Evangelismo

Ultimas fotos

lunes, 22 de mayo de 2017

MÁS LUZ

«En algunos casos de curación, Jesús no concedió inmediatamente la bendición pedida. Pero en el caso del leproso, apenas hecha la súplica fue concedida. Cuando pedimos bendiciones terrenales, tal vez la respuesta a nuestra oración sea dilatada, o Dios nos dé algo diferente de lo que pedimos, pero no sucede así cuando pedimos liberación del pecado. El quiere limpiarnos del pecado, hacernos hijos suyos y habilitarnos para vivir una vida santa» 

Reflexiona sobre las oraciones que elevas pidiendo ayuda, sanidad, fuerza y perdón. Esta verdad proclama a viva voz el más profundo deseo de Dios: salvar. Al revisar este poderoso mensaje sobre la respuesta de Dios a nuestra oración pidiendo «liberación del pecado», piensa en alguien que conozcas que necesite desesperadamente escuchar que la respuesta de Dios a la petición de perdón siempre recibe como respuesta un «sí» categórico.


Posiblemente le puedas escribir una carta y decirle que el gozo de la salvación está a una oración de distancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario