Evangelismo

Ultimas fotos

miércoles, 14 de junio de 2017

La oración

Ustedes me invocarán, y vendrán a suplicarme, y yo los escucharé. Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón.Jeremías 29:12-13


La oración no debe ser la repetición como loritos de las palabras que nos han enseñado. La oración va más allá, pues es un principio de vida. Es un recurso que nos dejó Dios a fin de interceder por los demás. Es una comunicación directa con Él.


En el momento de la oración debemos abrir nuestro corazón al Padre que está ahí pendiente de lo que estamos orando. Por eso, la oración no es una técnica, aunque debemos aprender a orar y ser precisos en la manera de orar. Es decir, debemos ser específicos cuando le estemos pidiendo algo a Dios.
La oración por las necesidades de los demás trae también tremendos beneficios. En el Manual de Instrucciones, Dios dice que cuando nos preocupamos por los problemas de los demás, Él se preocupa por los nuestros.


La oración es milagrosa. Además, la oración debe servir de protección. Por eso es tan importante cubrir con oración a nuestros hijos, cónyuges y hasta el trabajo y los compañeros. La oración es tan poderosa que Dios nos manda a orar hasta por nuestros enemigos.


La Palabra también nos dice que debemos orar sin cesar. Si no estás acostumbrado a hacerlo, no te preocupes. Empieza poco a poco cuando estés a solas con Dios. Habla con Él y hazlo todos los días hasta que llegue el momento en que, aun cuando estés es la calle, te encuentres en comunicación permanente con tu Padre

No hay comentarios:

Publicar un comentario