Evangelismo

Ultimas fotos

miércoles, 17 de mayo de 2017

Saber Vivir

Tener metas en la vida nos ayuda a dirigirnos a un lugar, a tener una posición, o incluso a obtener un logro determinado. Lo cual es bueno, pero…Te pregunto, ¿Cuáles son tus objetivos en la vida? ¿Conseguir posiciones de poder, tener reconocimiento social, hacer muchos amigos, obtener mucho dinero, ayudar a toda la humanidad, ser famoso, tener muchos negocios, o lograr muchos títulos profesionales?


¡Dime qué persigues y te diré quién eres y en quien te vas a convertir!Aunque el Señor Jesús lo dijo, mucho mejor “…donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.Esto nos lleva a hacernos otra pregunta, ¿Cuáles son las intenciones de nuestro corazón, reales cuando hacemos o deseamos algo?


Dios sí lo sabe, y Él sabe también que detrás de todo objetivo de vida hay una intención del corazón, que puede ser la que el Señor determina y que te llevará a cumplir con el propósito de la existencia, o por el otro lado, están las intenciones que son para el deleite y motivación de nuestros propios deseos personales, motivaciones netamente egoístas o que sólo por buscan la vanagloria.Cada logro personal, cada profesión, los bienes materiales, los negocios y todo lo que Dios nos permite tener o lograr no deben ser en si nuestro objetivo final, sino un medio para servir y honrar a Dios, -quien fue al fin y al cabo fue, quien nos las dio, las sostiene y quien cada día nos dará más, de acuerdo a Su voluntad y a nuestra preparación para administrarlas.


Los creyentes necesitamos vivir según la Palabra de Dios si hemos de disfrutar del éxito en nuestro caminar cristiano. La Biblia no sólo contiene lo que se debe y no se debe hacer en la vida, sino también registra las experiencias de la vida de aquellos que agradaron o desagradaron a Dios.


Al final de nuestra existencia solo nos quedará lo que habremos sembrado de fe en los demás, porque lo material y los demás logros con el tiempo pasarán, se acabarán o se olvidarán, pero lo que hacemos acorde con el plan de Dios tiene recompensa y repercusión eterna, puesto que… viene desde el cielo, impacta la tierra y es recompensado por el Señor en el cielo.


Coloca tu mirada en las cosas de Dios y se sabio(a) pidiendo la guía del Espíritu Santo en todo lo que haces.Acerquémonos pues confiadamente al Señor, busquemos primeramente su Reino y Justicia y todo lo demás vendrá por añadidura.Oro para que recibas la revelación del mensaje del día de hoy.


Versículo: “Tú eres mi Dios; enséñame a hacer tu voluntad, y que tu buen espíritu me guíe por caminos rectos”. Salmos 143:10 (RCV)

No hay comentarios:

Publicar un comentario