Evangelismo

Ultimas fotos

lunes, 12 de junio de 2017

¿Tu casa es un hotel?

Quiero triunfar en el camino de perfección: ¿Cuándo me visitarás? Quiero conducirme en mi propia casa con integridad de corazón.Salmo 101:2


Venimos analizando los diferentes tipos de hogares en los que quizá vivamos y sé que Dios nos está mostrando a cada uno lo que está mal y lo que debemos corregir con su ayuda. Tal parece que en la casa tipo hotel no vive nadie. Es posible que sean familias numerosas, pero como ninguno permanece allí, se asemeja más bien a un hotel. Cada uno tiene sus llaves y no hay un control de llegada ni de salida. La cocina en este hogar prácticamente no funciona, pues nunca se coincide en la casa a las horas de la comida.


Siempre que llega alguno de la familia, revisa si tiene mensajes y después se va a su habitación. Pueden pasar varios días sin verse a la cara los miembros de este tipo de hogar. Aquí en este hogar no hay koinonía, ni hay momentos para disfrutar en familia, muchísimo menos de orar, porque están muy ocupados.
En el hogar hotel no hay nadie que se preocupe por las necesidades de los demás a no ser que exista una emergencia que requiera la atención de todos sus huéspedes. Es un hogar muy frío donde se carece de la presencia de Dios.


¡Huy! ¿Habrá alguien que diga que así es su casa? ¿Que todo lo que se describe hoy es poco para el infierno en que vive?


Te recuerdo que Dios siempre tiene una oportunidad para ti. Solo necesitas un corazón arrepentido y entregarle al Señor esos errores. Entonces Él, con su amor, te dará un hogar como lo necesitan tus hijos. Un hogar en el que se respire a familia, a compartir la mesa y a orar juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario