Evangelismo

Ultimas fotos

domingo, 4 de junio de 2017

Todo

Lee Apocalipsis 1.4-6


Cuando se crucificaba a una persona, se clavaban en la cruz la lista de sus delitos para que todos supieran la razón por la que se le condenaba a morir de esa manera. Al ser crucificado Jesús, los soldados clavaron una señal en la cruz que decía: “JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS”. La acusación contra Jesús fue que Él era un rey, un rebelde contra el emperador romano y una ofensa a los judíos que estaban buscando un tipo diferente de rey.


Pero dice la Palabra de Dios que la lista de acusaciones contra ti también fue clavada en la cruz. Todas las leyes que has quebrantado, todos los requisitos que has dejado de cumplir fueron clavados por Dios en la cruz. Se puso allí la lista de tus pecados, pero no tuviste que morir por ellos. Jesús murió por ellos en tu lugar.
La Biblia te dice: «Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz» (Colosenses 2.13-14).


Estabas espiritualmente muerto en tus pecados. Estabas entre los impuros y los apartados del pueblo de Dios. Pero ahora todo eso ha cambiado. Se te han perdonado todos tus pecados porque Jesucristo pagó el castigo por ellos en la cruz. Ya no estás muerto, has recibido vida con Cristo porque se ha cumplido la pena de muerte bajo la cual estabas.


Se han retirado todas las acusaciones contra ti, ya que el castigo se ha cumplido. Se te ha declarado inocente, no porque lo merezcas, sino porque todas tus ofensas contra Dios se han puesto sobre Jesucristo, quien satisface a Dios el juez justo.


Reflexión:


No tengo palabras suficientes para alabar a Cristo por morir para darme vida y vida en abundancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario