En Juan 9 vemos que Jesús sana a un ciego de nacimiento. La vida de este hombre cambió de manera radical después de tener un encuentro con Jesús. Esta historia nos enseña que con aquello que tiene poco valor, como el barro, Dios puede hacer cosas extraordinarias.

¿Qué debemos hacer en medio de la dificultad?

Preguntarle a Dios qué podemos aprender de la situación.
Tomar la responsabilidad y asumir el desafío. Hablar de lo que Dios está haciendo con nosotros en medio de la prueba. No limitar a Dios con nuestros pensamientos y reconocer su poder. Ver nuestro desafío como una oportunidad para que Dios se manifieste de manera extraordinaria. Obedecer su Palabra. Relacionarnos con Dios.

Creer que Dios busca personas dispuestas y las perfecciona para cumplir su llamado. Creer que la obra de la cruz es suficiente para rescatarnos y liberarnos de nuestro pasado. Saber que Jesús nunca nos rechazará aunque seamos pecadores. Basar nuestra fe, no en lo que Dios hace, sino en lo que Él es.