Evangelismo

Ultimas fotos

martes, 2 de mayo de 2017

En Jesús

«Arraigados y sobreedificados en él y confirmados en la fe así como habéis sido enseñados,abundando en acciones de gracias». Colosenses 2:7

JAZMÍN SE SENTÓ sobre una enorme piedra frente al mar, y suspiró. ¿Recuerdos robados de la vida? !Sí! Jazmín vivía de ellos; los disfrutaba. Ella dirigía las escenas en sus sueños. En ese mundo suyo nadie la hería ni la rechazaba, ni la hacía sentir inferior. En ese universo que a diario construía, no había motivos para llorar.


El frío del agua traída por una ola la hizo volver a la realidad. Sacudió sus pies mojados. Miró a lo lejos, y sonrió. Allí todo era bello. ¿Cómo no creer en Dios, ante aquel cuadro fascinante que ninguna acuarela podría pintar?
Dentro de ella, sin embargo, no había belleza; solo resentimiento y amargura. Su corazón era un mar turbulento. !Contrastes de la vida!


Se quedó un buen rato contemplando el mar. Observó las olas salvajes, que golpeaban la roca bajo sus pies. Volvió a sonreír:aquellas ondas furiosas agredían inútilmente a la roca. Ella, señora del mar, parecía mirarlas socarronamente, como si dijera: !Se cansaron ya de golpear?Jazmin entendio el mensaje. Por que las actitudes de la gente la herian tanto? Ella no era roca, era pobre arena del mar. Hoja seca, pluma arrancada, papel hecho pedazos.


El consejo bíblico de hoy es: «Arraigados y sobreedificados en él». ¿En quién? En la Roca de los siglos, que resistió los vendavales de la injusticia humana, y murió perdonando a los que lo clavaban en la cruz.


En tus horas de dolor y de lágrimas, aparta los ojos de ti; de tus dolores, de las injusticias que las personas cometen contra ti, y dirígelos a Jesús. Agradécele por el dolor y por las circunstancias adversas, y verás que tu cielo se despeja. Entenderás que, detrás de las oscuras nubes, estaba la luna, y las estrellas brillaban en todo su esplendor.


¿Qué cosas no andan bien en tu vida? ¿Qué desafíos te esperan afuera? ¿Te ha hecho daño la gente? No temas. Deposita tu confianza en Jesús, y sal de casa sin temor, recordando el consejo bíblico: «Arraigados y sobreedificados en él y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias».

No hay comentarios:

Publicar un comentario