Evangelismo

Ultimas fotos

jueves, 25 de mayo de 2017

MÁS LUZ

«Toda su vida fue un sacrificio de sí mismo por la salvación del mundo. Ora ayunase en el desierto de la tentación, ora comiese con los publicanos en el banquete de Mateo, estaba dando su vida para la redención de los perdidos. El verdadero espíritu de devoción no se manifiesta en ociosos lamentos, ni en la mera humillación corporal y los múltiples sacrificios, sino en la entrega del yo a un servicio voluntario a Dios y al hombre» 

Para hacer la voluntad de Dios, debemos rendirnos y morir al yo. La vida entera de Jesús fue de sacrificio continuo.Para rendirnos ante Dios, también tenemos que humillarnos. Posiblemente haya personas que sentimos que son «indignas» de nuestra atención. Para despojarnos de estos prejuicios y pensamientos negativos, debemos pedirle a Dios humildad junto con la voluntad de rendirnos completamente a él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario