Evangelismo

Ultimas fotos

domingo, 30 de abril de 2017

Buenas Noches

NO SEAS COMO EL YO-YO

“El hombre inteligente y sabio permanece estable” (Proverbios 28:2).

Uno de los juguetes infantiles más antiguos y populares es el yoyo. Estoy convencida de que habrás jugado con uno alguna vez, así que, no tengo que esforzarme mucho por describírtelo. El objetivo del juego es subir y bajar constantemente los dos discos por medio del cordón, que se enrolla en un dedo de la mano. Es interesante que la meta del yo-yo sea subir y bajar constantemente los discos, haciendo maniobras y siluetas complicadas y muy vistosas.


Es muy divertido para los niños, y de hecho a mí me encantaba cuando era niña; pero ahora que soy grande me doy cuenta de que nos enseña una lección muy interesante.Tener altibajos constantes de ánimo, estar unas veces de buen humor y otras veces de mal humor, no es nada interesante ni divertido. Pasar por constantes subidas y bajadas de humor es algo que debemos evitar, porque no es ningún juego, sino algo muy serio, tener estabilidad en la vida.


Ser estables emocionalmente, ser estables espiritualmente, ser estables en nuestras relaciones familiares y de amistad, ser estables en nuestra asistencia a la iglesia, ser estables en general, es importante. En la estabilidad hay confianza, porque la gente sabe que puede recurrir a ti. En la estabilidad hay amistad, porque nadie se asusta con tus cambios de humor.


Ahora, te hago una pregunta: ¿Quieres ser como un yo-yo?


¿Quieres estar con constantes altibajos en tu personalidad? Entonces, según la Biblia, no eres una persona muy inteligente.


La persona sabia, como vemos en el texto de hoy, es la que permanece estable y no se altera por lo que hacen o dicen los demás, o por las cosas que le suceden en la vida, por muy malas o muy buenas que sean. La persona sabia confía en Dios, por eso, venga lo que viniere, está tranquilo.


Cuando confías en Jesús, no subes y bajas como un yo-yo, simplemente porque alguien diga o haga algo que te molesta; te mantienes bajo control, y dejas todo en las manos de Dios. Ponlo en práctica hoy.

JESÚS ES COMO LAS ÁGUILAS

Me satisface con todo lo mejor y me rejuvenece como un águila, Salmo 103:5.

¿Sabías que el águila es el ave más longeva? Vive hasta setenta años. Es uno de los animales más hermosos de la tierra. Hay casi cincuenta especies de águilas . Pueden levantar del suelo a un animal hasta cuatro veces mayor a su peso.Vuelan muy alto y habitan en las peñas.


Para cuando tienen cuarenta años, sus uñas están muy apretadas y flexibles, y su pico muy encorvado, así que se les dificulta cazar a sus presas.
Por eso se quedan con dos opciones: o se dejan morir de hambre, o enfrentan un doloroso proceso de renovación. Las águilas entonces deciden renovarse. Van a sus peñas y comienzan a golpear sus picos contra la roca, hasta arrancárselos. Poco a poco les crecen sus nuevos picos, con los que se arrancan sus garras viejas. Cuando las garras nuevas les comienzan a crecer, cortan sus plumas viejas.
Ese proceso dura 150 días, tras los cuales; las águilas emprenden su vuelo, renovadas, para vivir treinta años más.


Cuando Jesús murió por ti y por mí, pasó por un proceso muy doloroso. Lo azotaron, le pusieron una corona de espinas y lo crucificaron, pero como un águila, al tercer día resucitó y alzó su vuelo. Ahora está en el cielo y desea que tú también tengas una vida nueva si crees en él.

Sin que descuides lo tuyo

El temor del Señor es el principio del conocimiento; los necios desprecian la sabiduría y la disciplina.Proverbios 1:7


Este devocional forma parte del tema anterior: El servicio a Dios debe ser equilibrado por completo.
No debemos abandonar nuestra familia por servir en la obra de Dios. De ahí que el Señor sea el único capaz de ayudarnos a equilibrar nuestro trabajo.


He tenido la oportunidad de conocer algunos casos cercanos. Se trata de jóvenes procedentes de familias pastorales que están cansados de vivir solos en sus casas. No tienen una vida en familia como los demás, ni tienen derecho a la privacidad ni en su casa. El problema es que la casa pastoral vive repleta de gente cualquier día de la semana, ni hablar el día del servicio. Tampoco se puede pensar en salir de vacaciones, pues papá o mamá están con agendas repletas de compromisos de la iglesia.


Esta es una exhortación muy especial que tengo para ti pastor, pastora, líder, capellán o cualquiera que sea tu posición. El servicio a Dios es el mayor privilegio que tú y yo podemos experimentar. Es gratificante y muy bien remunerado por Dios.


Sin embargo, no olvides que antes de servir a Dios, tu primer ministerio, tu primera obra, es cuidar de tu familia. No la descuides, pues te necesita.
Pídele a Dios que te dé el tiempo perfecto y que logres ser el mejor de los padres.
Hay un orden ya establecido por nuestro Señor. Tú con Dios como cabeza, tu familia, primera obligación, el trabajo y la iglesia.

Tú eres más que Feliz


Hijo, tú eres más que Feliz porque tienes el espíritu del pobre, porque el que tiene este espíritu humilde es el que entra en el reino de los Cielos……hijo, tú eres más que Feliz, porque junto con los que lloran, recibirás consuelo…


…hijo, tú eres más que feliz porque eres paciente, porque todos los que son pacientes recibirán la tierra en herencia……hijo, tú eres más que Feliz porque tienes hambre y sed de justicia, porque los que tienen hambre y sed de justicia son los que serán saciados…


…hijo, eres más que feliz cuando eres compasivo con los demás, porque los que son compasivos con otros Yo seré compasivo con ellos……hijo, tú eres más que feliz porque eres puro de corazón, porque los que son así podrán verme…


…hijo, tú eres más que Feliz cuando trabajas para que haya paz, porque los que promueven la paz serán reconocidos como hijos Míos……hijo, tú eres más que Feliz cuando eres perseguido por causa del bien, porque si eres perseguido por hacer el bien muestras que el Reino de los Cielos te pertenece…


…hijo eres más que feliz, cuando por Mi causa te insulten, te persigan y te levanten toda clase de calumnias……alégrate y muéstrate contento, porque será grande tu recompensa que recibirás en el cielo. Pues bien sabes que así persiguieron a los profetas que vivieron antes… Jesús.


Confesión: Hoy declaro que soy feliz cuando humildemente busco al Señor y lloro por su justicia y soy paciente en la tribulación y busco con sed esa justicia… soy feliz cuando tengo compasión de los otros y con pureza me comporto desde mi corazón… soy feliz cuando busco la paz y cuando soy perseguido por hacer el bien… porque siendo así recibiré todas las recompensas prometidas por el Señor… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Mateo 5:3-12

No temas Yo te encaminaré


Hijo, no temas Yo te encaminaré por la verdad y te enseñaré… no serás confundido…


…Yo Soy el Dios que te salva… sigue esperando en Mi todo el día……acuérdate de Mis piedades y Mi misericordia……porque Soy bueno, ya no me acordaré de los pecados de tu juventud…


…porque Soy también recto, te enseñaré por donde debes ir cuando fallas y te equivocas… sé manso para dejarte guiar……porque te amo perdonaré tu pecado por grande que sea, ya he dado todo por ti…


…respétame y reverénciame más que cualquier cosa y te enseñaré el camino que debes tomar……si lo haces te daré paz y bienestar y bendeciré a los que te siguen… Jesús.


Confesión: Hoy declaro que no temeré porque Dios, que me conoce en lo íntimo, es bueno… esperaré en su salvación todo el día… Señor: tu Palabra dice que no te acordarás de mis pecados y que tendrás misericordia de mi… por eso me humillaré ante Él y seré manso y Él me enseñará el mejor camino que debo tomar… me seguirá la paz y el bienestar… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Salmos 25:2-13

LLUVIAS DE BENDICIÓN


“Bendeciré a mi pueblo y a sus hogares alrededor de mi colina sagrada. En la temporada oportuna les enviaré las lluvias que necesiten; habrá lluvias de bendición.” Ezequiel 34:26 (NTV)


Durante varios meses atravesamos sequía en mi país, que afectó la producción y la economía de miles de familias. De la misma manera muchas veces atravesamos sequías espirituales, donde sentimos que los suministros de su palabra y de su presencia parecerían agotarse. Hoy te invito a que puedas orar fervientemente, para que su presencia inunde tu vida, llenen tu familia y nación. Unámonos en oración para que sus lluvias de bendición lleguen a nuestras vidas.

Dios te habla

El Dios que hizo el mundo y todo lo que en él hay , puesto que es Señor del cielo y de la tierra, no mora en templos hechos por manos de hombres.
Hechos 17:24


En cuya mano están las profundidades de la tierra; Suyas son también las cumbres de los montes.
Salmos 95:4

Buenas Tardes

NACIDOS DE NUEVO

En Cristo tenemos una nueva vida, un nuevo comienzo. Nacemos de nuevo. Lo significativo de esto, especialmente para aquellos que aceptaron a Cristo después de la niñez, es que ahora vivirán de manera diferente a como lo hicieron antes. ¿Quién no ha oído algunas historias increíbles de aquellos que, habiendo estado en el mundo, experimentaron una transformación radical por causa de Jesús y su gracia salvadora?


De hecho, después de hablar acerca de la muerte al yo y de la nueva vida que tenemos en Jesús (habiendo sido bautizados en su muerte y resurrección), Pedro luego habla acerca de la clase de cambios que experimentaremos.Lee 1 Pedro 4:3 al 6. ¿Qué cambios ocurrirán en la vida de una persona y de qué modo responderán los demás a esos cambios?Pedro utiliza términos que se relacionan con el abuso del alcohol: “desenfreno” (NVI), “embriagueces”, “borracheras” (NVI), “glotonerías” (RVR 2000) y “parrandas” (NVI).


Para decirlo en términos modernos, se terminaron los días de juerga. De hecho, según Pedro, el cambio que experimenta un cristiano debería ser lo suficientemente grande como para que aquellos que conocían al cristiano en su vida pasada les parezca “cosa extraña” que el cristiano ya no participe en actividades libertinas (1 Ped. 4:4). Así, podemos ver aquí una oportunidad de testificar a los incrédulos sin tener que predicar. Una vida cristiana piadosa puede ser un mejor testimonio que todos los sermones del mundo.


En estos textos, ¿qué dice Pedro acerca del juicio?


Aquí, como en otros lugares de la Biblia (Juan 5:29; 2 Cor. 5:10; Heb. 9:27), Pedro deja en claro que un día habrá un juicio para las obras hechas “en la carne” (1 Ped. 4:2). Cuando Pedro habla acerca de que “ha sido predicado el evangelio a los muertos” (1 Ped. 4:6), se está refiriendo a que, aún en el pasado, las personas que ahora están muertas tuvieron oportunidad, mientras vivían, de conocer la gracia salvadora de Dios. Así, Dios también puede juzgarlos con justicia.


Como creyente en Cristo, ¿cuán diferente vives ahora de lo que lo hacías cuando no creías en él? ¿Qué diferencia ha hecho Jesús en tu vida?

REGOCIJÉMONOS EN SUS TESOROS

«Y tú te alegrarás, y también el levita y el extranjero que está en medio de ti, por todo el bien que el Señor tu Dios te ha dado a ti y a tu casa». Deuteronomio 26: ll, JVBLH.

DEBIÉRAMOS MANIFESTAR gratitud y alabanza a Dios por las bendiciones temporales y por todo consuelo que nos concede. El Señor desea que toda familia que se está preparando para habitar en las mansiones celestiales, le dé gloria por los ricos tesoros de su gracia. Si los niños, en el hogar, fueran educados y preparados para ser agradecidos al Dador de todo bien, veríamos manifestarse la gracia celestial en nuestras familias.

Se vería alegría en el ambiente del hogar, y por el testimonio de estos, los jóvenes llevarían consigo un espíritu de respeto y reverencia tanto al aula como a la iglesia. Habría atención en el santuario donde Dios se reúne con su pueblo, reverencia en todos los servicios del culto, y se ofrecerían alabanzas y acción de gracias por todos los dones de su providencia.Toda bendición temporal será recibida con gratitud, y toda bendición espiritual llegará a ser doblemente valiosa debido a que la percepción de tal miembro del hogar, se ha santificado por la Palabra de verdad.


El Señor Jesús está muy cerca de aquellos que aprecian de ese modo sus dones de gracia, que descubren el origen de todos sus bienes en un Dios benevolente, amante y cuidadoso, y que reconocen en él la gran Fuente de toda consolación, el manantial inagotable de la gracia.


Aun en la tierra podemos tener una corriente de gozo abundante, que nunca dejará de fluir, porque se alimenta del manantial que surge del trono de Dios.

Temprano, te buscaré

Alégrese el corazón de los que buscan al Señor. Recurran al Señor y a su fuerza; busquen siempre su rostro.Salmo 105:3-4


¿Qué es lo primero que hiciste hoy cuando te levantaste? Seguro que me dirás: «Bueno, me lavé los dientes». Otros me dirán: «En realidad, me tomé un cafecito. Es más, dejé la cafetera programada». Otros dirán: «Lo primero que hago cuando me despierto es darle gracias a Dios por un día más de vida».
Esta reflexión la quiero basar en esta última respuesta.
La Biblia habla acerca de la bendición de buscar a Dios en las primeras horas del amanecer. Es como si nuestro Dios nos dijera: «Sé que es un sacrificio para ti, pero cuando lo hagas, encontrarás gran bendición».


Son muchos los testimonios que he escuchado de personas que realizan lo mismo que hacemos hoy en este devocional, y que lo acompañamos con una oración y un momento a solas con Dios. Sé que cuando uno se lo propone, enseguida surgen cosas a fin de que no te puedas mantener. Nos da de repente un sueño que no podemos ni abrir los ojos. Incluso, te empieza a doler algo o dices: «Hoy no puedo, empiezo mañana».


La búsqueda del tiempo, aunque parezca raro, requiere disciplina, constancia y sacrificio. De modo que recordemos todo lo que hace Dios por nosotros y propongámonos buscar cada día unos minutos para la oración y la lectura de su Palabra… y veremos el resultado en el diario vivir.

Feliz Domingo. 




Que tengas un Feliz Domingo,

disfruta el estar en armonía

junto a tu familia y seres queridos,

compartiendo unos con otros,

siendo un buen ayudador, 

haciendo que las cargas difíciles

sean más fáciles,

siendo preocupados 

por el bienestar de 

todos los miembros de la familia,

expresando el amor,

dejándose amar,

todos dispuestos

a abrir las ventanas de

la hermandad y la comprensión.

Hechos 9

Curación de Eneas

32 Aconteció que Pedro, visitando a todos, vino también a los santos que habitaban en Lida. 33 Halló allí a uno que se llamaba Eneas, que hacía ocho años que estaba en cama, pues era paralítico. 34 Pedro le dijo:
—Eneas, Jesucristo te sana; levántate y haz tu cama.
Y en seguida se levantó. 35 Y lo vieron todos los que habitaban en Lida y en Sarón, los cuales se convirtieron al Señor.

Buenos Dias

sábado, 29 de abril de 2017

Buenas Noches

La cueva de Adulam – Segunda parte

Hay más

Escoger rendirse es fácil, muy fácil.Con mucha frecuencia veo como las personas se rinden ante los retos, renuncian a los sueños. Con facilidad dicen “yo nunca voy a estar bien”, o “este proyecto que inicie no se va a poder realizar”, o “estoy muy viejo” y hasta “estoy muy joven, después lo haré”; pero estas frases son el síntoma, el sinónimo de “no puedo”, “no me siento capaz”, “no puedo resistir”


Me llama mucho la atención lo siguiente, Moisés tenía 80 años cuando Dios lo llamó, Abraham tuvo el hijo de la promesa a los 100 años, Noé no sabía construir barcos, la mayoría de los apóstoles eran pescadores, el apóstol Pablo construía carpas para sustentarse a sí mismo durante el tiempo de su ministerio, David siendo pastor de ovejas fue ungido como rey de una nación.


El punto aquí es que pareciera que ellos no encajaban en el “perfil” que nosotros los humanos tenemos acerca de las personas idóneas para realizar un trabajo, o incluso de la manera en el que se debe realizar. Ante Dios ésta manera de pensar limita la capacidad de obrar en fe.Aprende esto “en la vida siempre habrán obstáculos”, “algo o alguien querrá detenernos”, “se levantará oposición”, “llegaran pensamientos de frustración y deseos de rendirse”, pero de la mano de Dios “todo es posible”.


He sido testigo de muchos milagros, de sanidad… cuando parecía que no se iba a sanar, el milagro llegó; cuando parecía que la deportación era inminente, la mano de Dios de manera sobrenatural abrió un camino; cuando no se daba “ni un centavo” por un matrimonio, el Señor obró en perdón y restauración… he visto milagros de recuperación de vicios tales como drogadicción y alcoholismo cuando parecían casos perdidos.


Y es que… “Dios tiene la última palabra… lo que Dios empezó Él lo terminará.Te pregunto, ¿Hay algo en lo que te has rendido?… tal vez sientes que no hay oportunidad y deseas rendirte, pero Dios te envía este mensaje de hoy para decirte “Yo no he terminado, hay más”.


Mi oración de hoy es por ti, para que veas con los ojos de la fe, para que no te rindas, ni permitas que nada, ni nadie te robe la bendición.


Versículo: “Así dice el Señor, el que abrió un camino en el mar, una senda a través de las aguas impetuosas” Isaías 43:16-17 (NVI)

La cueva de Adulam – Primera parte

David… huyó a la cueva de Adulam; y cuando sus hermanos y toda la casa de su padre lo supieron, vinieron allí a él. Y se juntaron con él todos los afligidos, y todo el que estaba endeudado, y todos los que se hallaban en amargura de espíritu, y fue hecho jefe de ellos; y tuvo consigo como cuatrocientos hombres.1 Samuel 22:1-2


El rey David es uno de los personajes más conocidos de la Biblia. Es el joven pastor que venció a Goliat, es el autor de numerosos salmos y el primer rey fiel a Dios en Israel. Pero David pasó por muchas dificultades antes de llegar al trono. Fue perseguido por sus enemigos, e incluso tuvo que vivir en una caverna.
Los hermanos de David se reunieron allí con él, persuadidos de que Dios lo había elegido para salvar a su pueblo. Otro grupo de personas también se refugió junto a David; no tenían ningún parentesco con él, pero tenían en común una cosa: lo habían perdido todo. Unos estaban sumidos en la tristeza, otros tenían deudas y otros se hallaban en amargura de espíritu.


La tristeza es ese sentimiento que experimentamos cuando ya no tenemos más puntos de referencia y no sabemos a dónde ir. Pero en una situación así, podemos experimentar realmente la confianza en Dios.
Las deudas pueden ser abrumadoras, pero la mayor de todas es la que tenemos con Dios debido a nuestro pecado. Así como esos hombres fueron a David, nosotros podemos ir al Salvador, quien pagó la deuda en nuestro lugar.

Por último, la amargura en el alma puede evocar el temor de la muerte, perspectiva que da un sabor amargo a las más hermosas alegrías. Refugiémonos en el Señor Jesús, quien dijo: “Yo soy la resurrección y la vida” (Juan 11:25). Él es el Salvador, pero también el jefe y el centro de reunión de los cristianos.


2 Samuel 3:22-39 – Mateo 25:31-26:13 – Salmo 21:8-13 – Proverbios 8:22-27





Una predicación siempre actual

Si eres una persona sabia

Hijo, si eres una persona sabia orarás de acuerdo a Mi voluntad y tus peticiones serán de agrado a Mi alma…


…entonces verás Mi aprobación en tu vida por Mi Espíritu……cuando veas Mi gloria Me adorarás porque comprenderás que te amo y que tengo misericordia de ti……cuando me adores recordarás el sacrificio que hice por ti y tu alma se inclinará hacia el Padre en reverencia…


…tus oraciones sabias estarán dirigidas a la consagración de tu cuerpo y alma como Mi templo, donde mora Mi presencia, y al amor a tus hermanos……por eso deseo darte alegría para que te goces con los tuyos, sabiendo que Yo estoy de tu lado…


…deseo darte prosperidad en todas las sabias cosas que has pedido, porque lo que pedirás no será egoísta sino buscará el bien de los que te rodean……si ves que se cierran las puertas del cielo para que no llueva Mi bendición, y si el devorador te consume y no hallas el bien dónde vives y aún la enfermedad te rodea, entonces si reflexionando te humillas junto con los que invocan Mi Nombre y Me piden perdón, y se convierten de ir por sendas erradas, yo oiré desde los cielos y perdonaré sus pecados y sanaré tu tierra… Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que buscaré la voluntad de Dios en mi manera de orar… recordaré el sacrificio de Cristo y de cómo tengo entrada a la presencia de Dios solo por Su gracia… dirigiré mis peticiones hacia una completa entrega de cuerpo y espíritu al Señor en santidad… buscaré el bien de mi familia y el de las personas que me rodean… confesaré junto con otros que invocan el nombre del Señor nuestros pecados para sanidad de la tierra que vivimos… Amén.


Referencia Bíblica: 2Crónicas 7:1-22

La Lengua, el Timón de Tu Vida

“Fíjense también en los barcos. A pesar de ser tan grandes y de ser impulsados por fuertes vientos, se gobiernan por un pequeño timón a voluntad del piloto. Así también la lengua es un miembro muy pequeño del cuerpo, pero hace alarde de grandes hazañas” Santiago 3:4-6


Esto nos dice que aquel que pueda domar el fuerte impulsos de expresar palabras podrá gobernar más fácilmente cualquier otro impulso negativo del cuerpo. Nuestra boca explota de ganas para derramar una cantidad de palabras maldicientes cuando estamos enojados, pero las palabras siguen teniendo el mismo efecto más allá de las emociones momentáneas. Una maldición, una frase de derrota desata en nuestra vida una atmósfera negativa que nos impulsará a sentirnos y actuar de acuerdo a lo que declaramos. Cuando constantemente repetimos algo es como que le damos golpes a un clavo y más difícilmente nos libraremos de aquello que estemos recalcando. La calidad de tus pensamientos determina la calidad de tu vida. Para saber que hay dentro de nuestro corazón simplemente tenemos que prestar atención a lo que nuestra boca habla.


Nosotros gobernamos nuestras vidas con las palabras, son el timón, el mando, hablamos hacia donde nos dirigimos. Todo lo que digamos, expresa todo lo que pensamos y sentimos. Al tener fe y disciplinar nuestro corazón comienzan a cambiar nuestras palabras y por ende comienza a cambiar nuestra vida.
Proverbios 10:19 nos dice: “En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente”.


Tenemos que ser muy prudentes con lo que decimos ya que el efecto negativo nos puede afectar y mucho. Las palabras nunca son inocentes. El Espíritu Santo nos dirigirá a declarar victorias, a bendecirnos a nosotros mismos y a los demás. Las palabras crean nuestro presente y nuestro futuro. Ellas son el veredicto final de lo que alberga nuestro corazón, por eso si desde tu interior quieren salir palabras de queja, derrota o enfermedad ¡resístelas! No dejes que un pensamiento se transforme en palabra porque eso significa que tu vida esta de acuerdo a lo declarado.


Dios creo al mundo por medio de palabras; y nosotros, sus hijos, estamos creados a su imagen y semejanza; por lo tanto, ese mismo principio creador de nuestro Padre actúa igualmente en nosotros. Querido amigo, lo que tú crees y dices es lo que formará todo en tu vida.


Cuando los padres declaramos cosas malas sobre nuestros hijos se abre la puerta a las ataduras, a los traumas y maldiciones. Siempre debes hablar bien de ellos y desatar lo mejor. Si no te encuentras declarando las cosas que quieres que sucedan en tu vida, entonces no lo estás creyendo, lo que declaro es lo que creo.


“La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos”. Proverbios 18:21

El Arco Iris



Un arco iris se produce cuando los rayos del sol atraviesan las gotas de agua que produce la lluvia. La luz del sol aparentemente es blanca pero en realidad está compuesta por rayos de diferentes colores y cuando uno de ellos atraviesa una gota de agua el color se desvía formando así un arco iris.


La aparición de esta escena maravillosa en el cielo es señal de que la tormenta ha cesado, pero para nosotros que amamos a Dios es señal de su fidelidad.“Entonces Dios dijo: «Les doy una señal de mi pacto con ustedes y con todas las criaturas vivientes, para todas las generaciones futuras. He puesto mi arco iris en las nubes. Esa es la señal de mi pacto con ustedes y con toda la tierra” Génesis 9:12-13 (NTV).


Los problemas, dificultades y tristezas pueden ser parte de tu vida diaria y esa tormenta que está sobre ti, sobre tu familia o trabajo parece cobrar más fuerza cada día y todo indica que los desastres que causará serán irremediables e incluso has llegado a pensar que no saldrás bien de ésta; recuerda que el arco iris es un símbolo de esperanza para ti, pues así como la tormenta tuvo un inicio también tendrá un final y de lo mismo sucederá con tus problemas.


Confía en Dios y en sus promesas, porque como buen Padre y fiel Amigo estará contigo hasta el último instante y no dejará que caigas a pesar de que la tierra tiemble o que los vientos sean fuertes. “Él no permitirá que tropieces; el que te cuida no se dormirá” Salmos 121:3 (NTV).


Descansa en sus brazos con la certeza de que en su tiempo ese arco iris de esperanza saldrá para ti.


La próxima vez que veas un arco iris, recuerda:


¡Habrá un mañana y será mejor si confías en Dios!

Buenas Tardes

Vendiendo el paraíso

“La mujer quedó convencida. Vio que el árbol era hermoso y su fruto parecía delicioso, y quiso la sabiduría que le daría. Así que tornó del fruto y lo comió. Después le dio un poco a su esposo que estaba con ella, y él también comió” (Génesis 3:6, NTV).


El contrato fue firmado el 27 de abril de 1667. Actualmente, es considerada una de las mayores obras poéticas de todos los tiempos, Entonces, John
Milton (1608-1674), ciego y empobrecido, vendió su obra El paraíso perdido por solo cinco libras. Fue un poeta y ensayista inglés. Aunque fue una figura política menor en la Inglaterra del siglo XVII, sus tratados políticos fueron consultados para la redacción de la Constitución de los Estados Unidos de América. En las artes, es considerado una de las figuras más importantes de la literatura inglesa, comparado solo con el mismo Shakespeare.


Su obra máxima, El paraíso perdido, es un poema narrativo que tiene más de diez mil versos sin rima. Es una epopeya sobre la narración bíblica de la caída de Adán y de Eva; particularmente, se centra sobre el problema del mal y el sufrimiento, intentando responder a la cuestión de por qué un Dios bueno y todopoderoso decide permitirlos, cuando le sería fácil evitarlos. Así, la obra tiene un final apologético, intentando “justificar los caminos de Dios”, y subraya el libre albedrío, esa capacidad de decidir con la que Dios dotó a cada criatura humana.


Dado que Dios es amor, que implica libertad, la ausencia de libre albedrío implicaría ausencia de amor, porque la obligación es contraria al amor y mata una relación saludable. El pecado surgió con Satanás, que decidió no servir a Dios. Milton lo pinta íntegramente poniendo estas palabras en su boca rebelde: “Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo”.


Milton comprendió el valor otorgado al libre albedrío por Dios, quien arriesgó el destino del universo y pagó el costo de la muerte de Cristo en la cruz, antes que negarnos la capacidad de decisión. Desde que entró el pecado al mundo, hay una lucha entre Cristo y Satanás por la lealtad consciente del ser humano, en uso de su libertad de servir a uno u otro.


Aquella primera venta de El paraíso perdido refleja la acción de Adán y de Eva: enceguecidos y empobrecidos por el pecado, cambiaron mucho por muy poco. Anímate a hacer buen uso de tu capacidad de elección. No vendas tu alma por un precio mísero; ponte de parte de Dios en este gran conflicto, sin importar el Costo. El premio será recuperar ese paraíso que perdieron nuestros primeros padres.

EL AMOR LO CUBRE TODO

Aun en el tiempo de Pedro, los cristianos vivían con la expectativa del pronto regreso de Jesús y el fin del mundo presente. Sabemos esto porque en 1 Pedro 4:7 escribió: “Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración”. En otras palabras, estén listos para el fin. En un sentido muy real, también, el “fin”, en cuanto concierne a cada uno de nosotros, nunca está más allá de un instante después de morir. Cerramos nuestros ojos al morir y, ya sea que pasen miles de años o solo unos pocos días, lo siguiente que sabremos es el fin del mundo y Jesús viniendo por segunda vez.


Según Pedro, dado que “el fin de todas las cosas se acerca”, ¿cómo deberían vivir los cristianos? Ver 1 Ped. 4:7-11.


Además de ser sobrios y velar en oración, los cristianos han de tener “entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados” (1 Ped. 4:8).


¿Qué significa eso? ¿De qué manera el amor cubre el pecado? Una clave se halla en el texto que está citando Pedro, Proverbios 10:12: “El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las faltas”. Cuando nos amamos unos a otros, podemos perdonar más rápido y más fácil a aquellos que nos hieren o nos ofenden.


El amor de Cristo lo lleva a perdonarnos; nuestro amor debiera llevarnos a perdonar a otros. Donde abunda el amor, las pequeñas ofensas, e incluso algunas más grandes, son pasadas por alto con mayor facilidad y olvidadas. Pedro, ciertamente, estaba expresando la misma idea que Jesús y Pablo, que dicen que toda la Ley se resume en la obligación de amar a Dios de todo corazón y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Mat. 22:34-39; Rom. 13:8-10).


Pedro también insta a los cristianos a ser hospitalarios. La segunda venida puede estar cerca, pero los cristianos no debieran retraerse del relacionamiento social por causa de eso. Por último, cuando los cristianos hablan, deben hacerlo como aquellos que están hablando las palabras de Dios. Es decir, la gravedad de la época requiere una comunicación seria sobre verdades espirituales.“El amor cubrirá multitud de pecados”. ¿Quién ha pecado contra ti? ¿De qué manera puedes vivir y manifestar el amor necesario a fin de “cubrir” ese pecado? ¿Por qué el hacerlo es para tu propio bien?

FIDELIDAD

El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto». Lucas 16: 10

NANDO DESPIERTA SUDOROSO. La noche le ha parecido interminable. Los vidrios de la ventana están húmedos, como su cuerpo, y el recuerdo de sus sueños lo perturba.


Siempre le ocurre lo mismo. Ultimamente tiene la sensación de que las cosas no andan bien; su mundo interior se desintegra. Trata de buscar la razón en el archivo de su memoria, y no encuentra un motivo lógico para sentirse de ese modo, pero Nando conoce la razón. Intenta racionalizar su conducta; sin embargo, su inconsciente no acepta sus argumentos. Viene informando un gasto que no realiza, y la empresa le paga por eso. Es una cantidad pequeña; nadie, jamás, descubrirá lo que hace. Pero a partir de aquel instante, ha sentido que las cosas no se ajustan dentro de él.

El versículo de hoy habla de la fidelidad en las cosas pequeñas. Detalles diarios que nadie percibe; gotas insignificantes que caen del grifo dañado y que, al fin del mes, elevan la cuenta a una cifra escandalosa.


No te cuides solamente de los grandes errores. La vida está compuesta de detalles. Son las partículas que componen la materia; diminutas células que mantienen el cuerpo vivo. Al final de la historia, muchos se darán cuenta de que corrieron la carrera equivocada. Se cuidaron de las fieras gigantescas, y permitieron que bacterias insignificantes invadiesen su cuerpo.


Las pequeñas victorias te preparan para las grandes conquistas; las insignificantes derrotas son la sábana que envuelve el cadáver del gigante vencido. Lo dijo el propio Señor Jesús.
Pide a Dios que te ayude a ser fiel en los detalles diarios. Apaga la luz que no usas; guarda la tinta que sobró; cambia la lámpara intermitente; cierra la puerta; arregla el techo que gotea… en fin. Abre los ojos a las cosas pequeñas, y espera triunfos en lo trascendental.


Haz de este día una jornada especial de detalles. Dale importancia a lo ordinario. Acaricia a las personas amadas, saluda al vecino, arregla la posición del florero, ordena tu escritorio… Porque «el que es fiel en lo muy poco, también en 10 más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto».

Feliz Sábado


Feliz Sábado, un día único y especial,

que no se repetirá porque cada día

es dado por Dios y viene con su 

propio punto de sabor y buenas cosas. 

Deseo que tengas un bendecido Sábado

con esta promesa en tu corazón:

Dios dispone todas las cosas

para el bien de los que lo aman. 

Sigue amando a Dios,

te ayudará en tu diario vivir,

tendrás la fuerza

para mirar al frente y no temer.

Que bueno que Dios está contigo

por eso puedes vencer.

Hechos 9

Saulo en Jerusalén


26 Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos, pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuera discípulo. 27 Entonces Bernabé, tomándolo, lo trajo a los apóstoles y les contó cómo Saulo había visto en el camino al Señor, el cual le había hablado, y cómo en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús. 28 Y estaba con ellos en Jerusalén; entraba y salía, 29 y hablaba con valentía en el nombre del Señor, y discutía con los griegos; pero estos intentaban matarlo. 30 Cuando supieron esto los hermanos, lo llevaron hasta Cesarea y lo enviaron a Tarso.
31 Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.

Buenos Dias

viernes, 28 de abril de 2017

Buenas Noches

Dios te habla

Y llegando a Su pueblo, les enseñaba en la sinagoga de ellos, de tal manera que se maravillaban y decían: "¿Dónde obtuvo Este tal sabiduría y estos poderes milagrosos?"
Mateo 13:54


La sabiduría clama en la calle, en las plazas alza su voz.
Proverbios 1:20

Transformados de gloria en gloria

«Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma semejanza, como por el Espíritu del Señor». 2 Corintios 3: 18, RVA

CUANDO RECIBE LA ILUMINACIÓN del Espíritu de Dios, el creyente contempla la perfección de Jesús, y al considerarla, se regocija con gozo indescriptible. En sí mismo ve pecado y desesperanza; en el Redentor ve un carácter inmaculado y un poder infinito. El sacrificio que Cristo hizo, a fin de poder impartirnos su justicia, es el tema en el cual podemos meditar con entusiasmo cada vez más intenso. El yo no vale nada; Jesús es supremo. […]


El poder transformador de la gracia puede hacer de nosotros «participantes de la naturaleza divina» (2 Ped. 1: 4). En Cristo ha resplandecido la gloria de Dios, y al contemplar a Cristo, contemplamos su abnegación, recordando que «en él habita corporalmente toda la plenitud de la Divinidad» (Col. 2: 9), y el creyente se acerca cada vez más a la Fuente de poder.


Es absolutamente esencial que tengamos la iluminación del Espíritu de Dios porque únicamente así podemos ver la gloria de Cristo, y al contemplarlo nuestro carácter se transforma debido a nuestra fe en Cristo y por medio de ella. Tiene gracia y perdón para toda alma. Al mirar por la fe a Jesús, nuestra fe atraviesa las sombras, y adoramos a Dios por su maravilloso amor al dar a Jesús el Consolador.


El pecador puede llegar a ser un hijo de Dios, un heredero del cielo. Puede levantarse del polvo y permanecer revestido con la vestidura de la luz. Con cada paso que da, el Señor ve nuevas bellezas en Cristo, y se asemeja más y más a él en carácter.

¿Jesús resucitó?

Después de haber padecido, se presentó (Jesús a sus discípulos) vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.Hechos 1:3


Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día.Lucas 24:46


–Jesús mismo había anunciado su resurrección a sus discípulos: “Después que le hayan azotado, le matarán; mas al tercer día resucitará. Pero ellos nada comprendieron de estas cosas, y esta palabra les era encubierta, y no entendían lo que se les decía” (Lucas 18:31-34).


–La tumba en la que el cuerpo de Jesús había sido colocado fue hallada vacía. Sin embargo, esta tumba había sido custodiada por unos soldados, cerrada con una enorme piedra, y sellada (Mateo 27:60, 66).


–Jesús apareció muchas veces a sus discípulos después de su muerte. Tras su resurrección, apareció al menos diez veces a los suyos, y en una ocasión apareció a 500 personas a la vez. El Señor probó que sus apariciones no eran alucinaciones, pues comió con sus discípulos, habló con ellos, lo tocaron. Le dijo a Tomás, mostrándole sus heridas: “Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente” (Juan 20:27).

–En vano los enemigos de Jesús trataron de hacer callar, mediante amenazas, a aquellos que habían sido testigos de su resurrección (Mateo 28:11-15).


–La resurrección de Jesús y la venida del Espíritu Santo, que se produjo poco tiempo después, son el fundamento del mensaje cristiano (Hechos 2:14-36).

2 Samuel 9 – Hechos 1 – Salmo 22:25-31 – Proverbios 9:13-18

Orar con los labios o con el corazón

El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.2 Corintios 9:6-7


Un hombre rico, que decía ser cristiano, oraba con su familia para que Dios cuidase de los pobres y los desdichados. Pero cuando un mendigo llamaba a su puerta, se apresuraba a responder que no le quedaba nada, que solo tenía para sus propias necesidades.
Tristemente su pequeño hijo había asistido muchas veces a esas escenas en las que su padre despedía a esos menesterosos. Sin embargo, al llegar la noche oraba sin falta por aquellos que no tenían lo necesario.
–Papá, le dijo su hijo un día, ¡cómo me gustaría tener tu dinero!
–¿Qué harías con él, hijo mío?
–Respondería tus oraciones.

¿No nos sucede, queridos cristianos, que pronunciamos hermosas oraciones sin estar motivados por lo que pedimos, y sin darnos cuenta de que a veces tenemos nuestra propia responsabilidad para que sean respondidas? Por ejemplo, si decimos: “Hágase tu voluntad”, ¿nos damos prisa para saber cuál es y hacerla?
En los evangelios a menudo escuchamos a nuestro Señor denunciar a los fariseos hipócritas que, so pretexto de hermosas oraciones, solo buscaban su reputación religiosa y sus intereses personales. ¿Nos parecemos a ellos?


Un contraste perfecto es el Señor Jesús en su vida de olvido de sí mismo, compartiendo las tristezas de los demás y mediante una total abnegación. ¡Una vida así debería caracterizar a cada uno de los que dicen pertenecer a él!



2 Samuel 6 – Mateo 27:1-31 – Salmo 22:12-15 – Proverbios 9:1-6

Tiempo de salir

“….. Noé levantó la cubierta de la barca y vio que la superficie de la tierra se estaba secando.Pasaron otros dos meses, ¡y por fin la tierra quedó seca!Entonces Dios le dijo a Noé:«Todos ustedes —tú y tu esposa, y tus hijos y sus esposas— salgan de la barca.” Génesis 8:13-16


Noé estaba listo para salir del Arca; pero no lo hizo hasta que Dios le autorizó.
Tomar una decisión que afectaría nuestra vida y la de nuestra familia suele ser tema de mucha preocupación. Es probable que sepamos cual es la decisión a elegir; sin embargo, el momento oportuno debe ser dirigido por Dios.


¿Estas a punto de salir del Arca?


Recuerda pedir la dirección a Dios porque el sabe cuando es el momento perfecto.

Dios te bendiga y te guarde.

Caer y Levantarse

Cuando tenemos algún tipo de impedimento nos damos cuenta de la importancia de estar bien y completos. Para dar un ejemplo, supongamos que se tiene la mano diestra impedida, lo que hace difícil realizar las tareas comunes y aparentemente simples como comer… es en esos momentos en los que valoramos lo que tenemos y que no nos damos cuenta, porque damos por hecho que debe ser así.Es curioso, pero cuando una persona está con algún impedimento comienza a cuestionar incluso a Dios; cuando tropezamos en la vida con alguna dificultad lo consideramos “injusto”. Es justo en ese momento en el que debemos hacernos esta pregunta ¿fue justo que Jesús muriera por mí?, claro que no, pero era el plan de Dios para la redención del mundo… Él se hizo justicia por nosotros.Esta comparación nos sirve para pensar que los planes nuestros, es decir, en nuestro nivel humano, son totalmente diferentes a los planes de Dios, es decir en Su nivel divino.


Quiero hacerle una comparación… cuando somos padres y tenemos hijos de temprana edad sabemos que ellos necesitan aprender a caminar y sabemos, anticipadamente, que ellos se van a caer para poder aprender a caminar. Aunque en nuestro amor por ellos no queremos que se lastimen, algunas veces les va a pasar, se van a caer y se van a lastimar… los pequeños más determinados se levantan y vuelven a intentarlo – y caen de nuevo. Ahora, ¿Cuál es nuestra reacción como padres?… no los regañamos, no los presionamos, ni tampoco los avergonzamos, sabemos que es un proceso que tienen que pasar para aprender a caminar; al contrario, quienes somos padres amorosos los animamos en cada paso que dan, y les insistimos para que se vuelvan a parar y sigan intentándolo, hasta que… finalmente aprenden a caminar.


Algo similar es nuestra relación con Dios, Él sabe que nos vamos a caer, pero lo permite, y aunque nos ama profundamente e sabe que de esa manera vamos a aprender a caminar.¡Y más nos vale que aprendamos para no caernos varias veces!Pueden surgir preguntas como ¿Qué es eso?, ¿Cómo puedes llamar amor a esto?… la respuesta es… “si es amor y si es esto lo que pasa”. Cada vez que nos caemos y nos volvemos a levantar Dios espera que lo hagamos como vencedores, sin dudar, dispuestos a avanzar en fe, es como si desde el cielo nos estuvieran animando para dar los pasos correctos.


Hoy te digo, “que cada caída o impedimento sirvan para desarrollar un nuevo talento, para que aprendamos a tener la actitud correcta y así comprobar que en el amor de Dios eso que nos ocurrió si tenía que ocurrir por nuestro bien.Oro para que recibas revelación sobre la Gracia de Dios y aprendas a ver las cosas desde su perspectiva


Versículo: “Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada”. Santiago 1:2-4 (NVI)

Tamaño

LUCAS 17:5-6 “Los apóstoles pidieron al Señor: Danos más fe. El Señor les contestó: Si ustedes tuvieran fe, aunque solo fuera del tamaño de una semilla de mostaza, podrían decirle a este árbol: ‘Arráncate de aquí y plántate en el mar’, y les haría caso.”


Así como seres humanos que hemos sido creados con los sentidos naturales del tacto, gusto, olfato, oído, vista; como cristianos hemos sido llamados también a utilizar nuestros “sentidos espirituales” que son tan reales como los naturales.
Tenemos un “sexto” sentido. Este es la fe, dada por Dios para que podamos creer en El. Sin la fe no tendríamos la manera de poder acercarnos y conocer al Señor Todopoderoso. Por cierto, no toda fe conduce al Dios Verdadero. Muchos tienen fe en dioses paganos, talismanes, el azar o en ellos mismos pero eso no significa, bíblicamente hablando, que sean personas de fe. Todo aquel que diga tener fe y su fe no esté puesta en el Dios Verdadero, manifestado a través de Jesucristo y en la Palabra de Dios, no tiene fe verdadera. No sólo es cuestión de tener fe sino en Quien hemos puesto nuestra fe.


El pasaje de hoy nos habla de algo mucho más profundo que tener más o menos fe. Aquí el énfasis está en que “la medida de nuestra fe está en la medida de cuán grande sea nuestra percepción de quién es Dios”. No se puede desarrollar la fe sin conocer al Dador de la fe. Por eso es indispensable leer meditar y estudiar la Palabra de Dios cada día, pues la fe viene por hacer esto (Romanos 10:17 Así pues, la fe nace al oír el mensaje, y el mensaje viene de la palabra de Cristo). Toda persona de fe vive de acuerdo a los parámetros de la Biblia, pues ella nos revela exactamente quién es nuestro Gran Señor.


CONFESION DE FE: LA “MEDIDA” DE MI FE ESTA DETERMINADA POR LA “MEDIDA” DE MI CREENCIA EN DIOS

ORACION: ¡Abre mis ojos en este día, oh Señor, para darme cuenta realmente de Quién eres Tú! En el Nombre de Cristo, amén.

Buenas Tardes

Su fidelidad

Reconoce, por tanto, que el Señor tu Dios es el Dios verdadero, el Dios fiel, que cumple su pacto generación tras generación, y muestra su fiel amor a quienes lo aman y obedecen sus mandamientos.Deuteronomio 7:9


La fidelidad de Dios es grande y se ve reflejada en cada detalle de nuestra vida.
Mi sueño era poder ir en crucero de luna de miel. Y por razones de documentos, no lo habíamos podido considerar. Sin embargo, unos días antes de la boda, Dios me concedió recibir mi residencia permanente y me la entregó como si fuera un regalo más para nuestra boda.


Debido a que Él es fiel, todo lo que te digo en este libro es sencillamente mi experiencia con Dios. Es más, no tendría días para contar, ni libros para escribir, acerca de todo lo que Él ha hecho en mi vida.
Dios nos ama y nos complace desde lo más profundo de su ser. Por más equivocados que hayamos estado en el pasado, Él no nos guarda rencor.
Cuando somos obedientes a sus mandamientos, se complace en darnos todo lo que soñamos.


Por eso te extiendo mi invitación a través de este libro porque si lo hizo conmigo, lo hará también contigo. Sé que tienes sueños por realizar. Tienes metas que alcanzar. De modo que en ocasiones ves esto muy lejano y hasta imposible. Aun así, Dios te dice en este día lo siguiente: «Confía, pues es tiempo de cambiar y creerme. Yo soy fiel con los que me buscan».

EL VALOR DE UNO

“18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Mateo 28:18-20

Discipular es trabajo de toda la iglesia. Tú debes darte a la tarea de discipular a una persona; predicarle la palabra y tomar el tiempo de enseñarle hasta que madure y viva como Jesús quiere que viva. Más importante que llenar una iglesia es discipular a todo el que llegue. Lo más grande que hizo Jesús no fueron las multitudes, ni los milagros de sanidad, sino cuidar de doce. Caminó con ellos tres años y medio, sabiendo que uno le robaba, y lo soportó; después que Jesús los escogió, no los descartó. Él tuvo paciencia con ellos y, cuando las multitudes se fueron, solo algunos discípulos, como Juan, quedaron cerca de Cristo, y eventualmente, cuando resucitó, Jesús no buscó a la multitud, sino que él fue a buscar a sus doce. Con ellos se encerró a puerta cerrada, y les explicó cosas profundas, porque él sabía que, si él se iba a perpetuar en la tierra, no era por la cantidad de las multitudes que le seguían, porque las multitudes siguen a Jesús por los milagros, los discípulos le seguimos y le servimos por nuestro compromiso con él, haya milagros o no. Ya sea que Dios haga algo por ti hoy o no, si tú eres discípulo, tú sabes que, lo más grande que Cristo iba a hacer por ti, ya lo hizo en la cruz del Calvario dos mil años atrás.

Él te ha dado ya más de lo que tú merecías, y tu compromiso con él va más allá de lo que él te pueda dar hoy. Aunque él quiere darte todas las cosas, tu compromiso con él es que su mensaje, a través de ti, va a permanecer a través de los tiempos.

Si estás enfermo, comoquiera predica que Él es el Dios que sana, que él murió por nuestras enfermedades. Tu compromiso va más allá de tu condición, más allá de tu situación; los que seguimos a Cristo, sabemos que vamos a tener persecución, que no nos van a entender, que nos van a señalar; pero nuestro amor por Jesús es tan grande que, por lo que él ya hizo por ti en la cruz del Calvario, no te queda más remedio que seguirle, servirle y hablar de él dondequiera que tú vayas.

Las multitudes se van cuando ya no hay panes y peces, pero los discípulos siguen al Maestro. Y, cuando Cristo resucitó, él también los buscó a ellos, a sus doce; y los empoderó, y les dijo: Toda potestad me ha sido dada en el cielo y en la tierra; ahora ustedes vayan en esa autoridad, en ese poder, y hagan discípulos a las naciones. Y la pregunta es: ¿A cuántos tú has discipulado?

¿Por qué la gente no discipula? Porque no fueron discipulados. Quizás tú has permanecido fiel en tu fe, tan solo con la palabra que recibes desde un altar, pero no todos logran esto; el discipulado es necesario. No discipulamos porque es más fácil hacer programas, congresos, actividades, que discipular. En este tipo de eventos no se vela por la transformación a largo plazo de la vida de una persona. Y esto es más fácil que dedicar el tiempo que requiere discipular a alguien.

Tú tienes que discipular a alguien. Enseña a alguien, dale seguimiento a alguna persona; cuida de alguien hasta llevarle a la madurez en Cristo Jesús.

No discipulamos porque nos impresionamos con las cantidades, y no vemos el valor de uno. Noé tuvo fe para construir un arca para llenarlo de animales y solo ocho personas se salvaran. Trabajó cien años en el proyecto más grande de su vida, y solo ocho creyeron en el mensaje y entraron, y era su familia. Pero tú tienes que estar dispuesto a hacer todo el trabajo, por difícil que sea, aunque solo ocho entren, porque con ocho se puede llenar el mundo otra vez.

Si en tu país solo se salvaran ocho, con esos ocho se asegura que no se pierda el mensaje. Pero muchos no discipulan porque cuesta mucho discipular a pocos. ¡Ojalá tuviéramos la fe de Noé! Ojalá estuviésemos dispuestos a trabajar, predicar, aun sabiendo que solo unos pocos responderán al mensaje; pero, por esos pocos, si es necesario trabajar cien años, con esos pocos se llena el mundo otra vez. Aunque las generaciones se pierdan, con ocho, tenemos un nuevo comienzo. Por eso, no podemos descansar en hacer el arca, sin importar todo el esfuerzo porque, aunque entren solo ocho, habremos asegurado que la Palabra no se va a perder, que el evangelio va a continuar y, eventualmente, habrá una nueva generación que tendrá que mirar el arca como el lugar que Dios usó para salvar sus vidas y regenerar a toda la humanidad.

Haz un compromiso con Dios de discipular a alguien porque, lo que cambia la vida de una persona no es ir a un concierto cristiano, sino que, semana tras semana, día tras día, le lleves de la mano, ores por esa persona, y que eventualmente, esa persona lo haga por otros. Y es ahí que debería estar nuestra verdadera satisfacción como creyentes, porque esa fue la instrucción que recibimos de Dios.

Pedro y Judas

Durante el ministerio de Jesús hubo varios milagros y prodigios que se hicieron a la vista de muchos. En esa época era normal que cuando se levantaba algún hombre con este tipo de manifestaciones divinas también se juntara mucha gente para seguirle. Algunos creían que era un profeta, otros que era un maestro, pero muy poco sabían que era el Mesías prometido de Dios.
Aparte de la muchedumbre había un grupo específico de seguidores que lo acompañaban a todas partes, pero de entre todos ellos Jesús eligió a 12 para ser llamados sus discípulos. Con ellos convivió alrededor de 3 años enseñándoles muchas cosas.


De entre todas estas personas la Biblia destaca a dos de sus discípulos cuando llegó el día que Jesús debía ser entregado y crucificado: Por un lado está Judas de quien Juan 13:26-27 dice: “A quien yo (Jesús hablando) diere el pan mojado, aquél es (el que lo entregaría). Y mojando el pan, lo dio a Judas Iscariote hijo de Simón. Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: Lo que vas a hacer, hazlo más pronto.”


Posteriormente Judas se fue a terminar el negocio con los principales de la sinagoga y a confabular para aprehender a Jesús, pero no sólo eso sino que también los guió al lugar donde Él estaba para entregarlo.Al día siguiente, mientras Jesús era llevado ante Pilato, Judas veía que era condenado injustamente y se arrepintió, entonces quiso regresar las monedas de plata porque se dio cuenta de la gravedad de su pecado, pero no se las recibieron de vuelta y se fue, y se ahorcó, Mateo 27:3-10.


Por otro lado, la noche que Jesús fue entregado Pedro intentó defenderlo pero no puedo hacer mucho, Mateo 26:52. Aun así él siguió a su maestro viendo de lejos los maltratos que recibía y cómo era acusado sin pruebas. En un momento de la noche lo reconocieron y tres veces fue acusado de ser uno de sus discípulos, pero él lo negó las tres veces y entonces cantó el callo.


En ese momento vino a su mente las palabras que había recibido: “De cierto te digo que esta noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces.” Mateo 26:34. Inmediatamente se fue del lugar y lloró amargamente.Ambos discípulos cayeron en pecados terribles: Según la ley de Moisés entregar a un inocente y blasfemar eran crímenes castigados severamente, a eso hay que añadir que ellos sabían que no se trataba de un hombre común, era el Hijo de Dios lo cual les puso un peso de culpa extra.


El arrepentimiento de Judas lo llevó a cometer una locura, pero Pedro se fue a llorar por haberle fallado a su Señor. Las acciones que se realizan después de un pecado dicen mucho de cuánto uno conoce realmente a Jesús.Muchos cometen errores como alejarse de la iglesia, volver a una mala conducta que habían dejado en el pasado, se apartan poco a poco de algunos amigos, se encierran en sí mismos, dejan algunas responsabilidades ministeriales de golpe, etc. Pero el peor error es dejar la relación con Dios.


La mayor parte de las veces los pretextos van desde “sentirse tan culpables que creen que no hay perdón para ellos” hasta “pensar que Jesús ya no los va a perdonar esta vez.” Este tipo de pensamientos están muy equivocados, no sólo porque perdonar a una persona arrepentida es parte de la naturaleza de Dios, sino porque la Biblia tiene muchas promesas de restauración.Isaías 43:25 dice: “Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.” Versión Reina-Valera 1960


Juan 21, relata la manera en la que Jesús volvió a poner a Pedro en el ministerio al que había sido llamado. Fue restaurado completamente. Algo similar puede pasar contigo, pero considera: el verso 2 de ese capítulo dice que Pedro estaba con otros discípulos cuando Jesús lo volvió a llamar, esa es la diferencia con Judas quien se alejó de todos.


De nada sirve alejarte, quedarte en solitario y hacer locuras por los errores cometidos, es mejor confesar ante Dios los pecados cometidos, creer en su misericordia para el perdón de toda culpa y conocer su verdadero amor.
“Porque el Señor es bueno; su amor es eterno y su fidelidad no tiene fin.” Salmos 100:5 Versión Dios Habla Hoy

Con la vida que Dios te da

aprovecha al máximo este Feliz Viernes

ponle sabor a lo que haces,

ponle entusiasmo, hazlo con diligencia,

siempre a tiempo,

con compromiso y buena expectativa.

Hechos 9

Saulo escapa de los judíos


23 Pasados muchos días, los judíos resolvieron en consejo matarlo;24 pero sus asechanzas llegaron a conocimiento de Saulo. Y ellos guardaban las puertas de día y de noche para matarlo. 25 Entonces los discípulos, tomándolo de noche, lo bajaron por el muro, descolgándolo en una canasta.

Buenos Dias

jueves, 27 de abril de 2017

Buenas Noches

SERA LLAMADO JESUS



Le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados.

Y vosotros sabéis que El se manifestó a fin de quitar los pecados, y en El no hay pecado.

El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados.

El también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de El se acercan a Dios.

Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados… pero el SEÑOR hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros.

De otra manera le hubiera sido necesario sufrir muchas veces desde la fundación del mundo; pero ahora, una sola vez en la consumación de los siglos, se ha manifestado para destruir el pecado por el sacrificio de sí mismo.

A éste Dios exaltó a su diestra como Príncipe y Salvador, para dar arrepentimiento a Israel, y perdón de pecados.

Por tanto, hermanos, sabed que por medio de El os es anunciado el perdón de los pecados; y que de todas las cosas de que no pudisteis ser justificados por la ley de Moisés, por medio de El, todo aquel que cree es justificado

Vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.

Mt. 1:21 I Jn.3:5 I P. 2:24 He.7:25 Is. 53:5,6 Lc.24:46,47 He.9:26 Hch.5:31; 13:38,39 I Jn.2:12

SEGUROS EN EL


Esté su izquierda bajo mi cabezay su derecha me abrace.
Debajo están los brazos eternos.
Pero viendo la fuerza del viento tuvo miedo, y empezando a hundirse gritó, diciendo: ¡Señor, sálvame! Y al instante Jesús, extendiendo la mano, lo sostuvo y le dijo: Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?
Por el SEÑOR son ordenados los pasos del hombre, y el SEÑOR se deleita en su camino. Cuando caiga, no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano.

Habite el amado del SEÑOR en seguridad junto a aquel que le protege todo el día, y entre cuyos hombros mora.
Echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros.
El que os toca, toca la niña de su ojo.
Yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano.
Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre.


Cant. 2:6 Dt.33:27 Mt.14:30,31 Sal.37:23,24 Dt.33:12 I P.5:7 Zac.2:8 Jn.10:28,29

La Palabra de Dios permanece para siempre

MENTIRAS DESCUBIERTAS


“Las palabras veraces soportan la prueba del tiempo, pero las mentiras pronto se descubren” Proverbios 12:19 (NTV)


Cuando descubrimos una mentira la confianza que había en esa persona se convierte en duda, la mentira es el inicio de la destrucción de esa relación. Si quieres ser digno de confianza debes ser sincero y verdadero ante Dios y los hombres, para que no seas avergonzado cuando todo salga a la luz y quedes como un mentiroso. Es mejor que llenes tu boca de palabras reales. Él necesita personas de confianza ¿Dios y los demás pueden confiar en ti?

Victoria


1 JUAN 5:4 “Porque todo el que es hijo de Dios vence al mundo. Y nuestra fe nos ha dado la victoria sobre el mundo.”


En el mundo cada día existen más sectas y religiones promoviendo, según ellos, la única manera de llegar a Dios. La gente habla en las calles que lo más importante es “tener fe” sin importar cuál es el objeto de su fe. Una buena pregunta para hacer a aquellos que afirman esto es: ¿En quién tienen basada la fe que dicen tener?.


La verdadera fe es aquella que está puesta únicamente en Dios a través de Jesucristo. Dios es el creador de la fe y la única manera de llegar a El es por medio de Jesucristo, el único mediador entre Dios y los hombres.
Muchos ponen su fe en sus logros, finanzas, ídolos, imágenes, o personas como ser: deportistas, cantantes, y aún en sí mismos, pero ninguno de ellos alcanza para llegar al verdadero Dios y obtener genuina fe. La verdadera fe que es aquella que está basada en Aquél que es inamovible y que permanece fiel a través de los siglos, es la que está basada en el Dios Todopoderoso, manifestado en la persona de Cristo.


Si tú has puesto tu fe en el Señor Jesucristo has hallado el favor de Dios para toda tu vida. Tú ahora eres un vencedor, porque tienes de tu lado al Señor. Definir espiritualmente de que lado estamos (con el Señor o sin él), depende nuestra victoria o la derrota en la vida. ¡Deja de ser un perdedor y ven al Reino de los que tienen victoria sobre todos sus problemas y dificultades, pues ellos han puesto su fe en el verdadero Dios manifestado en la persona de Jesucristo el Rey de reyes y Señor de señores!

CONFESION DE FE: LA FE VERDADERA QUE AGRADA A DIOS Y VENCE AL MUNDO ES LA QUE ESTA PUESTA EN CRISTO JESUS


ORACION: ¡Que bueno Señor que puedo dejar de ser un perdedor en la vida y transformarme en un triunfador, si decido poner mi fe en Ti! ¡Gracias Señor porque mi fe está puesta en Ti, que eres el Unico y Verdadero! En el nombre de Jesús, amén.

Dios te habla

Por nada estén afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer sus peticiones delante de Dios.
Filipenses 4:6


Echa sobre el SEÑOR tu carga, y El te sustentará; El nunca permitirá que el justo sea sacudido.
Salmos 55:22

FRUTO BUENO


“Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo”. Mateo 7:17 (NVI)


La calidad de un fruto no se determina por lo grande y pomposo que sea vea el árbol, porque esto solo es la apariencia, lo que vemos por fuera. Si una planta tiene raíces saludables, sus frutos serán buenos. De igual forma si tienes un corazón en perfecto estado sin avaricia, envidia, contienda y cosas semejantes a estas tendrás buenos frutos que se reflejarán desde tu interior por medio de tus actos.

Buenas Tardes

3 Cosas Que Siempre Agradan a Dios

1 Corintios 10:5 nos dice: “Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto”.


Aunque si bien sabemos que Dios es inmensamente grande para nosotros, es también verdad que el tiene una personalidad que se asemeja a la nuestra. La Biblia dice que el se enoja, ama, perdona, se duele y se agrada, entre otras cosas. Esto es realmente maravilloso, cuando descubrimos que el Señor es así, nos da gusto poder hablarle, compartirle, contar con Él y expresarle lo que hay en nosotros de una forma libre de toda estructura religiosa.



De hecho una de las cosas más engañosas, es creer que no le interesamos a Dios, ciertas filosofías y religiones de los hombres promueven esta escuela de pensamiento, ellos enseñan que Dios no es una persona, sino una “Gran fuerza” o “una energía del universo”, pero la trampa es hacerlo a Dios impersonal, indiferente y distante. Las fuerzas de maldad quieren romper el concepto de un Dios amoroso y personal.


Dice en génesis que Dios llamo a Abraham su amigo, y Jesús dijo a sus discípulos que podían ser sus amigos en el evangelio de San Juan. La relación de amigos es de confianza e intimidad. Lamentablemente las falsas religiones nos mostraron a un Dios que esta interesado caprichosamente en vernos cumplir ciertas normas y reglamentos inventados por ellos mismos. Pero nada puede distar más de la verdad.


Hay 3 claves principales que agradan a Dios:


1. Dios ve el corazón. El corazón es primordial para el Señor, Dios no valora las acciones externas, sino las internas. Todo lo que hagamos debe ir acompañado de una sincera y pura expresión de nuestro corazón.


2. Tomar en serio su palabra con fe: Hebreos 11:6 tiene que ser nuestra guía en esto “SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS” creer en su palabra es fundamental, tomarla en serio, con la reverencia que sus enseñanzas se merecen. No creer es como decir que Dios es mentiroso. Si nunca nos arriesgamos a nada, si no tenemos valentía, y no emprendemos cosas nuevas, en verdad somos incrédulos.


3. Ser agradecidos: Ser agradecidos con Dios es reconocer que de Él proceden todas las cosas buenas de la vida, y que fue más bondadoso con nosotros de lo que merecíamos. Ser agradecidos es la voluntad de Dios, es una actitud preciosa ante sus ojos. Acepta con agradecimiento lo que hoy te toca vivir, las cosas que tienes y todo lo que hayas recibido. El agradecimiento hace que tengas mayor gracia en tu vida y nuevas puertas se abran.

DESPIERTA A LA REALIDAD DE DIOS

“26 Pues el rey sabe estas cosas, delante de quien también hablo con toda confianza. Porque no pienso que ignora nada de esto; pues no se ha hecho esto en algún rincón. 27 ¿Crees, oh rey Agripa, a los profetas? Yo sé que crees. 28 Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano.” Hechos 26:26-28

Pablo, retenido por las autoridades de aquel tiempo a causa de los religiosos, se encontraba defendiéndose ante el Rey Agripa; le contaba quien él fue y en quién se había convertido, dando testimonio de la transformación que había recibido a través de Cristo. Agripa, al escuchar el testimonio de Pablo, le dice que por poco le persuade a ser cristiano. Pero, ¿cómo por poco sucede esto? No con palabras de manipulación, sino con su testimonio.

Una cosa es ser persuadido porque fuiste conmovido por el testimonio de alguien e imagines lo que podrías recibir, y otra cosa es tener un encuentro con Cristo, como le pasó a Pablo. Cuando tienes un encuentro con Él, despiertas; y una vez despiertas a la realidad de Cristo, nunca más vuelves a ser la misma persona.

Pablo, que al igual que Agripa, perseguía a los cristianos; en su encuentro con Cristo, Cristo le dice: ¿Por qué me persigues? En otras palabras: ¿Por qué peleas en contra de lo que yo quiero hacer con el mundo y contigo? En aquel momento, Pablo se dio cuenta e internalizó lo que estaba haciendo, lo que provocó su despertar para ejercer su propósito en Cristo. Lo mismo sucede con todos los que han alcanzado ese despertar en Cristo; despiertan cuando se dan cuenta que siempre han estado peleando contra Dios. Cuando despiertas, te das cuenta que toda tu vida, en vez de estar peleando contra Dios, debiste haber estado a su favor. Todo lo que hacías en el mundo era por rebeldía a lo que Dios quiere que tú seas, y ahora despiertas a que tienes que hacer lo que Dios quiere que tú hagas.

Muchos tienen este despertar, al igual que Pablo, con un encuentro directo con Cristo, y otros lo tienen al momento de casi perder su vida en algún accidente. Se dan cuenta que la vida es corta, y buscan vivir una mejor vida acercándose a Dios, quien les libró de perderla. Es triste que aquellos que no han tenido un encuentro con la muerte o la vida en Cristo no logren tener su despertar. No se dan cuenta que mucho más grande que ser librados de la muerte en un accidente, es que Dios no haya permitido que pasaran por uno. Despertar antes de que te suceda cualquier cosa, te permite disfrutar tu vida en la realidad de que Él fue el que te dio la vida. Pero no importa la manera en que hayas despertado, lo importante es que estás despierto. Ahora puedes ser discipulado para que aprendas a trabajar con tu vida y vivas la vida plena que Dios tiene para ti.

Jacob tuvo que encontrarse en el desierto para tener su despertar; cuando despertó, pasó de ser un engañador, a un hombre trabajador, que luchaba por lo que amaba. Cuando vives dormido, terminas en el desierto, donde encuentras a Dios, despiertas, tu vida cambia y te conviertes en un hombre honesto y trabajador, dispuesto a dar todo su tiempo por lo que amas. El hijo pródigo, dormido, se llevó su herencia, la desperdició y, cuando llegó el momento difícil, despertó y dijo: Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. (Lc. 15:18-19) El padre le dio su herencia porque sabía que él no entendería si intentaba hablar con él y hacerlo cambiar de parecer. No fue hasta que volvió en sí y regresó a su casa, que entonces el padre pudo enseñarle quien él es. Porque para que un hijo pueda comprender y ser discipulado, hay que esperar que despierte.

La misión de la iglesia es discipular, pero no te puedes frustrar intentando discipular a gente que no está despierta. Para poder discipular a los que están a tu alrededor, primero debes orar para que despierten. Algunos despertarán porque se encontrarán con Dios o con la muerte, otros despertarán en el desierto, otros en la porqueriza. Mientras esto sucede, solo te queda orar y esperar que Dios los despierte. Pero está listo porque, cuando despierten, es tu trabajo recibirlos, educarlos, para que, con paciencia y compromiso, puedan cambiar sus vidas y vivir la vida que Dios tiene para ellos.

Hoy, declara que despiertas a la realidad de lo que Dios tiene para tu vida, que no tienes que pasar por todos esos problemas para despertar y entender que Dios tiene un plan contigo que no se cumplirá, sino hasta que despiertes. Una vez despiertas, puedes ser discipulado y discipular a otros. Si entiendes que ya has despertado, dale gracias a Dios porque, aunque no eres perfecto, un día te encontraste con Él y despertaste.

Sin armas

Cuentan que cierto padre tenía dos hijos, quienes en una ocasión regresaron a su casa borrachos a las dos de la mañana. El padre los esperó levantado y les entregó una pistola a cada uno.La sorpresa les devolvió el sentido y preguntaron a su padre por qué hacía esto, a lo que contestó: - Vayan arriba y maten a su madre, sería menos cruel para ella que la asesinen con esas pistolas a que lo hagan de a poco como lo están haciendo.

En muchas ocasiones nuestras actitudes, palabras y actos pueden estar destruyendo a las personas que amamos.No necesitamos ejercer fuerza o violencia sobre otros para lastimarlos, las peores heridas son aquellas que dejan las palabras ofensivas, la indiferencia y hasta el resentimiento que guardamos por cosas que no valen la pena recordar ni dales el lugar de privilegio que tienen en nuestras vidas.


Los familiares y amigos de aquellos que son víctimas de algún vicio quizás son los que mejor pueden describir cómo el problema de su ser querido los va acabando poco a poco. El encierro que viven al ser dependientes del alcohol, drogas, tabaco, juego, pornografía, etc. no sólo destruye a la persona que ha caído en ese vicio, sino a quienes lo aman.


Y lo mismo sucede cuando guardamos rencor u odiamos a alguien, quizás de forma más sutil pero con las mismas consecuencias. En 1 Juan 3:15 dice: “Todo el que odia a un hermano, en el fondo de su corazón es un asesino, y ustedes saben que ningún asesino tiene la vida eterna en él”. (NTV)


No se necesitan armas para dañar a las personas, podemos ir matándolas poco a poco. ¿Estás resentido con alguien? ¿Has estado actuando erróneamente? ¿Cómo son tus palabras y actitudes con las personas que te rodean? ¿Cómo tratas a tus hijos? ¿Respetas a tus padres?


Si tus palabras, actitudes y hechos no han estado ayudando ni edificando a quienes te rodean, reconsidéralas y busca cambiarlas, no destruyas a quienes te aman.

Dios nunca falla 

y hoy jueves veremos su fidelidad también. 

 Dios te bendiga y te ayude. 

 No tenemos que entender 

todo lo que sucede en la vida 

pero podemos decidir que seguiremos con alegría 

porque el Señor ha dicho 

que nunca nos dejará, 

que nos dará la fuerza para seguir, 

por eso todo lo podemos en Cristo que nos fortalece. 

Feliz Jueves.

Aunque la vida no sea fácil 

decide que serás feliz también en este jueves. 

Un buen día comienza con una buena actitud, 

que la tuya sea la mejor, 

feliz Jueves.