Evangelismo

Ultimas fotos

viernes, 9 de junio de 2017

COMO DIOS TE AMÓ

“Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará. Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo ahora a vosotros: A donde yo voy, vosotros no podéis ir. Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.” Juan 13:31-35

Esta porción nos enseña que debemos tener comunión los unos con los otros, lo cual a veces se nos hace difícil. Una de las cosas que Dios quiere reflejar en ti es su amor. El amor de Dios debe verse en tu rostro, en tus acciones y en cada una de tus expresiones. Una de las maneras en las que mostramos que vivimos en amor, es cuando aprendemos a honrar a aquellos que merecen honra.

La Biblia dice que no hagamos nada por contienda y vanagloria, sino que vivíamos en humildad, estimando a los demás como superiores a uno mismo. No seas de las personas que les restan valor a otras; abstente de deshonrar a los demás. Todos vivimos bajo la ley de la siembra y la cosecha; cuando haces mal a una persona, en algún momento vas a recibir la cosecha de tus acciones. Cuando siembras una buena semilla, esperas que dé mucho fruto; así mismo sucede cuando siembras una mala semilla. La Biblia nos enseña que, a dondequiera que vayamos, aprendamos a vivir en armonía los unos con los otros.

¡Qué mucho les gusta a muchas personas vivir peleando y discutiendo! Tú puedes pensar diferente a las personas, pero eso no significa que vivas peleando con los demás. Es malo vivir en contienda, y es triste vivir en peleas. Es difícil volverle a hablar a una persona después que te peleaste con ella, pero se tú quien haga la paz con todo el mundo. Sé tú un pacificador entre todos tus hermanos. No seas cizañero ni andes llevando chismes entre las personas. No andes diciendo medias verdades; eso provoca problemas entre los hermanos. Aprende a vivir en paz, y a aceptar a tus hermanos. Es bueno cuando puedes aceptar a los demás y continuar las relaciones en paz, a pesar de las diferencias.

Vive en compasión y amor. Sé un reflejo del amor de Dios para otras personas. Sé la persona que lleva la paz a dondequiera que vayas. Sé tú la persona que hace lo correcto y toma las mejores decisiones. Evita hablar lo que no sabes; el problema de muchas personas es que no hablan con la verdad.

Hay momentos en la vida donde uno toma acciones que podrían hacerte temblar las piernas. Son situaciones que podrían quitarte el sueño y darte muchos nervios. Pero la Biblia nos habla de una paz que sobrepasa todo entendimiento. Cuando el entendimiento te dice que deberías estar más nervioso, la paz te permite tomar decisiones. Cuando el entendimiento te dice que le des la espalda a una situación, tienes que aprender a estar ahí firme para que la luz de Dios pueda reflejarse.

Cuando las situaciones te inviten a no decir la verdad por temor a las consecuencias, permite que la sabiduría de Dios opere en ti, y puedas estar firme, y aceptar las consecuencias de tus verdades. Cree que Dios va a traer recompensa sobre tu vida, y que, de acuerdo a la verdad, vas a vivir en lo que Dios quiere para tu vida. Nuestro carácter, muchas veces, nos invita a enojarnos, a pelear; pero deja que el amor de Dios en ti te permita demostrarles a tus hermanos que Dios está contigo. Demuestra que tú puedes sonreír, aunque te ofendan; que puedes hacer lo correcto, a pesar de las situaciones. Perdona a los que te ofenden, y bendice a los que te maldicen.

Haz los ajustes que tengas que hacer en tu carácter. Quizás estés indeciso sobre vivir y hablar la verdad, o quizás alguien te ha ofendido, o has ofendido a alguien; Dios hablará a tu vida y te transformará de una manera especial. Dios va a cambiar tu manera de vivir. Que estos principios te ayuden a tomar decisiones, y mejoren tu carácter para que Dios pueda llevarte a un nuevo nivel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario