jueves, 11 de mayo de 2017

NO ME OLVIDARE DE TI


¿Hasta cuándo, oh Señor? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás de mí tu rostro?


Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces, con el cual no hay cambio ni sombra de variación.
Pero Sion dijo: El SEÑOR me ha abandonado, el Señor se ha olvidado de mí.
¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas?Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré.
No me olvidaré de ti.
He disipado como una densa nube tus transgresiones, y como espesa niebla tus pecados.
Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Cuando oyó, pues, que Lázaro estaba enfermo, entonces se quedó dos días más en el lugar donde estaba.
Y he aquí, una mujer, comenzó a gritar, diciendo: Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí; Pero El no le respondió palabra.
La prueba de vuestra fe, más preciosa que el oro que perece.


Sal. 13:1 Stg. 1:17 Is. 49:14,15; 44:21,22 Jn. 11;5,6 Mt. 15:22,23 I P. 1:7

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Evangelismo

Ultimas fotos