Evangelismo

Ultimas fotos

viernes, 26 de mayo de 2017

Oportunidad contra beneficios

Sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.Efesios 4:32


Cuando perdonas de corazón, vives un principio muy grande para tu vida. Sin duda, leíste bien el versículo de ayer. Por eso te invito a que pasemos la hoja y lo leamos juntos con detenimiento. Ese pasaje nos dice que si tenemos algo contra alguien lo perdonemos, para que Dios nos perdone también. O sea, para ponerlo bien claro: Si no perdonamos a los que nos ofenden, Dios tampoco nos perdonará nuestras ofensas.


Es muy fácil de comprender cuando lo leemos, pero muy duro muchas veces llevarlo a la práctica. En realidad, eso es vivir la Palabra de Dios. No se trata solo de leerla y comentar: «Ah, está bien», sino de aceptarla y decir: «Lo entiendo y lo voy a hacer».
La oportunidad tiene muchos beneficios. Entre otros, nos hace humildes. Es posible que estés pensando: «¡Se ve bien que no sabes lo que me hizo! ¿Cómo le voy a dar otro chance?». Pues ahí es justamente donde está la diferencia. Debes ser humilde, dejar el rencor y olvidar, pero de corazón, no de dientes para fuera de modo que cada vez que tengas otra situación vuelvas a traer a colación lo que pasó. ¡Y ojo, eso es muy dado en nosotras las mujeres!


Por lo tanto, siempre que intentas perdonar recibes bendición, pues al ser humilde y perdonar como Dios te perdona, das frutos de madurez y siembras en tu vida para bien. Entonces, cuando el día de mañana falles, seguro que te gustaría que te dieran otra oportunidad.


Recuerda: Todos los días cometemos errores, pero no todos los errores significan que no tienen remedio. Además, ten presente todo el tiempo que Dios es un Dios de oportunidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario