Evangelismo

Ultimas fotos

jueves, 4 de mayo de 2017

Aprendamos de nuestros hijos

Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa.Salmo 127:3


Es un honor poder decir que tengo tres princesas que son mi orgullo y mi felicidad. Quizá te llame la atención que siempre que me refiera a alguna de mis hijas la señale como mi princesa. Y es que lo son para mí. No solo por la belleza física que les ha dado Dios, sino por una belleza interna que se destaca en cada una de acuerdo a sus edades. He admirado mucho de ellas que, a pesar de los errores de mami, se han mantenido bien paradas y firmes en los caminos del Señor, pues las pruebas vividas nos unieron y he podido recibir su consejo y su apoyo.


En medio de mi enfermedad, mis divorcios y mis quebrantos, siempre recibí el consejo sabio de mi Nathy, quien con carácter y autoridad me decía lo que necesitaba escuchar. Sin faltarme al respeto, las veces que necesita decirme las cosas, lo hace.


La admiro por su madurez espiritual y la manera tan equilibrada de afrontar cada situación. También aprendo mucho de ella por su comunión con Dios, su constancia en servirle en la iglesia y su vida de oración. ¡Qué linda!
Naty, mi princesa mayor, te amo y agradezco tu apoyo y tu rectitud. Te felicito por el ejemplo de orden, de valentía y entrega a tu estudio y trabajo.
En la actualidad, estudia Administración de Empresas y danza profesional, trabaja en un consultorio médico, danza en la iglesia y hace parte de un programa para jóvenes en Vida Network.


Entrega todo tu amor y dedicación a tus hijos, y recogerás sus triunfos.
No los ofendas ni lastimes. Valóralos y ámalos porque son tus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario