Evangelismo

Ultimas fotos

lunes, 1 de mayo de 2017

Y LE BAUTIZÓ

“Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.” Hechos 8:36–38

El 28 de noviembre de 1968, si mi memoria no me falla, yo fui bautizado por el Rev. Francisco Colón Brunet en la Primera Iglesia Bautista de Río Piedras. Hace más o menos cuarentaiocho (48) años que yo fui bautizado. Ese día era Día de Acción de Gracias. Yo tendría unos diecisiete (17) años. Un año antes yo había hecho mi pública profesión de fe.

El bautismo es una ceremonia religiosa a través de la cual una persona da testimonio de su fe en Jesucristo como su Salvador Personal y se une a una iglesia local.

Jesús le encomendó a la iglesia naciente una tarea.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:29)

El evangelista Marcos lo presenta así: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. (Marcos 16:15,16)

A través del libro de los Hechos se presenta varias ocasiones como la iglesia naciente cumplió con ese mandato de Jesús.

Luego de Pedro predicar el mensaje en el Día de Pentecostés la Biblia señala lo siguiente

Los que oyeron estas palabras se pusieron muy tristes y preocupados. Entonces les preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles:
–Amigos israelitas, ¿y qué debemos hacer?
–Pedro les contestó: Pídanle perdón a Dios, vuelvan a obedecerlo, y dejen que nosotros los bauticemos en el nombre de Jesucristo.

El relato bíblico señala que más o menos 3,000 personas fueron bautizadas en esa ocasión (Hechos 2:37,38,41)

Después del martirio de Esteban la iglesia comenzó a ser perseguida y Felipe, uno de los diáconos llegó hasta la ciudad de Samaria y les predicó a Cristo. Hombres y mujeres fueron bautizados por Felipe después que se convirtieron, (Hechos 8:12-13).

Luego Felipe fue llevado por el Espíritu a un camino en el desierto y allí se encontró con un etíope, oficial del gobierno y después de este confesar su fe en Cristo, cuando Felipe le explicó las nuevas buenas, fue bautizado en agua, junto al camino, (Hechos 8:35-39).

Pedro fue a casa de un gentil llamado Cornelio por encomienda divina. Les predicó las buenas de Salvación en Cristo. Cornelio, sus parientes y amigos más íntimos se bautizaron, (Hechos 10:44-48).

Luego de Pablo y Silas ser liberados milagrosamente de la cárcel en Filipo fue a casa del carcelero. Les predicaros de Jesucristo. El carcelero de Filipo y su familia, se bautizaron (Hechos 16:30-33).

Pablo en Corinto predicaba que Jesús era el Cristo. Crispo, el principal de la sinagoga judía, su familia y muchos de los corintios se bautizaron, (Hechos 18:8).

Las instrucciones de Jesús a la iglesia sobre quienes deben de ser bautizados son claras.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:29)

“Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. (Marcos 16:15,16)

Las instrucciones de Jesús son dos (2)

Es necesario para que una persona pueda ser bautizada que crea en que Jesús es el Cristo.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

“Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”. (Romanos 10:8–10)

El evangelista Juan escribiendo sobre Jesús señaló: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” (Juan 1:12)

El apóstol Pablo escribió sobre Jesús: “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”. (Filipenses 2:9–11)

La otra instrucción de Jesús para que una persona pueda ser bautizada es que la persona entienda las buenas nuevas de Salvación en Jesús.

Al encontrase Felipe con un etíope, oficial del gobierno, en el camino del desierto este hombre este hombre estaba en contacto con la Palabra de Dios pero no la entendía. Felipe subió al carruaje y le explicó el mensaje del evangelio de Jesús. Al pasar por un lugar en donde había agua este etíope le dijo a Felipe: ¿Qué impide que yo sea bautizado? La respuesta de Felipe es clara: Si crees de todo corazón bien puedes. El etíope respondió: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. El etíope fue bautizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario