Evangelismo

Ultimas fotos

viernes, 21 de julio de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para Buenas Noches de viernes cristianos

NECESITAMOS MÁS JOSUÉS Y CALEBS

«Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: “Subamos luego, y tomemos posesión de ella, porque más podremos nosotros que ellos”». Números 13: 30.

EL TERCER ÁNGEL VUELA por en medio del cielo anunciando los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. Representa la obra que debe hacerse en estos últimos días. El mensaje no pierde nada de su poder al progresar en su vuelo. Juan ve que la obra crece en potencia hasta que toda la tierra se llena con la gloria de Dios. El mensaje: «Temed a Dios, y dadle honra; porque la hora de su juicio ha llegado» (Apoc. 14: 7), debe ser proclamado en alta voz.


Con celo y energías más intensos, los seres humanos han de impulsar la obra del Señor.Los hombres, las mujeres y los niños necesitan prepararse para dar el mensaje en el hogar, en la escuela y en la iglesia.Ahora, justamente ahora, necesitamos Josués y Calebs. Necesitamos jóvenes y Señoritas esforzados, devotos y abnegados, que avancen hacia delante.


Necesitarnos cristianos realmente consagrados, creyentes que sigan fielmente al Señor, que no se queden callados cuando es necesario hablar, que sean firmes como el acero a los principios, que no traten de ningún alarde ostentoso, que caminen humildemente con Dios, que sean pacientes, amables, bondadosos y corteses, que comprendan que la ciencia de la oración consiste en ejercitar fe y realizar obras que glorifiquen a los y hagan bien a su pueblo. El seguir a Jesús requiere una conversión de todo corazón al principio de la vida cristiana, y una renovación de esa conversión diariamente.

LA OBEDIENCIA DE FE

Pablo aclara que la fe es fundamental para la vida cristiana. Con ella nos aferramos de las promesas que tenemos en Cristo. Pero, ¿qué es exactamente la fe? ¿Qué involucra?


¿Qué nos enseñan estos textos acerca del origen de la fe? Gén. 15:5, 6; Juan 3:14-16; 2 Cor. 5:14, 15; Gál. 5:6.


La fe bíblica es siempre una respuesta a Dios. La fe no es un sentimiento que decidimos tener porque Dios lo demanda. Por el contrario, la verdadera fe se origina en un corazón tocado con gratitud y amor por la bondad de Dios.Por eso, cuando la Biblia habla de la fe, esa fe siempre sigue iniciativas de Dios.
En el caso de Abraham, por ejemplo, la fe es su respuesta a las promesas que Dios le hizo (Gén. 15:5, 6). Además, en el Nuevo Testamento, Pablo dice que la fe surge al percibir lo que Cristo hizo por nosotros en la Cruz.


Si la fe es una respuesta a Dios, ¿qué debería incluir? Considera lo que los siguientes textos dicen acerca de la naturaleza de la fe. Juan 8:32, 36; Hech. 10:43; Rom. 1:5, 8; 6:17; Heb. 11:6; Sant. 2:19.


Muchas personas definen la fe como “creencia”. Esta definición es problemática, porque en griego la palabra para “fe” es la forma sustantiva del verbo “creer”. Usar una forma para definir la otra es como decir “fe es tener fe”. No nos dice nada.


Las Escrituras revelan que la fe involucra no solo conocimiento acerca de Dios, sino también la aceptación de ese conocimiento. Por eso, es importante tener un cuadro exacto de Dios. Las ideas distorsionadas acerca del carácter de Dios pueden hacer muy difícil tener fe.


Pero, un asentimiento intelectual al evangelio no es suficiente, porque “aun los demonios creen”. La verdadera fe también afecta la manera en que vivimos. En Romanos 1:5, Pablo habla de “la obediencia a la fe”. Pablo no dice que la obediencia es lo mismo que la fe. Dice que la fe verdadera afecta toda la vida de una persona, no solo la mente. Involucra un compromiso con nuestro Dios y con Jesucristo, a diferencia de solo una lista de reglas. La fe es lo que hacemos, cómo vivimos, en quién confiamos, y también lo que creemos.


Resultado de imagen para buenos dias de viernes cristianos

Vestido por Dios

… Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala (v. 4).
Lectura: Zacarías 3


Cuando mis hijos eran pequeños, jugaban en nuestro empapado jardín inglés y se llenaban de barro. Por su bien y el bien de mi suelo, les quitaba la ropa antes de entrar y los llevaba a bañar. Al agregar jabón, agua y abrazos, pronto pasaban de la suciedad a la limpieza.
En una visión dada a Zacarías, vemos a Josué, el sumo sacerdote, vestido con harapos que representaban el pecado y las malas obras (Zacarías 3:3). Sin embargo, el Señor lo limpiaba, le quitaba la ropa sucia y lo cubría de prendas costosas (3:5). La mitra limpia y la túnica mostraban que el Señor le había quitado sus pecados.


Dios también puede limpiarnos, al librarnos de nuestras malas obras mediante la obra salvífica de Jesús. Como resultado de su muerte en la cruz, el pecado que nos embarra puede ser lavado y podemos recibir las ropas de los hijos de Dios. Ya no nos definen nuestros pecados (la mentira, el chisme, el hurto, la codicia, etc.), sino que podemos apropiarnos de los nombres que Dios da a aquellos que ama: restaurado, renovado, limpio, libre.
Pídele a Dios que te quite cualquier harapo que estés usando, para que puedas vestirte de las ropas reales que tiene reservadas para ti.





Señor Jesús, gracias por el regalo de aceptación y amor que nos diste al morir en la cruz.


¿Quién puede lavar mis pecados? ¡Jesús!

En medio de leones

… él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos… (v. 26).
Lectura: Daniel 6:19-28


Cuando visité un museo en Chicago, vi uno de los Leones Andantes originales de Babilonia. Era un relieve mural inmenso de un león alado con una expresión feroz. Como símbolo de Istar, la diosa babilonia del amor y la guerra, este era uno de 120 leones similares que enmarcaban una vía procesional durante 604-562 a.C.
Los historiadores afirman que, después de que los babilonios conquistaron Jerusalén, los cautivos hebreos habrían visto estos leones durante el reinado de Nabucodonosor. Además, es probable que algunos hayan creído que Istar había vencido al Dios de Israel.


Daniel, uno de los esclavos hebreos, no compartía estos interrogantes que tal vez hayan afligido a algunos israelitas. Su visión y su compromiso con Dios permanecieron firmes. Oraba tres veces al día, con la ventana abierta, incluso cuando sabía que esto lo llevaría al foso de los leones. Después de que Dios rescató a Daniel de los hambrientos animales, el rey Darío exclamó: «[El Dios de Daniel] es el Dios viviente y permanece por todos los siglos […]. Él salva y libra» (Daniel 6:26-27). La fidelidad de Daniel le permitió influenciar a los líderes babilonios.
Permanecer fiel a Dios a pesar de la presión y el desánimo puede inspirar a otros a glorificarlo.





Señor, dame fuerzas para seguir confiando en ti cuando me sienta desanimado.


La fidelidad a Dios inspira a otros.

LA FIDELIDAD

La fidelidad a Dios es una de las marcas de los creyentes en Cristo Jesús. Las bendiciones de Dios regularmente son con aquellos que le son fieles. Yo no soy fiel a Dios para que Él me bendiga. Soy fiel a Dios porque le amo con todas las fuerzas de mi corazón. 

Hay personas que se convierten en dogmáticas exigiéndose cumplir cosas para que Dios los bendiga. Hay veces que les exigen a otros que también cumplan con normas para que Dios los bendiga. No te confundas; yo creo que hay que cumplir con todas las normas divinas, pero no es para que Dios me bendiga. 

Es porque yo amo a Dios y me gozo en cumplir sus normas.

Es por fe

Nuestra fe ante los retos se convierte en la evidencia de un “gran testimonio”.Es fácil creer después de ver el milagro, pero es fe creer antes de que ocurra el milagro. La Palabra de Dios dice, en Hebreos 11:2, “Porque por ella (su fe) alcanzaron buen testimonio los antiguos”.


Nuestros antepasados en el Señor tenían una fe fuerte, establecida, anclada, e inquebrantable, la cual ha servido y servirá como testimonio al mundo de la fidelidad de Dios en medio de tiempos difíciles.Recordemos que ellos pasaron por “inundaciones, burlas, ataduras, prisión, fuego, tortura, guerra; cuevas de leones… etc”. En medio de los retos, su confianza en el Señor nunca vaciló. ¿Por qué? Porque tenían la convicción interior de que Dios estaba con ellos. Nuestros antepasados sabían que Dios, por su fidelidad estaba con ellos en todo momento y sentían como el Espíritu Santo les decía… “¡Bien hecho! Tú has creído y has confiado en Mí”.


Cada vez que mantenemos nuestra posición de fe en momentos de retos y en tiempos difíciles, recibimos la misma afirmación del Espíritu Santo: “¡Bien hecho! Tú eres el amado testimonio de Dios”.


Mientras descansas en Él en cada situación de tu vida, manteniendo tu fe, estás obteniendo un “buen testimonio”, y estás sirviendo como un ejemplo de esperanza a los que te rodean. Aquellos que observan tu vida – en tu casa, en el trabajo, en tu vecindario- están dándose cuenta que la esta fe también está disponible para ellos.


Cuando te observan obrar en el momento de la dificultad, se dan cuenta de que hay un poder mayor sobre ellos, el poder de la fe en el Señor.Nuestro Dios nos ha provisto de todo lo necesario para sostener nuestra fe, aunque los retos aumenten. Se nos ha dado el Espíritu Santo, que habita en nosotros, y la Palabra plenamente revelada de Dios en las Escrituras. Si le crees a Dios tendrás paz en medio de la tormenta.


Oremos hoy por aquellos que no tienen paz. Para que seamos instrumentos de Dios para presentarles a Jesús quien les traerá salvación, paz y vida espiritual.Versículo: “Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos”. Hebreos 11:2 (RVR1960)

Sin cuestionar



Cuentan que cierto capitán ordenó a un soldado: - Dispare contra aquella casa blanca que se encuentra tras aquellos árboles de la izquierda.
Un instante después no quedaba nada. Cuando el Capitán se acercó al soldado para felicitarlo, lo halló llorando.


- ¿Qué te sucede? – Le preguntó - Acabo de destruir el hogar donde nací y todo lo que poseía- contestó. - Pero… ¿Por qué no me lo dijiste? - A mí no me toca discutir, mi capitán, sino obedecer.


Es probable que existan oportunidades en las que Dios nos pida que dejemos, destruyamos o entreguemos algo que consideramos nuestro tesoro.
Existen muchas historias de gente que estaba confiada en sus posesiones y por malas decisiones o circunstancias que no pudieron controlar perdieron todo. Otros vieron gravemente afectada su salud de un momento a otro, perdieron su trabajo, un ser que amaban ya no está, su familia se desmoronó, etc.


Nunca es fácil perder algo que amamos o aquello que de alguna forma nos da seguridad, pero muchas veces Dios tomará eso porque ve más allá que nosotros. El Señor conoce nuestro futuro y sabe qué es lo mejor, por lo tanto irá quitando aquellas cosas o personas que de alguna forma interferirán en sus planes para nuestras vidas.


Nuestro primer impulso siempre será tratar de interrogar a Dios, enfrentarnos con Él, pedirle respuestas, una explicación lógica y tantas cosas más; pero el Señor es soberano y no nos corresponde cuestionar sus decisiones.


Job dijo: “…El Señor me dio lo que tenía, y el Señor me lo ha quitado. ¡Alabado sea el nombre del Señor!” (Job 1:21 NTV) Él fue un hombre que aprendió lo que es sufrir grandes pérdidas pero pese a sus circunstancias confiaba en Dios y, por esto, después le fue restituido mucho más de lo que perdió.


¿Dónde está puesta nuestra confianza? ¿En personas, cosas, nuestros logros, el éxito que alcanzamos? ¿Te has negado a entregarle algo a Dios?


“Pero benditos son los que confían en el Señor y han hecho que el Señor sea su esperanza y confianza. Son como árboles plantados junto a la ribera de un río con raíces que se hunden en las aguas. A esos árboles no les afecta el calor ni temen los largos meses de sequía. Sus hojas están siempre verdes y nunca dejan de producir fruto.” Jeremías 17:7-8 (NTV)


No mires tus circunstancias actuales, confía en el Señor, aférrate a sus promesas, que tu esperanza esté puesta en Él y verás cómo sus planes de bien se van cumpliendo en tu vida.

Buenas Tardes

Resultado de imagen para buenos dias de viernes cristianos

Oración Por Bendición Económica y Trabajo

A continuación haremos una breve introducción a las promesas bíblicas de provisión de Dios para nuestra economía y luego una serie de oraciones y declaraciones bíblicas de fe para recibir la bendición de Dios.
Versión audio:

La palabra de Dios nos enseña que no debemos angustiarnos en cuanto a nuestros recursos económicos, ya que el Señor sabe de qué cosas tenemos necesidad.
Jesús dijo en Mateo 6 versículo 31 y 32:


“Así que no se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten”.


Este texto nos habla de rendir nuestra vida a Dios, ponerlo en primer lugar en todo y así estar tranquilos que el Señor suplirá para todas nuestras necesidades. También Jesús nos enseñó que debemos pedir para recibir.


En Mateo 7 del versículo 7 al 11 dice:


“Sigue pidiendo y recibirás lo que pides; sigue buscando y encontrarás; sigue llamando, y la puerta se te abrirá. Pues todo el que pide, recibe; todo el que busca, encuentra; y a todo el que llama, se le abrirá la puerta. Ustedes, los que son padres, si sus hijos les piden un pedazo de pan, ¿acaso les dan una piedra en su lugar? O si les piden un pescado, ¿les dan una serpiente? ¡Claro que no! Así que si ustedes, gente pecadora, saben dar buenos regalos a sus hijos, cuánto más su Padre celestial dará buenos regalos a quienes le pidan”.


Basados entonces en estas promesas, repitamos juntos al Señor esta oración.
“Padre Celestial, venimos ante ti rindiendo nuestra vida, sabemos que no debemos preocuparnos por nada, ya que nos amas y nuestra vida está en tus manos.


Te pedimos perdón si hemos usado mal el dinero, si hemos gastado en cosas innecesarias o hemos sido negligentes en nuestros trabajos y proyectos.
Te proclamamos como el proveedor de todas nuestras necesidades. Te pedimos que nos des una abundante cosecha de todo lo que hayamos sembrado.
Recibimos ahora la abundancia del reino de los cielos, las riquezas y la provisión para tener todo lo necesario.


Ayúdanos a vivir sin deudas, a poder administrar nuestro dinero con sabiduría. Damos la bienvenida el Espíritu Santo a todas nuestras fuentes de ingreso. Declaramos que solo tu Señor, eres quien nos da el poder para hacer las riquezas.
Reprendemos toda obra del diablo que quiera robar nuestro dinero por medio de gastos innecesario y pérdidas en nuestro bienes y finanzas.
Echamos fuera todo espíritu de pobreza y escasez en el nombre de Jesús.
Cubrimos con la preciosa sangre de Cristo todos nuestros bienes y recursos.
Protege Señor todas las bendiciones que nos has dado para que nada se pierda, ni sea malgastado.


Quebramos, rompemos y echamos fuera toda maldición generacional de pobrezas, deudas y escasez en nuestras vidas y familias. Desatamos la abundante bendición del cielo en todas las áreas de nuestras vidas.
Te pedimos padre la restitución y restauración de todo dinero o recurso perdido. El trabajos es una bendición que viene de tu mano Señor. Tu palabra nos promete como a Josué que seremos bendecidos en todo lo que emprendamos, por eso ahora declaramos que todo lo que emprendamos prosperará.


Desatamos en el nombre de Jesús cosechas al ciento por uno.
Somo bendecidos en el nombre de Jesús en todas nuestras actividades y trabajos.
Desatamos aumento en nuestras ventas, nuevas estrategias divinas para crecer. Mejora y excelencia en nuestro productos y servicios.
Bendecimos las ideas, la planificación y todo recurso necesario para crecer y multiplicarnos.


Recibimos la bendición de abundancia que le has dado a tu siervo Abraham, Isaac y Jacob. Nuestra vida está en Cristo y no viviremos en crisis, sino en la vida abundante que fue desatada en nosotros por la sangre de Cristo.


Declaramos que viene un nuevo tiempo a nuestras vidas y familia, tiempo de gozo, abundancia, refrigerio y crecimiento sin límites en todo lo que hagamos. Creemos, recibimos y pedimos todo esto en el poderoso nombre de Jesús. Amén

Resultado de imagen para buenos dias de viernes cristianos

SAL; LLENA LA TIERRA

El sentido más agudo de Dios es el olfato. Muchas personas piensan que Dios ve y oye, y sí lo hace, pero el sentido más fuerte de Dios es el olfato. Por eso, la Biblia dice que te presentes como sacrificio vivo. El olor que a Dios le impresiona es el de la carne quemada. Procura que, en vez de que tu carne se queme en el mundo, que se queme para Dios. A Dios le gusta cuando, en medio de las tentaciones, tú dices que no, y el olor de ese sacrificio sube delante de Él. Cuando vas al altar, y das tus diezmos y ofrendas cuando querías comprarte un televisor nuevo, Dios ve que pospusiste algo que querías por obedecerle. No es tu dinero lo que le agrada a Dios, sino es que tu dinero no controla tu carne. Cuando vas a la casa de Dios, ese debe ser tu mejor momento.

Antes de Noé ir al altar, Dios le dijo que fructificara y se multiplicara; pero, cuando Noé va al altar, Dios hace un trato con él: Dios le dice que no importa lo que Noé haga, nunca más maldeciría la tierra.

“Entonces salió Noé, y sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos con él. Todos los animales, y todo reptil y toda ave, todo lo que se mueve sobre la tierra según sus especies, salieron del arca.” Génesis 8:18-19

Fue difícil para Noé entrar en el arca, y difícil fue creer por cien años que iba a llover. Era difícil creer que Dios haría algo nuevo, mientras todo alrededor se ponía peor. Puede que en tu país las cosas se hayan puesto peor, pero tienes que mantenerte creyendo. Mientras muchos quieren dejarlo todo e irse a otro lugar, tú deberías tener la actitud de emprender. Aunque la gente a tu alrededor te diga que las cosas se están poniendo peores, tu fe debe decirte que hay algo nuevo que viene, y que en unos años no reconocerás tu país porque Dios lo va a transformar por completo. A lo mejor estudiaste una profesión, y termines trabajando en otra cosa, pero tienes que estar en lo nuevo que Dios tiene para ti. Aunque otros se cansen y se quiten del camino, tú no te puedes quitar, porque hay una palabra de Dios sobre tu vida.

Es difícil entrar en el arca, y no ver nada de lo que está pasando afuera. Estás dentro del arca, todo está oscuro y todo se mueve, pero sabes que llevas dentro de ti lo que Dios va a usar para multiplicar. Sabes que esa arca no se puede hundir porque lo que está dentro de ti es demasiado grande. Por eso es que el diluvio del sistema y las dificultades no te han destruido; porque, lo que llevas, Dios lo va a multiplicar, y lo va a usar para hacer algo nuevo. De repente, todo se calma, pero aún no ves nada, y piensas que Dios se olvidó de ti. Pero Dios comienza a darte señales, y te está diciendo que las cosas están cambiando. Si el reto era entrar en el arca y permanecer en ella, seguramente el reto más grande era salir y tener una página en blanco. El miedo de mucha gente es quedarse con una página en blanco, y que ahora son ellos los que deciden lo que va a pasar. Cuando no hay nada escrito, no puedes echarle la culpa a nadie; el responsable eres tú. Cuando Noé salió del arca, tenía una página en blanco donde podía hacer todo nuevo. Si difícil es acomodarse a lo que está ocurriendo, más difícil es empezar de cero. Cree que Dios te dará, en estos meses, un nuevo comienzo para tu vida. Dios te dará la oportunidad de hacer algo totalmente nuevo. Este tiempo puede traer caos y confusión para muchas personas, pero Dios te está dando la oportunidad de tener un nuevo principio. No le eches la culpa a tu pasado, no pienses que lo que estás viviendo es producto de lo que pasó. Cada vez que vas al altar, Dios borra la página de tu vida, y te da una página en blanco para que escribas lo que tú quieres. Escribe lo que deseas, escribe el futuro que quieres para ti y los tuyos.

Puede que te des cuenta de que las personas que estaban antes, ya no están, o que los negocios que tenías, ya no los tienes. Mira eso como que Dios te está dando una página en blanco, que te está dando una nueva oportunidad para salir y multiplicarte. Puede que te sientas un tanto cómodo en el arca, pero Dios te está llamando a que salgas de ella, y comiences a escribir el nuevo tiempo. Has vivido momentos tristes por la gente que se ha ido, y por las cosas que has perdido, pero sal del arca y comienza a escribir.

Marca este día en tu calendario; la puerta para una nueva vida se abrió. No tengas miedo del que se fue; Noé se quedó con siete personas, y ellos bastaron para llenar la tierra.

Escucha una voz desde tu interior que te dice: “SAL, LLENA LA TIERRA”.

El tiempo del favor divino

“Te levantarás y tendrás misericordia de Sion, porque es tiempo de tener misericordia de ella, porque el plazo ha llegado.”Salmo 102:13

Esta promesa está dedicada a la iglesia, porque Sion es la iglesia. Se terminó el tiempo de vivir en escasez, en carencia, en fracaso. En la segunda parte donde en este versículo dice “misericordia” en otra versión dice “favor o gracia”, usted tiene que ir comprobando eso. Tiene que saber que las bendiciones fluyen a través de usted para vivir en otro nivel. Lo que ya vivió tiene que ver con el pasado, ahora tiene que disfrutar del presente. Hay algo que le va a ayudar para liberarse de una mentalidad de manos vacías, que siempre le falta y que nunca tiene lo que necesita. Tiene que posicionarse en un lugar donde el favor de Dios viene a manifestarse en su vida. El favor de Dios se relaciona con la bendición y la abundancia porque el favor es la gracia de Dios manifestada en su vida por ir practicando con fe y obediencia lo que aprende de la Palabra de Dios. Entonces su fe se conecta con la gracia de Dios y cosas que no tienen explicación con el razonamiento natural van a venir a ocurrir en su vida. Este es un proceso en el cual usted ya empezó a caminar y tiene que seguir haciéndolo.

Cuando usted se posiciona como un hijo de pacto para recibir el favor divino, comienza a recibir la curación de esas manos vacías, y a desaparecer de su mentalidad la posibilidad de vivir con las manos vacías. Usted ya está conectado con la abundancia de Dios. La Palabra de Dios dice para su vida que el Señor es su pastor y que nada le faltará. En todos los aspectos va a encontrar favor, en lo personal, en las finanzas, y en la familia viene un aumento de bendición para su vida. El Salmo 115 lo declara y usted lo tiene que creer. Hay algo que tiene que aprovechar cuando recibe la Palabra en este tiempo y es tener un avance en el favor de Dios sobre su vida.

Recuerde: hoy es su tiempo de favor divino. Comience a disfrutar de todas las bendiciones que esto le trae.


Oración: Padre, gracias por este tiempo de favor divino en el cual sé que estoy viviendo. Estoy bendecido y sé que puedo vivir una vida en abundancia. Tú me hiciste próspero y me diste sanidad. Te doy gracias, en el nombre de Jesús, amén.


Con la vida que Dios te da


aprovecha al máximo este Feliz Viernes


ponle sabor a lo que haces,


ponle entusiasmo, hazlo con diligencia,


siempre a tiempo, 


con compromiso y buena expectativa.

Romanos 7

El pecado que habita en mí


7 ¿Qué, pues, diremos? ¿La Ley es pecado? ¡De ninguna manera! Pero yo no conocí el pecado sino por la Ley; y tampoco conocería la codicia, si la Ley no dijera: «No codiciarás». 8 Pero el pecado, aprovechándose del mandamiento, produjo en mí toda codicia porque sin la Ley, el pecado está muerto.
9 Y yo sin la Ley vivía en un tiempo; pero al venir el mandamiento, el pecado revivió y yo morí. 10 Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte, 11 porque el pecado, aprovechándose del mandamiento, me engañó, y por él me mató.
12 De manera que la Ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno. 13 Entonces, ¿lo que es bueno vino a ser muerte para mí? ¡De ninguna manera! Más bien, el pecado, para mostrarse como pecado, produjo en mí la muerte por medio de lo que es bueno, a fin de que el pecado, por medio del mandamiento, llegara a ser extremadamente pecaminoso.
14 Sabemos que la Ley es espiritual; pero yo soy carnal, vendido al pecado. 15 Lo que hago, no lo entiendo, pues no hago lo que quiero, sino lo que detesto, eso hago. 16 Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la Ley es buena. 17 De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que está en mí. 18 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no habita el bien, porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. 19 No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. 20 Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que está en mí.
21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí, 22 pues según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;23 pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.
24 ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?25 ¡Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro! Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, pero con la carne, a la ley del pecado.

Buenos Dias

Resultado de imagen para buenos dias de viernes cristianos

jueves, 20 de julio de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para Buenas Noches de jueves cristiano

Un amigo de verdad

Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino (v. 18).


Lectura: Génesis 14:17-24


El poeta Samuel Foss escribió: «Déjame vivir junto al camino y ser amigo del hombre» (The House by the Side of the Road [La casa junto al camino]). Eso es lo que quiero ser: un amigo para los demás. Quiero estar junto al camino, a la espera de los viajeros cansados. Quiero buscar a los que han sido maltratados, que llevan la carga de un corazón atribulado y desilusionado. Deseo sustentarlos y renovarlos con una palabra de ánimo antes de despedirlos. Quizá no pueda «arreglarlos» a ellos o sus problemas, pero puedo dejarles una bendición.


Melquisedec, rey de Salem y sacerdote, bendijo a Abram cuando este regresó cansado de una batalla (Génesis 14). Una «bendición» es algo más que un buen deseo. Bendecimos a los demás cuando los llevamos a Aquel que es la fuente de toda bendición. Melquisedec bendijo a Abram, diciendo: «Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra» (v. 19).


Podemos bendecir a otros orando con ellos, y llevarlos con nosotros al trono de la gracia para encontrar ayuda en tiempo de necesidad (Hebreos 4:16). Tal vez no podamos cambiar sus circunstancias, pero podemos mostrarles a Dios. Es lo que hace un verdadero amigo.



Jesús, enséñanos a ser un amigo para los demás, como tú eres nuestro amigo.


Una gran parte de amar es escuchar.

Flores eternas

Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre (v. 8).


Lectura: Isaías 40:1-8


Cuando era pequeño, a mi hijo Xavier le gustaba traerme flores. Yo atesoraba cada uno de estos regalitos, hasta que se marchitaban y tenía que tirarlos.
Un día, me regaló un hermoso ramo de flores artificiales. Sonrió mientras acomodaba las flores en un jarrón de vidrio, y me dijo: «¡Mira, mamá! Durarán para siempre. Así es como te amo».


Desde entonces, mi niño creció y se transformó en un jovencito. Los pétalos de seda se fueron desgastando, pero esas flores todavía me recuerdan su afecto. Además, me traen a la mente algo que dura para siempre: el amor ilimitado y eterno de Dios, revelado en su Palabra infalible y perdurable (Isaías 40:8).
Mientras los israelitas sufrían prueba tras prueba, Isaías los consoló con confianza en las palabras eternas de Dios (40:1). Proclamó que Él había pagado la deuda del pecado de los israelitas (v. 2), asegurando así su esperanza en el Mesías venidero (vv. 3-5). Ellos confiaron en el profeta porque se concentraba en Dios, no en las circunstancias.

En un mundo lleno de incertidumbres y aflicción, las opiniones de los hombres e incluso nuestros propios sentimientos siempre están cambiando y son tan limitados como nuestra existencia (vv. 6-7). Aun así, podemos confiar en el amor y el carácter inalterables de Dios, como aparecen revelados en su Palabra firme y eternamente veraz.


Señor, gracias por darnos el regalo de tu Espíritu eterno.


Dios afirma su amor a través de su Palabra confiable, inmutable y eterna.

Resultado de imagen para buenos dias de jueves cristiano

El pensamiento del Día

Recordar la muerte de Cristo por

nosotros debería incentivarnos a vivir

para Él; es decir al momento de compartir

el evangelio, debemos asegurarnos

de que también lo vivamos. Amen!

Porque somos hechura suya, creados en

Cristo Jesús para buenas obras las cuales

Dios preparó de antemano para que

anduviésemos en ellas.
Efesios 2:10

En el momento exacto

Tenemos diferentes percepciones del tiempo; por ejemplo, cuando hay necesidades y compromisos que cumplir, el tiempo se nos hace corto, a veces extremadamente corto; pero cuando estamos en un retiro personal totalmente relajados en el campo y alejados de las preocupaciones, entonces el día se nos hace largo.


Cuando esperamos por un milagro, también tenemos la percepción de que el Señor se está tomando más tiempo de lo que se piensa o espera.Te invito hoy a que ¡no te rindas!, independientemente del tiempo que haya pasado desde la primera vez que le oraste por ese milagro al Señor.Es posible que el tiempo de tu milagro esté a la “vuelta de la esquina”. Que el cambio de temporada esté por llegar; puede ser que tu cosecha de bendición está por germinar, porque has sembrado en fe y el momento de recoger ha llegado.Tal vez te preguntas ¿Y cuándo será esto?… podría ser hoy, mañana, la próxima semana, el próximo mes o tal vez el próximo año; sólo ten presente que “todo lo de Dios ocurre en el momento correcto”


Que no desfallezca tu fe, que no pierdas la esperanza, ni que desmalles en tu estado de ánimo; eso es lo que quiere el enemigo de tu vida. Por el contrario, cada mañana alimenta tu fe con la Palabra de Dios, nunca olvides que Dios es fiel y que sus promesas son reales; y su Palabra dice que “los que confían en el Señor renovaran sus fuerzas”


Por tanto, si habías perdido toda esperanza… levántate, Dios me ha puesto con este mensaje para darte ánimo, para ayudarte a continuar, para que sigas creyendo; es más, para decirte que debes declarar audiblemente el favor de Dios. Te insto para que veas este día y los que vendrán con otra mirada, con la de la expectativa; haciendo el bien, amando a los demás, hablando palabras de bendición, eliminando toda carga negativa y declarando las promesas de Dios sobre tu vida. Rodéate de personas de fe, acércate a quienes te pueden dar ánimo y a quienes igualmente tú puedas motivar. Mira al cielo y déle gracias a Dios anticipadas por lo que Él va a hacer. En el tiempo correcto recibirás el milagro.Oremos para que todos aquellos que están en momentos de angustia encuentren paz y afirmen su fe en el Señor, sin angustia por el tiempo.


Versículo: “…los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán” Isaías 40:31

¿Quién es tu refugio?

Mantenme a salvo, oh Dios,porque a ti he acudido en busca de refugio.


Le dije al Señor: «¡Tú eres mi dueño!Todo lo bueno que tengo proviene de ti»….Señor, solo tú eres mi herencia, mi copa de bendición;tú proteges todo lo que me pertenece.


Bendeciré al Señor, quien me guía; aun de noche mi corazón me enseña.Sé que el Señor siempre está conmigo; no seré sacudido, porque él está aquí a mi lado. Salmos 16:1-2,5,7-8


Algo que abunda en la actualidad es el temor a ser víctimas de la delincuencia o de enfermedades. No hay paz ni se siente seguridad en ninguna parte.
Esta porción del Salmo 16 resalta una plegaria por la protección divina.


¿Cómo hacemos para obtener este cuidado de Dios?


El salmista David dice que acudió a Dios en busca de refugio; declara que Él es su dueño y además agradece al Señor por ser el proveedor de todo lo bueno que posee.
Imitemos está conducta de David, declaremos que Dios es bueno y protege todo lo que tienes, tu cuerpo y tu familia.
Confía, Dios está ahí contigo, ningún mal te tocará.

Dios te bendiga y te guarde de todo mal, por Cristo Jesús.

No permitas que las promesas de Dios mueran por estar vacilante

No permitas que las promesas de Dios mueran por estar vacilante. Al momento, Jesús lo tomó de la mano y le dijo: ¡Qué poca fe tienes! ¿Por qué dudaste? Mateo 14: 31

Si nos ponemos a pensar en las veces que dudamos, nos sorprendería la cantidad exorbitante de ocasiones en que esto nos acontece. Sin darnos cuenta se ha convertido en algo tan normal que todo lo ponemos en duda. Y lo más penoso es que nos hemos dejado arrastrar por este espíritu teniendo el conocimiento de Cristo.


La duda se ha arraigado tanto que ha debilitado nuestra fe y nos ha llenado de incertidumbre y desasosiego, dejando a un lado el fundamento verdadero, ése que nos sostiene en los tiempos de crisis.


Las crisis son pasajeras pero, dependiendo de nuestra actitud, será más fácil sobrellevarlas y salir de ellas, por medio de una esperanza de gloria. Pues si tenemos fe permaneceremos firmes sin desmayar, esperando el momento del fin de esas crisis. Pero si empezamos a dudar, cada una se tornará insoportable e inaguantable, y nos conducirá a tomar decisiones incorrectas.


Pregúntate “¿Quién sabe más, Dios o yo?”. Seguro dirás que Dios. Entonces, ¿por qué dudar si Él cumple todo lo que dice? No dudes; cree solamente y no des lugar en tu vida al enemigo de tu fe. No permitas que las promesas de Dios mueran por estar vacilante y no tomar la acción correspondiente. Renuncia a esa duda y serás libre para creer.

Nuevas fuerzas tendré


Ayer tenía una conversación con alguien y al teléfono sonaba derrotado, con ganas de abandonarlo todo solo porque una circunstancia adversa determinó ese sentir en él. Igualmente, mientras hablaba con la persona que nos ayuda en casa, me expresó exactamente lo mismo en diferentes palabras: me siento con ganas de tirar la toalla. ¿Es esto más común de lo que creemos? Muchas veces el creyente llega a este estado de desesperanza y solo basta una situación adversa para abandonarlo todo y regresar a Egipto. Y es que un síntoma de sentirnos sin fuerzas es, primeramente, abandonar a Dios, cambiar la bendición por un plato de lentejas y un guiso.


¿De dónde, entonces, proviene mi fortaleza? ¿Qué me enseña la Palabra de Dios al respecto? Veamos:“pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán” (Isaías 40:31 RVR1960). Hay dos aspectos que podemos aprender en este día de esta porción de la Palabra:


NÚMERO UNO, TENDRÉ NUEVAS FUERZAS SI ESPERO EN EL SEÑOR. 

Este primer aspecto nos habla acerca de renovar nuestras fuerzas, lo cual quiere decir que en algún momento la fortaleza que poseo se desgastará y tendré que ir a una fuente inagotable para obtener más. Salmos 92:10 RVR1960 nos habla de esa fuente: “Tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo”, wow y no es cualquier clase de fuerza, la Biblia las compara como las de búfalo, así son las fuerzas que Él te dará. Esto implica que, si Dios es la fuente, entonces debemos acercarnos confiadamente a la fuente para ser recargados. Y, ¿cada cuánto debo hacerlo? Diariamente, pues así como el cuerpo físico duerme cada día para descansar y reponer energías, nuestro espíritu igualmente necesita un renuevo y solo lo podremos lograr yendo delante de la presencia de Dios cada día.


NÚMERO DOS, LOS QUE ESPERAN EN EL SEÑOR NO SE CANSARÁN.

Esperar en el Señor quizá no sea fácil, pero sí lo más seguro. ¿Qué sucede, pues, cuando depositamos nuestra esperanza en Dios? No desfalleceremos porque Él es quien nos impulsa a seguir hacia adelante. Cuando esperamos por la promesa, a través de la fe y la esperanza, Dios lo renueva todo. Hebreos 11:1 RVR1960 dice que, “la fe es la certeza de lo que se espera” y si hay certeza por algo que se espera, entonces pacientemente esperaré ese cumplimiento porque será realidad.

 Declara en este nuevo día, NUEVAS FUERZAS TENDRÉ, no soy de los que abandonan la carrera para dejarla por la mitad, no soy el problema, soy la solución del problema. Espero que el Señor haya hablado tremendamente a tu vida y a tu espíritu en este día. No olvides ser de bendición para otros, sé valiente y comparte la Palabra. Recuerda eres la solución al problema.
Bajo la guía del Espíritu Santo,

Buenas Tardes

Resultado de imagen para buenos dias de jueves cristiano

Dios esta disponible para ti hoy…


Dios esta disponible para ti hoy, 

para escucharte, 

para mostrarte su plan, 

para encaminarte.

Resultado de imagen para buenos dias de jueves cristiano

Dios Anuncia Cosas Nuevas

Por JOYCE MEYER


En Isaías 42:9 Dios habla a su pueblo y anuncia cosas nuevas antes de que ocurran. Si usted es como yo, debe estar listo y esperando algunas cosas nuevas en su vida. Necesita algunos cambios, y podrían llegar pronto.
Aunque conozco los principios que estoy a punto de compartir con usted, ocasionalmente también necesito que me los recuerden. Todos necesitamos a veces ser “aguijoneados” en cosas que ya sabemos. Eso nos anima a retomar los principios poderosos que habíamos dejado pasar.


Si está cansado de las cosas viejas, deje de hablar de ellas. ¿Quiere cosas nuevas? Entonces, comience a hablar de cosas nuevas. Pase tiempo con Dios. Aparte un tiempo especial para estudiar su Palabra. Descubra cuál es la voluntad de Dios para su vida. No deje que el diablo le siga dando empujones.
Descubra lo que le promete la Palabra de Dios, y comience a declarar el fin desde el principio. En vez de decir: “Nunca va a cambiar nada”, diga: “Cada día, Dios está haciendo cambios en mi vida y en mis circunstancias”.


Oí la historia de un doctor que no era creyente, pero que había descubierto el poder del principio que le estoy compartiendo. Su prescripción para los pacientes era irse a su casa y repetir varias veces por día: “Estoy mejorando y mejorando cada día”. Había logrado resultados tan maravillosos, que la gente viajaba desde todo el mundo para requerir sus servicios.


Cuánto mejor es entonces cuando decimos la Palabra de Dios anticipando las cosas nuevas que Él dice que va a hacer. Recuerde, a diferencia de las palabras de los hombres, la Palabra de Dios es eterna y verdadera; no vuelve a Él vacía: “Las cosas pasadas se han cumplido, y ahora anuncio cosas nuevas”.

Sobre la roca está su morada

“3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, 6 y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.”

2 Corintios 10:3-6

Usted tiene muchas armas poderosas que funcionan favorablemente como la oración, la fe, la palabra, la adoración. ¿Lo sabía? Y están para que usted las utilice cada día.


Dice la palabra de Dios: que nosotros andamos en la carne pero no operamos, ni militamos según la carne, sino en el poder del espíritu. Mientras usted camina acá en la tierra tiene que entender que Dios le ha dado armas para funcionar con autoridad y utilizarlas abriéndose caminos contra toda fuerza del enemigo que quieran detener esa marcha triunfante.

Esas armas espirituales y el poder de la palabra y de la fe, tiene que utilizarlas para establecer en su vida los principios de la palabra e ir renovando toda su vida interior. Esas armas son suyas y tiene que utilizarlas hablando la palabra que piensa, que cree y que ha establecido en su interior. Actuando en base a lo que piensa, que es la palabra de Dios. Usted es lo que Dios dice que es y va a moverse en esa autoridad que tiene como hijo de Dios.

Algunos creyentes dicen: yo espero en el Señor y es como que se colgaron en una hamaca paraguaya y se están hamacando para ver cuándo aparece la victoria. Esperar en el Señor es poner toda la confianza en la palabra de Dios y actuar en dirección a la palabra, yo espero que lo que hablo, lo que pienso y lo que actúo se haga realidad en mi vida, porque yo hago mi parte. Uso las armas de mi milicia. Tener armas poderosas en Dios, quiere decir que hay una conexión espiritual entre su espíritu y el de Dios que trae la provisión de esas armas para que empiece a usar y no esté escondido, con timidez, en miseria, en frustraciones pensando que tiene una vida inútil. Sino que se levanta para pelear la buena batalla de la fe usando las armas espirituales que Dios le ha dado poderosas en Dios para destruir fortalezas. No hay ninguna forma de pensar fuera de la palabra que pueda destruir fortalezas. Hay mucha cosa natural del mundo que a veces se introducen en el sistema del cuerpo de Cristo como para tratar de hacer con lo natural lo que sólo se puede hacer con lo sobrenatural.

Fortalezas son maneras de pensar. Todo pensamiento que usted tiene en la mente que se ha ido fortaleciendo por variedad de pensamiento y parece indestructible ahora. A veces la gente lo quiere mover con conexiones humanas, pero sólo se derriban con el poder de la palabra de Dios. Fortaleza es algo que ha construido en la mente, una estructura que fue formando y que lo fue recibiendo en la casa, en la calle, en la escuela, con lo que aprende, con las experiencias y fue formando una manera de pensar. Fortaleza se le dice a todo lo que es negativo, que no es de Dios, temores, dudas, desconfianza, incredulidad, que se hace tan fuerte que vive una vida regular y religiosa porque no sabe qué hacer con eso. Quizá ya fue a consultar con amigos, psicólogos, etc. y sigue igual.

La victoria es suya, utilizando las armas. Y el Dios poderoso actuará su favor. Recuérdelo siempre y utilice lo que Dios le ha dado.


Oración: Padre hoy conozco que me has dado armas espirituales poderosas para destruir toda fortaleza que se haya levantado en mi vida contra el conocimiento de tu palabra. Las utilizaré y veré tu gloria manifestada en mi vida. Soy un triunfador. En el nombre de Jesús, amén.




Dios hizo todo hermoso en su tiempo, 

también te hizo a ti en el tiempo preciso 

para que disfrutaras cada día. 

Que tengas un lindo Jueves con bendiciones. 

Alégrate que este día fue creado para ti.

Romanos 7

Analogía tomada del matrimonio


7 ¿Acaso ignoráis, hermanos (hablo con los que conocen de leyes), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive? 2 La mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley que la unía a su marido. 3 Así que, si en vida del marido se une a otro hombre, será llamada adúltera; pero si su marido muere, es libre de esa ley, de tal manera que si se une a otro marido, no será adúltera.
4 Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la Ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de entre los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios. 5 Mientras vivíamos en la carne, las pasiones pecaminosas, estimuladas por la Ley, obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte. 6 Pero ahora estamos libres de la Ley, por haber muerto para aquella a la que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.

Buenos Dias

Resultado de imagen para buenos dias de jueves cristiano

miércoles, 19 de julio de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para Buenas Noches de miercoles cristiano

LA BASE DE NUESTRA JUSTIFICACIÓN

“Y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe” (Fil. 3:9).


Los cristianos judíos no sugerían que la fe en Cristo no era importante; todos creían en Jesús y tenían fe en él. Sin embargo, su conducta mostraba que ellos sentían que la fe no era suficiente y que debía ser suplementada con la obediencia, como si la obediencia añadiera algo a la justificación. La justificación, podían alegar ellos, era por la fe y las obras. Pablo contrasta la fe en Cristo con las obras de la ley, e indica su oposición a ese enfoque. La fe, y solo la fe, es la base de la justificación.


Para Pablo, la fe no es un concepto abstracto, sino que está siempre conectada con Jesús. De hecho, la frase traducida dos veces como “fe en Jesucristo”, en Gálatas 2:16, es mucho más rica de lo que indica cualquier traducción. La frase en griego dice “la fe” o “la fidelidad” de Jesús. Esta traducción literal revela el gran contraste que Pablo hace entre las obras de la ley que nosotros hacemos, y la obra de Cristo, realizada en nuestro favor; es decir, las obras que él, por su fidelidad (de allí, la “fidelidad de Jesús”), ha hecho por nosotros.


Es importante recordar que la fe por sí misma no añade nada a la justificación; es decir no es meritoria por sí misma. La fe es el medio por el cual nos aferramos de Cristo y de sus obras en nuestro favor. No somos justificados por nuestra fe, sino por la fidelidad de Cristo hacia nosotros, la que reclamamos por medio de la fe. Cristo hizo lo que toda persona ha dejado de hacer: solamente él fue fiel a Dios en todo lo que hizo. Nuestra esperanza está en la fidelidad de Cristo, no en la nuestra. Como dice un autor: “Creemos en Cristo, no para ser justificados por esa creencia, sino para que seamos justificados por su fe (fidelidad) a Dios”


Una traducción siria antigua de Gálatas 2:16 transmite bien el significado de Pablo: “Por lo tanto, conocemos que un hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesús el Mesías, y creemos en él, en Jesús el Mesías, que por su fe, la del Mesías, podemos ser justificados, y no por las obras de la ley”.


Lee Romanos 3:22 y 26; Gálatas 3:22; Efesios 3:12; y Filipenses 3:9. ¿Cómo nos ayudan estos textos a comprender la asombrosa verdad de que la fidelidad de Cristo por nosotros, su perfecta obediencia a Dios, es la única base de nuestra salvación?

MÁS LUZ

«El que había dado el maná estaba entre ellos. Era Cristo mismo quien había conducido a los hebreos a través del desierto, y los había alimentado diariamente con el pan del cielo. Este alimento era una figura del verdadero pan del cielo. El Espíritu que fluye de la infinita plenitud de Dios y da vida es el verdadero maná. Jesús dijo: “El pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo”.Pensando todavía que Jesús se refería al alimento temporal, algunos de sus oyentes exclamaron: “Señor, danos siempre este pan”. Jesús habló entonces claramente: “Yo soy el pan de vida”».


Lee una vez más la declaración de Elena G. de White que aparece en la sección; Más luz. ¿Acaso te puedes imaginar a Jesús erguido en medio de una multitud que lo cuestionaba, declarando «Yo soy el pan de vida». Seguramente envió ondas de choque al universo entero.


Lee Deuteronomio 8: 3 y Jeremías 15: 16. ¿Qué declaración hace Moisés acerca de la Palabra de Dios?


¿Qué hizo Jeremías una vez que encontró la Palabra de Dios?Jesús fue el Verbo de Dios (Juan 1) hecho carne, el pan de vida capaz de eliminar toda hambre. Si los judíos hubieran comprendido las Escrituras, habrían creído que Jesús era el Verbo encarnado que cautivó a Moisés y a Jeremías.

Resultado de imagen para buenos dias de miercoles cristiano

DOS VENTANAS MUY DIFERENTES

«Se arrodilló para orar y alabar a Dios. Esto lo hacía tres veces al día, tal como siempre lo había hecho. Entonces aquellos hombres entraron juntos en la casa de Daniel, y lo encontraron orando». Daniel 6: 10-11.


Estaba completamente desnuda y no tenía ni idea de que podíamos verla. El nuevo edificio construido frente a nuestra escuela tenía ventanas de cristal en los baños, No muy buena idea, especialmente si uno se olvida de correr las cortinas cuando se va a dar una ducha, que es precisamente lo que le pasó a la pobre mujer. Además, su ventana daba a nuestra cafetería, en la que había cientos de muchachos al acecho. No sé quién la vio primero, pero en cuestión de segundos todos los de séptimo y octavo grado estábamos de pie señalando a la mujer y mirando en su dirección.


Imagínate el shock que se llevó ella cuando miró hacia abajo y vio tanto público.. , Se agachó inmediatamente y luego vimos su mano subiendo por la pared en busca de una toalla. Durante el resto del año, aquellas cortinas no volvieron a abrirse.A veces me siento como esa pobre mujer cuando agacho la cabeza para orar en un restaurante, en un avión o en cualquier lugar público. Me siento expuesta, como que todo el mundo me está mirando, pensando que soy tonta o esperando que haga grandes cosas para demostrar mi cristianismo.


Supongo que no soy como Daniel. A Daniel no le importaba que lo vieran orar ni qué consecuencias pudiera tener por orar con la ventana abierta. Sabía que Podía ser arrojado a leones hambrientos por eso, pero era valiente y seguía orando frente a su ventana a pesar de las posibles consecuencias. Y Dios lo bendijo. No solo cerró la boca de los leones sino que una y otra vez honró a Daniel a lo largo de los años. Lo recompensó por su fidelidad. Daniel siempre puso a Dios en primer lugar, incluso antes que su propia vida.


Y tú, ¿eres como la mujer de la ducha (temes que te estén mirando) o tienes la valentía de Daniel y estás dispuesto a ponerte en el punto de mira para que todo el mundo se dé cuenta de que eres seguidor de Jesús? ¿No temes las posibles consecuencias? Si quieres ser un ejemplo de cristianismo, sacúdete los temores de que te estén mirando y toma la decisión de que Io único que importa es lo que Jesús piense de ti. Pídele que te dé valor para ensalzar su nombre y oportunidades para llevar a otras personas a sus pies.

Dios entiende tu dolor y puede ayudarte



“El sufrimiento me hizo bien, porque me enseñó a prestar atención a tus decretos.” Salmos 119:71 (NTV)


Sé que no es nada fácil pasar por una prueba y estoy convencido de que a nadie le gusta atravesar momentos de dolor y sufrimiento, pero créeme que todo esto es necesario aunque no lo entendamos así. Por lo general, el dolor es el medio a través del cual nuestro Padre Celestial nos moldea para que seamos cada día más como Él.


Puede que sea difícil la situación que estás viviendo, y que tengas razones suficientes para decir que no puedes más, que todo terminó y que ya no hay solución para tu problema. Tal vez tus circunstancias te han llevado a perder la fuerza y las ganas de seguir luchando. Pero no somos los únicos que pasamos ese proceso, también nuestro Salvador pasó por esos momentos desesperantes.


“Mientras estuvo aquí en la tierra, Jesús ofreció oraciones y súplicas con gran clamor y lágrimas al que podía rescatarlo de la muerte. Y Dios oyó sus oraciones por la gran reverencia que Jesús le tenía. Hebreos 5:7 (NTV)


La Biblia nos muestra dos escenas más en las que Jesús lloró por el dolor, mostrándonos que ningún ser humano es inmune al sufrimiento. Lee: Juan 11:33-36; Lucas 19:41-44.


Sea cual sea tu situación no te limites a mostrar tu dolor delante de Jesús, acércate a Él y dile cómo es que te sientes en este instante. Recuerda que Él también pasó por momentos dolorosos y grises, y no hay nada mejor que escuchar Su voz por medio de Su palabra para seguir adelante.


“En mi angustia, clamé al Señor; sí, oré a mi Dios para pedirle ayuda. Él me oyó desde su santuario; mi clamor llegó a sus oídos.” Salmo 18:6 (NTV)


Dios puede hacer que el sufrimiento que estás atravesando sea una bendición para ti y los que te rodean.


Oremos:


"Señor amado, tú conoces mi situación y cómo está mi alma en este momento. Te pido que renueves mis fuerzas, me des sabiduría y dirección para seguir adelante. Pongo en ti mi esperanza y mi confianza. Amén."

Preparado para todo



Hace mucho tiempo vi la película titulada: “Al filo del peligro” que trata de una situación de supervivencia. La avioneta en la que viajaban cuatro personas cae, el piloto muere en el impacto, otro es asesinado por un oso y los dos restantes buscan sobrevivir.


Lo interesante es que Charles Morse, que es uno de los sobrevivientes, es una persona que “sabe todo”, al gustarle leer libros tenía bastantes conocimientos: hizo una brújula improvisada para darse cuenta de qué camino debía seguir, trampas para cazar su alimento, armas para defenderse y otras cosas que le permitieron subsistir en el bosque.


Cuando llegó la ayuda, sólo este hombre fue encontrado con vida, lo que hubiera sido imposible si no hubiese estado preparado.
¿Qué pasaría si hubieras estado en su lugar? Posiblemente estarías muerto de hambre o por el ataque de algún animal, lo que nos enseña lo importante que es nuestra preparación.


“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” 2 Timoteo 3:16-17 (RVR 1960)


La Palabra de Dios, conocida como “la Biblia”, es fundamental para la preparación de un hijo de Dios, porque: enseña, corrige, adiestra y perfecciona, con la finalidad de que estemos preparados para el trabajo que tenemos como cristianos.


El Señor quiere que en su camino seamos como Charles Morse y “sepamos todo”; es decir, que seamos competentes espiritualmente y no nos hundamos o desesperemos en el camino, que sepamos enseñar o corregir al que lo necesita, y ser sabios para actuar cuando enfrentemos una situación inesperada, siendo guiados por lo que dice la palabra de Dios porque solamente de este modo saldremos victoriosos.


Si estás perdiendo la confianza en Dios porque estás enfrentando un tiempo de conflicto como una enfermedad, un derrumbe económico, pérdida de empleo u otros; entonces necesitas Palabra de Dios en tu corazón o quizá quieres dar a conocer el mensaje de Jesús pero no sabes cómo empezar, entonces requieres preparación.


En este momento, te animo a tomar la decisión de prepararte todos los días, apartando un tiempo importante para estudiar la palabra de Dios y realizar un buen servicio para Él.

4 Cosas Que La Oración NO Es

UN POCO DE ACEITE ES SUFICIENTE

“3 Él le dijo: Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas.4 Entra luego, y enciérrate tú y tus hijos; y echa en todas las vasijas, y cuando una esté llena, ponla aparte. 5 Y se fue la mujer, y cerró la puerta encerrándose ella y sus hijos; y ellos le traían las vasijas, y ella echaba del aceite. 6 Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite. 7 Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede…” 2 Reyes 4

Estos versos son parte de la historia de la viuda de un profeta, siervo de Eliseo. Esta mujer no era viuda de cualquier hombre, sino de un ministro, un hombre que se supone estuviese haciendo las cosas bien. Este caballero, siendo profeta, se metió en una deuda que no podía pagar. Este hombre, siendo un servidor, tomó malas decisiones y ahora su esposa lo iba a perder todo. Los acreedores querían quitarle sus hijos por causa de la deuda. La unción no paga deudas y, si tomas malas decisiones, aunque vayas a la iglesia, vas a tener los mismos resultados que tiene el mundo. No es ir a la iglesia lo que te hace diferente, son las decisiones que tomas, es lo que está dentro de ti. Solo los llenos, los que tienen algo en su interior, son los dirigidos por Dios.

Aquella mujer hizo lo que Eliseo le dijo que hiciera y el poco aceite que tenía Dios lo multiplicó hasta llenar todas las vasijas vacías. Tienes que disponer aquello que está dentro de ti para todo aquel que este vacío. El aumento de tu llenura depende de tu capacidad de llenar la vasijas vacías de los demás. El problema que tiene la iglesia es que piensa que no tiene nada que Dios pueda usar para llenar su vacío y el de otro. La iglesia quiere tener más de Dios y ser más llena de Dios sin dar el poquito de aceite que lleva dentro.

Cuando salgas afuera vas a tener que escoger qué es lo que va a salir de ti, ¿saldrá la vieja criatura, lo peor de ti, la dificultad, el coraje, el dolor, la angustia? No, permite que Dios multiplique lo que Él ha puesto en ti para llenar el vacío de otro. El aceite de esta mujer se estaba acabando, pero las vasijas de otros ya estaban vacías. Cuando tu aceite se esté acabando, no puedes tener miedo; lo que tienes que hacer es ponerlo en otros para que se multipliquen. La viuda encontró montones de vasijas vacías, lo que demostraba que ella era la mejor que estaba en el pueblo. El problema de muchos es que no se dan cuenta que el Espíritu que tienen es mejor de lo que tienen otros en sus casas. Si quieres más de eso que Dios ya te ha dado, lo único que te resta es ir a la casa del vecino y decirle yo tengo dentro de mí lo que puede llenar tu vacío, es poco, pero es suficiente para llenar tu vasija.

¿Cuál es el poco aceite que tienes? Puedes dar el poco aceite que tienes en todos los lugares vacíos y, mientras más lo das, más se multiplica, se multiplica al punto tal que algún día podrás vivir de eso. Dios te va a llevar a buscar los lugares vacíos, lo que hay dentro de ti es demasiado importante y Dios lo quiere multiplicar. Esta mujer veía cómo su aceite se acababa y todos, aun los que le sirven a Dios, a veces ven el aceite casi acabándose. Las cosas se complican y le reclamas a Dios porque, en vez de haber aumento, la cuenta se está vaciando. ¿Por qué te quejas y reclamas? Los problemas que tienes son a raíz de tus malas decisiones, pero aun así te queda un poco de aceite. El Espíritu de Dios está en ti y te está llevando a los lugares que te está llevando porque sabe que estás lleno de lo que necesitas para llenar a otros.

Tu mentalidad tiene que cambiar. ¿Te atreves ir a tocar la puerta del que está vacío? La diferencia entre esta mujer y otras que tenían vasijas vacías es que ella se atrevió, se atrevió a buscar dirección y ayuda en el lugar correcto. Cuando vas a la iglesia, más que a buscar ayuda, vas a recibir una instrucción de parte de Dios para ir allá afuera a buscar a aquellos que están vacíos. Cuando recibas la instrucción, no debes tener miedo de ir por los lugares vacíos porque el Espíritu Santo está dentro de ti.

Solo Dios puede decirte qué hacer con el aceite que tienes para multiplicarlo en otros que se encuentran vacíos. No seas presa del mundo, no te entristezcas porque tu vasija se esté vaciando; el poquito que tienes es lo que Dios va a usar para multiplicarlo y llenar a muchos. Aprende que Dios dirige solo a los llenos; solo a los que tienen algo de Dios, Él los manda a buscar a los vacíos. Tal vez no has visto todo el milagro de Dios para tu vida, pero lo que tienes es mejor de lo que tienen los que están allá afuera. Tienes que salir para llenar esos espacios vacíos y permitir que Dios, a través de ti, multiplique su gloria en esta tierra y puedas llenarla con lo mismo que te ha dado. Recibe esto, hoy, y sal con fe, creyéndole a Dios.

Buenas Tardes

Resultado de imagen para buenos dias de miercoles cristiano

Dios te habla

Sean, pues, imitadores de Dios como hijos amados.
Efesios 5:1


Porque Yo soy el SEÑOR, que los he hecho subir de la tierra de Egipto para ser su Dios; serán, pues, santos porque Yo soy santo.
Levítico 11:45

Resultado de imagen para buenos dias de miercoles cristiano

Si crees realmente en Mí

Hijo, si crees realmente en Mí no hagas diferencias entre personas……porque Yo he escogido justamente a los que todos desechan de este mundo para hacerlos ricos en la fe…


…por tanto no desprecies a nadie ni le juzgues en tu corazón……si pones tu preferencia y juzgas bien a los que son ricos, piensa que son generalmente los poderosos de este mundo los que aplastan a otros y llevan a los tribunales y siempre ganan porque tienen más dinero e influencias…


…cuando cumples la Ley de Mi Reino, tal como está en la Escritura que dice: Ama a tu prójimo como a ti mismo, haces lo correcto……porque cuando haces diferencias entre personas, cometes pecado y la misma Ley te denuncia como culpable…


…cuando hablas con otros hazlo y obra como quien ha de ser juzgado por una ley de libertad……porque habrá juicio sin misericordia para quien no ha sido misericordioso, mientras que la misericordia no tiene miedo al juicio… Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que renuncio en mí corazón a hacer acepción de personas… trataré de ser imparcial con el pobre y el que no lo es… trataré de amar a todos por igual en el amor de Cristo… seré misericordioso con el que necesita y recibiré misericordia de Dios… Amén.


Referencia Bíblica: Santiago 2:1-13

Agradecidos

Cuando Jesús se dirigía a Jerusalén, pasó por una aldea y allí diez hombres con lepra comenzaron a pedir su ayuda y fueron sanados, pero sólo una persona volvió para agradecer por el milagro que había recibido ¿Qué pasó con los otros nueve? (Lucas 17)


Esta historia nos muestra dos tipos de personas: los que saben agradecer y los que no lo saben hacer.
¿Qué es la gratitud? Es un sentimiento de estima y reconocimiento que una persona tiene hacia quien le ha hecho un favor o prestado un servicio, por el cual desea corresponderle.


Si hoy estás vivo, viste el amanecer y tuviste el privilegio de ver a los seres que amas ¡Ya tienes muchos motivos para agradecer!


1 Tesalonicenses 5:18 señala: “Den gracias a Dios por todo, porque esto es lo que él quiere de ustedes como creyentes en Cristo Jesús” (DHH), la palabra nos dice que debemos dar gracias por todo.


Quizás creas que no tienes una razón para agradecerle a Dios porque estás atravesando problemas físicos, espirituales, sentimentales, económicos, etc. resulta fácil agradecer por las cosas que recibimos y cuando estamos en tiempos de bendición pero ¿Podrías agradecer en medio de los problemas?
Reconocer el favor de Dios debe ir más allá de las circunstancias que atravesamos, el sólo hecho de amanecer con vida es un motivo enorme para dar gracias.


Demostrar agradecimiento en circunstancias dolorosas es una decisión personal, es la actitud que uno toma porque está totalmente seguro que No está solo y que Dios lo sostendrá. Agradecer también es una muestra de fe.


"Entrad por sus puertas con acción de gracias,
Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre"
Salmos 100:4 (RVR 1960)

TÚ DETIENES LA MALDICIÓN

“Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar. Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho. Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche.” Génesis 8: 20-22

Desde el versículo 11, vemos que Noé tenía señales de que el agua se había retirado de la faz de la tierra. Vemos que aun cuando él vio que la tierra estaba seca, se quedó unos días más. Noé no salió del arca hasta que Dios le dijo que podía salir. Más adelante, vemos que Noé ofrece sacrificio a Dios, y Dios hace un pacto diciendo que no volvería a maldecir la tierra por causa del hombre. Quien detiene la maldición de la tierra es el hombre. No es Dios quien va a detener la maldición sobre tu país, eres tú, cuando obedeces a Dios. Aquí es donde puedes ver la gracia y la misericordia de Dios.

Siempre hablamos de lo grande del diluvio, pero no hablamos de la gracia y misericordia de Dios. Más grande que el diluvio es la gracia de Dios, porque en tu humanidad tienes la inclinación a lo malo, pero Él te salva. Noé pasó por la experiencia del arca, pero siguió siendo humano, susceptible al pecado y a lo carnal. Lo grande es la misericordia de Dios.

En el capítulo 8, Dios le dice a Noé que saliera del arca y que fructificaran y se multiplicaran. En los primeros versículos del capítulo 9, también Dios los bendice y les dice que fructifiquen y se multipliquen, pero hay una diferencia entre ambos versículos: En el capítulo 8 fue una orden, mientras que en el capítulo 9 fue una bendición, que vino después de que Noé pasara por el altar.

Cuando el hombre peca y se multiplica el mal, Dios tiene que hallar uno que encuentre gracia delante de sus ojos. Encuentra a Noé y, cuando este sale del arca, lo primero que hace es presentarse en el altar de Dios. Dios toma por bueno lo que ve de Noé en el altar para bendecir su vida por el resto de sus días, aunque Dios sabe que el corazón de Noé sigue siendo humano. Dios no solo recibió la ofrenda de Noé, sino que también lo recibió a él, a pesar de sus imperfecciones. El hecho de que tú estés en el arca no te hace perfecto, pero cuando sales del arca, tienes que ir al altar y presentarte delante de Dios. Lo que Dios recibe de ti en el altar es lo que él bendice para que puedas seguir en tu vida. Dios sabe que tu corazón está inclinado a lo malo, pero él va a recibir tu ofrenda en el altar. Cuando lo que traes al altar es grato para Dios, en medio de tu imperfección, la misericordia de Dios será tan grande, que nunca más destruirá la tierra.

Dios le dice a Noé que nunca destruiría la tierra, y que ahora haría temporadas, en las cuales tendría que aprender a trabajar para crear un nuevo mundo. Dios recibe a Noé en el altar, lo bendice, y lo envía a multiplicarse. Lo que tienes que ver en estas Escrituras es lo grande de la misericordia de Dios, que te guarda del diluvio, de los problemas, y en medio de toda la crisis. Muchas personas esperan que, si alguien va a la iglesia, sea perfecto en todo, pero Dios no espera que seas perfecto, porque si lo fueras no servirías para mucho en el mundo. La diferencia entre los cristianos y los del mundo es que nosotros tenemos acceso a la gracia. El mundo ha experimentado la misericordia, Dios los ha guardado, pero nosotros no solo hemos sido guardados, sino que, cuando vamos al altar, tenemos acceso a algo más grande. Aunque Dios sepa que aún piensas en cosas negativas, que tu corazón sigue inclinado al mal, y tienes montones de cosas por las cuales tienes que pedirle perdón a Dios, con todo eso, Dios te cubre con su gracia. Cada vez que vas a la iglesia, no vas a un arca, vas al altar de Dios, y lo importante es que, cuando vas, es a recibir la gracia de Dios. Los que caminan en la gracia de Dios, van al altar, entregan todo lo que son y lo que tienen. Y, si a Dios le agrada lo que tú haces en el altar, él lo bendice y lo multiplica.
Cada vez que vas a la iglesia, debes ir enfocado en que te encontrarás con Dios. No debes desperdiciar ningún momento del servicio, cada cántico, cada alabanza, orar cuando se te pide, dar una ofrenda con alegría, porque Dios sabe que eres imperfecto, pero cada vez que vas al altar con lo mejor, Dios te bendice. Dios pone en tu vida temporadas donde Él mostrará su favor y gracia sobre ti. Dios no está buscando gente perfecta, él busca gente que vaya al altar perfecto, a sacrificar lo mejor de ellos.


Feliz Miércoles




Que en este feliz miércoles 


puedas aprovechar 


cada momento del día, 


Dios te regala la vida, 


te da su bendición y su cuidado. 


Cada día tiene muchas expresiones

 de amor de parte del Señor, 


por eso le damos gracias 


por todo lo que hace por nosotros, 


estamos vivos podemos ver 


a nuestros seres queridos, 


disfrutar de un lugar para refugiarnos, 


tener amigos y tenemos fuerzas 


para seguir adelante.

Romanos 6

Siervos de la justicia


15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos porque no estamos bajo la Ley, sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera! 16 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerlo, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte o sea de la obediencia para justicia? 17 Pero gracias a Dios que, aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina que os transmitieron; 18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. 19 Hablo como humano, por vuestra humana debilidad: así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la impureza y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia.
20 Cuando erais esclavos del pecado, erais libres con respecto a la justicia. 21 ¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte. 22 Pero ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación y, como fin, la vida eterna, 23 porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Buenos Dias

Resultado de imagen para buenos dias de miercoles cristiano

martes, 18 de julio de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para Buenas Noches de martes cristiano

¡Él Murió por Mí!

William y Mary Tanner estaban cruzando los rieles del ferrocarril cuando sucedió. El pie de Mary resbaló y se encajó entre el riel y el cruce para peatones de madera.


Ella trató frenéticamente de sacar el pie al tiempo que empezó a escuchar el ruido de un tren que se aproximaba. Sólo quedaban segundos, pues el expreso venía a toda prisa hacia ella por una curva. Will Tanner le haló el pie desesperadamente tratando de liberarla.


Cuando el tren se acercó más, y el silbido sonó a todo volumen, y los frenos chirriaron, Will la tomó en sus brazos.
Mientras la gente se estremecía horrorizada, el tren les pasó por encima.
Un testigo dijo que justo antes de que la máquina los golpeara escuchó al valiente hombre gritar: «¡Me voy a quedar contigo Mary!» ¡Ese sí que es un gran amor!
Esta historia me recuerda a nuestro Salvador, el cual nos amó con un amor que puede salvarnos (Juan 3:16).


La muerte se precipitó sobre Él mientras pendía en la cruz y asumió la pena completa que nosotros merecíamos. Escuchó a personas gritarle que se salvara a Sí mismo y que bajara de la cruz (Mateo 27:40). Pero para salvar a los demás, Cristo optó por no salvarse a Sí mismo (v.42).


Con amor divino y sacrificatorio, Jesús rehusó salvar su propia vida. Murió para poder perdonar nuestros pecados. Nuestro Salvador se quedó en la cruz: por ti y por mí.


LA ADORACIÓN ACELERA EL AMANECER.

Si David dice que LA ALEGRÍA llega con Cristo al amanecer entonces puedo acelerar el proceso, haré que mi noche (época de dolor) acabe más rápido alegrándome con mi Dios.
No colgaré mi arpa en los sauces, no me sentaré a llorar junto a los ríos de Babilonia, ni seré objeto de burla de mis enemigos (Salmo 137); ME GOZARÉ Y ME ALEGRARÉ ADORANDO A MI SEÑOR, y como consecuencia la tinieblas de la noche más oscuraTIENEN QUE HUIR.

“Mas sobre vosotros (los que teméis mi nombre) nacerá el sol de Justicia, y en sus alas traerá salvación, y saldréis y saltaréis como becerros de la manada” (Malaquías 4:2)

El apóstol Pablo se encontraba en una nave rumbo a Italia cuando de repente les azotó, primero un viento, luego una tormenta y por último un huracán.
La nave se estaba desarmando, no tenían velas, ni mástil ni timón, iban a la deriva, y por 14 días no habían comido, ni habían visto luz de sol, ni luna, ni estrella (era su noche más oscura).
Puesto en pie (como sólo los que tienen una historia con Dios lo pueden hacer) exhortó a todos aRECOBRAR ÁNIMO diciendo: ” esta noche ha estado conmigo el ángel de Dios (de quien soy y a quien sirvo) diciendo: NO TEMAS…” (Hechos 37:23)


Tengo una palabra de Dios para quien lea este mensaje:


DEJE DE LLORAR, sus lágrimas no harán sino hacer más oscura y sombría su noche. LEVÁNTESE en el nombre de Jesús, DESCUELGUE SU ARPA de los sauces y comience a ADORAR al señor por una victoria anticipada.


DECLARO SOBRE TU VIDA QUE EL SOL DE JUSTICIA (CRISTO JESÚS) SE LEVANTA SOBRE TÍ y hace huir toda tiniebla, dolor y pesar.DISFRUTA porque ha amanecido sobre ti su luz, y LA GLORIA DEL SEÑOR ha venido sobre ti. Aunque sobre el mundo entero se cierna la noche más oscura, sobre tí amanecerá la gloria del Señor (Isaías 60:1.2)

Resultado de imagen para Buenos dias de martes cristiano

¿Quién que viva no ha pasado alguna noche difícil?


“Porque un momento será su ira,pero su favor dura toda la vida.Por la noche durará el lloro,y a la mañana vendrá la alegría”Salmo 30:5




Tu día comienza
cuando
te decides a alabar
a Dios.


La noche que estuviste en esa sala de hospital, esperando noticias, temiendo lo peor. O aquella que pasaste llorando por la herida que causaron a tu corazón.
O aquella otra en que sentías temor, o hambre o frío. Y que tal aquella en la que te tocó despedir a un ser que amabas y partió hacia la eternidad?
Todos hemos tenido noches oscuras. Pero no todas las noches son tan oscuras. 

¿Qué tiene la noche que pareciera atraer o acrecentar pesares, dolores y quebrantos?


La noche, en este caso, no es la otra mitad del día; representa una época, una temporada que vivimos en la cual todo fue (o es) sombrío, oscuro, frío. Pareciera que nunca va a acabar. Sientes una intensa agonía y percibes el peligro a cada instante.
Dios no pudo escoger a nadie mejor para hablarnos de noches oscuras que David. Él sí sabía de noches oscuras, de persecuciones, de traiciones y soledad, de dolor y peligros de muerte, de huir de un patrón como de un hijo, de llorar la muerte de un amigos como la de su bebé recién nacido. Sabía de menosprecios y humillaciones. David es el mejor para hablarnos del tema.


David nos cuenta que la noche termina cuando comienza el día; y tu día comienza cuando te decides a alabar a Dios.
No tienes que sentarte a llorar hasta que todo acabe (a su propio ritmo). Lo último que verás en tu noche más oscura, LO ÚLTIMO QUE SE ESCUCHARÁ antes que amanezca SERÁ TU ADORACIÓN AL SEÑOR.


Job lo dijo de esta manera: “¿Dónde está Dios mi hacedor, que me da cánticos en las noches?” (Job 35:10)


David, una vez más, lo declara: “Pero de día mandará el Señor su misericordia, y de noche su cántico estará conmigo, y mi oración al Dios de mi vida” (Salmo 43:8)
Y otra vez: “Al señor busqué en el día de angustia; a él alzaba mis manos de noche y sin descanso” (Salmo 77:2). Y finalmente: “… Aún la noche RESPLANDECERÁ alrededor de mí” (Salmo 139:11)

Esparcir semillas

Mas el que fue sembrado en buena tierra […] da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno (v. 23).
Lectura: Mateo 13:1-9

Recibí un maravilloso email de una mujer que escribió: «Tu mamá fue mi maestra de primer grado en 1958. Nos hizo aprender el Salmo 23 y recitarlo frente a la clase, y a mí me aterraba hacerlo. Sin embargo, fue el único contacto que tuve con la Biblia hasta 1997, cuando me entregué a Cristo. Entonces, los recuerdos de la Sra. McCasland volvieron como un torrente al releer el Salmo».
Jesús le contó a una gran multitud una parábola sobre un agricultor que sembró semillas que cayeron en distintos tipos de suelos: un suelo duro, uno rocoso, uno espinoso y uno fértil (Mateo 13:1-9). Aunque algunas semillas nunca crecieron, «el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, […] y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno» (v. 23).
En los 20 años que mi madre enseñó en escuelas públicas, junto con la lectura, la escritura y la aritmética, desparramó semillas de bondad y el mensaje del amor de Dios.

El email de su antigua alumna terminaba así: «Por supuesto, he tenido otras influencias posteriores en mi andar cristiano, pero mi corazón siempre vuelve al [Salmo 23] y a la dulzura de [tu mamá]».
Una semilla del amor de Dios que se planta hoy puede producir una impresionante cosecha.


Señor, hoy quiero que mi vida siembre buenas semillas en los que me rodean.


Nosotros sembramos; Dios produce la cosecha.

El Consolador

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad… (v. 13).
Lectura: Juan 16:7-15


Cuando subí al avión para ir a estudiar a una ciudad lejana, me sentí nerviosa y sola. Pero, durante el vuelo, recordé cómo Jesús les prometió a sus discípulos la presencia consoladora del Espíritu Santo.
Los amigos de Jesús seguramente quedaron desconcertados cuando Él les dijo: «Os conviene que yo me vaya» (Juan 16:7). ¿Cómo podían ellos, que habían presenciado sus milagros y aprendido sus enseñanzas, estar mejor sin Él? Sin embargo, Jesús les dijo que, si se iba, vendría el Consolador, el Espíritu Santo.
Cerca de sus últimas horas en la Tierra, Jesús les compartió algo a sus discípulos (en Juan 14–17) para ayudarlos a entender su muerte y ascensión. Algo central a esta conversación fue la venida del Espíritu Santo, un consolador (14:16-17) que estaría con ellos (15:15), les enseñaría (v. 26), testificaría (v. 26) y los guiaría (16:13).

Los que aceptamos la nueva vida que Dios nos ofrece, recibimos este regalo de su Espíritu que mora en nosotros, nos convence de pecado y nos ayuda a arrepentirnos. Este Consolador nos conforta cuando sufrimos, nos fortalece para soportar las pruebas, y nos da sabiduría para entender las enseñanzas de Dios, esperanza y fe para creer, y amor para compartir.


Padre, gracias por enviar a tu Hijo a salvarnos y a tu Espíritu a consolarnos.


El Espíritu Santo llena a los seguidores de Jesús.

El pensamiento del Día

Mi amado Dios, tu que todo lo puede,

para ti nada hay imposible. Te pido me ayudes

a mantener el enfoque en la perspectiva eterna,

entendiendo que fuera de ti no soy nada.

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos, el que permanece

en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque

separados de mi nada podéis hacer.
Juan 15:5

La dádiva de Dios es vida eterna – Romanos 6:23

Buenas Tardes

Resultado de imagen para Buenos dias de martes cristiano

ES POR TU BIEN



“Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos.” Romanos 8:28 (NTV)


Alguna vez te has preguntado ¿Por qué si tengo a Dios en mi vida las cosas no ocurren como quiero? Son frecuentes estás interrogantes en la vida del creyente, pero debemos tener presente esta verdad: “Nada es casualidad, todo tiene un propósito” quizás lo que has estado pidiendo no se ha cumplido o no has logrado tu meta personal, ¡tranquilo! porque si no se ha cumplido es porque Dios tiene algo mejor para ti y todo es parte de un plan bueno y perfecto.

Resultado de imagen para Buenos dias de martes cristiano

¿Se rompió algo en tu vida?




Se cuenta que una vez iba un hombre en su auto por una larga y muy solitaria carretera cuando de pronto su carro comenzó a detenerse hasta quedar estático.
El hombre bajó, revisó el auto, trató de averiguar qué era lo que tenía. Pensaba que pronto podría encontrar el desperfecto, pues hacía muchos años que lo conducía. Sin embargo, después de mucho tiempo se dio cuenta de que no hallaba la falla del motor.


En ese momento apareció otro automóvil, del cual bajó un señor a ofrecerle ayuda. El dueño del primer carro le dijo: “Mira, este es mi auto de toda la vida, lo conozco como la palma de mi mano. No creo que tú, sin ser el dueño, puedas o sepas hacer algo”.


El otro hombre insistió con una sonrisa, hasta que finalmente el primer hombre dijo: “Está bien, haz el intento, pero no creo que puedas, pues este es mi auto”.
El segundo hombre se puso manos a la obra y en pocos minutos encontró el daño que tenía el auto y lo pudo arrancar.
El dueño del carro quedó atónito y preguntó: “¿Cómo pudiste arreglar el fallo si es MI auto?”


El segundo hombre contestó: “Verás, mi nombre es Felix Wankel. Yo inventé el motor rotativo que usa tu auto”.
Muchas veces, al igual que el primer hombre, queremos solucionarlo todo por nuestra cuenta, creemos que porque es nuestra familia, nuestra casa, nuestra deuda, nuestro trabajo, nuestros hijos, nuestros corazones, etc. nosotros podremos reparar y solucionar todos los problemas que se presenten y olvidamos que es Dios quien nos creó, que fue Él quien nos dio las bendiciones que tenemos y creemos que nosotros podemos hacer un mejor trabajo que Él.


Pero lo cierto es que por más que luchemos y nos esforcemos en solucionar un problema, nadie lo hará mejor que Dios, porque Él nos conoce mejor de lo que nosotros mismos podremos conocernos un día, nos ama infinitamente y sabe qué es lo mejor para cada uno de nosotros.


Permite que Dios pueda sanar tu corazón, restaurar tu familia, hacerte soñar de nuevo, entrégale la vida de tus hijos, tu matrimonio y permítele que repare todo lo que está dañado.
Recuerda que la misericordia de Dios es para siempre y que Él cumplirá su propósito en nuestras vidas y ¿cómo no lo haría si somos creación especial suya, hechos a Su Imagen y Semejanza?


“Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos”. Salmos 138:8 (RVR1960)
¿Se rompió algo? Nadie mejor que Dios, tu creador, para ordenar tus caminos, sanar tu corazón herido, restaurar tu familia, cumplir tus sueños y darte aún mejores. Nunca olvides que Él lo sabe todo de ti, conoce cada detalle y tiene grandes planes para tu vida.