre estoy cerca……antes bien, en toda ocasión preséntame tus peticiones y junta la acción de gracias a la súplica…


…cuando haces esto, Mi paz, que es mayor de todo lo que te puedes imaginar, guardará tu corazón y tus pensamientos en Mí……en cuanto al cómo conducirte en la vida, presta atención en todo lo que encuentres de verdadero, noble, justo y limpio; en todo lo que es fraternal y hermoso espiritualmente, en todos los valores morales que merecen alabanza……pon en práctica todo lo que has aprendido y recibido y oído de mis siervos que Me imitan, todo lo que Me has visto hacer en sus vidas, y Mi paz estará contigo… Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que seguiré firme en el trabajo del Señor y no pondré atención a la mentira, lo oscuro, lo que no es limpio, a lo que produce divisiones y a los malos pensamientos… viviré en el Gozo del Señor orando continuamente dándole gracias por todo y Su paz estará conmigo… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Filipenses 4:1-9

Resultado de imagen para buenos dias de lunes cristiano

REFLEXIÓN – Estimá la estima que Dios te tiene.

“He aquí herencia de Jehová son los hijos; cosa de alta estima el fruto del vientre.” Salmos 127:3 (RVR)
Estima


Hoy cumple años Coni. Es increíble pensar que ya tiene 10 años. Me acuerdo cuando nació que era tan chiquitita y como fue creciendo y haciéndose toda una pequeña preadolescente. Hay algo que nunca dejó. Jamás perdió su buen humor y su simpatía. Es la chica más dulce y buena de la tierra. Y mi orgullo personal. Es generosa como su madre, emprendedora, tierna, decidida, una mujer de Dios. Y a pesar de ser tan chiquita y a la vez tan grande, me enseña con su sencillez lo bueno que Dios es al generar un carácter cristiano en la vida de una persona.


Estaba tan emocionada con su cumpleaños que estuvo en todos los preparativos, acomodo las mesas, trajo las sillas al living, puso los manteles, las servilletas en los vasos, pegó una barrida, estuvo en todos los detalles. Hasta hizo la chocotorta que quería para su cumple.


Me encanta ver su cara de emoción y expectativa pensando en su cumpleaños y soñando como va a ser. Gracias a Dios vinieron todos los tíos y se pudo hacer un hermoso cumpleaños. Ella quedó feliz, y nosotros también. Queríamos que salga todo preciso porque ella es preciosa. Y todo salió muy bien. Estamos orgullosos de nuestra pequeña hija.


Mientras veía su sonrisa luego de soplar las velitas y compartir la torta, pensaba si Dios puede estar tan orgulloso de mi como yo lo estoy de mi hija.


¿Tendrá motivos Dios para mirarme con ojos de amor y emocionarse al verme? ¿Se le llenarán sus ojos de lágrimas al verme actuar, cuando logro algo y soy exitoso en mantener la santidad? ¿O se sentirá dolido con cada uno de mis fracasos y pecados, cuando le doy la espalda y lo niego por un poco de placer pasajero?


Sos de alta estima para Dios. Sos precioso para Él porque te ama y nada va a cambiar eso. Pero su amor se opaca con tus desarreglos. No deja de amarte, pero limita su bendición para tu vida. Su dolor por tus fallas es enorme, tan grande como su amor. No le falles. Cada vez que elegís pecar, le clavas un puñal a Dios en su corazón y le duele tus faltas. Te sigue amando, pero sufre. No lo hagas sufrir más. Él quiere sentir orgullo de vos, sentir placer por ser tu Padre.


CONSAGRA TU CASA A DIOS

“Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová.” Josué 24:14


A veces, sin darte cuenta, en el hogar se crea una atmósfera espiritual, emocional y físicamente cargada. Esto sucede porque, a través de los tiempos, en el hogar se van acumulando experiencias y cosas que, en vez de contribuir, lo que van es añadiendo presión. El hogar debe ser un lugar donde experimentes paz, gozo, descanso; pero la verdad es que, a través de la vida, el que más o el que menos, va acumulando cosas, y cargas espirituales y emocionales en su interior; cosas que se van acumulando en el hogar. Hasta que no saques estas cosas de tu hogar, la atmósfera no cambiará. Sí, aún debes sacar cosas físicas de tu hogar, eliminarlas de tu vida, para que la atmósfera comience a cambiar. Sacar lo que está en tu guardarropa, y hasta un pequeño cambio de pintura, de muebles, puede hacer una gran diferencia, emocional y espiritualmente.


En Josué 7, se cuenta la historia sobre Acán y su pecado. Josué vence a Jericó y, cuando van a entrar a la ciudad, advierte que nada iba a ser tomado de allí, que Jericó sería totalmente consagrada a Dios. Acán se dejó llevar por sus ojos, se dejó llevar de la lujuria, de ambición, y tomó de allí un manto babilónico y un tesoro que no podía tomar, y lo guardó en su hogar, causando que el pueblo sufriera una gran pérdida en su próxima batalla. Eventualmente, Acán y toda su familia, lamentablemente, murieron a causa de este acto. Aquello que debió haber sido un tiempo de progreso, de ventaja, de bendición, por causa de que un hombre trajo el anatema, se convirtió en luto. Aquel hombre depositó algo dentro del hogar que debió haberse quedado fuera; algo que se debió consagrar a Dios, produjo todo un problema en este hogar.


Hay cosas que se traen dentro del hogar que debes comenzar a eliminar. Artefactos físicos que traen malos recuerdos, que tienen representaciones incorrectas en el hogar. Algo tan sencillo como entrar a un hogar y ver algo que esté fuera de lugar o tal vez alguna pequeña imagen cargada espiritualmente de malos recuerdos y de cosas erróneas. Hay gente que hoy está reteniendo en su casa, cargas espirituales, demoniacas, emocionales, por no desprenderse de cosas que hace tiempo debieron haber sacado de su hogar. Viejos contratos, viejas amistades, viejos pactos, compromisos que hiciste, cosas que traen recuerdos del pasado, cosas que tienes guardadas, escondidas en baúles, en el armario.


¿Quieres que haya paz en tu casa? ¿Quieres que tu casa le sirva a Dios? Comienza a depurar tu casa, que no quede nada que recuerde el pasado, que traiga atadura espiritual, emocional. Esto solo lo puedes hacer tú. Es muy importante que tu hogar esté consagrado a Dios; los ídolos no tienen poder, sácalos de tu hogar. Si en tu hogar ha habido insomnio, disensión, problemas, falta de descanso, comienza a rebuscar las cosas físicas, emocionales y espirituales del pasado que tengas, que eliminar, para moverte al futuro y para que haya paz en tu vida.


Segundo, es importante que en tu casa haya ciertos tiempos y espacios que se respeten, que sean separados para Dios. No se trata de crear altares con imágenes, sino un lugar en tiempo y espacio que tus hijos, tu cónyuge y tu familia sepan es el lugar donde te encuentras con el Señor. Así como hay un cuarto de juegos o un cuarto para estar con la familia, saca un cuarto donde tengas tus libros de estudio, tu Biblia, un lugar donde puedas estar tranquilo y separarte un momento del caos del día a día para estar con Dios. Si tu casa no es tan grande para sacar un cuarto pequeño, hazlo en cualquier esquina, tal vez en tu dormitorio, pero lo importante es que tú y tu familia tengan el recordatorio de que tu hogar está consagrado a Dios.


Por último, de tiempo en tiempo, unge tu hogar, unge tu casa, unge a tus hijos. No necesitas que alguien más lo haga, tú lo puedes hacer. Busca un poco de aceite y, por las noches, mientras todos duermen, pon tus manos sobre ellos y ora, declarando la palabra del Señor sobre ellos. Haz esto, de tiempo en tiempo; al ungirlos, estás haciendo un Él. Tú eres el líder espiritual de tu hogar, a ti te toca ungir tu hogar; toma un poco de aceite y ve a la puerta y consagra tu casa. Cuando Dios le pidió al pueblo de Israel que saliera de Egipto, les pidió que tomaran sangre para que marcaran el dintel de la puerta. Moisés no fue y marcó las casas de todo el pueblo, fueron los padres de cada familia los que marcaron sus casas. Marca tu hogar, que la gente sepa que tu hogar está marcado y separado para Dios.


Si comienzas a hacer estas 3 cosas, ten por seguro que, en tu casa, comenzará a haber paz, comenzarás a ver cambios en tu vida, y a ver cómo Dios comienza a trabajar de forma sobrenatural y de forma especial sobre los tuyos.

El aceite



El avance de la ingeniería automotriz permitió la construcción de motores cada vez más potentes obligando a los fabricantes a mejorar el chasis y la tracción de las ruedas en sus vehículos.


Estos cambios se fueron dando desde los primeros automóviles que salieron en circulación usando sistemas de correas, cadenas o cuerdas para generar movimiento en las llantas. Pero siempre se rompían con facilidad debido a los cambios de velocidad y el desgaste.


Con el tiempo se implementó el uso de engranajes cuya composición básica es la de dos discos dentados: el más grande se llama corona y el otro de menor tamaño es el piñón, el primero genera potencia y el otro transmite las revoluciones. Este último generalmente tiene una larga extensión metálica que está conectada a las llantas traseras.


Este sistema es definitivamente lo más importante en la conexión que hay entre el motor y la transmisión de las ruedas. Pero existe un serio problema. La constante fricción de los engranajes genera calor haciendo que queden completamente secos y expuestos a corrosión. La única solución se reduce al uso de un lubricante apropiado para que corrija su funcionamiento.


Juan 16:13 dice: “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.” Versión Reina-Valera 1960

Consideremos la siguiente alegoría: Supongamos que Dios es como un motor que mueve todo, Jesús es el engranaje principal (corona) y el otro más pequeño es su iglesia (piñón). Toda esta maquinaria está construida para funcionar a la perfección, pero para que la conexión sea constante y perfecta debe existir la lubricación de un aceite.
En los tiempos del Antiguo Testamento se ungía sólo a reyes y a algunos hombres para que cumplan un propósito aquí en la tierra. Pero hoy en día ya no existe esa exclusividad.


Joel 2:28 dice: “Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne.” Versión Reina-Valera 1960. El cumplimiento de esa promesa inicia en el momento que los discípulos de Jesús fueron bautizados con lenguas de fuego (Hechos 2). A partir de ese instante hasta el presente el Espíritu Santo de Dios llena los corazones de todos los hombres dándoles convencimiento de la verdad y llevándolos a una autentica relación con Jesús.


Así como la tracción de un automóvil necesita mantenimiento y aceite para su buen funcionamiento, nuestra vida necesita del Espíritu de Dios para que en Él todo funcione como un engranaje perfectamente alineado.


No esperes más y comienza buscar al Espíritu Santo hoy.


Feliz Lunes. 



Comenzamos una nueva semana


con la bendición de Dios,


con nuevas oportunidades


para aprovecharlas todas,


con nuevos retos para vencer


y con el buen ánimo


a flor de piel. 


Feliz Lunes.

Romanos 11

La restauración de Israel


25 No quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: el endurecimiento de una parte de Israel durará hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles. 26 Luego todo Israel será salvo, como está escrito:

«Vendrá de Sión el Libertador,que apartará de Jacob la impiedad.27 Y éste será mi pacto con ellos,cuando yo quite sus pecados.»
28 Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de sus padres,29 porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.
30 Como también vosotros erais, en otro tiempo, desobedientes a Dios, pero ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos,31 así también estos ahora han sido desobedientes, para que por la misericordia concedida a vosotros, ellos también alcancen misericordia,32 pues Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos.

Buenos Dias

Resultado de imagen para buenos dias de lunes cristiano

domingo, 30 de julio de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para Buenas Noches de domingos cristianos

Bella Adoración: Espíritu de Dios

TENGO QUE OÍR



“Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal.” Proverbios 1:33 (RVR1960)


Los niños en la mayoría de los casos tienen temor cuando se encuentran solos y tienen miedo de caminar en la oscuridad porque no se sienten seguros y protegidos. Cuando escuchan la voz de su padre su corazón se llena de seguridad, de confianza y tranquilidad, y el temor no tiene mas relevancia; de la misma manera escucha la voz de Dios en medio de la situación que te encuentres para que tu corazón se llene de paz y no de duda.

Resultado de imagen para Buenos dias de domingos cristianos

Eternidad

¿Cuál es el propósito de la existencia humana?, creo que para vivir plenamente lo primero que tenemos que hacer es comprender que tenemos un propósito con nuestra vida.


Existimos en un cuerpo, pero también en espíritu; cuando nuestro cuerpo deja de existir en esta tierra el espíritu sigue. Pero ¿A dónde va el espíritu?; parte de la respuesta es… al cielo, si se ha aceptado a Jesús como el Señor, tal y como dice la Escritura en Juan 5:24 (NVI) “Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra (la de Jesús) y cree al que me envió tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida”. Es decir, que en la tierra se prepara el camino a la eternidad, porque Dios quiere que pasemos la eternidad con Él. Hay dos lugares; el de la eternidad en vida con Dios y el de la eternidad en muerte, dolor, angustia y eternidad sufriente alejados de Dios.


Por eso el Padre envió a Jesús en forma de hijo, porque quiso reconciliarnos por medio de Él; Su plan ha sido y será que pasemos de criaturas a hijos; que lleguemos a conocerlo íntimamente y que luego pasemos toda la eternidad con Él.La vida es una preparación para la eternidad. La Biblia dice que Dios “Sembró la eternidad en el corazón humano” (Eclesiastés 3:11a NVI).Hemos sido hechos para durar para siempre, vamos a durar en espíritu por la eternidad…


Al estar en Jesús aseguramos que pasaremos la eternidad en el cielo donde habrá permanente gozo, total paz, completa salud. No nacimos para solo para existir por 70, 80 o 90 o los años que Dios determine… porque el Señor tiene planes de eternidad para nosotros.


Es por ese motivo que debemos hablar con los demás, dejarles saber que deben decidir en esta vida lo que va a pasar en el momento de partir… y nuestra responsabilidad es dejarles saber que necesitan a Jesús como su Señor y Salvador. Porque por Él tendrán vida espiritual en la tierra y en la eternidad.Quiero compartir esta frase que recibí hoy del Pastor Luis Fernández (Cofundador del programa Libres para Amar) en el que dice “No hay mayor fracaso que tener éxito en las cosas que no importan en la eternidad.” Y ese mensaje fue la inspiración para escribir esta reflexión. Comparte la verdad de la vida eterna en Jesús con alguien; desde hoy hasta el último de tus días en esta tierra. Estarás sembrando en la eternidad de ellos.Oro por ti y por todos los que conocerán a Jesús y tendrán vida eterna por intermedio tuyo.


Versículo: “Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él. En amor nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad” Efesios 1:4-5 (NVI)

FIDELIDAD

«Si somos infieles, él permanece fiel, porque no puede negarse a sí mismo». 2 Timoteo 2: 13.

GIOVANNI NO ENTIENDE la incoherencia de su loco corazón. Ama a la esposa; ella es lo cotidiano, lo estable, lo seguro. Pero él necesita de la aventura, lo desconocido, lo pasajero; busca una mujer que lo haga sufrir. ¡Triste realidad! Se ha cansado del amor de la esposa, y ansía el dolor, la indiferencia y la culpa.La infidelidad está entretejida en las propias células de Giovanni; es su naturaleza. «El pecado que habita en mí», diría San Pablo. Lo peor de la infidelidad no son las terribles consecuencias sociales y personales, sino la incapacidad que genera para creer en las promesas divinas: el infiel cree que Dios también es infiel.


Cada vez que piensa en el amor divino, lo hace desde su perspectiva humana de amar.El amor humano, por más sincero y hermoso que parezca, está manchado de egoísmo: ama cuando le conviene, esperando algún beneficio como retorno.Con Dios, las cosas son diferentes: él ama por el simple hecho de amar. A pesar de lo que el ser humano haga o deje de hacer; simplemente, ama. Su naturaleza es el amor.
El ser humano necesita sentirse amado por Dios, para mirar hacia adelante y vivir la vida victoriosa. Pero cada vez que piensa en la fidelidad de Dios, mira su propia infidelidad y se desespera.


La pregunta que lo desorienta y lo deja confundido es: ¿cómo puede Dios cumplir su promesa, si yo no puedo cumplir la mía?La respuesta es sencilla: ¡Dios es Dios! Es eterno, y todo lo suyo es también eterno. Podrán pasar los años y los siglos; las edades vendrán una detrás de la otra, pero la fidelidad y el amor divinos durarán para siempre.


Si dejara de amar, se negaría a sí mismo, menciona el versículo de hoy. Por eso hoy encara los desafíos de la vida sin temor. El amor echa fuera el temor; el amor limpia el pasado, redime y transforma. El amor nunca acaba, a pesar de las incoherencias del corazón humano; a despecho de las locuras de la juventud o de los desvaríos de la adultez. El amor seguirá siendo amor por los siglos de los siglos. Dios es la esencia del amor.


Empieza este día recordando que «si somos infieles, él permanece fiel, porque no puede negarse a sí mismo».

Evidencias de la actividad Divina

«Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado, sino que en la ley de Jehová está su delicia y en su Ley medita de día y de noche» (Salmo 1: 1-2).
Me impresiona la manera en que el Espíritu Santo guía las mentes de las madres que se colocan en sus manos para criar a sus hijos. En libros devocionales, leo acerca de experiencias similares a la mía de mujeres de todo el mundo, aunque no nos conocemos. Pero Dios nos conoce.


Cuando nací, mi mamá ya tenía cuarenta y dos años, por lo que cuando fui adolescente ella era más una abuela que una madre. Una mujer sencilla; viuda. Pero siempre tuvo una relación profunda con Dios y una sabiduría que solo podía venir del Espíritu Santo, guiándola en todas las cosas relacionadas con ella misma y con sus hijas, mis dos hermanas menores y yo.


En cierta ocasión, en el pueblo en que vivía se organizó una fiesta con cantantes seculares. Mis amigos querían que yo fuera; estaban dispuestos a pedir permiso a mi madre. Pero decidí preguntarle yo misma. Cuando pedí permiso a mamá para asistir al concierto con mis amigos, en lugar de discutir conmigo, simplemente me pidió que leyera el Salmo 1 y que luego tomara mi decisión. iQué sabia fue, con la sabiduría que emana del Cielo!


Hoy, como educadora, sé que no podría haber una manera más sabia de interactuar con una adolescente. Aunque había sido bautizada a los diez años, ese momento de convicción luego del consejo de mi madre fue mi verdadera conversión. La responsabilidad de decidir estaba en mis manos. Sé que mamá estaba orando en ese momento, ya que las palabras del salmista se clavaron en mi corazón y pesaron en mi mente. Ya había leído el salmo con anterioridad, pero nunca había tenido tanto significado como en aquel momento de decisión. Las palabras se repetían vez tras vez en mi mente: «En la ley de Jehová está su delicia y en su Ley medita de día y de noche». ‘ESO era! Repentinamente comprendí: mi deleite debe estar en la Ley del Señor.


El Espíritu Santo sigue trabajando en las mentes de las madres piadosas que claman por sabiduría celestial al criar a sus hijos. Por tanto, madre, si te falta Sabiduría, pídesela a Dios, y él te la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie (ver Sant. l: 5).

No lo toques, no lo pruebes

«Teme al Señor y huye del mal, Esto infundirá salud a tu cuerpo y fortalecerá tu ser». Proverbios 3: 7-8,

ES RESPONSABILIDAD de las madres ayudar a sus hijos a adquirir hábitos correctos y gustos puros. Eduquen el apetito; enseñen a sus hijos a rechazar los estimulantes. Críen a sus hijos de modo que tengan fortaleza moral para resistir al mal que los rodea. Enséñenles a no dejarse desviar por nadie, a no ceder a ninguna influencia por fuerte que sea, sino a ejercer ellos mismos influencia sobre los demás para el bien.


Se hacen grandes esfuerzos para acabar con la intemperancia; pero muchos de ellos no están bien dirigidos. Los reformadores de la temperancia deberían estar apercibidos contra los pésimos resultados del consumo de alimentos malsanos, de condimentos, del té y del café. Deseamos buen éxito a todos los que trabajan en la causa de la temperancia; pero los invitamos a que observen más profundamente la causa del mal que combaten, ya que sean ellos mismos consecuentes en la reforma.


Hay que recordar a la gente que el equilibrio de sus facultades mentales y morales depende en gran medida de las buenas condiciones de su cuerpo. Todos los narcóticos y estimulantes artificiales que debilitan y degradan la naturaleza física tienden también a deprimir la inteligencia y la moralidad. La intemperancia es la raíz de la depravación moral del mundo. Al satisfacer sus apetitos pervertidos, el ser humano pierde la capacidad de resistir a la tentación.


Los que trabajan en favor de la temperancia tienen que educar a la gente en este sentido. Enséñenle que la salud, el carácter e incluso la vida, corren peligro por el uso de estimulantes que excitan las energías exhaustas para que actúen en forma antinatural y espasmódica.


En cuanto al té, al café, al tabaco y a las bebidas alcohólicas, la única conducta exenta de peligro consiste en no tocarlos, ni probarlos, ni tener nada que ver con ellos. El efecto del té, del café y de las bebidas semejantes es comparable al del alcohol y del tabaco, y en algunos casos el hábito de consumirlos es tan difícil de vencer como lo es Para el borracho renunciar a las bebidas alcohólicas. Los que intenten romper con estos estimulantes los echarán de menos por algún tiempo, y sufrirán por falta de ellos; pero si Perseveran, llegarán a vencer su ardiente deseo, y dejarán de echarlos de menos. La naturaleza necesita algún tiempo para reponerse del abuso a que se la ha sometido; pero désele una oportunidad, y volverá a rehacerse y a desempeñar su tarea noblemente y con toda perfección

DAR AL PECADO EL NOMBRE QUE LE CORRESPONDE

«Entonces Josué le dijo a Acán: “Hijo mío, da gloria al Señor, el Dios de Israel; alábalo y dime qué has hecho, y no trates de encubrirlo” Josué 7: 19, RVC.

LO QUE LE SUCEDIÓ A ACÁN nos enseña la solemne lección de que por el pecado de un solo individuo el desagrado de Dios puede afectar a un pueblo o una nación, hasta que se descubra y castigue la transgresión. El pecado es corruptor por naturaleza. Alguien infectado por esta lepra mortal puede transmitir la contaminación a miles.


Muchos no se atreven a condenar la iniquidad, no sea que debido a ello sacrifiquen su puesto o su popularidad. Y algunos consideran que no es conveniente re prender el pecado.
El siervo de Dios está bajo la solemne obligación de presentar la palabra del Señor, sin temor o favoritismo. Debe dar al pecado el nombre que le corresponde.El amor a Dios nunca debe inducirnos a empequeñecer el pecado; nunca ha de encubrir ni excusar un mal inconfesado. Acán aprendió demasiado tarde que la ley de Dios, lo mismo que su Autor, es inmutable. Tiene que ver con todos nuestros actos, pensamientos y sentimientos. Nos escudriña y alcanza todo impulso secreto.Al abandonarse al pecado, los seres humanos llegan a considerar livianamente la ley de Dios.


Muchos ocultan las transgresiones de sus semejantes, y se consuelan diciéndose que el Señor no será tan estricto para señalar la iniquidad. Pero su ley es la gran ma de la rectitud, y con ella será comparado cada acto de la vida en aquel día cuando Dios traerá toda obra a juicio, y todo acto secreto, sea bueno o malo. La pureza de corazón producirá pureza de vida. Todas las excusas en favor del pecado son vanas. ¿Quién podrá defender al pecador si Dios da testimonio contra él?

Buenas Tardes

Resultado de imagen para Buenos dias de domingos cristianos

EL EVANGELIO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

“Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones” (Gál. 3:8). Pablo escribe que no solamente el evangelio fue predicado a Abraham, sino que fue Dios quien lo predicó; por lo tanto, debe haber sido el evangelio verdadero. Pero ¿cuándo predicó Dios el evangelio a Abraham? La cita de Pablo de Génesis 12:3 indica que tiene en mente el pacto que Dios hizo con Abraham cuando lo llamó en Génesis 12:1 al 3.

Lee Génesis 12:1 al 3. ¿Qué nos dice esto acerca de la naturaleza del pacto que Dios hizo con Abraham?La base del pacto de Dios con Abraham se centraba en las promesas que Dios le hizo. Las promesas de Dios a Abraham son increíbles porque son completamente unilaterales. Dios hace todas las promesas; Abraham no promete nada. Esto es lo opuesto del modo en que la mayoría de las personas intenta relacionarse con Dios. Por lo general, prometemos servirlo, solamente si hace algo por nosotros como condición. Pero eso es legalismo.


Dios no le pidió a Abraham que prometiera nada, sino que aceptara las promesas de Dios por la fe. Por supuesto, esa no era una tarea fácil, porque Abraham tuvo que aprender a confiar completamente en Dios y no en sí mismo (ver Gén. 22).El llamado a Abraham ilustra, por lo tanto, la esencia del evangelio, que es la salvación por la fe.Algunos concluyen erróneamente que la Biblia enseña dos formas de salvación. Afirman que en tiempos del Antiguo Testamento la salvación se basaba en guardar los mandamientos; luego, como eso no funcionó muy bien, Dios abolió la ley e hizo posible la salvación por la fe. Esto no podría estar más alejado de la verdad. Como escribió Pablo en Gálatas 1:7, hay un solo evangelio.


¿Qué otros ejemplos puedes encontrar en el Antiguo Testamento sobre la salvación solamente por la fe? Ver, por ejemplo, Lev. 17:11; Sal. 32:1-5; 2 Sam. 12:1-13; Zac. 3:1-4.


A menudo escuchamos la frase: “gracia barata”. Sin embargo, es un calificativo poco apropiado. La gracia no es barata; es gratis (por lo menos para nosotros). Pero la arruinamos cuando pensamos que podemos añadir a ella con nuestras obras o cuando pensamos que podemos utilizarla como una excusa para pecar. En tu propia experiencia, ¿hacia cuál de estas posturas te sientes más propenso a inclinarte, y cómo puedes evitarlo?

Resultado de imagen para Buenos dias de domingos cristianos

DISFRUTA EL MOMENTO

« ¡Ay de los que llevan una vida fácil en Sion! ¡Ay de los que viven confiados en Samaria, los jefes de la nación más importante, a quienes recurren los israelitas!». Amós 6: 1.


La mantequilla de maní es probablemente el peor alimento que se puede elegir para una batalla. Lo digo por experiencia, recordando la noche en que mis padres le pidieron a mi primo Miki que nos cuidara a mí y a mis tres hermanos. Los cinco decidimos hacer una batalla de comida. No recuerdo bien de quién fue la brillante idea de elegir la mantequilla de maní, pero te puedo asegurar que fue divertidísimo meter los dedos en el bote y arrojarla por todas partes.


Me gustó especialmente el sonido que hacía la mantequilla cuando se estampaba contra las paredes, el piso, las mesas y los muebles. Ninguno estábamos pensando en las consecuencias, en qué pasaría después de la fiesta, hasta que mamá llamó y dijo que estaban de camino. ¿Alguna vez has intentado limpiar mantequilia de maní de la alfombra? Entonces ya sabes que no es fácil. Lo peor fue descubrir que se había quedado mantequilla pegada a mi arpa de madera. A veces todavía hoy, cuando la toco, me parece que huele a mantequilla de maní,
Cuando uno se lo está pasando bien, no quiere pensar en las consecuencias, en si tendrá que limpiar después el desastre que ha hecho con su vida, Simplemente uno quiere pasárselo bien y disfrutar el momento. Así era la gente que vivía en los tiempos de Amós: disfrutaban de paz, prosperidad y salud cuando ese loco pastor de ovejas convertido en Profeta les dijo que la destrucción y el juicio se avecinaban. Condenó a los que se hacían ricos u obtenían poder a costa de los demás y defendió la justicia social. Pero la gente no quería pensar en nada de eso, ¿Juicio? ¿Justicia social?


Ellos simplemente querían pasárseIo bien, vivir el día a día. Desafortunadamente, esa actitud los condujo a la muerte, a la desesperación y al exilio,Es peligroso pensar solo en el día de hoy. Aunque es cierto que la adolescencia es la mejor etapa de la vida, también es cierto que en ella hay que tomar decisiones cuyas consecuencias te acompañarán para siempre. Así que, está bien, vive a tope, disfruta el día a día, pero hazlo de una manera que honre a Dios, a ti mismo y a los demás. Así no tendrás que limpiar ningún desastre en el futuro.

¿QUIÉN ES EL MEJOR?

“Señor, acuérdate del amor y la ternura que siempre nos has manifestado”. Salmos. 25: 6.

Se cuenta que, hace muchos años, hubo un rey coreano que vivía en el palacio de Gyeongbokgung. Este monarca era ya muy mayor, y estaba preocupado por quién le sucedería en el trono. Tenía dos hijos, así que, debía elegir a uno de ellos para que fuera el futuro rey. Pero tenía que elegir bien o, de lo contrario, el hermano no elegido podría hacer la guerra al futuro rey. El monarca decidió ponerlos a prueba a los dos. Los envió al ejército, y los dos regresaron como héroes. Les encargó tareas difíciles, y los dos las hicieron a la perfección.
Ninguno era mejor que el otro, en cuestiones de fuerza e inteligencia. Por eso, el padre decidió someterlos a una última prueba. A cada uno de los dos se le dio un arco y una sola flecha; les vendaron los ojos. La prueba consistía en que de un solo intento y sin poder ver, debían matar a una gallina guiándose únicamente por los ruidos que hacía. Todo estaba listo. Alguien trajo a la gallina en una caja donde estaban también sus pollitos. Soltó a la gallina en un extremo del patio, y colocó la caja con los pollitos en el otro extremo.


Al instante, la gallina empezó a cacarear, desesperada por no tener con ella a sus pequeños. Los polluelos también gritaban, desconsolados. ¡¡¡Zasssssüü, disparó uno de los hermanos. Y su certero disparo mató a la gallina. Mientras su flecha surcaba el aire, el otro hermano había destensado su arco, para no disparar. -¿Por qué no has disparado? -le preguntó el rey.

-Porque tuve lástima de la gallina y de sus pollitos; no quería dejarlos sin mamá.


El rey decidió en ese instante que el hijo que no había disparado sería el futuro monarca. A veces pensamos que el mejor es el más fuerte, el más popular o el que primero actúa, pero no es así. El mejor es el más humilde, el que sirve a los demás y el que muestra compasión. Los que son de esta manera, estarán en la Tierra Nueva al lado de Jesús, que era humilde, servicial y compasivo, y nunca fue cruel con ningún animal. Por eso, el mejor es siempre Jesús.


Feliz Domingo


Que tengas un Feliz Domingo.

Un Buen Día para pensar en lo bueno,

lo amable, lo que es positivo

y verdadero.

Qué buen día para compartir,

para tener tiempo de calidad

con amigos y familia

disfrutando de la alegría de la vida.

El domingo renovarás tu fuerza

para comenzar otras jornadas

durante la semana con mucho entusiasmo

tendrás un mejor desempeño,

y tus resultados en tu trabajo o estudios

serán mejores de lo que esperas.

Feliz Domingo, levanta tu mirada,

ánimo , tú puedes salir adelante

con tu mirada puesta en Dios,

valentía y fuerza te dará.
Mery Bracho

Romanos 11

La salvación de los gentiles


11 Pero yo pregunto: ¿Será que los israelitas, al tropezar, cayeron definitivamente? ¡De ninguna manera! Al contrario, debido a su transgresión vino la salvación a los gentiles, a fin de provocarlos a celos.12 Y si su transgresión ha servido para enriquecer al mundo, y su caída, a los gentiles, ¿cuánto más lo será su plena restauración?
13 Hablo a vosotros, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio, 14 por si en alguna manera pudiera provocar a celos a los de mi sangre y hacer salvos a algunos de ellos, 15 porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?
16 Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. 17 Si algunas de las ramas fueron desgajadas y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo,18 no te jactes contra las ramas; y si te jactas, recuerda que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.
19 Tal vez dirás: «Las ramas fueron desgajadas para que yo fuera injertado.» 20 Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. Así que no te jactes, sino teme, 21 porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará.
22 Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios: la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad, pues de otra manera tú también serás eliminado. 23 Y aun ellos, si no permanecen en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar. 24 Si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más estos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?

Buenos Dias

Resultado de imagen para Buenos dias de domingos cristianos

Romanos 12

La nueva vida


12 Por lo tanto, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro verdadero culto. 2 No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. 4 De la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, 5 así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.
6 Tenemos, pues, diferentes dones, según la gracia que nos es dada: el que tiene el don de profecía, úselo conforme a la medida de la fe; 7 el de servicio, en servir; el que enseña, en la enseñanza; 8 el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con generosidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

sábado, 29 de julio de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para Buenas Noches de sabados cristianos

Preciosa Adoración – Jesucristo Basta – Un Corazón

BUENA FAMA



“Que nunca te abandonen el amor y la verdad: llévalos siempre alrededor de tu cuello y escríbelos en el libro de tu corazón. Contarás con el favor de Dios y tendrás buena fama entre la gente” Proverbios 3:3-4 (NVI)


Todos queremos que nos recuerden con amor y respeto, para ello es necesario tener un buen testimonio delante de Dios y de los hombres. Quizás te preguntes ¿Cómo lograr un buen testimonio? Demostrar amor y ser genuinos son los principales recursos para lograr aceptación y ganar buena fama ante Dios y los demás.

Resultado de imagen para buenos dias de sabados cristianos

Yo Soy el Altísimo

Hijo, Yo Soy el Altísimo, quien vivo en Mi morada eterna, y cuyo Nombre es santo:“Yo vivo en lo alto” y me quedo en mi santidad, pero también estoy con el hombre arrepentido y humillado, para reanimar el espíritu de los humildes y a los de corazón quebrantado…


…no seas rebelde, ni sigas las indicaciones de tu corazón si este te descarría en tu conducta……porque quiero devolverte la salud, te alentaré y te ayudaré a recuperarte……haré que brote la risa en tus labios: ¡Quiero tu paz, ya sea que estés lejos o cerca de Mí!Sí, Yo te voy a sanar… Jesús.


Confesión: Hoy te pido Señor que habites conmigo porque estoy arrepentido y humillado ante Tu Presencia… reanima mi espíritu y sana mi corazón… devuélveme la salud y el bien… aliéntame… ayúdame a recuperarme… devuélveme la risa en mis labios y el gozo y la paz en mi alma… te lo pido en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Isaías 57:15-19

Dios te habla

Bendigan a los que los persiguen. Bendigan, y no maldigan.
Romanos 12:14


¿Acaso me he alegrado en la destrucción de mi enemigo, O me he regocijado cuando el mal le sobrevino?
Job 31:29

Que cada día cuente



Tendido en su pobre lecho, un joven moribundo gemía: - ¡Perdida, perdida, perdida!
Su atribulada madre, muy anciana ya, acercándose al joven le dijo:
- Hijo mío, mi querido hijo: ¿Es posible que hayas perdido totalmente la fe en Dios? - No, madre…. No la he perdido… Yo sé que soy salvo… - Pero, hijo querido… ¿Por qué gimes con tanta pena “¡Perdida, perdida, perdida!”? - Madre… mi querida madre… ¡He perdido mi vida! He vivido veinticuatro años salvado por Jesús y no he hecho nada para que otros sean salvos


¿Cómo has estado viviendo? Sin importar la edad que tengas, ¿Cómo evaluarías tu vida hasta este instante?


En ocasiones dejamos para después las cosas importantes y empezamos a llenarnos de ocupaciones y compromisos que van restando tiempo a lo trascendental.
Muchos pecamos de necios al dar las cosas por sentado y pensar que mañana o la próxima semana o más adelante tendremos las mismas oportunidades que ahora, la fuerza y los recursos con los que contamos hoy cuando en realidad todo puede cambiar de un momento a otro, ni siquiera la vida la tenemos asegurada; en Santiago 4:14 dice: “¿Cómo saben qué será de su vida el día de mañana? La vida de ustedes es como la neblina del amanecer: aparece un rato y luego se esfuma”. (NTV)


Cada día que tenemos una nueva oportunidad que no debe ser desperdiciada, vivamos de la manera más sabia posible, que al momento de evaluar nuestro día podamos estar en paz, sabiendo que hicimos lo mejor posible.
“Así que tengan cuidado de cómo viven. No vivan como necios sino como sabios. Saquen el mayor provecho de cada oportunidad en estos días malos”. Efesios 5:15,16 (NTV)


No desperdicies un solo día más, no guardes ningún abrazo ni palabra de aliento para los que te rodean, no permitas que un enojo o mal rato te robe la paz, perdona, que el rencor no se adueñe de tu corazón porque solamente te robará tus días y las bendiciones que Dios tiene para ti.

EL CAMBIO COMIENZA CONTIGO

“14 Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová. 15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.” Josué 24:14-15

Hay gente que asiste a la iglesia, pero están atravesando grandes complicaciones en sus hogares; falta de paz, amenaza de divorcio, peleas. Hoy queremos unirnos a tu fe, creerle a Dios contigo, que su mano poderosa va a transformar tu hogar, tu casa. Quizás no puedas evitar el divorcio, porque ya lo viviste, pero sí puedes evitar las consecuencias de ese divorcio en la vida de tus hijos. Tú puedes evitar el daño en la próxima generación. Dios puede darte paz, puede darte la dirección que tú necesitas para restaurar tu vida, y que tus hijos crezcan en sanidad. Quizás, tus hijos están apartados del Señor, o quizás has perdido un hijo; sea cual sea tu caso, hoy declaramos en acuerdo contigo, que viene un tiempo de poder y de victoria para tu vida, viene restauración para toda tu familia.

En este capítulo, Josué le recuerda al pueblo las cosas grandes que Dios había hecho por ellos. En medio de esto, hace un llamado para que el pueblo escoja; luego, pide un compromiso. A veces, queremos imponer en nuestras casas un estilo de vida, sin darnos cuenta que de esta manera no va a funcionar. Josué lo hizo de la manera correcta; y esto mismo es lo que tú tienes que hacer en tu casa. ¿Quieres que cambien sus decisiones, sus compromisos? Recuérdales que todo lo que tienen y van a tener viene de parte de Dios.

Cuando Josué dice que él y su casa servirán a Jehová, lo dice en un orden que, en buena sintaxis, no es correcto. En lugar de decir “mi casa y yo”, dice “yo y mi casa”, comenzando consigo mismo primero. Tiene que haber uno en el hogar que sea la influencia para los demás. Cuando dice “en cuanto a mí”, quiere decir que él no iba a dejar que las decisiones de los demás le influenciaran. Él y su casa sabían lo que iban a hacer. Tú deberías ser quien dé ese primer paso. Tú puedes iniciar el proceso de transformación en tu casa. No impongas a los demás lo que tú no estás dispuesto a demostrar. Si vas a creer que tú y tu casa servirán a Jehová, no te puedes olvidar del factor “yo”. No es que Dios no ha hecho nada en tu casa, es que el cambio en tu casa comienza contigo. ¿Estás tú modelando lo que tienes que modelar para tener los resultados que estás esperando?

Te decepcionas, cuando piensas que todo va a cambiar de un día para otro. Crees en Dios, pero estás tratando de manipular la situación, tienes actitudes incorrectas; en vez de promover las cosas por las que estás creyendo, alimentas aquellas cosas que separan a tus hijos y a tu matrimonio del Señor. Cuando te escondes detrás de una falsa espiritualidad, no puedes ser de influencia a los demás.

Examina tu vida delante de Dios. Eso de “yo y mi casa serviremos a Jehová” no lo dijo cualquier persona, sino Josué. Las palabras tienen peso por quien las dice; quien las dice, tiene que tener carácter. Una promesa, una declaración, un compromiso, dependen de aquel que los dice. Cualquiera podía decir “yo y mi casa…”, pero el pueblo no iba a creerle a cualquiera. El pueblo escogió servir a Dios porque fue Josué quien hizo aquella declaración. Cualquiera otro cuya vida no diera buen testimonio, no sería de influencia ni sobre el pueblo, ni sobre su propia casa.

Desenfócate de los problemas, enfócate en ti, y pregúntate si tú realmente eres la influencia correcta para tus hijos, para tu cónyuge, y para todos a tu alrededor; o si estás declarando una palabra vacía, sin peso, porque lo que estás queriendo decir es más bien “Dios va a obligar a mi casa a servirle”, cuando realmente, lo que funciona es cuando tú dices “yo y mi casa serviremos a Dios”. Si el “yo” no está en el lugar correcto, si el “yo” vive una falsa espiritualidad, si el “yo” vive alejando a su familia de la casa de Dios, entonces el “yo” no puede ser de ejemplo para que el resto de la familia le siga.

Tu convicción de servir a Dios viene de que, cuando pequeño, tus padres te llevaban a la iglesia; tú dormías debajo de los bancos de la iglesia. En aquellos tiempos, no había opción. ¿Que hoy entendemos que debemos tener un poco más de libertad? Sí; pero tu convicción viene de que tus padres te metían en la iglesia, primero, antes que cualquier otra cosa un domingo. Si esa semilla no se hubiera sembrado en tu vida, hoy tú no serías quien eres.

Esto comienza con una decisión personal. Decide que no faltarás a un servicio más, haz la disciplina de orar; tú, tu casa, y después el pueblo les siguen. Tus decisiones influencian a los tuyos; tu prioridad tiene que ser el Señor. Trabaja contigo, para que tú seas de influencia. Dios va a hacer la obra en tu vida y en tu casa.

Disfruta del banquete de la Palabra

Pastor Kenneth Copeland


«No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios» (Mateo 4:4)


La Palabra de Dios es alimento para el espíritu, así como el pan lo es para el cuerpo físico. Cuando el cuerpo se alimenta, libera una fuerza física a la que llamamos fortaleza. Cuando el espíritu se nutre del alimento espiritual de la Palabra, produce una fuerza espiritual a la que llamamos fe. De la misma manera que el cuerpo no puede alimentarse por semanas del recuerdo de una sola comida, tampoco el espíritu puede recordar lo que dice la Palabra y permanecer fuerte en la fe. Tienes que leerla. Aun cuando la hayas leído cientos de veces, necesitas leerla nuevamente.


Trata de hacer esto: cierra los ojos y obsérvate cortando un limón. Ahora pon esa rodaja de limón entre tus dientes y cuando yo diga Tres, muérdela tan duro que el jugo salpique en tu boca. Uno. Dos. Tres. ¡Muerde!
Es posible que tengas un recuerdo tan vívido de lo que es morder un limón, al punto que ahora mismo se te haga agua la boca. Pero déjame preguntarte algo: ¿te nutriste de ese recuerdo? No.


Recordar la Palabra de Dios no es suficiente. Debes alimentarte constantemente de lo que dice. Ábrela y léela. Ve a la iglesia y pon atención a la predicación de la Palabra.


Un día leerás un versículo familiar, un versículo que ya has leído miles de veces, y de pronto Dios te dará la revelación más grande que hayas tenido: una revelación completamente nueva de ese versículo. Es probable que sea exactamente lo que necesitas saber acerca de tu situación actual.


Sí, puedes alimentarte de la Palabra que está depositada en tu espíritu. Pero recuerda esto: no puedes obtener resultados continuos si no pasas tiempo en oración y en la Palabra de Dios para que el Espíritu te nutra diariamente.
No trates de vivir del recuerdo de tu última comida espiritual. Repón la fuerza de la fe dentro de ti. Disfruta hoy de un banquete con la Palabra de Dios.
Lectura bíblica: Juan 6:48-58

Buenas Tardes

Resultado de imagen para buenos dias de sabados cristianos

Mirar con otros ojos

“No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”2 Corintios 4:18


¿Sabía que su padre Celestial piensa lo mejor acerca da usted? Cuando Dios dio a su Hijo, que era lo mejor, le dio valor a su vida. Entonces nosotros tenemos que valorizar a la gente a nuestro alrededor. Nunca debe decir, este es un borracho, este es un perdido, este se droga, hay que amar a la gente porque son personas y Dios las creo. Si se equivocaron de camino y fueron para otro lado tienen que tener la oportunidad que tuvimos nosotros de recibir a Jesucristo, el amor de Dios y la vida cambiada. Yo he visto personas que eran incombinables humanamente, pero Dios las cambió porque le creyeron al Señor y le creyeron a la Palabra de Dios.


Entonces lo que le quiero dejar hoy como enseñanza es que usted tiene que ver a todos sus familiares, por la fe, ya caminando en la Palabra de Dios, en el Reino de Dios bajo la bendición de Dios y llenos de su gloria. Tiene que mirarlos no, con los ojos naturales, sino con los de la fe. Eso es mirarlos con otros ojos, mirarlos como los mira Dios. De esa misma forma nos mira a nosotros. El nos elevó de nivel. Ahora que estamos en el reino de Dios y estamos aprendiendo los principios de sabiduría tenemos que aplicarlos con fe. Eso va a modificar toda nuestra manera de hacer y ver las cosas.


Recuerde que Dios le dio una voluntad para que pueda elegir. Tiene esa libertad. Por eso tiene que tener mucho cuidado con lo que elige porque puede ser lo mejor o lo peor. Pero si usted tiene la sabiduría de la Palabra entonces sabrá elegir muy bien. Usted tiene que ser sabio para ir haciendo lo mejor para Dios, para ir hablando y repartiendo lo mejor.


En esta oportunidad lo animo a que cambie su manera de ver a los demás. Si tiene un compañero de trabajo pesimista, que se enoja y protesta por todo, comience a verlo como una persona alegre y de fe. Háblele siempre en fe, con alegría y trasmítale el amor de Dios por sobre todas las cosas. Si su esposo/a, hijo/a todavía no forma parte de la familia de la fe, comience a declarar que es un hijo/a de Dios y véalo sentado en la iglesia. Eso es mirar con fe.


Oración: Padre gracias por mirarme con fe. Hoy entendí que de esa misma manera debo ver a los demás. Comenzaré a verlos con tus ojos y sé que ellos te verán a ti a través mío. En el nombre de Jesús, amén.

Resultado de imagen para buenos dias de sabados cristianos

Levanta


“Más tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí, mi gloria, el que levanta mi cabeza.” Salmos 3:3 (NVI)


El castillo fue siempre un refugio seguro no solo para el rey y su corte sino también para todos los pobladores de las aldeas cercanas. Los campesinos por lo general vivan en las cercanías, pero cuando venía algún peligro, la ciudad era amenazada o se veía una tropa de bandidos, dejaban su casa en las afueras de la ciudad y entraban a la seguridad de la muralla.


Era agradable, poder descansar tranquilos dentro de la ciudadela. La muralla exterior los protegía. Brindaba una sensación de bienestar frente a las amenazas que había afuera.
Para el salmista, Dios era esa muralla que daba seguridad. Era un escudo alrededor de él. Lo cubría, lo protegía y lo mantenía a salvo de los ataques externos. Ninguna flecha podía dañarlo. Dios era su escudo.
Pero además, era quien le hacía levantar la cabeza. Por lo general, uno baja la cabeza de vergüenza o de cansancio. Y frente a ambos problemas, cualquiera sea el origen, Dios es la respuesta.


Hoy también Dios es tu escudo. Es quien te da protección, no solo del peligro, de los asaltos y los ladrones, sino también de la tristeza, del temor, de la soledad, de los cuestionamientos, de la angustia, de la culpa y del fracaso. El amor de Dios supera todos los problemas, y es una protección eficaz.
Pero además, Dios también puede levantar tu cabeza. Quizá tengas vergüenza por un pecado que cometiste, o por un pecado habitual y reiterado que no podés superar. Algo que nadie sabe, y que nadie querés que sepa. Algo que tenés escondido por vergüenza. Dios ya lo sabe. Y te ama.


Dios tiene un perdón amplio. Puede limpiar incluso tu conciencia. La sangre de Cristo es eficaz, para que puedas levantar la cabeza y mirar a los ojos a todos. Porque después del perdón de Dios, ya nadie puede acusarte. Estás libre de todo pecado.


También Dios puede levantar tu cabeza cuando estás cansado. Quizá estás muy solo en la obra, y hay mucho trabajo para hacer. Quizá tenés poco tiempo libre y mucho para hacer. Quizá no ves resultados y estás frustrado. Quizá estás muy cansado y no tenés más fuerza. Dios puede levantar tu cabeza. Puede darte de nuevo la vitalidad de antes, y aún más.

Sólo una cosa es necesaria

“38 Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. 39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. 40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. 41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. 42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.”

Lucas 10:38-45

Lo invito a detenerse y meditar por un momento ¿Está cansado? ¿Está preocupado? ¿Está ansioso? Muchas veces nosotros justificamos nuestras preocupaciones y ansiedades por cuestiones de la vida. A veces no son malas, pero nos distraen y no nos dejan estar bien conectados en Dios y haciendo fluir todo lo que viene de él. Porque su vida está conectada con el Dios todopoderoso y él es la fuente de toda bendición, él que hizo planes para que viva dentro del propósito de Dios en la tierra y lo va revelando por la Palabra de Dios.

Observemos juntos estos pasajes bíblicos. María estaba bien enfocada, mientras que Marta pensaba que las cosas tenían que ser diferentes. Marta estaba haciendo una tarea noble, preparando los alimentos para Jesús y los discípulos, porque esa era una tarea normal que ese hogar tenía. Ellos recibían a Jesús, lo amaban y además no sólo a él servían sino a los discípulos que estaban con él. Pero para Jesús no era lo correcto, porque a ella las tareas domésticas la distraían de algo que era más importante en ese momento, la enseñanza de Jesús.

De repente usted puede tener una perspectiva de la vida que no es mala, pero no es la correcta. Marta la evaluó de una manera equivocada y encima se atrevió a decirle al Señor por qué no corregía a María, como si él también estuviera equivocado.

