Evangelismo

Ultimas fotos

martes, 23 de mayo de 2017

POR LA PALABRA DE DIOS

“8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;9 no por obras, para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” Efesios 2:8-10

Toda persona que es salva, lo es por el poder sobrenatural de Dios. Hay mucha gente que quiere ver lo sobrenatural de Dios, y creen que eso es simplemente ver a alguien sanarse. El poder de Dios efectivamente sana a la gente, pero el poder sobrenatural de Dios hace más que eso porque ese poder es necesario para la salvación. Lo primero que ocurre de manera sobrenatural es la salvación de una persona, lo cual conlleva todo lo de Dios.

Martin Lutero comenzó el pensamiento protestante que se basaba en cinco principios: Solo la Palabra de Dios, la última y única autoridad es la Palabra; solo por fe, no es por obras, ni entendimiento; solo por gracia, eres lo que eres por la gracia de Dios; solo a través de Cristo, la gracia la alcanzas solo por Cristo; y último, solo a Dios sea la gloria. Todo lo sobrenatural de Dios, todo lo que tú experimentas en la vida, lo experimentas a través de estos: La Palabra, y la fe, a través de Cristo; y todo para gloria de Dios. ¿A través de qué recibes todo esto? Es el poder sobrenatural de Dios el que te da todas estas cosas.

Si algo puede cambiar tu vida, es la Palabra de Dios; solo la Palabra de Dios. Como único puedes ser salvo, es solo por fe en Cristo. Todo lo que tienes y en lo que te has convertido, ha sido solo por gracia. La gracia que adquieres, la tienes solo a través de Cristo. Todo esto, para gloria de Dios.

La Palabra te da la oportunidad de confirmar que aquello que deseas va alineado con lo que Dios desea y tiene para ti. Mira todo lo que deseas, y confirma si la Palabra dice que tienes derecho a ello; si está en la escritura, lo tienes. Ahora entra la fe, luego de que entiendes, a través de la Palabra, que tienes derecho a lo que tanto anhelas; es la gracia de Dios la que te permite acceder a lo que tanto quieres; para que Dios se lleve la gloria.

La casa que tienes, la tienes porque entendiste que en Su Palabra dice que Él va a suplir tus necesidades, que Él te va a bendecir, que Él te va a prosperar, que si le sirves, Él va a hacer cosas grandes contigo. Así que, al fin y al cabo, tienes tu casa no porque tengas crédito o trabajo, sino porque le creíste a Dios. Tienes tu casa porque la gracia de Dios te permitió tenerla, a través de lo que Cristo hizo en la cruz del Calvario. Todo lo que en realidad importa es Su sacrificio. Todo lo que haces, lo haces no para sentirte bien, ni para lucir bien, sino porque es lo correcto, y lo que tienes, lo tienes, para la gloria de Dios. Hay poder detrás de todo eso, y esto es el poder del evangelio.

El que no vive a la luz del poder del evangelio, al momento de tomar decisiones, opta por aquellas que le hacen sentir bien y lucir bien, no necesariamente por aquellas que son correctas, confirmadas por la Palabra. Por ejemplo, hay personas que fuman porque se siente bien, o creen que se ven bien haciéndolo, pero no es lo correcto. Y en tu vida debes decidir entre hacer lo que te hace sentir bien, lo que te hace lucir bien, o lo que es correcto a pesar de que no te sientas, ni luzcas bien.

Lo grande es que el verdadero poder en tu vida se encuentra cuando haces lo correcto, aunque no te haga sentir bien y aunque no te veas bien, ¿sabes por qué? Porque, cuando haces lo correcto, tu autoestima se levanta. Cuando haces lo correcto, a pesar de todo, ahí hay verdadero poder, ahí es cuando tu vida comienza a tomar valor, ahí es cuando comienzas a ver la fortaleza que hay dentro de ti y a ver el fundamento. Por eso es que, en tu vida, tienes que saber que sobre todo debes escoger hacer las cosas por la Palabra de Dios.

Vive bajo la autoridad de lo que realmente cambió tu vida. No siempre te sientes bien orando, diezmando, pero es lo correcto. No siempre luces bien siendo cristiano porque, a veces, Dios te pide que haga cosas que el mundo no entiende, pero es lo correcto. Vive por la única autoridad en tu vida, lo que te da cada vez más poder. Pero el día que decidiste creer en Él, por causa de que Él activo tu corazón y tú comenzaste a hacer lo correcto, a vivir por la Palabra, por lo que hizo por ti en la cruz del calvario, desde ese día fue que comenzaste a descubrirte a ti mismo y a caminar en la verdadera autoridad de Aquel que murió por ti en la cruz del Calvario. Fue ahí donde descubriste el poder sobrenatural de Dios y de su evangelio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario