Evangelismo

Ultimas fotos

martes, 31 de enero de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para buenas tardes cristianas animadas

Mi respuesta a tus peticiones

Hijo, Mi respuesta a tus peticiones de las promesas que te he hecho en Mi Palabra son siempre Sí y SON siempre Amén. Todo aquello que siendo guiado por Mi Espíritu le pidas al Padre en Mi Nombre, El te lo concederá. No hay oración que no tenga su respuesta ni promesa que no tenga su tiempo perfecto para ser cumplida. Confía que te daré todo don y toda gracia que necesites para tu vida en la tierra en cada tiempo y espera que Mi Gloria se manifieste cada día de mayor manera. Solo cree. Él que cree sin dudar recibe lo que ha creído. Da gracias por todas las promesas que han sido cumplidas y también por las que vendrán. Ensancha tu corazón para recibir Mis bendiciones y no seas escaso. Abre tu boca porque Yo la llenaré de bendición, te amo… Jesús.

CONFESIÓN: Hoy confieso en alta voz que espero con fe todas las buenas promesas que Dios me ha hecho en su palabra. Le doy gracias por su fidelidad en las que ya se han cumplido en mi vida y le doy gracias por las que veré cumplidas pronto. Ensancho mi corazón para recibir con amplitud sus bendiciones. Lo declaro en nombre de Jesús, Amén.

Referencia Bíblica: 2 Corintios 1:20; Juan 16:24; Juan 14:13-14; Josué 21:45; 1 Reyes 8:56; Gálatas 3:15-17; Hebreos 6:12; Salmo 77:8; Hechos 2:39; Salmo 81:10

Dios te habla

Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.
Mateo 28:20

"No tengas temor ante ellos, porque contigo estoy para librarte," declara el SEÑOR.
Jeremías 1:8

Resultado de imagen para imagenes cristianas con versiculos biblicos

Guarda Mis Palabras como un tesoro


Hijo, guarda Mis Palabras como un tesoro en tu corazón. Si lo haces tendrás una vida larga y llena de paz. Guarda también la misericordia y la verdad que he mostrado hacia ti y úsala en los demás y hallarás gracia ante Mis ojos y ante las personas. Estas tendrán buena opinión de ti. Confía con todo tu corazón en Mí y no te apoyes en tus propios razonamientos por sabios que te parezcan. Así enderezaré cualquier senda que tú no estés siguiendo de manera correcta. Teme Mi consejo y considérame primero en todo tu caminar, así lograrás apartarte de todo mal. Si lo haces, esto será medicina a tu cuerpo y refrigerio para tus huesos. Camina en Mi bondad y camina en amor, Jesús.

CONFESIÓN: Hoy declaro en alta voz que guardaré como un tesoro las palabras de Dios en mi corazón… tengo su promesa de paz y larga vida al hacerlo… hoy decido andar en misericordia y verdad y así estaré continuamente bajo la gracia de Dios, no condenaré a otros ni a mí mismo. Bendeciré y seré bendecido. Perdonaré y seré perdonado… mis sendas son derechas e iré siempre avanzando porque ando en el temor de Dios y pongo mi andar bajo sus ojos… no considero mi prudencia sino el consejo que Dios me da en su palabra. Por lo tanto, tendré salud en mi cuerpo y en mi alma -es su promesa- todo esto lo declaro en nombre de Jesús, Amén.

Referencia Bíblica: Proverbios 3: 1-8

SER LLENO DEL ESPÍRITU SANTO

Lee Efesios 5:18; Hechos 13:52; y Romanos 8:9. ¿Qué significa estar lleno del Espíritu Santo? ¿De qué manera nuestra vida puede ser llena del Espíritu?

Una vez que hemos sido bautizados y pertenecemos a Cristo, deberíamos vivir en el poder del Espíritu. Para que esto ocurra, debemos ser llenos del Espíritu. Hay numerosas referencias en el Nuevo Testamento en las que las personas son llenas del Espíritu (Luc. 1:41, 67; Hech. 2:4; 4:8, 31; 9:17; 13:9). El apóstol Pablo utiliza la palabra lleno para decir que una persona se ha sometido completamente a Dios, y está abierta a la influencia y la dirección del Espíritu Santo para que la obra de Dios pueda cumplirse en la vida de ella. Si cedemos a la influencia del alcohol, nuestro caminar, nuestras palabras y nuestros pensamientos se verán afectados negativamente. Cuando estamos llenos del Espíritu Santo, cedemos cada parte de nuestra vida a su influencia transformadora, y el resultado es que nuestro caminar, nuestras palabras y nuestros pensamientos reflejarán a Jesús. Mientras que el Espíritu es dado por el oír con fe (Gál. 3:2) y es recibido por fe (3:14) en el momento de nuestro bautismo (Tito 3:5, 6), debemos buscar ser llenos del Espíritu Santo cada día. No podemos vivir de una experiencia poderosa que tuvimos el año pasado, o el mes pasado, o incluso ayer. Necesitamos el derramamiento del Espíritu de Dios cada día, pues cada día trae consigo nuevos desafíos. En Hechos 13:52, el término griego para llenos del Espíritu está en tiempo imperfecto, lo cual implica una acción continua. Literalmente, significa: “siendo llenos (continuamente)”. Ser llenos del Espíritu Santo no es un evento de una sola vez. Es algo que deberíamos buscar y recibir cada día. Este bautismo del Espíritu debe ser repetido a fin de que cada aspecto de nuestra vida esté lleno de su presencia, y así tengamos poder para vivir debidamente. Estar llenos del Espíritu Santo no significa tanto que poseamos más de él, sino que él posea más de nosotros. El Espíritu puede usarnos para la gloria de Dios solamente cuando, cada día, entregamos todos los aspectos de nuestra vida a él. “Quisiera impresionarlos con esta realidad. Los que tienen a Cristo por fe en el corazón en verdad poseen al Espíritu Santo. Cada persona que recibe a Jesús como su Salvador personal, con certeza, acoge también al Espíritu Santo, que para el creyente es consejero, santificador, guía y testigo”

Una Esposa Que Ora

“¿Qué sabes tú, mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes tú, marido, si quizá harás salva a tu mujer?” (1 Cor. 7:16).

El Señor está con los que trabajan en su viña. Yo puedo dar fe de ello. Edward, mi esposo, no se bautizó cuando yo me convertí y me uní a la iglesia en 1997. Sin embargo, comenzó a visitar la iglesia conmigo ocasionalmente. Cerca ríe diez años después de haberme hecho adventista, sentí un profundo deseo de predicar en una serie de campañas de evangelismo. Así que, me sentí contentísima cuando una de las Uniones de Botsuana ofreció un curso de formación en evangelismo para laicos. Al contar con esa ayuda de parte de la Unión, nuestra iglesia local decidió celebrar una campaña de evangelismo. Y adivina a quién eligió para que predicara. ¡A mí!

Con humildad, me presenté ante mi maravilloso Señor en oración: “Señor, ayúdame en esta obra que voy a hacer para ti. Tú sabes cómo deseo que mi esposo se convierta. Permite que al final de estas dos semanas, pueda alabarte por lo que has hecho por él”. Esta oración atrevida surgió desde el fondo de mi corazón.

Por aquel entonces, Edward asistía regularmente a la iglesia conmigo, pero no había tomado aún la decisión de bautizarse. Yo tenía la esperanza de que él asistiera • i las reuniones todos los días, pero solo asistió a tres. El último día de la campaña, prediqué sobre la importancia del bautismo. Compartí la historia de la conversión i leí carcelero, que se encuentra en Hechos 16. Entonces hice un llamado: “Si, al igual que el carcelero”, imploré, “tú también quieres tomar hoy la decisión de bautizarte, por favor, levanta la mano”.

Una de las manos que se levantaron fue la de Edward, ¡mi esposo! Entonces hice un nuevo llamado: “Si levantaste tu mano, por favor, pasa al frente”. Edward se levantó y se dirigió hacia adelante, mientras en silencio yo alababa el nombre de Dios.

Cuando más tarde pregunté a mi esposo por qué no había tomado la decisión untes, él me respondió: “Estuve a punto de tomarla en los dos últimos bautismos u los que asistí, pero finalmente no lo hice”.

En ese momento, me di cuenta de que Dios había postergado la decisión de mi esposo para que pudiéramos gozarnos con los resultados de la oración.

Dios siempre sabe cómo y cuándo tiene que hacer las cosas. Por lo tanto, esposa, tú, que oras por tu esposo, ¡ten fe!

VENID EN POS DE MI


Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame.

Cualquiera de vosotros que no renuncie a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.

Desechemos, pues, las obras de las tinieblas.

Todo aquel que se prepara para competir se abstiene de todo; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. Así que yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire; sino que golpeo mi cuerpo y lo pongo en servidumbre, no sea que, habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.

Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Esforcémonos por conocer a Jehová.

Heb.12:1,2 Lc.9:23; 14:33 Ro.13:12 I Co.9:25,27 Fil.3:13,14 Os.6:3

¿No quieres cantar?

En la vida enfrentamos episodios que traen preocupación y tristeza por lo que no tenemos fuerzas para cantar, ni deseos de contentarnos. Así se encontraba el pueblo de Dios:

Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentábamos, y aun llorábamos, acordándonos de Sion. Sobre los sauces en medio de ella colgamos nuestras arpas. Y los que nos habían llevado cautivos nos pedían que cantásemos, y los que nos habían desolado nos pedían alegría, diciendo: cantadnos algunos de los cánticos de Sion. ¿Cómo cantaremos cántico de Jehová en tierra de extraños? Salmos 137:1-4

El pueblo del Señor se encontraba en una situación preocupante, fue llevado cautivo a Babilonia, estaban tristes, recodaban sus hogares, el pasado, el tiempo de felicidad que tuvieron y lloraban. Los que los sometieron les pidieron que cantasen, pero ellos habían colgado sus arpas.

Es fácil criticar y decir: “¡Que canten si tienen a Dios!” Esas personas se parecen al ladrón que crucificado a lado de Jesús decía: “si eres hijo de Dios sálvate tú”. No tenemos un corazón de piedra y la realidad es que a veces podemos sentirnos tristes o preocupados hasta que Dios pone un cántico nuevo en nosotros. Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová. Salmos 40:1-3 El salmista nos enseña una gran lección, en el tiempo de desesperación se tiene que clamar a Dios y esperar pacientemente la respuesta.

Si te encuentras triste o preocupado te animo a clamar y esperar en Dios, orando y estudiando su palabra, porque sólo Él te sacará del pozo de la desesperación y te pondrá en el camino indicado. Las personas que te vean temerán y confiarán en Dios por lo que hace en tu vida y porque a pesar de la aflicción tienes una nueva esperanza, un cántico nuevo.

¡Búscalo, entrégale tus cargas y empieza a cantar!

Buenas Tardes

Resultado de imagen para buenas tardes cristianas animadas

VENCE EL MAL, Haciendo el Bien

El Señor te bendecirá grandemente cuando devuelvas bien por mal. Si te han herido o criticado injustamente, debes dar el ejemplo para cumplir el consejo del Señor. Devuelve siempre bien por mal y Dios estará contigo.




Proverbios 25:21-22 dice: “Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta, y el Señor te lo recompensará”.

Todos hemos sufrido alguna vez comentarios injustos acerca de nosotros. Palabras hirientes y despectivas que nos afectaron. Muchas veces por envidia o rivalidad las personas intentan encontrar fallas para hablar mal nuestro, pero nosotros no debemos ser iguales a ellos.

No debes caer en la trampa de enojarte y devolver la misma moneda, si lo haces, te rebajaras a ser denigrante como ellos, la biblia nos enseña que debemos pagar bien por mal, esto librará tu alma y te pondrá por arriba de esas personas.

Dios te respalda cuando haces el bien. Puedes ayudar, o hacer algo bueno, no siendo agresivo ni despectivo con aquellos que te han maltratado de alguna manera. Así, no solo darás un buen testimonio, sino que harás aquello que el Señor quiere, siendo avergonzado aquel que se comportó de forma injusta. No dejes que la venganza y el rencor te hagan tomar decisiones de las que seguro te arrepentirás. Responde siempre con el bien y una bendición vendrá para ti.

Hagamos esta oración:

“Padre Dios, hoy entrego en tus manos el dolor y las heridas que me causaron injustamente, bendigo a quienes me maldicen o critican y te pido que tu presencia los ilumine. Me comprometo a dar bien por mal, en el nombre de Jesús, amén”

Resultado de imagen para imagenes cristianas con versiculos biblicos

La oración tiene poder

Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá.Mateo 7:7

Quizá tú no seas quien más ora. No seas el que separa unos segundos o minutos del día para orar y levantar una comunicación directa con tu Dios. Aun así, quiero decirte que la oración tiene muchas bendiciones en nuestra vida.
A través de la oración te acercas más al Padre. Cuando nuestros hijos necesitan algo, o quieren que les compremos algo, se acercan de manera confiada a nosotros. Incluso cuando han hecho algo malo se acercan para decirnos que les perdonemos, pues cometieron una falta, y casi suplican por misericordia.
Lo mismo sucede con nuestro Dios que desea que tú y yo tengamos una relación personal con Él. Que desea que nos acerquemos de manera confiada a Él. No para repetir como loros lo que queremos cada día, sino también para conocerle con mayor profundidad. Como Padre, desea que tú y yo le busquemos y le pidamos «TODO» lo que necesitemos.

Comienza a desarrollar momentos íntimos con Dios. Sepárate y establece esa comunión con Él. Al principio, sentirás que no sabrás qué decirle ni cómo hablarle, pero al poco tiempo te darás cuentas que tus palabras fluirán y serás capaz de derramar tu corazón ante Papá (Dios).

Dios y Su Palabra permanecen para siempre

17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”
2 Corintios 4:17-18

Para entender la ley de la confesión y el acuerdo, usted tiene que partir de la idea de que en este mundo nada es permanente ni ideal. Todo cambia todo el tiempo, lo temporal está sujeto a cambio. Pero hay una sola cosa que no está sujeta a cambio y es Dios y su Palabra que permanece para siempre.

Hace mil años atrás alguien aplicaba la palabra que por sus llagas hemos sido curados y se manifestaba la sanidad. La Palabra de Dios dice que el Señor es su pastor y nada le faltará, siempre será su fuente de sustento, mantenimiento y progreso para todas las áreas de su vida. En el mundo su fuente de provisión puede cambiar, usted tiene seguridad en la empresa que trabaja y un día esa empresa quiebra y todo su sustento desaparece. Pero el que confía en Dios puede cambiar todo en esta tierra porque todo es temporal, todo está sujeto a cambios nada es permanente.

A medida que va acumulando palabra de Dios en el buen tesoro, lo va enriqueciendo más, lo va fortaleciendo más y al ir poniendo en práctica esos principios va a ver fluir la unción, el favor y la gracia de Dios.

Si la palabra de Dios es permanente y todo lo que se ve es temporal y está sujeto a cambio ¿Va a permitir que todo eso aflija su vida cuando es leve y momentáneo? ¿No sería mejor que viva en la Palabra que es permanente y lo lleva a la victoria? Ese informe del médico, está sujeto a cambio. Su problema financiero, está sujeto a cambio.

Usted, como hijo de Dios que vive parado firme en su Palabra está del lado de lo que permanece, está en el reino de Dios con la Palabra de Dios, con Dios a su favor y aunque tenga que pasar por circunstancias saldrá del otro lado libre, bendecido y sin daño. Porque las circunstancias son momentáneas.
No se enfoque tanto en esa aflicción que es leve y momentánea. Las promesas permanecen, está sano, es próspero, va a cumplir con el propósito de Dios. El diablo lo quería destruir pero no lo va a lograr porque va a ir de poder en poder y de victoria en victoria.

Pablo nos enseña algo en la palabra de 2 Corintios 4, dice que debemos ver el mundo natural y las circunstancias temporales con los ojos espirituales. Las cosas pasan, las dificultades aparecen, pero hay que mirar con los ojos de la fe, con los ojos espirituales porque adentro suyo hay un buen tesoro, y de su boca salen buenas cosas. Los ojos físicos mandan un mensaje que atemoriza a veces, pero los ojos espirituales, los de la fe le dicen que hay victoria. Los ojos espirituales hacen la diferencia, cuando nos enfocamos en las promesas ellas son eternas, no son temporales.

Cuando reconocemos la supremacía de Dios sobre las cosas temporales de este mundo declaramos luz en las tinieblas. Y la luz de Dios es eterna y está en su espíritu, la luz que ilumina su ser interior. No hay nada que el diablo pueda hacer para derrotarlo. No hay nada temporal que esté ahí afuera que lo pueda sacar de este camino de Gloria. Usted tiene una voz que tiene poder creativo, usted abre puertas, edifica y construye. Su liderazgo va a un nuevo nivel. Usted es la voz de la esperanza, la voz de la bendición, él lo ha elegido y lo ha ungido para que su camino se eleve hacia la gloria de Dios.


Oración: Padre, hoy elijo permanecer del lado de tu Palabra que es eterna. Verá pasar las circunstancias y no me afectarán. Sólo tu Palabra podrá hacer cambios en mi vida porque la aplicaré cada día con fe. En el nombre de Jesús, amén.

Feliz Martes


Feliz y Excelente Martes,

Que hoy tengas un buen día

con la bendición de Dios,

con su paz y su gran amor,

que te mantenga seguro,

confiando en su protección.

Juan 8

La verdad os hará libres

31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él:
—Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.
33 Le respondieron:
—Descendientes de Abraham somos y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: “Seréis libres”?
34 Jesús les respondió:
—De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado, esclavo es del pecado. 35 Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. 36 Así que, si el Hijo os liberta, seréis verdaderamente libres. 37 Sé que sois descendientes de Abraham; sin embargo intentáis matarme, porque mi palabra no halla cabida en vosotros. 38 Yo hablo lo que he visto estando junto al Padre, y vosotros hacéis lo que habéis oído junto a vuestro padre.

Buenos Dias


lunes, 30 de enero de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para buenas tardes cristianas animadas

DIOS NOS DA FUERZAS


Como tus días serán tus fuerzas.

Pero cuando os lleven para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os sea dado en aquella hora, eso hablad, porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.

Así que no os angustiéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propia preocupación. Basta a cada día su propio mal.

El Dios de Israel, él da fuerza y vigora su pueblo. Bendito sea Dios.

Él da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad». Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en insultos, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Dt. 33:25 Mr.13:11 Mt.6:34 Sal.68:35 Is.40:29 II Co.12:9,10 Fil.4:13

La paz en el mundo

Volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra. Isaías 2:4

(Cristo hizo) la paz mediante la sangre de su cruz. Colosenses 1:20

«El hombre es un lobo para el hombre», escribió Thomas Hobbes en el siglo 17, mucho antes de la primera guerra mundial, la cual dejó 20 millones de muertos. La Sociedad de Naciones, creada en 1919 para conservar la paz en Europa, no pudo impedir la segunda guerra mundial, que dejó entre 50 y 60 millones de víctimas. Desde entonces, una aparente paz reina en los países occidentales, pero los conflictos han cambiado de rostro con el aumento de poder del terrorismo y las explosiones de violencia en diversos lugares del planeta. ¿Qué podemos esperar del futuro? ¿Se puede esperar la paz en el mundo?

Desde las primeras páginas de la Biblia, poco tiempo después de que el pecado entrara en el corazón del hombre, asistimos a un asesinato: Caín mató a Abel, su hermano, por envidia (Génesis 4:8). Luego el odio individual dio paso al odio colectivo (capítulo 14). Toda la historia está jalonada por conflictos sangrientos.

Cuando Jesús nació en el pesebre en Belén, los ángeles proclamaron: “Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz…”. Pero Jesús no fue recibido. Los hombres clavaron en una cruz al Hijo de Dios. Entonces, ¿por qué sorprendernos al ver que las guerras se perpetúan?


El objetivo del cristianismo no es instaurar la paz en la tierra, sino proclamar la buena nueva de salvación para todo pecador que se arrepiente. Entonces el que acepta a Jesucristo como su Salvador, puede gozar de la verdadera paz.

Josué 22:1-20 – Santiago 2 – Salmo 136:23-26 – Proverbios 29:3-4

Resultado de imagen para imagenes cristianas con versiculos biblicos

Papá me conoce

Tú, oh Señor, me conoces; me viste, y probaste mi corazón para contigo. Jeremías 12:3

El Padre mismo os ama. Juan 16:27

Un niño, cuyo padre era minero en una de las últimas cuencas hulleras de Bélgica, hacia el año 1930, fue a la entrada de la mina un atardecer. Allí esperaba pacientemente la salida de los mineros. Un hombre mayor que lo estaba observando le dijo:

–¿Qué haces ahí?

–Estoy esperando a mi papá.

–No podrás reconocer a tu padre entre las decenas de hombres que salen con el mismo casco y el rostro negro por el carbón. Será mejor que regreses a tu casa.

–¡Pero mi padre me conoce!, respondió el niño. ¡Qué hermosa respuesta! El niño sabía que no podía reconocer a su padre, pero lleno de confianza, no dudaba de su cariño. ¡Era imposible que su padre no pudiese verlo!

Nuestro Dios ve todo, oye todo y sabe todo. El rey David dijo: “Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, y todos mis caminos te son conocidos” (Salmo 139:2).

Dios se interesa hasta en los detalles más pequeños de nuestra vida. Conoce perfectamente todas las cosas, y además, ¡nos ama! Nos ama como un padre a sus hijos. Jesús dijo a sus discípulos: “Vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad” (Mateo 6:8).

“No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú” (Isaías 43:1).

“Pero si alguno ama a Dios, es conocido por él” (1 Corintios 8:3).

Jueces 1:1-21 – Apocalipsis 1 – Salmo 139:1-6 – Proverbios 29:11-12

Una mirada a nuestra vida

Desde los cielos miró el Señor; vio a todos los hijos de los hombres; desde el lugar de su morada miró sobre todos los moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; atento está a todas sus obras. He aquí el ojo del Señor sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia. Salmo 33:13-15, 18

Los niños jugaban en la terraza. Los padres, inmersos en una conversación muy animada, no habían escuchado el ligero ronroneo de la cámara y tampoco habían notado que Felipe los estaba filmando desde hacía un buen rato. A Felipe le encantaba hacer vídeos, y sabíamos que en navidad, cuando la familia estuviese reunida, él proyectaría su vídeo. Entonces cada uno de nosotros se vería y se oiría… no necesariamente en su mejor aspecto.

Si supiéramos que podemos ser grabados sin darnos cuenta durante las 24 horas del día, y que ese vídeo se proyectase públicamente, para la mayoría de nosotros sería algo insoportable. Pero no olvidemos que la corta actuación que corresponde a nuestra vida en la tierra, está siendo grabada totalmente desde el cielo. Bossuet, escritor francés (1627-1704), escribió: «Una mano invisible escribe nuestra historia. Esforcémonos por hacerla bella».

Y tenía razón, solo que nuestra vida podrá ser bella únicamente si dejamos que el Señor la dirija. ¡No olvidemos que no tenemos dos vidas para vivir! Cuando nuestra vida terrenal se acabe, no podremos volver a empezarla. Esto confiere una gran importancia a nuestro comportamiento presente.

“Es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:9-10).
Jueces 18 – Apocalipsis 19:11-21 – Salmo 147:12-20 – Proverbios 30:32-33

Siempre quiero bendecirte



Hijo, siempre quiero bendecirte. Muchos me atribuyen maldiciones que Yo no he enviado. Mi amor es amplio y Mi Gracia no hace acepción de personas. Todo el que en Mi cree y se arrepiente de sus pecados está bajo Mi bendición. Aún el más perverso recibe la luz del sol y llena su vientre de mis regalos que he prodigado con generosidad a los hombres. La escases no es la maldición que Yo envío porque Yo ya me hice maldición en la cruz, así como tampoco la abundancia impía es Mi bendición. Los males y las injusticias la traen los hijos de Adán a sí mismos… por ello la tierra no da su fruto y la naturaleza se revela clamando que Mis hijos se manifiesten para ejecutar la redención que ya pague en la cruz. Ora, proclama cree y recibe. Establece Mi reino con fe y sin duda, Mi poder está contigo, Jesús.

CONFESIÓN: Hoy declaro en alta voz que soy bendecido y que toda maldición en mi vida se la llevó Cristo en la cruz. Me declaro instrumento de su bendición y de su paz… con la fe que Dios me ha dado, con mi actitud y con su palabra en mi boca declaro que establezco su reino en la tierra en todo lugar que voy. Soy de bendición por su gracia. Lo declaro en nombre de Jesús Amén.

Referencia Bíblica: Gálatas 3:13

Dios te habla

Estas cosas les he hablado para que en Mí tengan paz. En el mundo tienen tribulación; pero confíen, Yo he vencido al mundo.
Juan 16:33

Más que el fragor de muchas aguas, más que las poderosas olas del mar, es poderoso el SEÑOR en las alturas.
Salmos 93:4

EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO

Lee Marcos 1:8 (compara con Mat. 3:11; Luc. 3:16; Juan 1:33); y Hechos 1:5 y 11:16. ¿Qué otro rito de iniciación acompaña el bautismo del Espíritu?

En el Nuevo Testamento, hay solamente siete pasajes que hablan acerca de ser bautizados con el Espíritu Santo. Cuatro de esos pasajes presentan a Juan el Bautista señalando el futuro Pentecostés, cuando el Espíritu Santo sería dado para marcar el inicio del tiempo de los “últimos días” de la historia de la salvación. Juan, sin embargo, en contraste con los otros evangelios, no usa el tiempo verbal futuro cuando habla del bautismo del Espíritu. Más bien, utiliza el tiempo presente, indicando que esto es algo que tiene validez permanente, continua en el tiempo (Juan 1:33). El mismo tiempo verbal es utilizado por Juan solamente unos pocos versículos antes, en Juan 1:29, cuando habla acerca de otra obra importante de Jesús: quitar el pecado del mundo. El ministerio de Jesús consiste en quitar nuestros pecados y darnos al Espíritu Santo. Esta experiencia doble también es mencionada en Hechos 2:38. Después de que sus ojos fueron abiertos a Cristo, los discípulos recibieron ambos: el perdón de los pecados y la unción del Espíritu Santo. La misma experiencia aparece con respecto a los creyentes en la casa de Cornelio, en Hechos 10:43 y 44; y más tarde, en Hechos 11:16. El bautismo por agua es conocido como el bautismo de arrepentimiento (Hech. 19:4). Cuando nos arrepentimos del pecado y somos bautizados en el nombre de Jesús, también recibimos al Espíritu Santo (Hech. 2:28, 29). En el Nuevo Testamento, recibir al Espíritu Santo y ser bautizado van de la mano. Señalan nuestro nuevo nacimiento. En el bautismo somos identificados con Cristo, y Jesús nos da al Espíritu Santo para que podamos vivir en su poder y proclamar las buenas nuevas. El bautismo del Espíritu no es en absoluto una segunda obra de gracia en un momento más tardío de la vida que algunos asocian con dones milagrosos. En 1 Corintios 12:13, Pablo no tiene en mente la experiencia única del Pentecostés, sino más bien la experiencia de todos los creyentes. Pablo declara que por un Espíritu son todos bautizados en un solo cuerpo y todos beben de un Espíritu. Pablo enfatiza la unidad. La palabra “todos” es crucial. Pablo conecta la iniciación de todos los creyentes en el cuerpo de Cristo con el bautismo del Espíritu.

Buenas Tardes

Resultado de imagen para buenas tardes cristianas animadas

Innumerables ángeles

«Luego miré, y oí la voz de muchos ángeles que estaban alrededor del trono. El número de ellos era millares de millares y millones de millones». Apocalipsis 5: 11,

CUANDO CRISTO ASCENDIÓ al Padre, no dejó a sus seguidores sin ayuda. El Espíritu Santo como representante suyo, y los ángeles celestiales como «espíritus ministradores» (Heb. 1: 14), son enviados para ayudar a aquellos que están peleando la buena batalla de la fe con gran desventaja. Recordemos siempre que Jesús es nuestro Ayudador. Nadie entiende tan bien como él las peculiaridades de nuestro carácter. El vela sobre nosotros y, si estamos dispuestos a dejamos guiar por él, nos rodeará de influencias para el bien que nos capacitarán para cumplir la totalidad de su voluntad respecto de nosotros.— The Youth’s Instructor, 21 de noviembre de 1911.

Nada es aparentemente más desamparado, y no obstante más invencible, que el alma que siente su insignificancia y se apoya plenamente en los méritos del Salvador. Dios le enviará a todos los ángeles del cielo en su ayuda para evitar que sea vencida.

Los ángeles son los ministros de Dios, que, irradiando la luz que constantemente dimana de la presencia de él y valiéndose de sus ágiles alas, se apresuran a ejecutar la voluntad de Dios.

Siempre hay ángeles presentes donde más se necesitan, con aquellos que tienen que pelear la batalla más dura contra el yo, y cuyo medio ambiente es más desalentador,

En todas las épocas, los ángeles han estado cerca de los fieles que siguieron a Cristo. La vasta confederación del mal está desplegada contra todos aquellos que quieren vencer; pero Cristo anhela que miremos las cosas que no se ven, a saber, las huestes celestiales alrededor de los que aman a Dios para protegerlos.

Resultado de imagen para imagenes cristianas con versiculos biblicos

Dios alivia mi dolor

Responde a mi clamor, Dios mío y defensor mío. Dame alivio cuando esté angustiado, apiádate de mí y escucha mi oración.Salmo 4:1

Oh, Dios mío, en ti confío. Sé que eres mi consuelo y que en medio de esta prueba tú estás conmigo.
Quiero decirte, mi Dios, que aunque no entiendo el porqué estoy viviendo esta situación y estoy sufriendo, te ofrezco a ti cada lágrima, cada noche sin dormir, cada pensamiento negativo que ha llegado a mi mente de que mejor sería no existir y deposito mi corazón en ti para que lo llenes de tu amor.

Señor, renuévame y restaura mi alma. Permite que muy pronto pueda encontrar alivio a esta situación y logre ver la salida en medio de esta tribulación.
Señor, tú eres mi refugio y mi esperanza.
Señor, que se haga tu voluntad y no la mía.

Y ayúdame a aprender de esto que hoy me permites vivir.
Que pueda crecer después de esta prueba y sea capaz de ayudar a otras personas que sufren.

Gracias, mi Dios, por formar en mí el carácter de tu Hijo Jesucristo.

Amén y amén.

Cómo presentar un plato

En los restaurantes más lujosos del mundo, muchos cocineros intervienen en la elaboración de un delicioso plato de comida, esto con el fin de sorprender al comensal. En la preparación se utilizan los mejores ingredientes, los utensilios adecuados y se le dedica el tiempo que necesita.

Cuando todo ya está cocido viene lo más importante: el montaje y la presentación del plato elaborado para asombrar al cliente y, para esto, un cocinero necesita tomar en cuenta lo siguiente: Leer libros relacionados a la cocina, saber lo básico de cómo montar un plato, necesita practicar la presentación de la comida, no sobrecargar el plato y fundamentar la razón del montaje.

Todo creyente es como un cocinero que debe saber cómo presentar el evangelio a las personas para sorprenderlas, tenemos que estar a la altura del mensaje que vamos a dar a quien lo necesita y para esto requerimos: Leer y tener conocimiento de la Biblia, poner en práctica lo que Dios nos enseña en su palabra, no debemos aparentar algo que no somos, debemos estar seguros de lo que vamos a dar a conocer y pedir la guía del Espíritu Santo.

Dios nos ha escogido para que podamos llevar su palabra a todo lugar, las buenas nuevas deben ser presentadas de la mejor manera. Aun así, no debemos olvidar que lo esencial es el amor por el perdido para que pueda encontrar paz y la salvación para su alma, esto es como saciar el apetito con un delicioso plato de comida.

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”. Marcos 16:15 (RVR1960)

LOS OJOS DEL SEÑOR ESTÁN SOBRE NOSOTROS


Tú eres el Dios que me ve

Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentar me y mi levantarme. Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, y todos mis caminos te son conocidos, pues aún no está la palabra en mi lenguay ya tú, Jehová, la sabes toda. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; ¡alto es, no lo puedo comprender!

Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos.

Los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, y él considera todas sus veredas.

Dios conoce vuestros corazones, pues lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.

Los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen un corazón perfecto para con él.

Jesús porque los conocía a todos; y no necesitaba que nadie le explicara nada acerca del hombre, pues él sabía lo que hay en el hombre.

Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.

Gn.16:13 Sal.139:1-4,6 Pr.15:3; 5:21 Lc.16:15 II Cr.16:9 Jn.2:24,25; 2

Feliz Lunes, 

inicio de Semana de bendiciones


Lunes de confianza,

hoy es un día para que

se resten tus preocupaciones,

para que confíes más en Dios

y no tengas angustia ni temor

porque Él cuida de ti.

Lunes de sonrisas,

Hoy es un día para que

se sumen tus sonrisas

y veas el mundo de manera positiva,

veas cómo Dios te bendice

y muestres tu rostro alegre,

para que dejes ver tu traje de gozo,

porque estás contento

de que tienes vida y salud,

tienes la dicha de ver un nuevo día.


Feliz inicio de Semana,
que Dios bendiga tu Lunes.
Mery Bracho

Juan 8

A donde yo voy, vosotros no podéis ir

21 Otra vez les dijo Jesús:
—Yo me voy, y me buscaréis, pero en vuestro pecado moriréis; a donde yo voy, vosotros no podéis ir.
22 Decían entonces los judíos:
—¿Acaso pensará matarse, que dice: “A donde yo voy, vosotros no podéis ir”?
23 Y les dijo:
—Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba; vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. 24 Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis.
25 Entonces le dijeron:
—Tú, ¿quién eres?
Entonces Jesús les dijo:
—Lo que desde el principio os he dicho. 26 Muchas cosas tengo que decir y juzgar de vosotros; pero el que me envió es verdadero, y yo, lo que he oído de él, esto hablo al mundo.
27 Pero no entendieron que les hablaba del Padre.
28 Les dijo, pues, Jesús:
—Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces conoceréis que yo soy y que nada hago por mí mismo, sino que, según me enseñó el Padre, así hablo, 29 porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.
30 Al hablar él estas cosas, muchos creyeron en él.

Buenos Dias

Resultado de imagen para buenos dias cristianos animados

domingo, 29 de enero de 2017

Buenas Noches

Resultado de imagen para buenas tardes cristianas animadas

LIMPIOS POR SU SANGRE

Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él.

Dios…en estos últimos días nos ha hablado por el Hijo…Él, que es el resplandor de su gloria, la imagen misma de su sustancia y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.

Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él.

Conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación, pues ya sabéis que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir… no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación. Él estaba destinado desde antes de la fundación del mundo, pero ha sido manifestado en los últimos tiempos por amor de vosotros.

El amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y él por todos murió, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

I John 3:5 Heb.1:1-3 II Co.5:21 I P.1:17-20 II Co.5:14,15

¡EL SEÑOR VIENE!

El Señor está cerca.

El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

El que da testimonio de estas cosas dice: «Ciertamente vengo en breve». ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!

Por eso, amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprochables, en paz.

Absteneos de toda especie de mal. Que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser –espíritu, alma y cuerpo– sea guardado irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.

Tened también vosotros paciencia y afirmad vuestros corazones, porque la venida del Señor se acerca.

Fil. 4:5 I Ts.4:16-18 Ap.22:20 II P. 3:14 I Ts.5:22-24 Stg.5:8

Resultado de imagen para imagenes cristianas animadas

Culto de hoy





Tú Estás Lleno del Poder

“8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. 9 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.” Hechos 1:8-9

Jesús les dijo a los discípulos: Cuando yo me vaya, viene lo más grande; viene el Espíritu Santo sobre sus vidas, y recibirán el poder. El punto de la ascensión de Cristo es vital para entender ese poder del que hablaba Jesús. Al igual que los discípulos, los hijos de Dios tenemos derecho a ese poder; pero, ¿qué es lo que te da el derecho a ese poder?

Lo que le dio el derecho para descender al Espíritu Santo, fue que Cristo subiera al cielo. Hoy puedes ser inspirado a actuar en ese poder diciéndote que tienes poder para cambiar todas las cosas, para transformar el mundo, para caminar con seguridad, poder para hablar con seguridad. Pero, ¿de dónde viene ese poder? Ese poder viene de la ascensión de Jesús al cielo. La pregunta es, ¿por qué Cristo tenía que subir?

Primero, Jesús subió al cielo porque la única manera en que tú podrías experimentar el Espíritu Santo en tu vida era que físicamente Él ya no estuviera en la tierra. El no tenerlo físicamente es lo que te da el derecho de tener al Espíritu Santo en tu interior. Era promesa de Jesús para los hijos de Dios que el Espíritu Santo habitara en su interior para que fuesen investidos del poder de lo alto.

Segundo, el hecho de que Jesús subiera al cielo y de que esté en el cielo te da el derecho al poder. Cuando Jesús sube al cielo, es coronado y Dios le da un nombre que es sobre todo nombre. El Espíritu Santo no actúa de su propia parte; por eso, cuando se habla y se ora, se hace todo en el nombre de Jesús.

Jesús subió al cielo para presentarse como sacrificio por los pecados, y para que descendiera el Espíritu Santo. Jesús sube al cielo y es coronado como el Rey de reyes y Señor de señores.

El hecho de que tienes al Espíritu Santo dentro de ti, dice que hay algo, que hay alguien más grande que el cáncer, más grande que tu deuda. Hay un nombre bajo el cual toda rodilla se tiene que doblar, y ese es el nombre de Jesús que está arriba en los cielos.

La tercera razón por la cual Cristo subió al cielo es para interceder por cada hijo de Dios, para que tú tuvieras hoy acceso a ese poder.

Si la gente se diera cuenta de la necesidad que tienen de Dios, sus vidas cambiarían para siempre. Aun los cristianos, muchas veces, tienen vidas cotidianas tan sencillas y simples, llenos de costumbres; solo entran y salen de la iglesia, y se olvidan de su verdadera necesidad. Se olvidan de la necesidad que tenían antes de conocer a Jesús y de las cosas que Él les ha librado, de dónde los ha sacado, de lo que les ha salvado. El hombre necesita de Dios, no tan solo para ser libre del infierno eterno, no tan solo para ser libre de ese final, sino para ser libre de sí mismo. La peor atadura que tiene el hombre no es una presión demoniaca, ni los pensamientos negativos que el mundo tiene de ti; la presión que a veces sienten muchos, sin darse cuenta, es la de sí mismos y no es hasta que Jesús llega a tu vida, que tú eres libre y puedes vivir una vida plena. La vida libre no es en el más allá, sino desde el más acá. Lo que sucede es que se está tan acostumbrado al diario vivir que se pierde de vista la real necesidad que existe.

Por eso, en Hebreos 7, dice que Jesús puede salvar perpetuamente a los que se acercan a Él, porque él está intercediendo por todo aquel que se acerca a Dios. Si te acercas a Dios, no hay nada en la vida que pueda estorbar tu salvación. Tú estás lleno de poder para cambiar todas las cosas. Declara hoy: Yo estoy lleno del poder.

No te desanimes


Hijo, no te desanimes… ponte a trabajar y Yo estaré contigo… …no tengas miedo, porque mi Espíritu está contigo y entre ustedes… …porque dentro de muy poco tiempo sacudiré los cielos y la tierra, los mares y los continentes…

…sacudiré a todas las naciones, y todos sus objetos preciosos cambiarán de mano… ¡…a Mí el oro! ¡…a Mí la plata! ¡Míos son…! Yo Soy el capitán de los ejércitos celestiales…

…la fama de Mi templo será mucho mayor que la anterior, y en este lugar Yo entregaré la paz… …lo que les sucede a este pueblo y a esta nación es que todas sus acciones son impuras y entonces todo lo que aquí ofrecen es impuro…

…pero mira lo que sucederá a partir de hoy. Antes de que empieces a trabajar… …Ya no permitiré que se eche a perder todo tu trabajo con las plagas que te han rodeado… …pon, pues, atención desde hoy en adelante… porque desde este momento te bendeciré… Jesús.

Confesión: Hoy declaro que no me desanimaré ni tendré miedo ante las situaciones que me rodean… declaro que mi trabajo no se echará a perder y que Dios me ayudará con sabiduría e iluminará mi camino para que pueda seguir adelante en victoria y así darle la Gloria a Él… declaro que la bendición de Dios está conmigo… en nombre de Jesús, Amén.

Referencia Bíblica: Hageo 2:4-20

Tiempo de cambios

“23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” 1 Tesalonicenses 5:23

Hay momentos en los cuales usted entiende que Dios tiene que hacer un cambio en su vida. ¿Sabe cómo comprende eso? Lo comprende porque Dios le trajo algo a su espíritu y se lo revela para todo su ser. Porque a través del espíritu recibe el poder para cambiarlo. Algunos viven una vida que siempre parece que está marcado por lo mismo: los mismos problemas, las mismas carencias, las mismas circunstancias. Pero cuando comienza a tener una buena comunión con Dios en el espíritu recibiendo lo de él, teniendo intimidad y buena relación, irá comprendiendo quién es en Dios, lo que puede hacer usted y lo que Dios puede hacer a través de su vida. Así irá canalizando las cosas a la manera correcta y empezará a ver fluir en su vida lo sobrenatural de Dios.

El Espíritu Santo le revelará cosas maravillosas y usted tiene que permitir que se las vaya revelando a su espíritu. Siempre esté atento a lo que Dios quiere hablarle o hacer con su vida. Tenga siempre su espíritu conectado al de Dios.

Cuando permitimos que el Señor opere en nuestro espíritu, al estar en conexión con él, tenemos que transmitirle eso mismo a nuestra alma y a nuestro cuerpo. Porque las cosas que vienen de Dios a su espíritu le van a traer una revelación poderosa que va a ser una influencia para su cuerpo. Su cuerpo va a recibir sanidad divina y va a recibir cosas sobrenaturales que pueden ordenar las cosas que están desordenadas en su cuerpo.

La Biblia dice que usted fue creado a imagen y semejanza de Dios y que Dios es Espíritu. Su verdadero ser es su espíritu y por eso tiene que darle prioridad en todos los órdenes de su vida.

1 Tesalonicenses 5:23 dice que tenemos que guardar irreprensible todo nuestro ser. Mientras estamos en esta tierra podemos escuchar muchos mensajes que tenemos que cuidar el cuerpo, otros se interesan mucho en las cosas del alma, de lo emocional y del sentimiento. Pero hay que permitirle al Espíritu Santo que nos dé una revelación amplia a través de nuestro espíritu de todo lo que la Palabra de Dios tiene para nuestra vida. De esa manera funcionará bien en el espíritu, en el alma y en el cuerpo.

Oración: Padre, gracias por mostrarme los cambios que tengo que hacer en mi vida. Quiero agradarte y guardar irreprensible todo mi ser. Haré tu Voluntad, en el nombre de Jesús, amén.

El poder del enfoque

“20 Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. 21 No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; 22 Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo. 23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. 24 Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios. 25 Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. 26 Examina la senda de tus pies, Y todos tus caminos sean rectos. 27 No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; Aparta tu pie del mal.”

Proverbios 4:20-26

En esta palabra el sabio Salomón nos está diciendo que tenemos que mantener el enfoque. Esto quiere decir que todos los sentidos, la mirada, el oído, todo lugar en nuestra vida tiene que estar enfocado en la Palabra de Dios.
Usted tiene que guardarla en el corazón para que pueda salir de allí en el momento correcto. Esto lo ayudará a enfocarse en lo correcto y le va a traer revelación para que no vaya para atrás sino que vaya avanzando hacia su destino espiritual. Examine a la luz de la Palabra las elecciones que hace cada día y no permita que su vida esté manipulada por conflictos y mucho menos por lo que el mundo pueda venir a tentarlo a usted.

Tenemos que poner los ojos en Jesús para correr la carrera que tenemos por delante con paciencia. Tenemos que enfocarnos en el verbo hecho carne, en el Dios todo poderoso, en la Palabra viviente recibiendo la revelación de su presencia. Permitiendo que opere Dios en nuestra vida para que fluyan las cosas buenas desde su interior, el poder del amor, de la bendición y de la sabiduría. La escritura dice que el hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca cosas buenas. Usted es esa persona que ha sido redimida de toda maldición por el poder de la sangre de Jesús, ha sido hecho un hijo de Dios dándole poder, potestad y la autoridad sobre toda fuerza del mal. El hombre bueno saca las cosas buenas del corazón a través de la boca.

Usted puede mantener la atención en la Palabra de Dios con todos sus sentidos. Usted es el instrumento que Dios tiene en esta tierra, Dios tiene planes para hacer cosas grandes y necesita moverse a través de su vida. El respeta el plan que tiene creado. Cuando empiece a descubrir que es el instrumento que Dios tiene en la tierra, se dará cuenta que si cierra los brazos y el buen depósito, le estará cerrando los cielos a mucha gente.
Hay poder en el enfoque, no importando cuánta fe usted tiene, lo importante es en qué la está enfocando. Si la está enfocando en Dios, crecerá, si la está enfocando en la Palabra, se desarrollará y va a conocer la voluntad de Dios y se va a mover con la fe en la voluntad de Dios. Las circunstancias presentes lo distraen del verdadero plan y del correcto enfoque que tiene que tener con el Señor.
Por eso ese poder del enfoque, tiene que utilizarlo todo el tiempo. Esa palabra que usted recibe permita que renueve todo su ser, cambiando su manera de pensar y de hablar para que pueda ver cambios que lo vayan llevando al camino de la bendición produciendo medicina para su cuerpo y produciendo bendición para todas las áreas de la vida. El poder del enfoque lo lleva a experimentar un nuevo nivel de crecimiento y de descubrimiento. Comience a vivirlo hoy.

Oración: Padre, hoy quiero vivir enfocado en ti. Gracias por tu Palabra que me guía y me da la dirección de cómo moverme para alcanzar mi destino espiritual. Guardaré mi corazón, apartaré de mi boca el mal y mis ojos mirarán lo recto. Tu voluntad es la que quiero para mi vida. En el nombre de Jesús, amén

¡AL RESCATE TUYO!



“Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria; porque vendrá el enemigo como río, más el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él” Isaías 59:19 (RVR 1960)

Hay momentos en la vida en que sentimos que los problemas parecen multiplicarse. A veces un tema familiar, otras lo económico o quizás alguna complicación en la salud, son todos gigantes que parecen venir a robarse la paz en nuestra vida. Hay momentos en los cuales pareciera que los ríos de la vida se han desatado en nuestra contra y sentimos que nos ahogan. Hoy quiero decirte que hay un Dios que vendrá y levantará bandera por ti para que tu enemigo perezca. ¿Lo crees?

Buenas Tardes

Resultado de imagen para buenas tardes cristianas animadas

Dios te habla

Hermanos, regocíjense, sean perfectos, confórtense, sean de un mismo sentir, vivan en paz, y el Dios de amor y paz estará con ustedes.
2 Corintios 13:11

Miren cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos habiten juntos en armonía.
Salmos 133:1

Resultado de imagen para imagenes cristianas animadas

Como un perfume a sus pies...

Entonces María tomó un frasco con casi medio litro de un costoso perfume preparado con esencia de nardo, le ungió los pies a Jesús y los secó con sus propios cabellos. La casa se llenó de la fragancia del perfume. Juan 12:3 (TLA) Estaban Jesús y sus discípulos sentados en la mesa, le acompañaba su buen amigo Lázaro a quien Jesús lo había resucitado y sus dos hermanas: Marta servía como de costumbre, pero María, ¿Dónde estaba María? Ella estaba ocupada preparando algo especial para su Señor, se trataba de un perfume muy valioso y costoso que en el momento preciso decidió derramarlo a los pies de Cristo, lo enjugó con sus cabellos sin importar la crítica que recibiría de los demás y la casa se llenó del olor del perfume.

Muchos se preguntarían diciendo: si el perfume era demasiado costoso entonces ¿Por qué lo derramo? Lo hizo porque tenía un corazón adorador y lleno de gratitud a Dios por el sentido que la había dado a su vida; porque cuando María conoció al Señor se dio cuenta que nada tenía más valor que rendir su vida a Cristo y experimentar su amor, lo cual la llevó a pensar que ni aun su propia vida lo era todo.

Tal vez para la sociedad las posesiones materiales, los grandes logros y aún la vida misma es lo más valioso que podrían considerar como un perfume, pero para ti ¿cuál es tu perfume? ¿Qué es aquello que estas dispuesto a ofrecer a Dios? María no se reservó nada para ella misma, cuando ella decidió verter el perfume a los pies de Cristo, lo derramó todo. No pensaba en los discípulos, ni en su hermano Lázaro ni en su hermana Marta. Sólo Jesús llenaba su corazón de agradecimiento y de adoración. “Por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros. Mirra, áloe y casia exhalan todos tus vestidos” (Salmo 45:7-8)

Si hoy decides ofrecer a Dios tu vida, tu tiempo, tu talento, tus capacidades y todo lo que es valioso para ti, hazlo en forma completa, porque Él no pide una parte de ti solamente, demanda todo tú ser. Por lo tanto, ser un discípulo de Cristo implica negarse a uno mismo y renunciar a todo aquello que es un obstáculo, no importa si la gente a tu alrededor levanta su mano para criticarte, Él Señor está contigo para defenderte. Él defendió a María y dijo: Dejadla, ¿por qué la molestáis? Buena obra me ha hecho. (Mateo 14:6). ¿Quién no estaría tranquilo con esas palabras?

Este es el mejor tiempo para derramar tu perfume a los pies de Cristo y Él permitirá que su olor fragante no pase desapercibido.

Dios es tu ayudador

No tengas miedo ni te desanimes, porque Dios el Señor, mi Dios, estará contigo. No te dejará ni te abandonará.1 Crónicas 28:20

Dios es el único que nos ayuda en medio del dolor en la pérdida de un ser querido. Es el único que puede comprender ese dolor porque Él también perdió a su Hijo, Jesús.
Dios es nuestro Consolador y nos lo dejó por medio del Espíritu Santo. Por eso, cuando estamos sufriendo, nuestro Padre se interesa por nuestro dolor.
Y nos envía consuelo, paz y alivio.

¿Por qué Dios permite el dolor? Nunca entenderemos el porqué Dios lo permite. Entonces, ¿cómo consuelas a una madre que por años disfrutó de su hijo y ahora no lo ve más? ¿Cómo llenas una habitación que ha quedado repleta de recuerdos como fotos, ropa, juguetes y cosas que te recuerdan ese hijo amado? Solo Dios puede ser nuestra ayuda en medio de la pérdida. Él es el único que nos puede llenar de la paz que sobrepasa todo entendimiento.

Si estás atravesando por esta situación y has perdido un ser querido, recuerda que Dios es tu ayudador. Él te ama y te consuela en medio del dolor…

Feliz Domingo.


Feliz Domingo,

que pasemos todos un feliz día.

Sonríe, la vida es bella,

hay que dejar los problemas a un lado

y disponerse a disfrutar de un día sin estrés,

con alegría y con el deseo de pasarla bien.

Que tengas un divertido domingo,

haz algo que te llene,

no importa si te dicen que estás perdiendo el tiempo,

siempre necesitamos un tiempo off

para distraernos de la rutina

y disfrutar al máximo la vida.

Este domingo no lo pases por alto,

Disfrútalo que ya no vuelve,

es un día único y especial.

Juan 8

Jesús, la luz del mundo

12 Otra vez Jesús les habló, diciendo:
—Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
13 Entonces los fariseos le dijeron:
—Tú das testimonio acerca de ti mismo; tu testimonio no es válido.
14 Respondió Jesús y les dijo:
—Aunque yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi testimonio es válido, porque sé de dónde he venido y a dónde voy; pero vosotros no sabéis de dónde vengo ni a dónde voy. 15 Vosotros juzgáis según la carne; yo no juzgo a nadie. 16 Y si yo juzgo, mi juicio es según la verdad, porque no soy yo solo, sino yo y el Padre que me envió. 17 Y en vuestra Ley está escrito que el testimonio de dos hombres es válido. 18 Yo soy el que doy testimonio de mí mismo. También el Padre que me envió da testimonio de mí.
19 Ellos le dijeron:
—¿Dónde está tu padre?
Respondió Jesús:
—Ni a mí me conocéis, ni a mi Padre; si a mí me conocierais, también a mi Padre conoceríais.
20 Estas palabras habló Jesús en el lugar de las ofrendas, enseñando en el Templo; y nadie lo prendió, porque aún no había llegado su hora.

Buenos Dias

Resultado de imagen para buenos dias cristianos animados

sábado, 28 de enero de 2017

Buenas Noches


Dios te habla

Todo lo que el Padre Me da, vendrá a Mí; y al que viene a Mí, de ningún modo lo echaré fuera.
Juan 6:37

En mi angustia clamé al SEÑOR, Y El me respondió. Desde el seno del Seol (región de los muertos) pedí auxilio, y Tú escuchaste mi voz.
Jonás 2:2

NADA TE HARÁ FRENTE



“Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad.» Por eso, prefiero sentirme orgulloso de mi debilidad, para que el poder de Cristo se muestre en mí”. 2 Corintios 12:9 (TLA)

Nos hemos sentido devastados al punto que hubiéramos preferido no existir. Pero debemos recordar que Dios desea hacernos fuertes en El, para que podamos ver su poder manifestarse en cada una de nuestras situaciones. No lo dudes, corre a Dios en oración, porque Él quiere darte la victoria y cumplir su precioso plan en tu vida.


No apartes tu rostro de mí

Cuando David escribió este salmo, todo aparentaba estar bajo control. Los filisteos, sus persistentes enemigos no representaban una amenaza, al menos para este tiempo y hasta Absalón, el hijo que se le había revelado, ya había muerto. David sentía que todo marchaba bien, lo cual lo llevó a afirmar: “En mi prosperidad dije yo: No seré jamás conmovido” (Salmo 30:6). Y sentía el respaldo de Dios en su vida y en todo lo que emprendiera; "Porque tú, Jehová, con tu favor me afirmaste como monte fuerte.” (V. 7). Sin embargo pareciera esbozar un sentimiento de insatisfacción que nos muestra que no todo era color de rosa en su vida: David dice: “Escondiste tu rostro fui turbado” (v.7). Aquí vemos como David pese a disfrutar de paz y prosperidad no podía estar plenamente feliz debido a que Dios escondió su rostro de Él y esto evidentemente lo tenía mal. Creo que en esto podemos ver algo de ese corazón conforme al corazón de Dios del que nos habla la Biblia. David quería agradar al Señor con toda su vida y para él esto era tan importante que nada de lo que tenía o había conseguido tenía sentido si Dios apartaba su rostro de él.

Pero, ¿Cuál habrá sido la causa por la que Dios apartó su rostro?. Quizás David se enamoró de la prosperidad y de ese tiempo de calma y bienestar pudiendo haber quitado el enfoque en Dios para ponerlo en las riquezas. O también es posible que, por sus muchas ocupaciones o simplemente por relajarse ante un entorno que en ese momento le era favorable, haya descuidado su relación con Dios y ya no lo buscaba tanto como antes. De todas maneras, David, pese a tenerlo todo se encontraba turbado y en esto nos da un verdadero ejemplo de un siervo de Dios. Entonces clamó y suplicó a Jehová (V. 8) pidiendo misericordia (v. 10). Entonces Dios cambia su lamento en baile, quita su aflicción y le devuelve el gozo por eso David quiere agradecer a Dios por todas sus maravillas, alabarle y darle gloria, por siempre.

A menudo nos pasa, que en los tiempos en que todo parece tranquilo y los problemas que nos acosaban pasan a ser simplemente un mal recuerdo, nos relajamos pensando que nos podremos quedar en ese estado para siempre. Nos sentimos bien, disfrutando de la última victoria en el Señor, pero quizás corremos el riesgo de enamorarnos de ella y sacar la mirada del dador de la bendición. Entonces muy pronto desaparece ese fervor que caracterizaba nuestras oraciones cuando estábamos en medio de problemas y todo se va haciendo más superficial. Pareciera que el mismo David experimentó esta clase de dificultades. Aunque todo parecía estar bien, seguramente él sentía que algo faltaba lo cual no le permitía disfrutar plenamente. Entonces clamó a Dios por su misericordia y Él le restauró el gozo.

Si tu vida espiritual se ha vuelto rutinaria, si te encuentras pasando esos momentos donde como respuesta a tus oraciones solo encuentras el silencio de Dios, clama una vez más como lo hizo David y con todo tu corazón para que seas completamente restaurado.

Hay un hogar donde alguien te espera

Lee Mateo 25.45-46

Si el único futuro del hombre es la aniquilación, ¿para qué esperar? Pero Jesús dijo: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino” (Juan 14.1-4)
Jesucristo no describió la presencia de Dios como un tribunal con un juez sin misericordia. Todo lo contrario. Él afirmó que era como un hogar donde un Padre amoroso les daba la bienvenida a sus hijos. La Biblia dice: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos (los tuyos y los míos); y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsis 21.4).

He conocido a personas cuya situación parecía desesperada desde la perspectiva humana, y no obstante, en Cristo, ellas superaron sus obstáculos y dificultades. Para ellas la esperanza no era una posibilidad distante, sino un poder siempre presente. Imitaban la actitud del apóstol Pablo que escribió: “Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3.14).
¿Cómo te capacita esta futura esperanza para sobrellevar las cargas y dolores del presente? Te asegura que no estás sufriendo en vano. Desde un punto de vista humano, la vida no es sino una serie de desilusiones y vanaglorias. Pero es muy diferente desde la perspectiva cristiana. La Biblia te dice: “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (1 Corintios 15.58).

Esto quiere decir que como hijo o hija de Dios no sufres en vano. Tu sufrimiento presente es una inversión en la gloria futura. Para ti el cielo no son “castillos en el aire o ilusiones engañosas”, la zanahoria atada a la cuerda delante del caballo. Eres ciudadano del cielo aquí y ahora, y eres partícipe ahora mismo de la vida del cielo en tu corazón. Pablo describe tu presente experiencia muy bien en una de sus bendiciones: “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Romanos 15.13).

No importa cuál sea nuestra filosofía de la vida, o nuestras creencias religiosas, todos nos enfrentaremos a la muerte. El mundo en el que nació Jesús no tenía esperanza para la vida después de la muerte. Pero tú sabes que Cristo “quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio” (2 Timoteo 1.10). Él te promete: “Porque yo vivo, vosotros (tú y yo) también viviréis” (Juan 14.19). Para ti, como hijo de Dios que eres, la vida no es un callejón sin salida.
Jesucristo no solo ha conquistado la muerte, mediante su muerte y resurrección, sino que también cambió el significado de la muerte: Hay un hogar donde Dios mismo te espera.

Reflexión:

Voy al hogar que Dios tiene preparado para mí.

Nuestra Fortaleza es Buscar a Dios Continuamente

El Señor te mostrará que Él debe ser la prioridad en tu vida, Él escucha tus oraciones de fe, desea encontrarse contigo para que aprendas a buscar su rostro continuamente para que experimentes la plenitud de Su presencia.


Salmos 105:4-5 dice: “Busquen al Señor y a su fuerza, búsquenlo continuamente. Recuerden las maravillas y los milagros que ha realizado, y los decretos que ha dictado“.

Cuando haces de Dios tu prioridad, poniendo tu fe absoluta en Él, las cosas en tu vida comienzan a cambiar. Dios se agrada de los que lo buscan continuamente, Él los recompensa. Creer, nos lleva a tener un estilo de vida de búsqueda de Dios. Debemos buscar al Señor y su fuerza continuamente, recordando sus maravillas, y los milagros que ha realizado. No podemos permanecer pasivos en su búsqueda.
Necesitamos buscar su presencia en todo tiempo, para tener la fortaleza y libertad necesaria que nos llevan a resultados extraordinarios. Para ayudarnos en esto, Jesús envió al Espíritu Santo para guiarnos, enseñarnos y mostrarnos qué caminos debemos tomar. Tengamos en cuenta que las cosas de Dios sobrepasan las circunstancias y pueden lograr lo que nadie más puede hacer. Buscar el rostro de Dios se trata de anhelar conectarnos íntimamente para conocerlo, para que sea nuestra verdadera prioridad, nuestro estilo de vida sobrenatural.

Hagamos esta oración:

“Padre Dios, recibo tu precioso Espíritu Santo para encender el fuego en mi corazón, para buscarte cada día. Bautizame y lléname de tu poder, envísteme con tu Espíritu Santo para vivir en la plenitud de tu presencia, en el nombre de Jesús“. Amén

¿Que Bloquea El Fluir del Espíritu Santo?

Hace unos años, el Señor me puso a pensar acerca de mi nivel de hambre espiritual. Él me mostró que aunque había estado en muchas reuniones de oración y cantado en muchas ocasiones diciendo: “Señor, quiero más de ti”, yo no estaba tan apasionado por Él como pensaba.

Mi iglesia patrocinó una conferencia sobre el Espíritu Santo. Al final de uno de los servicios, me encontraba tirado en el suelo cerca del altar pidiéndole a Dios otro toque de su poder. Muchas otras personas estaban arrodilladas cerca del altar y oraban en silencio los unos por los otros.

De repente empecé a tener una visión. En mi mente podía ver una tubería grande, de por lo menos ocho pies de diámetro. Lo estaba viendo desde adentro, y pude ver una corriente superficial de líquido dorado que fluía en el fondo. El aceite de la tubería gigante tenía sólo unas pocas pulgadas de profundidad.

Comencé una conversación con el Señor.

—¿Qué me estás mostrando?, le pregunté.

—Este es el flujo del Espíritu Santo en tu vida, respondió.

La verdad es que no era un cuadro alentador; ¡fue lamentable! La capacidad del tubo era enorme, suficiente para transportar toneladas de aceite. Sin embargo, sólo un pequeño hilo era evidente.

Entonces noté otra cosa: varias válvulas grandes estaban alineadas a lo largo de los lados del tubo, y cada una de ellas estaba cerrada.

Le quería preguntar al Señor por qué había tan poco aceite en mi vida. En su lugar le pregunté: “¿Qué son esas válvulas, y por qué están cerradas?”.

Su respuesta me aturdió: “Esos son los momentos en que me dijiste que no, ¿por qué debería aumentar el nivel de la unción si no estás disponible para usarla?”.

Esas palabras me estremecieron. ¿Cuándo yo le había dicho no a Dios? Estaba conmocionado y comencé a arrepentirme. Recordé las diferentes excusas que había dicho y las limitaciones que le había puesto a Dios sobre si podía usarme.

Le había dicho que no quería estar delante de las multitudes porque yo no era un buen orador. Le había dicho que si no podía predicar como T.D. Jakes, entonces no quería hablar en absoluto. Le había dicho que no quería abordar ciertas cuestiones o ir a ciertos lugares. Había puesto muchas condiciones engorrosas en mi obediencia.

Después de un rato comencé a ver algo más en mi espíritu. Era una gran multitud de hombres africanos, reunidos como si estuvieran en una gran arena. Y me vi predicándoles a ellos.

Nadie me había pedido jamás que ministrara en África, pero sabía que en ese momento necesitaba entregar mi voluntad. Todo lo que pude pensar fue en la oración de Isaías: “Aquí estoy, envíame a mí”. (Isaías 6: 8). Le dije a Dios que iría a cualquier parte y diría cualquier cosa que me pidiera. Dejé mis inseguridades, temores e inhibiciones en el altar.

Tres años más tarde me encontraba en un púlpito dentro de una arena deportiva en Port Harcourt, Nigeria. Cuando me dirigí a una multitud de 8000 pastores que se habían reunido allí para una conferencia de capacitación, recordé haber visto sus rostros en esa visión. Y me di cuenta de que Dios había abierto una nueva válvula en mi vida ese día cuando estaba en el piso de mi iglesia. Todo esto porque yo había dicho que sí, Él había aumentado el flujo de su aceite en mí para que pudiera llegar a miles.

Muchos de nosotros tenemos el hábito de pedir más del poder y la unción de Dios. Pero, ¿para qué la usamos? Dios no lo envía sólo para hacernos sentir bien.

Nos encanta ir al altar para un toque de Dios. Nos encanta que se nos ponga la piel de gallina, el temblor, la emoción del momento. Nos encanta caer al suelo y experimentar una llenura tras otra. Pero temo que algunos de nosotros estamos absorbiendo la unción, pero no la usamos. Nuestra experiencia carismática se ha vuelto interior y egoísta. Nos levantamos del piso y vivimos como queremos.

Pentecostés no es una fiesta. Si realmente queremos ser llenos de su poder, debemos ofrecer a Dios un sí incondicional. Debemos crucificar nuestro yo. Debemos convertirnos en un conducto para llegar a los demás, no un reservorio sin salida.

Examina tu propio corazón hoy y ve si hay válvulas cerradas en tus tuberías. Al rendir esas tuberías ante Dios, los canales cerrados se abrirán y su aceite fluirá hacia un mundo que anhela saber que Él es real.

Oración por perdón y firmeza

Orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado [...] Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; con cánticos de liberación me rodearás.Salmo 32:6-7, RV-60

Señor Jesús, en esta hora busco tu presencia porque deseo limpiar mi corazón de toda maldad. Quiero que me des firmeza, Señor, en este día, a fin de seguir adelante y poder perdonar a quien me ha hecho daño.
También te pido, Dios mío, que me perdones por el daño que les he causado a los demás. Dame sabiduría para entender que cuando perdono, estoy siendo libre en ti.

Dios mío, quita de mí todo orgullo, todo pensamiento que no venga de ti y hazme humilde.
Señor, sé que la venganza es tuya y que tú eres mi Defensor. Así que estoy seguro en tus manos.

Quiero honrarte y adorarte. Por lo tanto, reafirma mi espíritu y no me dejes caer en tentación.

Te amo con todo mi corazón. Y sé que tienes grandes y maravillosas cosas para mí. Amén y amén.

Buenas Tardes

Resultado de imagen para buenas tardes cristianas animadas

Nunca permitas que la angustia invada tu corazón

Hijo, nunca permitas que la angustia invada tu corazón. Confía en Mí. Mira tu futuro ¡¡ES GLORIOSO!! Estoy preparando alojamiento en la casa de Mi Padre para ti y todos los que han creído. Entrégame a los tuyos, por quién tú pides y Yo velaré por ellos. Volveré pronto a tomarlos para que estén Conmigo. Solo me necesitan a Mí para entrar porque si me conocen a Mí conocen al Padre y Él los conoce a ustedes. Si estas conectado por la fe en Mi estas conectado también en el círculo íntimo del Padre. Porque tú estás Conmigo y crees en Mi podrás hacer mayores obras que las que hice en el mundo, porque Yo estoy aquí con el Padre e intercedo por ti. El Padre desea glorificarse en Mí cuando tú pides en Mi Nombre. Pide en Mi Nombre y lo que pidas lo haré. Jesús.

CONFESIÓN: Hoy confieso en alta voz que estoy conectado íntimamente al Padre por Cristo. Creo que él viene a buscarme y está preparando lugar para mí. Pediré en su nombre y haré obras mayores que las que él hizo y así será glorificado el Padre. Lo declaro en nombre de Jesús. Amén

Referencia Bíblica: Juan 14:1-14; Romanos 8:34


MI PADRE Y YO


El Padre mayor es que yo.

Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos.

Mi Padre y vuestro Padre… mi Dios y vuestro Dios.

Como el Padre me mandó, así hago.

Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre, que vive en mí, él hace las obras.

El Padre ama al Hijo y ha entregado todas las cosas en su mano.

Le has dado potestad sobre toda carne para que dé vida eterna a todos los que le diste.

Señor, muéstranos el Padre y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: “Muéstranos el Padre”? ¿No crees que yo soy en el Padre y el Padre en mí?

El Padre y yo uno somos.

Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

Jn 14:28 Lc. 11:2 Jn.20:17; 14:31; 14:10; 3:35; 17:2; 14:8-10;10:30; 15:9,10

Feliz Sábado 


Hoy es un nuevo día, 

te deseo un Feliz Sábado

que tengas una lluvia de buenas cosas,

Dios te bendiga y te cuide,

que siempre te ayude en todo.

Feliz sábado con este bonito pensamiento,

la fe, la esperanza y el amor permanecen

pero el mayor es el amor.

Haz brillar ese amor

no sólo los sábados sino cada día de la semana,

que también tengas fe

para realizar tus labores

y que la esperanza

te mantenga con buen ánimo

hasta lograr lo que deseas.

Juan 8

8 1 pero Jesús se fue al Monte de los Olivos. 2 Por la mañana volvió al Templo, y todo el pueblo vino a él; y sentándose, les enseñaba.3 Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio y, poniéndola en medio, 4 le dijeron:
—Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio, 5 y en la Ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?
6 Esto decían probándolo, para tener de qué acusarlo. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. 7 Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo:
—El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.
8 E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.9 Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, fueron saliendo uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los más jóvenes; sólo quedaron Jesús y la mujer que estaba en medio. 10 Enderezándose Jesús y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo:
—Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?
11 Ella dijo:
—Ninguno, Señor.
Entonces Jesús le dijo:
—Ni yo te condeno; vete y no peques más.

Buenos Dias