Cada vez que está recibiendo de la Palabra de Dios, el espíritu suyo se está alimentando, se está fortaleciendo y está fortaleciendo todas las áreas del espíritu. Cada vez que Dios le está trayendo una Palabra a su vida interior le está dando una fortaleza espiritual que el mundo no tiene, que la gente no sabe y que esa fortaleza le va ayudar a triunfar sobre el problema que está atravesando. Pero si usted va a estar mirando las olas, el viento y la adversidad, se va a hundir solo. En cambio si va a estar enfocado en Dios, va a tener la victoria. En ese momento Jesús tenía algo especial para aquella casa y Marta no supo darse cuenta por estar tan atareada.

María decidió renunciar a ese rol de servir y se enfocó en la Palabra. Es que Marta creía que el servicio era lo más importante pero lo más importante es recibir la Palabra de Dios. Jesús se lo dijo bien claro a Marta: “Sólo una cosa es necesaria, la cual no le será quitada”. La palabra de Dios permanece, lo de Dios no le puede ser quitado. Lo terrenal, pasa.

Lo que hizo Maria es lo ideal, sentarse a oír lo que Jesús enseñaba. Hoy usted se congrega para oír la Palabra de Dios. A través de ella viene la revelación de lo que usted es, de lo que usted tiene y puede y de lo que él va a hacer a través de su vida. Usted es un hijo de Dios amado y elegido para transitar por el camino de Dios preparado de antemano con promesas de resultados de gran bendición. Camine siempre en la dirección de la Palabra, busque oírla, leerla, meditar en ella. “Sólo una cosa es necesaria” Recuérdelo.


Oración: Padre, hoy comprendí qué es lo necesario en mi vida y es todo lo que viene de tu boca. No desperdiciaré mi tiempo con cosas temporales. Me sentaré a oírte todas las veces que quieras hablarme. En el nombre de Jesús, amén.”

En este lindo día, 

llena tu mente de pensamientos de vida,

Vacíate de lo que te daña

y Vence el mal con el bien.

Confiesa bendición sobre tu familia,

confiesa vida con tus palabras, 

Vamos a ser Valientes.

Vamos a luchar por lo que queremos,

vamos a vencer malos hábitos

con buenos hábitos,

vamos a bendecir a otros 

con nuestras palabras y acciones,

aún cuando no todo lo que veamos sea bueno

Romanos 11

El remanente de Israel


11 Por tanto, pregunto: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? ¡De ninguna manera!, porque también soy israelita, descendiente de Abraham, de la tribu de Benjamín. 2 No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis lo que dice la Escritura acerca de Elías, de cómo se quejó ante Dios contra Israel, diciendo: 3 «Señor, a tus profetas han dado muerte y tus altares han derribado; sólo yo he quedado y procuran matarme»? 4 Pero ¿cuál fue la divina respuesta? «Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal.» 5 Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia. 6 Y si es por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no sería gracia. Y si es por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no sería obra.
7 ¿Qué, pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos; 8 como está escrito: «Dios les dio espíritu insensible, ojos que no vean y oídos que no oigan, hasta el día de hoy.» 9 Y David dice:

«Sea vuelto su banquete en trampa y en red,en tropiezo y justo castigo.10 Sean oscurecidos sus ojos para que no vean,y agóbiales la espalda para siempre.»

Buenos Dias

Resultado de imagen para buenos dias de sabados cristianos

viernes, 28 de julio de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para buenas noches cristianos de viernes

Él escucha y contesta

«Invócame en el día de la angustia; te libraré y tú me honrarás» (Salmo 50: 15).
Los catorce que habíamos pasado una semana en un crucero celebrando el cumpleaños de mi amiga Dee y el mío llegamos de regreso al puerto. Nos habíamos divertido y nos sentíamos relajados mientras recogíamos nuestro equipaje en la zona designada. Pero mi maleta no aparecía en la cinta transportadora. Buscamos por todas partes.


—No puedo encontrar mi maleta —informé a uno de los asistentes.
—En tal caso, tiene que llenar un formulario de reclamación de equipaje en la oficina. Vamos a enviársela a su dirección postal cuando la encontremos.
Decidí permanecer en calma y orar, dejando la maleta perdida en las manos de Dios.


Dos días después, volví a casa de hacer unos mandados y allí, frente a la puerta, ;estaba mi maleta perdida! Agradecí a Dios por dos razones: primero, porque habían encontrado mi maleta y me la habían enviado; segundo, porque la maleta pesaba 23 kilos, y no había tenido que subirla y bajarla de mi auto: iFedEx lo había hecho por mí!


Pero ese no fue el final de las «pérdidas» relacionadas con el crucero. La semana en que volvimos tenía que pagar una boleta, pero no podía encontrar mi chequera. La busqué y oré durante dos días. La segunda noche, Dios me hizo recordar lo que mi hermana, Joyce, me había dicho antes de subir al crucero: «Deja tu chequera y tu billetera en el cajón de la cómoda de la pieza de huéspedes, aquí, en mi casa». Aunque ambas habíamos vuelto a su casa después del crucero, habíamos olvidado las cosas que yo había dejado allí. Cuando nos despedimos, yo terminé mi largo viaje a casa, y Joyce se había ido de visita a Carolina del Norte.


Afortunadamente, mi otra hermana, Peg, vive en la casa contigua a la de Joyceo Solo tuve que llamarla para que fuera a la casa de Joyce y encontrara lo que yo había perdido, además de otras cosas que había olvidado allí. Mi hermana y su esposo me enviaron las cosas por FedEx, que volvió a serme útil.


¿Acaso no servimos a un Dios maravilloso y amante? No tenemos que preocuparnos, sino dejar que nuestras peticiones y alabanzas transformen nuestras preocupaciones en oraciones. Había clamado a Dios en mi problema, y él me había «librado», a mí y a mis bienes perdidos.

FORTALECIDOS

«Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, obtendréis fortaleza y paciencia». Colosenses 1 : 11.

EL ESCRITOR GRIEGO Esopo, que vivió allá por el siglo VI, cuenta la historia de un anciano león que, incapaz ya de obtener alimentos por sus propios medios, decidió valerse de la astucia para sobrevivir. Se dirigió, entonces, a una cueva, y se tendió en el suelo, fingiendo que estaba enfermo. Los animales, conmovidos al ver al rey enfermo, iban a visitarlo; pero él los atrapaba y se los comía.


Un día, la zorra fue a verlo y, sin entrar en la cueva, desde una distancia prudencial le preguntó: —¿Cómo está su salud, señor león? El rey de los animales, jadeante y cansado, le respondió:—¿Por qué no entras a visitarme?—Claro que entraría —le respondió la zorra—, si no viera que todas las huellas entran, pero no hay ninguna que sale.El enemigo de Dios actúa como el león: finge, se disfraza, engaña y seduce. Te hace creer que el poder armoniza con los gritos y los golpes; te hace pensar que la fuerza está relacionada con el dominio, el abuso y el maltrato.
Pero Pablo, en el texto de hoy, afirma que la «potencia de su gloria» sirve para toda paciencia y longanimidad.


Los caminos de Dios son diferentes de los senderos establecidos por el príncipe de las tinieblas de este mundo. El Señor Jesucristo murió, y no obstante venció.Los hombres pensamos que la muerte es derrota. El Príncipe del universo se humilló y fue exaltado; pero los seres humanos pensamos que la exaltación está relacionada con palco, luces y aplausos. El consejo de hoy es que, a fin de percibir la vida desde la perspectiva divina, es necesario ser fortalecidos por Jesús.


Eso significa vivir en comunión diaria con él; Convivir minuto a minuto, día a día, mes tras mes, hasta que el carácter del Maestro se reproduzca en nosotros.Que este sea un día de sumisión y de entrega al poder divino. Que el compañerismo con Jesús sea la gran preocupación de tus horas; y que el carácter de Jesús, reflejado en tu vida, sea una inspiración para los que están a tu lado.Sal, decidido a enfrentar los embates de la vida en el nombre de Jesús, de modo que puedas ser fortalecido «con todo poder, conforme a la potencia de su glória», Para que obtengas «fortaleza y paciencia».

Resultado de imagen para buenos dias cristianos de viernes

LA TEMPERANCIA, UNA PRIORIDAD

«Los que se preparan para competir en un deporte, evitan todo lo que pueda hacerles daño. Y esto lo hacen por alcanzar como premio una corona que enseguida se marchita; en cambio, nosotros luchamos por recibir un premio que no se marchita». I Corintios 9: 25, DHH.

EN EL CÍRCULO FAMILIAR y en la iglesia debiéramos tener la temperancia cristiana como nuestra prioridad. Debiera ser un tema de permanente actualidad, que mejore los hábitos, las actitudes y los caracteres. La intemperancia constituye el fundamento del pecado en nuestro mundo.


Es necesario inculcar en los niños el valor para resistir el pecado. […] Los padres debieran ejercer gran cuidado con respecto a la alimentación que dan a sus hijos.Muchos alcohólicos son el resultado de la intemperancia aprendida en el hogar.
Padres, proporcionen a sus niños una alimentación que fortalezca la mente y el cuerpo, y apártenlos de los platos excesivamente sazonados que podrían suscitar el deseo de consumir estimulantes más fuertes.


El tabaco y las bebidas alcohólicas tiene mucho que ver con el aumento de las enfermedades y los crímenes. El tabaco es un veneno lento, insidioso, pero muy maligno, y su uso está produciendo daños enormes.No es necesario presentar argumentos para evidenciar los daños del consumo de bebidas intoxicantes.


Por todas partes encontramos gente enferma y embrutecida’ almas por las cuales Cristo murió y por las cuales lloran los ángeles. Constituyen una mancha en nuestra avanzada sociedad. Son la vergüenza, la maldición y el peligro de toda nación. Los que en la participaban en una carrera para ganar un premio, ya en la antigüedad comprendían la importancia de los hábitos de temperancia, y cuánto más debiéramos hacerlo nosotros, que estamos corriendo una carrera para obtener una corona celestial. Debiéramos hacer todo esfuerzo posible para vencer el mal

El hombre que quería comprar la verdad

“El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia” (Proverbios 28:13)


Había una vez un hombre que quería comprar la verdad.
¿Qué clase de verdad desea comprar usted? —Preguntó el encargado de la tienda—. Tenemos verdades a medias, verdades relativas y verdades mezcladas con mentiras.
—No, ninguna de esas —respondió el comprador—. Yo quiero la verdad clara, sin rodeos ni racionalizaciones,
El empleado lo miró seriamente y dijo:
—Le advierto que ese tipo de verdad cuesta mucho.
—Estoy dispuesto a pagar lo que sea necesario —aseguró el hombre.
—El precio es el siguiente: usted será responsable por ella todos los días de su vida. El comprador dio media vuelta, y se marchó muy triste. No estaba dispuesto a asumir un precio tan grande. Sus buenas intenciones por adquirir la verdad se esfumaron porque prefería seguir buscando refugio en sus creencias inestables. El hombre de esta historia no pudo seguir el notable consejo del rey Salomón en Proverbios 23:23: ‘Compra la verdad y no la vendas; la sabiduría, la inteligencia y la enseñanza”.


En 1974, el caso Watergate sacudió los Estados Unidos. El robo de documentos que tuvo lugar en el edificio Watergate (de Washington D. C.), sede del Comité Nacional del Partido Demócrata, y el posterior intento de encubrimiento de la administración del presidente Nixon hicieron que estallara el escándalo,
Así, el 24 de julio de 1974, la Corte Suprema de los Estados Unidos ordenó a Nixon entregar las cintas con grabaciones de sus conversaciones, que mantenía en su poder. Tan grave fue la situación que, el 9 de agosto de 1974, Nixon dimitió de su cargo.


Hoy puede ser un día histórico. Recuerda decir siempre la verdad. No hallar la verdad, expresarla parcialmente o directamente ocultarla siempre trae problemas. Recuerda que eres responsable por la verdad. Vive a la altura de semejante legado, “En todos los detalles de la vida deben mantenerse los más estrictos principios de honestidad. Estos no son los principios que gobiernan nuestro mundo, porque Satanás —engañador, mentiroso y opresor— es el amo, y sus súbditos lo siguen Y llevan a cabo sus propósitos. Pero los cristianos sirven bajo un Amo diferente y sus acciones deben ser llevadas a cabo en Dios, sin tomar en cuenta para nada la ganancia egoísta”

A la vista de Dios

«Guárdame como a la niña de tus ojos; escóndeme bajo la sombra de tus alas» (Salmo 17: 8),


Era viernes, y mi ojo izquierdo seguía enrojecido e irritado. Trabajé esa tarde, pero no me sentía bien. Al recordar que es difícil encontrar oftalmólogos que trabajen los fines de semana, decidí salir del trabajo temprano y buscar atención médica.


Encontré la dirección de una clínica en Internet, pero cuando llamé por teléfono la recepcionista me informó que los médicos ya se habían retirado. Decidí aventurarme a la calle. Primero conduje hasta una clínica… para descubrir que la habían trasladado.
Apesadumbrada, oré a Dios y le dije: «Señor, no puedo pasar el fin de semana con el ojo de esta manera. Por favor, ayúdame a encontrar un médico que pueda examinarme».


Recordé la dirección de otra clínica y fui hasta allí. La amigable recepcionista me indicó cómo llegar hasta un oftalmólogo, en uno de los edificios cercanos. Se acercaba el atardecer. El sábado comenzaría pronto, y yo todavía no había encontrado un médico.
Vi carteles de médicos en cuatro oficinas diferentes, pero todos habían cerrado por esa semana. Finalmente, encontré una clínica en otro piso.
La recepcionista me dijo que ningún médico podía atenderme. Rogué y rogué> pero fue en vano. Entonces, al entender mi desesperación, me dijo que había un médico en otro edificio, el Dr. Eduardo; quizás él podría atenderme. Caminé hasta el edificio, busqué la oficina y entré.


El médico me atendió amablemente y examinó mi ojo. Encontró una úlcera en la córnea, y me explicó cuál sería la mejor opción para solucionar el problema. Estaba encantada de haber encontrado ayuda en ese médico.
Allí mismo elevé una oración de gratitud a Dios por su cuidado. Al volver a casa, estaba reflexionando sobre la situación y recordé el pedido del rey David al Señor: «Guárdame como a la niña de tus ojos» (Sal. 17: 8).


iQué incómodo y doloroso es que te duelan los ojos! Me pregunté qué siente Dios cuando una de sus hijas está afligida, herida, necesitada de ayuda. El Señor realmente nos cuida como a la niña de sus ojos. Si algo nos lastima, él siente nuestro dolor y se apresura para ayudarnos, aliviarnos y mostrarnos cuánto nos ama.

No se puede confiar en el apetito

«En conclusión, ya sca que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios». 1 Corintios 10: 31, NVI


NUESTRO CUERPO se forma con el alimento que ingerimos. En los tejidos del cuerpo se realiza constantemente un proceso de reparación, pues el funcionamiento de los órganos causa desgaste, y el alimento repara dicho desgaste. Cada órgano del cuerpo exige nutrición. El cerebro debe recibir la suya; y lo mismo sucede con los huesos, los musculos y los nervios. Es una labor maravillosa la que transforma el alimento en sangre, y aprovecha esta sangre para la reconstitución de las diversas partes del cuerpo; pero esta labor constante, suministra vida y fuerza a cada nervio, músculo y órgano.


Deben escogerse los alimentos que proporcionen los mejores nutrientes. En esta elección, el apetito no es una guía segura. Los malos hábitos en el comer lo han pervertido. Nuestro apetito muchas veces nos pide un alimento que altera la salud y causa debilidad en vez de producir fuerza. Tampoco podemos dejarnos guiar por las costumbres de la sociedad. Las enfermedades y dolencias que prevalecen por todas partes provienen en buena medida de errores comunes respecto a la alimentación.


Para saber cuáles son los mejores alimentos tenemos que estudiar el plan original de Dios para la alimentación de los seres humanos. El que creó al ser humano y comprende sus necesidades indicó a Adán cuál sería su alimento. «También les dijo: “Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento”» (Gén. l: 29, NVI). Al salir del Edén para ganarse el sustento labrando la tierra bajo el peso de la maldición del pecado, el hombre recibió permiso para comer también «plantas del campo» (Gén. 3: 18).


Los cereales, las frutas carnosas, las oleaginosas y las legumbres constituyen el alimento escogido para nosotros por el Creador. Preparados del modo más sencillo y natural posible, son los comestibles más saludables y nutritivos. Proveen una fuerza, una resistencia y un vigor intelectual que no pueden obtenerse mediante productos más complejos y estimulantes.
Nuestro cuerpo es propiedad de Cristo, comprado por él mismo, y no nos es lícito hacer de ese cuerpo lo que nos plazca, Todos los que conocen las leyes de la salud, establecidas por Dios, deben sentirse obligados a obedecerlas. La obediencia a las leYes de la salud es una obligación personal.