Evangelismo

Ultimas fotos

domingo, 28 de mayo de 2017

El Precioso y Poderoso Fruto del Espíritu Santo

El fruto que el Espíritu Santo dará en tu vida es amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, humildad y control propio. Todo lo que necesitas es rendirte a Dios, renunciar a todo lo que no le agrada, y tendrás la manifestación de su gloria.


En Gálatas 5:22-23 dice: “La clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, humildad y control propio. ¡No existen leyes contra esas cosas!”.

 

 
Una vida espiritual madura y verdadera es aquella que da los frutos que el Espíritu Santo produce. Nuestra meta diaria de búsqueda de Dios tiene que ver con vivir llenos y de acuerdo a estos frutos. El fruto es algo que se produce naturalmente cuando permanecemos unidos a la fuente de vida y poder que es Jesús. Y Él dijo en Juan 14:16 que no nos dejaría huérfanos, o solos, sino que enviaría a otro consolador, al Espíritu Santo, para que esté siempre con nosotros.
Él Espíritu Santo nos provee de poder, que es lo que necesitamos para vivir la vida cristiana victoriosa de milagros, prodigios, dones, sabiduría de Dios y frutos que llenan todo nuestro ser. Buscando su presencia con hambre, y estando enfocados en experimentar su poderosa comunión, es que nos transformará a la imagen de Cristo. Nuestra mayor fuente de poder es el Espíritu Santo, nuestro más grande aliado. Él nos habla lo que el Padre y el Hijo dicen y nos trae el reino de Dios a nuestra vida. Tu amistad con Él, producirá todo tipo de frutos gloriosos en ti, y que bendecirán a muchos.


Oremos así:


“Padre gracias por enviarnos al Espíritu Santo, me enfoco en obedecer y buscarte con hambre y sed cada día. Lléname ahora de la unción del Espíritu Santo para producir sus frutos y vencer todo obstáculo con su poder, lo pido en el nombre de Jesús. Amén”

No hay comentarios:

Publicar un comentario