Evangelismo

Ultimas fotos

viernes, 26 de mayo de 2017

Buenas Noches

Aprendamos y apliquemos

Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.Santiago 2:13, RV-60


Quise dejar este pasaje tal y como aparece en la Biblia, pues encierra todo lo que venimos aprendiendo en estos dos últimos devocionales y se aplica para cualquier situación.
«El siervo se postró delante de él. “Tenga paciencia conmigo —le rogó—, y se lo pagaré todo.” El señor se compadeció de su siervo, le perdonó la deuda y lo dejó en libertad.


»Al salir, aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros que le debía cien monedas de plata. Lo agarró por el cuello y comenzó a estrangularlo. “¡Págame lo que me debes!”, le exigió. Su compañero se postró delante de él. “Ten paciencia conmigo —le rogó—, y te lo pagaré.” Pero él se negó. Más bien fue y lo hizo meter en la cárcel hasta que pagara la deuda. Cuando los demás siervos vieron lo ocurrido, se entristecieron mucho y fueron a contarle a su señor todo lo que había sucedido. Entonces el señor mandó llamar al siervo. “¡Siervo malvado! —le increpó—. Te perdoné toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también haberte compadecido de tu compañero, así como yo me compadecí de ti?” Y enojado, su señor lo entregó a los carceleros para que lo torturaran hasta que pagara todo lo que debía.


»Así también mi Padre celestial los tratará a ustedes, a menos que cada uno perdone de corazón a su hermano».Mateo 18:26-35

EN EL PODER DE SU FUERZA


Hermanos, fortalézcanse con el gran poder del Señor.

Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo. Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Soberano Señor, relataré tus obras poderosas, y haré memoria de tu justicia, de tu justicia solamente.
A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen.
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros.

Con este fin trabajo y lucho fortalecido por el poder de Cristo que obra en mí.
No estén tristes, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza.
Ser fortalecidos en todo sentido con su glorioso poder. Así perseverarán con paciencia en toda situación.


Ef. 6:10 II Co.12:9,10 Sal.71:16 Ro.1:16 Fil.4:13 Col.1:29 II Co.4:7 Neh.8:10 Col.1:11

La mano salvadora de Dios

Dios siempre es consciente de todo el panorama y de lo máximo que puede lograrse en cada situación.






El Salmo 137, 7 declara que "Tu mano derecha me salva, Oh Señor". En el simbolismo bíblico, la "mano derecha" de Dios significa el poder de Dios desplegándose para salvarnos. 

Dios no hace todo lo que queremos que haga, cuando queremos que lo haga, de la forma en que queremos que lo haga. Para Pablo y Silas, la poderosa mano de Dios no abrió las puertas de la prisión sólo porque pidieron ayuda. Había más en juego que las vidas de estos dos hombres. Ten en cuenta las otras personas que fueron tocadas por la intervención de Dios.

Dios siempre es consciente de todo el panorama y de todos los propósitos mayores que pueden lograrse en cada situación. Él se preocupa por las necesidades y las almas de todos aquellos que están ocasionando nuestras pruebas tanto como se preocupa por nosotros. La pregunta es, ¿estamos dispuestos a esperar su ayuda cuando otros están retrasando el proceso?

Pablo y Silas cooperaron con el plan de Dios permaneciendo centrados en Jesús a través de oraciones e himnos alegres. Ellos podrían haberse permitido distraerse por las terribles condiciones de su encarcelamiento y el desastre que había detenido su ministerio y que, por lo que sabían, pondría fin a sus vidas. Habrían podido estar resentidos y enojados con quienes los habían detenido. Podrían haber estado lamentándose que era todo tan injusto.

Como tan a menudo lo hacemos.

Sin embargo, optaron por confiar en Dios sin importar lo que había ocurrido o pudiera ocurrir. Ellos creyeron que, dado que Él era más poderoso que las fuerzas que los habían puesto en prisión, sus problemas actuales se habían vuelto parte de un plan que de alguna manera beneficiaría a su reino. Y, como ellos no querían nada más que ser un beneficio para su reino, cerraron sus ojos ante la evidencia del mal y abrieron sus ojos a la presencia de Dios.

¡Podemos hacer esto también!

Sólo cuando estamos abiertos y enfocados en la presencia de Dios somos capaces de saber qué hacer cuando finalmente se manifieste la fuerza salvadora de Dios. Si hubiéramos estado en las sandalias de Pablo y Silas, ¿hubiéramos huido de la cárcel tan pronto como se abrieran las puertas? En Hechos 12, Pedro estaba en una situación similar, y Dios (a través de un ángel) le hizo hacer exactamente eso. Pero esta vez no. A través de la difícil situación de Pablo y Silas, Dios extendió su mano hacia el carcelero y su familia. Gracias a que Pablo y Silas fueron sensibles a la voluntad de Dios, cooperaron con su mano salvadora y se convirtieron en los socios que Él seleccionó para traer a otros hacia la salvación.

¡Qué fantástico permitir que Dios convierta nuestros problemas en un plan que ayude a los demás!

Dios te habla

De Su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia.
Juan 1:16


Sol y escudo es el SEÑOR Dios; Gracia y gloria da el SEÑOR; Nada bueno niega a los que andan en integridad.
Salmos 84:11

¿LO SABÍAS?

En el tiempo de Jesús, los recaudadores de impuestos eran odiados por los judíos. Pero era aún peor cuando un judío se hacía recaudador de impuestos.Se los veía como traidores y nadie los aceptaba. Por eso fue que tantos judíos se molestaron cuando Jesús aceptó a los recaudadores de impuestos. Hasta el día de hoy se ve con malos ojos a los recaudadores de impuestos.En muchas historias ficticias se los presenta como personas malvadas, pero en la vida real muchos realmente los ven de esa manera.


Muchos procuramos juntarnos con personas de buena reputación. Pero Jesús no lo hizo. A menudo pasamos de largo a personas que creemos que pueden ejercer una influencia negativa sobre nosotros o que parecieran tener un pasado turbulento. Pero Jesús dijo: «Los que están buenos y sanos no necesitan médico, sino los enfermos». Luego añadió:


«Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores». Si bien es conveniente escoger sabiamente a nuestros amigos, si dejamos de buscar a las personas que «necesitan un médico»,


¿cómo, pues, habremos de testificar y compartir el amor y la esperanza en Cristo? Durante esta semana, haz un esfuerzo especial en seguir el ejemplo de Jesús, y trata de ser luz para aquellos que solo conocen tinieblas.

CREER LO INCREÍBLE

“Cuando el Hijo del Hombre regrese, será como en los días de Noé” (Mateo 24:37, NTV).


El 22 de Mayo de 1908, los hermanos Wright conseguían la patente número 821,393 por su “máquina de volar”. En 1905, terminaron el avión que intentaban vender a países interesados como Francia, Inglaterra y los Estados Unidos.Desde niños, los hermanos Wilbur y Orville Wright sintieron fascinación por el funcionamiento mecánico de las cosas. Sus juguetes eran un giroscopio, una vieja máquina de coser y un pequeño juguete semejante a un helicóptero. En su adolescencia, fabricaron un torno sofisticado y una máquina para doblar periódicos.


Fueron impresores de periódicos y fabricantes de bicicletas, el boom del momento. Pronto, volcaron su inventiva a la aeronáutica, que les atraía profundamente. Sin estudios universitarios, eran autodidactas y tenían mentalidad científica. Sus estudios personales exhaustivos los convirtieron en expertos en aeronáutica.Hicieron pruebas con un planeador que construyeron, pero era dificultoso de maniobrar. Entonces, estudiaron la aerodinámica de los pájaros, para replicar su maniobrabilidad. Comprendieron que el ángulo de las alas del planeador estaba errado, dato que habían tomado de investigaciones expertas. Necesitaron ellos mismos experimentar, y diseñaron un túnel de viento en su fábrica de bicicletas. A partir de allí, todo se simplificó, y entre 1903 y 1905 perfeccionaron su aeroplano.


Recién cuando Wilburg sobrevoló sobre una muchedumbre en Francia, en 1908, se reconocieron los logros de los hermanos Wright. Nadie creía que fuera posible volar con una máquina más pesada que el aire.
Siendo de perfil bajo, no concebían que esos dos “ermitaños” fueran capaces de ir contra toda lógica y experiencia humanas. Pero lo lograron, y ahora nos parece totalmente normal realizar vuelos trasatlánticos en aviones con cientos de pasajeros. Así le sucedió a Noé. Cuando construyó el arca por pedido de Dios, porque sobrevendría un diluvio, nadie le creyó, pues hasta entonces ni siquiera la lluvia existía; un vapor semejante al rocío sobre la tierra llevaba humedad a las plantas, pero nunca llovía.


Con cada martillazo y cada viga colocada, los antediluvianos le recordaban que estaba loco. Pero, él fue fiel al mandato divino. Finalmente, solo él y su familia fueron salvos.


Hoy, cuando proclamamos el final de la historia terrena por el pronto regreso de Cristo, muchos nos tildan de locos, extremistas, fanáticos, etc. Pero Jesús mismo dijo que los días previos a su segunda venida serían como los días de Noé. Sigue predicando sin que te afecte la opinión ajena. Cristo prometió que muy pronto volverá, ¡y así lo hará!

EL SEÑOR PELEA MIS BATALLAS

“Lo que yo hago, nadie puede desbaratarlo” (Isa. 43:13, NVI).

Estudié Periodismo en la universidad. Un semestre, las clases de periodismo radial fueron transferidas para los Sábados. Como creo que este es el día para descansar en Dios y adorarlo, entonces oré. Al principio, hice arreglos con el profesor para poder asistir un día diferente, con otro grupo de estudiantes. Sin embargo, semanas más tarde él se echó atrás. Ahí comenzó la batalla.Mi madre oró, e invitó a otras personas a orar. Hice una solicitud en Secretaría para que me permitieran seguir con la asignatura.


La petición fue aceptada por los administradores del programa, pero no por el profesor. El asunto se discutió en la sesión plenaria, con decisiones a mi favor. Una clase especial se creó los miércoles con otro profesor. Descontento con la decisión, el profesor de la materia trató de frenar aquella clase, con la intención de retrasar mi programa un año. ¡Pero Dios me habló! Me dijo: “Ustedes no tendrán que intervenir en esta batalla. Simplemente, quédense quietos en sus puestos, para que vean la salvación que el Señor les dará” (2 Crón. 20:17, NVI).
Con esta seguridad, seguí las indicaciones de Dios. Mi petición había pasado al Consejo Superior de la universidad, integrado por 350 profesores. En ese momento, Dios me dijo: “¡No tengan miedo ni se acobarden! Salgan mañana contra ellos, porque yo, el Señor, estaré con ustedes” (vers. 17). Después de una reunión, el Señor me dio la victoria. El Consejo no solo autorizó mi arreglo de la clase, sino también se hizo una declaración de que, en Periodismo, no debe haber más clases obligatorias programadas para los sábados.


Pero todavía tenía una preocupación: mi hermana Thais, que también estaba estudiando periodismo, teóricamente tendría que tomar una clase con el mismo profesor que me perseguía. Sin embargo, con fe ella exclamó: “Si no es la voluntad de Dios, él no va a ser mi maestro”. Y no lo fue. Aquel profesor consiguió una licencia para ausentarse de la universidad, precisamente el mismo semestre en que mi hermana tenía que tomar la clase que él impartía.¡Y Dios hizo mucho más! Me permitió terminar el programa antes de lo previsto. Los beneficios de confiar en Dios son incontables.

Buenas Tardes

Tú fuiste realmente misericordioso conmigo

Si confesamos nuestros pecados, él (Dios) es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.1 Juan 1:9


Habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.1 Corintios 6:11


«Nací en una familia cristiana, pero realmente me convertí a los 17 años. Hasta ahí me debatía entre ser o no ser cristiano, pues sabía que si recibía al Señor Jesús como mi Salvador, tendría que aceptarlo como mi Señor.
Una noche estaba solo en mi habitación. Mi alma no estaba en paz. Sentado o acostado, no lograba hallar reposo. ¿Tenía que creer en el Señor Jesús, o no? Quería decir no, pero eso hacía que me sintiese incómodo en el fondo de mi ser. Había una verdadera lucha en mí. Entonces me arrodillé para orar. Al principio no sabía qué decir, pero finalmente muchos pecados vinieron a mi memoria. Nunca había vivido algo semejante hasta ese momento. Me vi a mí mismo como un pecador, y también vi la gracia del Señor. Fui consciente de toda la podredumbre del pecado, y también comprendí que la preciosa sangre de Jesús me purificaba y me hacía más blanco que la nieve. Era como si él extendiese sus manos para recibirme, diciéndome: ¡Te estaba esperando!


Antes me burlaba de los que creían en Jesús, pero aquella noche lloré y confesé mis pecados, buscando el perdón del Señor. Después de haber orado, comprendí que ya no tenía el peso de mis pecados, y me sentí lleno de gozo y paz. Solo en mi habitación, pude exclamar: Señor Jesús, tú fuiste realmente misericordioso conmigo».

Ezequiel 21 – Hechos 27:1-12 – Salmo 37:8-15 – Proverbios 12:11-12

Id y vedlo

(El Señor) me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.2 Corintios 12:9


(Jesús dijo:) Separados de mí nada podéis hacer.Juan 15:5
Lea Marcos 6:34-44


“¿Cuántos panes tenéis? Id y vedlo”, dijo Jesús a sus discípulos. Estaban ante una multitud de cinco mil hombres, y Jesús les había ordenado que los alimentasen. Los discípulos hicieron cuentas y respondieron: “Cinco, y dos peces” (v. 38). ¿Qué hacer?
Entonces Jesús les pidió que le trajesen los panes y los peces, y que hicieran sentar a la gente. ¡Por su poder, cinco mil hombres fueron saciados, y quedaron abundantes restos!

¿Por qué Jesús insistió en que sus discípulos contasen los panes? ¿Pensaba que tenían suficiente para alimentar a cinco mil hombres? ¡Seguro que no! Él conocía la respuesta. Y si hubiesen tenido la mitad o diez veces más, para él hubiese sido lo mismo. Podía alimentar a esa multitud a partir de nada, pero mediante esta pregunta quería que los discípulos se diesen cuenta de que sin él no podían hacer lo que les pedía.


Esta escena está llena de enseñanza para los creyentes. Incluso si no nos necesita, Jesús quiere que participemos en su trabajo. Si le llevamos lo poco que tenemos, puede sacar de eso una abundante bendición para los demás. ¡Incluso “sobró”, es decir, no saldremos perdiendo! No seamos, pues, presuntuosos ni perezosos. Presuntuosos, pensando que podemos hacer mucho por nosotros mismos. Y perezosos, estimando que no vale la pena poner lo “poco” que tenemos al servicio del Maestro.


Ezequiel 16:35-63 – Hechos 22:22-23:11 – Salmo 35:9-14 – Proverbios 11:31

Oportunidad contra beneficios

Sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.Efesios 4:32


Cuando perdonas de corazón, vives un principio muy grande para tu vida. Sin duda, leíste bien el versículo de ayer. Por eso te invito a que pasemos la hoja y lo leamos juntos con detenimiento. Ese pasaje nos dice que si tenemos algo contra alguien lo perdonemos, para que Dios nos perdone también. O sea, para ponerlo bien claro: Si no perdonamos a los que nos ofenden, Dios tampoco nos perdonará nuestras ofensas.


Es muy fácil de comprender cuando lo leemos, pero muy duro muchas veces llevarlo a la práctica. En realidad, eso es vivir la Palabra de Dios. No se trata solo de leerla y comentar: «Ah, está bien», sino de aceptarla y decir: «Lo entiendo y lo voy a hacer».
La oportunidad tiene muchos beneficios. Entre otros, nos hace humildes. Es posible que estés pensando: «¡Se ve bien que no sabes lo que me hizo! ¿Cómo le voy a dar otro chance?». Pues ahí es justamente donde está la diferencia. Debes ser humilde, dejar el rencor y olvidar, pero de corazón, no de dientes para fuera de modo que cada vez que tengas otra situación vuelvas a traer a colación lo que pasó. ¡Y ojo, eso es muy dado en nosotras las mujeres!


Por lo tanto, siempre que intentas perdonar recibes bendición, pues al ser humilde y perdonar como Dios te perdona, das frutos de madurez y siembras en tu vida para bien. Entonces, cuando el día de mañana falles, seguro que te gustaría que te dieran otra oportunidad.


Recuerda: Todos los días cometemos errores, pero no todos los errores significan que no tienen remedio. Además, ten presente todo el tiempo que Dios es un Dios de oportunidades.

Rendido

“Es mejor sentarse a observar el partido, que ser un jugador, posiblemente el equipo pierda por culpa mía o no sea capaz de meter un gol y no quiero arriesgarme.”


¿Alguna vez has pensado de esta manera? Estos son los pensamientos de una persona derrotada que aún sin haber intentado jugar ya piensa que va a perder.
A veces actuamos como personas derrotadas, no deseamos implicarnos en el problema ni nos arriesgamos a actuar por miedo, preferimos no correr el riesgo, siendo espectadores de los logros de otras personas.“Si no quieres fracasar, simplemente no hagas nada”


Las personas que nunca han fracasado, son aquellas que nunca han hecho nada, jamás han corrido riesgos en su vida y, por lo tanto, no conocen lo que es “meter la pata”, sufrir por haber tropezado; no conocerán el dolor de perder pero tampoco disfrutarán el increíble sentimiento de la victoria.
La vida es corta y creo que uno recuerda más aquellas vivencias que nos han marcado, tanto los fracasos como las victorias, aquellos eventos que nos hicieron tocar el fondo de nuestras emociones ¿Lo has sentido?


Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Marcos 12:30
En el camino del Señor, Él desea que le entregues tu vida con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Esto significa que quiere verte en la cancha, sudando la camiseta y no simplemente sentado en la banca de la iglesia; que salgas a predicar, ores por los enfermos, por tus familiares, que apoyes a los que tienen necesidad, que madrugues para buscarlo.


Si estás enfrentando el dolor de no hacer nada, no pierdas más el tiempo y cambia tu mente ¡Vuélvete una persona activa y luchadora! Recuerda que los premios no son para los espectadores, sino por aquellos que se esfuerzan por alcanzar la meta. Si deseas recibir una respuesta o bendición de Dios, tendrás que preguntarte si has entregado tu vida con pasión.


¡Asume el reto y esfuérzate por ganar!


Feliz Viernes


Es Viernes,

un día lleno de Vida,

de Visión enfocada en lo mejor y

de Vientos de Bendición y paz.

Hechos 17

Pablo y Silas en Berea


10 Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. En cuanto llegaron, entraron en la sinagoga de los judíos.11 Estos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. 12 Muchos de ellos creyeron, y de los griegos, mujeres distinguidas y no pocos hombres. 13 Cuando los judíos de Tesalónica supieron que también en Berea era anunciada la palabra de Dios por Pablo, fueron allá y también alborotaron a las multitudes. 14 Entonces los hermanos hicieron que Pablo saliera inmediatamente en dirección al mar; pero Silas y Timoteo se quedaron allí. 15 Los que se habían encargado de conducir a Pablo lo llevaron a Atenas; y habiendo recibido el encargo de que Silas y Timoteo vinieran a él lo más pronto posible, salieron.

Buenos Dias

jueves, 25 de mayo de 2017

Buenas Noches

MI PAZ OS DOY


La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo.
El mundo se acaba con sus malos deseos.
Ciertamente como una sombra es el hombre; ciertamente en vano se afana; amontona riquezas, y no sabe quién las recogerá.


¿Qué fruto cosechaban entonces? ¡Cosas que ahora los avergüenzan y que conducen a la muerte!


Marta, Marta —le contestó Jesús—, estás inquieta y preocupada por muchas cosas pero sólo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará.
Yo preferiría que estuvieran libres de preocupaciones.
Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.


Que el Señor de paz les conceda su paz siempre y en todas las circunstancias.
El Señor sea con todos ustedes. El Señor te bendiga y te guarde; el Señor te mire con agrado y te extienda su amor; el Señor te muestre su favor y te conceda la paz.


Jn.14:27 I Jn.2:17 Sal.39:6 Ro.6:21 Lc.10:41,42 I Co.7:32 Jn.16:33 II Ts.3:16 Nu.6:24-26

¡REFUGIO SEGURO!



“Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; con cánticos de liberación me rodearás”. Salmos 32:7 (RVR1960).


Cuando atravesamos situaciones difíciles o dolorosas, solemos creer que estamos solos y sentimos un peso tan grande sobre nosotros que casi nos ahoga. Sin embargo, no es verdad que estemos solos, sino que es en esos momentos cuando más cerca está Jesús. Él está dispuesto a llevar tus cargas, por lo cual ya no tienes que soportar tanta presión sobre tu vida. Deja sobre el Señor tu carga y Él te sostendrá, no dejara para siempre al caído al justo. (Sal 55:22)

Dios te habla

Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia.
Mateo 5:7


Con el benigno Te muestras benigno, Con el íntegro Te muestras íntegro.
Salmos 18:25

Yo estoy en el Padre


Hijo, Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créeme en esto……si crees en esto harás las mismas obras que yo hago y, como ahora estoy con el Padre, las harás aún mayores.…recuerda que todo lo que pidas en mi Nombre lo haré, de manera que el Padre sea glorificado en Mi…


…sí, haré lo que me pidas invocando mi Nombre……si me amas, guardarás mis mandamientos……por Mi petición el Padre te ha dado otro Protector que está siempre contigo……que es el Espíritu de Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Pero tú lo conoces, porque está contigo y permanecerá en ti por siempre…


…sabes que eres Mi hijo, no te dejaré huérfano, ni ahora ni nunca, sino que volveré a ti… Jesús.


Confesión: Hoy declaro que todas mis peticiones al Padre las haré en nombre de Jesús… porque sé que es por su intermedio que me escucha y que responde a mis oraciones… lo hará para glorificar al Padre… declaro que el Espíritu Santo está conmigo porque he creído en Cristo y Él me protegerá, me enseñará y será mi Abogado y Ayudador y me conducirá a la verdad hasta que llegue a la Gloria, Amén.


Referencia Bíblica: Juan 14:11-18

Un fuego pequeño

… la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego! (v. 5).
Lectura: Santiago 3:3-12


Un domingo de septiembre, por la noche, mientras la mayoría de la gente dormía, se desencadenó un pequeño fuego en la panadería de Thomas Farriner, en Pudding Lane. Al instante, las llamas se extendieron de una casa a otra, y Londres se vio envuelta en el Gran Incendio de 1666. Más de 70.000 personas quedaron sin casa por fuego que arrasó el 80% de la ciudad. ¡Tanta destrucción por un incendio tan pequeño!


La Biblia nos advierte sobre otro fuego pequeño, pero destructivo. A Santiago le interesaban las personas y la relación entre ellas, no los edificios; por eso, escribió: «la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!» (Santiago 3:5).
Pero nuestras palabras también pueden ser edificantes. Proverbios 16:24 nos recuerda: «Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina para los huesos». Y el apóstol Pablo dice: «Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno» (Colosenses 4:6). Como la sal sazona la comida, la gracia hace lo mismo con nuestras palabras para edificar a los demás.

Con la ayuda del Espíritu Santo, nuestras palabras pueden apagar incendios en vez de provocarlos.


Señor, ayúdame a transmitir esperanza y ánimo con mis palabras.

Visión y propósito

Entre las maravillas de la creación de Dios, está el hecho de que Él ha dotado a cada persona con una “visión” única, la cual está conectada con el propósito personal de la existencia.Independientemente de la nacionalidad, raza, color de piel, etc., todos tenemos en nuestro interior puesta la semilla del propósito personal.


Más aun, tenemos la capacidad para liderar en dicho propósito; es decir, hay tópicos en la vida en los que somos seguidores del liderazgo de alguien más, pero hay un área específica en la que cada persona es, por naturaleza, el líder. Y lo puedes percibir fácilmente, porque dicha persona es la única que puede “ver” el propósito, lo puede alimentar, formular, guiar a otros y finalmente cumplirlo.Dios tiene grandes y buenos planes para ti que nadie más puede alcanzar… esto es una realidad aunque tristemente mucho llegan al final de sus vidas sin poderlo reconocer.


Quiero enfatizar en esto, “la visión y el propósito no siempre son para el ámbito empresarial o para transformar el mundo, la visión puede ser tan clara y tan importante como el formar una familia de éxito, ser líder para servir en un ministerio local que ayuda a los necesitados o tan simple, pero a su vez tan importante como ser quien motive a un grupo de jóvenes en una escuela para que sigan el camino del bien en sus vidas adultas”.


Lo que sí es claro es que, con la visión y el propósito activo en ti, vas a impactar vidas y serás una persona clave para que otros avancen y lleguen aún más lejos de lo que cualquiera de nosotros haya podido llegar.Si hasta el día de hoy no has identificado tu propósito, te aseguro que, si le pides al Señor con fe y empiezas a buscarlo, entonces, el Dios de toda revelación te despertará la capacidad para poder reconocer dicho propósito. No esperes otro día, comienza ya depositando tu confianza en Él para que puedas “ver con claridad”.


Oro para que así se haga en tu vida.


Versículo: “El ser humano concibe proyectos, lo que prevalece es la decisión del Señor”. Proverbios 19:21 (BLPH)

MÁS LUZ

«Toda su vida fue un sacrificio de sí mismo por la salvación del mundo. Ora ayunase en el desierto de la tentación, ora comiese con los publicanos en el banquete de Mateo, estaba dando su vida para la redención de los perdidos. El verdadero espíritu de devoción no se manifiesta en ociosos lamentos, ni en la mera humillación corporal y los múltiples sacrificios, sino en la entrega del yo a un servicio voluntario a Dios y al hombre» 

Para hacer la voluntad de Dios, debemos rendirnos y morir al yo. La vida entera de Jesús fue de sacrificio continuo.Para rendirnos ante Dios, también tenemos que humillarnos. Posiblemente haya personas que sentimos que son «indignas» de nuestra atención. Para despojarnos de estos prejuicios y pensamientos negativos, debemos pedirle a Dios humildad junto con la voluntad de rendirnos completamente a él.

Buenas Tardes

Aprendamos y apliquemos

Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.Santiago 2:13, RV-60


Quise dejar este pasaje tal y como aparece en la Biblia, pues encierra todo lo que venimos aprendiendo en estos dos últimos devocionales y se aplica para cualquier situación.
«El siervo se postró delante de él. “Tenga paciencia conmigo —le rogó—, y se lo pagaré todo.” El señor se compadeció de su siervo, le perdonó la deuda y lo dejó en libertad.


»Al salir, aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros que le debía cien monedas de plata. Lo agarró por el cuello y comenzó a estrangularlo. “¡Págame lo que me debes!”, le exigió. Su compañero se postró delante de él. “Ten paciencia conmigo —le rogó—, y te lo pagaré.” Pero él se negó. Más bien fue y lo hizo meter en la cárcel hasta que pagara la deuda. Cuando los demás siervos vieron lo ocurrido, se entristecieron mucho y fueron a contarle a su señor todo lo que había sucedido. Entonces el señor mandó llamar al siervo. “¡Siervo malvado! —le increpó—. Te perdoné toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también haberte compadecido de tu compañero, así como yo me compadecí de ti?” Y enojado, su señor lo entregó a los carceleros para que lo torturaran hasta que pagara todo lo que debía.


»Así también mi Padre celestial los tratará a ustedes, a menos que cada uno perdone de corazón a su hermano».Mateo 18:26-35

TÚ PUEDES PRODUCIR AL 100%

Las acciones que tú tomas están íntimamente ligadas a la profundidad de la revelación que tú has recibido en tu vida. Tú tienes que aprender a rechazar la desobediencia, a echar a un lado todo lo que no esté en línea con la palabra del Señor, a llevar cautivo todo pensamiento que se levante en contra del conocimiento de Cristo.

Tú no debes llevarte un bocado de comida a la boca, sin bendecir esos alimentos; tú no debes acostarte a dormir, sin hacer una oración; tú no debes comenzar tu día, sin antes agradecer a Dios por las bendiciones que tiene reservadas para ti. Esa disciplina militar en tu vida, te ayuda a añadir profundidad a la Palabra que ha sido añadida en tu vida. Para tú añadir profundidad, tiene que haber disciplina, porque el resultado que obtiene la Palabra está determinado por la actitud y la profundidad que tú le pongas a esa Palabra.

La Biblia nos dice que el sembrador salió a sembrar, por lo que sabemos que el problema no es el sembrador, él hizo lo que tenía que hacer. La semilla fue sembrada; el problema no es la falta de semilla. Pero el terreno recibe la semilla de cuatro maneras diferentes, que dan tres resultados diferentes; y lo que determina el terreno es la clase de resistencia que tiene cada terreno; y lo que determina los tres resultados es cómo combatimos la resistencia que tiene cada terreno. Los tres resultados son: treinta, sesenta, y ciento por uno. El que da treinta, es porque tuvo treinta por ciento de profundidad, setenta por ciento de resistencia. En el setenta por ciento, faltó llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo, faltó derribar todo argumento, toda altivez, toda fortaleza. Solo el treinta por ciento produce resultado, porque en el restante setenta por ciento la resistencia prevaleció. En el que produce sesenta, quiere decir que esa semilla, esa Palabra que fue sembrada tuvo sesenta por ciento de profundidad, y cuarenta por ciento de resistencia. Hubo sesenta por ciento de compromiso con esa palabra, y cuarenta por ciento de despiste y dejar que pensamientos negativos tocaran esa semilla.

Pero hay un tercer grupo, que da el ciento por uno; y esos son los disciplinados, los que derriban toda fortaleza, toda altivez, todo argumento, llevando todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo, porque el que da el ciento por uno es el que tiene cien por ciento de profundidad, cero por ciento de resistencia; cien por ciento de profundidad, cero por ciento de fortaleza; cien por ciento de profundidad, cero por ciento de argumento; cien por ciento de profundidad, cien por ciento de pensamientos negativos llevados cautivos a la obediencia de Cristo.

Lo que detiene la profundidad y el resultado de la semilla es el por ciento de resistencia que tú permitas alrededor de la palabra que es sembrada en tu corazón. Si tú permites que alguien te hable mal en contra de tu iglesia, tú estás permitiendo que haya resistencia en la palabra que ha sido sembrada; si permites que alguien te hable mal de los cristianos, tú estás permitiendo que se levanten pensamientos negativos, en contra de la Palabra, estás permitiendo que haya resistencia encima de la Palabra. Pero si tu aprendes a llevar todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo – y eso lo vas a poder hacer solamente con la revelación de la Palabra – porque, cuando viene un pensamiento de pobreza, tú tienes que tener una resistencia mayor, que se encargue de depositar en ti esa semilla de que Dios te quiere próspero, bendecido, en abundancia. Cuando tú veas la chequera en números rojos, no puedes pensar que las cosas están malas, que estás en problemas económicos, sino que hay una oportunidad para que se derrame la bendición, la abundancia que Dios te ha prometido en su Palabra. Cuando tú recibes un reporte negativo del médico, tú lo que tienes que decir es: No resistencia, sino Palabra; no pensamientos negativos, sino Palabra; no argumentos, sino la Palabra, que es la semilla que es sembrada en tu corazón. Por eso es que la Biblia dice que de día y de noche aquel sembrador velaba y cuidaba por aquella semilla. No sabía cómo daría fruto, pero de día de noche guardaba aquella semilla.

Tenemos que meditar en la Palabra, de día y de noche, tenemos que orar sin cesar. Cien por ciento de profundidad significa cero por ciento de resistencia. Los pensamientos negativos van a venir, pero tú tienes un arma que no es carnal, que dice que tú tomas todo pensamiento negativo y lo llevas cautivo a la obediencia de Cristo, que viene como consecuencia de la revelación del conocimiento de Dios.

Los pensamientos negativos son resistencia, que lo que hacen es quitarle profundidad a la Palabra. Pon todo pensamiento negativo cautivo a la obediencia de Cristo. Si tú crees en el Señor Jesucristo, serás salvo tú y tu casa; ningún arma forjada contra tu familia prosperará. Pero, para tú poder llevar todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo, tiene que haber conocimiento de la Palabra.

Tú decides si vas a ser de los que produce al treinta, con setenta por ciento de resistencia; o de los que produce al sesenta, con cuarenta por ciento de resistencia; o si te levantas como un cristiano victorioso, que entiende que las armas de su milicia no son carnales, sino espirituales, que el crecimiento está dentro de la misma Palabra que Dios ha depositado en tu vida, que todo pensamiento que se levante contra tiene que ser cautivo, y produces cien por ciento de resultado, cero por ciento de resistencia.

¿Acero o Chatarra?

A un herrero que había entregado su vida a Jesús le gustaba hablar de su fe y cierto día uno de sus amigos le dijo: “Explícame por qué tu Dios, quien dices es todo amor, ha permitido que pases por tantas pruebas”.


Tomando un trozo de hierro le respondió: “Para que este trozo de hierro sea útil es necesario que lo pase por fuego para luego martillarlo, si resiste vuelvo a hacer lo mismo muchas veces pero si no resiste entonces es chatarra”
Cada vez que vivimos tiempos difíciles o dolorosos en las distintas áreas de nuestra vida pensamos que estamos siendo castigados o que simplemente hemos sido olvidados por Dios.
Quizás alguna vez escuchaste o te hiciste estás preguntas:
Si mi relación con Dios es buena, ¿por qué tengo problemas?
Si cumplo con mi diezmo y ofrenda, ¿por qué me pasan estás cosas?
Si le sirvo a Dios, ¿por qué tengo que pasar por todo esto?


Y así podríamos seguir mencionando las preguntas que uno se hace cuando está pasando por la prueba.
El apóstol Pedro señala una gran verdad que pocos estamos dispuestos a aceptar y comprender, “Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo” 1 Pedro 1:7 (NTV).
En el tiempo de prueba es cuando debes demostrar de qué está hecha tu fe, aleja toda de idea equivocada sobre el castigo o el olvido de Dios, esa es una mentira del enemigo para debilitarte y vencerte.


Cuán difícil es mantener el gozo cuando hay muchos motivos para llorar y que complicado es permanecer de pie cuando todo está cayendo a tu alrededor, pero es justamente en esos momentos en los que tu fe debe ser de acero, a prueba del fuego y de los golpes de la vida.
Dios no quiere destruirte con la prueba, pero desea hacerte fuerte y a diferencia del herrero que desecha el hierro que no soporta el fuego y los martillazos, Él no te desecha sino que sigue trabajando en tu vida porque quiere sacar lo mejor de ti.


Es una realidad inevitable que seguiremos pasando pruebas a lo largo de nuestra vida, pero debemos tener presente que Dios ha prometido caminar con nosotros para enseñarnos que todo es parte de un plan maravilloso.
“Cuando pases por aguas profundas, yo estaré contigo. Cuando pases por ríos de dificultad, no te ahogarás. Cuando pases por el fuego de la opresión, no te quemarás; las llamas no te consumirán” Isaías 43:2 (NTV)


Feliz y Bendecido Jueves.


Ama vivir en paz,buscando la armonía,


la reconciliación, 


hablando con prudencia


para evitar herir sentimientos,


bendiciendo con tus labios


a los que están a tu alrededor.


Que pases un bello día Jueves.


La paz de Dios guardará


tu corazón y tus pensamientos.

Hechos 17

El alboroto en Tesalónica


17 Pasando por Anfípolis y Apolonia llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos. 2 Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres sábados discutió con ellos, 3 declarando y exponiendo por medio de las Escrituras que era necesario que el Cristo padeciera y resucitara de los muertos. Y decía: «Jesús, a quien yo os anuncio, es el Cristo.»
4 Algunos de ellos creyeron y se juntaron con Pablo y con Silas; asimismo un gran número de griegos piadosos, y mujeres nobles no pocas. 5 Celosos, entonces, los judíos que no creían, tomaron consigo algunos ociosos, hombres malos, con los que juntaron una turba y alborotaron la ciudad. Asaltaron la casa de Jasón, e intentaban sacarlos al pueblo, 6 pero como no los hallaron, trajeron a Jasón y a algunos hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: «Estos que trastornan el mundo entero también han venido acá, 7 y Jasón los ha recibido. Todos ellos contravienen los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús.»
8 Al oír esto, el pueblo y las autoridades de la ciudad se alborotaron.9 Pero después de obtener fianza de Jasón y de los demás, los soltaron.

Buenos Dias

Buenos Dias

La imagen puede contener: texto

Feliz Dia de la Patria

miércoles, 24 de mayo de 2017

Buenas Noches

LIMPIAME, SEÑOR

Lávame de toda mi maldad.
Los purificaré de todas las iniquidades que cometieron contra mí; les perdonaré todos los pecados con que se rebelaron contra mí.
Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.


Yo te aseguro que quien no nazca de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
La sangre de machos cabríos y de toros, y las cenizas de una novilla rociadas sobre personas impuras, las santifican de modo que quedan limpias por fuera. Si esto es así, ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien por medio del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte, a fin de que sirvamos al Dios viviente


Pero Dios los salvó, haciendo honor a su nombre, para mostrar su gran poder.
La gloria, Señor, no es para nosotros; no es para nosotros sino para tu nombre, por causa de tu amor y tu verdad.


Sal. 51:2 Jer.33:8 Ez.36:25 Jn.3:5 Heb.9:13,14 Sal.106:8; 115:1

La gracia es un regalo de Dios

Porque por gracias sois salvos.Efesios 2:8, RV-60


Cuando haces una oración de fe, o sea, aceptas a Dios como tu único y verdadero Salvador, recibes varias cosas para tu vida y debes apreciarlas de la misma manera que lo haces con un hermoso regalo.


En ese momento, recibes la gracia que te hace comprender uno de los maravillosos atributos de Dios. Además, esta es la clave para una relación personal y profunda por medio de Jesucristo.


La gracia te permite apreciar lo maravilloso de nuestro Dios y su misericordia.
¿Has sentido cuando llegas a un lugar o hablas que te sientes especial, te ven especial, te dicen que tienes un brillo en los ojos o hay algo que reflejas?
Pues bien, esa es la gracia de Dios en tu vida y en tu ser.


Es un regalo maravilloso. Así que apréciala y disfrútala.

¿Te sientes abandonado?



Hijo, ¿te sientes abandonado…? Pues Yo sé lo que es sentirse realmente abandonado por el Padre cuando fui a la cruz……por eso fui, para que tú nunca te sientas abandonado… Te dije que estaría contigo todos los días…


…pero descansa en Mi presencia y alábame… porque Yo habito en medio de las alabanzas de Mi pueblo… sólo tienes que creer, no sentir para hacerlo……Yo estoy contigo y en ti y en Mi Santuario, desde el corazón de Mis hijos sube hasta Mi mismo la alabanza de Mi pueblo…


…en Mí, generaciones pasadas esperaron, ellos esperaban y Yo los libraba……a Mi clamaban y quedaban libres, su espera puesta en Mi no fue fallida……aunque te sientas que eres un gusano y ya no un hombre y los hombres sientan de ti vergüenza y el pueblo te desprecie…


…aunque todos los que te ven, se burlen, hagan muecas y mueven la cabeza: ¡No te amedrentes!¡Confía en Mí, pues Yo te libro, te salvo porque te amo!¡¡¡Yo sufrí primero lo que tú sientes para que tú no lo sufras!!!…Te he sacado del vientre de tu madre…


…tú eres Mío desde el seno materno……Te libraré de las garras del enemigo y de la boca del león……tú me rendirás honor… Jesús.


Confesión: Hoy declaro que ya no me sentiré abandonado… porque Jesús sufrió la soledad por mí… Él está conmigo todos los días… descansaré en Su presencia y le alabaré… esperaré con paciencia en su salvación aunque sienta el desprecio de los demás… ¡Tú, Señor me levantarás!… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Salmos 22:1-20

MEDITA SOBRE ESTAS COSAS




Ten cuidado de ti mismo.


Todos los deportistas se entrenan con mucha disciplina. Ellos lo hacen para obtener un premio que se echa a perder; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre. Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire. Más bien, golpeo mi cuerpo y lo domino, no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo quede descalificado.


Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.


Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos. Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu.
Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.
Sé diligente en estos asuntos; entrégate de lleno a ellos, de modo que todos puedan ver que estás progresando.


I Ti.4:16 I Co. 9:25-27 Ef.6:11,12 Gal.5:24,25 Ro.8:14 I Ti.4:15

Dios te habla

No temas lo que estás por sufrir. Yo te digo que el diablo echará a algunos de ustedes en la cárcel para que sean probados, y tendrán tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y Yo te daré la corona de la vida.
Apocalipsis 2:10


Si un ejército acampa contra mí, no temerá mi corazón; Si contra mí se levanta guerra, a pesar de ello, yo estaré confiado.
Salmos 27:3

Crecer más y más

«Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más». 1 Tesalonicenses 4: 1

EL CRECIMIENTO ES LA LEY de una vida saludable. El día en que dejas de crecer estás condenado a muerte. Pero el crecimiento implica dolor. Tal vez por eso mucha gente se resiste a crecer. Prefiere acomodarse, y vivir sin enfrentar desafíos, sin escalar las montañas de la vida.


En el versículo de hoy el apóstol Pablo habla de crecimiento en la vida espiritual. El primer paso del crecimiento es el aprendizaje: «De la manera como aprendisteis», indica Pablo. Esto quiere decir que el primer paso en la ruta del aprendizaje consiste en reconocer que no sabes.


En la vida cristiana, esto te lleva a la Palabra de Dios. El estudio diario de la Biblia es el camino hacia el crecimiento; no el estudio como un deber, sino como la experiencia maravillosa de estar en comunión con Jesús. La Biblia es la carta de amor que Jesús te escribió. Es la manera de comunicarse contigo, de mostrarte los peligros del camino, de enseñarte las veredas de justicia y conducirte al destino glorioso que te tiene preparado.


Pero al abrir el Libro Sagrado tienes que renunciar a tus propios conceptos y reconocer que Dios conoce el camino mejor que tú. Este es un proceso que lleva toda la vida; y Pablo llama a este proceso «crecimiento». Dice: «Así, abundéis más y más». La abundancia es el resultado de tomarse en serio los consejos divinos. Dios es un Dios de abundancia. Jesucristo declaró en cierta ocasión: «He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia».
Pero en la vida espiritual la abundancia no es el fruto del esfuerzo, sino de la humildad, de la dependencia de Dios y de la sumisión a las enseñanzas de su Palabra.


Hoy tienes delante de ti un nuevo día. Cada clía es una nueva oportunidad; es una hoja en blanco que Dios te brinda para que escribas una nueva historia; es la oportunidad de corregir los errores de ayer, de extraer lecciones de los fracasos y de seguir avanzando y creciendo más y más.


Empieza el día con la seguridad de que el consejo de Dios se ha hecho realidad en tu experiencia. Recuerda las palabras de Pablo: «Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más».

Otra oportunidad

Cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados.Marcos 11:25


Si Dios es un Dios de oportunidades, ¿por qué a nosotros a veces nos cuesta tanto darnos otra oportunidad y dársela a alguien que nos ha fallado?
Si lo vemos en el campo de las relaciones sentimentales, en el matrimonio, siempre vamos a tener dificultades. Sin embargo, ¿quién dijo que iba hacer fácil vivir con otra persona que tiene otras costumbres y otra manera de hacer las cosas?


Sé que muchas veces esos problemas en las relaciones se van agravando hasta llegar a la línea peligrosa de la falta de respeto. Entonces, como es natural, lo primero que aparece por allí en nuestra mente es el pensamiento de la separación o, lo que es peor, el divorcio.
En el ámbito de las relaciones de amigos, aparecen los errores que comenten otras personas con nosotros en el trabajo o muchas situaciones que se presentan en la vida.


Por lo tanto, debemos considerar siempre la posibilidad de brindar una oportunidad. Nada en la vida es perfecto y mucho menos en el ser humano. Recuerda que el único perfecto es DIOS.
Conozco de muchas personas que, aunque han reconocido que tienen problemas, han tomado la decisión de dejar atrás todo orgullo, perdonar y darse una nueva oportunidad.


Cuando amas y cuando ves que esa persona a la que quieres dejar hoy tiene cualidades y virtudes, puedes ampliar tu mirada y no enfocarte solo en la parte negativa. De ese modo, puedes colocar en una balanza tu relación y darte una oportunidad.

Buenas Tardes

¡ESCUCHA MÁS Y HABLA MENOS!



“Hablar poco es de sabios; la gente inteligente mantiene la calma.” Proverbios 17:27 (TLA)


Sin duda hablar menos y escuchar más conlleva muchas ventajas, por el contrario, hablar demasiado pudiera producir problemas en las relaciones con los demás. ¿Cuántas veces nos arrepentimos de algo que no debimos decir? Cuando te encuentres en una situación en la cual el enojo o la ira te hagan decir cosas que terminan lastimando a otros, refrenar tu lengua y escuchar más pudieran ayudarte a evitar muchos conflictos.

Dios te habla

Pues si ustedes siendo malos, saben dar buenas dádivas a sus hijos, ¿cuánto más su Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se Lo pidan?
Lucas 11:13


SEÑOR, muéstrame Tus caminos, enséñame Tus sendas.
Salmos 25:4

Mi poder se perfecciona en tu debilidad

Tres veces le he pedido a Dios que me quite este sufrimiento, pero Dios me ha contestado: «Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad.» Por eso, prefiero sentirme orgulloso de mi debilidad, para que el poder de Cristo se muestre en mí. Me alegro de ser débil, de ser insultado y perseguido, y de tener necesidades y dificultades por ser fiel a Cristo. Pues lo que me hace fuerte es reconocer que soy débil. 2 Corintios 12:8-10 (TLA)


Pablo escribió con toda sinceridad la lucha con su carne, tal vez se sentía tan desesperado como nos sentimos nosotros cuando nos encontramos en medio de una situación difícil de enfrentar y estamos tan cargados por las cosas que nos acontecen que por un momento olvidamos quién es el centro de nuestras vidas.
¿Cuál es ese problema que parece consumir tus fuerzas? ¿Qué es lo que te roba la paz y quiere hacer que pierdas la esperanza? ¿Qué es eso que en tu interior te molesta tanto que te hace pensar que Dios no escucha tus oraciones y que tampoco está junto a ti? ¿Hay algo que actualmente está desestabilizándote de tal manera que sientes que vas a perder la cordura?


Si es así, al igual que a Pablo, Dios te dice: “…Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad…”. Sólo su amor y su gracia te llevarán a escalar nuevos peldaños de victoria.
Hoy te animo a rendirte delante Dios y no frente a tus problemas, tal vez el dolor que estás sintiendo es incomparable y nadie más lo entiende, pero créeme que Dios sí, Él quiere llevar esa carga por ti.


Pablo entendió que su fuerza no venía de él sino de Dios, por ello pudo gozarse en medio de cualquier situación que haya estado pasando, porque sabía que la tribulación era momentánea.
Recuerda que cuando eres débil, entonces eres fuerte, porque mayor es el que está en ti que el que está en el mundo.

Recuerda que en los últimos días


Hijo, recuerda que en los últimos días vendrán momentos difíciles……los hombres serán egoístas, amantes del dinero, farsantes, orgullosos, chismosos, rebeldes con sus padres, ingratos, sin respeto a la religión……evita a esa gente…


…los reconocerás porque estos siempre están aprendiendo y nunca llegan al conocimiento de la verdad… siempre vienen con cosas nuevas……sin saberlo, ellos mismos se oponen a la verdad. Su mente se ha pervertido, ven bueno lo malo y lo malo bueno, descalificados en cuanto a lo que significa tener la fe que los salva…


…pero estos no pueden ir muy lejos, pues su locura será desenmascarada a la vista de todos……no te dejes engañar… en cambio, sigue de cerca la enseñanza y el modo de vida, los proyectos, la fe, la paciencia, la caridad, la valentía, las persecuciones y los sufrimientos de aquellos que fueron fieles a Mí…


…hazte a la idea que serás perseguido como lo fueron todos los que quisieron servirme fielmente……estos embusteros irán de mal en peor, se juntarán con otros engañadores y también serán engañados…


…tú, hijo, en cambio, quédate con lo que has aprendido y de lo que estás seguro……Mi Palabra es inspirada y es útil para enseñar, rebatir, corregir y guiar en el bien.


…así como un experto está preparado para todo trabajo bueno está tú preparado… Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que me prepararé estudiando la Palabra de Dios… lo haré para no ser engañado por muchos que aparentan ser buenos y no lo son… cada cosa que me digan la compararé con lo que enseñan Las Escrituras… veré la vida y fe de los que enseñan o han enseñado y si han sido fieles a Dios en toda circunstancia, tomaré sus ejemplos de vida… no retrocederé si soy perseguido por ser fiel a lo que creo… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: 2Timoteo 3:1-17


Feliz Miércoles, este día es único


y bendecido por Dios,


es tu oportunidad para bendecir,


para hacer la diferencia


en este mundo


donde la mayoría se concentra


en mirar hacia sí mismo


cuando hay tanto por hacer


y tantos necesitados.


Que Dios te bendiga cada día


de la semana,


que seas prosperado y fructífero


en todas tus labores.


Dios bendiga también 


tu hogar y tu familia. 


Feliz Miércoles.


Hoy el Señor te guardará de todo mal,


él guardará tu alma. 


Feliz día bendecido.Mery Bracho

Hechos 16

Encarcelados en Filipos


11 Zarpando, pues, de Troas, navegamos directamente a Samotracia, el día siguiente a Neápolis 12 y de allí a Filipos, que es la primera ciudad de la provincia de Macedonia, y una colonia. Estuvimos en aquella ciudad algunos días. 13 Un sábado salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración. Nos sentamos y hablamos a las mujeres que se habían reunido. 14 Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo. El Señor le abrió el corazón para que estuviera atenta a lo que Pablo decía,15 y cuando fue bautizada, junto con su familia, nos rogó diciendo:
—Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, hospedaos en mi casa.
Y nos obligó a quedarnos.
16 Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando. 17 Ésta, siguiendo a Pablo y a nosotros, gritaba:
—¡Estos hombres son siervos del Dios Altísimo! Ellos os anuncian el camino de salvación.
18 Esto lo hizo por muchos días, hasta que, desagradando a Pablo, se volvió él y dijo al espíritu:
—Te mando en el nombre de Jesucristo que salgas de ella.
Y salió en aquella misma hora.
19 Pero al ver sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades.20 Los presentaron a los magistrados y dijeron:
—Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad 21 y enseñan costumbres que no nos es lícito recibir ni hacer, pues somos romanos.
22 Entonces se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarlos con varas. 23 Después de haberlos azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardara con seguridad. 24 El cual, al recibir esta orden, los metió en el calabozo de más adentro y les aseguró los pies en el cepo.
25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. 26 Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. 27 Se despertó el carcelero y, al ver abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. 28 Pero Pablo le gritó:
—¡No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí!
29 Él entonces pidió una luz, se precipitó adentro y, temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas. 30 Los sacó y les dijo:
—Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?
31 Ellos dijeron:
—Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa.
32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas, y en seguida se bautizó con todos los suyos. 34 Luego los llevó a su casa, les puso la mesa y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.
35 Cuando fue de día, los magistrados enviaron guardias a decir:
—Suelta a esos hombres.
36 El carcelero hizo saber estas palabras a Pablo:
—Los magistrados han mandado a decir que se os suelte; así que ahora salid y marchaos en paz.
37 Pero Pablo le dijo:
—Después de azotarnos públicamente sin sentencia judicial y siendo ciudadanos romanos, nos echaron en la cárcel, ¿y ahora nos liberan encubiertamente? No, por cierto, sino vengan ellos mismos a sacarnos.
38 Los guardias hicieron saber estas palabras a los magistrados, los cuales tuvieron miedo al oír que eran romanos. 39 Fueron y se excusaron; los sacaron y les pidieron que salieran de la ciudad.40 Entonces, saliendo de la cárcel, entraron en casa de Lidia y, habiendo visto a los hermanos, los consolaron y se fueron.

Buenos Dias

martes, 23 de mayo de 2017

Buenas Noches

MURO DE PROTECCIÓN



“sólo bajo su protección podemos vivir tranquilos, pues nunca deja de cuidarnos”. Salmos 91:4 (TLA)


Las circunstancias de la vida en ocasiones nos llevan a vivir en temor y ansiedad. El temor en cualquiera de sus manifestaciones, puede llevar a la angustia, la depresión o el pánico. Sin embargo Dios nos dice en su Palabra que en El podemos vivir tranquilos, ya que nunca se aparta de nosotros su cuidado y protección. Aferrado de la mano de Dios puedes caminar por la vida, libre de temor y en completa seguridad

Dios te habla

Miren, la hora viene, y ya ha llegado, en que serán esparcidos, cada uno por su lado, y Me dejarán solo; y sin embargo no estoy solo, porque el Padre está conmigo.
Juan 16:32


Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, El SEÑOR me recogerá.
Salmos 27:10

Los hijos del divorcio

Y ahora, Señor, ¿qué esperanza me queda? ¡Mi esperanza he puesto en ti!Salmo 39:7


Esta semana la he dedicado a ese problema triste y común que es la separación o el divorcio, y he motivado a las mujeres, y a los hombres por igual, a seguir adelante a pesar de sus frustraciones.
Sin embargo, hoy llego como una gran defensora de los «hijos del divorcio».
No les hagamos más daño del que ya les hemos ocasionado con la triste noticia de que papi y mami no seguirán viviendo juntos, pues ese es un trauma de por vida que solo se logra sanar por la misericordia de Dios.


Cuando nos separamos o divorciamos, es como si olvidáramos que esos hijitos son el resultado de esa relación. Caemos en el grave error de cobrarnos la venganza por nuestras manos y ponemos a los hijos de carnada.
Nuestros hijos pasan a sufrir la manipulación y los convertimos en mensajeros para nuestro ex. Lo triste de todo es que, en la mayoría de los casos, esos mensajes van con amenazas, insultos y lo que menos damos es un buen ejemplo. Incluso, a menudo los papás cortan la ayuda económica a fin de castigar a las madres y no les dan dinero.


Si estás pasando por algo así, recuerda que necesitas la intervención de Dios en tu vida y mucha oración y protección en esta nueva etapa que estás experimentado. Así que el mejor consejo que te puedo dar es el siguiente: «Busca a Dios y entrégale por completo tu vida y la de tus hijos».

Terrible fantasma

Lee Salmos 56.2-4


Pocas cosas hay en la vida que nos hagan sentir peor que la inseguridad. En el libro de los Salmos, el 125 y versículo 1 expresa: «Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, que no se mueve, sino que permanece para siempre». La palabra que se traduce como «confían» significa encontrar todos y cada uno de los aspectos de nuestra seguridad en Dios, aunque no podamos verlo.
Mucho de los celos que sentimos, la envidia, la manipulación, la incredulidad y la falta de autoestima pueden tener su triste origen en nuestra inseguridad. Te sorprenderías si supieras cuántas personas que parecen realizadas son crónicamente inseguras. Aunque la inseguridad puede originarse por toda clase de experiencias, hay un momento en nuestros años formativos cuando alguna persona clave —un padre, una madre, un hermano, un maestro, un ministro religioso—, que supuestamente debía darnos seguridad, nos produjo inseguridad. Nos sobrevino entonces un temblor en el alma que es imposible de calmar naturalmente. Agreguemos a esto los momentos en que nosotros mismos nos decepcionamos y no llegamos a la altura deseada.


La inseguridad es un problema serio, pero basar nuestra seguridad en nosotros mismos puede ser un problema aún mayor. La Biblia dice en Salmos 30.6-7: «En mi prosperidad dije yo: No seré jamás conmovido, porque tú, Jehová, con tu favor me afirmaste como monte fuerte. Escondiste tu rostro, fui turbado». El rey David era el primero en adjudicar su prosperidad o seguridad a Dios, pero en algún momento basó su seguridad sobre la bendición de Dios, en lugar de sobre Dios mismo. Con frecuencia conocemos lo suficiente como para no adjudicar nuestra seguridad a cosas mundanas, pero la tentación más grande es basar nuestra seguridad en las bendiciones, no en el que bendice.


En ocasiones podemos fundamentar nuestra seguridad en el favor que Dios nos ha demostrado, pero el favor de Dios no es sinónimo de su persona. Si ponemos nuestra confianza en las manifestaciones del favor de Dios en lugar de ponerla en Dios mismo, nos derretiremos como soldaditos de chocolate cuando llegue el momento de mostrar que vivimos por fe y no por vista.


Reflexión:


Dios es conmigo. Estoy seguro como una roca porque confío en Él.

POR LA PALABRA DE DIOS

“8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;9 no por obras, para que nadie se gloríe. 10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” Efesios 2:8-10

Toda persona que es salva, lo es por el poder sobrenatural de Dios. Hay mucha gente que quiere ver lo sobrenatural de Dios, y creen que eso es simplemente ver a alguien sanarse. El poder de Dios efectivamente sana a la gente, pero el poder sobrenatural de Dios hace más que eso porque ese poder es necesario para la salvación. Lo primero que ocurre de manera sobrenatural es la salvación de una persona, lo cual conlleva todo lo de Dios.

Martin Lutero comenzó el pensamiento protestante que se basaba en cinco principios: Solo la Palabra de Dios, la última y única autoridad es la Palabra; solo por fe, no es por obras, ni entendimiento; solo por gracia, eres lo que eres por la gracia de Dios; solo a través de Cristo, la gracia la alcanzas solo por Cristo; y último, solo a Dios sea la gloria. Todo lo sobrenatural de Dios, todo lo que tú experimentas en la vida, lo experimentas a través de estos: La Palabra, y la fe, a través de Cristo; y todo para gloria de Dios. ¿A través de qué recibes todo esto? Es el poder sobrenatural de Dios el que te da todas estas cosas.

Si algo puede cambiar tu vida, es la Palabra de Dios; solo la Palabra de Dios. Como único puedes ser salvo, es solo por fe en Cristo. Todo lo que tienes y en lo que te has convertido, ha sido solo por gracia. La gracia que adquieres, la tienes solo a través de Cristo. Todo esto, para gloria de Dios.

La Palabra te da la oportunidad de confirmar que aquello que deseas va alineado con lo que Dios desea y tiene para ti. Mira todo lo que deseas, y confirma si la Palabra dice que tienes derecho a ello; si está en la escritura, lo tienes. Ahora entra la fe, luego de que entiendes, a través de la Palabra, que tienes derecho a lo que tanto anhelas; es la gracia de Dios la que te permite acceder a lo que tanto quieres; para que Dios se lleve la gloria.

La casa que tienes, la tienes porque entendiste que en Su Palabra dice que Él va a suplir tus necesidades, que Él te va a bendecir, que Él te va a prosperar, que si le sirves, Él va a hacer cosas grandes contigo. Así que, al fin y al cabo, tienes tu casa no porque tengas crédito o trabajo, sino porque le creíste a Dios. Tienes tu casa porque la gracia de Dios te permitió tenerla, a través de lo que Cristo hizo en la cruz del Calvario. Todo lo que en realidad importa es Su sacrificio. Todo lo que haces, lo haces no para sentirte bien, ni para lucir bien, sino porque es lo correcto, y lo que tienes, lo tienes, para la gloria de Dios. Hay poder detrás de todo eso, y esto es el poder del evangelio.

El que no vive a la luz del poder del evangelio, al momento de tomar decisiones, opta por aquellas que le hacen sentir bien y lucir bien, no necesariamente por aquellas que son correctas, confirmadas por la Palabra. Por ejemplo, hay personas que fuman porque se siente bien, o creen que se ven bien haciéndolo, pero no es lo correcto. Y en tu vida debes decidir entre hacer lo que te hace sentir bien, lo que te hace lucir bien, o lo que es correcto a pesar de que no te sientas, ni luzcas bien.

Lo grande es que el verdadero poder en tu vida se encuentra cuando haces lo correcto, aunque no te haga sentir bien y aunque no te veas bien, ¿sabes por qué? Porque, cuando haces lo correcto, tu autoestima se levanta. Cuando haces lo correcto, a pesar de todo, ahí hay verdadero poder, ahí es cuando tu vida comienza a tomar valor, ahí es cuando comienzas a ver la fortaleza que hay dentro de ti y a ver el fundamento. Por eso es que, en tu vida, tienes que saber que sobre todo debes escoger hacer las cosas por la Palabra de Dios.

Vive bajo la autoridad de lo que realmente cambió tu vida. No siempre te sientes bien orando, diezmando, pero es lo correcto. No siempre luces bien siendo cristiano porque, a veces, Dios te pide que haga cosas que el mundo no entiende, pero es lo correcto. Vive por la única autoridad en tu vida, lo que te da cada vez más poder. Pero el día que decidiste creer en Él, por causa de que Él activo tu corazón y tú comenzaste a hacer lo correcto, a vivir por la Palabra, por lo que hizo por ti en la cruz del calvario, desde ese día fue que comenzaste a descubrirte a ti mismo y a caminar en la verdadera autoridad de Aquel que murió por ti en la cruz del Calvario. Fue ahí donde descubriste el poder sobrenatural de Dios y de su evangelio.

CÓMO ELIMINAR RESISTENCIAS SECRETAS

Los pensamientos negativos son resistencias en nuestra vida. Cuando tú recibes la Palabra, pero eres de corta duración, es porque hay algo que no te permite manifestarla; y, cuando analizas tu vida, te das cuenta que son pensamientos los que te han estado deteniendo.

“4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,”
2 Corintios 10:4-5

El conocimiento de Dios es la Palabra, es esa semilla de la que habla la parábola del sembrador; y hay argumentos y altivez que se levantan en contra de esa Palabra. Pero Pablo nos dice que hay armas que no son carnales, sino espirituales, y tienen el poder para destruir esas fortalezas, llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo.

Cuando el conocimiento de Dios, la Palabra de Dios, la semilla llega a nuestra vida, los pedregales se convierten en fortalezas, en argumentos, en altivez, tratando de destruir esa Palabra de Dios. Y tenemos en nuestras manos la solución para derribar toda altivez, toda fortaleza, todo argumento: El llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo.

Pablo habla de armas espirituales, de fortalezas, habla acerca de derribar, destruir; sin embargo, a diferencia de David y tantos otros hombres de Dios, Pablo no era un militar. La Biblia dice que se dedicaba a construir y vender carpas. Pero Pablo usa este vocabulario para hablar acerca de aquello que trata de destruir la semilla, añadiendo fuerza, estructura y pasión a la revelación que quiere llevar acerca de cómo destruir los pensamientos que van en contra de la Palabra del Señor. Para derribar esos pensamientos, se va a requerir que tengas la disciplina y la estructura de un militar. Tienes que estar en el cimiento correcto, con la Palabra correcta depositada en tu corazón, y entender que tenemos que levantarnos con las armas de nuestra milicia, que no son carnales, sino espirituales, y están depositadas en esa misma semilla para que tú tengas el poder de derribar, destruir toda fortaleza, todo argumento, todo pensamiento negativo que vaya en contra de la Palabra del Señor. Ninguna Palabra es sembrada y queda sin dar fruto; eso es lo que dice la palabra del Señor; pero tiene que haber cierta pasión en tu vida, que esté pendiente; porque un militar es vigilante, es disciplinado. Un militar no cuestiona; recibe una orden y cumple con ella, sabe vivir bajo autoridad. Y eso es lo que Pablo añade a la revelación en estos versos.

Cuando viene una semilla de prosperidad a ser sembrada en tu vida, viene también una noticia negativa en el periódico acerca de la economía de tu país; pero esa Palabra de prosperidad tiene en sí misma un arma, que no es conocimiento carnal, conocimiento de economía, porque no se trata de que aprendas más acerca de finanzas para resolver tu problema, sino que hay una promesa en esa semilla; la Biblia dice que Dios te prosperará en tu entrada, en tu salida, en la ciudad, en el campo, que todo aquello en lo que tú pongas tu mano prosperará, que dondequiera que pongas la planta de tus pies, será tuyo. Y, cuando tú tienes la disciplina de un militar, y entiendes que los pensamientos negativos impiden que la Palabra tenga profundidad en tu vida, entonces, con la Palabra, con las armas de nuestra milicia, tú destruyes toda fortaleza, toda altivez y todo argumento que se ha levantado en contra de la Palabra que Dios ha sembrado como semilla en tu vida.

Hay quienes reciben una palabra de sanidad de parte del Señor, pero hay argumentos, pensamientos que dicen que, si un familiar murió de cáncer, entonces ellos van a morir también de cáncer. El doctor te pregunta todo el historial familiar, y él va a asumir que, si en tu familia hay problemas de diabetes o hipertensión, entonces, tú tienes altas probabilidades de también padecer de estas condiciones. Pero tú tienes que entender que en tu vida hay una semilla que es la cura para el cáncer, para el SIDA, para la hipertensión, para las condiciones cardiacas; no se encuentra en una pastilla, en una farmacia, pero la encuentras en la semilla de la Palabra de Dios que dice que, no importa los antecedentes de salud de tu familia, si tú crees que puedes ser sano, para el que cree, todo es posible. La Biblia dice que pondremos nuestras manos sobre los enfermos, y sanarán. Tu sanidad no viene de tus antecedentes, sino de la revelación de la Palabra de Dios en tu vida, pero esa Palabra tiene que tener profundidad y, para esto, tienes que derribar todo argumento, todo pensamiento negativo que se levante en contra de esa revelación en tu vida.

Esa actitud, esa pasión que Pablo le añade a esta revelación haciendo uso de vocabulario militar al hablar acerca de derribar esas fortalezas, esos argumentos, todo lo que se levante en contra de la palabra de Dios, es lo que va a traer el cuidado alrededor de la semilla. Cuando tú entiendes la importancia de eliminar los pensamientos negativos, es porque entiendes que la Biblia dice que todo lo que tú oyes se añade a tu vida, y que puede convertirse en argumento, en fortaleza, en altivez alrededor de esa semilla; y tú, como militar, que tienes unas armas que no son carnales, tienes que proteger esa semilla. Hay tanta gente con necesidad de la Palabra, pero se quedan en sus casas viendo novelas, en vez de ir a la iglesia. Recibir la Palabra es demasiado importante; recibir más armas, recibir mayor revelación de la Palabra, le da mayor profundidad a la semilla que ha sido sembrada en tu vida.

Yo Soy el que siembra


Hijo, Yo Soy el que siembra la semilla buena……el campo es el mundo. La buena semilla es la gente del Reino. La maleza es la gente del Maligno…


…el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles……ve cómo se recoge la maleza y se quema: así sucederá al fin del mundo……Yo enviaré a Mis ángeles; éstos recogerán de Mi Reino todos los escándalos y también los que obraron el mal…


…y los arrojarán en el horno ardiente. Allí no habrá más que llanto y rechinar de dientes.Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de Mi Padre. Si puedes oír y entender, esto es para ti…


…Mi Reino es como un tesoro escondido en un campo. El hombre que lo descubre, lo vuelve a esconder; su alegría es tal, que va a vender todo lo que tiene y compra ese campo… tú que has entendido y cambiado todo por Mi reino llénate de alegría… Jesús.


Confesión: Señor, entiendo y recibo como para mí esta Palabra… tendré paciencia cuando vea la mezcla de los hijos del reino con los hijos del malo, no miraré a las injusticias y no me desesperaré al entender que Tú separarás y juzgarás a cada uno en su tiempo… yo lo cambio todo en mi corazón por tenerte a Ti como Mi Salvador… en nombre de Jesús lo declaro… Amén.


Referencia Bíblica: Mateo 13:36-43

Buenas Tardes

ESPADAS Desenvainadas

El señor de los ejércitos te entrego una espada y esa espada es la palabra de Dios, La escritura sagrada del rey de reyes se transforma, cuando la usamos, en una espada espiritual reluciente, afilada; muchos creyentes tienen esa espada descuidada y olvidada.


Abre tu corazón al Señor, ríndete ante Él y reconoce su poderío y señorío, el es llamado “El Señor de los ejércitos” Cuando David derroto a Goliat le dijo “¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente? (1 Samuel 17:26 NVI) y mira que interesante lo que dijo el Señor cuando se le aparece a Josué:

 

 
En el relato de Josué 5:13-15 vemos una aparición de Jesús como el “Príncipe del ejercito de Jehová” con una espada desenvainada en su mano, listo para usarla.
El Señor Jesús es nuestro comandante, general y príncipe, es un líder de guerra, de ejércitos y escuadrones, el rey de reyes, nuestra máxima autoridad y nosotros somos sus soldados victoriosos. Desenvaina esa espada que te fue entregada, es tuya, es para que la uses con poder, con el poder de su Espíritu. El Señor capacita a su ejército con toda su armadura, Por un lado nos da el escudo para resistir, pero también quiere que uses la espada para ser ofensivo, para avanzar, para cortar, destruir y derribar toda obra de maldad y toda oposición.
Esta espada espiritual tiene el objetivo de destruir el mal en nuestras vidas y en las naciones. Tienen la capacidad de liberarnos de la cautividad, de romper cadenas de amargura, tristeza, pobreza y enfermedad.


En Isaías 49:2 dice: “”Hizo de mi boca una espada afilada, y me escondió en la sombra de su mano; me convirtió en una flecha pulida”


Esto significa que la espada se ejecuta con palabras de fe, autoridad y firmeza, la palabra de Dios toma muchas formas, algunas veces es agua para nuestra sed, otras veces es aceite para nuestra sanidad, también se transforma en sabiduría y consejo, pero en ocasiones esta palabra es una espada para la guerra, para ser ofensivos y avanzar en la batalla. Dios quiere que sus hijos avancen, pero no pueden hacerlo a menos que sean diestros con la espada, porque estamos en batalla contra el maldad, el mundo y el enemigo. Es hora de levantarse a guerrear, es hora de usar la espada desenvainada.


Di conmigo: “Hoy me levanto en el poder del Espíritu y desenvaino mi espada que es la palabra de Dios, la tomo en mi mano y comienzo a cortar todo lo que me aflige, a cancelar todas mis dificultades, me vuelvo en contra de toda oscuridad y dificultad porque soy más que vencedor, mayor es el que está conmigo y más son los que están de mi lado. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Amén.

¿Llorar es de débiles?

El llanto es una reacción de un estado emocional, ya sea de dolor, angustia, alegría o impotencia. Aunque a veces se lo interpreta como un signo de debilidad, podemos afirmar que no lo es. De hecho la debilidad consiste en la falta de firmeza en el carácter y cuando uno llora, sólo está expresando un sentimiento, de ninguna manera está en juego la firmeza del carácter. Si llorar fuera una debilidad, luego todos seriamos débiles pues ¿Quién no ha llorado alguna vez?
Se dice que solamente el ser humano es capaz de producir lágrimas como reacción a un estímulo que provocó dolor o tristeza, con el tiempo me di cuenta que no es bueno reprimir el llanto, sino que debemos verlo como una exteriorización normal de nuestros sentimientos.


En una ocasión el Rey David, al enterarse de la muerte de su hijo, lloró amargamente: “Entonces el rey se turbó, y subió a la sala de la puerta, y lloró; y yendo, decía así: ¡Hijo mío Absalón, hijo mío, hijo mío Absalón! ¡Quién me diera que muriera yo en lugar de ti, Absalón, hijo mío, hijo mío!” 2 Samuel 18:33. David, estaba desbastado ante esta pérdida, aunque como sabemos, Absalón estaba poniendo en riesgo la vida de su padre.
También Jesús lloró ante la muerte de su amigo Lázaro, sin embargo su carácter siempre fue firme, porque sabía quién era y demostrar compasión o dolor no lo hacía menos delante de los demás. Por el contrario instantes más tarde, dio una muestra inequívoca de autoridad al decirle a Lázaro saliera fuera y haciendo que resucitara.


Muchas veces escapamos de expresar esta emoción, por miedo a parecer débiles; sin embargo, debes estar seguro que llorar tiene ciertos beneficios: nos ayuda a reducir el estrés, da claridad de pensamientos y permite desahogar tus emociones, posibilitando pensar más claramente sobre la situación que te angustia, por lo cual estarás más cerca de la solución de tu problema.
Probablemente tendremos que seguir experimentando situaciones en las que debamos derramar lágrimas. Pero esto, lejos de ser una señal de debilidad, debe entenderse como un signo que muestra nuestra dependencia y necesidad de Dios. Llorar significa: yo no puedo con esto, pero conozco a uno que tiene todo poder para darme la salida de esta situación.


Cuando veas a alguien llorar, préstale tu apoyo y escúchalo. Ahora, cuando seas tú el que llora, recuerda que no estás solo, Dios está contigo en todo momento, también y con más razón en los tiempos de angustia.
Cuando lloramos y derramamos lo que hay en nuestro corazón delante de Dios, recibimos, esa paz y consuelo que sólo Él puede dar.


“Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más”. Apocalipsis 21:4

REFLEXIÓN – ¿A quién estás impactando hoy?

“Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses. Vuelvete tu tras ella. Respondió Ruth: No me ruegues que te deje”. Ruth 1:15-16 (RVR)
Impacto


La historia de Ruth es muy conocida para aquellos que leemos asiduamente la Biblia, pero siempre hay algo nuevo para rescatar de ella. La estaba leyendo nuevamente y me llamó la atención, como siempre, la enorme generosidad de Ruth de acompañar a su suegra de vuelta a su tierra.


Noemí y Elimelec habían salido de Belén y habían emigrado a Moab por causa del hambre. Fueron con sus dos hijos quienes se casaron con muchachas del lugar. Murió Elimelec, y murieron los dos hijos de Noemí, así que quedaron las tres mujeres solas. No había mucho futuro para ellas por lo que Noemí decide volver a Belén a buscar a sus parientes para poder sustentarse. Las viudas no tenían mucho futuro si no eran ayudadas por sus familiares. Y en Moab ella estaba sola.


Así que libera a sus nueras de acompañarla y las invita a volver a sus casas para rearmar sus vidas. Orfa ve la oportunidad y la toma. Era la mejor opción, de una situación complicada para todas ellas. Pero Ruth no. Ella decide quedarse con su suegra. Decide abandonar a sus familiares y a sus dioses, para ir a una tierra extraña y adoptar a Dios como su Dios.


Generalmente Noemí es criticada por sus malas decisiones, y luego compadecida por su mala fortuna. Pero hoy me llamó la atención el impacto que generó en su nuera esta mujer singular. No sabemos cuánto tiempo estuvieron juntas pero crearon un vínculo muy poderoso. Es común criticar siempre a las suegras porque son metidas y venenosas. No es el caso de Noemí. Ella había logrado crear con sus nueras un excelente vínculo.


Y aunque Orfa se fue a su casa paterna, también amagó con quedarse con Noemí al principio. Lo que más impacta es la decisión de Ruth, que de por sí era una gran mujer y tenía un gran corazón. Pero la influencia de Noemí, le dio también un condimento que ella no tenía. Le dio a Dios. Ruth no solo adoptó a Noemí como madre para cuidarla, sino que adoptó a Dios para que sea su Dios. Ella decidió dejar sus costumbres y sus dioses para abrazar al único Dios verdadero.


¡Qué poder evangelistico que tenía Noemí para impactar de esta manera a su nuera!