Evangelismo

Ultimas fotos

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Buenas Noches


El lado bueno

Aguarda al Señor; esfuérzate, y aliéntese tu corazón (v. 14).
Lectura: Salmo 27

La nadadora Dara Torres tuvo una carrera extraordinaria. Participó en cinco Olimpíadas entre 1984 y 2008, y, casi al final de su carrera, batió el récord estadounidense en 50 metros estilo libre; 25 años después de haberlo establecido ella misma. Pero no todo fueron medallas y marcas, ya que también enfrentó obstáculos en su carrera deportiva: lesiones, cirugía y tener casi el doble de edad que la mayoría de sus rivales. Declaró: «Desde niña, quería ganar a todo, todos los días […]. También estoy convencida de que las dificultades tienen su lado bueno; generan nuevos sueños».



«Las dificultades tienen su lado bueno» es una gran lección de vida. Las luchas de Torres la motivaron a alcanzar objetivos más elevados. Esto también beneficia espiritualmente. Como afirmó Santiago: «tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia» (Santiago 1:2-3).



Adoptar esta perspectiva no es fácil, pero vale la pena. Las pruebas nos brindan la oportunidad de profundizar nuestra relación con Dios. Además, dan lecciones sobre la paciencia y la dependencia que el Señor espera de nosotros, y que el éxito no puede enseñar.



El salmista nos recuerda: «Aguarda al Señor; esfuérzate, y aliéntese tu corazón» (Salmo 27:14).



Señor, en mis pruebas, enséñame a esperar en ti.


Los reveses de la vida pueden enseñarnos a esperar la ayuda y fortaleza divinas.


Dios te habla

¡Gracias a Dios por Su don inefable!
2 Corintios 9:15

Pon tu delicia en el SEÑOR, y El te dará las peticiones de tu corazón.
Salmos 37:4


Atascado Bajo la Lluvia

Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo. Salmo 23:4.


Por mucho tiempo oré por una oportunidad para trabajar en Noruega. Había escuchado muchas historias y visto la diferencia en colportores que habían trabajado allí. Finalmente, recibí esa oportunidad en 2011. Le pedí a Dios que me hiciera un colportor exitoso, pero no estaba preparado para algunas reacciones de la gente.


Un colportor me había dicho que el secreto para colportar en Noruega es acostumbrarse a la expresión “No, gracias”; y, de hecho, la mayoría de las reacciones de nuestros clientes comenzaban con la frase “No, gracias”. Esta experiencia no es la excepción.


Un día, golpeé la puerta de una casa. Me presenté ante la mujer que me atendió y realicé mi presentación de un minuto. Ella escuchó, y con una mirada antipática me dijo “No. gracias”, y cerró la puerta.


Eran las 18:00 y yo no había vendido ni un libro. Me alejé de la casa, y estaba por encender mi motocicleta cuando, de repente, empezó a llover con fuerza, “¿Qué hago?” —pensé. Empujé mi moto hasta la vereda de la casa en la que acababa de recibir ese “No. gracias”, y me quedé allí sosteniendo mi paraguas para proteger mis libros y a mí mismo de la lluvia.


Poco después, la mujer y su esposo salieron de la casa, entraron en su auto, y se fueron. La lluvia continuó durante 45 minutos. Cuando la pareja volvió me encontró todavía allí de pie junto a su casa. La mujer entró sin decir una palabra, pero el hombre me invitó a pasar, así que lo seguí y comenzamos a charlar. Me preguntó quién era y que estaba haciendo. La conversación fue buena, y al final me dijo que quería comprar dos libros. Yo pensé: “Con seguridad, fue el Señor que cambió su actitud”. Todo lo que podía hacer era agradecerle a Dios por la lluvia.


Demasiado a menudo vemos solo obstáculos. No había vendido ni un libro, era tarde, la lluvia no era conveniente, y yo estaba impaciente. La situación no parecía ser prometedora, y aun así terminé el día vendiendo nueve libros.
Querido hermano colportor, ¡ánimo! Dios está con nosotros por más bajo, difícil y oscuro que sea el valle.

Ansiedad, miedo, angustia

Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores. Los que miraron a él fueron alumbrados, y sus rostros no fueron avergonzados. Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias. El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende. Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él. Salmo 34:4-8.


Las tres palabras del título de nuestra reflexión de hoy, de solo leerlas, causan aprensión. Son fenómenos muy parecidos entre sí, aunque cada uno tiene sus propias causas y manifestaciones, y sobre todo su diferente grado de perturbación en el ánimo humano, desde lo aparentemente más leve, que es la ansiedad, hasta la angustia, que por su carácter tan incisivo lleva a la persona a una gran desesperación.


Todos estos trastornos del ánimo se caracterizan por ser una reacción defensiva frente a una amenaza para la “integridad yoica”, frente a algún peligro real, presente; o posible pero no presente; o muy o poco probable; o imaginario; o, lo que parece ser peor, cuando no se sabe definir cuál es la amenaza, pero hay una sensación generalizada de que existe (trastorno de ansiedad generalizada). 

La persona tiene una sensación de inseguridad personal que va desde los grados más leves (ansiedad) hasta los más agudos (miedo, angustia, ataque de pánico).
Sea como fuere, la realidad es que, a raíz del pecado, sabemos que este mundo es el escenario del gran conflicto entre las fuerzas del bien y del mal. Por eso, hay causas reales de amenaza para nuestra integridad, y también se ha instalado en nosotros una conciencia de inseguridad.


Pero, por encima de estas cosas, confía en que no estás solo ni desamparado para enfrentar las luchas, los desafíos y aun las amenazas que esta vida terrenal te pueda presentar. Hay un Dios omnipotente, “Jehová de los ejércitos”, que tiene una hueste de ángeles poderosísimos dispuestos a ayudarte, a protegerte y a sostenerte en medio de tus temores, y que puede hacer que tu vida sea alumbrada por su luz. Ten paciencia con los procesos terapéuticos, en caso de que tengas que recurrir a ayuda profesional, pues tienes la certeza de que Alguien más grande que tus problemas tiene suficiente poder para sacarte adelante.

Si eres sabio, atenderás


Hijo,si eres sabio, atenderás los consejos del que consideras tu padre, si eres de los que se burlan no tomarás en cuenta sus reproches.


Comerás del fruto de tus obras: tendrás felicidad si eres justo, recibirás violencia si haces lo malo.Si vigilas tus palabras tendrás larga vida, si hablas sin parar, te perjudicarás.


Si te quedas en el deseo, no conseguirás nada: porque son los activos los que traen incremento.


El hombre bueno siente horror por la mentira, el malvado tira mugre y calumnia, Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que escucharé a mis mayores que quieren mi bien, seré justo con otros y vigilaré mis palabras. Me activaré para lograr lo que deseo, Amén.


Referencia Bíblica: Proverbios 13

Saber dar

Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito… (v. 25).
Lectura: Filipenses 2:19-30


Muchas obras de caridad que ayudan a personas necesitadas dependen de las donaciones de gente que tiene más que suficiente y da ropa y artículos del hogar que ya no usa. Es bueno dar cosas así para beneficiar a otros, pero solemos ser más reticentes a entregar elementos de valor que usamos todos los días.



Cuando Pablo estaba preso en Roma, necesitaba permanentemente el ánimo y la compañía de amigos confiables. No obstante, envió a dos de sus colaboradores más cercanos para ayudar a los seguidores de Jesús en Filipos (Filipenses 2:19-30): «Espero en el Señor Jesús enviaros pronto a Timoteo, […] pues a ninguno tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se interese por vosotros» (vv. 19-20), y «tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades» (v. 25). El apóstol entregó generosamente a los demás lo que él más necesitaba.

Lo que sentimos que es «lo más valioso» en nuestra vida hoy podría ser de mucha ayuda para alguien que conocemos: tiempo, amistad, ánimo, un oído atento o una mano solidaria. Cuando entregamos lo que el Señor nos ha dado, lo honramos a Él, ayudamos a otros y somos bendecidos.



Señor, ¿a qué me aferro? Si alguien lo necesita, abre mi corazón y mi mano, y ayúdame a darlo hoy.

Dar con generosidad honra al Señor, ayuda a otros y nos bendice personalmente.

¿Quién arrojará la piedra?

Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?Santiago 4:12

No juzguéis, para que no seáis juzgados.Mateo 7:1

¿Quién arrojará la piedra? (Juan 8:2-11)
Unos jefes religiosos llevaron a Jesús una mujer sorprendida en adulterio. En realidad no les importaba mucho la culpabilidad de esta mujer; su objetivo era tender una trampa a Jesús.


La mujer era culpable, y la Ley del Antiguo Testamento era categórica: esa mujer debía ser lapidada. Pero, ¿por quién? Jesús leyó en los corazones de los que la acusaban. Se agachó, dejándoles un tiempo de reflexión, luego se levantó y dio su veredicto: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella” (v. 7).


La flecha los alcanzó de forma más directa que la piedra que pretendían arrojar a la mujer a quien querían matar. Entonces se fueron uno tras otro…
La mujer se quedó sola con Jesús. Él tendría el derecho de arrojar la primera piedra. Podía condenarla, porque él no tenía pecado. Entonces, ¿por qué no la condenó? Porque pronto él mismo sería juzgado y condenado por hombres inicuos. Llevaría en la cruz los pecados de los que creen en él. ¡Por eso pudo anunciar por adelantado el perdón a los pecadores!


Jesús no trató a la ligera el mal cometido, sino que lo llevó sobre sí mismo y sufrió el castigo por parte de Dios durante las tres horas de tinieblas impenetrables de la crucifixión. Escuchemos su grito de dolor: “Me han alcanzado mis maldades…” (Salmo 40:12). ¡Esas iniquidades que confesaba como si fuesen suyas, eran las mías y las suyas, lector!


Buenas Tardes


Días de preparación

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar [...] a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.2 Timoteo 3:16-17, RV-60


Si estás buscando un cambio en tu vida, y en especial le has pedido a Dios que te dé una oportunidad para cambiar, servir y cumplir con un llamado, piensa que Dios escucha con mucha seriedad tus peticiones. Por eso, va a empezar a dirigir tu vida de tal forma que te irá llevando a dejar cosas, a tomar decisiones muy duras para ti, pero que serán necesarias para los planes que tienes. Conozco personas que han hecho pactos con Dios y han dejado sus trabajos seculares que no honraban su nombre y han buscado algo que vaya de acuerdo a su estilo de vida.


¿Sabes lo que pasa a veces? Parecemos muy espirituales y nos dejamos llevar por las emociones. Le decimos al Señor: «Quiero ser misionero, quiero ser pastor y vivir para ti».


«Perfecto», dice Dios. «¿Estás dispuesto a dejarlo todo por mí? ¿Dejarías ese trabajo que te da buen dinero, pero te roba tiempo con tu familia? ¿O estás listo para ser misionero dejando tu familia y viajando a lugares en los que quizá no tengas una cama donde dormir y la comida no sea la más apetitosa?».


El servicio a Dios tiene un precio y sacrificios que enfrentar. Sin embargo, la gran verdad es que si Dios te llama, te capacita y te prepara. Creo que ya te lo dije, pero lo repito ahora: Así como los soldados van a la guerra, pero antes necesitan preparación física y entrenamientos muy fuertes, igual sucede con nosotros. Dios necesita prepararnos para darnos lo que anhelamos.


Tú tienes autoridad

“Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.” Romanos 5:17 RVR-1960


Según este versículo, todos los que han recibido de la gracia de Dios y del don de la justicia, deben reinar en vida. Reinar significa dominar o ejercer autoridad. La autoridad y el dominio es lo que Dios entregó al primer hombre que era Adán.


El hombre recibió autoridad sobre la tierra y sobre todo lo que existía en ella, mientras el hombre caminaba con Dios en obediencia, su autoridad y dominio quedaban vigentes. Pero cuando Adán y Eva pecaron, perdieron la justicia y la autoridad recibida, en lugar de reinar quedo sujeto a servidumbre. Hebreos 2:15


Cuando Jesús vivía entre nosotros como hombre su justicia le mantuvo bajo la cobertura de Dios y así el tenía autoridad para deshacer las obras del maligno.El enemigo sólo ganó acceso al mundo a través del pecado del hombre. Mientras el hombre mantenga su naturaleza pecaminosa, no tiene ningún derecho legal en contra de las obras del enemigo. Tiene que sufrir enfermedades, tragedias, escasez y el fracaso, porque es un pecador y el diablo viene para “robar, matar y destruir” (Juan 10:10). El hombre perdió la justicia por el pecado de Adán, pero el poder del pecado es destruido y el hombre recibe nuevamente esa autoridad perdida para reinar cuando nace de nuevo, permitiendo que surja ese nuevo hombre que Dios quiere usar.


“Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado.” Romanos 6:6-7 RVR-1960


No esperes más para comenzar a ejercer esa autoridad que Jesucristo te ha dado desde el momento que lo aceptaste en tu corazón. Tú puedes sacar de tu vida toda angustia, tristeza y todo aquello que te quita la paz, en el nombre de Jesús y con la autoridad que Dios te está brindando.

Dios Abrirá una Puerta

Cuando Dios abre una puerta, te expone y el mundo queda a la espera de tu reacción; pero, lamentablemente, a algunos les da temor y se encierran. Pero tú, como iglesia, debes decir y demostrarle al mundo que no hay nada que te pueda detener. Debes atreverte a decirles a otros: La tumba no pudo detener a Jesucristo, como tampoco me puede detener.


Resucitar en el interior es levantarse confiadamente y vivir sin ningún temor, sabiendo que hay esperanza y posibilidad en Cristo.

Después que Jesús resucitó, los discípulos no se escondieron por temor a los romanos, sino por miedo a los religiosos que les iban a señalar y perseguir. Hoy día, muchos están escondidos porque una vez los religiosos les dijeron: No puedes, no hagas, no lo mereces, no eres digno, eres vil pecador sin derecho a ser su hijo. Otros tienen grabado que el diablo los está buscando, persiguiendo; y, si algo les va mal, entonces, en su mente, está la conciencia de condenación de que Dios los está castigando, que algo hicieron mal.


No hay que ser un líder religioso para señalar y condenar. Hay quienes no van todos los servicios de la iglesia, pero, en sus mentes, están señalado a sus compañeros, vecinos, familiares, y juzgando si están bien o mal, si alcanzan o no alcanzan, miran por encima del hombro menospreciando. A Jesucristo no lo detuvo la religión; a ti tampoco te puede detener lo que puedan decir.

La Biblia relata que, después de su resurrección, Jesucristo se metió en el lugar donde se encontraban sus discípulos. Hoy, Jesucristo se mete en el mismo medio de tu mente y corazón para que experimentes la paz que sobrepasa todo entendimiento, y salgas por la puerta abierta, con la cabeza en alto, sabiendo que eres un hijo de Dios y la victoria te pertenece.

En Apocalipsis 3, Dios le habla a la iglesia de los Filipenses, que era la más pequeña, pero muy dadivosa y, en medio de las dificultades, habían guardado la palabra y retenido el nombre de Dios. Por esto, Dios les dice, He abierto una puerta que nadie puede cerrar, y aunque tienes pocas fuerzas, has guardado mi palabra y has retenido mi nombre. Podemos ver cómo ellos decían, en Filipenses 4:19: Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falte conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.


Así que, tú, mantente guardando la palabra en medio de las dificultades, porque Dios abrirá para ti una puerta que nadie podrá cerrar y Él suplirá todo lo que te falte.

Derriba los ídolos y Dios te dará la victoria

Si la lucha es grande o pequeña, si los enemigos parecen muchos o pocos, siempre, en todos los casos, es el Señor Jesús quien nos da la bendición. Nosotros nos preparamos para la batalla, pero Dios es quien nos da la victoria.
Versión Audio:

Josué 7:10-12 dice: ¡Israel ha pecado y ha roto mi pacto! Robaron de lo que les ordené que apartaran para mí. Y no solo robaron sino que además mintieron y escondieron los objetos robados entre sus pertenencias. Por esa razón, los israelitas huyen derrotados de sus enemigos. Ahora Israel mismo será apartado para destrucción. No seguiré más con ustedes a menos que destruyan esas cosas que guardaron y que estaban destinadas para ser destruidas”. Josué pensó que derrotaría fácilmente a Hai, un pueblo pequeño, envió poco ejército, y no pudieron ganar. Luego de lamentarse y clamar a Dios, el Señor les mostró que habían robado lo que tenían que entregarle a Él, y algunos habían retenido lo que tenían que eliminar. La codicia llevó a muchos a esconder la riqueza que no provenía de una fuente de bendición, haciendo de esas cosas, un ídolo escondido. 

El Señor es quien siempre dio la victoria a su pueblo, y ésta requiere de obedecer lo que nos pide. Si desechamos el consejo y guardamos en el corazón lo que no es aprobado por el Señor, es como erigir un ídolo, que se transformará en la causa de nuestras derrotas.


Hagamos esta oración:


“Padre te pido que me muestres si hay ídolos en mi corazón que impidan que pueda derrotar lo que se me opone. Abre mis ojos y dame convicción de aquello que debo eliminar. Solo tu eres quien me da la victoria, lo pido en el nombre de Jesús, amén”


Feliz Miércoles 

para dar Bendiciones 

y ser Bendecido


Miércoles, un día para dar Bendiciones a otros,

para amar y ayudar,

expresando con nuestros labios

palabras de aliento, de motivación,

de vida y salud.

Miércoles feliz para recibir también

bendiciones de nuestro Dios,

quien nos da la fuerza para vivir,

el ánimo para trabajar

y la fortaleza en las pruebas.


Feliz Miércoles.

Salmo 119: 151-152

Cercano estás tú, Jehová,

y todos tus mandamientos son verdad.

152 Hace ya mucho que he entendido tus testimonios,

que para siempre los has establecido.

Buenos Dias


martes, 29 de septiembre de 2015

Buenas Noches


Dios te da dones sobrenaturales

Hay dones sobrenaturales y capacidades excepcionales que el Señor imparte en tu vida para que resuelvas problemas, ayudes a otros y seas promovido como el profeta Daniel. El Señor te unge con una capacidad por encima del resto.


En Daniel 1:17 (NTV) dice: “A estos cuatro jóvenes Dios les dio aptitud excepcional para comprender todos los aspectos de la literatura y la sabiduría; y a Daniel Dios le dio la capacidad especial de interpretar el significado de visiones y sueños”. Daniel y sus compañeros estaban siendo capacitados para servir en el palacio del Rey, pero contaban con el favor del Señor, ellos recibieron una capacidad especial para comprender de forma especial las letras y ciencias. Muchas veces necesitaremos recibir dones sobrenaturales para llevar a cabo nuestra misión y trabajo. El Señor producirá en nosotros una capacidad fuera de lo común que nos pondrá por encima del resto, siendo una llave que nos abrirá puertas que nos llevará a lugares inaccesibles con las capacidades normales. El Señor te abrirá el entendimiento, y te revestirá de dones especiales para cumplir con tu propósito, a su vez, esos dones serán una gran bendición a quienes reciban sus beneficios por medio de nosotros. Todos tenemos dones designados, éstos requieren humildad y consagración. Llega el tiempo donde recibirás capacidad sobrenatural para resolver problemas y establecerte en un nuevo nivel.


Hagamos esta oración:


“Padre hoy desato sobre mis los dones que has designado para llevar a cabo mi propósito en este mundo, te pido que me ungas, capacités, instruyas, e impartas la habilidad de usar tus dones sobrenaturales, te lo recibo en el nombre de Jesús, Amén”.

¿Con los oídos tapados?

“Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír.” Hebreos 5:11


Pablo en esta oportunidad hace un reclamo a la iglesia, menciona que la iglesia cerró sus oídos a Dios, es decir, dejaron de escucharlo, de prestarle atención a sus palabras y automáticamente dejaron de crecer. ¿Te has conformado con lo que tienes y perdiste ese deseo por conocer y escuchar la Palabra de Dios?“Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.” Hebreos 5:12


¡Y este era el reclamo de Pablo! En vez de ser obedientes, caemos en los mismos errores y necesitamos que una y otra vez nos vuelvan a enseñar lo mismo. ¡Hasta nos tienen que empujar para leer la Biblia o para orar! Seguimos en el mismo lugar, ¡seguimos gateando cuando ya deberíamos caminar y estar viviendo lo que Dios tiene para nosotros! ¡Andamos retrasados!


¿Qué hace Dios? “Despierta además el oído de ellos para la corrección, y les dice que se conviertan de la iniquidad” Job 36:10.


¡Dios no te dejará estancado! Él volverá a captar tu atención, para que vuelvas a tener ese amor por su palabra. Solamente las ovejas que no reconocen la voz de su pastor son las que se pierden y corren los mayores peligros. Dios no quiere verte enfermo, en derrota o en peligro. Por lo tanto, por su por amor y misericordia nos despertará el oído.


La pregunta es: ¿Cómo lo hará? “…y en la aflicción despertará su oído” Job 36:15


A veces Dios va a sacudir el barco donde te encuentras para que despiertes, para que comiences a andar en su voluntad, y vuelvas a obedecer, así como hizo con Jonás, pero todo esto por amor a ti. Sabemos que no es fácil cuando esto pasa, pero estamos aquí como una familia para apoyarte.


No olvides que: “Vivir menos de lo que Dios nos llamo a ser, es tomar en poco el sacrificio de Jesús”


REFLEXIÓN – Deseá la Biblia más que ninguna otra cosa.

“Deseen con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación.” 1 Pedro 2.2 (NVI)
Desear

Dios es muy sabio cuando nos pide algo. Pedro escribe esta carta con un tema excluyente, la santidad del hijo de Dios. Un tema que no pierde vigencia, que no envejece, que es necesario recordar cada día. Un tema que nos enfrenta a diario a nuestras miserias y egoísmos.

Porque cada vez que pecamos, estamos despreciando el gran sacrificio de Cristo en la cruz para satisfacer un deseo de nuestra vieja naturaleza. Ponele el nombre que quieras, pero siempre termina de esta manera.

El diablo es muy astuto y sabe como engañarnos. Pero su metodología es siempre la misma, primero te muestra, después te hace codiciar y luego cometes el pecado. Como te estudia y te sigue a todos lados, mira lo que ves en la tele, lee tu facebook, escucha tu música y las conversaciones con tus amigos y conocidos, él saca un perfil de tus debilidades y se esfuerza en presentarte oportunidades de pecar.

Pedro sabía de esta metodología, la había padecido durante años, por eso nos recomienda, modificar nuestro deseo. Porque el deseo se origina en el pensamiento. No es una sensación, es una decisión. Si vos le pones a tu mente mucho de un tema, eso será preponderante en tu pensamiento, en tus acciones, en tus hábitos y en tu andar cotidiano.

Escuchá muchas malas palabras y terminaras diciendo malas palabras. Escuchá mucho de robar y terminaras robando sin culpa. Escuchá mucho de Dios y terminaras seducido por su gloriosa persona. Somos lo que pensamos y pensamos lo que permitimos que entre en nuestra mente. Por eso Pedro nos sugiere que deseemos como un bebe la leche, la Palabra de Dios.

¡que te produzca placer leer la Biblia, que tengas una necesidad diaria de buscarla y abrirla para aprender y poner en práctica! ¿No tenés este deseo? Hay que trabajarlo. Obligate a leer la Biblia cada dia. No comas si no la leiste antes. Que sea una obligación y esforzate hasta lograr el hábito. Hacelo en el celular, en la mesa de la cocina o donde quieras. Pero obligate.

Vas a ver como Dios cambia obligación por placer, tu deber por deleite. Desecha tus costumbres pecaminosas, y reemplazalas por una dosis diaria de la Biblia. Entonces vas a potenciar tu madurez espiritual, vas a crecer y vas a agradar a Dios. Elegí hoy este buen deseo.


Una generación que no se rinde

“Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.”
Job 1:1

Dios está levantando un reino poderoso y no de gente que se rinde, sino que avanza hacia la meta con Dios. La Palabra de Dios nos muestra que Job está brillando en la tierra como un testimonio de Dios y representando a Dios en la tierra con éxito. Casi como que pensamos que a él no le puede fallar nada. Sin embargo, le aparecen situaciones contrarias que van a perjudicar y arruinar los planes de bendición para esa vida y esa familia. Esos contratiempos son generados por el enemigo. ¡Ahora Satanás no puede hacer nada con usted! 

Porque él ya fue vencido en la cruz del calvario por Jesucristo. Lo único que puede trabajar es con sus estrategias para capturar su atención, para engañarlo y hacerle creer que usted no va a tener la victoria, que no va a salir de la situación. Quiere mentirle y que le crea a la mentira que usted es un fracasado.

 Quiere lograr que usted se rinda. Pero usted está destinado a la victoria. No se rinda al enemigo que le quiere sacar ventaja por todos lados. No le abra ninguna puerta de acceso ni en los pensamientos ni en ningún área de su vida.

 Usted está lleno del Espíritu Santo, es una vasija de honra para Dios, un elegido para vivir una vida de victoria. Donde usted se mueva, Dios se va a mover con poder, con gloria, con bendición.

Miremos un poquito el ejemplo de Job. Satanás trató de apagar todo lo que había en su vida. Él era una persona brillante y excelente que manifestaba la gloria de Dios en todas las áreas. Todo le era favorable hasta que el enemigo aparece y viene a trabajar en contra de él. Por eso usted tiene que saber que el enemigo va a trabajar en todas las áreas para ver en cuál puede tener algún acceso, para engañarle y mentirle. Él quiere que usted acepte sus mentiras y se establezca en un nivel de fracaso. Pero ninguno de ustedes fue formado por Dios para vivir una vida regular ni de altibajos. Usted sabe que con Dios puede vivir la vida abundante que él le ha prometido en la plenitud del espíritu. Puede vivir con la autoridad que Él le ha dado, gobernando su vida con la Palabra de Dios.

Si observa el final de la historia de Job verá que Dios lo bendijo con el doble de lo que había perdido. El versículo 12 dice: “Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero…” Job no se rindió ante las mentiras del enemigo y se mantuvo hablando lo que conocía de Dios. Usted hoy tiene la Palabra de Dios escrita y tiene acceso a ella a diario, también tiene acceso a las enseñanzas de los hombres de Dios. Aprovéchelas. Busque la palabra que sale de la boca de Dios, pídale que se la revele a su espíritu. Afírmese en ella y por sobre todo, venga lo que venga no se rinda. Usted forma parte de una generación poderosa, vencedora. ¡Tiene la victoria asegurada!


Oración: Padre, hoy recibo tu Palabra en todas las formas en que me puedes hablar. Me aferraré a ella, la creeré y la guardaré en mi corazón para que cuando vengan problemas pueda confesarla con fe y salir victorioso. No me rendiré ante las adversidades ni le creeré al enemigo. En el nombre de Jesús, amén.

Dios te habla

Hagan todas las cosas sin murmuraciones ni discusiones, para que sean irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin tacha en medio de una generación torcida y perversa, en medio de la cual ustedes resplandecen como luminares en el mundo.
Filipenses 2:14


Vengan y caminemos a la luz del SEÑOR.
Isaías 2:5

EL PRINCIPIO DE LA HUMILLACION


Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte a su debido tiempo.


Abominación al SEÑOR es todo el que es altivo de corazón; ciertamente no quedará sin castigo.


Mas ahora, oh SEÑOR, tú eres nuestro Padre, nosotros el barro, y tú nuestro alfarero; obra de tus manos somos todos nosotros. No te enojes en exceso, oh SEÑOR, ni para siempre te acuerdes de la iniquidad; he aquí, mira, te rogamos, todos nosotros somos tu pueblo.


Me has castigado, y castigado fui como becerro indómito. Hazme volver para que sea restaurado, pues tú, SEÑOR, eres mi Dios. Porque después que me aparté, me arrepentí, y después que comprendí, me di golpes en el muslo; me avergoncé y también me humillé, porque llevaba el oprobio de mi juventud.
Bueno es para el hombre llevar el yugo en su juventud.

Porque la aflicción no viene del polvo, ni brota el infortunio de la tierra; porque el hombre nace para la aflicción, como las chispas vuelan hacia arriba.


I P. 5:6 Pr. 16:5 Is. 64:8,9 Jer. 31:18,19 Lam. 3:27 Job 5:6,7

¡TE BENDECIRÉ!


“Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.” Génesis 12:2-3 (RVR 1960)


La promesa de Dios para Abraham era de bendición a causa de su obediencia. ¿Estás dispuesto a salir de tu comodidad para obedecer a Dios? Quizá al igual que Abraham hoy tienes que tomar una decisión que marcará tu vida para siempre, no permitas que tu zona de confort te haga perder el plan que Dios tiene para ti.

Buenas Tardes


No reprendas con dureza al anciano


Hijo,no reprendas con dureza al anciano; al contrario, aconséjalo como si fuera tu padre; trata a los jóvenes como a hermanos.


A las mujeres mayores trátalas como a madres y a las jóvenes, con gran pureza, como a hermanas.Trata de ayudar a las viudas que realmente están indefensas.Especialmente aquellas que son conocidas por sus buenas obras: las que educaron a sus hijos, las que han sido hospitalarias, las que sirvieron humildemente a los santos y socorrieron a los que sufren. En pocas palabras, las que se hayan dedicado a hacer el bien, Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que seré amable y respetuoso para con todos. Ayudaré a las viudas o huérfanos que realmente no tienen quien los ayude. Especialmente a los de buen testimonio, Amén.


Referencia Bíblica: 1 Timoteo 5


TU NOMBRE


Invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré.
Oh SEÑOR, Dios nuestro, otros señores fuera de ti nos han gobernado; pero en ti solo confesamos tu nombre.


Hemos venido a ser como aquellos sobre los que nunca gobernaste, como aquellos que nunca fueron llamados por tu nombre.
Entonces verán todos los pueblos de la tierra que sobre ti es invocado el nombre del SEÑOR; y te temerán.


Porque el SEÑOR, a causa de su gran nombre, no desamparará a su pueblo, pues el SEÑOR se ha complacido en haceros pueblo suyo.
¡Oh Señor, escucha! ¡Señor, perdona! ¡Señor, atiende y actúa! ¡No tardes, por amor de ti mismo, Dios mío! Porque tu nombre se invoca sobre tu ciudad y sobre tu pueblo.


Ayúdanos oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre líbranos y perdona nuestros pecados por amor de tu nombre. ¿Por qué han de decir las naciones: Dónde está su Dios?


El nombre del SEÑOR es torre fuerte, a ella corre el justo y está a salvo.


Nu. 6:27 Is.26:13; 63:19 Dt. 28:10 I S. 12:22 Dan. 9:19 Sal. 79:9,10 Pr. 18:10

Estancamiento general

Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas.Isaías 54:2, RV-60


¿Estás viviendo una etapa en la cual te hayas estancado? ¿Te parece que no te encuentras en ninguna parte y a veces sientes que se te une el cielo con la tierra? ¿Que te agobian los problemas familiares o la falta de trabajo? ¿Que tratas de servir en la iglesia pero como que tampoco te llena?


Quiero decirte que es válido sentirte de esa manera. Lo que no es válido es quedarse en esa condición.


Siempre he visto que nuestra vida está llena de ciclos que deben cerrarse. Así que le debemos dar oportunidad a Dios para tener nuevos comienzos cuando no cerramos esos círculos de relaciones inconclusas o proyectos que empezaron, pero que nunca terminaron. Hasta en el servicio a Dios tenemos ciclos y eso nos lleva a nuevas etapas.


Dios muchas veces permite que nos sintamos así, porque quiere sacarnos de nuestra zona de comodidad y llevarnos a otras experiencias. La pregunta que cabe es la siguiente: ¿Qué pasa si nos provoca estas molestias? Lo más probable es que nos quedemos quietos y no tomemos ninguna decisión de crecer.


Por lo tanto, realiza cambios radicales que vayan de la mano de nuestro Dios y verás que tendrás la garantía de una vida llena de éxito.


Feliz Martes para ti, 

Dios está contigo


En medio de todo, y a pesar de todo,

por encima de todo, Dios está contigo,

tienes esperanza, no pierdas la confianza.

Por eso este es un Martes Bendecido.

Las bellas palabras del Dios son luz

que alumbra nuestros pasos,

ha dicho No te dejaré ni te desampararé,

te daré fuerzas como las del búfalo,

te renovaré como las águilas,

podrás volar a las alturas espirituales,

tendrás un nuevo corazón.

Cree las promesas de Dios

que te dicen que los que lloran serán consolados,

que los de limpio corazón verán a Dios

y muchas otras promesas bíblicas de amor.


Feliz Martes para ti.

Día 10, 40 Días de Ayuno 2015 | Hugo Márquez



IMPARTAMOS PAZ CON UNA PRESENCIA INFLUYENTE EN TODOS LOS ÁMBITOS DE LA SOCIEDAD


"Además, busquen el bienestar de la ciudad adonde los he deportado, y pidan al Señor por ella, porque el bienestar de ustedes depende del bienestar de la ciudad." Jeremías 29:7


MOTIVOS DE ORACIÓN


1. Oremos para que el Principado de paz llegue a cada persona y nación y la Iglesia del Señor tenga paz en todo el mundo.2. Oremos por la paz de los angustiados y afligidos, por la paz en las familias y por la paz en las decisiones y emprendimientos.3. Oremos para que seamos instrumentos de la paz del Señor.


ACCIONES PRÁCTICAS


1. Entabla una relación afectiva y amistosa con personas que por su conducta o actitud han llegado a ser despreciadas y marginadas por alguna iglesia.2. Proclama la paz de Dios sobre tu ciudad mientras transitas por ella. De- clara paz en todos los ámbitos de esta. En las distintas esferas de gobierno y fuerzas vivas de la ciudad, en cada barrio, en la zona comercial, productiva e industrial.3. Comprométete a ser un instrumento de paz. No tengas temor ni dudas en involucrarte en aquellas situaciones complejas y difíciles que necesitan ser pacificadas.

Salmo 119: 148-150

Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche,

para meditar en tus mandatos.

149 Oye mi voz conforme a tu misericordia;

Jehová, vivifícame conforme a tu justicia.

150 Se acercaron a la maldad los que me persiguen;

se alejaron de tu Ley.

Buenos Dias


lunes, 28 de septiembre de 2015

Buenas Noches


Sabiduría

Sabidurías es conocer lo que se debe hacer.


Habilidad, saber cómo debe hacerse yvirtud hacerlo.



¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová!Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierraestá llena de tus beneficios.


Salmo 104:24

Días de lluvias


En las tres fechas importantes de mi vida, el día de nuestra boda, el nacimiento de nuestro primogénito Benjamín y ahora el nacimiento de nuestro segundo hijo Matthias ha caído lluvia. Cuando se terminó la ceremonia y entramos a la recepción de la boda el cielo se abrió en lluvia. El día que nació Benjamín llegó la tormenta Chantal a Santo Domingo. Y el jueves pasado cuando nació Matthias llegamos a la clínica bajo agua.


La Palabra de Dios dice en Deuteronomio 11:14 “El dará a vuestra tierra la lluvia a su tiempo, lluvia temprana y lluvia tardía, para que recojas tu grano, tu mosto y tu aceite”.También dice en Joel 2:23 “Hijos de Sion, regocijaos y alegraos en el Señor vuestro Dios; porque Él os ha dado la lluvia temprana para vuestra vindicación, y ha hecho descender para vosotros la lluvia, la lluvia temprana y la tardía como en el principio”.


RECUERDA, LA LLUVIA ES BENDICIÓN. LA LLUVIA ES PRESENCIA DE DIOS SOBRE NOSOTROS. AGRADEZCO A DIOS QUE EN ESAS TRES FECHAS IMPORTANTES DE MI VIDA, SU LLUVIA A CAÍDO A TIERRA. SU BENDICIÓN HA ESTADO. DIOS ES FIEL EN SUS PROMESAS. TEN A CRISTO JESÚS COMO SEÑOR, REY Y SALVADOR. ¿YA LO TIENES EN TU VIDA?


Dios te bendiga


La piadosa cualidad de la generosidad


PROVERBIOS 11:24,25 “24 Hay quienes reparten y les es añadido más, y hay quienes retienen más de lo justo y acaban en la miseria.” “25 El alma generosa será prosperada: el que sacie a otros será también saciado.”


Cuando era niño, vivía con mi madre en una casa de una sola habitación. Ella ganaba sólo lo suficiente para comprar comida, ropa y pagar la renta. Casi todos los sábados, un chico llegaba a nuestra puerta y preguntaba: “¿Tienen algo de comer?” Yo miraba dentro de la nevera y veía quizás un pedazo de fruta o unos pocos huevos, un poco de tocino, pero no mucho más. Sin embargo, mi madre siempre encontraba algo de comida para ese niño.


La generosidad es la actitud de compartir alegremente lo que podamos dar, sin importar nuestra riqueza. La Biblia dice que dar es un atributo de DIOS: “12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo y para bendecir toda la obra de tus manos. Prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.” (Dt 28:12) y, “20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros,”(Ef 3.20). Y como parte de Su plan de transformación para los creyentes, el Padre Celestial desea que seamos generosos.


Una actitud generosa en cuanto a nuestro tiempo y a los bienes materiales comienza por entregarnos a DIOS. Cuando aceptamos que ÉL es dueño de todo, podemos dar de lo poco que tenemos. Sin embargo, la generosidad se cultiva mediante la fe. En vez de hacer cálculos para ver lo poco que podemos apartar para beneficencia, los cristianos debemos dar por fe. Hebreos 13.16nos dice: “Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada DIOS”. El Señor responde dándonos lo suficiente para cubrir lo que damos, y también para nuestras necesidades: “38 Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo, porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.” (Lc 6.38). Sólo dando aprendemos que jamás podremos superar a DIOS en generosidad.


Algunos creyentes optan por el egoísmo y la rebeldía, pero DIOS aseguró una forma de pobreza —ya sea financiera, emocional o espiritual— a quienes lo hacen. En vez de eso, tomó la decisión hoy de cultivar un espíritu generoso para el Señor.


ORACIÓN: Señor, gracias por las abundantes bendiciones que Tú nos das: la vida, la salud, el amor de nuestros seres queridos, el trabajo, las comodidades, los alimentos, etc., todo viene de Ti y tú nos has hecho administradores de todo ello. Enséñame y ayúdame a ser un buen administrador y que también sea generoso con el necesitado. Gracias por las enseñanzas de Tu Palabra. En el nombre de Cristo, amén.

Culto Domingo 27

Isaias 58:13

2 Samuel 3

2 Samuel 7:16








Dios los bendiga

¿Cuánto vales?

Lee 1 Pedro 2.8-10


Tú y yo hemos luchado contra sentimientos de incompetencia. La percepción de la incompetencia personal persiste debido a que tenemos inadecuada comprensión del papel que Dios debe jugar en nuestra vida.


La valoración de una persona puede compararse con el valor del dinero. Piensa por un momento que tienes un billete de un dólar que está gastado, roto y defectuoso. El hecho de que ya no sea nuevo no disminuye su valor. No importa cómo luzca, su valor permanece sin cambio simplemente porque lo estableció quien lo hizo; es decir, el gobierno de los Estados Unidos. Siempre valdrá un dólar y se le puede usar para comprar cualquier cosa que puede adquirirse normalmente con un dólar.


Un cliente en un establecimiento se molestaría mucho si presentara un billete de cien dólares desgastado por sus artículos o servicio y el comerciante respondiera: «Lo lamento, sólo lo puedo tomar a un valor de cincuenta dólares porque su billete está rasgado y roto». El cliente llegaría a la conclusión de que el comerciante está loco.


Hay algo en cada billete que lo diferencia de cualquier otro: Su número de serie. Ningún otro billete tiene ese número. Dios estableció tu valor cuando te creó. Él nos hizo a cada uno único. Lo honras cuando aceptas tu singularidad. Además, así como el gobierno crea billetes con diversas denominaciones, Dios nos creó con la variedad que necesitamos para cumplir el propósito designado para cada uno.


Tú tienes un valor único y un destino diferente. Antes de que Dios te creara, tenía un plan para que tu vida se dedicara de acuerdo a su plan soberano para ti.
No hay necesidad de que te sientas incompetente al lado de nadie cuando tienes una relación íntima con el que creó a todos. Alguien dijo una vez: «El que se postra ante Dios, puede estar de pie ante cualquiera».


Reflexión:

Reconozco que soy de inmenso valor ante Dios, por tanto mantendré una relación íntima con Él.

El más grande en el Reino


Hijo,el más grande en Mi reino es como un niñito.


El que se haga pequeño como un niño, ése será el más grande en el Reino de los Cielos.Y el que recibe en mi nombre a un niño, a Mí me recibe.


No hagas caer o escandalizar a uno de estos pequeños que creen en Mí, porque te harías un gran mal a ti mismo.¡Ay del mundo a causa de los escándalos! Tiene que haber escándalos, pero, ¡ay del que causa el escándalo!


Cuídate y no desprecies a ninguno de estos pequeños y no los hagas tropezar. Pues yo te digo que sus ángeles en el Cielo contemplan sin cesar la cara de mi Padre.


Porque Yo Soy el buen pastor que tiene 100 ovejas y deja a las 99 para rescatar a la oveja perdida. Es decir ese pequeñito que fue escandalizado.


Y al encontrarlo y traerlo al redil, éste me dará más alegría que las noventa y nueve que no se extraviaron, Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que buscaré tener la actitud sencilla y humilde de un niño. Buscaré no ser de tropiezo al sencillo y le ayudaré para traerlo al redil, Amén.


Referencia Bíblica: Mateo 18

Una nueva creación

… si alguno está en Cristo, nueva criatura es… (2 Corintios 5:17)
Lectura: Hechos 9:10-22


Al principio de mi vida laboral, tuve un compañero al que parecía encantarle usar el nombre de Dios cuando insultaba. Se burlaba descaradamente de los creyentes que eran nuevos en su fe o que trataban de hablarle de Jesús. El día que me mudé para trabajar en otra ciudad, recuerdo que pensé que ese hombre nunca aceptaría a Cristo como Salvador.



Dos años después, visité mi antiguo lugar de trabajo, y él seguía allí. ¡Nunca vi un cambio tan impresionante! Aquel agnóstico se había convertido en un ejemplo andante y hablante de lo que significa ser una «nueva criatura» en Cristo (2 Corintios 5:17). Hoy, más de 30 años después, sigue contándoles a otros que Jesús «lo encontró donde él estaba; con pecado y todo».



Se me ocurre que los primeros cristianos vieron algo similar en Pablo, su feroz perseguidor; un fascinante ejemplo de lo que significa convertirse en una nueva criatura (Hechos 9:1-22). ¡Qué gran esperanza brindan estas dos vidas a quienes piensan que la salvación no puede alcanzarlos!



Jesús buscó a Pablo, a mi compañero de trabajo… y a mí. Y hoy sigue alcanzando a los «inalcanzables» y mostrándonos que nosotros también podemos llegar a ellos.


Señor, quiero aprender a alcanzar a otros con tu amor y perdón. Enséñame y ayúdame a salir con fe y confianza.


Nadie está fuera del alcance de Dios.

La serpiente de Moisés

Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Juan 3:14-15


La serpiente de Moisés


Cuando, hace muchos siglos, el pueblo de Israel salió de Egipto, cruzó a pie el desierto del Sinaí para llegar a la región de Canaán. Pero ese pueblo, a menudo desanimado, se quejaba, dudaba y acusaba a Dios. No reconocía la bondad de Dios que, hasta ahí, lo había protegido y alimentado milagrosamente cada día. Entonces Dios permitió que unas serpientes cuya mordedura era mortal 

invadiesen el lugar donde el pueblo había acampado. Esa plaga mató a muchos israelitas. Su jefe, Moisés, oró por el pueblo. Dios le respondió y le ordenó colocar una serpiente de bronce bien visible en un asta, y le dijo: “Cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, viviría” (Números 21:8). Y así sucedió: todo el que era mordido y miraba a la serpiente, vivía, era curado.


Esta mordedura de serpiente es una imagen del pecado que marcó a todos los seres humanos en la tierra. La muerte es su trágica consecuencia. Es ineludible, pero así como en el tiempo de Moisés una mirada de fe a la serpiente bastaba para salvar de la muerte, ahora el que mira a Jesús clavado en la cruz recibe el perdón de sus pecados y la vida eterna.


La serpiente puesta en el asta es una imagen de Jesucristo condenado en la cruz en mi lugar, llevando el castigo que merecían mis pecados. ¿Por qué esa mirada de fe me da la vida eterna? Porque Dios halló satisfacción en el valor de la obra en la cruz y ofrece la vida eterna a todo el que cree. “El poder de Dios, quien nos salvó y llamó con llamamiento santo… según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús” (2 Timoteo 1:8-9).


El justo por la fe vivirá.

Romanos 1:17

Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.
Efesios 2:8-9

El justo por la fe vivirá
Este versículo del Antiguo Testamento (Habacuc 2:4) es citado tres veces en el Nuevo Testamento (Romanos 1:17; Gálatas 3:11; Hebreos 10:38).


Fue el punto de partida de la Reforma del siglo 16 en Alemania. El monje Martín Lutero (1483-1545), atormentado por el sentimiento de sus pecados, había ido a Roma a pie para tratar de apaciguar su conciencia. Mientras subía de rodillas la Scala Santa («la escalera santa»), este versículo se apoderó de su mente. Comprendió que estaba equivocado. Se dio cuenta de que no servía de nada esforzarse para merecer la salvación, pues Jesús la había adquirido en su lugar desde hacía muchos siglos, por Su sacrificio en el Gólgota, y se la ofrecía gratuitamente. Entonces sintió un inmenso gozo y una profunda paz. Su vida fue transformada. Ya no clamaría más, como lo hacía en otro tiempo en Erfurt: «¡Mis pecados, mis pecados! ¿Quién me librará de mis pecados?».


Si, al igual que Lutero, usted se siente aplastado bajo el peso de sus pecados, basta echar una mirada de fe a Jesucristo crucificado, quien tomó sobre sí nuestros pecados. Él sufrió el castigo para que usted fuese perdonado. “… llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” (1 Pedro 2:24).


La Biblia nos dice que “la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23). Jesús ofrece la vida eterna a todos los que depositan su confianza en él para ser perdonados.


Buenas Tardes


Ahora Veo

Mientras sea de día, tenemos que llevar a cabo la obra del que me envió. Viene la noche cuando nadie puede trabajar. Juan 9:4, NVI.


Nací en la zona noreste de Tanzania en 1970. Aunque nací con un defecto. En la vista, pude cursar mis estudios. Cuando terminé la escuela primaria, en 1934, ya estaba parcialmente ciego. Hoy soy completamente ciego, pero afortunadamente, aprendí a utilizar el lenguaje Braille, así que me puedo comunicar bien con este método.


A pesar de los desafíos, agradezco a Dios por permitirme tener éxito como uno de los colportores líderes en Tanzania. Antes de ser un colportor, era un granjero y podía hacer muchas tareas por mí mismo. Ahora puedo colportar con bastante independencia. Solamente cuando viajo lejos de mi casa necesito apoyarme en la ayuda de otros colportores.


Llegué a ser un colportor luego de asistir a unas reuniones de colportaje. Me sentí reavivado y fortalecido. Sentí un gran deseo de servir al Señor, pero al considerar mi ceguera, tuve lástima de mí mismo y pensé que en mi condición, no podría hacerlo. En esos días, Dios me llevó a escuchar la historia de un cojo que no podía caminar, pero invitaba a la gente a su casa y le leía de la Palabra de Dios. Como resultado, llevó a muchas personas a Cristo. Entonces pensé: ¿por qué rio yo? Si Dios puede usar a un cojo, seguramente puede usar también a un ciego.


Sin perder tiempo decidí ofrecer mis servicios en el ministerio de las publicaciones. Dejé de lado mis preocupaciones acerca de mi ceguera y dije: “Querido Señor, vengo a ti. Por favor, úsame como soy”. Fui aceptado en el programa de colportaje, y nunca me arrepentí de trabajar para Dios. Hoy puedo vender la mayoría de los libros sin ayuda. Por la gracia de Dios he aprendido a realizar transacciones, recibir dinero, y dar cambio sin ningún problema.


El señor siempre ha sido fiel conmigo. Por eso animo a los colportores recordándoles que debemos trabajar “mientras dura el día”, porque “la noche viene, cuando nadie puede trabajar”. Me encanta la canción “Sublime gracia”. Me identifico: “fui ciego mas hoy yo veo”. Dios me ha dado un nuevo tipo de vista mediante el colportaje. Veo claramente los problemas de la familia humana en este mundo de pecado, y también el resplandor de la mañana dorada cuando Jesús volverá a reclamar a su pueblo. ¡Seamos fieles!.


Dios te habla

Teniendo, pues, un gran Sumo Sacerdote que trascendió los cielos, Jesús, el Hijo de Dios, retengamos nuestra fe.
Hebreos 4:14


Dios es para nosotros un Dios de salvación, y a DIOS el Señor pertenece el librar de la muerte.
Salmos 68:20

Oración por afirmación

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.Filipenses 4:13


Señor Jesús, te doy gracias por este nuevo día. Quiero agradecerte también que he podido comprender que tienes tu mirada puesta en mí y que me ves como un ser de bendición.


Gracias por perdonar mis pecados y por olvidar mis faltas.
Ayúdame, oh Dios, a estar firme en ti y a ver las cosas de otra manera.
Necesito que me ayudes a restablecer mi autoestima y verme como me ves tú.


No permitas que nada ni nadie me robe la tranquilidad, la paz y el gozo.
Afirma mi vida, Jesús, en ti. Quiero agradarte y ser canal de bendición para otros.


Señor, fortalece mi vida, mi corazón, mi alma y todo mi ser.


En el nombre de Jesús, amén y amén.

¡Frazadas o no frazadas, aleluya!

Un ministro de Escocia tenía en su iglesia una hermana muy pobre que tenía el hábito de decir: “Bendito sea el Señor, Amén”, cuando el predicador decía algo destacado.


Esto molestaba mucho a aquel ministro y le dijo: “¿Sabe hermana Elizabet, que cuando usted dice: “Bendito sea el Señor”, durante el sermón, interrumpe mis pensamientos? Si no lo hace durante todo este año le regalaré un par de frazadas nuevas”. La hermana Elizabet era muy pobre y esta oferta le pareció buena.Hizo lo que pudo por ganárselas. Permaneció quieta domingo tras domingo; pero un día vino un pastor visitante a predicar; era un hombre de cuyo corazón rebosaba el gozo de su salvación.


A medida que predicaba acerca del perdón del pecado y de todos las bendiciones que le siguen, la visión de las frazadas prometidas comenzó a desvanecerse mientras el gozo de la salvación aumentaba.


Al fin no pudo contenerse más y se levantó diciendo con voz fuerte: “¡Frazadas o no frazadas, aleluya!”


Al igual que la hermana de esta historia, nosotros también podemos experimentar ese gozo que viene del Señor.


El gozo es un fruto del Espíritu Santo dado a nosotros (Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe… Gálatas 5:22) y que permanece a pesar de toda situación o circunstancia. Este es un gozo profundo y firme que persiste victorioso aun cuando las cosas no marchen nada bien. En Filipenses 5:22 nos dice "Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo:!Regocijaos!"


Es posible experimentar el gozo de Dios cuando reconocemos su poderío, cuando tenemos la seguridad de que cumplirá sus promesas y vivimos en fe no importando lo que estemos pasando. El Poder de Dios, puede tomar el problema más grande y transformarlo en una bendición para nosotros. El plan de Dios siempre es el mejor para nosotros. Porque le importamos a Él.Y Él escogió darnos gozo, porque sabía que lo necesitaríamos en nuestro día a día.


Confía y gózate en Dios!


Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza. Nehemías 8:10 (RVR1960)


Feliz y Bendecido Lunes


Un Bendecido Lunes.

Que se multipliquen tus fuerzas,

se renueve tu pensar

y que las puertas se abran

con prosperidad y paz

para tí y toda tu familia

Que un arco iris de Bendiciones

llene tu vida y la de tus seres queridos


Bendecida Semana

Salmo 119: 148-152

Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche,

para meditar en tus mandatos.

149 Oye mi voz conforme a tu misericordia;

Jehová, vivifícame conforme a tu justicia.

150 Se acercaron a la maldad los que me persiguen;

se alejaron de tu Ley.

151 Cercano estás tú, Jehová,

y todos tus mandamientos son verdad.

152 Hace ya mucho que he entendido tus testimonios,

que para siempre los has establecido.

Día 9, 40 Días de Ayuno 2015 | Ángel Paniagua



IMPARTAMOS PAZ AYUDANDO Y PROMOVIENDO A LOS NECESITADOS


“Hagan que se sienten todos”, ordenó Jesús.Juan 6:10


MOTIVOS DE ORACIÓN


1. Oremos para tener un mayor compromiso social como cristianos.2. Pidamos al Señor que podamos tomar conciencia de lo que Él puso en nuestras manos para compartir.3. Oremos pidiendo que la Iglesia sea un redil de paz.


ACCIONES PRÁCTICAS


1. Conoce tu contexto social.2. Asume que tienes la provisión de Dios para nuestra realidad social.3. Ocúpate en ser “un pacificador social”.

Buenos Dias


domingo, 27 de septiembre de 2015

Buenas Noches


Cuando pasé por el mundo

Hijo,
cuando pasé por el mundo viví y sufrí por tí y tus hermanos…


…sufrí la traición del que amaba… me insultaron, escupieron, maldijeron, golpearon, ataron, abrieron Mi carne, clavaron con una lanza y me crucificaron…


…sufrí la vergüenza de la desnudez, el odio del enemigo, la amargura de la soledad de Mis amados y sobre todo el abandono del Padre……todos tus pecados los cargué y pagué la culpa como si estos pecados fuesen míos propios, a pesar de nunca haber pecado… fui obediente en el dolor hasta morir y derramar Mi sangre por ti…


…todo esto para librarte de la muerte eterna y para que ya no cargues por tus pecados para librar tu alma……si te toca sufrir algo por causa de Mi, recuerda Mi sufrimiento y da Gloria a su Nombre, porque te será un peso de gloria para la eternidad… Jesús


Confesión: Hoy alabo al Señor por el sacrificio que hizo por mi… cuando alguien me traicione, cuando me insulten, cuando me maldigan sin causa, cuando me hieran maliciosamente, me acordaré de Ti Señor y perdonaré… Siempre hablaré de tu Gracia… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Isaías Capítulo 53

REFLEXIÓN – Desecha lo que estorba.

“Desechando pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidia, y todas las detracciones” 1 Pedro 2:1 (RVR)
Desechar

Pedro es un personaje que siempre me gustó seguir. Cuando era joven se caracterizó por ser impulsivo, atolondrado, y cometer errores por querer hacer. Su vida nos deja cientos de enseñanzas de lo que se debe y no se debe hacer. Él lo sabía. Cuando escribe esta carta a sus hermanos que habían sido exiliados y vivían en la dispersión, ya era un anciano. Y hay un tema recurrente en su carta para estos cristianos que están en momentos muy difíciles. Dios nos pide santidad.

No es un tema para los domingos, ni para los pastores. Es un asunto que Dios demanda a cada uno de sus hijos, para cada día de la semana, en cualquier circunstancia que tenemos que enfrentar. No hay excusas para no aplicarla, no hay circunstancias atenuantes, no hay grises. Para Dios o sos santo o no sos santo.

Y en el capitulo dos de su carta, nos deja tres consejos para alcanzar este objetivo. El primero está en este versículo. Hay que saber desechar. Como le escribe a hijos de Dios, no menciona pecados que son evidentemente contrarios a las buenas costumbres. Pedro nos alienta a desechar aquellas cosas que son habituales, comunes, diarias. Esas malas costumbres que hasta justificamos cuando las hacemos, pero que todos somos conscientes que nos estorban en nuestra relación con Dios.

¿Alguien publicaría en su muro de facebook: “soy un envidioso” o “soy un hipócrita”? Definitivamente no. Ocultamos los pecados habituales que todos aceptamos, pero que sabemos que son indignos. Malicia en este contexto, es suciedad. Lo que mancha. Si analizamos las cosas que Pedro dice que nos estorban para lograr la santidad, notamos que no son los pecados con más prensa como el adulterio, la drogadicción o la borrachera.

Pero Pedro es inflexible en el pedido. Ya cargado de años sabe perfectamente que los pequeños deslices de la vida cotidiana, generan en los hijos de Dios el mismo efecto que los pecados mas condenables por la sociedad. Todo pecado nos corta la comunión con Dios y nos quita la santidad.

¿Tenés alguna de estas? Dios desea tu santidad, no permitas que estas cosas la estorben. Teniendo un Dios tan amoroso y paciente, no te abuses de su generosidad estorbando con estas cosas lo que Él espera de vos.




DIOS DE VERDAD


Dios de fidelidad y sin injusticia, justo y recto es El.

….aquel que juzga con justicia.


Todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo.


De modo que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí mismo.
El alma que peque, ésa morirá.


Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el SEÑOR hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros.


La misericordia y la verdad se han encontrado, la justicia y la paz se han besado.
La misericordia triunfa sobre el juicio.


La paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.


Un Dios justo y salvador; no hay ninguno fuera de mí.


…para demostrar en este tiempo su justicia, a fin de que El sea justo y sea el que justifica al que tiene fe en Jesús.


Siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús,


Dt. 32:4 I P2:23 II Co.5:10 Ro.14:12 Ez.18:4 Zac. 13:7 Is.53:6 Sal.85:10 Stg.2:13 Ro.6:23 Is.45:21 Ro.3:26, 24

A las alturas

El Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar.Habacuc 3:19, RV-60


Hoy quiero retarte a dejar todo pensamiento negativo que tienes de ti mismo.
Es tiempo de sacudirse y dejar atrás lo que el enemigo y otras personas han puesto en tu mente y que te lo has creído.


Es día de renunciar a la mentira y es día de reconocer que eres un vencedor y un hijo de Dios. ¡Abandona las máscaras!


No importa qué tipo de vida hayas tenido antes de llegar a Cristo. Una vez que recibes a Jesús en tu corazón y te arrepientes de tus pecados, la Palabra nos dice que nos convertimos en nuevas criaturas. Al ser nuevas criaturas, debemos aprender a ver la vida de otra manera. Debemos aprender a ver las cosas desde otro ángulo.


No sigamos teniendo compasión de nosotros, ya que Dios no nos ve así. Al contrario, Él nos ve como cabeza y no cola. Nos ve en lo alto y no abajo.
Dios quiere llevarnos a nuevas alturas, a nuevas dimensiones.

Dios te habla

Y nosotros hemos visto y damos testimonio de que el Padre envió al Hijo para ser el Salvador del mundo.
1 Juan 4:14

El es el Dios viviente que permanece para siempre, y Su reino no será destruido y Su dominio durará para siempre.
Daniel 6:26

Su dádiva determina su futuro

“Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles.”Hechos 4:36-37

Es interesante escuchar a la gente decir que el gobierno tiene que hacer esto o aquello por los pobres, pero ¿qué hacen ellos por esa causa? ¿Es dadivoso su corazón?

Jesús le dijo al joven rico que tenía que vender todo y dárselo a los pobres y eso le trajo tristeza a su corazón. Cuando uno es generoso no se pone triste, por el contrario esa acción en obediencia a la Palabra de Dios lo hace feliz. Proverbios 10:22 dice que “La bendición de Jehová es la que enriquece y no añade tristeza con ella.” Si usted es un hijo de Dios está bendecido porque ya ha recibido las bendiciones cuando pasó a ser parte de la familia de Dios. Entonces la Palabra dice que si usted tiene la bendición de Dios estará enriquecido y cuando está enriquecido en todas las áreas usted comienza a dar más y a ser más generoso que antes y no lo hace con tristeza. Ser generoso es una bendición y trae mucha cosecha.

Las personas generosas son felices porque saben que todo lo que tienen vino de Dios. El joven rico se fue y nunca más se supo de él. De esa manera determinó su cosecha. Hoy usted tiene la misma oportunidad que él. Recuerde que su dádiva siempre va a determinar su futuro. “El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.”(2 Corintios 9:6)

Todo lo que usted haga para Dios siempre le va a traer cosecha de bendición porque Él no está distraído. Nunca se arrepienta de hacer algo para Dios, al contrario, si plantó alguna semilla y las cosas no le están saliendo como esperaba, siga haciendo las cosas como Dios le enseñó y no se rinda. Porque entre la lluvia temprana y la tardía vendrá el fruto que había soñado por su perseverancia. Ahí está la mayor demostración de confianza en Dios que en cualquier otra cosa de la tierra.

Mire ahora la dádiva de Bernabé. Determinó su futuro y hasta le cambió el nombre. Bernabé prosiguió en desarrollar el propósito y el plan de Dios para su vida, y tuvo la bendición de participar del ministerio. Luego llegó a ser un apóstol y no solamente eso, sino que guió a Pablo para extender el evangelio. Mire todo lo que se le abrió a través de su siembra. Y guió a uno que iba a ser más grande que él. ¡Qué humildad, qué generosidad! Es admirable que sembró bendiciones y cosechó bendiciones. El dar fue su estilo de vida, y abrió camino en el reino de Dios para miles y miles de personas. Su vida demostró que después de haber dado, se le abrió todo un panorama de bendición.

Cambie hoy su estilo de vida, comience a ser generoso, dadivoso. Determine su destino hacia la bendición y la sobreabundancia.


Oración: Padre, hoy declaro que soy generoso con todo lo que haces llegar a mi mano. Estoy bendecido y quiero ser de bendición para tu Reino. Hoy determino mi futuro hacia la abundancia. Lo creo, en el nombre de Jesús, amén.

Un gesto de amor

Un antiguo socio de Marco y su esposa habían decidido volver a Japón, pero esta vez como misioneros independientes, con sustento propio porque habían llegado a comprender la necesidad que tenían muchas personas en ese país de escuchar el evangelio y de recibir a Jesús en su corazón como su Salvador.


Mientras compartían una rica merienda en su hogar, Camila, la esposa de Marco, le pidió que les diera cien dólares para iniciar su ministerio. Aunque este monto significaba para él un gran recorte en su presupuesto y más porque recién había empezado a trabajar, decidió hacerlo porque sabía que estaba haciendo lo correcto.


Dos días después, el administrador del complejo de apartamentos, quien les había alquilado el suyo pocas semanas atrás, se encontró con Marco y le preguntó:


- ¿Quieren algunos muebles?


-¡Claro que sí! -dijo Marcos, con una sonrisa en sus labios, pues tenían poco más que sus maletas para poner en el apartamento.


El administrador les entregó un bonito sofá, una mesa de esquina, una mesita para café, lámparas, una cama doble, un tocador con espejo y dos cómodas laterales. Había decidido alquilarles el departamento amoblado sin cobrarles ningún monto adicional. Consideraron este favor como un verdadero regalo de Dios.


Este hecho de la vida real, es un claro ejemplo del amor y la fidelidad incondicional de Dios, porque Él siempre recompensa a quien brinda ayuda a alguien más necesitado.


Este día te animo a ayudar de alguna manera a un niño que vive en la calle, a un anciano, una viuda, un huérfano, un enfermo, un misionero; no con la intensión de recibir algo a cambio, sino porque no hay mayor satisfacción que el haber ayudado a una persona en necesidad.


No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo. Proverbios 3:27 (RVR1960)


¡Ayuda a una persona a superar sus dificultades y te sorprenderás de la manera cómo Dios retribuye ese gesto de amor!

Buenas Tardes


ES NECESARIO TENER PACIENCIA Y SABER ESPERAR


Que la paciencia ha de tener su perfecto resultado, para que seáis perfectos y completos, sin que os falte nada.


En lo cual os regocijáis grandemente, aunque ahora, por un poco de tiempo si es necesario, seáis afligidos con diversas pruebas, para que la prueba de vuestra fe, más preciosa que el oro que perece, aunque probado por fuego, sea hallada que resulta en alabanza, gloria y honor en la revelación de Jesucristo.


Nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza.
Bueno es esperar en silencio la salvación del SEÑOR.


Sabiendo que tenéis para vosotros mismos una mejor y más duradera posesión. Por tanto, no desechéis vuestra confianza, la cual tiene gran recompensa. Porque tenéis necesidad de paciencia, para que cuando hayáis hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.


Nuestro Señor Jesucristo mismo, y Dios nuestro Padre, que nos amó y nos dio consuelo eterno y buena esperanza por gracia, consuele vuestros corazones y os afirme en toda obra y palabra buena.


Stg. 1:4 I P. 1:6,7 Ro. 5:3,4 Lam.3:26 Heb.10:34-36 II Ts. 2:16,17


Hay que pagar un precio

Ustedes fueron comprados por un precio; no se vuelvan esclavos de nadie.1 Corintios 7:23


Para mí la llegada a este país hace veintidós años ha sido toda una experiencia. Lo he visto como la universidad de la vida donde me tocó aprender de todo un poco, desde ser mamá y ser esposa, hasta cocinar, trabajar y valerme por mi cuenta.


Podría decir que me tocó pagar un precio. Aunque fue muy duro y tuve que sacrificar muchas cosas que deseaba, no cambio por nada lo que he vivido. ¿Sabes por qué? Porque nunca debemos olvidar de dónde nos sacó Dios. Porque aprendemos a valorar lo que tenemos. Es una manera de mantenernos más enfocados y con los pies en la tierra. Lo que es más importante… ¡ser agradecidos!


Es mejor adquirir poco a poco las cosas, a que Dios nos lo dé todo de una vez, pues lo más seguro es que nos llenemos de orgullo y se nos olvide quién es el Rey de reyes.


No te quejes más de lo que estás viviendo en el lugar en que estás. Si te tocó regresar a tu tierra y esos no eran tus planes, da GRACIAS porque quizá te guardara de algo. Si estás en los Estados Unidos pero la situación no pinta bien para ti, piensa que Dios es el que te sostendrá siempre.

Jamás te quedes pasivo ni estancado

Todo Esfuerzo Dará Fruto. Cada Cosa Que Haces Tiene un Efecto En Tu Futuro, No Te Quedes Estancado ni Pasivo. Mientras Esperas, Da Tu Mejor Esfuerzo. Haz y Piensa Cosas Nuevas. Las Semillas Plantadas Con Fe Siempre Nacen.

En eclesiastés 11:4 (NTV) dice: “El agricultor que espera el clima perfecto nunca siembra; si contempla cada nube, nunca cosecha”.


Todos los resultados se obtienen sembrando, por ejemplo, para cosechar un salario mensual, debes trabajar todo el mes, debes esforzarte, actuar, resolver, decidir y estar atento; todo requiere de un esfuerzo previo. La siembra es un esfuerzo previo. Lo que quieres lograr necesita de sembrar toda tu dedicación para luego esperar el fruto. Sembrar no es solo dar dinero, es dar de nosotros en todas las formas posibles.


La parte de sembrar es acción, movimiento, trabajo. No te quedes quieto, porque te estancarás, pero tu trabajo tendrá recompensa. Piensa y prueba cosas nuevas, Dios tiene nuevas ideas para ti, no hagas siempre lo mismo esperando resultados diferentes. Lo que no se usa, se atrofia. Mientras esperas una bendición, debes hacer todo lo que esté a tu alcance, jamás debes quedarte quieto. Sin esfuerzo, no hay fruto. En Eclesiastés 11:6 dice “Siembra tu semilla por la mañana, y por la tarde no dejes de trabajar, porque no sabes si la ganancia vendrá de una actividad o de la otra, o quizás de ambas”.


Hagamos esta oración:


“Dios Padre necesito de tu fuerza y energía para poder actuar y sembrar todo el tiempo, en todas las áreas de mi vida. Decido ser un persona de acción para que las recompensas vengan a su tiempo, lo declaro en el nombre de Jesús Amén”



IMPARTAMOS PAZ EVANGELIZANDO


"Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso." MATEO 11:28


MOTIVOS DE ORACIÓN


1. Señor, llénanos del Espíritu Santo para poder vivir la vida de Cristo y así disfrutar de tu paz maravillosa.


2. Enséñanos a amar a los que sufren como tú los amas, para no callar ante su dolor.


3. Danos valor y palabras para llevar tu paz a todos quienes estén a nuestro lado.


ACCIONES PRÁCTICAS


1. Identifica a las personas que están a tu alrededor (familia, amigos, com- pañeros, etc.) y necesitan la paz de Dios.


2. Ora al Señor por ellos y pídele que te llene de Él para poder compartir su verdad con ellos.


3. Habla con cada uno de ellos de la verdad de Jesús y llévalos a entregar su vida a Jesús.