Evangelismo

Ultimas fotos

lunes, 31 de agosto de 2015

Buenas Noches


Dios te habla

Esta es la confianza que tenemos delante de El, que si pedimos cualquier cosa conforme a Su voluntad, El nos oye.
1 Juan 5:14


Entonces el SEÑOR dijo: "Los he perdonado según tu palabra".
Números 14:20

Dios está listo para ayudarnos

Porque les digo que aun de estas piedras Dios es capaz de darle hijos a Abraham. Mateo 3:9, NVI.


Un día me invitaron a hablar en la ceremonia de graduación a quienes habían completado el curso de estudio bíblico de La voz de la Profecía. La ceremonia estaría abierta al público, y esperábamos que asistieran muchas personas.


Uno de los proyectos que se presentaron fue que los miembros de iglesia compraran libros para que pudiésemos regalárselos a las visitas que asistieran a la ceremonia, pero muchos no tenían los recursos para ayudar. Es así que me dirigí al Señor en oración, porque tenía un gran deseo de obsequiarle buenos libros a las visitas: libros que pudieran cambiarles la vida.


Mientras esperaba que Dios respondiera mi oración, le di un libro al director de una escuela, que estaba visitando nuestra iglesia un sábado. Luego de hojear el libro, me dijo que quería más ejemplares. Me dio un millón de chelines tanzanos (unos 365 dólares) y me dijo que comprara los libros y se los regalara a las visitas en la ceremonia de graduación. Alabé al Señor por su respuesta a mi oración. Dios trabajó a través de la bondad de este hombre para alcanzar a cientos de personas.


De manera similar, Dios utilizó a una mujer para alcanzar a personas que ni siquiera conocía. Como colportores, muchas veces regalamos libros durante la época de navideña. Así fue como una Navidad, esta mujer conoció a un hombre que no era adventista, y decidió darle un libro de regalo. Sin embargo, al hombre no le gustó el libro. Aún así no quiso tirarlo y se lo dio a otra mujer, quien lo leyó. Mediante ese libro y estudios posteriores, esa mujer aceptó el mensaje de Dios y fue bautizada. Luego, ella compartió ese mismo libro con otras seis mujeres que, como una reacción en cadena, fueron convertidas y bautizadas.


Cuando compartimos un libro lleno de verdades bíblicas con un amigo, quizá nunca sepamos el verdadero impacto que tendrá en la vida de otros. Si no servimos al Señor como testigos fieles, él usará a otras personas para hacer nuestro trabajo. Amigo, oremos para ser fieles en utilizar el maravilloso poder de las publicaciones. Seamos testigos poderosos en este mundo, señalando el inminente regreso de Jesús.


A tí que estás y perseveras en Mí

Hijo, a ti que estás y perseveras en Mí te digo:


…recibe la gracia y la paz del Padre y Mía que Soy tu Señor…¡Bendice al Dios y Padre Mío, que te ha bendecido en el cielo, en Mí y por Mí, con toda clase de bendiciones espirituales!


…porque en Mi, Dios Padre te eligió antes de que se creara el mundo, para estar en su presencia siendo santo y sin mancha…


En Su amor te destinó de antemano para ser hijo suyo en Mí y por medio de Mí……así lo quiso y le pareció bien sacar alabanzas de esta gracia tan grande que te hacía en Mí, que Soy el Bien Amado…


…hijo, Yo estoy muy por encima de todo Poder, Autoridad, Dominio y de toda otra Fuerza o Gobierno, más arriba de todo lo que cuenta en este mundo y en el otro… confía siempre en Mi…


…el Padre colocó todo bajo Mis pies, y Me constituyó Cabeza de la Iglesia……ella es Mi cuerpo y en ella despliego Mi plenitud, Yo, quien lo lleno todo en todos… Jesús


Confesión: Hoy recibo la Gracia que viene del Padre… bendigo Su Santo nombre por siempre… Él me ha bendecido en el cielo por medio de Cristo… recibo de la mano de Jesús el espíritu de sabiduría para conocerlo más… le doy cabida al glorioso poder del Espíritu Santo, poder que resucitó a Jesús de entre los muertos y actúa con el mismo poder en mí que creo en Él… alabo la maravillosa gloria del Hijo de Dios, que está sentado a la derecha de Dios Padre sobre todo dominio, poder y señorío, lo declaro en nombre de Jesús Amén.


Referencia Bíblica: Efesios Capítulo 1

Si Dios se fuera de huelga


ÈXODO 34:6 “Pasó delante de Moisés, diciendo en voz alta: –¡El Señor! ¡El Señor! ¡DIOS tierno y misericordioso, paciente y grande en misericordia y verdad!”


¿Cómo es que DIOS arriba nunca se ha ido a la huelga, debido a que no lo trataron bien en cosas que no le gustaron?


Si sólo una vez se hubiese rendido, y dicho: ¡Hasta aquí… me rindo! He tenido suficiente con los de la Tierra, así que esto es lo que voy a hacer; daré mis órdenes al sol: ¡Corta el suministro de calor! Y a la luna: ¡No brindes más luz, y seca los mares!


Entonces, sólo para empeorar las cosas y aumentar las presiones: ¡Apaga el vital oxígeno hasta que todo aliento se extinga!


¿Saben? Él estaría en lo correcto si de justicia se tratase todo esto. Ya que a nadie se le ha abusado tanto o enfrentado más desdeño que a DIOS, y sin embargo Él sigue adelante proveyéndonos a ti y a mí de todos los favores de Su gracia y de todo lo demás, gratuitamente.


Los hombres demandan un mejor trato y se van a la huelga. Pero, ¿qué trato le hemos dado a DIOS, a Quien le debemos todo?


No nos importa a quién lastimamos para obtener las cosas que nos gustan. Pero en qué desastre nos encontraríamos ¡si DIOS se fuese a la huelga!

Dios es quien elige y promueve


Ningún hombre en la tierra es completamente perfecto. Con esa frase comienza el devocional de hoy. El cristiano es un pecador arrepentido, no una persona perfecta. Dios ayuda a que vayamos creciendo cada día hasta alcanzar la altura del Varón Perfecto, que es Cristo Jesús. Una frase que también puede servir para este devocional es una que compartí ayer: “Dios utiliza a gente imperfecta y con defectos para hacer Su Obra Perfecta y sin Defectos. La Gloria siempre es Suya”.


La Palabra de Dios dice en Isaías 41:11-13 “He aquí, todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y humillados; los que contienden contigo serán como nada y perecerán.Buscarás a los que riñen contigo, pero no los hallarás; serán como nada, como si no existieran, los que te hacen guerra. Porque yo soy el Señor tu Dios, que sostiene tu diestra, que te dice: “No temas, yo te ayudaré”. También dice en 1ra. Corintios 1:25-28 “Porque la necedad de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres. Pues considerad, hermanos, vuestro llamamiento; no hubo muchos sabios conforme a la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que Dios ha escogido lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte; y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para anular lo que es”.


RECUERDA, DIOS ES QUIEN PROMUEVE Y MANTIENE. SIN IMPORTAR CUÁN LEJOS TE PERMITA LLEGAR DIOS, RECUERDA SIEMPRE DARLE TODA LA GLORIA Y HONRA A ÉL. ÉL ES EL ÚNICO MERECEDOR DE ELLA. BÚSCALO MIENTRAS PUEDA SER HALLADO. ENTRÉGALE A CRISTO JESÚS TODA TU VIDA Y RECONÓCELO COMO REY, SALVADOR Y SEÑOR PERSONAL. ¿YA LO TIENES CONTIGO?

Dios te bendiga,

El poder de las palabras

La muerte y la vida están en poder de la lengua (v. 21).
Lectura: Pr. 18:1-8, 20-21


Nelson Mandela, el famoso líder sudafricano, conocía el poder de las palabras. En la actualidad, sus frases suelen citarse, pero, cuando estaba preso, no podían repetirse por temor a las repercusiones. Diez años después de ser liberado, declaró: «Nunca acostumbro a usar palabras con ligereza. Si 27 años de encarcelamiento me han favorecido en algo, fue aprovechar el silencio de la soledad para entender cuán preciosas son las palabras y el impacto que produce nuestro vocabulario en la manera de vivir y de morir de las personas».



El rey Salomón, autor de la mayor parte de Proverbios, del Antiguo Testamento, escribió varias veces sobre el poder de las palabras: «La muerte y la vida están en poder de la lengua» (Proverbios 18:21). Las palabras tienen el potencial de producir consecuencias positivas y negativas (v. 20): dar vida mediante el ánimo y la sinceridad o aplastar y matar con mentiras y murmuración. ¿Cómo podemos estar seguros de expresar palabras buenas que tengan resultados beneficiosos? La única manera es cuidar diligentemente nuestro corazón: «Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida».



Jesús puede transformar nuestro corazón para que nuestras palabras sean lo mejor en cada situación: sinceras, suaves, apropiadas y útiles.


Señor, guía hoy mis palabras.


Nuestras palabras tienen poder para edificar o derribar.


La pobreza del alma

Cumple los mandatos del Señor tu Dios [...] Así prosperarás en todo lo que hagas y por dondequiera que vayas.1 Reyes 2:3


Sin duda, todos sabemos que hay ricos y pobres. Las clases sociales han existido toda la vida.


En el mundo se acepta muy bien esta frase que hasta forma parte de una canción: «Cuanto tienes cuanto vales». No obstante, cuando tú y yo conocemos el camino, la verdad y la vida, nos damos cuenta de que estábamos muy equivocados.


El Señor en su Palabra nos dice que cuando lo aceptamos a Él y lo reconocemos como nuestro Salvador, nos convertimos en hijos de Dios y, a su vez, 

coherederos con Cristo. Además, nos dice que será nuestro Proveedor y nuestro Guardador, prometiéndonos prosperarnos y bendecirnos.


En ninguna parte de la Palabra se habla que debemos permanecer en pobreza o que debemos llegar a un estado de conformismo. Sin embargo, en mi viaje misionero pude ver de cerca, y sé que pasa en todo el mundo, que hay personas que aunque son libres porque conocieron a Jesús, viven con una mentalidad de pobreza absoluta. Creen que al estar así en medio del abandono van a agradar más a Dios o le van a conmover su corazón.


¡Qué equivocados están! A Dios lo mueve la fe y nuestros pasos confiados en Él. Lo mueve, como ya dije, la obediencia.


Por eso hoy te invito a que te sacudas de la tierra de la pobreza, pues Dios quiere bendecir tu vida. Te invito a que renuncies a estructuras que te hacen pensar que no se puedes ser tan próspero como Jesús. Abandónate en sus brazos y déjate consentir por tu Padre celestial.

Buenas Tardes



Recordemos

Cuando explotó la segunda guerra mundial, el primer ministro Inglés Winston Churchill, tomó el mando de la isla británica convirtiéndose en uno de los más grandes líderes de su época. Su carácter y la forma de alentar a su pueblo, era algo que hasta estos días podemos recordar con admiración.


Todos sabemos que al final Inglaterra junto a sus aliados terminaron, triunfando sobre las fuerzas opositoras. El carisma de Churchill y la victoria, hacen que sea un orgullo para su nación y que todos lo recordemos por ello.En algún rincón de nuestro corazón, todos queremos que nos recuerden por nuestros triunfos, por los logros que tenemos, por las victorias conseguidas y por todo aquello que conseguimos en el pasado. Pero queremos que nuestros errores sean escondidos, que permanezcan ocultos y que nadie los encuentre.Este razonamiento parece acertado, finalmente ¿a quién le gusta ser recordado por sus errores?, ¿acaso no es mejor ser conocido por los triunfos obtenidos?Contradictoriamente la Biblia hace especial énfasis en las derrotas de los hombres: hay un lujo de detalles en el pecado de David que abarcando varios versículos, el libro de Jonás habla bastante de su desobediencia, hay un número grande de errores cometidos por Pedro que son mencionados, Pablo es notoriamente visto como un hombre sanguinario durante el relato de la lapidación de Santiago, Sansón es un hombre que no respeta la unción que Dios le dio, etc.


¿Por qué la Biblia hace tanto énfasis en los errores que el hombre ha cometido?


Al leer todas esas historias siempre hay un común denominador; Dios siempre está presente para restaurar y para renovar todo lo que haya devastado el pecado. En todos los casos mencionados en la biblia anteriormente y también los que no fueron mencionados, nuestro Padre siempre demostró un despliegue de misericordia que llevó al hombre a un renuevo.


Quizás los momentos de la vida más importantes de cualquier hombre son cuando se sentía totalmente destruido por las muchas circunstancias de la vida y casi sin imaginarlo, Dios salió a su encuentro con su regalo de amor. ¿Acaso puedes recordar un momento en el que sentiste los brazos de Dios extendidos para consolarte?...


Celebremos juntos tus victorias, pero nunca olvidemos los momentos de derrota en los que Dios estuvo presente y no nos dejó solos.


Deuteronomio 8:11-14 “Tengan cuidado de no olvidarse del Señor su Dios. No dejen de cumplir sus mandamientos, decretos y leyes que les he ordenado hoy. 

Cuando hayan comido y estén satisfechos, y vivan en las buenas casas que hayan construido, y vean que sus vacas y ovejas han aumentado, lo mismo que su oro y su plata y todas sus propiedades, no se llenen de orgullo ni se olviden del Señor su Dios, que los sacó de Egipto, donde eran esclavos.” Versión Dios Habla Hoy (DHH)


Dios No Abre Puertas Por Accidente

Dios no abre puerta por accidente. Cuando él abre una puerta es porque ya sabe que podemos cumplir su propósito. Cuando él te abra una puerta no vaciles en entrar. Serafín Contreras G.


Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. Apocalipsis 3: 7, 8.




Bendice la obra de sus manos

2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

3 Juan 2

Hay gente que comenzando a caminar en las cosas del Señor, se sienten débiles para cambiar algo pequeño o para empezar a hacer cosas que nunca había hecho en su vida. Pero hoy quiero contarle que cuando usted establece la Palabra en su vida, se va a sentir impulsado por el Señor y va a sentir la autoridad divina que lo respalda.

La palabra de Dios le enseña a funcionar en todas las áreas de su vida. Entonces cuando nace de nuevo empieza a recibir revelación de Dios: que él quiere que sea prospero en el espíritu, en el alma y el cuerpo. Todo lo que es obstáculos y limitaciones tiene que ir cayendo porque usted tiene el respaldo de Dios por ir aplicando la palabra.

Quizás le pasa que en algún área de su vida le ha costado más que en otra o no se anima a aplicar los principios que va aprendiendo, pero tome fuerzas en el Señor y apóyese en él y ponga en práctica lo que Dios le enseña y los resultados van a ser extraordinarios. Se va a liberar de cosas que controlaban su vida pero también se va estableciendo en cosas donde toma dominio y autoridad sintiendo el respaldo del Señor en esas áreas.

Dios dice en su palabra que él bendecirá toda obra de sus manos. Por la palabra de Dios aprendemos que Dios desea, le agrada y se goza por la prosperidad de sus hijos. Lo vemos reflejado en 3º Juan 2. También en Proverbios dice que la bendición de Dios es la que enriquece y no añade tristeza con ella.

Al aplicar esas leyes espirituales usted va a ver esos resultados. Si cree en los principios espirituales que vamos enseñando la vida suya va a prosperar y usted va a vivir libre, bendecido y respaldado por la autoridad de Dios. Los principios del dar y recibir, de la ley de la siembra y la cosecha, son todos principios que si funcionan en su vida, usted va a ser un canal de bendiciones para la gloria de Dios.

Hay muchas personas que oran por un montón de cosas que a lo mejor ya tiene que dejar de orar por eso y empezar a actuar en acuerdo a la Palabra. Porque Dios ya hizo la obra, sólo tiene que creer y declarar la Palabra y moverse en esa dirección. Dios bendice la obra de sus manos. Haga cosas con sus manos, su trabajo está bendecido. Anímese a hacer cosas que bendigan a otros también.

No se fije si hace poquito que está en el camino de Dios porque todo lo que Dios dice es para todos sus hijos sin importar su tiempo en el Reino. Esto no quiere decir que no estudie la Palabra, que no ore, que no sirva, etc. Al contrario, cuanto más usted adquiere sabiduría de Dios, más podrá disfrutar de las bendiciones porque sabrá cómo actuar en la voluntad de Dios y caminará en esa dirección más rápido y sin desviarse.

Hoy lo animo a que crea en la Palabra de Dios para su vida y a que comience a caminar en ella. Le aseguro que verá su vida bendecida y prosperada. la obra de sus manos está bendita, no lo olvide.


Oración: Padre, gracias por tu Palabra de sabiduría en este día. Dispongo mi vida a caminar en ella. Sé que la obra de mis manos está bendita y bendeciré a otros con ella. Creo que mi vida irá de victoria en victoria. En el nombre de Jesús, amén.

SU PALABRA GUIA MIS PASOS


Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz para mi camino.


Por la palabra de tus labios yo me he guardado de las sendas de los violentos. Mis pasos se han mantenido firmes en tus senderos.


No han resbalado mis pies.


Tus oídos oirán detrás de ti una palabra: Este es el camino, andad en él, ya sea que vayáis a la derecha o a la izquierda.


Jesús les habló otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.


Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones.


Porque ahora vemos por un espejo, veladamente, pero entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido.

Y ya no habrá más noche, y no tendrán necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque el Señor Dios los iluminará, y reinarán por los siglos de los siglos.

Sal.119:105; 17:4,5 Pr.6:22,23 Is.30:21 Jn.8:21 II P. 1:19 I Co. 13:12 Ap.22:5


Bendecida Semana


Cada día corremos una carrera,

no es de velocidad sino de resistencia,

que resistamos esta semana con constancia,

con FE en DIOS

para alcanzar aquello que deseamos.

Una nueva semana para dejar

de meditar en lo que no se puede

y enfocar nuestras fuerzas

en lo que sí podemos lograr.

Recuerda:

Somos m{as que vencedores en Cristo Jesús

¡Que tengas una feliz semana!

Salmo 119: 61-64

Compañías de impíos me han rodeado,

mas no me he olvidado de tu Ley.

62 A medianoche me levanto para alabarte

por tus justos juicios.

63 Compañero soy yo de todos los que te temen

y guardan tus mandamientos.

64 De tu misericordia, Jehová, está llena la tierra.

¡Enséñame tus estatutos!


domingo, 30 de agosto de 2015

Buenas Noches


El Tiempo de tu Llamado

No importa cuánto dinero tengas, no podrás comprar tiempo. Si supieras que tu vida está a punto de terminar, y tuvieras todo el dinero del mundo, y quisieras comprar un día adicional de vida, no tendrías para comprarlo. La Biblia dice, en Mateo 6:27: ¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? No existe la manera de comprarle una hora 25 al día, porque el día solo tiene 24 horas. Nuestro tiempo está destinado por el Señor.
No puedes comprar el tiempo, y el tiempo que se ha perdido no lo puedes recuperar. Por más dinero que tengas en el mundo, por más habilidades, por más talentos, por más espíritu, por más unción que tengas, tú no puedes regresar a tener diez años. Tú no puedes regresar a ser un bebé, no puedes regresar a kínder con los niños que duermen una hora todas las tardes.


¿Qué puedes hacer con el tiempo? Puedes invertir en el tiempo. Cuando permites que el Espíritu Santo te ministre acerca de tu tiempo y te explique cuándo es el momento para cada cosa, te lleve al lugar correcto, en la hora correcta, tu tiempo producirá resultados. No importa en qué momento de tu vida te encuentres, al fin y al cabo, todo es cuestión de tiempo; y el tiempo revela todas las cosas.


El tiempo siempre va a revelar lo que está oculto. Lo que hagas hoy en lo oculto, pensando que nadie lo va a saber, con el tiempo se sabrá. De la misma manera, si han sido injustos contigo, si te han juzgado mal, no te preocupes porque, en su tiempo, el Espíritu Santo lo va a revelar. Una de las cosas que tienes que entender es que el Espíritu Santo es el maestro del tiempo. Él trabaja con tu tiempo, él te indica cuál es tu tiempo, él te deja saber cuál es tu tiempo, cuál es tu momento, y cuál es tu hora.


El Espíritu Santo te revela el tiempo específico de tu destino. El Espíritu Santo te va a revelar para quién has sido llamado, el lugar en específico donde tú has de ser de bendición. El Espíritu santo te va a revelar el tiempo de tu llamado.

Deseo que brotes

Hijo mío,

Deseo que brotes como un renuevo porque ya tienes Mi Espíritu.Él reposa en ti como lo hizo Conmigo con sabiduría e inteligencia, prudencia y valentía.


Para que tú me conozcas y me respetes, así podrás dirigir tus obligaciones según Mis preceptos.


Para que no juzgues por las apariencias ni decidas por lo que se dice.Así harás justicia a los débiles y defenderás el derecho de los pobres.


Para que mi Palabra en tu boca tenga la fuerza de la justicia, Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que Su Espíritu me capacita para que yo le sirva en sabiduría y justicia con el objetivo de bendecir a los que me rodean, Amén.


Referencia Bíblica: Isaías 11


No mas Arrugas

A fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Efesios 5:27


¿Planchar en un caluroso día de verano? Hubiera preferido que no fuera así. Pero allí me encontraba, con una cesta de camisas recién lavadas frente a mí que esperaban la plancha. Mi esposo y mis hijos las necesitaban para ir a la iglesia y era viernes. Así que, sin pensarlo mucho, entré en acción. Una por una, prolijamente, planché cada camisa, usando el vapor según fuera necesario, para quitar hasta las más pequeñas arrugas. Luego las colgaba cuidadosamente. Aunque el vapor de la plancha me invadía y me hacía sufrir mucho calor, sabía que mi familia bien valía el esfuerzo.


Entonces pensé en nuestros atavíos espirituales. Fueron lavados en la sangre del Cordero, cuando aceptamos a Cristo como nuestro Salvador. Pero ese es solo el comienzo de nuestra preparación. Si hemos de estar listos para su segunda venida, nuestra vestimenta necesita ser lavada en la sangre de Cristo, y nuestro carácter “planchado” con la plancha del Espíritu Santo, aunque esto signifique padecer el calor y el vapor de las pruebas. Si se lo permitimos, Dios puede alisar cuidadosamente, día a día, cada arruga de nuestro carácter. 

Diligentemente nos prepara para su reino. Cada vez que aplica el calor, se suaviza o elimina una arruga. Cada prueba y dificultad que soportamos, dice cuán importantes somos para nuestro Padre celestial. Nos llama a ser “perfectos, como [nuestro] Padre que está en los cielos es perfecto” (Mat. 5:48).
La próxima vez que sientas el calor de las pruebas o de la tribulación, alaba a Dios. Exclama: “Sí, Señor, elimina cada una de mis arrugas”. Y recuerda, amiga: no sufres sola. Cristo Jesús, con plancha en mano, también sufre el calor y el vapor de las pruebas, mientras procura con diligencia eliminar cada imperfección de tu carácter.


Señor, gracias por el Espíritu Santo, quien prepara mi carácter para tu reino. Ayúdame a que, confiadamente, soporte el calor mientras que tú planchas cada una de mis arrugas. Anhelo de todo corazón estar lista para morar en tu presencia. Amén.


Aviva el Fuego

Pablo, en Hechos 20, nos dice algo bien interesante:29 Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.30 Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Pablo le estaba diciendo a esa iglesia que se iba, y que quizás no lo iban a volver a ver jamás, y les decía: Pero ustedes tienen que entender que tienen que cuidar el rebaño, que tienen que cuidar lo que el espíritu ha hablado; y les dijo lo que iba a pasar: Iban a venir lobos de afuera a querer sonsacar a los de adentro.


Qué triste es cuando vemos a personas sonsacando a otros de las cosas del Señor. Pablo tenía tanta pasión por aquel rebaño que le dejó muy claro a esa iglesia que, aunque no se volvieran a ver de nuevo, por favor, cuidaran ese rebaño y la palabra que Dios le había dado. Y nosotros tenemos que levantarnos como aquellos que cuidaron su rebaño con celo, con pasión y con fuego.
Lo segundo que Pablo les dijo que pasaría, es que no solo vendría gente de afuera, sino que vendría gente también de adentro que querría hacer lo mismo. Es por esta razón que tenemos que cuidar nuestra familia. Si triste es cuando hay presiones externas tratando de entrar, peor es cuando, de adentro, se levantan para sonsacar a los demás.


Tenemos que cuidar nuestra vida de las cosas que oímos, a quién le prestamos atención. Cuando uno le sirve al Señor, debe procurar que los demás también sigan sirviendo al Señor, y no sonsacarlos. Debemos cuidar nuestras vidas y nuestros testimonios, para que nada desanime al pueblo o le dé una razón para ellos también fallar.


Hay cosas que nos pueden hacer perder la pasión, como cuando convertimos cosas importantes en algo común. La familiaridad causa menosprecio. Demostramos menosprecio con nuestras acciones, y cuando ponemos nuestra atención a las cosas que no debemos.

Otra actitud que quita nuestra pasión es cuando dependemos de ser aceptados. Lo único que debe importarnos es lo que el Señor piensa sobre nosotros. La opinión pública es importante, cuando viene de la gente importarte de tu alrededor, pero ninguna es más importante que la del Señor. Pregúntate si tu vida es como Dios quiere que sea.

Las rutinas sin sentido también quitan la pasión. Es mejor tomarse un tiempo para refrescarse y cargar esas pasiones de nuevo para regresar a hacer lo que nos apasionaba. De la misma manera, cuando no activamos los dones que Dios nos ha dado, cuando nos reservamos nuestros dones, entones hay muchas cosas que, a veces, no se pueden realizar. Siempre debemos poner nuestros dones y talentos ante Dios.
La culpabilidad de no aceptar el perdón de Dios en nuestra vida nos quita la pasión. No podemos permitir que los errores del pasado detengan nuestro potencial. Tus errores del pasado solo se graban en tu mente. A Dios no le importa y, seguramente, la gente a tu alrededor ni se acuerda.
Cuando tenemos las prioridades incorrectas, también perdemos la pasión. No te quedes apagado; Dios quiere levantar ese fuego de la pasión dentro de ti. Aviva el fuego que está dentro de ti. Tenemos que tener un lugar en nuestra vida para poder prender ese fuego, y ese lugar es tu corazón.

Cuando tenemos una pasión, tenemos que aprender a enfocar ese fuego en nuestro corazón y pensamientos. Quizás has tenido la pasión apagada o un fuego pequeño, pero Dios te dice: Mantente en el lugar correcto.

Aunque sientas que el fuego se está apagando, dale el oxígeno que necesita, que es Dios. Dios te dice que tomes un nuevo respiro, un aire nuevo. A veces, necesitamos tiempo para ubicarnos y acomodar nuestra pasión de nuevo. No dejes que nada ni nadie extinga esa pasión que Dios ha levantado en ti. No hay fuego que pueda vivir eternamente, sin alguien que lo cuide, que lo alimente.

Dios te habla

Teman (Reverencien) a Dios y den a El gloria, porque la hora de Su juicio ha llegado. Adoren al que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
Apocalipsis 14:7


Tuya es, oh SEÑOR, la grandeza y el poder y la gloria y la victoria y la majestad, en verdad, todo lo que hay en los cielos y en la tierra; Tuyo es el dominio, oh SEÑOR, y Te exaltas como soberano sobre todo.
1 Crónicas 29:11

Traperos del tiempo

«Por lo cual dice: “Despiértate, tú que duermes, y levántate agosto de los muertos, y te alumbrará Cristo”. Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos». (Efesios 5: 14-16)


En otras ocasiones te he hablado del profesor Isidro Aguilar, director de aquella escuela misionera de Madrid (España) en la que recibí una parte de mi formación pastoral, de las clases recibidas en su casa, de sus magníficos estudios bíblicos, de su sabiduría práctica. Recuerdo uno de sus dichos que nos transmitió como un recurso para cuando se tienen muchas cosas que hacer y se dispone de poco tiempo: hay que ser «traperos del tiempo»; es decir, recoger, aprovechar bien esos momentos cortos, vacíos, perdidos a los que muchos apenas conceden valor o importancia. Esos minutos perdidos por unos y otros, aquí y allá, suman millones de horas malgastadas por la raza humana. Constituyen un verdadero despilfarro, un basurero de residuos de un valor inconmensurable que jamás podremos recuperar.


No se refería el pastor Aguilar a las horas de descanso, de actividad física o de necesario esparcimiento, sino a los minutos que pasan sin percatarnos de ello, cuando estamos adormilados debiendo estar despiertos, cuando “no sabemos qué hacer” o cuando lo que estamos haciendo no es ni provechoso ni imprescindible ni conveniente, horas estériles, ocupaciones triviales, desiertos mentales, simplezas, tonterías, superficialidades, nonadas; cuando, en definitiva, desaprovechamos, malgastamos, despilfarramos el don divino del tiempo, que es la preciosa materia prima de la que están hechas las oportunidades de la vida y las de la salvación.


Se atribuye al escritor griego Nikos Kazantzakis la frase: «Tengo ganas de bajar a la esquina, extender la mano y mendigar, a los que pasan: “Por favor, dadme un cuarto de hora”». La emitió cuando una cruel enfermedad le estaba devorando las entrañas y sentía que el tiempo se le estaba terminando. Y si esto era trágico para el filósofo, poeta y autor de novelas, cuánto más lo debe ser para nosotros que tenemos pendiente una obra de la que depende la gloriosa venida del Señor a este mundo, una misión para la que ya queda muy poco tiempo, aunque todavía hay miles y millones que aún no conocen a Dios. 

¿Encontraremos retazos de nuestro tiempo para ofrecer al Señor? ¿Cuándo tendremos tiempo de ocuparnos de familiares, amigos y vecinos? Necesitamos vivir en estos tiempos difíciles «no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo». Necesitamos ser «traperos del tiempo».
Este día pídele a Dios que te ayude a usar sabiamente tu tiempo.

La visión de Pedro

Como vimos ayer, cuando Pedro se encontró con Cornelio, ya había cambiado su actitud con respecto a los gentiles (ver Hech. 10:44, 45). ¿De qué manera sucedió este cambio en Pedro?


Lee Hechos 10:9 al 22; y 11:1 al 10. Nota cuán arraigadas estaban sus actitudes, que fue necesario algo así para que abriera su mente.


La conversión de Cornelio y la tarea de Pedro de testificar eran tan importantes para la misión de la iglesia que Dios se comunicó de modo sobrenatural: mientras un ángel visitaba a Cornelio, Pedro recibió una visión.


Además, Pedro quedó en Jope con un curtidor (Hech. 9:43; 10:6, 32), algo que no debemos pasar por alto. Tanto la curtiembre como los curtidores eran repugnantes para los judíos, ya que manejaban cuerpos muertos y usaban productos de secreción en el proceso. Las curtiembres no podían ubicarse en los pueblos; nota que la casa de Simón estaba ubicada “junto al mar” (Hech. 10:6).


Que Pedro se alojara con un curtidor indicaba que, aun antes de la visión, había notado que algunas de sus anteriores actitudes eran opuestas al evangelio. Tanto Pedro como la familia de Cornelio necesitaban un cambio cultural. Todas las personas, representadas por “toda clase de cuadrúpedos, como también de reptiles y aves” (NVI) en la visión de Pedro, eran hijos de Dios.


El llamado de Dios a Pedro para testificar a Cornelio implicaba que, aunque todas las personas son aceptables para Dios, no todas las religiones son aceptables. Cornelio era un hombre “religioso”. Como soldado, debió de haber conocido la adoración de Mitra y, como oficial, debió de haber tomado parte en la adoración al emperador. Pero, estas no eran aceptables a Dios


Aquí hay una lección hoy para los que se acercan a las religiones no cristianas sobre la base de la igualdad con el cristianismo. Aunque se haga con un espíritu correcto, tal actitud puede diluir las demandas bíblicas de singularidad y finalidad del cristianismo.


¿De qué manera podemos mostrar respeto por las personas cuya fe creemos que es equivocada sin dar la impresión de que respetamos esas creencias? ¿Cuál es la diferencia entre respetar a las personas y respetar sus creencias?

Buenas Tardes


Tolerancia a la frustración

Os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Hebreos 10:36.


En la base de todo tipo de sufrimiento, uno de los aspectos comprometidos en nuestro dolor es la tolerancia a la frustración. El sufrimiento, cualquiera que sea, aparece como una amenaza a nuestros deseos; por ejemplo, el deseo fundamental de ser felices. Queremos ser felices YA. No queremos que nada se interponga en el camino de nuestra felicidad: ni enfermedad; ni pérdidas económicas, amorosas o afectivas; ni la desaparición o la enfermedad de nuestros amados; o tantas otras “interrupciones” a nuestro proyecto de felicidad.


Este aprendizaje relacionado con la tolerancia a la frustración es fundamental para saber soportar el dolor. Cuántas personas hay que se ahogan en un vaso de agua ante el más mínimo problema, y que entonces adoptan un papel de víctimas frente a la existencia, y viven para quejarse de su suerte, deplorarla, y entregarse al llanto y la depresión. Por el contrario, hay personas que afrontan los problemas con entereza, con madurez, y que se hacen más fuertes y maduras a través del dolor.


Eso es lo que sucedía con San Pablo, según cuenta su propia experiencia el apóstol. No dependía de las circunstancias para ser lo más feliz posible y para vivir consagrado a Dios. Consideraba las contrariedades de la vida como oportunidades de aprendizaje, y estaba dispuesto a recibirlas con espíritu gallardo, entero, dispuesto a hacerles frente. Por supuesto, el secreto mayor de su éxito lo consigna en Filipenses 4:13: “Todo lo puedo en Cristo, que me fortalece”. Es la fuerza de lo Alto lo que nos puede dar tal fortaleza interior como para no sucumbir ante las pruebas sino que incluso salgamos fortalecidos y más maduros de ellas.


Este aprendizaje nos puede ayudar a aprender a esperar en Dios, algo tan necesario en la vida cristiana, especialmente cuando afrontamos problemas y sufrimientos. Así lo testifica David, quien supo lo que es aprender a tener paciencia para aguardar los tiempos de Dios para la solución de sus luchas y sufrimientos: “Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová” (Sal. 27:14).


Si has sido resucitado conmigo

Hijo, si has sido resucitado conmigo, busca las cosas de arriba, donde Yo estoy sentado a la derecha de Dios Padre…


…preocúpate por las cosas de arriba, no por las de la tierra……pues has muerto, y tu vida está ahora escondida conmigo en Dios…


…cuando Yo Me manifieste que Soy tu vida, también tú te verás Conmigo en la gloria…


…por tanto, haz morir en ti lo que es “terrenal”, es decir, libertinaje, impureza, pasión desordenada, malos deseos y el amor al dinero, que es una manera de servir a los ídolos…


…tales cosas atraen los castigos de Mi justicia……tú seguiste un tiempo ese camino, y tu vida era así…


…pero ahora rechaza todo eso: enojo, arrebatos, malas intenciones, ofensas y todas las palabras malas que se pueden decir…


…no te mientas con los otros: porque ustedes Mis hijos, se despojaron del hombre viejo y de sus vicios, y se revistieron del hombre nuevo que no cesa de renovarse a Mi imagen que Soy su Creador hasta alcanzar el perfecto conocimiento…


…ponte, pues, el vestido que conviene a Mis elegidos, que son Mis santos muy queridos: vístete de compasión tierna, de bondad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia.


…sopórtense y perdónense unos a otros si uno tiene motivo de queja contra otro. Como Yo los perdoné, a su vez hagan ustedes lo mismo.…por encima de esta vestidura pondrán como cinturón el amor, para que el conjunto sea perfecto.


…así Mi paz reinará en sus corazones, pues para esto fueron llamados y reunidos.


Finalmente, sean agradecidos… Jesús


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que pondré mi objetivo de vida en las cosas que pertenecen al reino de Dios… sabiendo que cuando parta de esta tierra viviré con Cristo en Gloria… buscaré primero las leyes de Su reino… no daré lugar a las bajas pasiones ni me dejaré llevar por arrebatos de ira ni enojos… cuidaré lo que hable mi boca y trataré de “vestirme” de compasión, ternura, bondad y humildad… trataré de aprender de la mansedumbre de Cristo y perdonaré al que me ofende… amaré aunque no sea amado… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Colosenses Capítulo 3

Cuando todo anda mal

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien (v. 28).
Lectura: Romanos 8:28-30


Lo primero que a muchos les gusta citar cuando enfrentan dificultades es: «Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados» (Romanos 8:28). Pero no es fácil creerlo en momentos complicados. Una vez, me senté a hablar con un hombre que había perdido tres hijos, una tras otro, y lo escuché lamentarse: «¿Cómo puede ser para mi bien semejante tragedia?». No supe qué contestar, pero permanecí a su lado, en silencio y acompañándolo en su dolor. Varios meses después, él estaba agradecido, mientras afirmaba: «Mi tristeza está acercándome a Dios».



Incontables testimonios avalan la verdad de estos versículos. La historia de Fanny Crosby, la escritora de himnos, es un ejemplo clásico: quedó ciega a los cinco años. A los ocho, ya escribía poesías y canciones. Con sus más de 8.000 obras, ha bendecido al mundo entero con títulos como Salvo en los fuertes brazos y Salvador, a ti acudo.



Es difícil entender qué hay de bueno en las tragedias que enfrentamos, y no siempre lo veremos en esta vida, pero Dios tiene sus propósitos y nunca nos abandona.


¿Qué prueba en tu vida descubriste que te benefició? ¿Qué cosas buenas trajo aparejadas? ¿Estás atravesando ahora alguna dificultad y orando para ver algo beneficioso en ella?


Dios siempre tiene buenos propósitos para nuestras pruebas.



Feliz Domingo para ti

 

Que recibas ricas bendiciones

en este Domingo.

Dios está contigo y si Dios está contigo

puedes seguir adelante con fuerza,

con aliento de vida, con fe y paciencia.

Nada te detendrá de lograr

lo que quieras alcanzar.

Este es el día que hizo el Señor,

gózate y alégrate en Él.

Domingo, para vivirlo con entusiasmo,

llenando el día con tu alegría,

contagiando tus ganas de vivir y compartir.

Durante este domingo

disfruta de un buen tiempo de descanso,

reponiendo fuerzas para comenzar

el nuevo tiempo de jornada.

¡Buen día!

Salmo 119: 57-60

Chet

57 Mi porción es Jehová;

he dicho que guardaré tus palabras.

58 Tu presencia he suplicado de todo corazón;

ten misericordia de mí según tu palabra.

59 Consideré mis caminos

y volví mis pies a tus testimonios.

60 Me apresuré y no me retardé

en guardar tus mandamientos.

Buenos Dias


sábado, 29 de agosto de 2015

Buenas Noches


La lucha de la fe

Después de esto abrió Job su boca, y maldijo su día. Y exclamó Job, y dijo: Perezca el día en que yo nací, y la noche en que se dijo: Varón es concebido… ¿Por qué no morí yo en la matriz, o expiré al salir del vientre?… Pues ahora estaría yo muerto, y reposaría; dormiría, y entonces tendría descanso. Job 3:1-3, 11, 13.


Job, llevado ya hasta los límites de su sufrimiento físico y mental, empieza a sentir una gran amargura de alma, y comienza a dar expresión sincera y abierta a todo su dolor. No despotrica contra Dios, no blasfema contra él, ni le da la espalda ni lo rechaza, pero expresa delante de sus amigos, y aun ante Dios, su incomprensión de los caminos del Eterno.


Es un hombre sincero. No habla solamente lo que “se espera” que un creyente diga, sino que es capaz de ponerse en contacto auténtico con sus sentimientos, aun con los negativos.


En toda esta sección central, en la que Job discute con sus amigos, y aun con Dios, puede parecer al lector superficial que él pierde la fe. Job parece enojarse con Dios, lo reprocha por “ensañarse” con él, le pregunta por qué está sufriendo, defiende su justicia ante él, y pide que le quite la vida. Pero, en todas estas expresiones, lo que hace es remitirse a Dios, sabiendo que en él está la respuesta. Lo contrario de la fe no es discutir con Dios sobre lo que nos duele y no entendemos, sentirnos mal con Dios, incluso enojados con él, sino rechazarlo, abandonarlo, ser indiferentes. Eso es lo que hacen el ateo y el escéptico. El creyente, por el contrario, siempre busca a Dios, incluso para manifestarle su disgusto, porque tiene la esperanza de que en algún momento vendrá su respuesta.


Es la lucha de la fe. La fe no es, entonces, un “estado”, un sentimiento, sino una batalla por acercarse a Dios, remitirse a él, a pesar de los signos aparentes de su ausencia en el mundo. Es luchar por atravesar las nubes que nos ocultan el sol; los densos nubarrones de nuestros estados de ánimo, de nuestras emociones, que nos engañan y nos hacen sentir que no existe el sol del amor de Dios. La fe sabe que detrás de las nubes está el sol, y lucha por llegar hasta él.

La Necesidad de Tener una Boca Limpia


PROVERBIOS 13:2 “Quien habla el bien, del bien se nutre, pero el infiel padece hambre de violencia.”


Nuestras madres nos decían todas las noches que nos cepilláramos los dientes antes de ir a la cama. El higienista dental da instrucciones específicas sobre cómo cepillarnos los dientes y usar el hilo dental; todo el tiempo nos importunan diciéndonos que tenemos que pasarnos el hilo dental. Nos gusta tener dientes blancos (y ahora hasta los podemos blanquear químicamente). Pero existe una pequeña razón por la que necesitamos obedecer las incómodas insistencias: el cepillarnos los dientes y usar el hilo dental puede sacar millones de gérmenes de nuestra boca, lo cual previene las caries, los tratamientos de endodoncia, las coronas y la cirugía oral.


Una persona puede tener una boca que sea más limpia que un auto nuevo y todavía pueden salir de esa boca cosas sucias. Palabras airadas, duras críticas, blasfemias y mentiras pueden salir como una corriente contaminada. Las malas palabras salen de corazones malos.


Todos somos lo que es nuestro corazón. La Biblia dice: «De la abundancia del corazón habla la boca» (Mateo 12:34). Todo lo que somos y todo lo que hacemos viene de las intenciones, buenas o malas, de nuestro corazón. Cuando esa es nuestra condición, necesitamos limpieza. DIOS es el higienista oral máximo. Como hijos suyos, ÉL nos da un corazón nuevo y espera una boca limpia.


En el caso del profeta Isaías, a fin de que hablara Sus palabras, DIOS tuvo que enviar a un serafín (un ser celestial) a tomar un carbón encendido del altar y cauterizarle los labios. !Esto suena peor que una endodoncia! El Nuevo Testamento nos recuerda una y otra vez que hablemos buenas palabras. Los escritores de Proverbios nos dicen repetidamente que hablemos lo justo. David suplicó a DIOS que sus palabras y pensamientos más íntimos fueran aceptables a ÉL… “¡Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Jehová, roca mía y redentor mío!” (Salmo 19:14).
Las malas palabras, es decir el hablar mal o maldecir, sólo pueden traer mal a nuestra vida. Dice la cultura popular que la lengua es castigo del cuerpo. Las buenas palabras, por su parte, traen bendición sobre nosotros y sobre quienes nos rodean.


Una persona que constantemente se dedica a hablar mal de su prójimo tendrá que aceptar que las personas que lo escuchan lo cataloguen como alguien a quien no se le puede confiar mucha información, pues hará mal uso de élla. En contraposición, una persona benigna y bondadosa que siempre tiene una palabra de estímulo o de reconocimiento en sus labios hacia quienes le rodean, será buscada por aquellos que necesitan un buen consejo para sus vidas. Sus enseñanzas y exhortaciones siempre estarán en alta demanda y la gente tendrá de él/élla buena opinión y mostrará su aprobación y buenos deseos hacia él/élla.
¿Qué estás sembrando con tus pensamientos y con tus conversaciones? ¿Hablas bien de los demás o te expresas agriamente de tu prójimo? ¿Piensas lo que vas a decir antes de decirlo? ¿Te cuidas de que tus palabras sean constructivas y no destructivas? ¿Hablas siempre la verdad?


Habla siempre el bien y del bien te nutrirás para crecer en sabiduría y estatura, cada vez más gozando del favor de DIOS y de los hombres como nuestro Señor Jesucristo, nuestro ejemplo incomparable.


¿Tienes una boca sucia? Si así fuera, póstrate delante de DIOS y pídele que te perdone y te limpie. Házlo ahora mismo. No hay necesidad de ese carbón encendido y que DIOS te bendiga.


ORACIÓN: Amante Padre Celestial, reconozco que necesito de Ti cada día para hablar como conviene. Te doy gracias porque Tú puedes hacer que mi corazón esté limpio de todo aquello que impide que yo viva en comunión contigo y con mi prójimo. Te ruego examines mi corazón y arranca de mí toda maldad y lléname de Tu santa presencia. Ayúdame a guardar Tu palabra en mi corazón y a obedecerla cada día de mi vida. En el nombre de Jesucristo, amén.


LECTURA BÍBLICA: Santiago 3:5-23


5 Así también la lengua es un miembro muy pequeño del cuerpo, pero hace alarde de grandes hazañas. ¡Imagínense qué gran bosque se incendia con tan pequeña chispa!6 También la lengua es un fuego, un mundo de maldad. Siendo uno de nuestros órganos, contamina todo el cuerpo y, encendida por el infierno, prende a su vez fuego a todo el curso de la vida.7 El ser humano sabe domar y, en efecto, ha domado toda clase de fieras, de aves, de reptiles y de bestias marinas;8 pero nadie puede domar la lengua. Es un mal irrefrenable, lleno de veneno mortal.9 Con la lengua bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a las personas, creadas a imagen de DIOS.10 De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.11 ¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada?12 Hermanos míos, ¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid? Pues tampoco una fuente de agua salada puede dar agua dulce.


Ayudante silencioso

… Dios; te exaltaré, alabaré tu nombre, porque has hecho maravillas… (v. 1).
Lectura: Isaías 25:1-9



El descubrimiento de la penicilina revolucionó el mundo de la medicina. Antes de la década de 1940, las infecciones bacterianas solían ser mortales. A partir de ese momento, esta droga ha salvado una innumerable cantidad de vidas al destruir las bacterias perjudiciales. El hombre que reconoció su potencial y la desarrolló para su uso masivo ganó el premio Nobel en 1945.



Mucho antes de este descubrimiento, otros ayudantes silenciosos trabajaban salvando vidas en forma similar: los glóbulos blancos. Estos arduos trabajadores son la manera en que Dios nos protege de enfermedades. Nadie sabe cuántas invasiones han detenido ni cuántas vidas han salvado. Aun así, poco se los reconoce por toda su labor.



Al Señor lo tratamos igual. A menudo, lo culpamos cuando algo sale mal, pero raras veces lo reconocemos por lo que anda bien. Todos los días, nos levantamos, nos vestimos, vamos al trabajo, a la escuela o al supermercado, y regresamos a casa sin problemas, pero no somos conscientes de cuánto nos ha protegido Dios. Sin embargo, si sucede una tragedia, preguntamos: «¿Dónde estaba Dios?».



Cuando pienso en todas las cosas maravillosas que el Señor hace silenciosamente por mí cada día (Isaías 25:1), mi lista de alabanzas es mucho más larga que la de mis peticiones.


¿Qué le vas a agradecer hoy a Dios?


Dios sigue dándonos motivos para alabarlo.


TEMPLO DE DIOS


La casa que ha de edificarse al SEÑOR será de gran magnificencia.
También vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.


¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?


Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él, porque el templo de Dios es santo, y eso es lo que vosotros sois.


¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?


Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.


¿O qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque nosotros somos el templo del Dios vivo, como Dios dijo:

HABITARE EN ELLOS, Y ANDARE ENTRE ELLOS;Y SERE SU DIOS, Y ELLOS SERAN MI PUEBLO.


Así pues, ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino que sois conciudadanos de los santos y sois de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular, en quien todo el edificio, bien ajustado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor, en quien también vosotros sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.


I Cr. 22:5 I P.2:5 I Co.3:16,17; 6:19,20 II Co. 6:16 Ef.2:19,20

Su espíritu tiene que tomar el control

“32Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.”

Proverbios 16:32

El conocer y creer la verdad lo ayuda a mantenerla en lo profundo de su corazón. Porque cuando vengan las situaciones inesperadas usted no se va a llenar de temor, ni va a huir, ni se va a llenar de incredulidad. Sabrá qué hacer porque tiene la verdad revelada en su corazón.

La palabra dice que conocerá la verdad y la verdad lo hará libre. Su espíritu va a tomar un estado de paz. Las emociones negativas como el temor, no van a tomar control en su vida, sino que su espíritu tendrá el control sobre su mente, las emociones y las circunstancias. Dentro suyo hay una fe que mueve montañas, por más pequeña que sea si está bien enfocada en Dios y en la palabra se va a ir desarrollando.

La semilla de mostaza que es la más pequeña de las semillas al ser plantada se transforma en la más grande de las hortalizas. Desde pequeña puede hacer cosas extraordinarias. Dios a todos nos dio una medida de fe que la tenemos que desarrollar con la Palabra de Dios.

La situación no tiene poder para quitarle la paz, porque la paz es un regalo que Dios le ha dado y lo ha puesto dentro de su espíritu para que gobierne todas las áreas de su vida. La palabra de Dios es viva y eficaz que penetra hasta partir el alma y el espíritu. Porque el alma y el espíritu son dos cosas diferentes, el verdadero ser suyo está en el espíritu.

La Palabra es la única que lo separa para mostrarle que su espíritu ha sido recreado donde está la vida de Dios y todos los poderes espirales que Dios tiene para liberar a través de su vida. Pero si su alma esta perturbada y atemorizada está frenando todas las cosas que tiene que fluir desde el espíritu y está reteniendo la paz. Dios le da sabiduría a través de la verdad revelada, eso le ayuda a gobernar la situación y revertirla hablando lo que es correcto con autoridad.

Porque el que tiene que dominar todo su ser es su espíritu que es el que se conecta con Dios y de donde salen las palabras de fe que usted fue atesorando cada vez que oye la palabra de Dios.

Lo que lo hace firme es conocer y creer en la verdad. Usted hablará la palabra con completa seguridad de que él va a cumplir lo que ha prometido. Cuando alguna cosa alarmante venga contra su vida tiene que abrazarse a la Palabra, que es la voluntad de Dios, sobre eso y la paz de Dios va a fluir en su ser completo desde el espíritu.

Observe el versículo anteriormente citado. Dice que es mejor el que tarda en airarse que el fuerte. El que se llena de ira deja que gobierne su alma. En cambio dice Salomón que el que tarda en airarse, deja gobernar a su espíritu, es mejor que el fuerte. Y también agrega: el que se enseñorea de su espíritu (lo gobierna) es mejor que el que toma una ciudad. Porque si gobierna su espíritu gobernará todo su ser.

Deje que Dios a través de su espíritu pueda obrar sobre las circunstancia. Cuando usted gobierna su ser, suelta lo que Dios dijo porque lo cree y eso es lo más poderoso que le puede traer la victoria.


Oración: Padre, gracias por mostrarme a la luz de tu Palabra que cuando ella ha sido revelada en mi corazón puedo soltarla en el momento de la dificultad para ver los resultados de victoria que estoy esperando. No tendré más temor. La paz, la fe y el poder de tu Palabra fluirán desde mi espíritu. Seré un testimonio vivo de tu poder. En el nombre de Jesús, amén.

Recuerda que Yo Soy la vid verdadera

Hijo, recuerda que Yo Soy la vid verdadera y Mi Padre el labrador…


…toda rama que no da fruto en mí la corta. Y toda rama que da fruto la limpia para que dé más fruto……permanece en mí como yo permanezco en ti… porque tú no puedes producir fruto si no permaneces en mí…


…Yo soy la vid y tú parte de la rama. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, pero sin mí no puedes hacer nada…


…si no permaneces en Mi te secas… mientras tú permanezcas en mí y mis palabras permanezcan en ti, pide lo que quieras y lo conseguirás…


…Mi Padre es glorificado cuando produces abundante fruto: entonces pasas a ser discípulo mío…


…no hay amor más grande que dar la vida por sus amigos, y tú eres mi amigo si cumples lo que te mando… Jesús


Confesión: Hoy confieso que las Palabras de Jesús me han limpiado y decido permanecer en Él para poder dar mucho fruto… al estar en plena relación con Cristo pediré al Padre y Él me dará lo que le pido… permaneceré en el amor a mis hermanos y así permaneceré en comunión con Dios… completaré mi alegría al ver las contestaciones del Padre hacia mi… seré siempre “amigo” de Dios por qué haré siempre lo que a Él le agrada… en nombre de Jesús lo declaro, Amén.


Referencia Bíblica: Juan Capítulo 15

El desorden y la suciedad

Sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.1 Timoteo 4:12, RV-60


Ayer aprendimos de dos grandes enemigos en la vida que nos pueden estar restando bendiciones: el desorden y la suciedad.


A lo mejor la casa donde vives es, como dicen, una tasita de té que brilla de limpieza, pero tu vida por dentro está desordenada y sucia. Así que debes comprender que hay que hacer cambios. Estos cambios no suceden de la noche a la mañana y llevarán su tiempo. Sin embargo, una vez que lo entiendas, puedes tomar cartas en el asunto.


El orden empieza por ti mismo siendo limpio, pulcro y agradable para tu esposa, tus hijos y los que te rodean, y también en la manera de mantener tu casa. Entonces, quizá la pregunta que te hagas sea esta: «¿Cómo puedo cambiar?». La respuesta es que con Dios todo es posible.


Pídele a Dios que te ayude a ser ordenado. Desecha lo que ya no usas. No acumules basura, ni desperdicios en la cocina debido a la pereza. Que tu baño, tu ropa, y hasta tu auto, muestren a Cristo. Además, ten presente que lo que les modeles a tus hijos será lo que seguirán como ejemplo. Si te ven descuidado y abandonado, es muy probable que hagan lo mismo.


Hoy el Señor te da la oportunidad de cambiar, de echar fuera el desorden y la suciedad y de cortar esas ataduras. Como resultado, serás capaz de prepararte para el orden y la limpieza de tu vida.

Buenas Tardes



Dios te habla

Pero ellos darán cuenta a Aquél que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos.
1 Pedro 4:5


¡Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, Que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, Que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!
Isaías 5:20


La Carga de Jesús

28Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.Mateo 11:28-30


Jesús habla del descanso en el alma, de la paz mental y espiritual que todo creyente debe experimentar. Él no habla de remover o liberar las cargas, sino de que intercambies las cargas que te han puesto, por el yugo de Cristo. El que intercambia sus cargas y acepta las cargas del yugo de Cristo, para él o ella, todo lo que hace, trae satisfacción.

Pero, en estos versículos, Jesús se refiere a la carga de los religiosos, la carga de la ley. La carga más grande del ser humano, no es la del gobierno. Jesús siempre vino a liberar al hombre de la carga de la ley. La carga de la ley te hace sentir culpable y te hace cargar con responsabilidades y expectativa de resultados que nunca traen satisfacción.

Muchos no recibieron a Jesús, porque tenían tantas cargas por la ley, que no se dieron cuenta que la carga de Jesús era más liviana. Por esto Jesús decía: Mi carga no es fácil, pero promete resultados y descanso en tu alma.

La ley religiosa no produce lo que esperas, ni mucho menos paz. La ley dice no puedes y tienes que cumplir y, si lo haces, tendrás buena vida. Esto trae frustración porque, cuando haces lo que dice la ley, y te das cuenta que aun así tienes problemas, lo único que ganas es el sentido de culpa, condenación, pensando que algo hiciste incorrectamente y que por eso no llegan los resultados esperados.

Entonces, llega la comparación; pensamos: Aquellos que actúan mal reciben buenos resultados, y yo, que hago lo correcto, no recibo buenos resultados. Esto trae fatiga y cansancio. No hay descanso en el alma.


Lo que Cristo pide no es fácil tampoco, aunque sea fácil, comparado con las cargas que dan la religión y el mundo. El yugo de Cristo es amar a tus enemigos, poner la otra mejilla, si alguien te pide algo, darles extra, bendecir al que te maldice, orar por los que te persiguen, cumplir y pagar los impuestos que tengas que pagar.


El cumplir esto, trae paz y satisfacción, trae descanso en el alma, que da fuerzas para seguir hacia adelante, haciendo lo que tenemos que hacer. Dios busca un corazón presto, listo, que le ame y esté dispuesto a ser obediente.

Remueve toda amargura y toda condena. Coge el yugo de Cristo, que es más ligero, porque trae mejores resultados. No te canses de hacer el bien. Tolera al que falla. No te compares; mira hasta dónde te ha traído Dios y lo que está haciendo para darte lo que te ha prometido. Ama, porque la cosecha será buena. Verás lo que Él te ha prometido.

No olvides ninguno de sus beneficios

Grandes e innumerables son los beneficios que Dios tiene para nosotros, nuestro Padre nos colma de bienes, favores y sanidad. Nos rescata, renueva y perdona. No olvidemos jamás que no hay lugar ni persona, que pueda ofrecernos más beneficios que nuestro Dios.


El Salmo 103:2-5 dice: “Alaba, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él perdona todos tus pecados y sana todas tus dolencias; él rescata tu vida del sepulcro y te cubre de amor y compasión; él colma de bienes tu vida y te rejuvenece como a las águilas”. Los beneficios de Dios son dignos de ser recordados continuamente, nuestra meditación y pensamientos deben estar siempre en los beneficios de Dios. Este salmo nos anima a no olvidar, porque el olvido nos puede conducir a caer en engaños, a ser seducidos por el mal y pensar que puede haber cosas mejores fuera de Dios. Las beneficios que son nombrados incluyen: la sanidad y salud física, el perdón de los pecados, la ayuda cuando caemos en momentos difíciles, tener siempre disponibles su amor y compasión. Luego nos dice que nos colma de bienes, ésto incluye un sinfín de bendiciones para nuestra plenitud. También nos rejuvenece como a las águilas, que es vivir renovados y fortalecidos cuando nuestras fuerzas se comienzan a agotar.


Hagamos esta oración:


“Padre mío, hazme recordar continuamente todos tus beneficios, porque ellos suplen todo lo que necesito. Renuncio a creer que fuera de ti hay mejores cosas, porque tu palabra dice que nos colmas de bienes. Recibo ahora todos tus beneficios en el nombre de Jesús. Amén”


Bendecido Fin de Semana


Que pases un Feliz Fin de Semana,

un tiempo para compartir con alegría,

con entusiasmo y buen humor.

Gracias a Dios que nos permite

tener momentos de esparcimiento

luego de pasar una semana productiva.

Un fin de semana protegido

porque los ángeles del Señor te cuidan.

Serán buenos momentos para dar palabras de aliento

y de hacer cosas que antes no habías podido hacer.

FELIZ FIN DE SEMANA.

Salmo 119: 53-56

Horror se apoderó de mí a causa de los inicuos

que abandonan tu Ley.

54 Cánticos fueron para mí tus estatutos

en la casa en donde fui extranjero.

55 Me acordé en la noche de tu nombre, Jehová,

y guardé tu Ley.

56 Estas bendiciones tuve

porque guardé tus mandamientos.

Buenos Dias


viernes, 28 de agosto de 2015

Buenas Noches

No es lo que tenemos, sino a quién tenemos

Tal vez tus recursos sean limitados, tus fuerzas sean pocas, tus debilidades muchas, pero el Señor necesita que no te apoyes en tu propia capacidad, sino que entiendas que su poder inigualable es el que hace todas las cosas.


Jueces 7:2 (NTV) dice: “Entonces el Señor le dijo a Gedeón: «Tienes demasiados guerreros contigo. Si dejo que todos ustedes peleen contra los madianitas, los israelitas se jactarán ante mí de que se salvaron con su propia fuerza”. Varias naciones enemigas se habían confabulado contra el pueblo de Dios para atacarlo, eran mucho más numerosos en su ejército. Dios había llamado a Gedeón, pero le indicó que debía reducir su propia tropa, algo totalmente ilógico para nosotros, pero el Señor debía demostrar que la batalla la pelearía Él mismo, y no necesitaba del poder humano. El Señor podía o no usar un gran ejército, el punto era que sus hijos comprendieran que Él está sobre todo y puede hacer cosas sobrenaturales. Él puede vencer si tenemos pocos o muchos recursos, porque no está sujeto a nuestras propias limitaciones, ni confinado a nuestras propias capacidades. En esta historia quedó bien en claro que el Señor es quien da la victoria a sus hijos a través de nuestros medios o sin ninguno, ante todo necesita nuestra fidelidad, actuando siempre con buena conciencia y con la fe puesta en él sobre todas las cosas. Dios se ocupará de que no nos creamos poderosos, porque separados de Él, nada podemos hacer.


Oremos así:


“Señor reconozco que tú lo gobiernas todo, y que separado de ti nada puedo hacer, tuya es la victoria y el poder, no seré arrogante creyendo que soy fuerte o que puedo hacer todo por mi mismo, decido poner mi fe en tu poder para vencer todo lo que se levanta contra mi, lo declaro en el nombre de Jesús. Amén”.

Está todo cubierto

Nellie Bly, fue una de las primeras mujeres norteamericanas que se dio a conocer en el periodismo. Un día, Nellie halló una nota sobre su escritorio en la que se le asignaba una tarea extraordinaria. Tenía que embarcarse aquel mismo día en un viaje para dar la vuelta al mundo con miras a establecer un nuevo récord.


Tenía muy poco dinero para poder comprar todas las cosas que iba a necesitar en un viaje así y tampoco tenía tiempo para ir de compras. Pero se le dijo que la empresa de periódico había dispuesto toda clase de provisiones para sus necesidades a lo largo de la ruta que debía seguir. Así que partió sin nada más que una bolsa con unas prendas de vestir y unos pocos dólares, con la seguridad de que las órdenes recibidas eran respaldadas por todos los recursos de la organización de un gran periódico metropolitano, por lo que no tenía temor alguno.


El viaje fue terminado en un tiempo récord y los titulares de los periódicos dieron cuenta de la hazaña en todo el mundo. A Nellie no le faltó nada en todo el viaje.


Lo mismo sucede con nosotros, Dios ha dispuesto con antelación todos los recursos necesarios para nuestras necesidades y nos prometió no abandonarnos nunca y que tendría cuidado de nuestras vidas siempre.


En una oportunidad, Jesús le habló a sus discípulos acerca de los afanes y necesidades de esta vida y les puso como ejemplo cómo Dios cuida a las aves y la hierba del campo; finalmente les dijo:“Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud. Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas”. Lucas 12: 29-31


Lo más hermoso de saber que Dios está en control es que sin importar la prueba por la que estés atravesando o la necesidad que tengas, nuestro Padre tiene lo que necesitas y aún más para darte y lo mejor es que no se trata solamente de recursos económicos, como en la historia, sino que Dios pone a nuestro alcance su protección, fortaleza, su perdón, su gracia y todo aquello que en nuestro día a día pueda hacernos falta.


Deja de afanarte y descansa en Dios, búscalo en oración y cuéntale qué es lo que te aflige, Él está atento a tus oraciones y quiere ayudarte. Emprende el viaje sabiendo que todo está cubierto, Dios ya dispuso todos los recursos necesarios para que termines el viaje de tu vida exitosamente y puedes estar seguro que será mucho mejor de lo que imaginas.


SIN SANTIDAD NO VEREMOS AL SEÑOR


Harás también una lámina de oro puro, y grabarás en ella, como las grabaduras de un sello: “SANTIDAD AL SEÑOR.”

…La santidad, sin la cual nadie verá al Señor.
Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.
Todos nosotros somos como el inmundo, y como trapo de inmundicia todas nuestras obras justas.


Entre los que se acercan a mí manifestaré mi santidad, y ante todo el pueblo manifestaré mi gloria.


Esta es la ley del templo: todo su territorio sobre la cumbre del monte por todo alrededor será santísimo.


La santidad conviene a tu casa, eternamente, oh SEÑOR.
Y por ellos yo me santifico, para que ellos también sean santificados en la verdad.


Teniendo, pues, un gran sumo sacerdote que trascendió los cielos, Jesús, el Hijo de Dios, retengamos nuestra fe. Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna.


Ex.28:36 Heb.12:14 Jn.4:24 Is.64:6 Lc.10:3 Ez.43:12 Sal.93:5 Jn.17:19 Heb.4:14,16

Dios vence los obstáculos con tu adoración y fe

Cuando las cosas que haces parecen no tener resultados, es porque Dios está queriendo tomar total protagonismo en tu vida, mostrándote que con su ayuda podrás alcanzar todo lo que soñaste.
Audio:

En Jueces 6:14 (NVI) dice: “El Señor lo encaró y le dijo: —Ve con la fuerza que tienes, y salvarás a Israel del poder de Madián. Yo soy quien te envía”. En esta historia los Israelitas estaban sufriendo el robo de todos los frutos que sembraban. Pero un ángel se le aparece a Gedeón, y le dice que Dios estaba con ellos, y que él libraria al pueblo. Pero Gedeón se queja ya que no entendía porque si Dios estaba con ellos les robaban la cosecha, también le dijo que él no podría salvar al pueblo porque era débil y su familia insignificante. Finalmente Dios le dio la victoria con un pequeño ejército y una rara estrategia. Pero antes Gedeón preparó una ofrenda y tuvo que derribar el altar de los ídolos que tenía su pueblo. El pueblo había perdido su fe y adoraba ídolos, por esta causa eran dominados por el enemigo. Cuando algo no parece funcionar, podemos dar un paso de fe dando una ofrenda especial a Dios, demostrando que tenemos nuestra fe sólo en él, y luego revisar si hay algo en en nuestro corazón en lo que confiamos antes que en su poder. Gedeón tuvo que reducir su ejército sólo con aquellos que Dios le mostró, nos habla de que nos rodeemos de gente de fe. Finalmente atacaron con adoración, y el Señor derrotó a sus enemigos.


Hagamos juntos esta oración: “Dios mío, contigo venceré los obstáculos sin importar cuales sean mis enemigos, aparta a toda persona que bloquee mi bendición, vence a los adversarios mientras te adoro y te pongo en primer lugar, te lo pido en el nombre de Jesús. Amén”


Dios te habla

Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
Hebreos 11:1

Mi alma desfallece por Tu salvación; en Tu palabra espero.
Salmos 119:81

Dale tu cruz a Cristo

Me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 1 Corintios 2:2.


El sacerdote y genial autor católico Ramón Cue ha escrito, a mi juicio, una obra cumbre de la literatura religiosa, Mi Cristo roto. En ella, el autor juega con una fantasía que sirve para enseñar profundas lecciones espirituales. En un anticuario de Sevilla, compra un crucifijo que, lejos de estar impecable, se encuentra todo roto. El crucifijo (o Cristo, a través de él) le habla al sacerdote, lo interpela y lo arrincona espiritualmente de tal manera que el religioso se ve confrontado con las más durísimas a la vez que bellísimas lecciones espirituales.


Uno de los capítulos del libro se titula “Se ha perdido una cruz”, haciendo alusión a que el entrañable crucifijo solo tiene la imagen tallada y semidestruida de un Cristo, pero le falta su cruz. En su deseo de encontrar la cruz del crucifijo, el sacerdote pregunta a la gente si ha encontrado una cruz, para que su Cristo pueda descansar, pues, como dice: “Aguantar en la cruz sin cruz debe ser un doble tormento doloroso”.


Y la gente responde: “¿Que si hemos encontrado una cruz, una sola?” Y es que la humanidad carga con innumerables cruces: la cruz de las pérdidas, de la enfermedad, de las violaciones, de las torturas, de la pobreza, del rechazo, de la soledad, del vacío interior; la cruz del escepticismo, de la incredulidad; y, la peor, la cruz del pecado, de su culpa, degradación y condenación, que es, en definitiva, la que produce el resto de las cruces que con tanto dolor cargamos los seres humanos.


El autor, entonces, razona: “¿Y sabes, amigo, por qué a veces nuestra cruz resulta intolerable? ¿Sabes por qué llega a convertirse en desesperación y suicidio? Porque… nuestra cruz es una cruz sola, sin Cristo; solamente se la puede tolerar cuando lleva un Cristo entre sus brazos”.


Esto es todo lo que debe resolverse en tu vida, en relación con el sufrimiento y con cualquier otro tema trascendente de tu existencia: si vas a darle tu cruz a Cristo, y si vas a dejar que él repose en tu cruz. Todo lo demás es secundario.

Belleza Total

Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre; porque adorno de gracia serán a tu cabeza, y collares a tu cuello. Proverbios 1:8, 9


La generación actual está hechizada por las modas y la belleza. Las cirugías plásticas han aumentado de manera alarmante. A diario se invierten grandes sumas de dinero en busca de la belleza exterior que se ha convertido en la obsesión de muchos.


La NPD es una reconocida organización mundial que analiza y registra las ventas y el consumo de diferentes productos: cosméticos, electrónicos, gastronómicos, tecnológicos, etcétera. Los comerciantes e inversores estudian la información recolectada por la NPD para mejorar sus técnicas de comercialización y distribución, entre otras cosas. Según el periódico El Universal, cada mes se gastan en los Estados Unidos cerca de ocho mil millones de dólares en productos de belleza facial, perfumería y cuidado de la piel. Si a esto le añadimos lo que la gente gasta en ropa, calzado y cirugía plástica para lucir mejor, la suma final nos asombraría.


A una sociedad anhelante de belleza exterior, la Palabra de Dios ofrece una fórmula sencilla y económica, aunque eficaz. Los buenos principios y valores transmitidos de padres a hijos actúan desde adentro hacia afuera, adornando la vida de una manera que, ni los más costosos productos faciales, ni los atavíos podrán lograr; y son sabios quienes los aprecian y practican: “Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre; porque adorno de gracia serán a tu cabeza, y collares a tu cuello” (Prov. 1:8, 9). Este es el consejo divino que te dará hermosura total, no solo ante los hombres, sino a la vista de Dios.


¿Quieres ser hermosa? Invierte tus energías en obedecer la Palabra de Dios, y en seguir los buenos consejos de padres consagrados. Una hermosura que sobrepasa a la de piedras preciosas irradia del rostro de aquel cuyo corazón está en armonía con la voluntad de Dios. ¿Por qué no agradecer ahora mismo esos consejos sabios de tu padre y de tu madre?.

Buenas Tardes


La Cosecha Correcta

29 Él da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. 30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; 31 mas los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán. Isaías 40:29-31


Cuando el profeta habla de fatigarse y cansarse, habla de la fatiga interior, la fatiga del espíritu. Se refiere a la persona que no tiene espíritu de valentía, que se encuentra falta de vigor, exhausta y no tiene tolerancia.

Gálatas 6:9, dice: No nos cansemos, pues, de hacer bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Pablo enseña cómo debe ser nuestra relación con los hermanos en la fe. Debemos tener tolerancia, amarlos y restaurarlos. Enseña que, aún nosotros, hemos tenido en algún momento alguna falta. Nos advierte que todo lo que el hombre sembrare, eso también segará – Gálatas 6:7.


El hombre desmaya, no tan sólo por la falta de tolerancia, sino también por la mentalidad errónea de que Dios bendice más a aquella persona que no le sirve. Hay gente que no tan solo se compara con los hermanos en la iglesia, sino también con los del mundo, pensando que todo les va bien. Pero todo esto es resultado de la ley de Dios, la ley de siembra y cosecha.


No te compares con los demás; Dios no puede ser burlado. Asegúrate que no cambies tu mirada, sino que esté puesta en las cosas de Dios, y que estés haciendo lo que hay que hacer. Sigue hacia adelante, teniendo amor y tolerancia para con los demás, sabiendo que, quizás, han fracasado, pero, en otras ocasiones, fracasarás tú. Ten misericordia con los demás, para que tengan misericordia contigo.

Cuando no entendemos esto, la gente se cansa, desmaya. Cuando le sirves a Dios, tomarás decisiones que quizás no sean perfectas, pero sí las correctas, para que la cosecha en el futuro sea la correcta.


Final exitoso

“9 Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, 10 que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero.”

Isaías 46:9-10

Dios llama al fin desde el principio. Él tiene un final exitoso y de victoria desde el principio. Si usted cree que esto es verdad, tiene que alinear sus pensamientos a los pensamientos de él. Porque ya está hecho el final.

Usted se puede preguntar ¿Por qué no alcanzo ese final victorioso? Porque si usted lleva los pensamientos y su creencia para otro lado, entonces su resultado será otro. Pero si usted se alinea a los pensamientos de Dios y le cree completamente va a caminar en Su Voluntad hacia ese destino de gloria que Él le tiene preparado para usted. Es cuestión de alinear los pensamientos. No es una cuestión simple porque a veces hemos tenido los pensamientos descarrilados toda una vida y no es como prender una luz. Pero a medida que va recibiendo la palabra, le da el poder para ir cambiando los pensamientos desalineados y comenzando a alinear las cosas de Dios en su vida estará encaminándose correctamente hacia él.

Lo que Dios le enseña es que hay que renovar el entendimiento, por eso viene la transformación de su vida. Dios sabe el final antes del principio y los finales de Dios son gloriosos. Quiere decir que ya está hecho, y tiene que caminar en lo que está hecho. Ya fue redimido de la maldición. Si está caminando en cosas que tienen más que ver con maldición que con bendición es porque está alineado con otra cosa, hay que alinearse y creerle a la palabra y hay que aceptar que la maldición desapareció de su vida. ¡No la vuelva a agarrar!

Desde antes de la fundación del mundo preparó el cordero de Dios que nos vino a redimir, desde antes de la fundación del mundo ya lo hizo. Lo creó libre de deuda, completo en Cristo, redimido de la maldición y heredero de la bendición.

Otra cosa importante que no lo deja ver las cosas desde el punto de vista de Dios, son sus experiencias pasadas. Usted nunca puede pensar a la manera de Dios cuando siempre trae a memoria su experiencia, porque Dios está por arriba de todas las cosas y Dios se la quiere revelar hoy para que se manifieste hoy y para su mañana. Si usted mezcla algo que viene de Dios a su espíritu para renovar su mente y a proyectarlo a su futuro, con una experiencia del pasado, usted lo habrá aplacado todo introduciéndolo a una mente carnal y Dios no se puede mover a través de eso.

Cuando arrastra alguna experiencia del pasado lo que está haciendo es traer una experiencia pasada al presente, cuando Dios ha planeado modificar todas las cosas para que tenga un futuro bendecido. No deje que esas cosas frenen su crecimiento. Porque usted está recibiendo la palabra para ver las cosas como Dios la ve. Esa es la diferencia entre caminar en la carne y caminar en el espíritu. Caminar en la carne es tener el punto de vista de los hombres y caminar en el espíritu es mirar como Dios mira. Los hombres y las mujeres tenemos que tener el punto de vista de Dios, porque Cristo se va revelando y el Espíritu Santo nos va iluminando. Entonces si acepta vivir la vida en el espíritu, que es una vida gloriosa, manifestando el fruto del espíritu y el carácter de Cristo, y dando libertad al espíritu de Dios para que obre a través de su vida cosas sobrenaturales vendrán. Créalo.


Oración: Padre, hoy entendí que tú ya conoces el final desde siempre. Quiero alcanzarlo porque sé que puedo hacerlo si me alineo a tus pensamientos y camino en la dirección que me muestras en tu Palabra. Ya no me ataré más al pasado. Viviré mirando el presente y sembrando cosas buenas para mi futuro. En el nombre de Jesús, amén.