Evangelismo

Ultimas fotos

martes, 25 de abril de 2017

No te envicies con tu trabajo

No te jactes del día de mañana, porque no sabes lo que el día traerá. No te jactes de ti mismo; que sean otros los que te alaben.Proverbios 27:1-2


Todos los extremos son malos. En el día de hoy, Dios quiere que unamos el pensamiento de ayer acerca de los llamados a trabajar, sobre todo en su obra, con tu llamado en particular como maestro, arquitecto, enfermera, trabajador de la construcción, cocinera, vendedor y hasta ama de casa. Y si no mencioné tu trabajo, añádelo, por favor. No podemos vivir solo para el trabajo y producir dinero. Esa no es la voluntad de Dios.


Dios deseas bendecirnos con nuestros trabajos y que podamos tener el dinero suficiente a fin de pagar nuestras cuentas y todo lo demás. Sin embargo, no nos dio el trabajo para que no hagamos otra cosa que trabajar, trabajar y, si sobra algo, trabajar. Esto desagrada a nuestro Dios.


¿Has pensado en las horas que has dejado de estar en casa porque tal parece que tienes mucho trabajo? ¿Has considerado las muchas veces que no te puedes despedir de tus hijos porque sales tan temprano que aún duermen y llegas tan tarde que también duermen?


Reflexiona en que hoy es el día de cambiar. No podemos seguir haciendo las cosas a nuestra manera. Piensa en esto: Tú dejas de disfrutar con los tuyos por estar trabajando, pero el día que te enfermes por exceso de estrés, nadie va devolverte la salud. Además, recuerda algo que yo siempre tengo muy presente: «Todos» somos reemplazables.


Después de mi enfermedad entendí esto y, aunque me encanta lo que hago, ahora saco tiempo mi familia y para mí, y comprendo que soy reemplazable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario