Evangelismo

Ultimas fotos

lunes, 29 de mayo de 2017

COMO UN PERRO FIEL

«Tú sígueme» (Juan 21: 22).


A ORILLAS de un caudaloso río, vivía un labrador muy pobre. Este labrador tenía un perro al que adoraba, pero el pobre canino pasaba hambre porque su amo no tenía alimentos suficientes, ni siquiera para él mismo. La vida era dura para ellos pero no era triste, porque se tenían el uno al otro.


Al otro lado del río, sin embargo, había abundancia de comida. El perro lo sabía porque de vez en cuando había cruzado en barca con su amo y había visto cómo vivían los perros de aquel lado. No pasaban hambre. Y deseó vivir en aquel lugar.
Así fue como, en uno de los viajes que hizo con su amo, se quedó del otro lado para no volver. Simplemente desapareció y el amo tuvo que regresar a la casa sin él. Estaba triste por la pérdida pero, en el fondo, aquel amo cariñoso entendía por qué su animal se había escapado,


Pasado un tiempo, el ahora solitario perro se dio cuenta de que su felicidad no era completa: su amo le hacía falta y la tristeza le resultaba más dura que el hambre.Sí, ahora tenía mucho para comer, pero le faltaba cariño y alguien con quien jugar


Por esa razón decidió regresar a casa. Pero había un pequeño inconveniente: ¿cómo se las arreglaría para cruzar el río sin que se lo comieran los cocodrilos? A veces pasaba por allí un bote y él trataba de meterse en el bote, pero siempre lo echaban. Un día, cuando una barca se alejaba, el perro empezó a ladrar y los cocodrilos, atraídos por sus ladridos, llegaron al sitio donde él estaba, creyendo que sería una presa fácil.


Pero el perro se ingenió una forma de escapar y, mientras los cocodrilos estaban mirando el lugar donde él había ladrado, él se alejaba por entre las malezas, se echaba silenciosamente al agua y llegaba a casa de su amo.Puede parecerte, al observar a otros que no creen en Jesús, que son más felices, o que tienen más cosas que tú, o que no les ponen tantas restricciones como a ti, pero esas apariencias no significan que sean más felices. La vida del cristiano es mejor porque solo Cristo da la verdadera felicidad. No permitas que nada te aleje de Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario