Evangelismo

Ultimas fotos

jueves, 15 de junio de 2017

¿Tu casa es un cuadrilátero?

Así dice el Señor [...] «Búsquenme y vivirán».Amós 5:4


Es triste, pero a muchos nos ha tocado en alguna época de nuestra vida ver algún lugar de la casa convertido en un ring de pelea. Quiero que sepan que lo viví en algunas oportunidades. Durante mi primer matrimonio, tuve algunos problemas por violencia doméstica. Así que mi cuarto, baño y cocina fueron un cuadrilátero donde el público eran dos criaturas que temblaban de miedo.


¡Cuántas mujeres maltratadas saben de lo que estoy hablando! Sin embargo, no solo se trata de peleas entre parejas, también existen entre padres e hijos que se faltan al respeto. Incluso, puede haber algunos golpes en esas discusiones.
El problema no termina aquí, ¿qué me dicen de los hermanos en los que menos los une es el amor? Se odian y se desafían dentro de la casa a puño limpio, sin importar que el público presente sea sus padres y a veces abuelos.


Dios no formó la familia para que tú y yo la despedacemos de esa manera. A veces pienso en qué sentirá Dios cuando ve desde el cielo tanta agresividad.
Padres, hijos, no podemos permitir que esto siga pasando. Queremos hogares felices e hijos estables. Debemos cortar de raíz la violencia dentro de la familia. Si tu hogar está expuesto a este tipo de situación, debes buscar ayuda de inmediato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario