Evangelismo

Ultimas fotos

miércoles, 31 de agosto de 2016

Buenas Noches


DORMIRAS TRANQUILO

En paz me acostaré y así también dormiré;

porque sólo tú, Señor, me haces habitar seguro.

No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día. Con sus plumas te cubre, y bajo sus alas hallas refugio; escudo y baluarte es su fidelidad.

…Como la gallina junta sus pollitos debajo de sus alas…

No permitirá que tu pie resbale; no se adormecerá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. El Señor es tu guardador; el Señor es tu sombra a tu mano derecha.

Que more yo en tu tienda para siempre; y me abrigue en el refugio de tus alas.

Ni aun las tinieblas son oscuras para ti, y la noche brilla como el día. Las tinieblas y la luz son iguales para ti.

El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas?

Vosotros sois de Cristo, y Cristo de Dios.

Confiaré y no temeré.

Sal. 4:8; 91:5,4 Mt. 23:37 Sal. 121:3-5; 61:4; 139:12 Ro. 8:32 I Co. 3:23 Is. 12:2

REFLEXIÓN – No te quejes, marchá.

“Pero el Señor le dijo a Moisés: «¿Por qué clamas a mí? ¡Ordena a los israelitas que se pongan en marcha!”. Éxodo 14:15 (NVI)

La situación era más que tensa. Un grupo de esclavos prófugos de Egipto, caso dos millones de seres sin ningún armamento militar, ni experiencia en batalla, sin otra expectativa que la libertad, estaban en una encrucijada impensada.

Cada familia tenía todo lo que podían llevar, sus bienes personales, sus animales, su provisión de comida y agua, sus carpas, iban bien cargados en busca del sueño, ahora estaban frente al mar Rojo y la muralla de agua era infranqueable. Todos los deseos se rompieron contra las olas del mar que les impedía el paso. La única opción era rodearlo, pero les demandaría meses de caminatas agotadoras.

Estaban pensando cómo solucionar ese problema cuando escuchan la noticia más temida. El faraón de Egipto con todo su ejército los estaba persiguiendo para tomarlos como esclavos nuevamente. Los de mejor vista podían ver en la lejanía del horizonte la nube de polvo que provocaban los caros, la caballería y la infantería. El ejército más poderoso del mundo los estaba persiguiendo y sabían que no tenían manera de escapar. No podían ganarles en velocidad, ni tampoco había lugar donde esconderse. En frente tenían el mar y por detrás el ejercito perseguidor.

Estaban condenados a la muerte o a la esclavitud. Y allí es donde se muestra el carácter de este pueblo. Empiezan a quejarse y a echarle la culpa a Moisés por la situación. El libertador quien hasta el día anterior era el héroe nacional más importante de Israel, se convirtió en el culpable excluyente de la sumatoria de todos los males.

¡Como actuamos con la misma ambigüedad que esos israelitas! Pasamos del amor al odio en contados momentos porque las circunstancias de la vida cambian. No debemos negar las dificultades, ni ser ciego a las advertencias. Pero lo que no podemos hacer es dejar de confiar en Dios porque los vientos son contrarios o las cosas no salen como queremos.

Me encanta la sencillez con que Dios resuelve el conflicto: Diles al pueblo que marchen, en lugar de quejarse, de enojarse, de entristecerse, hay que seguir adelante. Dios va a abrir el mar rojo, va a solucionar las dificultades, nos dará fuerzas para superar los escollos. Solo hay que avanzar en su poder.




Que tus palabras

Hijo, que tus palabras y que tus acciones sean pesadas con justo equilibrio porque yo odio la balanza falsa, me agrada en todo el peso justo, no me agrada el engaño y la mentira…

…también cuida tu corazón, porque cuando hoy le dejas lugar a la arrogancia, mañana verás la vergüenza: la sabiduría vive con los modestos…

…la integridad es una guía para ti, en cambio la perversidad encamina a los incrédulos e injustos a su perdición…

…piensa que cuando viene el día del juicio la riqueza no sirve para salvarse, pero el que comportándose con honestidad ha creído en Mí, este sí será librado…

…piensa que la honradez te abre un camino recto junto a los hombres íntegros… los malvados en cambio se pierden y enredan en su maldad…

…los hombres buenos se salvan debido a su justicia, pero los impíos son presa de su propia ambición…

…cuando al malvado le llega la muerte, se acaba su esperanza; sus riquezas ya no lo amparan…

…en aquel día, el justo se verá libre del peligro, en su lugar caerá el malvado… Jesús

Confesión: Hoy declaro que dejaré que la integridad sea mi medida y mi guía… dejaré toda falsedad y seguiré lo honesto para con todos… buscaré la humildad y seré sabio… no me ofenderé por la injusticia en esta vida porque sé que el injusto que no se arrepiente y cree en Cristo irá a juicio… más bien oraré por el malvado para que cambie y crea en el evangelio… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.

Referencia Bíblica: Proverbios Capítulo 11

DIOS ASÍ LO QUIERE

“De repente, un leproso se le acercó y se arrodilló delante de él.—Señor —dijo el hombre—, si tú quieres, puedes sanarme y dejarme limpio.” Mateo 8:2 (NTV)

La lepra, era una enfermedad sin cura, desagradable en la sociedad. Si hoy te sientes así, no crees que alguien pueda perdonarte, solamente pon atención en lo que el Hijo de Dios hoy quiere decirte: “Jesús extendió la mano y lo tocó —Sí quiero —dijo— ¡Queda sano! Al instante, la lepra desapareció.” Jesús quiere sanarte y limpiarte, Él quiere hacer un milagro en tu vida.

Dios te habla

Y nuestra esperanza respecto de ustedes está firmemente establecida, sabiendo que como son copartícipes de los sufrimientos, así también lo son de la consolación.

2 Corintios 1:7

Porque así dice el SEÑOR: 'Como he traído a este pueblo toda esta gran calamidad así he de traer sobre ellos todo el bien que les prometo.'

Jeremías 32:42

SERVICIO Y BENDICIÓN

Entonces nacerá tu luz corno el alba, y tu salud se dejará ver presto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. (Isaías 58:8)

¿No es eso lo que todos anhelamos? Se recibe paz y salud al hacer la voluntad de nuestro Padre celestial. “Irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. Entonces invocarás, y oírte ha Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el extender el dedo, y hablar vanidad; y sí derramares tu alma al hambriento, y saciares el alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el medio día; y Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías hartará tu alma, y engordará tus huesos; y serás como huerta de riego, y como manadero de aguas, cuyas aguas nunca faltan.”

Si cubres al desnudo y a los pobres…metes en tu casa, y partes tu pan con elhambriento, entonces “nacerá tu luz como el alba, y tu salud se dejará ver presto.” Hacer el bien es un excelente remedio contra la enfermedad. El placer de hacer el bien a los demás imparte un calor a los sentimientos que recorre los nervios, aviva la circulación de la sangre y mejora la salud mental y física.

La religión pura y sin mácula no es un sentimiento, sino el hacer obras de misericordia y amor. Esta religión es necesaria para gozar salud y felicidad. Entra en el templo profanado del alma y con un azote arroja de él a los pecaminosos intrusos. Ocupa el trono, santifica todo con su presencia e ilumina el corazón…Abre las ventanas del alma hacia el cielo, y deja entrar la luz del amor de Dios. Con ella se recibe serenidad y calma. La fuerza física, moral y mental aumenta, porque, como un elemento activo y viviente, la atmósfera del cielo hinche el alma.

FE A LA UNA DE LA TARDE

Entonces Jesús le dijo: Si no viereis señales y prodigios, no creeréis. Juan 4:48.

Después de dejar Samarra, Jesús continuó su viaje hacia el norte, a Galilea. Los galileos que habían estado en la Pascua en Jerusalén desparramaron las noticias de cómo Jesús había expulsado a los cambistas. Tenían grandes esperanzas de que este fuera el verdadero Mesías. Pero, el pueblo de Nazaret no creía tal cosa; fue por eso que Jesús pasó de largo por su ciudad natal. Estaba 8 millas [12,9 km] más lejos de Caná, pero sabía que la gente de allí creería en él.

No había estado mucho tiempo en Caná cuando un oficial real de la corte de Herodes vino de Capernaum para verlo. Con una mirada de preocupación en su rostro, el hombre se abrió paso entre la multitud. Cuando vio a Jesús, fue grandemente sorprendido. ¡Se veía tan común en sus ropas sencillas, polvorientas y desgastadas por el viaje!

Pero de regreso en Capernaum, su pequeño niño estaba muriendo. Se había hecho todo lo posible para ayudarlo, pero nada había funcionado. Como último recurso, el hombre había ido hasta Caná pensando que si Jesús pudiera sanar a su niño creería en él. ¿Descendería el Maestro para sanar a su hijo? Mientras el oficial esperaba en suspenso, Jesús dijo aquellas palabras de nuestro texto para hoy.

“Como un fulgor de luz, las palabras que dirigió el Salvador al noble desnudaron su corazón. Vio que eran egoístas los motivos que lo habían impulsado a buscar a Jesús. Vio el verdadero carácter de su fe vacilante. Con profunda angustia, comprendió que su duda podría costar la vida de su hijo” (El Deseado de todas las gentes, p. 168).

“¡Señor, desciende o mi hijo morirá!”, gritó. Jesús no puede apartarse de alguien que sinceramente suplica por su necesidad. “Ve por tu camino”, dijo. “Tu hijo vive”.

Justo en ese instante, aquellos que estaban de pie al lado de la cama del niño vieron un cambio maravilloso sobre él.

La fe del noble era tan fuerte ahora que no se apresuró para regresar a su casa. Fácilmente podría haber regresado en cinco horas pero, en lugar de ello, descansó durante la noche. Cuando llegó a su casa a la mañana siguiente, sus siervos se dieron prisa para contarle la buena noticia; pero no se sorprendió. Aunque quiso saber cuándo lo había dejado la fiebre.

“Ayer a la tarde, a la una”, le respondieron. El oficial debió de haber sonreído, porque fue a esa hora exacta que creyó sinceramente en la promesa de Jesús.

Buenas Tardes


Beneficios de la sanidad


Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

3 Juan 2, RV-60

Estos días estamos aprendiendo lo importante y lo benéfico que es tener la sanidad del alma.

¿Sabías que muchas de las enfermedades son producto del rencor y la falta de perdón? Las heridas que han quedado abiertas nos mantienen frustrados y con raíces de amargura que con el paso del tiempo se manifiestan en enfermedades.

Tú deseas un hogar, unos hijos y una vida en paz y feliz. Por eso necesitas mirar hacia dentro y pedirle a Dios que te muestre esas partes de tu vida que necesitan sanidad y libertad. Te sentirás diferente cuando le permitas a que Dios obre en ti.

El Señor nos da promesas de libertad y de bendición. Lo que a veces sucede es que nosotros mismos detenemos esas promesas. Siéntete libre hoy y dile a Dios tu deseo de cambiar.


Todo con equilibrio

El equilibro, según el diccionario, es el estado de inmovilidad de un cuerpo sometido a dos o más fuerzas de la misma intensidad que actúan en sentido opuesto, por lo que se contrarrestan o anulan.

Este concepto se aplica en todo ámbito de la vida. Nuestras relaciones, gustos, creencias y hasta los pasatiempos deben tener un límite y un control en nuestra vida, no debemos aferrarnos a una sola cosa porque puede ser contraproducente. Un ejemplo podría ser el ejercicio, puede que éste sea una fuente de trabajo, un hobbie o tal vez una forma de mantenernos saludables y no tiene nada de malo, pero que nos obsesionemos por hacer eso todo el tiempo o que nuestra mente, energías, tiempo y corazón estén enfocadas sólo en eso, harán que perdamos de vista otras cosas que nos dan equilibrio.

Muchos hablan de que el fanatismo por Cristo es un exceso y que es malo porque todo extremo es dañino; es muy cierto el concepto de que todo exceso es contraproducente, sin embargo, debemos entender que el amar a Cristo sobre todas las cosas no es una posición que hace contrapeso, sino es la balanza que nos ayuda a pesar todo lo que da equilibrio a nuestra vida.

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.” Eclesiastes 3:1 (RVR-1960)

Entendamos que Dios nos dio tiempo para todo en esta tierra, y por eso mismo quiere que tengamos el momento para hacer y disfrutar todo lo que Él nos regala. Si de algo debemos ocuparnos todo el tiempo es de amar a Dios con nuestra vida.

Hoy te invito a vivir con equilibrio, sin inclinarte totalmente por algo, intenta vivir cada cosa en su momento. Nada merece tu entrega total en esta tierra, vive todo en su tiempo y enfócate en lo eterno.


Despertar

Cuesta levantarse a la mañana, porque hace frío y la cama nos tira. Así que por lo general nos levantamos con el tiempo justo para cambiarnos y salir apurados a cumplir con nuestras obligaciones. Me pasó Franco esto, y me pareció muy interesante para compartirlo:

¿Que dirías a ti mismo cada mañana cuando te levantes?

Moisés diría “Señor, si tu presencia no va con nosotros no iremos a ningún lado” Éxodo 33:15

Abraham diría: "El Señor proveer” Génesis 22:8

Jacob diría: "no te dejare ir hasta que me bendigas” Génesis 32:26

Josué diría: "Yo y mi casa serviremos a Jehová” Josué 24:15

Samuel diría: “Habla Señor que tu siervo oye” 1º 3:9

La viuda endeudada diría: “Dios puede bendecirme con lo poco que tengo” 2 Reyes 4:2-7

Nehemías diría: “El gozo del Señor es mi fortaleza”8;10

David diría: “El Señor es mi pastor nada me faltará” y “Este es el día que hizo el Señor me gozaré y

me alegraré en él” Salmo 23:1 y 118:24

Salomón diría: confía en el Señor alma mía, y no en tu propia inteligencia, reconócelo en todos tus caminos y Él enderezará tus pasos” Proverbios3:5

Isaías diría: “Levántate, levántate y resplandece porque ha llegado tu luz y la gloria del Señor amaneció sobre ti” y “ninguna arma forjada en contra de mi prosperará” Isaías 54:17 y 60:1

Jeremías diría: “el Señor tiene planes para prosperarme, son planes para mi bien y no para mi mal” Jeremías 29;11

Jabes diría: “que me pudieras prosperar y ensanchar mi territorio” 1 Crónicas 4:10

Sadrac, Mesa, y Abednego dirían: “no nos arrodillaremos ante ninguna imagen más serviremos al Señor” Daniel 3:16

Ezequiel diría: “Cada hueso seco en mi vida, vivirá de nuevo” Ezequiel 37

Jonás diría: En mi angustia clamare a ti y tu me responderás” Jonás 2:1-1

Pedro diría: “pondré mi carga sobre el Señor porque él cuidará de mi” 1 Pedro 5:7

Pablo diría: “El Señor suplirá todas mis necesidades y todo lo puedo en el Mesías que me fortalece” Filipenses 4:13

¿Cómo está su corazón?

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

3 Juan 2

Es muy importante ver si nuestro corazón persigue las cosas materiales o si persigue las cosas de Dios para aprender a administrar las cosas naturales y tenerlas bajo control.

Un ejemplo de seguir lo material lo encontramos en 1 de Timoteo 6:10. El versículo dice que se habían extraviaron de la fe porque amaban más lo material que lo de Dios. Lo habían quitado del primer lugar en su corazón.

Cuando usted tiene la visión correcta, lo importante no es cuántas cosas materiales tenga sino cuánta prosperidad tiene en su corazón. 3 de Juan 2 lo dice claramente: que seas prosperado en todas las cosas así como prospera tu alma.

Cuando usted pone a Dios en primer lugar en todo y confía en él, Él va a añadirle lo material (Mateo 6:33).

Hay muchas escrituras que nos muestran las cosas desde la perspectiva de Dios. La Palabra nos revela que si nuestra mente, nuestra alma prospera entonces prosperará todo en nuestra vida. Usted tiene derecho a alcanzar excelencia en todo.

El salmo dice que Dios se alegra en la prosperidad de su siervo. Josué 1:8 dice que si la Palabra está en nuestra boca haremos prosperar nuestro camino. El salmista dice en el capítulo 1 que si nos deleitamos de día y noche seremos como árbol plantado junto a las corrientes de las aguas, su fruto no cae y todo lo que hacemos prospera. Diga: Estoy determinado a caminar en abundancia. Filipenses 4.19 dice que Dios suplirá todo lo que nos falte conforme a sus riquezas en gloria. Todas las áreas de nuestras vidas están destinadas a vivir de manera próspera y bendecida. Jesús dijo que Él ha venido para que tengamos vida y vida en abundancia. Es la vida gloriosa de Dios que todo lo transforma en nosotros. Dios lo está destinando para que viva eso.

Cuide su corazón y alimente su mente con la Palabra para hacer prosperar su camino que todo le salga bien. Usted tiene ese poder.

Oración: Padre, gracias por darme todas las llaves para vivir una vida de abundancia y prosperidad en esta tierra. Comenzaré a andar como tú quieres porque entendí que el fin que obtendré será de grandeza. Ese es tu propósito. En el nombre de Jesús, amén.

Feliz Miércoles con buenos deseos



Feliz Miércoles, 

que tengas un buen día protegido 

por Dios en todo momento,

que Él guíe tus pasos hacia lo que tengas 

que realizar en este día 

y que seas confortado en tu interior 

con mucha paz, con paciencia, 

amor y esperanza.

Feliz Miércoles bendecido 

porque Dios está contigo, 

es tu Buen Pastor que te da 

su amor y su propósito 

para que vivas cada día

confiando en su bondad.

Nada te faltará porque Dios todo provee, 

te bendice y cuida de ti 

así como cuida de las aves. 

 

 Que tengas un excelente Miércoles.

Lucas 4

Jesús sana a la suegra de Pedro

38 Entonces Jesús se levantó, salió de la sinagoga y entró en casa de Simón. La suegra de Simón tenía una gran fiebre; y le rogaron por ella. 39 E inclinándose hacia ella, reprendió a la fiebre; y la fiebre la dejó, y levantándose ella al instante, les servía.

Jesús sana a muchos enfermos

40 Al ponerse el sol, todos los que tenían enfermos de diversas enfermedades los traían a él; y él, poniendo las manos sobre cada uno de ellos, los sanaba. 41 También salían demonios de muchos, dando voces y diciendo:

—¡Tú eres el Hijo de Dios!

Pero él los reprendía y no los dejaba hablar, porque sabían que él era el Cristo.

Jesús recorre Galilea predicando

42 Cuando ya era de día, salió y se fue a un lugar desierto. La gente lo buscaba y, llegando a donde estaba, lo detenían para que no se fuera de ellos. 43 Pero él les dijo:

—Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios, porque para esto he sido enviado.

44 Y predicaba en las sinagogas de Galilea.

Buenos Dias


martes, 30 de agosto de 2016

Buenas Noches


Dios te habla

En esto sabremos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de El en cualquier cosa en que nuestro corazón nos condene. Porque Dios es mayor que nuestro corazón y El sabe todas las cosas.

1 Juan 3:19

¿Cómo puede un hombre ser justo delante de Dios? Si alguien quisiera discutir con El, no podría contestar ni una vez entre mil.

Job 9:2

La familia de Dios

Soy parte de la gran familia de Dios. Una familia que trasciende el parentesco humano, nacionalidad, género, posición social…. lo trasciende todo. 

Cristo Jesús ha unido a todos los que le reconocemos como Salvador, Señor y Rey en una gran familia. 

Su “amor ágape” obrando en nosotros nos debe llevar a aceptarnos los unos a los otros tal como somos. Ese amor tiene que cubrir nuestras diferencias. Somos la gran familia de Dios. 

Amémonos los unos a los otros tal cual Cristo nos ama.




El verdadero Dios

¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si el Señor es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él.

1 Reyes 18:21

Pero yo y mi casa serviremos al Señor.

Josué 24:15

Tal vez algunas personas recuerden la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Sydney en el año 2000. Entre todos los fragmentos musicales que fueron escogidos para acompañar las diferentes secuencias de aquella ceremonia, nos llamó la atención el Sanctus de Berlioz. ¡Qué magnífico, maravilloso! Los comentaristas hablaban de la gloria del deporte, de los dioses del estadio… ¡y todo esto sucedía mientras una coral cantaba la santidad del Creador, pues esta obra de Berlioz es un homenaje a Dios!

De esta forma se confunden los valores humanistas y los valores espirituales, la gloria del hombre y la majestad divina, las proezas técnicas y los esplendores de la creación. ¿Podemos confundir los dioses de un estadio con el gran Dios del cielo y de la tierra?

Hoy, como desde hace siglos, el llamado de Dios se hace oír: ¿A quién quiere servir? ¡Tiene que tomar una decisión! ¿Quiere seguir a los múltiples dioses: deporte, dinero, gloria… que en realidad no son nada? ¿O más bien quiere seguir al único y verdadero Dios? Todos esos falsos dioses, que están a su mismo nivel, sometidos a las mismas exigencias que usted, ¿le responderán cuando usted esté sumido en la tristeza o frente a la muerte? ¡Sabe muy bien que no!

El único que puede responder a la oración es el gran Dios del cielo y de la tierra, el Dios revelado en Jesucristo. ¡Vuélvase a él! Él es grande, santo, es amor. ¡Él es verdadera y eternamente Dios!

Jeremías 20 – Lucas 22:1-23 – Salmo 95:1-5 – Proverbios 21:17-18


Yo soy el camino, y la verdad, y la vida.

¿Qué camino?

Cada cual se apartó por su camino.

Isaías 53:6

Así ha dicho el Señor: He aquí pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte.

Jeremías 21:8

(Jesús dijo:) Yo soy el camino, y la verdad, y la vida.

Juan 14:6

Natalia, una niña de 10 años, regresó de una reunión en la que había escuchado el Evangelio de Jesucristo. En el momento de la comida, pensando en lo que había oído, dijo a su padre: –Papá, ¿no quieres hacer la oración? Irritado, el hombre respondió bruscamente: –Para preguntar ese tipo de cosas tienes a tu madre y a tu tía Enriqueta. No me preguntes a mí.

–¡Oh, papá, dijo la pequeña, esta tarde aprendí que todo el mundo debe orar! Con un tono que no admite réplica alguna, el padre le dijo: –Anda a lo tuyo; yo quiero andar mi propio camino. Natalia, todavía insatisfecha, le preguntó: –¿Y por qué camino andas?

Esta pregunta alcanzó como una flecha el corazón del padre. Completamente turbado, se fue a su habitación y clamó a Dios quien, en su gracia, respondió a su oración y le reveló a Jesús, el Salvador.

¿Qué hubiese respondido usted a la pregunta de Natalia? ¿Por qué camino anda usted? ¿El de los demás, sin saber a dónde conduce, pero tranquilizado porque la mayoría lo sigue?

Jesús nos habla de dos caminos: el camino estrecho que conduce a la vida y el camino ancho que conduce a la perdición. “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13-14).

Jeremías 27 – 1 Corintios 2 – Salmo 99:1-5 – Proverbios 22:1-2


LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA

Así que, entre tanto que tenemos tiempo, hagamos bien a todos, y mayormente a los domésticos de la fe. (Gálatas 6:10)

En cierto sentido especial, Cristo ha impuesto a su iglesia la obligación de velar por los miembros necesitados de la misma. El permite que sus pobres estén dentro de los límites de cada iglesia. Estos siempre estarán entre nosotros y Cristo nos impone la responsabilidad personal de velar por ellos. Tal como los miembros de una familia se cuidan unos a otros, atendiendo a los enfermos, sosteniendo a los débiles, enseñando al ignorante, adiestrando al inexperto, los “domésticos de la fe” deben velar por los hermanos necesitados y desvalidos.

Cada iglesia tiene la obligación de hacer arreglos cuidadosos y convenientes para atender a los pobres y enfermos de la misma.Cualquier muestra de negligencia de parte de los que pretenden ser seguidores de Cristo, o cualquier descuido en lo que respecta a aliviar las necesidades de un hermano o hermana que lleva el yugo de la pobreza o aflicción, se registra en el libro de los cielos como si hubiera sido una afrenta hecha a Cristo en la persona de sus santos. ¡Qué arreglo de cuentas hará el Señor con muchos, muchísimos que presentan las palabras de Cristo a los demás, pero no manifiestan tierna compasión y consideración por un hermano en la fe que

tiene menos suerte y éxito que ellos mismos!  Un verdadero cristiano es amigo de los pobres. Trata con su hermano atribulado y desventurado como si fuera una planta delicada y sensible. Dios quiere que sus obreros como mensajeros de su amor y misericordia entre los enfermos y afligidos. El nos mira para ver cómo nos tratamos entre nosotros, para ver si reflejamos a Cristo en nuestra conducta con los demás, sean éstos encumbrados o humildes, ricos o pobres, libres o siervos.

No hay discusión en lo que respecta a los pobres del Señor. Hay que ayudarlos en cualquier caso que tienda a su beneficio.

TU MILAGRO ESTÁ EN EL “TAMBIÉN”

En Génesis 24, se nos habla de la historia donde Abraham manda a buscar esposa para Isaac, su hijo. Su siervo principal, Eliezer, fue quien viajó y buscó la futura pareja para el hijo de su amo. Este caballero era una persona sumamente importante para Abraham, tanto así que, en el tiempo que este hombre de fe creía que no tendría hijos, a quien le iba a dejar toda su herencia era a Eliezer. Y vemos que, cuando Abraham decide buscarle esposa a Isaac, a quien entrega esta importante tarea, fue a Eliezer.

Ahora, imagina si Eliezer buscaba a la esposa incorrecta. Aquella era una elección de vital importancia. La vida de Isaac se vería sumamente afectada, de no tener la esposa ideal para él. Al entender la importancia de esta decisión, observamos cómo Eliezer eleva una oración a Dios con respecto a su tarea y, entre otras cosas, dice:

“13 He aquí yo estoy junto a la fuente de agua, y las hijas de los varones de esta ciudad salen por agua. 14 Sea, pues, que la doncella a quien yo dijere: Baja tu cántaro, te ruego, para que yo beba, y ella respondiere: Bebe, y también daré de beber a tus camellos; que sea ésta la que tú has destinado para tu siervo Isaac; y en esto conoceré que habrás hecho misericordia con mi señor.”

Eliezer le pide a Dios una confirmación, una prueba que le dé seguridad de la decisión que debía tomar. Al momento de elegir, mencionó una serie de características para confirmar su petición. Era común pedir agua a las doncellas; lo que no era común, era también pedir agua para tus camellos. La tradición decía que, si un extranjero llegaba al pozo y pedía de beber, no podía negársele; pero no era responsabilidad de las doncellas, darles agua a los camellos. Por esa razón, él no pidió para sus cabellos; más bien oró para que la iniciativa la tuviera ella.

En un momento, se pensó que en todos los pozos de agua, tenían una soga con la cual se lanzaba algún tipo de recipiente y se recogía agua. Sin embargo, en esta historia es un tanto diferente. Cuando Eliezer hace la expresión, en el verso 14: “… Baja tu cántaro…”; es porque no existía dicha soga para facilitar el trabajo; la doncella debía bajar unas escaleras, buscar agua, y luego subir para ofrecerle a Eliezer y a los camellos. Debemos tener en perspectiva que darles agua a los camellos no es algo sencillo. Cada camello necesita bastante agua, y la Biblia nos registra que él iba con diez camellos.

Eliezer, no estaba pidiendo una tarea fácil para la doncella que fuese la elegida; la chica debía bajar y subir escaleras en múltiples ocasiones para completar su tarea. ¿Por qué tanto trabajo para elegir la esposa de Isaac? Era necesario, porque la elegida debía ser una mujer que estuviera dispuesta a servir.

En tu vida, de las peores cosas que puede suceder es andar con personas que no tengan el mismo espíritu de servicio que tienes tú. Más aún si es la pareja que deseas por el resto de tu vida. Eliezer no pidió una dama con un físico atractivo, sino con una mentalidad en específico, la mentalidad del servicio, porque la persona que vaya a estar a tu lado, debe ser alguien que esté dispuesto a dar la milla extra. Rodéate de amigos que te impulsen siempre a dar más, porque esas mentalidades son las que Dios busca. Versos 18 y 19:

“18 Ella respondió: Bebe, señor mío; y se dio prisa a bajar su cántaro sobre su mano, y le dio a beber. 19 Y cuando acabó de darle de beber, dijo: También para tus camellos sacaré agua,hasta que acaben de beber.”

Una de las características que iba a identificar a la joven correcta, era el también; el que ella estuviese dispuesta a hacer más de lo que se le pidiese. Si tú deseas ser una persona que sirva de manera correcta, debes cumplir con dos características: Primero, debes hacer las cosas con prisa; y segundo, debes terminar todo aquello que comienzas. Rebeca bajaba y subía las escaleras con prisa, para servirle a Eliezer y a los camellos, sin darse cuenta que, mientras más rápido lo hacía, más cerca estaba de la bendición más grande para su vida.

Las personas que sean capaces de darse prisa para cumplir sus tareas, y completarlas, cada vez estarán más cerca de cumplir todo aquello que Dios les ha prometido para sus vidas. Para ello, debes vencer tu mente, porque tu milagro no se encuentra en la tarea que te asignaron, tu milagro se encuentra en el también. Pídele a Dios que te revele donde está tu “también”, porque eso te impulsará y verás cómo el favor y la gracia de Dios se verán manifestados en tu vida.

Sanidad interior

Sáname, Señor, y seré sanado; sálvame y seré salvado, porque tú eres mi alabanza.

Jeremías 17:14

Cuando llegué a conocer de Dios, al poco tiempo alguien me habló de que necesitaba sanidad interior. Al principio, no entendía, pues no me consideraba enferma. Sin embargo, después comprendí que todos vamos enfermos del alma a encontrarnos con Jesucristo. Por supuesto, unos más que otros.

Muchos traemos heridas aún sin sanar y esto afecta a las personas que nos rodean. Si uno está mal en las emociones, no tenemos la capacidad para salir adelante como Dios quiere, ni podremos dar lo mejor de nosotros a otros.

Yo tenía enfermas mis emociones, pues unos días me sentía feliz y otros me sentía morir. Vivía en un constante cambio de ánimo lo cual daba inestabilidad a mis princesas. Estaba enferma del alma y en esa etapa de mi vida tomé las peores decisiones.

El Manual de Instrucciones habla de que no debemos ser personas de doble ánimo y por eso es que nos debemos dejar orientar y ayudar. Hoy en día, muchas de las iglesias cristianas cuentan con personas preparadas para aconsejarnos y, con la ayuda de Dios, lograremos obtener nuestra sanidad.

No nos creamos autosuficientes. «Todos» necesitamos sanar el alma. Necesitamos reconocer que solo con la ayuda de Dios obtenemos una verdadera sanidad interior.

Una vez sanados, podremos ayudar a otros, en especial a nuestros hijos y cónyuges. Si la mujer está bien, podrá ser ese motor esencial del hogar.

Buenas Tardes


El Principio De La Ejecución

“Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta” Santiago 2:26

Siempre que ejecutemos una acción, que intentemos algo, que probemos, estaremos muy cerca de resultados positivos, cuando no realizamos ninguna acción, ni arriesguemos cosas estaremos muy lejos de la bendición.

El principio de la ejecución nos dice: “Para lograr algo, tenemos que hacer algo, de lo contrario no habrá posibilidades de triunfar, en la acción hay reacción y por ende posibilidades concretas”.

Nunca arriesgar es un fracaso, porque cuando intentas cosas te acercas al éxito, pero si no lo intentas, jamás el éxito te golpeará la puerta. Fuimos creados para conquistar cosas, para alcanzar, para hacer algo que nos beneficiará a nosotros y a muchos más. Tu felicidad en Dios está del lado de la acción. Cuando ejecutes tu propósito por el cual fuiste creado es cuando cumplirás el plan de Dios, pero todo esto requiere algo: Ejecución. Cuando te sea revelado este principio verás la ley de la ejecución por todos lados, y por supuesto, donde primero la debemos ver es en la biblia.

Eclesiastés 11:4 nos dice: “El que al viento observa, no sembrará; y el que mira a las nubes, no segará”.

La biblia esta llena de historias de acción, historias de personas como nosotros que a pesar de sus errores, debilidades y temores dieron el gran paso de tomar riesgos confiando en Dios y finalmente alcanzaron las promesas.

En hebros 11 del verso 7 al 40 observamos el desfile de los héroes de la fe, ellos sabían que la fe sin obras era muerta, el verso 33 dice: “Por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones…”. El denominador común es un verbo, una acción “conquistaron, hicieron, alcanzaron, taparon”. La fe no es pasividad o resignarse a esperar.

Dios le dice a Josué “Todo lo que emprendas prosperará”, y estamos muy acostumbrados a escuchar “Dios te prosperará” como algo mágico, pero nos olvidamos de la otra parte del texto: “lo que emprendas”, también es ejecución, del verbo emprender, que significa hacer algo. También en la vida de José se manifestó el mismo principio de ejecución y lo resume de esta manera al final del verso 23 de Génesis 29: “Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba”. Notemos que no era una simple bendición, sino que Dios bendecía lo que José hacía.

Si miras atrás en tu vida te darás cuenta que todo lo que lograste fue porque accionaste y te animaste. Seamos como José y Josué por un lado siempre fieles y pacientes, pero sin dejar de lado el esfuerzo, la acción y el espíritu emprendedor. Hoy el Señor nos dice: “Todo lo que emprendas te saldrá bien” ¡Simplemente Hazlo!


Dolor de un padre

Pedro era un padre trabajador, su esposa lo había abandonado con un hijo, al cual se dedicaba con mucho esmero y amor. Mientras su hijo crecía fue haciéndose cada vez más rebelde y lastimaba constantemente a su padre con palabras hirientes, las cuales Pedro siempre perdonaba.

Un día el joven llegó ebrio y golpeó a su padre hasta casi matarlo, los vecinos fueron a ayuda a Pedro, por lo que el joven tuvo que escapar. A pesar de los golpes recibidos por su hijo y la presión de sus amigos para que lo denunciara, él solamente quería saber si su hijo se encontraba bien. Después de enfrentar escases y hambre, el muchacho volvió arrepentido y sin pensarlo dos veces su padre lo perdonó nuevamente.

Las personas que lo rodean critican este accionar puesto que piensan que el joven volverá a hacer lo mismo, pero Pedro sólo cree que su hijo merece otra oportunidad para ser una mejor persona, a pesar que muchas veces le ha fallado.

Pero una vez que tenían paz, volvían a hacer lo malo delante de ti, por lo cual los abandonaste en mano de sus enemigos que los dominaron; pero volvían y clamaban otra vez a ti, y tú desde los cielos los oías y según tus misericordias muchas veces los libraste. Les amonestaste a que se volviesen a tu ley; mas ellos se llenaron de soberbia, y no oyeron tus mandamientos… Nehemías 9:28-29

Mas por tus muchas misericordias no los consumiste, ni los desamparaste; porque eres Dios clemente y misericordioso. Nehemías 9:31

Israel se olvidaba de Dios cuando tenía paz, no atendía a sus mandamientos, no escuchaba las amonestaciones, no le servía, ni se convertía de sus malas obras, hasta que sufría. Cuando el pueblo de Dios enfrentaba el dolor, buscaba al Señor y Él los perdonaba, no estaba enojado con ellos, no los desamparó, Dios los amaba y era misericordioso aunque su pueblo le fallaba constantemente.

Podemos criticar al pueblo de Israel pero quizás somos semejantes a ellos ¿Cuántas veces has fallado a Dios? Aunque en este momento estés haciendo algo que no le agrada, quiero recordarte que Él te ama y está preocupado por ti, acércate una vez más, porque Él es bueno. Recuerda que por su misericordia aún tienes la oportunidad de arrepentirte, acercarte y clamar otra vez, porque lejos de Él nada podrás hacer.

Nunca llegarás lejos luchando contra Dios, nunca podrás huir de su presencia, arrepiéntete y dale gracias porque a pesar de todo lo que has hecho Él solamente quiere que te encuentres bien.

Cada DESAFÍO Que Enfrentas Te Da una Posibilidad de Ver a Dios

Cada desafío que enfrentas te da la posibilidad de ver la gloria de Dios manifestarse. El Señor hará brillar su gloria sobre ti. Eres amado, por eso hoy te llama a estar expectante, su favor brillará sobre ti.

En Isaías 60:1 dice: “¡Levántate y resplandece, que tu luz ha llegado! ¡La gloria del Señor brilla sobre ti!”. La oscuridad no puede, de ninguna forma detener a luz, cuando la gloria de Dios brilla sobre ti, no hay impedimento que no puedas superar. El Señor te dice: “levántate y resplandece, que tu luz ha llegado”. Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo, el que me sigue no andará en oscuridad”.

Tus expectativas deben estar puestas en que la gloria de Dios se manifieste en tu vida cotidiana; su luz, es el favor de Dios sobre nosotros, ese favor que moviliza a que las personas te ayuden, a que tengas ideas que cambian vidas, a que cuando te enfrentas a algo imposible, se abre una nueva posibilidad. Debes dejar que la gloria de Dios brille sobre ti; si la abrazas, la respetas, si hablas conforme a la fe, sucederá. ¿Que necesitas? pídelo, esperas en su favor, la gloria del cielo brillará sobre ti. Cree, tu Dios es grande, planifica cosas a la medida de su poder, haz oraciones osadas, hónralo con tu fe, no te conformes con menos, glorifica al Señor con actitudes de confianza, si así lo haces, su gloria y favor nunca te dejarán.

Feliz Martes, 

Dios es tu compañía,

es tu mejor amigo en las buenas y

aún cuando las pruebas son fuertes.

En cada momento Dios estará contigo,

te bendecirá con su paz y su gran amor,

te guiará por caminos de justicia.

Que pases un bendecido martes

con gracia y aliento en tus palabras,

con bondad en tus manos

y con un corazón dispuesto y sensible.

Lucas 4

Un hombre que tenía un espíritu impuro

31 Descendió Jesús a Capernaúm, ciudad de Galilea, y los sábados les enseñaba; 32 y se admiraban de su doctrina, porque su palabra tenía autoridad.

33 Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio impuro, el cual exclamó a gran voz, 34 diciendo:

—¡Déjanos! ¿Qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Yo sé quién eres: el Santo de Dios.

35 Jesús lo reprendió, diciendo:

—¡Cállate y sal de él!

Entonces el demonio, derribándolo en medio de ellos, salió de él sin hacerle daño alguno. 36 Todos estaban maravillados, y se decían unos a otros:

—¿Qué palabra es ésta, que con autoridad y poder manda a los espíritus impuros, y salen?

37 Y su fama se difundía por todos los lugares de la región.

Buenos Dias


lunes, 29 de agosto de 2016

Buenas Noches


Dios te habla

Yo, la Luz, he venido al mundo, para que todo el que cree en Mí no permanezca en tinieblas.

Juan 12:46

Porque Tú eres mi lámpara, oh SEÑOR; El SEÑOR alumbra mis tinieblas.

2 Samuel 22:29

Una vida honorable

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios… (v. 9).

Lectura: 1 Pedro 2:9-12

La Biblia en un año: 1 Corintios 8

Mientras daba un discurso bien promocionado, un respetado líder y estadista captó la atención de sus conciudadanos al declarar que la mayoría de los miembros del Parlamento de su nación eran poco honorables. Tras citar hábitos de corrupción, actitudes pomposas, vocabulario desagradable y otros vicios, reprendió a los parlamentarios y los instó a cambiar. Como era de esperar, sus comentarios cayeron mal y los acusados lo contraatacaron criticándolo.

Quizá no seamos funcionarios públicos en posición de liderazgo, pero quienes seguimos a Cristo somos «linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios» (1 Pedro 2:9). Como tales, nuestro Señor nos llama a vivir vidas que honren su nombre.

Pedro, el discípulo, tenía algunos consejos prácticos sobre cómo hacerlo, y nos rogó abstenernos «de los deseos carnales que batallan contra el alma» (v. 11). Aunque no usó la palabra honorable, nos exhortó a comportarnos como es digno de Cristo.

En Filipenses, el apóstol Pablo lo expresa así: «todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad» (4:8). Sin duda, una conducta que honra al Señor tiene estas características.

Señor, ayúdame a agradarte con mis palabras y acciones, para guiar a otros a ti.

Honramos el nombre de Dios cuando lo llamamos Padre y vivimos como sus hijos.


Capaz a pesar de las dificultades

En el deporte de alto rendimiento, los entrenadores trabajan duro con los jugadores para desarrollar en ellos las habilidades necesarias para ser exitosos en el deporte que practican. Son miles de deportistas que sueñan con participar en los equipos profesionales, pero son pocos los que lo consiguen, podemos decir que los que lo logran usan una mezcla de habilidad natural con entrenamiento arduo. Ellos han aprendido que la práctica, la repetición y el esfuerzo concentrado dan resultado.

Otros se rinden porque no están dispuestos a sacrificarse por perfeccionarse, quizás se sienten incapaces o incompetentes.

Es igual en la vida cotidiana, creo que muchas personas se sienten indignas porque ponen demasiado énfasis sobre sus fracasos, en vez confiar en la dignidad que Dios nos da a todos por igual. Es fácil reconocer en los personajes bíblicos sus logros, pero pocos conocen la historia detrás de esos logros, sus luchas, dificultades e incapacidades, en las cuales el Señor se glorifico dándoles la victoria que en fe consiguieron.

Por ejemplo: ¿Sabías que Moisés tenía mal genio, al igual que los apóstoles Pedro y Pablo; y muchos otros que aparecen en la Biblia?.

Recuerda que Dios es rápido para perdonar y olvidar a pesar de todo lo que hayamos hecho mal. Él es un Dios perfecto que sabe que nosotros somos imperfectos.

No te limites por tus errores, más bien dile a tus incapacidades que tienes un Dios que es capaz, ilimitado, todo poderoso, sin mancha, perfecto, que te ama y que desea que te dispongas para Él que pueda, como el mejor entrenador, sacar lo mejor de ti.

Oremos: “Señor, gracias porque, aunque me veo con limitaciones, incompetencias e incapacidades, tu eres el Dios que todo lo puede, que me ve completo y capaz. Te pido me ayudes a verme como una persona con capacidades y listo(a) para cumplir el propósito de mi existencia, lo creo y declaro en el nombre de Jesús, Amen”

Versículo: “Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo. Salmos 103:14 (RVR60)

La bondad no es un asunto de conveniencia

La bondad no es un asunto de conveniencia,

simplemente es de servir a los demás

sin esperar nada a cambio.

Y el segundo es semejante: ”Amarás a

tu prójimo como a ti mismo”

Marcos 12:31a

Culto Domingo 28

SOY OJOS PARA EL CIEGO

Yo era ojos al ciego, y pies al cojo. (Job 29:15)

Velad con atención, plena conciencia y oración, para que la mente no se deje absorber por sus negocios de tal manera que pase por alto la verdadera piedad y se apague el amor del alma, a pesar de la inmensa necesidad de que seáis la mano derecha de Dios para socorrer a los ciegos y a los infortunados. Los menos amigables exigen más atención que todos. Emplead vuestro tiempo y fuerza en aprender a ser “ardientes en espíritu,” a obrar con justicia, a amar la misericordia, “sirviendo al Señor.” Recordad que Cristo dice: “En cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicisteis”. (MS 109, 1902) Dios exige que sus hijos sean más compasivos y considerados con aquellos a quienes les ha tocado peor suerte…Quiere que se brinde a los ciegos y a los que padecen cualquier enfermedad física. La bondad desinteresada es muy rara en esta época…Causa extrañeza que los profesos cristianos menosprecien las enseñanzas claras y definidas de la Palabra de Dios, y no sientan dolor de conciencia por ello. Dios les impone la responsabilidad de velar por los infortunados, los ciegos, y cojos, por las viudas y los huérfanos; pero muchos no se preocupan por desempeñarla. 

Hay una gran obra que hacer en nuestro mundo. Y a medida que nos acercamos al fin de la historia humana, esa tarea no disminuye en lo más mínimo; por lo contrario, cuando el perfecto amor de Dios more en el corazón, se realizarán maravillas.

La pobreza del alma

Cumple los mandatos del Señor tu Dios [...] Así prosperarás en todo lo que hagas y por dondequiera que vayas.

1 Reyes 2:3

Sin duda, todos sabemos que hay ricos y pobres. Las clases sociales han existido toda la vida.

En el mundo se acepta muy bien esta frase que hasta forma parte de una canción: «Cuanto tienes cuanto vales». No obstante, cuando tú y yo conocemos el camino, la verdad y la vida, nos damos cuenta de que estábamos muy equivocados.

El Señor en su Palabra nos dice que cuando lo aceptamos a Él y lo reconocemos como nuestro Salvador, nos convertimos en hijos de Dios y, a su vez, coherederos con Cristo. Además, nos dice que será nuestro Proveedor y nuestro Guardador, prometiéndonos prosperarnos y bendecirnos.

En ninguna parte de la Palabra se habla que debemos permanecer en pobreza o que debemos llegar a un estado de conformismo. Sin embargo, en mi viaje misionero pude ver de cerca, y sé que pasa en todo el mundo, que hay personas que aunque son libres porque conocieron a Jesús, viven con una mentalidad de pobreza absoluta. Creen que al estar así en medio del abandono van a agradar más a Dios o le van a conmover su corazón.

¡Qué equivocados están! A Dios lo mueve la fe y nuestros pasos confiados en Él. Lo mueve, como ya dije, la obediencia.

Por eso hoy te invito a que te sacudas de la tierra de la pobreza, pues Dios quiere bendecir tu vida. Te invito a que renuncies a estructuras que te hacen pensar que no se puedes ser tan próspero como Jesús. Abandónate en sus brazos y déjate consentir por tu Padre celestial.

Desde su perpectiva

Cada etapa de nuestra vida es hermosa, aprovecharla sabiamente y vivirla de la mejor manera tendrá buenos resultados futuros, porque cada cambio trae una vivencia diferente y si nos adelantamos a experimentar etapas cosecharemos consecuencias, muchas veces tristes y dolorosas.

Por ejemplo, comúnmente las mujeres son presionadas socialmente para casarse, a pesar de ser jóvenes; personas con “buenas intenciones” les recuerdan que ya es tiempo, que el tren las deja o les sugieren tener un hijo para que les acompañe en la vida; provocando preocupación, inestabilidad y hasta tristeza.

Si eres joven no te apresures a ser adulto porque desde donde estás todo se ve genial: ser independiente, tomar tus propias decisiones; pero por detrás no ves que hay mayores responsabilidades, mejor es prepararse para ese tiempo: “No dejes que la emoción de la juventud te lleve a olvidarte de tu Creador. Hónralo mientras seas joven, antes de que te pongas viejo y digas: «La vida ya no es agradable»….” Eclesiastés 12:1 NTV.

Si eres soltero no te apresures a casarte por presión o por miedo a quedarte solo, tómate el tiempo de estar seguro que es la voluntad de Dios que formes un hogar y con la persona indicada, que tenga tu misma fe y que sea alguien con quien juntos sean mejores: Prométanme, oh mujeres de Jerusalén, por las gacelas y los ciervos salvajes, que no despertarán al amor hasta que llegue el momento apropiado” Cantares 2:7 (NTV)

Si vemos desde la perspectiva de los demás seremos confundidos y podríamos equivocarnos en nuestras decisiones, en cambio si vemos desde la perspectiva de Dios, tendremos paz y confianza en que las circunstancias serán favorables a pesar de que aparentemente no sea así.

Si estás en una situación muy desalentadora, busca una Palabra de Dios para que aliente tu corazón. Probablemente desde tu perspectiva personal ya no hay ningún remedio, pero desde la visión de Dios habrá algo mejor para ti: “Por sus rostros correrán lágrimas de alegría, y con mucho cuidado los guiaré a casa. Caminarán junto a arroyos quietos y por caminos llanos donde no tropezarán…” Jeremías 31:9 (NTV)

¡Pon tu mirada en las promesas de Dios antes que en las palabras!

Buenas Tardes


No seas como los cangrejos

Existe entre los pescadores de cangrejos una fábula que quiero compartirles hoy.

Se cuenta que un pescador regresaba de pescar algunos cangrejos y los había puesto en balde, en esos momentos pasa un hombre al lado y le pregunta:

-¿y los cangrejos no se salen de ese balde sin tapa?. A l que responde el pescador: -No, ellos no se escaparan.

Sigue el hombre mirando a los cangrejos y le replica diciendo: -Oiga amigo, están tratando de salir, se están esforzando por ser libres.

En ese momento el pescador se rió y le dijo:

-Hace mucho tiempo aprendí que cuando en un balde hay por lo menos dos cangrejos, mientras uno intenta salir, el otro lo vuelve a empujar hacia abajo.

Fabula o realidad, la verdad es que encontramos muchas personas que actúan de forma similar a los cangrejos. No pueden saber que alguien está triunfando porque quieren hacerle caer con críticas y con malos comentarios.

Es curioso como en muchos casos el comportamiento humano es envidioso, cuando alguien quiere hacer algo, intenta algo o se propone hacerlo, aparecen personas tratando de menospreciar el esfuerzo y la intención de los demás, usan frases tales como “yo lo haría mejor”, “eso es muy fácil de hacer, solo que no tengo el tiempo”, o más aun dicen “no lo va a lograr”, “esa persona es incapaz de hacer lo que dice”. Aquellos que tienen el modo de “operación del cangrejo” siempre están pendientes de los demás no para apoyar, sino para criticar, porque ellos siempre se están comparando con los demás.

Cuando alguien tiene un logro, lo ven como una amenaza personal y comienzan a atacarla.

Dios nos creó con capacidades únicas, irrepetibles y maravillosas, por eso pregunto ¿Por qué envidia a otros si cada uno tiene algo especial dado por Dios?.

Apoyemos al que triunfa, celebremos al que empieza alguna actividad, motivemos a otros a ser mejores y excelentes en lo que hacen, así ellos también podrán algún día apoyarnos y darnos palabras de aliento.

Oremos: “Señor, hoy quiero darte gracias por lo que me das, por haberme hecho especial. Quiero pedir perdón por mis palabras que han tratado de hacer que otros retrocedan, por la envidia que he sentido y te pido me des sabiduría para animar y bendecir a quienes obtienen logros, a buscar el bienestar de los demás antes que mis propios intereses, lo pido y declaro en el nombre de Jesús, Amen”

Versículo: “Que nadie busque sus propios intereses sino los del prójimo.”. 1 Corintios 10:24 (NVI)


Vivir la Vida

Las interpretaciones son la forma en que cada quien piensa, cree o actúa sobre un asunto en particular en el que concibe o expresa la realidad percibida de un modo personal.

“En relación con la vida, un día en una reunión de terapia grupal un mentor cuestionó a los asistentes así; ¿Si te pregunto cuánto tiempo has vivido, que responderías?. Por ser esta una pregunta que podía ser interpretada de muchas formas, nadie se atrevió a responder. Entonces el mentor le hace la pregunta a uno de los asistentes, ¿cuánto tiempo has vivido?, a lo que la persona respondió, cuarenta y tres años. En ese momento replicó el mentor,

No quiero saber cuánto tiempo has existido, sino cuánto tiempo has vivido conscientemente.

El hombre quedó pensativo. Entonces el mentor les aclaró contándoles una anécdota personal… un día estaba con mis amigos en un campamento al pie del mar en una costa que daba hacia el oeste, estabamos armando la carpa, cuando en un momento el sol comenzó a ocultarse y la vista era imponente, impactante y hermosa, en ese instante todos dejamos de hacer lo que estábamos haciendo y nos dedicamos a disfrutar de aquel bello panorama, esos momentos quedaron guardados en mi mente y en mi corazón para siempre.

Cuando terminó con ese relato miró a la persona y le preguntó de nuevo; ¿cuánto tiempo has vivido?; este hombre respondió; muy pocas experiencias he vivido realmente, quizás tengo en la mente como una hora de esos recuerdos, porque la mayor parte de mi vida ha transcurrido en la rutina de la existencia”.

Ahora te pregunto, ¿y tú, cuanto tiempo has experimentado estos momentos en los que te has sentido realmente vivo(a)?. Podemos llamarlos “momentos inolvidables” o “encuentros con la grandeza de Dios”, de pequeños e impactantes instantes a grandes situaciones que son imborrables en la memoria. Pudiera ser el tiempo dedicado a las personas que amamos, el momento del nacimiento de un hijo, hasta aquel día en el que viajaste a un lugar solo para conocer un lugar que nunca habías visitado; desde practicar tu deporte preferido hasta contemplar las maravillas de la creación de Dios; o cuando has hecho un servicio a los demás en un ministerio o simplemente le diste la mano a una persona ciega para cruzar una calle; o cuando diste una ayuda en aquel ancianato dándole compañía a los hombres y mujeres que estaban solos y solas en ese lugar…

¿Estamos ahora interpretando el tema de la misma manera? La realidad es que la mayoría de las personas en el mundo solo están “ocupadas” existiendo. Pero, Dios nos creó para vivir y no solo para existir. Hoy tienes la oportunidad de decidir vivir plenamente, de hacerlo con propósito. Solo levanta tu mirada, aprecia con “otros ojos”, “mira con otra intención”, con la de percibir la belleza de la creación; y cada vez que tengas esos momentos de vida, dale las gracias al Señor por haberte permitido vivir ese instante.

Oremos: “Señor, gracias por darme vida y por colocar a mi disposición tantas cosas hermosas que puedo disfrutar. Te pido me ayudes a cambiar existencia rutinaria por viva con propósito, lo pido y declaro en el nombre de Jesús, Amen”

Versículo: “Este es el día que hizo el Señor; nos gozaremos y alegraremos en él”. Salmos 118:24 (NTV)

El desorden y la suciedad

Sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

1 Timoteo 4:12, RV-60

Dos grandes enemigos en la vida nos pueden estar restando bendiciones: el desorden y la suciedad.

A lo mejor la casa donde vives es, como dicen, una tasita de té que brilla de limpieza, pero tu vida por dentro está desordenada y sucia. Así que debes comprender que hay que hacer cambios. Estos cambios no suceden de la noche a la mañana y llevarán su tiempo. Sin embargo, una vez que lo entiendas, puedes tomar cartas en el asunto.

El orden empieza por ti mismo siendo limpio, pulcro y agradable para tu esposa, tus hijos y los que te rodean, y también en la manera de mantener tu casa. Entonces, quizá la pregunta que te hagas sea esta: «¿Cómo puedo cambiar?». La respuesta es que con Dios todo es posible.

Pídele a Dios que te ayude a ser ordenado. Desecha lo que ya no usas. No acumules basura, ni desperdicios en la cocina debido a la pereza. Que tu baño, tu ropa, y hasta tu auto, muestren a Cristo. Además, ten presente que lo que les modeles a tus hijos será lo que seguirán como ejemplo. Si te ven descuidado y abandonado, es muy probable que hagan lo mismo.

Hoy el Señor te da la oportunidad de cambiar, de echar fuera el desorden y la suciedad y de cortar esas ataduras. Como resultado, serás capaz de prepararte para el orden y la limpieza de tu vida.

¿Cómo orar cuando estoy sufriendo?

Lee Salmos 5.1-3

Puedes orar para escapar del sufrimiento. Es una respuesta normal, pero debes tener cuidado de no decirle a Dios que está obligado a responderte positivamente. Su meta para sus hijos es la madurez. El Señor desea que tú y yo seamos maduros, sin tener que ser recompensados a cada instante. Dios quiere que lo obedezcas porque lo amas, no porque esperas recibir algo de Él. El Señor a veces puede recibir mayor gloria dándote gracia para vivir en medio de tu sufrimiento, que cuando te da poder para escapar de él.

Puedes orar para aguantar el sufrimiento. Esto tiende a glorificarte a ti mismo en lugar de a Dios. ¡Nos sentimos orgullosos de nuestra fortaleza!

Si usas toda tu fortaleza interna solo para aguantar tu sufrimiento, entonces no te queda nada para la vida diaria. El enfoque de aguantar puede llevar a una forma de sutil hipocresía: Pones una “fachada” cuando los demás te están mirando y luego te derrumbas cuando la soledad te domina.

Puedes orar para hacer que el sufrimiento trabaje a favor tuyo. El sufrimiento debe llegar a ser tu siervo. Debes aceptar tu sufrimiento como un don de Dios. Pero recuerda que aceptar no significa resignarse, no es rendirse. Aceptar es cooperar de forma activa con Dios e incluye gratitud. Debes acudir a Dios y entregarle lo que Él te ha dado. Es vital poner nuestro dolor sobre el altar de Dios como un acto de adoración para la gloria de Él. Debes prestar atención a su mensaje. Dios le dijo a Pablo: “Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad”.

Dios puede conferir gloria presente al sufrimiento de sus hijos; pero Él también promete “alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo” (1 Pedro 1.7). “Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria” (2 Corintios 4.17).

Reflexión:

En medio de mi sufrimiento cooperaré de forma activa con Dios. Acudiré a Él y pondré en el altar de Dios mi dolor como un acto de adoración a Él.

Feliz Lunes.

Hoy es un buen día, 

un Feliz Lunes.

Te animo a que decidas vivir este lunes

con alegría, con buena actitud

y con agradecimiento 

por todo lo que Dios te ha dado.

Lucas 4

Un hombre que tenía un espíritu impuro

31 Descendió Jesús a Capernaúm, ciudad de Galilea, y los sábados les enseñaba; 32 y se admiraban de su doctrina, porque su palabra tenía autoridad.

33 Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio impuro, el cual exclamó a gran voz, 34 diciendo:

—¡Déjanos! ¿Qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Yo sé quién eres: el Santo de Dios.

35 Jesús lo reprendió, diciendo:

—¡Cállate y sal de él!

Entonces el demonio, derribándolo en medio de ellos, salió de él sin hacerle daño alguno. 36 Todos estaban maravillados, y se decían unos a otros:

—¿Qué palabra es ésta, que con autoridad y poder manda a los espíritus impuros, y salen?

37 Y su fama se difundía por todos los lugares de la región.

Buenos Dias


domingo, 28 de agosto de 2016

Buenas Noches


UN CORAZON NUEVO

Preguntadme acerca de las cosas venideras tocante a mis hijos,

y dejaréis a mi cuidado la obra de mis manos.

Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.

Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas.

Así dice el Señor Dios: ‘Aún permitiré a la casa de Israel que me pida hacer esto por ellos. Si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Tened fe en Dios. En verdad os digo que cualquiera que diga a este monte: “Quítate y arrójate al mar”, y no dude en su corazón, sino crea que lo que dice va a suceder, le será concedido.

Is. 45:11 Ez. 36:26, 27, 37 Mt. 18:19,20 Mr. 11:22,23

Recibe la gracia

Hijo, recibe la gracia y la paz de parte del Padre y Mía…

…alabamos al Padre que te ha bendecido en el cielo, en Mí…

…en Mí, el Padre te eligió antes de que creara el mundo, para estar en Mi presencia y para que tú seas santo y sin mancha abrazado en Mi amor…

…el Padre te destinó de antemano para ser hijo suyo en Mí y por medio de Mí…

…así lo quiso y le pareció bien porque este hecho produciría alabanzas motivada por esta gracia tan grande…

…en Mí y por Mi sangre fuiste rescatado, y se te dio el perdón de los pecados, fruto de Mi generosidad inmensa que se derramó sobre ti y mis otros hijos…

…ahora se te he dado a conocer a ti y tus hermanos mediante dones de sabiduría e inteligencia, este proyecto misterioso del Padre es fruto de la absoluta complacencia de Él y Mía…

…pues Dios el Padre quiso reunir en Mí, tanto a los seres celestiales como a los terrenales cuando llegara esta que es la plenitud de los tiempos…

…en Mi fuiste elegido junto con tus hermanos por el Padre que dispone todas las cosas conforme a Su voluntad…

…en Su voluntad decidió que fueras con tus hermanos pueblo suyo y llevaran la espera de mi regreso…

…con el fin de que sea alabada su Gloria…

…cuando tú, al escuchar la Palabra de la Verdad, el Evangelio que te salva, creísteis en Mí, quedaste sellado con el Espíritu Santo prometido, que es el anticipo de tu herencia…

…Él va liberándote a ti junto con tus hermanos, al pueblo que hizo suyo, para que al fin sea dada toda la alabanza y la Gloria al Padre y a Mí… Jesús

Confesión: Hoy recibo tu paz Señor… te alabo y doy gracias porque me has elegido antes de la fundación del mundo para que sea tu hijo… por Tu medio el Padre mostró Su puro amor hacia mí para que yo y mis hermanos podamos darte a Ti toda la gloria de esta eterna salvación… bendito sea Tu nombre Padre y el de Tu Hijo Jesús, Amén.

Referencia Bíblica: Efesios Capítulo 1


El testamento

Se cuenta que Juan Eyre, cuyo nombre figura en las memorias de la criminología inglesa como ladrón, a pesar de que poseía una fortuna de 30.000 libras, cantidad inmensa en su tiempo, tenía un tío que hizo testamento en favor de un servidor de Dios para fines caritativos. Sin embargo, poco antes de su muerte, cuando se hallaba senil, cambió de opinión e hizo un nuevo testamento, dejando toda su fortuna a su sobrino y un legado al mencionado pastor de sólo 500 libras.

El avaricioso sobrino, poco después de la muerte de su tío, encontró el último testamento y al observar dicho legado para obra benéfica, pensando que él era el único heredero como pariente más próximo, sin ningún tipo de escrúpulo, destruyó el testamento y tomó posesión de toda la fortuna del fallecido.

Pocos días después recibió la visita del referido pastor quien le preguntó si su tío no había hecho un testamento antes de morir, a lo que el sobrino respondió negativamente, con toda desfachatez. ¡Cuál no fue su sorpresa cuando vio al recién llegado sacar el primer testamento del difunto en el cual le nombraba a su visitante heredero de todo, excepto de un legado de 200 libras para el sobrino!. Como no tenía ninguna prueba para demostrar que su tío había cambiado de parecer, y el testamento destruido no se hallaba registrado, tuvo que entregar para obra benéfica, no tan sólo las 500 libras, sino todos los bienes de los que había tomado.

Familias destruidas, asesinatos, guerras, vidas perdidas e incluso algunas enfermedades tienen su origen en el amor al dinero, en el afán de querer tener más, poniendo de lado las cosas que realmente importan.

“Después de todo, no trajimos nada cuando vinimos a este mundo ni tampoco podremos llevarnos nada cuando lo dejemos. Así que, si tenemos suficiente alimento y ropa, estemos contentos. Pero los que viven con la ambición de hacerse ricos caen en tentación y quedan atrapados por muchos deseos necios y dañinos que los hunden en la ruina y la destrucción. Pues el amor al dinero es la raíz de toda clase de mal; y algunas personas, en su intenso deseo por el dinero, se han desviado de la fe verdadera y se han causado muchas heridas dolorosas”. 1 Timoteo 6:9-10 (NTV)

Posiblemente no tengamos todo lo que deseamos o quizás pensemos que es injusta la forma cómo está distribuida la riqueza y puede ser cierto, pero el que tengamos más dinero o menos no nos hará felices, y basta ver la cantidad de celebridades que recurren a los vicios o al suicidio pese a tener “todo”; si no sabemos ser agradecidos con lo poco que tenemos tampoco seremos con más cosas, por el contrario siempre buscaremos tener más.

“Los que aman el dinero nunca tendrán suficiente. ¡Qué absurdo es pensar que las riquezas traen verdadera felicidad!” Eclesiastés 5:10 (NTV)

Dios, en su infinita sabiduría y bondad nunca nos deja desamparados, siempre provee para nuestras necesidades en el momento justo. Agradece a Dios por lo que tienes y disfruta de las bendiciones que diariamente recibes de nuestro Padre.

Hay que confiar en la voluntad de Dios

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Romanos 12:2

Todo lo que venga en el camino con adversidad, dificultades, viene de parte del enemigo. Usted está en Dios y se mueve con la Palabra con confianza. No dice ¿será así? ¡Ahora fue redimido de la maldición, ahora tiene la sabiduría de Dios para caminar bendecido! Tiene que estar confiando en Dios cuando las cosas no funcionan. Hay que confiar en la voluntad de Dios para enfrentar los contratiempos. La voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta y no hay que rendirse, aflojar ni abandonar. La confianza en Dios es el arma más fuerte que usted tiene. Como a Moisés que le vino el ejército más poderoso de la tierra, pero confiaron en Dios, y pasaron por tierra seca. Los que confían en el Señor tendrán nuevas fuerzas, caminarán y no se cansarán, correrán y no se fatigarán, levantarán alas como de águila. Ha llegado el tiempo que avance, que crezca, que tenga grandes conquistas.

Saulo, que después se llamó Pablo, perseguía a los cristianos para matarlos. Pero, en un momento, tiene un encuentro con el Señor camino a Damasco y allí fue llamado al ministerio y enviado por el Señor para desarrollar una tarea muy especial en esta tierra. Por obedecer a Dios encontró contratiempos en todos los caminos. Cuando usted lee 2 Corintios capítulo 11, va a leer todos los contratiempos, todos los enemigos y todas las adversidades que Pablo tuvo que enfrentar, pero de todas se levantó con confianza en Dios. Naufragó encarcelado, y hasta con peligros de parte de sus hermanos. Pero de todas esas cosas la gracia de Dios lo levantó porque confiaba en Dios. Para llegar a esta circunstancia, en primer lugar, obedeció a Dios en una palabra específica, en segundo lugar, fue al lugar específico, y en tercer lugar hizo una cosa específica. Hay personas que saben que son guiadas por Dios pero al primer contratiempo que se les cerró una puerta, dicen: “Debe ser que Dios no quiere que haga esto, porque si no, no tendría este contratiempo en el camino.” Si se cerró una puerta por delante, ¿Dios no le dio poder para abrirla? Si Dios tiene una Palabra específica para que complete su vida exitosamente, Él no lo va a dejar nunca. Siempre va a estar Dios de su lado. Es usted quien tiene que confiar que es la Palabra específica para usted. ¡Créalo!

Oración: Padre, hoy confío en tu Voluntad y me dispongo a caminar en ella. Creo que tú abres las puertas que están cerradas y para ellos me diste el poder para salir adelante. Gracias. En el nombre de Jesús, amén.

REFLEXIÓN – ¿Cuántos discípulos hiciste hasta ahora?.

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes.” Mateo 29:19-20 (NVI)

Discípulos

Thomas Alva Edison (Milan, Ohio, 11 de febrero de 1847-West Orange, Nueva Jersey, 18 de octubre de 1931) fue un empresario y un prolífico inventor estadounidense que patentó más de mil inventos y contribuyó a proporcionar, tanto a Estados Unidos como a Europa, los perfiles tecnológicos del mundo contemporáneo: las industrias eléctricas, un sistema telefónico viable, el fonógrafo, las películas, etc.

Dicen que un día el niño Thomas Edison, llegó a su casa y le dio a su mamá una nota. Él le dijo a ella."Mi maestro me dio esta nota y me dijo que sólo se la diera a mi madre." Los ojos de su madre estaban llenos de lágrimas cuando ella leyó la carta que le trajo su hijo. En voz alta la leyó a su hijo:

"Su hijo es un genio, esta escuela es muy pequeña para él y no tenemos buenos maestros para enseñarlo, por favor enséñele usted".

Muchos años después la madre de Edison falleció y un día que Edison estaba mirando algunas cosas viejas de la familia, vio un papel doblado en el marco de un dibujo en el escritorio. Él lo tomó y lo abrió. En el papel estaba escrito "Su hijo está mentalmente enfermo y no podemos permitirle que venga más a la escuela." Edison lloro por horas, entonces él escribió en su diario: "Thomas Alva Edison fue un niño mentalmente enfermo, pero por madre heroica se convirtió en el genio del siglo."

Que importante el cuidado, el amor y la seguridad que pueden imprimir los padres en sus hijos.

Gracias Dios por mis padres! Gracias Dios por mis hijos!

Leia esto que publicaron en Facebook y me emocionaba al pensar en lo que puede hacer el amor de una madre que ama y lo que puede dañar la falta de criterio de una maestra que solo le interesa cobrar el sueldo a fin de mes.

Es la misma actitud, que Dios nos pide que pongamos en hacer discípulos. Y que nos ocupemos de enseñarles que guarden y obedezcan todos los mandamientos divinos, siendo ejemplo de ellos con nuestros gestos, acciones y palabras. ¿Es fácil? Seguro que no, tan trabajoso como para la mamá de Thomas hacer de un simple muchacho un genio de su época. En Dios podemos hacer proezas y discípulos.



VEN A VER POR TI MISMO

Natanael le dijo: ¿De Nazaret puede salir algo de bueno? Le dijo Felipe: Ven y ve. Juan 1:46.

Andrés estaba tan feliz de haber hablado con Jesús que tenía que contar a su hermano Simón sobre él.

“¡Hemos encontrado al Mesías!”, exclamó cuando lo encontró. Simón no necesitaba más persuasión. Cuando Jesús vio a este pescador grande, corpulento y amigable, vio toda la historia de su vida y pudo leer su carácter. Decidió darle un nuevo nombre: “De ahora en adelante serás conocido como Cefas”, dijo Jesús. Cefas, o Pedro, significa “Una piedra”. Una vez que se convirtiera, Jesús sabía que Pedro se volvería tan sólido como una roca.

Al día siguiente, Jesús se dirigió a Galilea y encontró a un joven llamado Felipe. Mirándolo de frente, Jesús simplemente dijo: “Sígueme”.

Felipe obedeció la orden inmediatamente, y en ese mismo momento se convirtió en un obrero para Jesús. Comenzó buscando a su amigo Natanael, y tuvo una corazonada de dónde podría encontrarlo: con frecuencia habían orado juntos en un lugar apartado bajo una higuera, donde el follaje grueso les daba privacidad. Natanael había orado secretamente para que el Señor le mostrara si Jesús era verdaderamente el Mesías o no. Estuvo profundamente convencido cuando Juan lo señaló, pero cuando vio lo común que se veía Jesús, se desilusionó grandemente. Esperaba a un Mesías mejor vestido que este. De pronto, miró hacia arriba y Felipe estaba allí, señalando hacia el camino por el que había venido.

“¡Lo hemos encontrado!”, dijo entusiasmado. “¡Aquel de quien Moisés y los profetas escribieron: Jesús de Nazaret!”

Natanael era prejuicioso. $u ciudad natal era Cana, a unos 12.9 km al norte de Nazaret y conocía muy bien la mala reputación de aquel pueblo serrano. “¿De Nazaret puede salir algo bueno?”, preguntó.

Felipe no se puso a discutir. Solo se mantuvo urgiendo a su amigo: “Ven y velo por ti mismo”.

Jesús quitó el prejuicio de Natanael al revelarle que lo había visto orando debajo de la higuera, antes de que Felipe lo llamara. Natanael no necesitaba de ninguna prueba más. Creyó. Y Jesús le prometió que vería cosas más grandes que esas. Sería testigo de la actividad de los ángeles del cielo ayudando a Jesús en su ministerio.

PARTO MI PAN CON EL HAMBRIENTO

¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes metas en casa? (Isaías 58:7)

¿En qué consiste la religión pura? Cristo nos ha dicho que la religión pura es el ejercicio de la compasión, la comprensión y el amor en el hogar, la iglesia y el mundo… Debemos preocuparnos por los que necesitan nuestro amor, afecto y cuidado. Debemos recordar siempre que somos representantes de Cristo, y que debemos compartir las bendiciones que él nos da, no entre los que pueden retribuirnos, sino entre los que apreciarán las dádivas que satisfarán sus necesidades temporales y espirituales. Los que ofrecen fiestas con el propósito de ayudar a los que disfrutan de muy pocos placeres, de iluminar la vida árida de algunos, y aliviar la pobreza y el desaliento, están obrando generosamente y de acuerdo con las instrucciones de Cristo. 

En derredor nuestro, vemos necesidades y sufrimientos. Hay familias que necesitan alimentos; pequeñuelos que lloran por pan. Las casas de los pobres carecen de los debidos muebles y ropa de cama. Muchos de ellos viven en tugurios, casi completamente privados de las cosas necesarias. El clamor de los pobres llega al cielo. Dios ve; Dios oye. (4TS:390) La obra de reunir a los menesterosos es la obra que cada iglesia que cree la verdad para este tiempo debiera haber estado haciendo desde hace mucho. Debemos manifestar la tierna simpatía del samaritano supliendo las necesidades físicas, alimentando a los hambrientos, trayendo a los pobres sin hogar a nuestras casas, pidiendo de Dios cada día gracia y fuerza que nos habiliten para alcanzar las mismas profundidades de la miseria humana, y ayudar a aquellos que no pueden ayudarse. Al hacer esta obra, tenemos una oportunidad favorable para presentar a Cristo el crucificado.

Buenas Tardes


AL CIELO EN PRIMERA CLASE

Cristo fue herido para que ustedes fueran sanados. 1Pedro 2:24

A principios de julio de 2014 la actriz Amy Adams acaparó la atención de los medios informativos. En realidad, tengo que reconocer que no es extraño que la imagen de una persona famosa sea objeto de noticias. Lo curioso es que la aparición de Amy no tuvo nada que ver con su exitosa carrera, ni con la filmación de la esperada película Batman y Superman. Ella acaparó la atención de los medios por un gesto de humildad.

Cuando se preparaba para abordar el avión que la llevaría de Detroit a Los Angeles, Amy tomó una sorpresiva decisión: renunció a su asiento en primera clase y lo cedió a un soldado de las fuerzas armadas estadounidenses. Adams, que ha sido nominada cinco veces a los Oscars, prefirió viajar durante cinco horas en la sección económica del avión, para que el soldado recibiera los privilegios de viajar en primera clase. ¿No te parece que ese fue un gran ejemplo de humildad?

Ahora bien, sin desmeritar la acción de Amy, no hemos de olvidar que el gesto más grande de humildad que alguna vez haya conocido el universo lo hizo Jesús. Pablo lo expresa en esta declaración:

“Tengan unos con otros la manera de pensar propia de quien está unido a Cristo Jesús, el cual:

Aunque existía con el mismo ser de Dios, no se aferró a su igualdad con él,

sino que renunció a lo que era suyo y tomó naturaleza de siervo.

Haciéndose como todos los hombres y presentándose como un hombre cualquiera, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, hasta la muerte en la cruz” (Filipenses 2:5-8).

Cristo “renunció a lo que era suyo”: dejó su trono celestial, su igualdad con Dios y “se humilló a sí mismo”. El no renunció a su condición divina en el cielo para descender a la tierra y recibir -por lo menos- los honores de un monarca terrenal. No. Él cambió su posición en el cielo para venir a la tierra y morir en una cruz. Cambió su vida por nuestra muerte; ocupó nuestro lugar para que recibiéramos lo que no merecíamos. Su humillación hizo posible que se nos abrieran las puertas de la exaltación eterna. Gracias a él, tú puedes viajar al cielo como un pasajero de primera clase.


EL PERDON ES DULCE

“Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdono a vosotros en Cristo (Efesios 4:32)”

En el instante en que Kevin atrapo la pelota de futbol para empezar un partido, se encontró rodeado de chicos, todos empujándose energéticamente para conseguir la pelota. Entonces se sintió inmovilizado contra la pared del gimnasio. Sintió una punzada de dolor. Alguien le había doblado el brazo con fuerza. La pelota se deslizo fuera de su alcance, y la multitud se fue, dejándolo herido y solo.

Kevin se sacudió y se dirigió a la zona de almuerzo. Ya no quería jugar más futbol por ese día, y sus sentimientos estaban tan mal magullados como su brazo. ¿Por qué alguien le haría daño intencionalmente, por una pelota? Pero antes de que pudiera terminar ese pensamiento, un chico vino por detrás y lo empujó hacia adelante. Kevin cayo de bruces sobre la hierba.

Se levantado y se sacudió la tierra, sin siquiera mirar hacia atrás para ver quien había sido. En lugar de eso, fue con el director a la banca más cercana y enterró su cara entre sus manos, ocultando las no deseadas lágrimas. Un par de minutos más tarde, una maestra se sentó junto a él, y le pregunto qué le pasaba.

Kevin le conto y, después de unos minutos, ella regreso trayendo dos chicos más para enfrentar la situación. Rubén se negó a pedir disculpas. Enfadado, culpo a los demás por lo del brazo, rechazando lo que habían dicho los testigos. Pero Natán miro con tristeza las lágrimas de Kevin.

No quise empujarte al césped -dijo-. Lo siento.

Mirando hacia arriba, Kevin inclino la cabeza hacia Natán. Esas palabras tenían tanto significado.

Está bien, te perdono -dijo limpiándose las lágrimas, listo para enfrentar la próxima clase.

 

¿Y AHORA?: Cundo alguien te hiere,

¿eres rápido para perdonar? El perdón de Dios para tus

pecados depende de tu voluntad de perdonar a los demás.