Evangelismo

Ultimas fotos

viernes, 16 de junio de 2017

“La dádiva del hombre le ensancha el camino y le lleva delante de los grandes.”Proverbios 18:16

Lo invito a observar hoy en la Palabra de Dios, acerca de Salomón. Recibió el llamado de Dios, lo que Dios tenía planeado como propósito para él. Y dice la escritura en 2ª Crónicas 1:6 que él fue al altar y sembró mil holocaustos en un sólo día. Hizo algo que no había hecho nunca y que otros no habían hecho tampoco. Él sembró de acuerdo a lo que Dios tenía planeado para su vida. Cuando usted siembra semillas va creando una atmosfera. Él sembró esas semillas y con esa atmósfera que creó atrajo a Dios. En el versículo 7 dice que esa misma noche se le apareció Dios, y le dijo: “Pídeme lo que quieras que yo te lo voy a dar.” Y él le pidió sabiduría y ciencia para gobernar a ese pueblo. Todos nosotros nos hemos dado cuenta que muchas cosas en nuestra vida nos trajeron una cosecha equivocada porque hicimos algo que no era correcto, algo fuera de lugar. Ahora que estamos en el Señor, tenemos que ser sabios para ir plantando la semilla correcta e ir levantando la cosecha. Tiene derecho a vivir en excelencia en todas las áreas de su vida, y no se conforme con mediocridades cuando Dios tiene algo grandioso y elevado preparado para usted. Dios le dio lo que Salomón le pidió pero le añadió algo más, porque Dios vio que él sembró de acuerdo al propósito que él tenía para su vida. Él lo movilizó a Dios para lo que había de venir.


Y Dios quiere que todo lo que emprenda lo haga en pacto con Él. La Biblia dice que le añadió bienes, riquezas y gloria. Si no hubiera sido que al final se desvió de su propósito, Salomón hubiera tenido un reinado como ningún otro. No limite a Dios, y abra su corazón con fe para que se le ensanche el camino de la bendición por delante.

Sepa que la dádiva le crea el futuro. Como usted trata el dinero demuestra de qué manera también usted va a tratar otras cosas de la vida, y le da una visión de cómo tratará las cosas de Dios.


Recuerde: su dádiva determina su futuro. Le ensancha el camino y lo lleva delante de los grandes.


Oración: Padre, hoy me determino a ser dadivoso. Quiero ensanchar mi camino y sé que me pondrás delante de los grandes. No cerraré mi mano ante ti sino que seré generoso para caminar bendecido hacia mi propósito. En el nombre de Jesús, amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario