Evangelismo

Ultimas fotos

lunes, 30 de noviembre de 2015

Buenas Noches


Correcaminos

El correcaminos corre para huir o atrapar a sus presas


Hay varias aves que no vuelan, como las gallinas. Pero un pájaro le gusta más correr que volar: el correcaminos. Vuela únicamente en ciertas circunstancias. Si tiene que bajar de un árbol, o cuando está encerrado y desesperado por salir, hará intentos de volar; pero en cuanto abran la puerta, saldrá para correr a la velocidad que permitan sus patas y gran cola. El correcaminos puede correr a más de 30 kilómetros por hora.


Su dieta consiste en serpientes, escorpiones, lagartos, ratones, caracoles y algunos gusanos e insectos. Para ver alguno en plena acción, puedes viajar al sur de los Estados Unidos o el norte de México, porque vive en zonas más bien desérticas.


Proverbios 6:16-19 dice que hay seis cosas, aun siete, que Dios aborrece. La quinta es: «Los pies que corren ansiosos al mal». El Señor detesta a la persona que se apresura para hacer mal a alguien; hacer una travesura que perjudicará a alguien o una borma pesada de mal gusto. No seas de los que se portan bien solamente cuando los vigilan. De los que esperan a que sus papás se distraigan o les den un poco de permiso, para salir corriendo a portarse mal. Dios los aborrece.


Corre para ayudar a quien lo necesite. Corre para huir de una situación en la que te vayas a meter en problemas. Corre a levantar al que se caiga, Corre cada vez que tengas oportunidad de hacer el bien a alguien. Corre a los brazos de Jesús cada día. Él te espera: ve tan rápido como puedas.

«La mente que elabora planes perversos, los pies que corren ansiosos al mal» (Proverbios 6:18)

Discípulos en secreto

“Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiera llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces fue y se llevó el cuerpo de Jesús” (Juan 19:38).


Concepción tenía 18 años cuando comencé mi ministerio en la pequeña ciudad de Liria (Valencia, España). Alicia, una joven de la iglesia, me la presentó y me dijo que quería recibir estudios bíblicos, a pesar de la oposición de sus padres. Era hija única. Además, sus padres tenían una buena posición económica y eran muy conocidos en la ciudad y, bajo ningún concepto, iban a permitir que su hija se relacionara con “los protestantes de la granja”, como llamaban en el pueblo a los adventistas. En aquel tiempo, los prejuicios religiosos eran enormes, propiciados por las autoridades y por los dos arciprestes de las dos iglesias parroquiales más importantes de la ciudad.


A pesar de todo, Concepción era una joven valiente, dispuesta a seguir adelante con su propósito de conocer la Palabra de Dios. La cuestión era cuándo y dónde. Para evitar que sus padres se enteraran y se lo impidieran, decidimos que los estudios bíblicos los recibiría en las ruinas de una vieja ermita no muy lejos de su casa, a la hora de la siesta, mientras sus padres dormían. Y así lo hicimos durante casi un año. La joven, acompañada de Alicia, venía por un camino al lugar escogido, y yo iba por otro. Concepción se bautizó en secreto y, hasta hoy, es una fiel miembro de la iglesia de Liria. Cuando sus padres murieron, ya se había casado, pero ella, de acuerdo con su esposo, testificó abiertamente en el pueblo de su fe adventista y, llegado el momento de construir un nuevo templo, ayudó con generosidad a este y a otros proyectos de la iglesia.


Durante un tiempo, José de Arimatea y Nicodemo fueron discípulos de Jesús en secreto, defendiendo la causa de Cristo e impidiendo que el sanedrín la hiciera abortar. Pero cuando fue necesario romper aquel anonimato y evitar que el cuerpo muerto de Jesús fuese sepultado en una tumba deshonrosa, ellos, hombres ricos e influyentes, consiguieron que Pilato les entregara el cuerpo para embalsamarlo y darle digna sepultura.


Si Dios te ha llamado a servirle en medio de circunstancias complicadas, es posible que, por tu propia seguridad, tengas que ser de los discípulos secretos del Señor. Pero se dará el momento para que, abiertamente, puedas proclamar la verdad que está hoy en tu corazón. ¡Confía en él!


Confiar en mentiras

“Ahora oye, Hananías: Jehová no te envió, y tú has hecho confiar en mentira a este pueblo” (Jer. 28:15).


La respuesta acerca de quién estaba en lo correcto, si Jeremías o Hananías, vino muy pronto. Jeremías 28:16 y 17 cuenta la suerte del falso profeta, que fue exactamente la que el verdadero profeta había dicho que sería.


Aunque Hananías murió, había hecho un gran daño a la nación. Sus obras, en un sentido, lo siguieron. Hizo que el pueblo confiara en mentiras. El hebreo es hifil, una forma causativa del verbo “confiar”. Él hizo que ellos confiaran en una mentira, no en el sentido de forzarlos físicamente, sino por medio de engaño. Aun cuando Dios no lo había enviado, él aseguró que hablaba en nombre de Dios, y eso en Judá tenía gran peso. Además, el mensaje de Hananías de “gracia”, “liberación” y “redención” ciertamente era algo que la gente quería escuchar, considerando la gran amenaza planteada por Babilonia para la nación. Sin embargo, era un falso “evangelio”, un falso mensaje de salvación que Dios no había dado. Así que, en un momento cuando el pueblo necesitaba oír las palabras de Jeremías y el mensaje de redención que él traía, ellos escucharon en cambio las palabras de Hananías, y esto hizo que sus males solo fueran mayores.

¿Qué tienen en común Jeremías 28:15 y los siguientes textos?

2 Tim. 4:3, 42 Tes. 2:10-12

Las cosas hoy no son diferentes: estamos en medio de una gran controversia, una batalla por los corazones y las mentes de los miles de millones de habitantes del mundo. Satanás está trabajando con diligencia para que, tantos como sea posible, “confíen en una mentira”; y esa mentira puede venir en muchas formas y de diferentes maneras, pero siempre será una mentira. 

Después de todo, por cuanto Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Juan 14:6), las mentiras de Satanás pueden ser acerca de cualquier cosa (y todas las cosas), mientras no contengan la verdad como es en Jesús

Yo no me muestro débil

Hijo, Yo no Soy débil contigo, actúo con poder – si bien en debilidad me entregué a la cruz por amor – ahora vivo por la fuerza de Dios Padre. Así también en este sentido tu compartes Mi debilidad, pero vives conmigo por el poder del Padre que actúa en ti. Se perfeccionado en él. Mi propósito es que estés alegre, que sigas progresando – anímate, ten un mismo sentir con tus hermanos y vive en paz. Y Yo, el Dios de amor y de paz estaré contigo, Jesús.

Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que seré perfeccionado y seguiré progresando en el amor de Dios a través de Su poder aun en debilidad humana ante el sufrimiento, me alegraré en Dios, Amén.

Referencia Bíblica: 2 Corintios Capítulo 13

Toda obra será traída a juicio

Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala. Eclesiastés 12:14.


En el caso de cada individuo hay un proceso en marcha mucho más maravilloso que aquel por el cual el artista transfiere los rasgos de una persona a la placa bruñida.


El arte del fotógrafo consiste meramente en obtener fotografías de algo que es perecedero; pero en el registro de la vida, el carácter se graba con exactitud, y si ese registro es oscuro, jamás podrá ser borrado, excepto por la sangre del sacrificio expiatorio.


Los ángeles de Dios están ocupados en obtener un daguerrotipo del carácter con la misma fidelidad con que el artista reproduce las facciones del rostro humano; ¡y seremos juzgados por lo que revele ese daguerrotipo!


Cuando se inicie el juicio y los libros se abran, habrá muchas revelaciones asombrosas. Los hombres no aparecerán entonces como se exponen ante los ojos humanos y los juicios falibles. Los pecados secretos quedarán a la vista de todos. Se revelarán motivos e intenciones que se ocultaron en la cámara secreta del corazón.

Todo aparecerá como un retrato de tamaño natural.


En esa hora solemne y tremenda la infidelidad del esposo quedará expuesta ante la esposa, y la deslealtad de la esposa ante el esposo. Por primera vez los padres sabrán cuál fue el carácter verdadero de sus hijos, y los hijos verán los errores y desaciertos de sus padres. El que robó a su vecino recurriendo a falsedades, no escapará con sus ganancias mal habidas. Dios lleva en sus libros un registro exacto de todo acto injusto y de cada negocio deshonesto.

La memoria será fiel y vívida cuando condene al culpable que en ese día haya sido hallado falto. La mente recordará todos los pensamientos y acciones del pasado; la vida entera pasará en revista como las escenas de un panorama.

La confesión de los pecados

“Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho” (Santiago 5:16).


Mientras estaba realizando mi tesis doctoral en la Universidad Autónoma de Madrid, visitaba regularmente a mi asesor para pedirle orientación. Él sabía que yo era pastor adventista, pero eso no impidió que llegásemos a simpatizar tanto que, en algún momento, me consideró como una ayuda en asuntos espirituales. Un día, en su casa, se sinceró conmigo y me hizo la siguiente pregunta: “Dígame, Puyol, ¿realmente es necesario confesarse con un hombre y abrirle las intimidades de la conciencia para poder comulgar? Mi esposa es católica practicante. A mí me gusta acompañarla los domingos a la misa y tomar la comunión con ella, pero no me gusta confesarme antes de participar en la eucaristía”. Me contó que quien había sido su confesor durante muchos años se había secularizado y había dejado el sacerdocio, además, se había casado y ahora guardaba en su memoria los secretos de las vidas de sus hijos e hijas de confesión. El profesor se sentía traicionado. ¿Qué podía hacer?


La confesión auricular no se generalizó en la iglesia cristiana primitiva hasta el año 600 de nuestra era. Antes de esa fecha, se realizaban confesiones públicas de algunos pecados y se recibía la absolución una vez al año, el Jueves Santo. Los pecados personales se dirimían mediante la confesión directa con Dios. Los católicos reconocen que el ego te absolvo (yo te perdono), que pronuncia el sacerdote es por delegación divina, porque solo Dios tiene per se potestad de perdonar los pecados (Mar. 2:7). La iglesia apostólica nunca entendió que Jesús estaba instituyendo la confesión auricular y la absolución consecuente por parte de los apóstoles. No existe ningún precedente de esta práctica religiosa en el Nuevo Testamento. Santiago habla de “confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros” (5:16) evidenciando, de este modo, la necesidad de perdonarnos unos a otros las ofensas que nos hacemos, sabiendo que ese perdón obra también en el cielo. Tampoco hemos de confundir la confesión auricular y la absolución de los pecados con el ejercicio de la disciplina eclesiástica que Dios delegó en la iglesia (Mat. 18:15-18) y de la que tenemos referentes en el Nuevo Testamento (1 Cor. 5:5; 1 Tim. 1:20).


Recomendé al profesor que se confesase directamente con Dios y diese, de este modo, paz a su conciencia. Después supe que un sacerdote, amigo suyo, le había recomendado lo mismo.


Este día, confiesa al Señor tus pecados. Él te dará el perdón.

Ayuda de afuera

… mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas. (1 Juan 3:20).
Lectura: Jeremías 17:7-13

Durante un viaje de negocios, mi esposo acababa de instalarse en la habitación del hotel, cuando oyó un ruido extraño. Salió al pasillo para averiguar qué pasaba y escuchó que alguien gritaba desde otro cuarto cercano. Le pidió ayuda a un empleado, y descubrieron que un hombre había quedado encerrado en el baño. La puerta se había trabado, y el hombre entró en pánico. Como sentía que no podía respirar, empezó a gritar para que lo ayudaran.


En la vida, a veces nos sentimos atrapados. Empezamos a golpear la puerta, tiramos del picaporte, pero no podemos salir. Necesitamos que alguien nos ayude desde afuera, tal como aquel hombre en el hotel.


No obstante, para recibir ese tipo de ayuda, debemos admitir que no podemos hacer las cosas solos. En ciertas ocasiones, nos miramos interiormente para resolver los problemas, pero la Biblia afirma que el corazón es engañoso (Jeremías 17:9). En realidad, a menudo somos nosotros mismos los que generamos esos problemas.


Lo bueno es que «mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas» (1 Juan 3:20); incluso, cuál es la mejor manera de ayudarnos. Si confiamos en Él y vivimos para agradarlo, progresaremos y seremos verdaderamente libres.


Padre, me humillo ante ti. No puedo solucionar mis problemas solo. Te ruego que me ayudes.

Buenas Tardes



Está alerta



Hijo, está alerta, porque vienen algunos a predicar a otro Jesús y proponen un espíritu diferente del que tú recibiste. ¡No lo aceptes! Cuídate de los súper-apóstoles- porque no es la elocuencia de la oratoria que debes prestar atención, antes fíjate en los que se humillan a sí mismos para que tú y tus hermanos crezcan. Pon atención en los que por verdadera vocación y llamado proclaman Mi Evangelio sin cobrar nada. Persevera en lo justo y verdadero… no te dejes deslumbrar, Jesús.


Confesión: Hoy confieso en nombre de Jesús que no me dejaré llevar por los que hablan bonito sino prestaré atención a la actitud sincera y desinteresada de los que hablan, Amén.


Referencia Bíblica: 2 corintios 11


Dios te habla

Nosotros amamos porque El nos amó primero.
1 Juan 4:19

Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza.
Deuteronomio 6:5

Es cuestión de actitud

«Pelearán contra ti, pero no te podrán vencer, porque yo estoy contigo para librarte», afirma el Señor.Jeremías 1:19


Cada día que Dios nos regala es un desafío. Nadie que salga de casa hoy tiene la seguridad ni el convencimiento de que regresará de nuevo.


Por eso, mis amigos, es muy importante la actitud que tomamos ante la vida, los problemas y las situaciones que nunca faltan. Así que, mas allá de los problemas que enfrentamos, nuestra actitud será el termómetro de cómo asumiremos cada reto. ¿Te echarás a morir porque una enfermedad llegó a tu vida o porque te despidieron de un trabajo?


Cuando no conocemos del amor infinito de Dios, es normal que el temor nos invada y nos lleve a tener actitudes preocupantes ante la vida. Pero cuando ese Dios nos ha demostrado muchas veces que nos ama y que somos de su rebaño, no hay problema tan grande que Él no pueda resolver.


La actitud positiva ante las cosas negativas nos hace más valientes y confiados en el Señor Jesucristo. Entonces, sin que nos demos cuenta, la mirada de muchos se desviará hacia nosotros cuando atravesemos un desierto, sobre todo porque nos identifican como cristianos. Es extraño, pero aun en esos momentos podemos testificar con nuestra actitud.


Piensa por un momento en cuántas veces te han dicho que tu problema es de actitud y cuántos dolores de cabeza te ha causado.


Solo Dios, que te ama, puede ayudarte a cambiar y a ser noble y humilde, aun cuando el agua te llegue al cuello.

ESPERA CON PACIENCIA


“Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa”. Hebreos 16:5Una de las características que Dios desea que tengamos es la paciencia, la cual nos ayuda a mantener nuestra fe puesta en Dios. ¿Cuántas veces te has precipitado al no recibir su respuesta? Debemos entender que Dios no obra en nuestro tiempo sino en el suyo, el cual es perfecto. Quizá hoy te encuentres en un momento donde te preguntes del por qué no responde a tu petición. Dios es bueno y lo menos que desea es que tomes decisiones basadas en tus emociones porque podrían llevarte a sufrir dolorosas consecuencias. Hoy te invito a esperar pacientemente en el Señor, aún en medio de la desesperación.


Buenos Deseos para este día. 

Que te vaya bien


Buenos Deseos para este día. 

Que te vaya bien hoy,

que hagas todo lo que has planeado,

que tengas un día bendecido

y puedas decir al final,

"Dios me ha ayudado".

Dios te ayuda porque te ama,

es quien te acompaña a lo largo del camino,

te sostiene cuando es difícil seguir,

puedes estar seguro que no te dejará

sino que será tu apoyo y tu fuerza.

Que tengas un feliz día

caminando con esfuerzo y valentía,

hoy tienes un buen día de bendición,

positivo y de buena disposición

para hacer todo lo que te venga a la mano.



Bendecido Inicio de Semana

Salmo 137: 8-9

Hija de Babilonia, la desolada,

bienaventurado el que te dé el pago

de lo que tú nos hiciste.

9 ¡Dichoso el que tome tus niños

y los estrelle contra la peña!

Buenos Dias


domingo, 29 de noviembre de 2015

Buenas Noches


No olvides


Hijo, no olvides que has sido rescatado de la vida vacía no con un rescate material sino con Mi sangre que es mucho más preciosa. Recuerda que lo humano es efímero y temporal, la carne es como hierba y su gloria y disfrute pasan como la flor. En cambio Mi palabra permanece eternamente, Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que me aferraré a la salvación eterna que tengo por la sangre de Cristo. No enfocaré solo mi vida en lo terrenal y temporal sino confiaré en la Palabra de Dios que es eterna, Amén.


Referencia Bíblica: 1 Pedro 1

Si Alguno Tiene Oídos para Oír, Oiga

Todos, en algún momento, hemos estado expuestos a una conversación incorrecta que tuvo influencia negativa por el resto del día, de la semana, y hasta por largo tiempo. El apóstol Pablo decía que las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. Se puede invertir mucho tiempo educando a un niño, y un día escucha la conversación incorrecta, y todo lo que se le enseñó puede estar en peligro.


Tenemos que cuidar lo que oímos; la música, las conversaciones negativas. El pueblo de Israel estuvo cuarenta años en el desierto, por haber escuchado a diez personas que dieron un reporte negativo de la tierra prometida; todo el pueblo se desanimó y perdieron la fe en el Dios que los había sacado de Egipto.
Pero no solo se trata de que cuidemos nuestros oídos, evitando escuchar lo incorrecto, sino también de que sepamos lo que Dios quiere que escuchemos.Jesús, a través de la parábola del sembrador, nos explica que la misma palabra tiene diferentes resultados, dependiendo el terreno en el que es depositada. Solo la palabra sembrada en buen terreno da cosecha en diferentes medidas: Al treinta, al sesenta y al ciento por uno. Y Jesús añade que, con la medida con que midamos, seremos medidos, y que se nos añadirá lo que oímos; esto, luego de decir: Si alguno tiene oídos para oír, oiga. Esto era algo a lo que Jesús quería que prestaran especial atención. Tienes que tener la capacidad de prestar atención a la palabra y de tener cuidado con lo que escuchas, porque el retorno a tu vida va a depender de esto; va a depender de tu discernimiento para desechar aquello que escuchas, pero que es incorrecto, y recibir la palabra que Dios quiere que recibas.


En la palabra de Dios, vemos que hay una conexión de nuestro oído con la fe, cuando nos dice que la fe viene con el oír de la palabra de Dios.Cada vez que te expones a la palabra de Dios es una batalla entre todo lo que escuchaste en el mundo, y lo que Dios quiere decirte. Debes preguntarte qué tú mides como más importante en tu vida, si lo que escuchaste durante la semana, o lo que Dios te está diciendo; porque la medida con la que escuchas y recibes la palabra, será la medida en que se añadirá a tu vida.


Ahora bien, según el libro de Hebreos, se puede estar expuesto a la mejor palabra, pero si no se acompaña con fe, de nada sirve. Así que, la palabra no solo va a añadirte fe, sino que tienes que añadirle fe a la palabra que estás oyendo. El libro de Santiago nos dice que debemos ser oidores y hacedores de la palabra de Dios; si escuchas la palabra, pero no hay acción, no tienes los resultados que Dios quiere para tu vida. ¿Cuántas personas escuchan muchos mensajes y no producen nada? La fe que realmente se añade es por la palabra que recibes con gran estima. Cuando escuchas la palabra con gran expectativa de que Dios te revele, entonces, esa palabra va a dar resultado en tu vida.


En las iglesias, podemos ver muchas personas escuchando la misma palabra, pero teniendo resultados diferentes, porque no solo se requiere estar expuesto a la palabra, sino que tienes que abrir tus oídos a la fe que Dios tiene para ti. En 1 Corintios 1:18-19, dice: Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. Pues está escrito: destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos.Dios dijo que su pueblo viviría bajo un conocimiento distinto, y que iba a destruir lo que las personasinteligentes dicen. Puede que hayas tenido gente alrededor que consideras sabios, y que te han dicho que jamás saldrás del problema que estás viviendo, que jamás podrás salir del lugar en donde estás, pero Dios te dice que va a destruir todo eso que te han dicho, con el poder de su palabra.


La palabra continúa diciendo, en los versos 20-21: ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.


Habrá personas que, por más inteligente que sean, se preguntarán cómo lo estás haciendo, y se romperán la cabeza pensando que deberías haberlo perdido todo. Y es que no entienden que lo que te ha salvado es aquello a lo que el mundo llama locura; la misma que salvará tu vida, tu matrimonio, tu familia, tu empresa y cada aspecto de tu vida.


Culto del día





Que nada te detenga

REFLEXIÓN – Tu Padre está esperando que le hables. Hacelo

“Padre nuestro que estás en el cielo.” Mateo 6:9 (RVR)
Padre

Cuando Jesucristo inicia la célebre oración modelo del Padre nuestro, lo hace pensando en como deberíamos orar sus discípulos y nos plantea ciertos paradigmas sobre tres tipos de relaciones que nos plantea esta frase.

La primera relación es con el resto de nuestros semejantes. Jesucristo utiliza la palabra nuestro en lugar de mio, definiendo como Dios espera relacionarse con la humanidad. Si bien es un Dios individual, al ser el Padre de Todos, es nuestro Padre. Ninguno puede atribuirse el derecho de creerse único en el amor de Dios, porque en su generosidad, Dios nos da un lugar a cada uno para ser parte de su familia. Por eso creó la Iglesia, para que todos encontremos un lugar donde estar cómodos.

Dios plantea que nuestra oración se realice a un Dios que tiene la capacidad de darle lugar a cada uno.

La segunda relación es con uno mismo. Si Dios es tu Padre, Él te aceptó como hijo. Te adoptó, en una elección individual y meditada. Toda adopción es una demostración increíble de amor. Hoy existen muchos cristianos que no se valoran a si mismos. Se sienten menos que otros, por su familia, por su economía, por sus estudios, por su ropa, por lo que sea. Te marca a veces que te digan “inútil” de chico, y eso deteriora tu autoestima. Lo cierto es que muchos cristianos se sienten perdedores y de segunda. Dios plantea una relación de valor para sus hijos y espera que vos te la creas. Sos valioso para Dios, porque el precio que pagó para adoptarte, el precio más alto del universo: La vida de su propio hijo. ¡¿Cómo no vas a ser valioso?! Mirá lo que costó tu salvación.

La tercera relación es con Dios. Es una relación asimétrica porque somos bien distintos. Dios es eterno y nosotros limitados. Dios es santo y nosotros pecadores. Dios es bueno y nosotros somos malos. Una diametral asimetría que se supera con el amor de Dios. Porque no hay nada, nada, nada, que nos pueda separar del amor de Dios. Excepto tu tonta decisión de cometer un pecado. Excepto pecar (que es tu decisión y tu responsabilidad) no hay nada que te impida tener una relación con Dios, bien íntima y cotidiana.

Cuando ores, esta noche, acordate de empezar llamando a Dios por su nombre: Padre.



Un mal lugar y un mal momento

2 Samuel 11 y 12 nos relatan que David en vez de haber ido a la guerra, decidió quedarse en Jerusalén, ocasión que el enemigo aprovechó para tentarlo y él terminó pecando. No sólo cometió adulterio con Betsabé, la esposa de Urías, uno de los soldados de su ejército, sino que también tramó su muerte al saber que ella estaba embarazada.El Señor estaba disgustado con David por lo que había hecho, pero como no se había arrepentido ni siquiera hasta que su hijo nació, envió al profeta Natán para que lo confrontara con su pecado. Aunque no pudo evitar la consecuencia del mismo, la muerte de su hijo; se arrepintió genuinamente, le confesó su pecado a Dios y fue perdonado. Esa es la razón por la que fue un varón conforme a su corazón, porque siempre encontró en él la disposición de obedecerlo.


Pero te confesé mi pecado, y no oculté mi maldad. Me decidí a reconocer que había sido rebelde contigo, y tú, mi Dios, me perdonaste. Salmo 32:5 (RVR1960)


Si hoy te encuentras en un lugar distinto y haciendo cosas distintas a las que Dios te mandó hacer, medita en lo que le pasó a David y evita perder cosas y a personas que amas porque nunca podrás ser completamente feliz estando en pecado ni a costa de la felicidad de otros. ¿No te das cuenta que el enemigo quiere distraerte porque sabe lo mucho que puedes dar y el impacto que tendrá lo que harás donde el Señor quiere que estés?


Te animo a que le pidas perdón a Dios por haber preferido tu comodidad en vez de hacer su voluntad. Ya no sigas perdiendo más tiempo, vuelve al lugar donde Él te puso y cumple con aquello que te encomendó que hicieras con los dones y talentos que te dio, porque no solo tú serás bendecido sino que serás un canal de bendición para otras personas.


Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu fiel dentro de mí. No me expulses de tu presencia y no me quites tu Espíritu Santo. Restaura en mí la alegría de tu salvación y haz que esté dispuesto a obedecerte. Salmo 51:10-12 (NTV)


¡Solo estando en el lugar correcto y haciendo lo que Dios te encomendó, obtendrás la victoria!

Para triunfar sobre el mal…

Muchas personas buscan consejos para vivir mejor y disfrutar de una vida feliz alrededor de sus seres queridos. Lo que me sorprende de la Biblia es que en ella se encuentran todos estos consejos y enseñanzas para que vivamos una vida plena y llena de las bendiciones de Dios en cuanto a nuestras relaciones interpersonales.


Y si todavía tienes dudas, mira lo que nos aconseja el apóstol Pedro:“Si alguien les hace algo malo, no hagan ustedes lo mismo, y si alguien los insulta, no contesten con otro insulto. Al contrario, lo que deben hacer es pedirle a Dios que bendiga a esas personas, pues él los eligió a ustedes para que reciban bendición. Porque, como dice la Biblia:


“Los que de todo corazón deseen vivir y ser felices, deben cuidarse de no mentir y de no hablar mal de otros;” 1 Pedro 3:9-10 (Biblia en Lenguaje Sencillo)


Y el autor de Efesios nos aconseja lo siguiente:


“Dejen de estar tristes y enojados. No griten ni insulten a los demás. Dejen de hacer el mal. Por el contrario, sean buenos y compasivos los unos con los otros, y perdónense, así como Dios los perdonó a ustedes por medio de Cristo”. Efesios 4:31-32 (Biblia en Lenguaje Sencillo)


A veces escucho gente envenenada por el rencor y la bronca por cosas que le han hecho otras personas… es que acaso se olvidan de TODO lo que Dios les perdonó a ellos mismos? Cuántas veces Dios nos perdona una y otra vez los mismos pecados? Esto me recuerda la historia del rey que le perdona una deuda impagable a uno de sus siervos y este al encontrarse con uno de sus compañeros que le debía algunas monedas le exigió que le pagara sin tener misericordia. (Mateo 18. 21-35)


Cuál es tu actitud cuando te hacen daño? Olvidas la misericordia que Dios tuvo contigo?


Recuerda que Dios es el mejor psicólogo! y si Él te manda que hagas estas cosas es porque sabe que es lo mejor para ti. Guardar rencor, no perdonar, odiar y todo ese tipo de sentimientos, a quien más lastiman es a uno mismo.


Así que, hoy simplemente “No te dejes vencer por el mal. Al contrario, triunfa sobre el mal haciendo el bien”. Romanos 12:21 (Biblia en Lenguaje Sencillo)

Entra en su presencia

Lee Éxodo 33.13-16


Es posible que en los tiempos antiguos los sacerdotes preguntaran a los adoradores cuando se acercaban al monte del templo de Jerusalén: “¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo?” El pueblo respondería: “El limpio de manos y puro de corazón; el que no ha elevado su alma a cosas vanas, ni jurado con engaño”. Ellos conocían los requisitos para acercarse a Dios. No podían llegar al lugar santo si estaban inmundos por pecados no perdonados. No podían acercarse a Dios con un corazón dividido. No podían elevar alabanzas al Dios de Israel si ya habían adorado a un dios falso. No podían acercarse para prometer lealtad al Señor Dios si habían usado su nombre en falsos juramentos. Los sacerdotes hacían las preguntas para recordar al pueblo que examinara su corazón cuando iban a adorar (Salmos 24.3-5).


Te has preguntado alguna vez estas preguntas cuando vas a adorar. Nos concentramos en la música de alabanza, en cómo se está desarrollando el culto y en otras cosas, pero nunca nos preguntamos: ¿Quién tiene el derecho de adorar? ¿Tengo derecho de llegar apresurado ante la presencia del Dios santo? El edificio de una iglesia no es el templo de Jerusalén pero Dios está allí (Salmos 22.3).


¿Tienes derecho a “subir” ante la presencia de Dios? Tienes derecho si vas con manos limpias y un corazón puro. Tienes derecho si no hay ídolos en tu alma o si no estás jurando lealtad a Él engañosamente. ¿Estás tratando de ocultarle algo a Dios? ¿Hay impurezas o ídolos en tu corazón? Solo si te deshaces de todo esto recibirás bendición del Señor y sus misericordias.


Ya no subimos al monte del templo porque Dios no mora en un templo hecho de manos. Quienes lo adoran deben adorarlo en espíritu y en verdad (Juan 4.24). Cada vez que adoramos, sea en el santuario o al aire libre, entramos a través del velo al lugar santísimo. Estamos en la presencia de Dios. Si pudieras ver la presencia de Dios y tuvieras que pasar a través de un velo literal, no pensarían en hacerlo a menos que hayas resuelto el problema del pecado en tu vida. ¿Por qué, entonces, caminarías hacia su presencia invisible sin resolver tu pecado?


Reflexión:

Me aseguraré de tener un corazón recto cuando entre en su presencia, ya que Dios quiere derramar su bendición y darme el don de su justicia.

Buenas Tardes


Hoy testifico que hasta aqui me ha ayudado


EL CAMINO ESTRECHO


Hijo mío, si los pecadores te quieren seducir, no consientas.


La mujer …tomó de su fruto y comió; y dio también a su marido que estaba con ella, y él comió.


¿No fue infiel Acán, hijo de Zera, en cuanto al anatema, y vino la ira sobre toda la congregación de Israel? Y aquel hombre no pereció solo en su iniquidad.
No seguirás a la multitud para hacer el mal.


Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella.
Ninguno de nosotros vive para sí mismo.


Hermanos, a libertad fuisteis llamados; sólo que no uséis la libertad como pretexto para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.


Mas tened cuidado, no sea que esta vuestra libertad de alguna manera se convierta en piedra de tropiezo para el débil. Y así, al pecar contra los hermanos y herir su conciencia cuando ésta es débil, pecáis contra Cristo.


Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el SEÑOR hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros.


Pr. 1:10 Gen. 3:6 Jos. 22:20 Ex. 23:2 Mt. 7:13 Ro. 14:7 Gal. 5:13 I Co. 8:9,12 Is. 53:6

REFLEXIÓN – En lugar de quejarte, confiá.

“A voz en cuello, al Señor le pido ayuda; a voz en cuello, al Señor le pido compasión. Ante él expongo mis quejas; ante él expreso mis angustias.” Salmo 142:1-2 (NVI)
Queja

¿Cuál sería el problema del salmista para que se exrpese de esta manera tan literal? Hoy intentamos disimular nuestros problemas y tapar nuestros errores. Solo basta escuchar las respuesta a la pregunta formal de: ¿Cómo estás? La respuesta siempre es “bien”, obviamente. Y si la respuesta fuera otra, igual el que pregunta diría, “que bien”, porque no le interesa la respuesta.

Solo para hacer la prueba, este domingo, decile a cada uno que te pregunte un “estoy mal”, a ver como responder. Vas a ver que el 90% no te escucha y apenas el 9% dira “Oh, que pena” y solo el 1% se interesará por lo que te pasa.

Tal vez el salmista estaba cansado de decir siempre “Estoy bien” y explotó sin filtros. Le grita a Dios que está pasando un mal momento, le pide a los gritos un poco de compasión. Está cansado de esperar una solución que no llega, de no recibir ni siquiera una respuesta, solo silencio frente a los problemas que tiene que enfrentar. Demasiados inconvenientes y ninguna ayuda. Entonces surge la terrible queja.

La queja es simplemente contar lo que pasa, sin resolver nada. El argentino es experto en quejas, pero incapaz de buscar una solución. Se estanca en relatar el problema pero no acciona para encontrar una salida. Hay profesionales de la queja que son expertos en relatar con lujo de detalle las aflicciones que está padeciendo. Pero se quedan ahí.

El salmista hizo algo más. Decidió dar un paso de fe- Y al final del salmo puede decirle a Dios, a quien le había gritado al principio que lo escuchara y le respondiera, que Él era su refugio, la porción en la tierra de los vivientes. ¡Chan!

¿Qué cambió? ¿Qué sucedió para semejante modificación en el discurso? Nada. La situación del salmista era la misma que al principio del salmo. Lo único que modificó fue su mirada hacia Dios. Recapacitó y recordó que en su Soberanía, Dios tiene el control, aunque la vida sea un descontrol. Que Dios siempre tiene respuestas, aunque uno viva en la duda y en la amargura de no saber que va a pasar mañana. Y entonces, volvió a confiar.




Buenos deseos para ti


Que durante este domingo

tengas buena salud y felicidad,

que tengas oportunidad

para mostrar tu amor, fe,

tu esperanza y tu confianza.

Feliz Domingo,

Dios te bendiga y te acompañe

en cada paso que des a lo largo del camino,

necesitarás confiar totalmente

tu camino a Dios y él enderezará

aquello que haga falta,

dará un nuevo impulso a los propósitos

que tú tienes en su voluntad.

Que tengas un bonito y bendecido domingo,

con la seguridad que Dios te acompaña,

que cuida de ti y de tu familia,

que disfrutes de un día

entre buenos amigos o familia.

Salmo 137: 7

Jehová, recuerda a los hijos de Edom

cuando el día de Jerusalén decían:

«¡Arrasadla, arrasadla

hasta los cimientos!»

Buenos Dias


sábado, 28 de noviembre de 2015

Buenas Noches


Lo que Dios Quiere Decirte

“23Si alguno tiene oídos para oír, oiga.”Marcos 4:23


En múltiples ocasiones, en la Biblia, vemos que Dios le dice a la iglesia que, si tienen oídos para oír, que oigan; queriendo decir que el que quiera ser salvo, que oiga el mensaje del evangelio. Estas expresiones eran dadas con la intención de que el pueblo pudiera escoger entre lo que decían los religiosos de la época, y lo que dice la palabra de Dios.


Los fariseos tenían un grande problema: Ellos querían que Jesús predicara al pueblo lo que ellos creían. Así mismo, hay personas que asisten a un culto y esperan escuchar lo que ellos creen; pero lo que ya conocen es lo que los ha llevado a donde están, no necesariamente a donde quieren, ni a donde Dios quiere llevarlos. Puede que te sientas cómodo con lo que quieres escuchar, y es como música para tus oídos porque es cónsono con lo que crees y conoces, pero esta actitud te vuelve un fariseo religioso, porque solo estás dispuesto a prestar atención a lo que es conocido, y no te abres a lo nuevo que Dios quiere decirte.
El reto está en oír lo que Dios tiene para ti, que va más allá de lo que conoces y crees.


Según te expones a la palabra de Dios, te das cuenta que ahora puedes entender cosas que antes no conocías. Cuando entiendes que lo único que te separa de donde quieres estar, es lo que no conoces hoy, entiendes que, para poder llegar a ese nivel, tiene que ser retado lo que ya conoces. Cuando aspiras a cosas más grandes de Dios, tienes que aprender cosas que jamás habías aprendido.
Hay gente que teme que su fe sea retada; pero la fe que es digna de tener, es retada por Dios para llevarla a otro nivel y dirigirte a pensar de manera diferente. Es necesario que medites la palabra y busques lo nuevo que Dios quiere enseñarte. Mientras los religiosos se mantienen en lo mismo que conocen, la Biblia dice que cosas que ojo no vio, ni oído oyó son las que Dios tiene reservadas para aquellos que son sus hijos. La pregunta es si hoy estás dispuesto a oír cosas nuevas que reten lo que ya has conocido, no solo de Dios, sino de ti mismo y del mundo.


Hoy no solo debes recordar que tienes que cuidar la puerta de tus oídos de las cosas negativas que puedan entrar, sino que tienes que estar seguro que de que estás dejando entrar la revelación que Dios tiene para tu vida.


En Lucas 1, vemos el encuentro entre María y Elisabet. Dice la palabra que, cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo. Elisabet había recibido palabra de que daría a luz un niño, y que le pondría por nombre Juan. Le estaba creciendo el vientre, pero no había sentido nada dentro de ella. Lo que había en su interior no tenía razón de ser, si María no recibía la palabra de dar a luz a Jesús. Cuando María va a la casa de Elisabet, solo con saludarla, aquello que estaba dentro de ella saltó, dejándole saber que había vida. El verso 44 dice: Tan pronto como llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Elisabet oyó una voz conocida, pero al mismo tiempo venía cargada de algo especial. Eso es lo que Dios quiere provocar en tu interior; cada vez que te expones a la palabra de Dios y oyes Su voz a través de la predicación, algo dentro de ti tiene que activarse.


Juan el Bautista brincó de alegría en el vientre; de la misma manera, lo primero que debe producir la palabra en tu vida es gozo. La palabra de Dios tiene que estremecer algo en tu interior, y retarte a alcanzar nuevos niveles. Aunque la palabra sea difícil de entender, siempre debe hacer brincar tu interior, y llevarte a saber que lo que está dentro de ti tiene vida y propósito. Aunque no sepas qué va a ocurrir, lo que debes saber es que tienes que dar a luz todo eso que Dios ha puesto dentro de ti, sabiendo que la palabra de Dios se va a cumplir.


A veces, tu mente no entiende, pero tu interior debe gozarse. Lo que entiendas no va a producir lo que Dios quiere darte. Cada vez que te expones a la palabra del Señor, quizás tu mente no entiende todo, pero él habla a tu interior, y tú tienes que decidir por cuál de las dos vas a vivir: Por lo que entiendes en tu mente, o por lo que recibes en tu interior. Elisabet fue capaz de declararse bendecida y profetizar, antes de poder entender lo que estaba ocurriendo dentro de ella, cuando dijo, en el verso 44: ¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí?


Protege tus oídos de todo aquello negativo que intente corromperte, y entiende que la palabra de Dios debe retar tu fe a creer cosas que jamás habías conocido. Todo eso que ya conoces, no hace brincar tu interior. Es la nueva revelación que Dios tiene para ti la que te llena de alegría, y te deja saber que lo que está dentro de ti tiene vida y propósito.

REFLEXIÓN – Santificá el nombre de Dios.

“Santificado sea tu Nombre.” Mateo 6:9 (RVR)
Santificar

¿Cómo haces para santificar el nombre de Dios, si ya es santo? El único ser que jamás en la eternidad cometió pecado, no puede ser santificado. De todas las cualidades de Dios, la única que aparece en la Biblia por triplicado, no es el amor, ni la misericordia, ni la justicia, ni la eternidad. Es la santidad. Dice que es amor, que es la puerta, pero dice que es tres veces santo.

Para entenderlo tendremos que definir que significa santo. Si bien, podría ser conocido, es bueno aclararlo. Santo es algo diferente, único, especial. El templo de Dios era santo porque era un edificio distinto al resto de los edificios. El día del Señor era santo porque era un día distinto al resto de los días de la semana.

De la misma manera, el Nombre de Dios es santo porque es un nombre distinto a todos los demás nombres del universo. No hay otro nombre como el nombre de Dios, es especial, único y diferente a todos.

El nombre para los hebreos era algo más que una manera de llamar a alguien. Para ellos representaba el carácter, la personalidad, las características del individuo. Por eso el ángel le dice a María que el niño que iba a nacer se llamaría Jesús, porque él iba a salvar a su pueblo de sus pecados. El nombre estaba determinado por la tarea que Cristo iba a cumplir. Cuando Jesucristo habla del nombre de Dios, aplica el mismo criterio. Es más que una manera de llamar a Dios. Es saber como es su carácter, como es su personalidad. Es describir como actúa, piensa y vive Dios.

Si juntamos las dos ideas, se podría decir que santificar es declarar algo como especial o distinto y el nombre representa las cualidades del individuo. Por lo que santificar el nombre de Dios, se podría traducir diciendo que implica darle a Dios el lugar diferente, especial y único en la vida de cada uno, por las cualidades soberanas y magnificas que su persona tiene y merece.

Es la aplicación de la santidad práctica en la vida cotidiana de cada cristiano aplicada no por temor al castigo sino por reconocimiento de la soberanía de Dios y por agradecimiento por su salvación gratuita en la persona de Jesucristo.




EL SANA AL QUEBRANTADO DE CORAZON


La tristeza del mundo produce muerte.

Viendo Ahitofel que no habían seguido su consejo, aparejó su asno, se levantó y fue a su casa, a su ciudad, puso en orden su casa y se ahorcó. Así murió, y fue sepultado en la tumba de su padre.


El espíritu quebrantado, ¿quién lo puede sobrellevar?


¿No hay bálsamo en Galaad? ¿No hay allí médico? ¿Por qué, pues, no se ha restablecido la salud de la hija de mi pueblo?


El Espíritu del Señor DIOS está sobre mí, porque me ha ungido el SEÑOR para traer buenas nuevas a los afligidos; me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivo y liberación a los prisioneros; para proclamar el año favorable del SEÑOR, y el día de venganza de nuestro Dios; para consolar a todos los que lloran, para conceder que a los que lloran en Sion se les dé diadema en vez de ceniza, aceite de alegría en vez de luto, manto de alabanza en vez de espíritu abatido;.


Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS. Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera.


Felipe le anunció el evangelio de Jesús.
El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas


II Co. 7:10 II S. 17:23 Pr. 18:14 Jer. 8:22 Is. 61:1-3 Mt. 11:28-30 Hch. 8:35 Sal. 147:3

¿De qué manera podemos ser más productivos en lo que hacemos?

“Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.”Salmo 1:2 y 3

Cuando usted estudia y medita en la Palabra de Dios se está preparando para alcanzar cosas más grandes en su vida gracias a la verdad de Dios que lo hace posible. Al ir renovando los pensamientos con la verdad disfrutará las bendiciones de Dios. Por eso si hoy usted se está preguntando cómo puede ser más productivo en lo que hace, observe algo que es clave para lograrlo.

En Cades Barnea, Dios le dijo a Moisés que entrara a la tierra y le reveló un informe. Cuando los doce espías entraron para inspeccionar la tierra, sólo dos vieron el lugar lleno de “posibilidades”, pero los otros diez vieron otras cosas. Esos dos habían llenado sus pensamientos, su vida interior con la Palabra de Dios, mientras que los otros dijeron toda clase de cosas negativas porque sus mentes estaban cargadas de otros pensamientos. ¿Qué es lo que usted está entusiasmado por alcanzar? Piense en ello por un momento ¿Se le cruzan pensamientos negativos? No vienen de Dios. No crea que cualquier enemigo que se levante podrá cancelar los propios pensamientos de Dios sobre esta tierra. Si está llenando su vida con la Palabra de Dios, nada es imposible para usted.

Dios va llenando su vida con la verdad y sabe que por más gigante que se levante es imposible que lo haga retroceder y fracasar. Usted va de camino a ver la gloria de Dios porque camina en la verdad de Dios. ¿En qué habían meditado Josué y Caleb? En Dios y en la Palabra, en las promesas. Entonces cuando vieron gigantes y murallas, con sus mentes vieron que todos esos gigantes y fortalezas iban a ser derribados. Usted se dará cuenta que es imposible que vaya a derrota. Sabrá que es imposible fracasar con Dios. Al ir transformado su manera de pensar, se dieron cuenta que a ellos no los podían vencer los gigantes. Todo tiene que ver con la verdad con la que se va renovando su interior. Los otros diez vieron lo mismo con los ojos físicos, pero pensaron diferente.

Su mente renovada, su entendimiento renovado hacen la diferencia entre el éxito y el fracaso. ¡Meditar de día y de noche en Su Palabra hará prosperar su camino y todo le saldrá bien! Declare: “¡Voy a triunfar, voy a poseer la tierra, voy a tomar leche y miel en la tierra de la bendición!” “¡Las promesas de Dios se harán realidad en mi vida y en mi familia!”


Oración: Padre, hoy recibo tu Palabra de bendición para mi vida. Renovaré mi mente con ella y sé que seré victorioso. Gracia, en el nombre de Jesús, amén.

HAZ SU VOLUNTAD


“En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios.” 1 Corintios 10.31 (NVI)


Cuántas veces los afanes de nuestro diario vivir nos han llevado a tomar decisiones automáticas sin pedir la dirección de Dios, y esto nos ha envuelto en consecuencias que nos lastiman. Hoy podemos cambiar nuestras decisiones y acciones, dejando que Dios esté presente en todo para darle la gloria que merece y hacer que todo esté dentro de su perfecta voluntad.

Los que siembran con lágrimas cosechan con alegría

Si fuiste despreciado luego de aconsejar o de haber orado por alguna persona de tu entorno, y aún no ves la respuesta, debes saber que los que siembran con lágrimas, con alegría cosecharán. Deja el asunto en manos de Dios.

El Salmo 126:5-6 (NTV) dice así: “Los que siembran con lágrimas, cosecharán con gritos de alegría. Lloran al ir sembrando sus semillas, pero regresan cantando cuando traen la cosecha”. Tal vez has estado sembrando tus oraciones, consejos y dedicación a otras personas como tus hijos, tu familia, tus discípulos, tu pareja, o quién fuera. Y Muchas veces sientes que todo ese esfuerzo para que el otro cambie, o aprenda a tener fe, son en vano, nos duele, nos sentimos despreciados; hasta incluso con ganas de abandonar la pelea.


Lo cierto es que no hay forma de eludir una cosecha, todo lo que hagas de corazón, tiene una recompensa de alegría indescriptible y gran bendición. Cuando las palabras nuestras ya no son recibidas por el otro, cuando ya no quieren escucharnos más, debemos dejar el asunto en las manos de Dios y orar. Nosotros hacemos una parte, y el Señor terminará la obra. Pidámosle al Señor que esa persona pueda tener la gracia de tener un encuentro con Jesús para ser transformada. Nunca es en vano tener un corazón samaritano, aún cuando somos despreciados.


Hagamos esta oración:


“Padre Celestial, te pido que pongas tu gracia y favor en aquellas personas, familiares y amigos que necesitan un cambio. Haz una obra sobrenatural en ellos para que puedan conocerte y ser transformados, te lo pido en el nombre de Jesús. Amén”

Advertencia

Ricardo Ernesto Víctor Rivera Schreiber, nacido en Perú en el año 1969, fue un destacado diplomático en su país.


Ingresó a la estela gubernamental desde muy joven y nunca se detuvo. Poco a poco construía una prodigiosa carrera política internacional debido a la gran capacidad que tenía para las relaciones internacionales.


Sus intervenciones políticas incluyen países como Bolivia, Holanda, Ecuador, China y Japón, siendo este último el que lo llevaría ser recordado no tanto por su posición diplomática, sino por lo que había descubierto trabajando en su embajada.


Corría el año 1940, las fuerzas armadas de Alemania ya habían invadido Polonia y se hablaba de una gran guerra en Europa. Estados Unidos aún estaba al margen porque consideraba que era un conflicto que no lo afectaría, consideraciones que resultaron ser muy equivocadas.


Ese mismo año, Rivera Schreiber se enteró por un chisme del personal de limpieza sobre el plan que tenían las fuerzas armadas Japonesas de consumar un ataque sobre suelo norteamericano. Al parecer la misma gente que hacía el aseo en la embajada de Yokohama, era la que lo hacía para el gobierno japonés en sus instalaciones.


La información que había recopilado Rivera era tan detallada que sabía muchos meses antes que el punto de ataque seria el acorazado Perl Harbor (la flota naval Estadounidense). De inmediato se comunicó con la embajada americana y también con el mismo gobierno, pero no le hicieron caso. El 7 de Diciembre de ese año, aviones japoneses consumaban su devastador ataque.


Tras el incidente muchos se preguntaron qué habría pasado si tan solo hubieran tomado las previsiones que la advertencia de Rivera había hecho.


Tomemos esta última parte como ejemplo: a todos nos gustaría que nos informen antes sobre peligros inminentes, de caminos que serán equivocados, de posibles malas decisiones, de inversiones que resultarán erróneas, etc. Sería magnífico que alguien conozca el futuro y se convierta en nuestro confidente.La Biblia representa un manual de instrucciones que no solo sirve para conocer a Dios y moderar nuestra conducta dentro de ese molde, sino también para mostrarnos el camino que delinea la ruta hacia la bendición que Él quiere darnos. Pero qué pasa cuando decidimos ignorarlo…


“Todo Israel traspasó tu ley apartándose para no obedecer tu voz; por lo cual ha caído sobre nosotros la maldición y el juramento que está escrito en la ley de Moisés, siervo de Dios; porque contra él pecamos.” Daniel 9:11 Versión Reina-Valera 1960


Rivera Schreiber no lanzó una amenaza, hizo una advertencia sobre cosas que habrían de venir porque sabía lo que pasaría. Lo mismo ocurre con lo escrito en la biblia. Cuando disponemos nuestra vida no solo a leerla como un libro de historia antigua, sino como LA PALABRA DE DIOS, nos encontraremos con un sinfín de instrucciones para evitar catástrofes.


“Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; guarda la ley y el consejo, y serán vida a tu alma, y gracia a tu cuello. Entonces andarás por tu camino confiadamente, y tu pie no tropezará. Cuando te acuestes, no tendrás temor, sino que te acostarás, y tu sueño será grato.” Proverbios 3:21-24 Versión Reina-Valera 1960


Dios sabe lo que va venir en el futuro, obedecer su palabra es lo más inteligente que podemos hacer hoy.

Buenas Tardes


Dios te habla

Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?
Mateo 16:26


Nunca más diremos a la obra de nuestras manos: 'Vosotros sois nuestros dioses.'
Oseas 14:3


El fruto de la perseverancia

“No nos cansemos, pues, de hacer bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos” (Gálatas 6:9).


El 6 de enero de 1982 un jurado otorgó el premio Nadal a Carmen Gómez Ojea, de 36 años, casada, madre de cinco hijos y ama de casa, además de licenciada en Filología Románica, y colaboradora en varios periódicos y revistas. Pocos días antes había recibido también otro premio de novela corta, el Tigre Juan de Oviedo. También, se había presentado a otros trece concursos, en los cuales obtuvo por lo menos dos premios. Siguió luchando y opositando en otros numerosos certámenes. Su actitud perseverante rendiría importantes frutos más adelante. Pero este no es el único caso en que se puede elogiar la perseverancia y el coraje. La quinta sinfonía de Bruckner se estrenó a los diecinueve años de haber sido compuesta. En estas personas no hubo lugar ni tiempo para el desaliento. La constancia, el saber encajar los aparentes fracasos, el don de mantener la esperanza en medio de las dificultades, tienen siempre, como dice el texto, una cosecha gratificadora. Y esto es verdad tanto en las realizaciones de la vida como en la práctica del bien por los demás.


A menudo se ha considerado la paciencia y la perseverancia como virtudes pasivas: saber soportar y tolerar las adversidades de la vida sin lamentarse, aguantar, sufrir, resignarse. Pero estas virtudes tienen ambas un componente activo muy importante: la constancia, la fortaleza, la firmeza, el coraje, la espera activa. En el Evangelio de Mateo hay una frase que se repite en dos ocasiones: “el que persevere hasta el fin, este será salvo” (Mat. 10:22). El término griego empleado para perseverar es hupomeínas, que tiene un amplio abanico de significados, entre otros: “Aguardar a pie firme”, “sostener el ataque”, “emprender”, “oponerse a”, “osar”. En cuanto al texto de Apocalipsis 14:12, muy familiar para los adventistas: “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (RVR60), el término griego traducido por paciencia es un sustantivo de la misma raíz que el anterior que significa “paciencia”, “perseverancia”, “persistencia”, “espera”.


En un tiempo de inconsistencia ideológica, de fácil pérdida de identidad, de deserción, oportunismo religioso y pragmatismo interesado, cuando lo habitual es “arrimarse al sol que más calienta”, en un tiempo para los cristianos de cansancio, letargo, en la larga espera, Dios nos pide que tengamos la fortaleza, la firmeza de perseverar porque muy pronto “segaremos, si no desmayamos”.
Persevera hoy para ser un mejor creyente. No te desalientes. A su tiempo, verás atractivos resultados.

El Corazón, más que la Apariencia

¿Qué sentimientos o pensamientos “pudren” poco a poco tu corazón?


Había esperado de pie en la fila seis horas desde la mañana. Estaba cansada y hambrienta. Por fortuna, mi acompañante llevaba dos manzanas. Con amabilidad me ofreció la que consideró mejor. Agradecí su amabilidad por no solamente compartirme una manzana, sino por haber escogido la mejor para mí. Al principio me pareció jugosa; pero al seguir masticando percibí un sabor y una textura bastante desagradables, así que decidí examinar la fruta. Resultó que la mitad de un gusano se retorcía dentro de mi manzana; lo que era peor, la otra mitad estaba en mi boca. Mi acompañante gritó: “¡Tu manzana está podrida y tiene un gusano!”


Ni siquiera pude sonreír. Me limité a buscar desesperadamente en mi bolsa algún trozo de papel para poder sacarme lo que tenía en la boca. Efectivamente, había masticado un gusano y un trozo de manzana podrida.


¿Por qué? ¡Si parecía ser la mejor manzana! Por fuera no se notaba que había un extraño habitante dentro de ella, comiéndole el corazón. Yo la mordí confiadamente porque “parecía” ser una buena manzana. ¡Qué sorpresa tan desagradable!


Para Dios, tu apariencia es importante. Debes cuidar cómo te ves. Que quienes te vean sepan que eres hijo(a) de Dios. Descuidar tu apariencia podría indicar a los demás que tu Dios también es descuidado. Pero es igual de importante que la manzana esté bien por dentro. Cuando Dios te ve no mira tu apariencia. Sus ojos van directo a tu interior, él ve tu corazón.


Si cuidas mucho el exterior de tu persona, pero descuidas tu interior, cuando alguien te conozca mejor se llevará la desagradable sorpresa de que te has podrido por dentro. ¡Cuidado! No tienes por qué dejar que el gusano de la maldad acabe contigo. Dios está siempre listo para ir al rescate de tu corazón.

“Oh Dios, ¡pon en mí un corazón limpio!, ¡dame un espíritu nuevo y fiel!” (Salmo 51:10).


Muy Buen Día Sábado


Buen Día Sábado, 

que la paz y la alegría te acompañen

que puedas ser bendecido en este lindo día,

con muchas oportunidades para servir y sonreir,

para dar y amar a los demás.

Buen día Sábado, 

las bondades de Dios

son nuevas cada mañana 

y le agradecemos por darnos

un día más de vida en salud y su protección.

Él cuidará nuestras entradas y salidas

con su gozo pasaremos este lindo día.

Un sábado que será inolvidable

porque tomaremos especial cuidado en los detalles

vamos marcando la diferencia en el camino

dejando huellas de amor, de paz y alegría.


Bendecido Sábado

Salmo 137: 4-6

¿Cómo cantaremos un cántico de Jehová

en tierra de extraños?

5 Si me olvido de ti, Jerusalén,

pierda mi diestra su destreza.

6 Mi lengua se pegue a mi paladar,

si de ti no me acuerdo;

si no enaltezco a Jerusalén

como preferente asunto de mi alegría.

Buenos Dias


viernes, 27 de noviembre de 2015

Buenas Noches


Agradecida

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5:18


Esta mañana decidí que iba a tener una actitud de agradecimiento por todas las bendiciones que Dios me da. Encendí la radio y ¡La voz de la esperanza tenía un mensaje que hablaba de lo mismo! Era la historia de sanación del leproso agradecido.


Con ese mensaje en mente, iba contenta por el camino. Salí a buena hora de mi casa y todo apuntaba a que mi día comenzaba bien. De repente, muy cerca de mi destino, ¡me encontré con un embotellamiento!


Antes de quejarme y cambiar de humor, lo cual suele suceder cuando hay mucho tránsito, pensé: “¡Lo bueno es que puedo terminar de escuchar el mensaje de la radio!”. Tranquila y con buena actitud, llegué veinticinco minutos tarde a mi trabajo. A las once de la mañana tenía una cita en Inmigración para renovar mi pasaporte. Se me ocurrió que podría ir hasta allá, y, al salir, aprovechar la hora de almuerzo para visitar a mi amiga (¡o mejor dicho a su bebé!) y volver a la oficina temprano. ¡Qué ilusión!


Llegué a un edificio abarrotado de personas. Tuve que hacer fila afuera por un largo rato. Pensé: “Bueno, ya me hacía falta un poco de vitamina D”, así que saqué mis lentes de sol y me dispuse a leer y esperar. Cuando al fin entré, había otra larga fila.


Al llegar, ¡por fin!, al mostrador, miré mi reloj: ¡Faltaban doce minutos para las dos de la tarde! ¡Adiós planes de almuerzo! Estaba aburrida, hambrienta, con el celular descargado (¡tragedia!) y comenzaba a quejarme. Parecía que mi día de agradecimiento estaba llegando a un brusco final. Regresé volando a mi oficina esperando algún reclamo, pero mi jefe, sonriendo, preguntó cómo me había ido; mi esposo me esperaba con un almuerzo sabroso y caliente; ¡y un colega me esperaba con buenas noticias!


Se puede pensar que perdí casi toda la mañana (y mi paciencia), pero sigo agradecida, porque a pesar de lo “malo” que nos pasa, ¡Dios siempre nos sorprende con más bendiciones por las cuales estar agradecidas!


Te insto a que elijas tener una actitud agradecida. ¡Seguramente Dios te mostrará muchas razones por las cuales dar gracias que no puedes imaginar!.

Pequeño Cambio, Grandes Resultados

El hombre fiel recibirá muchas bendiciones: el que tiene prisa por enriquecerse no quedará impune. Proverbios 28:20, NVI.


Era un día normal de colportaje, lleno de desafíos y “no, gracias”. Finalmente llegué a una casa donde vendí el libro: “Alimentos que Curan”, pero no tenía suficiente cambio, así que prometí volver con el cambio (unos cuatro dólares) antes de las 9:00 ese mismo día, La mujer aceptó vacilando, probablemente sin esperanza de que volviera. Pero yo mantuve mi promesa, y volví con su dinero.


El domingo siguiente, mi colega y yo estábamos un poco desanimados. Familia tras familia admitían que teníamos un programa fascinante, pero igualmente decían “no, gracias”. Así pasaban las horas hasta que llegué a una casa y, cuando comencé mi presentación, la mujer dijo: “Tú eres Jeremiah, de Kenia. Por favor, pasa, Soy Marit”.


Me sorprendí, ya que no sabía de dónde me conocía. Yo no recordaba su rostro. Su esposo e hijos me recibieron, charlamos y nos reímos un rato. Me preguntaba cuándo me pedirían que les mostrara mis libros. ¿Estaba perdiendo el tiempo? Entonces la mujer me dijo: “Mi hermana Sylvi, me contó como volviste con el cambio el martes pasado.


Ella pensó que tú considerarías que era tan poco dinero que no necesitabas volver, pero volviste, y eso muestra que se puede confiar en ti. Conozco la Casa Editora Noruega, y es una buena empresa. Siempre guardo un poco de dinero para el estudiante que golpea mi puerta cada verano”. Compraron dos libros y prometieron comprar más.


Luego de irme de ese hogar, me di cuenta de que Sylvi había animado a todos sus vecinos y familiares a comprar libros de los “dos muchachos en motocicletas rojas”. Cada familia en ese vecindario me atendió y me invitó a pasar. Me estaba yendo de esa calle cuando vi a un caballero correr hacia mí. Pare la motocicleta, lista para lo que fuera.


— ¡Eres de Kenia! —dijo. -Sí, soy de Kenia. -Me dijeron que tú volviste con el cambio para mi amiga. Quiero dos ejemplares del libro “Alimentos que Curan”.


Esa tarde vendí libros por un valor mayor a 6.200 coronas (US$ 1 .200 Dólares). 

Nuestro Dios usa cosas simples y aparentemente insignificantes para bendecirnos. Seamos fieles en lo poco para ser gozar de confianza también en lo mucho.


EL NOS CONOCE

El sabe el camino que tomo.

Oh SEÑOR, tú me has escudriñado y conocido. Tú conoces mi sentarme y mi levantarme; desde lejos comprendes mis pensamientos. Tú escudriñas mi senda y mi descanso, y conoces bien todos mis caminos. ¿Adónde me iré de tu Espíritu, o adónde huiré de tu presencia? Si tomo las alas del alba, y si habito en lo más remoto del mar, aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra.

Elías era un hombre de pasiones semejantes a las nuestras.

El temor al hombre es un lazo, pero el que confía en el SEÑOR estará seguro.

Cuando caiga, no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano.

El justo cae siete veces; y vuelve a levantarse, pero los impíos caerán en la desgracia.

No nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos.

Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.

Como un padre se compadece de sus hijos, así se compadece el SEÑOR de los que le temen.


I R. 19:9 Job 23:10 Sal.139:1-3, 7,9,10 Stg. 5:17 Pr. 29:25 Sal.37:24 Pr.24:16 Gal. 6:9 Mt. 26:41 Sal. 103:13,14

DEJA EL PASADO


“No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas.” Isaías 43:18


Si haces un recuento de tu vida, podrás recordar momentos tristes y felices; pero lo que está plasmado con mayor intensidad son los momentos de dolor y tristeza que has vivido. El pasado muchas veces es un trago amargo que lo vuelves a tomar en el presente cuando te la pasas recordando todo lo que ha traído tristeza a tu corazón. ¿Deja atrás todos los malos recuerdos que tienes guardados en tu mente, ya no los traigas a tu presente porque lo único que hacen es detenerte e impedirte avanzar hacia nuevos horizontes.


Recibe esta promesa de parte de Dios. ¡Libérate! No vivas atado a tu pasado, Dios hará grandes cosas contigo; pon tu mirada en quien renueva todas las cosas y las hace nuevas.

Dios te habla

El siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido.
2 Timoteo 2:24

SEÑOR, pon guarda a mi boca; Vigila la puerta de mis labios.
Salmos 141:3

Preocupación por la edad

Los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.Isaías 40:31


¿Sabías que muchos de los planes de los seres humanos se desechan sin siquiera intentar realizarlos y, a menudo, es por la edad?


Mientras escribía este libro, recordé infinidades de dichos que desde pequeña escuchaba en casa y en la escuela. Por ejemplo, «loro viejo no aprende a hablar», o «ya está muy viejo para estudiar», o «ya pasaron los años y no hice lo que quería».


En semanas anteriores hablábamos de que todo tiene su tiempo, como dice la Biblia. Con todo, en ninguna parte menciona que después de ciertos años ya no puedes servir al Señor, ni que por tu edad el amor ya no es para ti. Por lo tanto, si tienes enterrados tus sueños, Dios quiere resucitarlos en este día, de modo que la preocupación por los años no sea el pretexto para dejar de vivirlos.
Una de mis oraciones es que Dios me conceda la linda oportunidad de estar siempre activa. No quisiera dejar nunca la radio, porque desde allí puedo llegar a ustedes y hablarles de lo que me da Dios.


El más hermoso ejemplo de vitalidad lo tengo en mi madre que ha sido muy disciplinada en el ejercicio y el deporte. A pesar de su edad, trabaja en el Ministerio Casa sobre la Roca, en Bogotá, Colombia, y hoy es, además, un instrumento de Dios en el deporte. Admiro su disciplina, su fuerza, su entrega y su servicio a los demás.


Recuerda, los años jamás deben impedirte realizar tus sueños. Dios te quiere demostrar que nunca es tarde y que tu tiempo no es el suyo.

Hoy… Esperaré en Él Todo el Tiempo

“Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; Derramad delante de él vuestro corazón: Dios es nuestro amparo. Salmo 62:8


La fe es la regla de vital para la vida espiritual; hoy debo tener fe en Dios para mis asuntos terrestres así como también para mis asuntos celestiales. Es esencial para mí aprender a confiar en Dios para el abastecimiento de todas mis necesidades diarias. Yo no estoy en esta tierra para ser ocioso, sino para demostrar en los diarios desafíos de la vida cuanto confío en Dios.


Satanás es el padre de la ociosidad, pero Dios es el Padre del trabajo y del trabajo confiado. No Estoy en esta tierra para ser imprudente, sino para demostrar mi confianza y mi espera en él de una manera responsable. Estoy para confiar simple y enteramente en el Señor en todo momento.


Hoy no dejaré de encomendar mi vida en absoluta confianza en Dios en relación a las cosas temporales y serviré al Señor con honradez, el que confía en las cosas terrenales o simplemente en la gente navegará sin rumbo como una embarcación arrojada por el viento de la inconstancia, pero el que confía en el Señor es como una embarcación impulsada por el vapor, cortando las olas con firmeza, desafiando el viento y marcando la vía directa hacía el asilo esperado. Hoy quiero esperar en el Señor siendo así una persona de principios internos que nunca inclina su paso según la sabiduría mundana.

Si hoy decido esperar en el Señor y derramar delante de él mi corazón, la caminata se hará segura y firme e invenciblemente fuerte. Si hoy entrego todos mis cuidados al Señor ya no me inquietaré con noticias perversas, mi corazón estará seguro y confiado en el Señor. Confiando en él, cuán ameno es flotar a lo largo del arroyo de la providencia divina! No hay manera más bendecida de vivir que una vida de dependencia en Dios. Qué paz se respira cuando puedo esperar en él de una manera segura y total. Que seguridad puedo tener cuando mi barco lo pongo en su mano.


Señor, gracias por concederme la oportunidad de esperar en tí y descansar en tus manos. Mi vida atribulada no puede encontrar paz, sino solo en la regia presencia de tu amor. El mundo me asecha y la tentación me persigue, los conflictos se acrecientan, pero mi fe en tí aumenta, más y mas. Tú eres el único en quien mi alma puede esperar. Lo terrenal se acaba pero lo eterno que viene de tu mano permanece.- Quiero mantener mi perspectiva en tí y mi mano tomar tu mano y marchar en la seguridad de saber que mi vida ha sido comprado por tu amor.


Hoy, quiero caminar con la vista puesta en tus promesas y mis pensamientos clarificados por la luz de tu palabra. Grande eres oh, Dios y digno de ser alabado. La vida tiene sentido cuando la pongo en tu altar y el futuro se aclara cuando tu palabra me enseña. Amén.

Buenas Tardes


Noches de fe con Carlos Annacondia en Estadio All Boys 4 y 5 de Diciembre

¡UNA LUZ DE ESPERANZA!

"Jesús les hablo otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo ; El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida". - Juan 8:12

Cada vez que tengo que salir a evangelizar y hablar del amor de Cristo, de su esperanza, de su salvación, Me es muy difícil dar el primer paso, ya que surgen muchos temores, preguntas, nervios… mi cuerpo de repente trata de intervenir con todos los posibles malestares, para evitar por completo que yo salga o proceda a hablar del creador, ¿lo curioso es que pareciera que mi cuerpo fuera mi enemigo?, y no actúa sujeto a la voluntad de Dios, aun siendo que llevo años permaneciendo en la fe, predicando a diario y siguiendo fielmente el camino de salvación.

Es así que allí, en esas milésimas de segundos donde surge esta batalla en mi interior, aparece esa luz de esperanza, esa luz de Cristo alumbrando mi vida y dándome la valentía, la fuerza para salir, para proceder, para hablar de lo grande del amor de Dios.

Si bien hay momentos en que los problemas y la cotidianeidad de la vida nos agobian tanto que perdemos las esperanzas, que no vemos la luz al final del camino, suele pasar que nuestra mente se abruma con tantos malestares que provocan stress en nuestra vida, y hoy en muchos es un mal de cada día. Esto nos hace perder las esperanzas, esto nos hace perder el camino, y es ahí donde debemos confiar en nuestro Señor Jesucristo, que nos dice en su palabra que El es la luz de este mundo, El es la esperanza, El es nuestra guía.

Te animo a que cada día decidas mirar hacia la luz, decidas salir de las tinieblas de este mundo y decidas buscar el camino de la esperanza y salvación. El amor de Dios es grande, nos sostiene a cada instante, se hace mas liviano el camino si Cristo nos lleva de su mano, podemos hablar de su amor y su evangelio llevando esperanza al que esta triste, agobiado, con dolencias y sin guía.
Aunque muchas veces parece que todo esta bien en nuestras vidas y que no necesitamos la luz de Cristo, es solo un parecer ya que es donde precisamente mas, necesitamos nos alumbre Cristo con su luz de esperanza y amor. Que Dios te bendiga grandemente.


"La Esperanza mantiene viva la fe,
en el regreso de nuestro salvador"