Evangelismo

Ultimas fotos

domingo, 28 de mayo de 2017

No desperdicie oportunidades

“Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega…”Génesis 8:22


Una persona de pacto que desea vivir en excelencia sabe que tiene que dar todo lo que tiene para el Señor. Porque su vida tiene sentido en Dios, y tiene propósito para Dios. De esta manera la gloria de Dios se va a manifestar en su vida.


Entonces, usted se va a dar cuenta que tiene oportunidades de parte de Dios para crear el futuro de bendición que desea, porque cuando usted siembra está preparando una cosecha de bendición para su futuro. Vemos en la Palabra de Dios gente que aprovechó la oportunidad de sembrar. 


Salomón tenía una Palabra de Dios sobre su vida de darle continuidad al reinado de su padre, y dice la Biblia que dio una ofrenda tan grande como nunca ni él, ni otros lo habían hecho. Fue una ofrenda de mil holocaustos en un sólo día. Él aprovecho esa ocasión y la Biblia dice que Dios intervino y le dijo: “Pídeme todo lo que quieras que yo te dé.” Como él iba a desarrollar un plan de Dios, lo que necesitaba de parte de Dios lo tenía que llevar a una posición mejor que la de su padre para poder gobernar y dirigir ese pueblo, entonces le pidió sabiduría y ciencia. Y Dios le dijo: “Como me pediste sabiduría y ciencia para cumplir la misión que te estoy encomendado, yo te voy a añadir otras cosas.”


Si uno quiere que Dios le añada cosas que son de excelencia en la vida, tiene que tener el interés primario de decir: “Yo estoy fundamentalmente en esta tierra para cumplir la misión que Dios quiere que yo desarrolle.” Y para acompañar ese deseo tiene que ser un sembrador generoso. Porque Dios a usted lo necesita para extender Su reino en esta tierra, en su familia, en su trabajo y en todo lo que lo rodea. Así que a Salomón Dios le dijo: “Te voy a añadir, riquezas, bienes y gloria.”


Otra persona que aprovechó su oportunidad fue Zaqueo. Él fue por donde Jesús pasaba, y ese deseo lo condujo hacia él. Jesús puede discernir el interés que tenemos de buscarlo, recibirlo y de movernos en su Reino. Si capturamos la atención de Dios en nuestra vida para que Él se manifieste, nos llevará de gloria en gloria. Jesús lo vio y le dijo: “Es necesario que hoy vaya a tu casa”. Aunque la gente murmuraba, Zaqueo tomó una decisión que lo movió a decirle a Jesús: “La mitad de mis bienes se los doy a los pobres, y si a alguno he engañado, se los voy a dar cuatro veces más.” Al abrir sus manos para ser generoso y dador, lo atrajo al Señor. Jesús, después de ver que aplicó el principio de dar le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a tu casa.” Porque su dádiva determina su futuro.


Hoy usted tiene la oportunidad de elegir qué clase de vida quiere vivir. Si elige vivir la vida de Dios, su vida irá en aumento. Aproveche cada oportunidad que se le presente para estar más cerca de Dios. Sea generoso. Siembre cada vez que pueda. No deje pasar más ninguna buena oportunidad. Mientras la tierra exista siempre habrá siembra y cosecha. Recuérdelo siempre. Usted fue creado para ser de bendición.


Oración: Padre, hoy me determino a aprovechar cada oportunidad que se presente en mi vida para serte útil. Quiero ser un sembrador generoso. Sé que tendré cosechas al 30, 60 y ciento por uno. Lo creo, en el nombre de Jesús, amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario