Evangelismo

Ultimas fotos

miércoles, 21 de junio de 2017

DIOS ORDENA TU VIDA

Una de las peores sensaciones que tú puedes tener es la de sentirte vacío. Una de las peores cosas que puedes ver con tus ojos naturales es cómo tu cuenta de banco se vacía, cómo tu refrigerador se vacía, ver cómo las cosas van desapareciendo de tu vida. Todo esto crea una sensación y una situación muy difícil. La sensación de que, sin importar lo que tú hagas, nada puede llenar esos vacíos, puede provocar que tomes las peores decisiones de tu vida. Pero, ¿cómo llenar tu vida de la manera correcta?

Tú puedes provocar en tu vida la multiplicación divina, para vivir el plan de Dios, y nunca más volver a experimentar ese vacío que hay en tu interior.

El estar vacío provoca desesperación en tu corazón, y tu primera reacción es buscar algo con qué llenar ese vacío. Pero, luego de intentar llenar ese vacío con cualquier cosa, te sientes peor. Por ejemplo, sabes que debes comer bien, pero en un momento de estrés, buscas calmar tu ansiedad comiendo de más, y después te sientes peor, porque la comida no tan solo no cumplió con llenar el vacío en tu interior, sino que ahora te sientes todavía más vacío que antes. Un vacío no necesariamente se llena ocupando ese espacio con algo. Un vacío no es provocado necesariamente por la falta de algo. Los vacíos espirituales y emocionales, según la Palabra del Señor, son provocados por una condición espiritual de desorden. El desorden provoca vacío en tu vida. Si tú eres capaz de comenzar a poner orden en tu vida, los vacíos, eventualmente, se van a llenar.

Tu vacío no es producto de la falta de algo. El vacío es producto del desorden. En el libro de Génesis, la Palabra nos muestra la condición de la tierra, cuando nos dice que la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas cubrían la faz de las aguas. Primero hay desorden, luego viene el vacío, y lo próximo son las tinieblas. El desorden provoca vacío. Dios no puede comenzar a llenar la tierra, sino hasta que primero la ordena. Primero experimentas desorden, lo que provoca vacío y, si no se llena correctamente ese vacío y permanece por mucho tiempo, entonces vienen las tinieblas. Las tinieblas representan depresión, amargura, estados de confusión. Pero Dios quiere traer llenura a tu vida, y esos vacíos van a desaparecer. Ese círculo vicioso en el que cayó la tierra en un momento dado, se va a eliminar de tu vida.

Quizás estás experimentando tinieblas, y has tratado de llenar tus vacíos con cosas incorrectas, y hoy estás viviendo tinieblas en tu mente, tus pensamientos son errados. Pero, en el nombre poderoso de Jesús, ese ciclo acaba en tu vida, las tinieblas desaparecen, son eliminados los vacíos, Dios comienza a poner orden en tu vida, y todo comienza a cambiar para ti.

La fórmula del enemigo es traer desorden a tu vida, que provoca vacío, y luego trae tinieblas. Pero Dios tiene una fórmula correcta, que es la que tú tienes que usar para poder llenar los vacíos, y poder experimentar el destino de Dios para tu vida. Dios quiere hacer contigo, como hizo con la tierra; Él quiere traer orden, para llenarte de bendición y para mostrar su gloria sobre ti.

La fórmula de Dios es, primero, traer orden; en segundo lugar, Dios llena; luego, bendice; y, entonces, multiplica. Dios multiplica para que el vacío nunca vuelva a existir, para que, aquello con lo que Él llenó, sea lo que ocupe lo que antes estuvo vacío.

El problema es que la gente no entiende que no se puede llenar, sino hasta que, primero, se traiga orden. Cuando hablamos de ordenar, hablamos de separar. La Biblia dice, en Génesis, que Dios separó la noche, del día; Él no hizo el sol y la luna primero, sino que hizo la luz y las tinieblas. Dios separó las aguas de arriba, de las de abajo; luego separa las aguas, de la tierra. Y, luego que separa todas las cosas, entonces, Él puede comenzar a llenar. Puso el sol, en la luz; la luna, en la oscuridad; los pájaros, en el aire; los peces, en el agua. Dios no podía llenar la tierra, sin primero traer orden, y el orden viene cuando tú separas. Los vacíos en tu vida vienen porque tú no has separado cosas que tienes que separar, cosas que tienes que ubicar. Tú tienes que aprender a ubicar las cosas en el lugar correcto. ¿Cómo Dios iba a poner peces, si estaba todo mezclado? ¿Cómo poner animales en la tierra, si estaba mezclada con las aguas? Si no hay orden en tu vida, si no has separado, ubicado las cosas en los lugares correctos, no la puedes llenar con nada.

Tus vacíos no se llenan tratando de poner algo, porque pudieras poner algo que es incorrecto, algo desubicado, que lo que va a provocar es más vacío en tu vida. Pídele a Dios que traiga orden a tu vida. Si tú comienzas a ordenar tus pensamientos, a separar tus relaciones, tus negocios, a ubicar las cosas en el lugar correcto, entonces Dios podrá traer bendición a tu vida, para que tú puedas vivir la vida que Él tiene para ti, una llena de paz y gozo, una vida plena.

Dios quiere traer orden a tu vida. Tus vacíos van a desparecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario