Evangelismo

Ultimas fotos

sábado, 24 de junio de 2017

CUANDO VENGAN LOS MALOS TIEMPOS

«Si tienes que pasar por el agua, yo estaré contigo, si tienes que cruzar ríos, no te ahogarás,’ si tienes que pasar por el fuego, no te quemarás, las llamas no arderán en ti. Isaías 43: 2-3.


Charlie Brown era encantador. Olvidadizo, siempre se estaba equivocando y era el hazmerreír de todo el mundo. Sigue siendo uno de mis personajes favoritos, pero al pobre le pasan cosas muy duras. En Halloween, se pasó la noche pidiendo dulces y siempre le daban piedras. Al final de la noche, ¡tenía una enorme bolsa de piedras! ¿Y qué me dices de ese enclenque árbol de Navidad que consiguió,con el que hizo el ridículo en un concurso?


Nadie lo invitaba a ninguna fiesta, y ni siquiera le crecía el cabello. ¡Pobrecito! Nunca le salía nada bien al bueno de Charlie Brown. Pero él es solo un dibujo animado, no como Stacy


Stacy es mi amiga, una Charlie Brown de la vida real, a la que siempre le pasan cosas malas, que no nos pasan normalmente a los demás. Un día ella estaba en la sección de camping de unos grandes almacenes cuando, de la nada, de un estante superior le cayó una nevera encima, causándole un chichón en la cabeza. En una boda en la que ella era dama de honor, su vestido acabó en llamas.
Lo más terrible fue una noche en la que ella estaba sola en casa y la policía llamó para decirle que alguien les estaba haciendo llamadas desde el interior de su casa. ¡Estaba aterrorizada! Al final, resultó ser un número equivocado, pero por supuesto, ¡le tenía que pasar a ella!


Cuando nos suceden cosas verdaderamente malas, el tipo de cosas que no son divertidas en absoluto, nos preguntamos si Dios hubiera podido evitarlas.
Eso es lo que dice el versículo de hoy. Habla de situaciones difíciles, como pasar por el agua o por el fuego, Él sabe que esas cosas malas pueden sucedernos en la vida, porque vivimos en un mundo de pecado. Sin embargo Dios también quiere que nos demos cuenta de que cuando vengan los malos tiempos, él estará ahí para ayudarnos. Lo malo de la vida no tiene por qué derrotarnos; Dios nos ayudará a superarlo. ¿Por qué? Porque él estará ahí. Él es más grande que lo peor que pueda llegar a pasarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario