Evangelismo

Ultimas fotos

domingo, 31 de enero de 2016

Buenas Noches


De la Idea, al Barro

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Romanos 12:1-2

Pablo está diciendo: No te conformes a este siglo; mira la idea de Dios para ti.

Cuando observamos estas palabras, nos damos cuenta que es el deseo de Dios que sus hijos realmente conozcan cuál es la idea que Él siempre tuvo para sus vidas. Es interesante, si miras la palabra del Señor y tú vida, verás que tu identidad es formada por varias cosas.

La identidad es, en parte, influenciada por varios factores como el lugar de nacimiento, actitudes de familiares, actitudes de nuestros padres, y las circunstancias. Pero, cuando claramente miras la palabra del Señor, en Génesis 1 y 2 podrás ver que Dios fue quien formó la identidad. En Génesis 1 se ve la idea del corazón de Dios, cuando dice: Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Entonces, en el capítulo 2, Dios moldea su idea para manifestarla con barro. Comienza a poner sus manos sobre esa idea y aprieta ese barro, poco a poco, hasta crear al hombre a la imagen que tiene dentro de él.

Hay dos cosas muy importantes y valiosas para la identidad: La forma que tienes hoy, y la idea de Dios para tu vida. La forma que tienes hoy, probablemente, no te agrada y tampoco le agrada a Dios. Tal vez tu vida, hoy, no refleja la idea original de Dios para ti; aun así, la idea de Dios sigue siendo la misma.

Lo grande del Dios Todopoderoso es que, cuando le surge una idea, Él no se queda sin ejecutarla. Él no dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza, y no hizo nada al respecto. Dios no es como algunas personas que tienen buenas intenciones de hacer muchas cosas, pero nunca hacen nada. 

Tienen las mejores intenciones de comenzar a bajar de peso, leer algún libro, u organizar sus finanzas para poder comprar una casa, entre otras cosas, pero, cuando comienzan, ven todo lo que tienen que hacer para alcanzar su idea y lo piensas dos veces. Les entra la pereza cuando ven el barro, el sucio, y piensan: ¿Cómo comienzo esto? En cambio, Dios, cuando pensó hacer al hombre, no se quedó con la idea, sino que, tan pronto la tuvo, la ejecutó, porque Él sabe que las cosas no suceden con tan solo desearlas.

Hay gente que dice: Quisiera tener un mejor matrimonio, mejores hijos, empresas, finanzas, pero todo queda en un anhelo. El problema es que, cuando ven las herramientas que tienen para formar su idea, lo piensan, porque es barro y se les ensucian las manos.

Puede ser que tu vida este hecha un problema y puede ser que esté totalmente deforme, pero, mientras no hagas nada, ni le permitas a Dios meter la mano en ese barro, nunca podrás alcanzar la idea de Dios para tu vida.

No importa cuán regada esté tu vida, permite que Dios ponga sus manos en tu barro para que te forme a su imagen y recibas la victoria que has esperado. La imagen de Dios para ti siempre ha permanecido y Él está dispuesto a meter la mano en el barro para darle forma a la vida que Él tiene para ti.

JESUS GLORIOSO



El Señor Jesucristo, el cual transformará el cuerpo…en conformidad al cuerpo de su gloria.

Y sobre el firmamento que estaba por encima de sus cabezas había algo semejante a un trono, de aspecto como de piedra de zafiro; y en lo que se asemejaba a un trono, sobre él, en lo más alto, había una figura con apariencia de hombre. Entonces vi en lo que parecían sus lomos y hacia arriba, algo como metal refulgente que lucía como fuego dentro de ella en derredor, y en lo que parecían sus lomos y hacia abajo vi algo como fuego, y había un resplandor a su alrededor. Como el aspecto del arco iris que aparece en las nubes en un día lluvioso, así era el aspecto del resplandor en derredor. Tal era el aspecto de la semejanza de la gloria del SEÑOR. Cuando lo vi, caí rostro en tierra y oí una voz que hablaba

Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.

Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que habremos de ser. Pero sabemos que cuando El se manifieste, seremos semejantes a El porque le veremos como El es.

Ya no tendrán hambre ni sed, ni el sol los abatirá, ni calor alguno,
Y cantaban el cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero.


Fil. 3:20,21 Eze. 1:26-28 II Co. 3:18 I Jn. 3:2 Ap. 7:16; 15:3


Culto del día

Santiago 5:13

Proverbios 17:22

Salmo 38:18

Lucas 6:43

Proverbios 18

Lucas 13:6











Dios los bendiga

Dios te habla

Así también ustedes, puesto que anhelan dones espirituales, procuren abundar en ellos para la edificación de la iglesia.
1 Corintios 14:12

Pero ahora, esfuérzate, Zorobabel,' declara el SEÑOR, 'esfuérzate tú también, Josué, hijo de Josadac, sumo sacerdote, y esfuércense todos ustedes, pueblo de la tierra,' declara el SEÑOR, 'y trabajen, porque Yo estoy con ustedes,' declara el SEÑOR de los ejércitos.
Ageo 2:4

Considérate afortunado cuando te toca



Hijo, considérate afortunado cuando te toca soportar toda clase de pruebas……porque puesta a prueba tu fe desarrolla la capacidad de soportar, y la capacidad de soportar debe llegar a ser perfecta, si quieres ser perfecto, completo, sin que te falte nada en tu carácter…

…si tienes falta de sabiduría, pídeme, pues el Padre da con agrado a todos sin hacerse rogar. Él te la dará……pero tienes que pedirla con fe, sin vacilar, porque el que vacila se parece a las olas del mar que están a merced del viento…

…porque si dudas de lo que pides no puedes esperar nada de Mi……el dudar de Mis promesas hará que toda tu existencia sea inestable……feliz eres cuando soportas pacientemente la prueba, porque, después de ser probado, recibirás la corona de vida que Yo prometí a los que Me aman…

…que nadie diga en el momento de la prueba: “Dios me quiere echar abajo.” Porque Yo no Soy malo ni tampoco quiero echar abajo a ninguno……cada uno es tentado por su propia codicia, que lo arrastra y lo seduce……ese deseo concibe y da a luz el pecado; el pecado crece y, al final, engendra la muerte…

Hijo amado, no te equivoques:…son las cosas buenas y los dones perfectos los que proceden de lo alto y descienden del Padre que es luz; allí no retornan las noches ni pasan las sombras… Jesús.

Confesión: Hoy confieso en alta voz que me consideraré dichoso cuando me toca soportar diferentes pruebas… pues sé que si las soporto con paciencia y fe, esto me fortalecerá y completará lo que falta de mi carácter para ser como Cristo. Pediré al Señor sabiduría para atravesar las pruebas y no dudaré que Él me la dará. En nombre de Jesús lo declaro, Amén.

Referencia Bíblica: Santiago 1:2-8; Romanos 5:2-5, 22

Con lo que Tienes

Dios le dijo a Abraham: Vete de tu tierra y de tu parentela. Abraham se llevó a Lot con él y, más adelante, tuvieron problemas. Tuvieron problemas porque Lot no pudo aguantar la bendición que cargaba Abraham. Tuvieron, entonces, que separarse; pero, a través de aquella separación, permitió Dios que Abraham pudiera recibir mayor bendición.

Abraham tuvo que ir a pelear por Lot, para rescatarlo. Y tú tienes que entender que, cuando tú verdaderamente entiendes la identidad, el valor, el llamado que Dios ha puesto sobre ti, Dios te va a usar para bendecir aun a aquellos que no han entendido el don de Dios en tu vida.

Para llegar a la tierra que Dios le mostraría, Abraham tuvo que pasar por otros lugares. Abraham salió sin dirección, sin un lugar específico hacia donde llegar. Hay un nivel de fe cuando podemos seguir una instrucción de Dios, aun sin entenderla, aun sin tener todos los detalles. Dios no tiene que darte detalles, él no tiene que darte explicaciones.

Cuando Abraham se fue de la casa de su parentela, lo hizo para que Dios trajera una definición firme en su vida y, a través de esa experiencia, él pudo entender que su camino a la tierra prometida iba a traer otras experiencias donde lo único que Dios iba a hacer era fortalecer la identidad que había puesto en él.
Cuando vamos en pos de nuestro llamado, de lo que Dios tiene para nuestra vida, una de las cosas que tenemos que entender es que el camino no va a ser fácil; pero, mientras tú mantengas tus pensamientos en el lugar correcto, cada experiencia va a definir tu vida más firme que nunca antes en el Señor.

Quizás todavía no has entendido por qué pasaste por ciertas experiencias, por qué Dios abrió o cerró una puerta en tu vida; hoy Dios te dice: Porque he puesto una identidad en ti, y todo lo que voy a hacer contigo va a sobrepasar todas las experiencias negativas del pasado. Todo lo que el enemigo te ha querido robar, todas las palabras negativas que se han hablado sobre ti, todas las veces que han querido detener tu potencial, todo eso va a caer al piso, cuando tú entiendas el valor que Dios ha puesto en ti, la verdadera identidad, el propósito de Dios en ti. Pero tienes que ubicarte en el lugar correcto.

En Génesis 14, vemos que, cuando Abraham supo que su pariente, Lot, estaba prisionero, armó a sus criados. No dice que armó guerreros. Cuando estás en el lugar correcto, y entiendes la definición que Dios ha puesto en ti, tú haces lo que tienes que hacer con lo que tengas, aunque tú entiendas que eso que tú tienes no tiene las capacidades, aunque no tengas la educación, aunque no tengas las finanzas; pero, cuando Dios te manda a hacer algo, Dios te respalda; aunque tú vayas a enfrentar un ejército con criados, Dios respalda a aquellos hijos que siguen su voz.

16 Y recobró todos los bienes, y también a Lot su pariente y sus bienes, y a las mujeres y demás gente.Génesis 14:16

Quizás el enemigo te ha querido quitar algo, pero hoy Dios te dice que tú vas a recuperar todo lo que el enemigo te ha querido quitar. Cuando tú mires hacia atrás, dirás: Misericordioso ha sido Dios conmigo; en los momentos en que no entendí lo que estaba pasando, hoy puedo dar fe que Dios no quitó. Dios lo único que hace es añadir a tu vida y, aun lo que el enemigo te ha querido quitar, Dios te lo va a dar multiplicado, cuando tú entiendas que, con lo que tú tienes tu puedes hacerle frente a cualquier situación que venga delante de ti.

ERES LA PRINCESA DE DIOS

“Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera”. Génesis 1:31

Cuantas veces los insultos, humillaciones, las comparaciones han producido que nuestra autoestima sea dañada, ocasionando en nosotras, sentimientos de inferioridad, menosprecio, el sentir que no somos queridas y, sin valor. Todo eso es una mentira, porque Dios nos dice que somos las jemas más valiosas, que valemos su sangre, que todo lo hecho en nosotros es perfecto y único. Hoy decidamos creer esta verdad y caminemos por la vida seguras de quienes somos y quien es nuestro Padre.

Como se siente Dios dentro de ti?

Que bueno poder contactarme nuevamente contigo!

Muchas veces hay en nuestras vidas algunas cosas que nos detienen espiritualmente, que nos molestan en nuestra relación con Dios. Nosotros sabemos que eso nos detiene pero nos cuesta dejar de hacerlo. Esto no quiere decir que Dios no esté dentro de nosotros.

Joyce Meyer en su libro “Conozca a Dios íntimamente” lo explica así:Imagine que va a visitar a un amigo de usted y este lo recibe diciendo: Qué bueno que hayas venido! Ponte cómodo y siéntete como en tu casa. Usted se acomoda en el sillón y su amigo de pronto comienza a discutir con su esposa, comienza a gritarle y se arma una acalorada discusión entre ellos. ¿Tu cómo te sentirías?

¿Cómo crees que se siente Dios dentro de ti?En 1 Corintios 6:19 dice: “¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños”.

Pero es verdad que estas cosas que nos detienen y que hacen sentir incomodo al Señor dentro de nosotros, muchas veces van más allá de nuestras fuerzas, pero para eso lo tenemos a nuestro Dios Todopoderoso. Hay un episodio en el que "Jesús halló en el templo a comerciantes que habían convertido la casa de Dios en un mercado. Entonces, haciendo un látigo de cuerdas, echó a todos del templo, juntamente con sus ovejas y sus bueyes; regó por el suelo las monedas de los que cambiaban dinero y derribó sus mesas.

Sus discípulos se acordaron de que está escrito: “El celo por tu casa me consumirá”. Dios nos ama tanto que tiene todo el deseo y la intención de entrar a nuestras vidas y romper todo lo que nos aleja de Él. Él siente celo por nosotros.

Hoy puedes permitir a Jesús que dentro de ti derribe todo lo que no honra a Dios, Todo aquello que te está destruyendo y que te está robando el propósito de Dios para tu vida. Deja que Jesús limpie tu corazón y prosigue a la meta! No permitas que nada te detenga en el camino hacia una relación verdadera con Dios.

Buenas Tardes


El poder del ejemplo




«Yo les he dado un ejemplo, para que ustedes hagan lo mismo que yo les he hecho» (Juan 13:15).

“Yo sería cristiano si no fuera por los cristianos” – Mahatma Gandhi
Cada vez que leo o escucho esta frase no puedo evitar sentir cierta tristeza, aunque no es tristeza lo que quiero transmitirte. Al hilo de esta crítica tan aguda de Gandhi hacia nosotros los cristiano, he seleccionado para ti un hecho real que espero te motive a vivir una religión auténtica, positiva y esperanzadora que se manifieste a través de actos más que palabras.

Esta es la historia de Desmond Tutu, el premio Nobel de la Paz. Tutu nació y se crió en la Sudáfrica delapartheid, caracterizada por la rígida segregación racial que negaba a los ciudadanos negros el derecho al voto y los obligaba a vivir en determinadas zonas. Tutu recuerda una ocasión, cuando era niño, en la que iba caminando con su madre por la calle y se cruzaron con un sacerdote anglicano llamado Trevor Huddleston. Según las leyes del país de aquella época, toda persona de color que se cruzara con un ciudadano blanco debía hacerle una reverencia pero, en aquella oportunidad, fue el sacerdote, de raza blanca, quien se quitó el sombrero y saludó reverentemente a Tutu y a su madre. 

El incidente causó tal impresión en el pequeño Tutu que decidió ser sacerdote y comprendió que la religión podía ser un arma poderosa en defensa de la igualdad. Desmond Tutu se convertiría en el primer sudafricano negro en ser ordenado arzobispo anglicano.

Este tipo de milagros no son guiones de películas; suceden cuando uno respira la esencia de la religión por cada poro de su piel. Con un gesto basta, con una oportunidad mínima que se presente para mostrar un principio más elevado, basta. Cuando uno ama a Dios y vive a la altura de las verdades de su Palabra, sobran las palabras. Así es la influencia para el bien que puede ejercer una persona convertida; la influencia que, lamentablemente, Gandhi y muchas otras personas no han podido recibir. Así de eficaz es el poder del ejemplo.

¿Nos detenemos a pensar de vez en cuando en la importancia de dar ejemplo para el bien? El mismo Jesús nos dice: «Yo les he dado un ejemplo, para que ustedes hagan lo mismo que yo les he hecho» (Juan 13:15). Si seguimos su ejemplo, otras personas caerán a los pies de Jesús y encontrarán en él la salvación. Vivamos una religión transparente y auténtica que despierte en los demás interés por conocer al Dios que nosotras conocemos.


FE PERFECTA




¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras? Santiago 2:21, 22.

Cuando Abraham llegó al monte Moriah, dejó a sus dos siervos en la base y comenzó a escalar con su hijo. No quería que nadie viera la escena final, excepto Dios.

Lentamente avanzó hacia arriba. Abraham estaba respirando más fuerte que lo usual. El solo pensamiento de matar a su hijo como sacrificio hacia que la pendiente pareciera más empinada. Caminaban en silencio. Isaac llevaba la madera, y su padre, la antorcha para el fuego y el cuchillo. Finalmente, el joven no se pudo contener más.

“Padre mío, tenemos el fuego y la madera, pero ¿dónde está el cordero?”
Abraham hizo un gesto de dolor. Estas palabras de su hijo perforaron su corazón como si fueran frío acero. “Hijo mío”, respondió, “Dios mismo proveerá un cordero”.

Al final, llegaron a la cumbre y construyeron un altar. Luego, Abraham lentamente miró a su hijo.
“Isaac, Dios me dijo que tú serás la ofrenda”.

Por un momento, Isaac no podía creer lo que oía. Aterrorizado más allá de cualquier cosa que hubiere experimentado alguna vez, se puso de pie allí mientras ríos de escalofríos corrían de arriba abajo por su columna vertebral. ¡Su propio padre iba a matarlo en lugar del cordero habitual!

Abraham estaba exhausto por el insomnio de los últimos tres días, y el fuerte joven fácilmente podría haberlo dominado y corrido a toda velocidad, bajando la colina. En lugar de eso, el temor de Isaac se transformó en asombro. Él, Isaac, el hijo de Abraham, el ansiado hijo prometido, iba a morir como un símbolo de la muerte del propio Hijo de Dios. Era un alto honor, Se le había enseñado la obediencia desde su más temprana infancia, y ahora, aquellos veinte años de lecciones de confianza lo hicieron un participante de la fe de su padre. 

Voluntariamente, Isaac se subió al altar y animó a su padre a que lo atara fuerte.
Finalmente, las últimas palabras de amor fueron dichas, y Abraham se inclinó y abrazó a su hijo por última vez. Isaac miró hacia arriba y vio a su padre levantar su brazo; el filo del cuchillo destellaba a la luz del sol. De pronto, una voz del cielo le dijo a Abraham que se detuviera. Había pasado la prueba.

¿Quieres habitar en Mi presencia?



Hijo, ¿quieres habitar en Mi presencia? ¿Quieres vivir en Mi santidad? Entonces sé de conducta intachable y haz lo que es justo y correcto… cuando te hablas a ti mismo en lo secreto y a los demás en público di desde tu corazón la verdad. No calumnies con tu lengua, ni le hagas mal a tu prójimo ni perjudiques directa o indirectamente a tu vecino. No apruebes al que Yo no apruebo y honra a los que si Me temen… cumple lo prometido aunque salgas perdiendo… tampoco prestes dinero al que necesita con el ánimo de sacarle ventaja… no aceptes sobornos, menos si afectan al inocente… si haces estas cosas no caerás jamás. Jesús.

Confesión: Hoy confieso en alta voz que me conduciré en la vida intachablemente, haré lo que justo y correcto… diré la verdad con mi boca… tendré la verdad de Dios en mi corazón… no falsearé lo que creo y siento… no perjudicaré a mi prójimo de ninguna manera, directa o indirectamente… aprobaré a las personas que Dios aprueba y honraré a los que le temen y obedecen… cumpliré lo que prometo… no aceptaré sobornos y no trataré de sacarle ventajas injustas al pobre… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.

Referencia Bíblica: Salmos 15:1-5


Toma un tiempo para descansar

y no hacer nada


Darse a uno mismo un tiempo para descansar

y no hacer nada es el más grande regalo

que nos ha dado Dios

Que puedas tomarte un tiempo para ti mismo,

para desintoxicarte del ruido,

de la rutina, del incansable estrés.

El descansar puede repotenciar tu atención,

recarga tus baterías para seguir dando lo mejor,

pasa más tiempo con Dios

te hace tener un tiempo fuera

de cualquier cosa que haya estado

ocupando tu mente sin cesar y sin solución.

Tómate un tiempo para ponerte cómodo,

relajarte y no hacer nada,

programa este tiempo en tu agitada semana,

tu cerebro necesita descansar

para que su atención y su creatividad

sean aún mejor.



Da siempre gracias a Dios por ese tiempo

Salmo 148: 1-3


Exhortación a la creación, 

para que alabe a Jehová¡Aleluya!

148 Alabad a Jehová desde los cielos;

alabadlo en las alturas.

2 Alabadlo, vosotros todos sus ángeles;

alabadlo, vosotros todos sus ejércitos.

3 Alabadlo, sol y luna;alabadlo, 

todas vosotras, lucientes estrellas.

Buenos Dias


sábado, 30 de enero de 2016

Buenas Noches


Dios te habla

Por tanto, no juzguen antes de tiempo, sino esperen hasta que el Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios de los corazones. Entonces cada uno recibirá de parte de Dios la alabanza que le corresponda.
1 Corintios 4:5

Tú me conoces, oh SEÑOR, Tú me ves, y compruebas la actitud de mi corazón para contigo.Jeremías 12:3

Haced todo sin discusiones

Con el tiempo aprendemos que no hay atajos para el triunfo.
Una de las verdades escondidas de la vida es el hecho de que la senda para el premio es siempre más valiosa que el premio mismo. Los atajos nos roban las valiosas lecciones
que debemos aprender por el camino. 

 Debemos decir no cuando se nos presentan opciones para tomar un atajo, es decir un camino que no es de Dios. Debemos ser persistentes y mantenernos en el camino en el que Dios no ha enseñado en su palabra.


Haced todo sin murmuraciones ni discusiones, para que seáis irreprochables y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la
cual resplandecéis como lumbreras en el mundo.

Filipenses 2:14-15


No importa el tiempo ni las horas que esperemos

No importa el tiempo ni las horas que esperemos.

Estaré atento y vigilante como lo está el centinela en su puesto, para ver qué me dice el Señor y qué respuesta da a mis quejas. Habacuc 2: 1

Es necesario estar atentos para escuchar lo que Dios quiere decirnos, y por nada distraernos. Para esto debemos ser pacientes, esperar Su voz, la cual nos hablará y nos traerá guía y dirección. No importan el tiempo ni las horas que esperemos con tal de oír al Señor hablar; porque Su respuesta será la que nos guiará y nos ayudará a tomar las decisiones correctas, sin errar en alguno de nuestros caminos.

Por eso, la mayoría de los fracasos son consecuencias de no oír a Dios y de dejarnos llevar por nuestros deseos e impulsos incontrolables, los cuales están muy distantes de Su voluntad, ya que el que la conoce caminará sin tropezar.
Aunque nos cueste días, meses, debemos estar atentos, vigilando sin descansar hasta que desde Su trono salga Su voz con la respuesta de nuestras necesidades.

Salmo 119

El granizo hecho por el hombre

EFESIOS 4:32 “32 Antes sed bondadosos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, ”.

El granizo que produce una fuerte tormenta puede devastar las cosechas, herir animales, golpear a la gente, dañar aviones y destruir la pintura de los autos… y tal vez hasta los cristales.

En mis días de meteorólogo aficionado aprendí que esas bolas de hielo vienen en todos los tamaños, desde una pelotita diminuta hasta el tamaño de una toronja. (¿Te imaginas que te golpeé uno de esos?) El granizo se forma cuando una corriente ascendente violenta pasa por una nube llegando a la zona de congelación de la atmósfera. En ese punto, la humedad se congela y crea pelotas de nieve. Mientras más alto y por más tiempo empuje la tormenta las partículas que hay alrededor, más grande y destructivo es el granizo.

El granizo que sale de un nubarrón tiene mucho en común con las palabras airadas de una persona. En ciertas circunstancias, los vientos violentos de la amargura y los sentimientos heridos elevan el nivel de ira más y más. Al poco tiempo, las emociones que se han contenido salen desparramadas en ataques verbales a los demás, ya sea directamente o a sus espaldas.

En Efesios 4*, Pablo señaló el daño que puede hacer la ira. Cuando anidamos la ira y la dejamos que arda en nuestros corazones, damos al diablo una oportunidad de obrar en nuestras vidas (v.27). Y lo que es peor, nuestra amargura e ira afligen al Espíritu Santo (v.30).

Pero no te desesperes. Hay ayuda. En el versículo 32, Pablo nos dijo cómo controlar esa poderosa emoción antes de que cree un granizo hecho por el hombre: «…32 Antes sed bondadosos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo».

El perdón inmediato es la clave para controlar la ira. Si guardamos sentimientos de amargura y alimentamos resentimiento, el resultado serán tormentas verbales que hacen daño a las mismas personas que más queremos, y el daño puede ser duradero…..

¿Estás enojado con alguien? Acuérdate cómo DIOS te ha perdonado y resuelve pronto tu enojo, antes de que crezca y llegue a ser una tormenta que haga daño. KD

ORACIÓN: Ayúdame Padre Celestial a controlar mi ira y aleja ese sentimiento de mi persona. Ayúdame a perdonar a los demás para ser perdonado. Por Cristo nuestro Señor, amén.

*Leer EFESIOS 4:17-32 La nueva vida en Cristo

17 Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, 18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón. 19 Estos, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron al libertinaje para cometer con avidez toda clase de impureza. 20 Pero vosotros no habéis aprendido así sobre Cristo, 21 si en verdad lo habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. 22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está corrompido por los deseos engañosos, 23 renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.
25 Por eso, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros.
26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis lugar al diablo.
28 El que robaba, no robe más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 30 Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.
31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y toda malicia. 32 Antes sed bondadosos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Romper el círculo del odio

Un importante señor gritó al director de su empresa, porque estaba enojado en ese momento.

El director llegó a su casa y gritó a su esposa, acusándola de que estaba gastando demasiado, porque había un abundante almuerzo en la mesa.
Su esposa gritó a la empleada porque rompió un plato.
La empleada dio un puntapié al perro porque la hizo tropezar.

El perro salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por la vereda, porque estaba obstaculizando su salida por la puerta.
Esa señora fue al hospital para ponerse la vacuna y que le curaran la herida, y gritó al joven médico, porque le dolió la vacuna al ser aplicada.
El joven médico llegó a su casa y gritó a su madre, porque la comida no era de su agrado.

Su madre, tolerante y con un manantial de amor y perdón, acarició sus cabellos diciéndole: “Hijo querido, prometo que mañana haré tu comida favorita. Tú trabajas mucho, estás cansado y precisas una buena noche de sueño. Voy a cambiar las sábanas de tu cama por otras bien limpias y perfumadas, para que puedas descansar en paz. Mañana te sentirás mejor.”

Bendijo a su hijo y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos…

En ese momento, se interrumpió el CÍRCULO DEL ODIO, porque chocó con la TOLERANCIA, la DULZURA, el PERDÓN y el AMOR.

Si usted es uno de los que ingresaron en un CÍRCULO DE ODIO, acuérdese que puede romperlo con TOLERANCIA, DULZURA, PERDÓN Y AMOR.

Proverbios 12:18 “Hay quienes hablan como dando estocadas de espada: Mas la lengua de los sabios es medicina.”

Proverbios 19:11 “La cordura del hombre detiene su furor; Y su honra es disimular la ofensa”

Proverbios 15:1 “La blanda respuesta quita la ira: Mas la palabra áspera hace subir el furor”

Proverbios 10:14 “Los sabios guardan la sabiduría: Mas la boca del loco es calamidad cercana”

La bondad de Dios

Jonatán, hijo de Saúl, tuvo un hijo llamado Mefiboset, el cual quedó lisiado desde niño. Cuando él tenía cinco años, llegó la noticia de que su abuelo Saúl y su padre Jonatán habían muerto en batalla y como en aquellos días, el nuevo rey con frecuencia tomaba posesión del territorio exterminando a la familia del rey anterior, su niñera huyó con él, pero en el apuro, lo hizo caer y quedó lisiado. (2 Samuel 4:4)

Habían pasado 20 años y cierto día, David preguntó: “¿Hay alguien de la familia de Saúl que aún siga con vida, alguien a quien pueda mostrarle bondad por amor a mi amigo Jonatán?”.

-Sí, uno de los hijos de Jonatán sigue con vida, pero está lisiado de ambos pies-Contestó Siba, uno de los siervos de Saúl.-¿Dónde está? -preguntó el rey.-En Lodebar -respondió Siba.

Entonces David mandó a buscarlo. Cuando Mefiboset se presentó ante él, se postró hasta el suelo con profundo respeto.David dijo: -¡Saludos, Mefiboset!Mefiboset respondió: -Yo soy su siervo.

-¡No tengas miedo! -le dijo David-, mi intención es mostrarte mi bondad por lo que le prometí a tu padre Jonatán. Te daré todas las propiedades que pertenecían a tu abuelo Saúl y comerás aquí conmigo, en la mesa del rey.

A partir de ese momento, Mefiboset comió en la mesa de David, como si fuera uno de los hijos del rey. (2 Samuel 9)

Si analizamos la actitud que tuvo David, nos damos cuenta que procedió de esa manera porque fue agradecido y leal con su amigo Jonatán, quien le había salvado la vida. Aquella ocasión él tuvo la oportunidad de ayudar a su hijo y recompensarlo por todo lo que había sufrido y lo hizo.

No te rehúses a hacer el bien, cuando puedas hacerlo; se agradecido con la persona o la familia de quien te brindó ayuda cuando la necesitaste. No seas una persona ingrata porque Dios te lo demandará.

Si tu pasado te sigue como una sombra por dondequiera que vas y has llegado a pensar que ya no vale la pena seguir viviendo, déjame recordarte que no hay justo desamparado y que Dios sabe recompensar la honestidad, integridad y fidelidad de sus hijos.

A pesar de la situación difícil que estés atravesando en estos momentos di como David: “Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes. No pierdas la fe y sigue confiando en sus promesas. 

Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová”. Salmos 27:13-14

¡Quien pone su esperanza en Dios, jamás es defraudado!

Buenas Tardes


Dios alivia mi dolor

Responde a mi clamor, Dios mío y defensor mío. Dame alivio cuando esté angustiado, apiádate de mí y escucha mi oración.Salmo 4:1

Oh, Dios mío, en ti confío. Sé que eres mi consuelo y que en medio de esta prueba tú estás conmigo.

Quiero decirte, mi Dios, que aunque no entiendo el porqué estoy viviendo esta situación y estoy sufriendo, te ofrezco a ti cada lágrima, cada noche sin dormir, cada pensamiento negativo que ha llegado a mi mente de que mejor sería no existir y deposito mi corazón en ti para que lo llenes de tu amor.

Señor, renuévame y restaura mi alma. Permite que muy pronto pueda encontrar alivio a esta situación y logre ver la salida en medio de esta tribulación.
Señor, tú eres mi refugio y mi esperanza.

Señor, que se haga tu voluntad y no la mía.

Y ayúdame a aprender de esto que hoy me permites vivir.
Que pueda crecer después de esta prueba y sea capaz de ayudar a otras personas que sufren.

Gracias, mi Dios, por formar en mí el carácter de tu Hijo Jesucristo.

Amén y amén.


TE ALABARE



Te daré gracias, Señor mi Dios, con todo mi corazón,y glorificaré tu nombre para siempre.

El que ofrece sacrificio de acción de gracias me honra.
Bueno es dar gracias al SEÑOR, y cantar alabanzas a tu nombre, o Altísimo; anunciar por la mañana tu bondad, y tu fidelidad por las noches,

Todo lo que respira alabe al SEÑOR. ¡Aleluya!

Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional.

Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. Por tanto, ofrezcamos continuamente mediante El, sacrificio de alabanza a Dios, es decir, el fruto de labios que confiesan su nombre.

Dando siempre gracias por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a Dios, el Padre.

El Cordero que fue inmolado digno es de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza.


Sal. 86:12; 50:23; 92:1,2; 150:6 Ro. 12:1 Heb. 13:12,15 Ef. 5:20 Ap. 5:12

Hay un hogar donde alguien te espera

Lee Mateo 25.45-46

Si el único futuro del hombre es la aniquilación, ¿para qué esperar? Pero Jesús dijo: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino” (Juan 14.1-4)

Jesucristo no describió la presencia de Dios como un tribunal con un juez sin misericordia. Todo lo contrario. Él afirmó que era como un hogar donde un Padre amoroso les daba la bienvenida a sus hijos. La Biblia dice: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos (los tuyos y los míos); y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsis 21.4).

He conocido a personas cuya situación parecía desesperada desde la perspectiva humana, y no obstante, en Cristo, ellas superaron sus obstáculos y dificultades. Para ellas la esperanza no era una posibilidad distante, sino un poder siempre presente. Imitaban la actitud del apóstol Pablo que escribió: “Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3.14).

¿Cómo te capacita esta futura esperanza para sobrellevar las cargas y dolores del presente? Te asegura que no estás sufriendo en vano. Desde un punto de vista humano, la vida no es sino una serie de desilusiones y vanaglorias. Pero es muy diferente desde la perspectiva cristiana. La Biblia te dice: “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (1 Corintios 15.58).
Esto quiere decir que como hijo o hija de Dios no sufres en vano. Tu sufrimiento presente es una inversión en la gloria futura. Para ti el cielo no son “castillos en el aire o ilusiones engañosas”, la zanahoria atada a la cuerda delante del caballo. Eres ciudadano del cielo aquí y ahora, y eres partícipe ahora mismo de la vida del cielo en tu corazón. Pablo describe tu presente experiencia muy bien en una de sus bendiciones: “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Romanos 15.13).

No importa cuál sea nuestra filosofía de la vida, o nuestras creencias religiosas, todos nos enfrentaremos a la muerte. El mundo en el que nació Jesús no tenía esperanza para la vida después de la muerte. Pero tú sabes que Cristo “quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio” (2 Timoteo 1.10). Él te promete: “Porque yo vivo, vosotros (tú y yo) también viviréis” (Juan 14.19). Para ti, como hijo de Dios que eres, la vida no es un callejón sin salida.
Jesucristo no solo ha conquistado la muerte, mediante su muerte y resurrección, sino que también cambió el significado de la muerte: Hay un hogar donde Dios mismo te espera.

Reflexión:

Voy al hogar que Dios tiene preparado para mí.


Feliz Sábado. 

Dios te regala este día


Que en este feliz Sábado veas los detalles

que tiene la vida para ti,

una sonrisa, una palabra alegre,

una buena comida, una atención,

el color de la naturaleza,

la mirada feliz de un niño. Dios te los regala.

Dios ha sido bueno contigo,

te ha dado la dicha de ver la luz del sol,

de disfrutar de la naturaleza y

la habilidad para estudiar o trabajar.

Que en este sábado abras tus ojos con atención

para que veas los pequeños regalos

que en ocasiones pasan desapercibidos,

como un atardecer, un cielo azul,

un cielo estrellado y la compañía

del que está a tu lado.


Feliz y Bendecido Sábado.

Salmo 147: 19-20

Ha manifestado sus palabras a Jacob,

sus estatutos y sus juicios a Israel.

20 No ha hecho así con ninguna otra de las naciones;

y en cuanto a sus juicios, no los conocieron.

¡Aleluya!

Buenos Dias


viernes, 29 de enero de 2016

Buenas Noches


Inexperta en amar

«Tres cosas durarán para siempre: la fe, la esperanza y el amor; y la mayor de las tres es el amor» (1 Cor. 13:13, NTV).

El capellán de un hospital entró al cuarto de una señora. De mediana edad y aspecto de estar gravemente enferma, se la veía preocupada y ansiosa. Deteniéndose al lado de la cama él empezó a presentarse pero, antes de que pudiera terminar, la mujer exclamó: «No me interesa oír ningún sermón ni hablar con ningún pastor. Tengo mi iglesia y mis creencias y no quiero oír nada más. Así que no vuelva a visitarme». El capellán empezó a retirarse cuando, de pronto, se detuvo y dijo con suavidad: «No he venido aquí a predicarle, sino a darle amor». La paciente, desconcertada, sonrió, se calmó y dijo: «Entonces siéntese, porque en estos momentos tengo mucha necesidad de amor».*

Cuántos expertos tenemos en nuestras iglesias: expertos en el arte de predicar, miembros profesionales de altísimo nivel, grandes administradores, médicos, abogados, ejecutivos… que en realidad transmiten frialdad y ofrecen un tipo de relación superficial. Sin embargo, qué pocos expertos en amar encontramos en nuestro medio y qué necesidad tan grande tenemos de amor. Lamentablemente, por causa de que existe tanta maldad el amor de muchos se ha enfriado (Mat. 24:12).

Dios mismo ha implantado en nuestros corazones la necesidad de amar y ser amados. Bien seas profesional o ama de casa, soltera o casada, no hay autosuficiencia que te libere de la necesidad de amar y ser amada. Amar, para poder llegar a esas personas que, como la mujer de este relato, se encuentran encerradas en sí mismas por causa de la frialdad reinante; ser amada para poder, como la mujer de este relato, salir del encierro en que te encuentras por causa de la frialdad reinante. ¿Lo ves? Así funciona el amor: como círculos concéntricos que van creciendo en dimensión y abarcando cada vez más allá de este mar que es la vida. Y quien lanza la piedra que da origen a ese amor es Dios, que nos ha dicho desde el principio: «Yo te he amado con amor eterno; por eso te sigo tratando con bondad» (Jer. 31:3).

¿Responderemos a ese amor mostrando amor a nuestros semejantes para que, a través de nosotras, puedan conocer a Dios? 

Si nos decidimos a dar el primer paso, pronto nos convertiremos en expertas en amar.

El precio eterno

«¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro o espada? […] Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó». Romanos 8: 35-37

¿CÓMO PUEDE SER que Jesús experimentase una muerte eterna por nuestros pecados? Considera esta cita y un relato como respuesta.

«Con fieras tentaciones, Satanás torturaba el corazón de Jesús. El Salvador no podía ver a través de los portales de la tumba. La esperanza no le presentaba su salida del sepulcro como vencedor ni le hablaba de la aceptación de su sacrificio por el Padre. Temía que el pecado fuese tan ofensivo para Dios que su separación resultase eterna. […] El sentido del pecado, que atraía la ira del Padre sobre él como sustituto del hombre, fue lo que hizo tan amarga la copa que bebía el Hijo de Dios y quebró su corazón»

Me acuerdo de un relato de la infancia, un relato sobre un niño que estaba terriblemente enfermo, tanto que, de hecho, los médicos dijeron que iba a morir. A no ser (y de esto· dependía su suerte) que pudieran dar con alguien con su tipo de sangre, sumamente raro. Analizaron la de toda la familia, pero solo su hermana pequeña tenía el equivalente exacto. Los médicos y sus padres le explicaron la naturaleza de la emergencia y le preguntaron si estaría dispuesta a dar parte de su sangre para salvar a su hermano tan enfermo. Dándose la vuelta, reflexionó sobre la propuesta que le hacían. Finalmente, miró hacia atrás y asintió con sus rizos. Sí, darla su sangre por su hermano enfermo.

Pronto la conectaron a aquella bolsita de plástico que empezó a llenarse, gota a gota, de su sangre. Corrieron los minutos; el procedimiento acabó por fin. Y cuando volvieron a sacar a la niñita del laboratorio, con labios temblorosos y ojos rebosantes de lágrimas, alzó la mirada hacia el rostro de su padre y le preguntó en voz baja: «Papa, ¿moriré ahora?». Durante un instante, el padre quedó perplejo. E inmediatamente comprendió, como si hubiera sido alcanzado por un rayo, ¡que su nena había atravesado toda la dura experiencia de donar su sangre pensando que, cuando acabara, moriría!

¿Murió por su hermano? La resplandeciente verdad es que, en su mente, sí dio su vida, verdaderamente, por alguien a quien amaba entrañablemente. Igual que Jesús, que, en su mente, dio su vida para siempre aquella tarde de viernes para que tú y yo pudiéramos vivir por los siglos de los siglos.

¡No es de extrañar que nunca nada pueda separarnos del amor de Dios en Jesucristo!


A LA DECISIÓN TRISTE DE ABRAHAM

Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará. Salmo 37:5.

Casi todos en el campamento de Abraham se regocijaron con el nacimiento de Isaac. La celebración por el bendecido evento era emocionante y poca atención se le prestaba a cualquier otra cosa, excepto al nuevo bebé. Pero, había dos que no reían ni sonreían: Agar y su hijo, Ismael, tenían el ceño fruncido. Estaban celosos.

¡Eh!, pensó Agar. Yo era lo esposa más importante hasta ahora,
Ismael escupió su propio odio también: Ahora no tendré ninguna atención, con este Isaac dando vueltas.

Los años pasaron, y continuaron preocupándose por pequeñeces y enfureciéndose. Cuando los niños crecieron hasta convertirse en adolescentes, Ismael se atrevió a burlarse de Isaac abiertamente.

Eso fue demasiado para Sara. Vio, en este adolescente, una permanente fuente de problemas, Así que fue hasta su marido con un pedido que sacudió el corazón de Abraham.
“Despídelos a ambos”, lo urgió Sara. “Ahora, ¡antes de que destrocen este hogar!” Abraham estaba terriblemente perplejo.

¿Qué debía hacer? ¿Cómo podía despedir a su querido hijo Ismael? Aunque estaba triste por el pedido de Sara, sabía que Dios escucharía su llanto. Le suplicaría ayuda a su mejor Amigo.

“Mediante un santo ángel, el Señor le ordenó que accediera a la petición de Sara: que su amor por Ismael o por Agar no debía interponerse, pues solo así podría restablecer la armonía y la felicidad en su familia” [Patriarca y profetas p. 142].

El ángel prometió a Abraham que, aunque Ismael sería separado de él, Dios cuidaría al joven y que, finalmente, este hijo de Agar se convertiría en padre de una gran nación.

“Abraham obedeció la palabra del ángel, aunque no sin sufrir gran pena. Su corazón de padre se llenó de indecible pesar al separar de su casa a Agar y a su hijo” (ibíd.)

Si Abraham y Sara hubieran confiado en Dios completamente cuando este les dijo que tendrían un hijo y no hubieran tomado el asunto en sus propias manos, todo este triste asunto nunca habría ocurrido. Dejar a Dios cumplir su promesa en su propio tiempo y forma habría traído mucha más felicidad y gozo a sus vidas.

CAMBIOS DIVINOS

Por: Virginia Vazquez (Argentina)

"Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio". Genesis 39:2

Dios tiene un plan perfecto para cada uno de sus hijos. Generalmente los cambios en la vida de cada cristiano son graduales, dado que la mayoría de las personas necesitan ir asimilando estos cambios de a poco, paso a paso, para internalizarlos (metiéndolos dentro) y hacerlos parte de su vida diaria. Así como una semilla que se planta, crece y luego de un cierto tiempo llega a dar fruto.

Pero, como dijimos antes, Dios no obra con todos igual, sino que tiene un plan especial para cada persona. Un plan perfectamente planeado, sin cabos sueltos o detalles por terminar. Esta en cada uno de nosotros aceptar ese plan. Demás esta decir que si ese plan viene de Dios, y nosotros aceptamos cumplirlo, sin lugar a dudas será de bendición para nuestras vidas.
¿Se acuerdan de la historia de José? ¿Qué le pasó a José en su vida? (mejor dicho que no le paso…)-Su familia lo quiso matar (¿por sus sueños? ¿Reinaría él sobre sus hermanos?)-Fue vendido como esclavo, también por su familia.-Fue preso por un crimen que no cometió (por la esposa de Potifar, capitán de la guardia del Faraón).

José, gobernador de Egipto“Era José de edad de treinta años cuando fue presentado delante de Faraón rey de Egipto” (Génesis 41:46)

José pasó por muchas situaciones que lo fueron formando y haciéndolo crecer cada día más en Dios. A los 30 años Dios lo colocó como gobernador de Egipto. Los cambios en su vida fueron, de alguna forma graduales, y de otra, repentinos.En cada lugar que estuvo, Dios lo hizo prosperar en gran manera hasta llegar a ocupar los cargos máximos.

-Cuando fue siervo de Potifar, este deposito en manos de José todo lo que tenía, y la casa de Potifar fue bendecida a causa de José (Éxodo 39:2)

-Cuando estuvo preso, la misericordia de Dios estuvo con él, y el jefe de la cárcel lo dejó a cargo de todos los presos de esa prisión (Éxodo 39:21)-Luego de dos años preso, interpretó el sueño del Faraón y fue puesto por gobernador de todo Egipto (Éxodo 41:1) (a los 30 años de edad).

Entonces si analizamos la vida de José vemos que algunos de los cambios en su vida fueron graduales y otros fueron repentinos.

A veces, en la vida de las personas, se producen ciertos eventos que cambian de forma rápida la vida de las personas. Por ejemplo, el nacimiento de un niño, un cambio de ocupación o de lugar, un accidente, un adulterio, etc.

Luego de estos “eventos” las cosas, difícilmente vuelvan a ser como antes.¿Que cosas te han pasado que han cambiado tu vida repentinamente?

Inmediatamente tendemos a juzgar esos cambios repentinos, y si no se ven bien o éstos son dolorosos, tenemos varios caminos de respuestas:-Algunos tienden a la resignación. “Y si Dios lo quiso así, así debe ser…”-Otros a la negación y el rechazo hacia Dios por haberlo permitido. “¡Porque Dios me hizo esto!”¿Que les pasa a ustedes cuando tienen que enfrentar un cambio repentino?

Todos los seres humanos tenemos una resistencia natural a los cambios (se acuerdan del dicho “mejor malo conocido, que bueno por conocer”). Bueno todos estamos de alguna forma acostumbrados a nuestra forma de vida y, si estamos bien con Dios, y nuestras cosas van bien, generalmente resistimos los cambios.

Pero Dios nos desafía a cambiar continuamente, a ser mejores cada día, a crecer, a aprender, a conocer más de su palabra, a honrarlo cada días más y de mejor manera, a lograr cada día que pasa una mejor comunión con nuestro padre.

La Biblia no dice como tomó José los cambios repentinos que acontecieron en su vida, y si tuvo quejas o demandas hacia Dios por estos, pero si dice algo muy claro: “Jehová estaba con José”. José sabía esto y era temeroso de Dios, ya que guardaba sus mandamientos y era un hombre de bien.

Ahora ¿Qué hubieran hecho ustedes en el lugar de José?-Imagina que tus propios hermanos te aborrezcan y no puedan hablarte pacíficamente…-Imagina estar en un pozo muy profundo y sin ayuda…-Imagina que tu propia familia se deshaga de ti…Nuevamente, ¿Qué hubieran hecho ustedes en el lugar de José?

Sin embargo, el corazón de José, siempre agradó a Dios. Y si miramos todo lo que pasó en su vida, estos cambios repentinos, algunos poco deseables, constituyeron el plan perfecto de Dios. Porque si bien sufrió con algunos cambios repentinos, Dios estaba con José, y fue Dios que lo libró de todas sus tribulaciones.

A veces, en nuestra vida, ocurren eventos que no los deseamos, y muchas veces pedimos explicación a Dios por ellos. Necesitamos saber porque pasan. Muchas veces, estamos en el fondo de esa cisterna donde estuvo José. Hoy no estamos acá para explicarlos, sino para comprender que nunca debemos olvidar que somos parte del plan perfecto de Dios para nuestra vida y siempre debemos lograr que nuestro corazón agrade a Dios.

El plan de Dios para José tuvo su broche de oro cuando, siendo gobernador de todo Egipto designado por el Faraón, pudo darse a conocer a su familia; traerlos a su lado y salvarlos del hambre que asediaba la tierra en ese entonces. Dios cumplió aquel sueño que José contó a sus hermanos cuando tenía diecisiete años de edad.Un largo camino recorrió José para cumplir con el plan de Dios… toda su vida…

Naturalmente, este plan, no solo era el plan de Dios para José, sino que iba más allá, era el plan de Dios para su pueblo. José tuvo en este plan una gran y difícil tarea.Pero, ¿como llego José a cumplir con el plan de Dios?José fue obediente y respetuoso de los mandamientos de Dios, pero por sobre todas las cosas, siempre enfrento lo que le sobrevino, descansando en Dios.

Si Dios le hubiera dicho a José cuando tenía diecisiete años que tenía que ser gobernador de Egipto, probablemente esto hubiera preocupado en gran manera a José.

Dios, no siempre nos revela los detalles de sus planes y nosotros no siempre estamos preparados para escucharlos. Pero lo que aquí es importante, es que debemos enfrentar lo que nos sobrevenga con la ayuda de Dios, descansando en Dios, confinando en Dios…
Las cosas pueden verse muy negras en la vida, pero nosotros sabemos que Dios esta con nosotros y con eso podemos enfrentarnos a todo.

Jesucristo enfrentó la peor de las muertes de la historia de la humanidad. Pero, ¿Cómo hizo para enfrentar tamaño desafío?Solo pude haber sido hecho con la ayuda de nuestro padre celestial. Dios siempre esta con sus hijos.

Pero, si hoy, vos sentís que estas en el fondo de esa cisterna donde estuvo José, si te parece que no hay nadie para ayudarte, nadie en quien confiar, ni siquiera tu propia familia.O si, necesitas entender el porque de los cambios repentinos en tu vida, el porqué de “ciertas cosas” que te cambiaron la vida para siempre y nunca volverá a ser igual.

Todo lo que paso en la vida de José no fue casualidad, no fue azar, ni las cosas de la vida, ni el destino: fue el plan perfecto de Dios para José.Ahora si vos estas en este lugar, tampoco es casualidad.

Hoy Jesús se quiere acercar a ti, quiere estar contigo, en las buenas y en las malas. Jesús quiere sacarte de ese pozo, quiere que seas salvo y que nunca, vuelvas a estar solo.Esta en tu corazón recibirlo, esta en vos abrirle la puerta y esta también solamente en vos, en cumplir su plan perfecto para tu vida.

Así que querido hermano, Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. (Números 6:24)

Dios los bendiga

"No eres un accidnte, fuiste creado por Diospara un proposito divino".

El Camino del bien y del mal

¿Alguna vez escuchaste la frase “Dios tiene un propósito para tu vida”? 

Quizás en más de una ocasión y en diferentes circunstancias, lo importante es que se trata de una gran verdad ya que de otra manera nuestra vida sería, parafraseando una parte de la película Forrest Gump, como una pluma llevada por el viento sin dirección aparente.


La biblia nos muestra en muchas partes que la vida de toda persona ha sido pensada previamente por Dios. Así lo manifiesta Jeremías 1:5 y también lo confirma el Salmo 139:16 cuando dice: “Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro se escribieron todos los días que me fueron dados, cuando no existía ni uno solo de ellos.” Versión La Biblia de las Américas

Alguno puede preguntar al leer este último versículo: ¿Y dónde quedó el libre albedrio si todo ya está escrito?, ¿Dónde está mi propia decisión? Aunque yo podría responder a esas preguntas quizás sea mejor que la biblia continúe iluminando nuestro entendimiento.

Deuteronomio 30:15 dice: “Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal.” Versión Reina-Valera 1960

En ese versículo podemos ver cómo la palabra de Dios explica que cada uno puede tomar su propia decisión y elegir el camino que quiere recorrer; el que es de bendición o el que conlleva maldición.

No nos confundamos. Dios no nos está esperando al final de ese camino dejando que busquemos ciegamente su voluntad, más bien Él nos acompaña en cada paso del recorrido animándonos al recordarnos sus promesas, llevando nuestras cargas, dándonos fuerzas cuando parece que ya no podemos más y perdonándonos si fallamos. Su fidelidad no tiene igual.

Para encontrar ese camino es sumamente necesario ver todo bajo la perspectiva de Dios.Cuando Jehová llamó a Abraham (Génesis 12) empezó a formar al patriarca de su propio pueblo. Cuando llamó a Isaac le recordó la relación que Él tenía con su padre (Génesis 26) y cuando llamó a Jacob lo volvió a hacer identificándose como el Dios de su abuelo y su padre, Abraham e Isaac (Génesis 28).

Mucho tiempo después Dios llamaría a Moisés a quien también le dijo que Él era el Dios de Abraham, Isaac y Jacob (Éxodo 3) De esa manera le recordó lo que estaba haciendo a través del tiempo en cada generación y lo que estaba por hacer para el futuro.

Dios tiene un propósito para nuestras vidas, el cual debemos descubrir viendo todo desde Su perspectiva y para ello, necesitamos tener una RELACIÓN con Él, para que pueda ayudarnos a introducirnos en su propósito al igual que lo hizo con Abraham, Isaac, Jacob y con todos los hombres que ha llamado a lo largo de la historia bíblica. De otra manera continuaríamos perdidos y vagando en un espiral de perdición, sin un destino aparente.

No te dejes engañar si tu situación actual está llena de problemas o si en el pasado hubieron un sin número de momentos que hoy son causa de dolor para tu vida, Dios tiene, aun con todo eso, un plan de restauración.

A través del sacrificio en la Cruz del Calvario, Dios ha dispuesto todo para que seamos nosotros quienes tomemos la decisión sobre el camino que queremos tomar.

“El Señor dice: Mis ojos están puestos en ti. Yo te daré instrucciones, te daré consejos, te enseñaré el camino que debes seguir.” Salmos 32:8 Versión Dios Habla Hoy

EL SUFRIMIENTO TRAE SU BENDICION


Despierta, viento del norte…haced que mi huerto exhale fragancia ,que se esparzan sus aromas.

Al presente ninguna disciplina parece ser causa de gozo, sino de tristeza; sin embargo, a los que han sido ejercitados por medio de ella, les da después fruto apacible de justicia.

El fruto del Espíritu.

Con su soplo violento la echó en el día del viento solano.
Como un padre se compadece de sus hijos, así se compadece el SEÑOR de los que le temen.

Aunque nuestro hombre exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día. Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación, al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Aunque era Hijo, aprendió obediencia por lo que padeció.

Ha sido tentado en todo como nosotros , pero sin pecado.

Cant. 4:16 Heb. 12:11 Gal. 5:22 Is. 27:8 Sal.103:13 II Co. 4:16-18 Heb. 5:8; 4:15

Dios y Su Palabra permanecen para siempre

17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”

2 Corintios 4:17-18
Para entender la ley de la confesión y el acuerdo, usted tiene que partir de la idea de que en este mundo nada es permanente ni ideal. Todo cambia todo el tiempo, lo temporal está sujeto a cambio. Pero hay una sola cosa que no está sujeta a cambio y es Dios y su Palabra que permanece para siempre.

Hace mil años atrás alguien aplicaba la palabra que por sus llagas hemos sido curados y se manifestaba la sanidad. La Palabra de Dios dice que el Señor es su pastor y nada le faltará, siempre será su fuente de sustento, mantenimiento y progreso para todas las áreas de su vida. En el mundo su fuente de provisión puede cambiar, usted tiene seguridad en la empresa que trabaja y un día esa empresa quiebra y todo su sustento desaparece. Pero el que confía en Dios puede cambiar todo en esta tierra porque todo es temporal, todo está sujeto a cambios nada es permanente.

A medida que va acumulando palabra de Dios en el buen tesoro, lo va enriqueciendo más, lo va fortaleciendo más y al ir poniendo en práctica esos principios va a ver fluir la unción, el favor y la gracia de Dios.

Si la palabra de Dios es permanente y todo lo que se ve es temporal y está sujeto a cambio ¿Va a permitir que todo eso aflija su vida cuando es leve y momentáneo? ¿No sería mejor que viva en la Palabra que es permanente y lo lleva a la victoria? Ese informe del médico, está sujeto a cambio. Su problema financiero, está sujeto a cambio.

Usted, como hijo de Dios que vive parado firme en su Palabra está del lado de lo que permanece, está en el reino de Dios con la Palabra de Dios, con Dios a su favor y aunque tenga que pasar por circunstancias saldrá del otro lado libre, bendecido y sin daño. Porque las circunstancias son momentáneas.

No se enfoque tanto en esa aflicción que es leve y momentánea. Las promesas permanecen, está sano, es próspero, va a cumplir con el propósito de Dios. El diablo lo quería destruir pero no lo va a lograr porque va a ir de poder en poder y de victoria en victoria.

Pablo nos enseña algo en la palabra de 2 Corintios 4, dice que debemos ver el mundo natural y las circunstancias temporales con los ojos espirituales. Las cosas pasan, las dificultades aparecen, pero hay que mirar con los ojos de la fe, con los ojos espirituales porque adentro suyo hay un buen tesoro, y de su boca salen buenas cosas. Los ojos físicos mandan un mensaje que atemoriza a veces, pero los ojos espirituales, los de la fe le dicen que hay victoria. Los ojos espirituales hacen la diferencia, cuando nos enfocamos en las promesas ellas son eternas, no son temporales.

Cuando reconocemos la supremacía de Dios sobre las cosas temporales de este mundo declaramos luz en las tinieblas. Y la luz de Dios es eterna y está en su espíritu, la luz que ilumina su ser interior. No hay nada que el diablo pueda hacer para derrotarlo. No hay nada temporal que esté ahí afuera que lo pueda sacar de este camino de Gloria. Usted tiene una voz que tiene poder creativo, usted abre puertas, edifica y construye. Su liderazgo va a un nuevo nivel. Usted es la voz de la esperanza, la voz de la bendición, él lo ha elegido y lo ha ungido para que su camino se eleve hacia la gloria de Dios.

Oración: Padre, hoy elijo permanecer del lado de tu Palabra que es eterna. Verá pasar las circunstancias y no me afectarán. Sólo tu Palabra podrá hacer cambios en mi vida porque la aplicaré cada día con fe. En el nombre de Jesús, amén.

Buenas Tardes


Dios te habla

Y que el mismo Dios de paz los santifique por completo; y que todo su ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
1 Tesalonicenses 5:23

También les di Mis días de reposo por señal entre ellos y Yo, para que supieran que Yo soy el SEÑOR, el que los santifica.
Ezequiel 20:12


Dios es tu ayudador

No tengas miedo ni te desanimes, porque Dios el Señor, mi Dios, estará contigo. No te dejará ni te abandonará.1 Crónicas 28:20

Dios es el único que nos ayuda en medio del dolor en la pérdida de un ser querido. Es el único que puede comprender ese dolor porque Él también perdió a su Hijo, Jesús.

Dios es nuestro Consolador y nos lo dejó por medio del Espíritu Santo. Por eso, cuando estamos sufriendo, nuestro Padre se interesa por nuestro dolor.
Y nos envía consuelo, paz y alivio.

¿Por qué Dios permite el dolor? Nunca entenderemos el porqué Dios lo permite. Entonces, ¿cómo consuelas a una madre que por años disfrutó de su hijo y ahora no lo ve más? ¿Cómo llenas una habitación que ha quedado repleta de recuerdos como fotos, ropa, juguetes y cosas que te recuerdan ese hijo amado? Solo Dios puede ser nuestra ayuda en medio de la pérdida. Él es el único que nos puede llenar de la paz que sobrepasa todo entendimiento.

Si estás atravesando por esta situación y has perdido un ser querido, recuerda que Dios es tu ayudador. Él te ama y te consuela en medio del dolor…

S.O.S INMEDIATO


”Sostiene Jehová a todos los que caen, Y levanta a todos los oprimidos”. Salmos 145:14

A menudo en medio de las dificultades un llega a sentir el sabor amargo de la soledad, la debilidad se hacer fuerte y llegamos a caer porque ya no tenemos el vigor suficiente para levantarnos. También el trajín del diario vivir oprime el alma dejándola sin aliento y esperanza. En todo esto, no te desesperes, mira hacia el cielo y vendrá tu socorro.


Feliz Viernes, 

Hermoso Fin de Semana. 

No te rindas


No te rindas por haber tenido

un capítulo difícil en la vida,

la historia aún continúa.

Feliz Viernes y

hermoso fin de semana.

Los valientes siguen adelante

y descubren lo mejor

que habían estado esperando,

los que se esfuerzan

y saben para donde van

alcanzan la meta.

Mi deseo es que sigas sin mirar atrás,

que la tormenta pasará

y saldrá el arco iris de bendición.

Pasa un buen fin de semana

pensando que todo es posible

cuando lo crees de corazón

y cuando pones en Dios esa confianza.


Que hoy sea un excelente Viernes

de trabajo y fiel esfuerzo,

de alegría, de buen humor.

Salmo 147: 16-18

Da la nieve como lana

y derrama la escarcha como ceniza.

17 Echa su hielo como pedazos;

ante su frío, ¿quién resistirá?

18 Enviará su palabra y los derretirá;

soplará su viento y fluirán las aguas.

Buenos Dias


jueves, 28 de enero de 2016

Buenas Noches


RUT

La historia de Rut no habla de vastos ejércitos enemigos que amenazaban al pueblo de Dios, sino de una familia moribunda que revive. Aunque incluye dos temas mayores –la destrucción de la creación de Dios y su pueblo amenazado– Rut también habla de la gran controversia a nivel personal, donde siempre se da la batalla.

No sorprende que la tierra de Judá haya sufrido hambrunas durante el tiempo de los jueces (Rut 1:1; Deut. 28:48; 32:24; ver también Juec. 17:6; 21:25). Esta era una señal de que el pueblo del pacto había abandonado a Dios. El pecado y la rebelión habían reducido la tierra a un campo polvoriento y desierto, pero Dios “visitó” su tierra, y puso vida en ella “para darles pan” (Rut 1:6).

Cuando Elimelec, su esposa, Noemí, y sus dos hijos jóvenes fueron a Moab, lo hicieron porque querían un futuro. La tierra del enemigo dio un alivio temporario pero, con la muerte de su esposo y sus dos hijos, Noemí decidió volver a casa.

Lee Rut 1:8, 16 y 17. ¿Cuál es la importancia de que Rut quisiera ir con Noemí?
Rut era de una nación enemiga que varias veces había tratado de destruir a Israel; pero ella eligió identificarse con el pueblo de Noemí y adorar a su Dios. Además, ella halló favor a los ojos de su pueblo adoptivo, no solo en Booz (Rut 2:10) sino también en quienes que la conocieron (vers. 11). Booz tenía la confianza de que ella había encontrado favor a los ojos de Dios (vers. 12) y, llevando su admiración más adelante, estuvo de acuerdo en casarse con ella (Rut. 3:10, 11).

Había un pariente más cercano que Booz, el cual tenía derecho a ser el primer en las tierras del muerto si se casaba con Rut. Sin embargo, a este pariente no le interesaba tener otra esposa porque le complicaba sus planes financieros (Rut 4:6). En este momento, la asamblea de testigos bendijo a Rut, asemejándola a las grandes mujeres de la historia de Israel (vers. 11, 12), lo que se cumplió cuando llegó a ser una antepasada del Mesías (vers. 13, 17; Mat. 1:5, 6).

Es una historia del tipo “vivieron siempre felices”. En la Biblia no hay muchas de esas; tampoco hay muchas en la vida real. Sin embargo, aquí podemos ver cómo, a pesar del ir y venir de la vida, al final la voluntad de Dios prevalecerá; y esas son las buenas nuevas para todos los que lo aman y confían en él.

LA BIBLIA INFUNDE NUEVA VIDA

Siendo renacidos por la palabra de Dios, que vive y permanece para siempre. (1 Pedro 1:23)

En la Biblia se revela la voluntad de Dios. Las verdades de la Palabra de Dios son la expresión del Altísimo. El que convierte esas verdades en parte de su vida llega a ser en todo sentido una nueva criatura. No recibe nuevas facultades mentales; en cambio, desaparecen las tinieblas que debido a la ignorancia y el pecado entenebrecían su entendimiento. “Te daré un corazón nuevo” quiere decir: “Te daré una mente nueva.” Al cambio de corazón acompaña siempre una clara convicción del deber cristiano, y la comprensión de la verdad. El que con oración da atención estricta a las Escrituras tendrá conceptos claros y juicios sanos, como si al volverse hacia Dios hubiera alcanzado un plano superior de inteligencia.

La Biblia contiene los principios que cimentara la verdadera grandeza, la verdadera prosperidad, se trate de la persona aislada o del país. La nación que permite la libre circulación de las Escrituras brinda oportunidades para que la mente de la gente se desarrolle y amplíe. La lectura de las Escrituras hace brillar la luz en medio de las tinieblas. Cuando se escudriña la Palabra de Dios, se encuentran verdades vivificadoras. En la vida de aquellos que siguen sus enseñanzas habrá una corriente invisible de felicidad que beneficiará a todos aquellos con quienes lleguen a relacionarse. (RH, 18-12-1913)

Millares de personas sacaron agua de esas cisternas de vida, sin embargo el caudal no ha disminuido. Millares han tomado al Señor como ejemplo, y al contemplarlo se transformaron a su imagen. Su espíritu arde en su interior cuando hablan de su carácter y revelan lo que Cristo hizo por ellos y cuánto significan para él… Miles más pueden entregarse a la tarea de escudriñar los misterios de la salvación… Cada nueva búsqueda revelará algo de más profundo interés que lo que hasta entonces se había descubierto.



«Amor que no me dejarás»

«Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni principados ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro». Romanos 8: 38, 39

ENTONCES, ¿QUÉ RESPUESTA daremos a la pregunta que formulábamos hace una semana de qué mató a Jesús? Situados entre el Getsemaní y el Gólgota, nuestro corazón se enfrenta a dos realidades innegables y supremas: Cuán sumamente terrible es nuestro pecado; ¡y cuán sumamente maravilloso es su amor! Estuvo dispuesto a verse separado de Dios para siempre para que pudiéramos ser salvados para siempre. Abandonado para que nosotros pudiéramos ser hallados, rechazado para que nosotros pudiéramos ser redimidos, experimentó la muerte segunda para que pudiéramos tener una segunda oportunidad. En todo nuestro débil lenguaje humano, no hay más palabra para tal sacrificio que la palabra «amor».

George Matheson estaba enamorado. Él y la joven de sus sueños iban acasarse en poco tiempo. De repente, sobrevino la tragedia. George se quedó misteriosamente ciego. Pero, aunque sus ojos ya no podían ver, su corazón podía seguir amando a la mujer que iba a convertirse en su esposa.

Hasta que sobrevino una segunda tragedia. Una mañana Matheson oyó sus pasos acercándose. Pero cuando su prometida habló, anunció que no era capaz de casarse con un ciego. Y cuando el eco de sus pasos salió de su vida para siempre, unos ojos que no podían ver derramaron lágrimas que solo podían ser sentidas. Ella lo había amado, pero eligió no quedarse con él.

En su propia agonía personal, un día Matheson buscó a tientas una pluma y escribió sobre otro amor. En la magnífica traducción española de Vicente Mendoza, su primera estrofa dice así:

Amor que no me dejarás,descansa mi alma siempre en ti;es tuya y tú la guardarás,y en tu regazo acogedorla paz encontrará.

¿Que mató a Jesús? Un huerto y una cruz declaran que mayor que nuestro pecado contra Él fue su amor hacia nosotros. Y eso le arrebató lo vida en el Calvario: el abrazo clavado, abierto de par a par, de un amor que nunca te dejará.

Por los siglos de los siglos.

Amen.

LA PRUEBA FINAL DE ABRAHAM

Así también la fe, sino tiene obras, es muerta en sí misma. Santiago 2: 17.

Cuando Isaac tenía veinte años, Abraham oyó la voz de Dios otra vez. Esta era la octava vez en su vida que había recibido un mensaje directo del Cielo, pero esta era la orden más alarmante y espantosa que había oído alguna vez.

“Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré” (Génesis 22:2).

¿Había oído correctamente? ¿De verdad quería Dios que tomara a su hijo de la promesa y lo matara en sacrificio? Parecía imposible. “Satanás estaba listo para sugerirle que se engañaba, pues la Ley divina mandaba: ‘No matarás’, y Dios no habría de exigir lo que una vez había prohibido. Abraham salió de su tienda y miró hacia el sereno resplandor del firmamento despejado, y recordó la promesa que se le había hecho casi cincuenta años antes, a saber, que su simiente sería innumerable como las estrellas. Si se había de cumplir esta promesa por medio de Isaac, ¿cómo podía ser muerto?”

Abraham se puso de rodillas y oró como nunca había orado. La noche parecía más oscura que de costumbre. No había otra palabra de parte de Dios. Pero, continuaba sonando en sus oídos la orden: “Toma ahora a tu hijo, tu único hijo, Isaac…”

Dios le había dado a Abraham una serie de pruebas de fe durante su vida. Obedeciendo por fe, Abraham había dejado Ur y había confiado todo a Dios durante los largos años de deambular por una tierra extranjera. Por fe había esperado un largo, largo tiempo por el hijo prometido y por orden de Dios había, incluso, despedido a Ismael.

Pero, durante esos años, también había fallado varias veces. Una vez había mentido al Faraón egipcio, y también al rey de Gerar, acerca de su relación con Sara, declarando que era su hermana más que su esposa. Había mostrado desconfianza en Dios al casarse con Agar. Ahora, Dios le estaba presentando su prueba final, para ver si realmente podía ser considerado el “padre de la fe”. Pasarla sería un testimonio positivo de que Abraham realmente confiaba en su mejor Amigo.

El sol estaba casi arriba y debía comenzar el viaje. Sabía que Dios le explicaría todo en su debido momento.

Dios te habla

La esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado.
Romanos 5:5

Guarda mi alma y líbrame; No sea yo avergonzado, porque en Ti me refugio.
Salmos 25:20

¿QUIERES SANIDAD?


Quizás el dolor y el malestar que te causan las heridas físicas y emocionales que tienes son insoportables y piensas rendirte y dejar de pelear contra la enfermedad, hoy quiero recordarte esta promesa 

“Oh Señor, mi Dios, clamé a ti por ayuda, y me devolviste la salud” Salmos 30:2 (NTV). 

Solo necesitas clamar y verás la mano de Dios moverse sobre tu enfermedad.

Oración por perdón y firmeza

Orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado [...] Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; con cánticos de liberación me rodearás.Salmo 32:6-7, RV-60

Señor Jesús, en esta hora busco tu presencia porque deseo limpiar mi corazón de toda maldad. Quiero que me des firmeza, Señor, en este día, a fin de seguir adelante y poder perdonar a quien me ha hecho daño.

También te pido, Dios mío, que me perdones por el daño que les he causado a los demás. Dame sabiduría para entender que cuando perdono, estoy siendo libre en ti.

Dios mío, quita de mí todo orgullo, todo pensamiento que no venga de ti y hazme humilde.

Señor, sé que la venganza es tuya y que tú eres mi Defensor. Así que estoy seguro en tus manos.

Quiero honrarte y adorarte. Por lo tanto, reafirma mi espíritu y no me dejes caer en tentación.

Te amo con todo mi corazón. Y sé que tienes grandes y maravillosas cosas para mí. Amén y amén.

Buenas Tardes