Evangelismo

Ultimas fotos

domingo, 11 de junio de 2017

LOS QUE DIOS ESCOGE

En estos tiempos, muchos países han estado pasando por diferentes tipos de problemas. La ciudadanía le echa la culpa de la situación del país a sus respectivos gobernantes, acusándoles de corruptos. No se dan cuenta que los que están en estas posiciones han salido de sus propias comunidades, de sus escuelas. Estos gobernantes, durante su desarrollo y crianza, pasaron por manos de maestros y líderes en sus comunidades que no supieron protegerle para que, cuando llegaran a ser los gobernantes del país, pudieran tomar las decisiones necesarias con un corazón sano. De seguro, aquellos maestros y líderes desconocían que tal vez algún día ese niño o joven gobernaría. Tal vez menospreciaron sus sueños y dudaron de sus capacidades. Por la falta de compasión, aquellos líderes y maestros no cuidaron del corazón de sus gobernantes durante su desarrollo, y hoy sufren las consecuencias de esos frutos. Ahora gobiernan desde la posición de un corazón que está dañado.

Precisamente, Dios escogió a David para ser rey, porque vio en él un buen corazón. Dios necesitaba un hombre que, cuando llegara al reinado no tuviese un corazón dañado. Dios escogió a David porque sabía que, en su proceso hacia convertirse en rey, su corazón no se dañaría. La realidad es que, en tu caminar a través de las temporadas, no debes permitir que tu corazón se dañe. No importa lo que el mundo diga o haga, no importa la traición, el dolor o cuánto daño hayan intentado hacerte, guarda tu corazón y párate firme en lo que sabes que Dios te ha prometido. Si Dios prometió, lo va a hacer dondequiera y comoquiera, no importa lo que el mundo haga. Lo que Dios tiene preparado para ti, nadie te lo puede quitar, pero procura llegar a ese lugar con el corazón correcto. Dios quiere, a través de ti, poder ayudar, servir, sanar el corazón de otros, y cuidar que no pasen por esa misma experiencia; por eso, sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón porque de el mana la vida. Si hay algo que tienes que evitar, es que alguien toque tu corazón para dañarlo.

En el sistema cultural actual, por la naturaleza humana, siempre habrá líderes que no harán lo correcto. Todos, de alguna manera u otra, han sido tocados y afectados por alguien de autoridad que no utilizó su posición de la forma correcta, que no hizo lo que tenía que hacer, y causó una herida en el corazón. Esto es muy importante porque el recuerdo y el dolor de esas heridas a veces se ven más grandes que las promesas de Dios para tu vida. Es lamentable que, a veces, pueblos completos se vean afectados, lastimados, heridos, con poca esperanza y capacidad de ser sensibles, porque simplemente hubo una experiencia que limitó lo que Dios quería hacer con ellos.

Para volver a la sensibilidad del corazón, tienes que entender que, por más errores que se cometan, Dios siempre levanta una nueva generación con el corazón correcto para dirigir al pueblo a los lugares que Él quiere. En ocasiones, no estarás de acuerdo con la persona o su estilo de hacer las cosas, pero no puedes confundir estas cosas con el llamado de Dios en la vida de una persona. La falta de un corazón sensible, a causa del dolor y la angustia, elimina la fe en que Dios pueda levantar nuevos líderes para cumplir su plan. La falta de sensibilidad te hace cuestionar: ¿Podrá Dios levantar a alguien que lidere de la forma correcta? ¿Podrá Dios realmente darme un maestro, un mentor en los negocios, que realmente busque el bienestar de mi vida? A causa de las malas experiencias del pasado, cierras la posibilidad de lo que Dios puede hacer en el futuro. Abre tu corazón a la posibilidad de que no importa cómo otros líderes te hayan marcado, Dios puede traer a alguien a tu vida para dirigirte al lugar que tú necesitas y que Él tiene destinado para ti. Si no lo haces, no podrás ver todo lo que Dios tiene para tu vida.

“15 Entonces respondió Moisés á Jehová, diciendo: 16 Ponga Jehová, Dios de los espíritus de toda carne, varón sobre la congregación, 17 Que salga delante de ellos, y que entre delante de ellos, que los saque y los introduzca; porque la congregación de Jehová no sea como ovejas sin pastor. 18 Y Jehová dijo a Moisés: Toma a Josué hijo de Nun, varón en el cual hay espíritu, y pondrás tu mano sobre él; 19 Y ponerlo has delante de Eleazar el sacerdote, y delante de toda la congregación; y le darás órdenes en presencia de ellos. 20 Y pondrás de tu dignidad sobre él, para que toda la congregación de los hijos de Israel le obedezcan.” Números 27:15

Dios contestó la oración de Moisés y puso a Josué, quien tenía un espíritu diferente a los demás. Entiende, hoy, que Dios siempre va a levantar gente para dirigirte al lugar correcto. La promesa de Dios para ti se va a cumplir, en la medida que tengas líderes que te guíen en el desierto y te lleven hasta tu tierra prometida. No fuiste hecho para morir en el desierto, no fuiste hecho para seguir dando vueltas en el mismo lugar. Dios escucha y contesta tu oración, Él pondrá gente en tu vida que te dirija con el corazón correcto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario