Evangelismo

Ultimas fotos

viernes, 31 de julio de 2015

Buenas Noches


Disfrutarás la obra de tus Manos

Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. Isaías 65:21

Cuando me mudé a donde vivo ahora, observé que había rosas en la propiedad. Además, la primavera llenaba el ambiente de colorido con azaleas, iris y amapolas. En verano disfrutamos girasoles, hortensias, y flores cuyo nombre desconozco. Agradezco a quien sembró esas plantas, cuya hermosura disfruto ahora con mi familia. ¿Se deleitó esa persona en el trabajo de sus manos? ¿Gozó el panorama y celebró su color? ¿Disfrutó la calma y la alegría que produce la contemplación del florecimiento? ¿Disfrutó al observar a las abejas ir de flor en flor? Mi esposo plantó calabazas, tomates, berenjena, chile y pimiento morrón. Da gusto ver cómo crecen, florecen y fructifican las plantas. Es un deleite ir a la huerta y tomar algún fruto para consumirlo fresco o cocinado. Hay satisfacción en degustar lo plantado. Agradezco a Dios por el privilegio de disfrutar de lo que mi esposo sembró.


Pienso en tantos otros que sembraron y no pudieron gozarlo. ¿Trabajaron en vano? Recuerdo la promesa registrada en Isaías 65:22: “No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos”.


Allí no habrá holgazanes; y tampoco nos esforzaremos inútilmente. No dejaremos atrás lo que con esfuerzo y diligencia lograron nuestras manos. Gozaremos de nuestra labor. ¿Imaginas compartir con tus vecinos el fruto de tu esfuerzo? ¿Qué te gustaría sembrar? ¿Qué platos prepararás con esos frutos? ¿Cómo decorarás tu casa? ¿Qué materiales usarás?


Si hoy el trabajo es arduo y no disfrutas el resultado, si no valoran tu esfuerzo o si tus logros se esfumaron, invita a Cristo a ser parte de tu equipo de trabajo. Él marca una diferencia positiva. Y aun si crees estar disfrutando la obra de tus manos, piensa que aquí todo es pasajero. Dios quiere motivarnos a aspirar a la Tierra Nueva. Allá gozaremos plenamente de todo lo que Cristo preparó, y también de la obra de nuestras manos. ¡Anhelo que llegue el día de saborear los frutos de nuestra huerta en la patria celestial!.

La lluvia temprana y la tardía

Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. Joel 2:23.


En las iglesias se producirá una manifestación maravillosa del poder de Dios, pero no afectará a quienes no se hayan humillado ante el Señor y le hayan abierto las puertas de su corazón mediante la confesión y el arrepentimiento. En su ceguera, los tales verán la manifestación del poder que alumbrará la tierra con la gloria de Dios como algo peligroso, algo que suscitará sus temores y se obstinarán en hacerle frente. Se opondrán a la obra del Señor puesto que él no actuará conforme a sus expectativas e ideales. “¿Por qué no hemos de conocer el Espíritu de Dios” dirán, “si hemos estado en la obra durante tantos años?” Porque no han respondido a las advertencias y a las súplicas de los mensajes divinos, sino que han dicho persistentemente: “Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad”. Apocalipsis 3:17.


El talento o una experiencia prolongada no transformará a los hombres en canales de luz a menos que se coloquen bajo los brillantes rayos del Sol de Justicia y sean llamados, elegidos y preparados mediante la gracia del Espíritu Santo. Cuando los hombres que manejan cosas sagradas se humillen bajo la poderosa mano de Dios, el Señor los ensalzará. Los transformará en hombres de discernimiento, hombres ricos en la gracia de su Espíritu. Verán sus rasgos de carácter ásperos y egoístas, y su obstinación, a la luz que emana de Aquel que es la luz del mundo. “Vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido”. Apocalipsis 2:5. Encontrarás al Señor si lo buscas con todo tu corazón.


Sólo los que están viviendo a la altura de la luz que tienen, recibirán mayor luz. A menos que estemos avanzando diariamente en la práctica de las virtudes cristianas activas, no reconoceremos las manifestaciones del Espíritu Santo en la lluvia tardía. Podrá estar derramándose en los corazones en torno de nosotros, pero no la discerniremos ni la recibiremos


Vive la vida!

“El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).


“¡Vive la vida!” fue el tema de una campaña de evangelización que organizamos en España años atrás. Yo tuve el privilegio de predicar durante un mes en la ciudad de Murcia (España). Días antes del comienzo, se distribuyeron miles de invitaciones, anuncios en prensa y radio y en la fachada de la iglesia se instaló un gran cartel que decía: “¡Vive la vida!” Angelita, la esposa del pastor de la iglesia, se encontró un día con un joven que vivía muy cerca del templo. Era un joven de unos veinte años, de aspecto triste, sin luz en los ojos, parecía desengañado de muchas cosas a pesar de su corta edad. Ella le habló de “¡Vive la vida!”, lo animó y le entregó un prospecto. El joven la escuchó, preguntó dónde se iban a dar las charlas y se despidieron. Angelita esperaba ver entrar aquel joven por la puerta, pero no vino.


Una tarde me dirigía a dar la conferencia cuando vi que había mucha gente mirando al balcón de un tercer piso. Allí no había nadie, pero al mirar al suelo, vi un enorme charco de sangre, apenas cubierto con arena. Pregunté y me dijeron que un joven se había lanzado desde el tercer piso. ¿Cómo era posible que tan cerca de donde se estaba hablando de “¡Vive la vida!” alguien se la quitara? Al comentar el hecho con Angelita, se estremeció, se llevó las manos a la cabeza y dijo: “¡Es él! ¡Es él!” La prensa del día siguiente confirmó, en efecto, la muerte del joven que tuvo tan cerca la vida y no supo aprovecharla. El título de mi charla el día del suicidio era: “La mente: mi paraíso y mi infierno”. Está claro que, para aquel pobre joven, su mente había sido un infierno.


Pero si es tristemente cierto que Satanás solo vino para “hurtar, matar y destruir”, Cristo vino para que “tengamos vida”. ¿En qué consiste la vida plena que Cristo nos ofrece? El apóstol Juan nos responde: en tener paz interior, la paz verdadera que él nos da (14:27); en vivir amando a los demás (13:34); en creer en Jesús (20:31); en vivir con esperanza (11:26); en vencer con el amor el temor (1 Juan 4:18); en vivir en armonía con la Ley de Dios (15:10); en guardar una perfecta comunión con Jesús (1 Juan 5:12).


Pide a Dios que te ayude a vivir hoy como él espera

Considérate

Hijo,

considérate afortunado cuando te toca soportar toda clase de pruebas pues ya tú sabes que la prueba de tu fe produce constancia y desarrolla la capacidad de soportar y te da Mi paciencia. Ahora bien, esa paciencia que te doy debe alcanzar la meta de hacerte completamente maduro y mantenerte sin defecto. Si ves que te falta sabiduría para enfrentar las pruebas, pídemela, pues Yo la doy con agrado a todos y no me hago rogar ni te reprocho por dártela. Eso sí, debes pedirla con la seguridad de que te la daré. Porque si dudas eres como las olas del mar, que el viento lleva de un lado a otro. Recuerda que el indeciso es inconstante en todo lo que hace, Jesús.


Confesión: Hoy confieso en alta voz que me consideraré dichoso cuando me toca soportar diferentes pruebas…pues se que si las soporto con paciencia y fe, esto me fortalecerá y completará lo que falta de mi carácter para ser como Cristo. Pediré al Señor sabiduría para atravesar las pruebas y no dudaré que Él me la dará. En nombre de Jesús lo declaro, Amén.


Referencia Bíblica: Santiago 1:2-8; Romanos 5:2-5, 22

La batalla del lápiz

… no se apartaban de sus obras, 
ni de su obstinado camino (v. 19).
Lectura: Jueces 2:11-22


Cuando aprendía a escribir, mi maestra de primer grado insistía en cambiar la forma en que yo tomaba el lápiz. Mientras ella me miraba, lo sostenía como ella quería, pero, en cuanto se daba vuelta, obstinadamente lo volvía a poner como a mí me resultaba más cómodo.



Pensé que había sido la ganadora secreta en aquella batalla de voluntades, ya que, aún hoy, tomo el lápiz con mi modo tan particular. Sin embargo, décadas más tarde, me di cuenta de que mi sabia maestra tenía claro que esa mala costumbre haría que me cansara más rápido al escribir.



Pocas veces, los hijos entienden lo que es bueno para ellos. Por lo general, operan en función de lo que desean en el momento. Es probable que el nombre «hijos de Israel» sea apropiado, ya que los israelitas insistían en adorar a los dioses paganos en lugar de al único Dios verdadero. Esto hizo que el Señor se enojara con ellos y les quitara las bendiciones (Jueces 2:20-22).



Rick Warren afirma: «Obediencia y obstinación son dos caras de la misma moneda. La obediencia produce gozo y la obstinación entristece».

Si tu espíritu rebelde te impide obedecer a Dios, es hora de cambiar. Acude al Señor, que es bondadoso y misericordioso.



Padre, que te busquemos de todo corazón y que no nos aferremos a nuestra obstinada tendencia a que todo se haga como nosotros queremos.


Primero, nosotros formamos nuestros hábitos; después, nuestros hábitos nos forman a nosotros.


¿Quién tiene la culpa?

Porque del corazón salen los malos pensamientos, […] que contaminan al hombre… (vv. 19-20).


Lectura: Mateo 15:7-21


Mientras levantaba botellas vacías de la playa y las ponía en el cesto de basura que estaba cerca, le refunfuñé a mi esposo: «¿Qué les cuesta traer la basura hasta aquí? ¿Dejar la playa hecha un desorden los hace sentir mejor? Espero que sean turistas. No quiero imaginar que las personas de aquí descuiden tanto nuestra playa».



Al día siguiente, encontré una oración que había escrito hacía años sobre juzgar a los demás. Mis propias palabras me recordaron el error de enorgullecerme por haber limpiado el desorden provocado por otras personas. En realidad, ignoro muchas cosas sobre mí misma; en especial, en lo espiritual.



Me apresuro a afirmar que el desorden en mi vida se debe a que los demás hacen las cosas mal, y que la «basura» que genera mal olor a mi alrededor le pertenece a otras personas y no a mí. Pero nada de esto es cierto. Nada externo puede contaminarme, sino solo lo que tengo adentro (Mateo 15:19-20). La verdadera basura es la actitud que me lleva a despreciar el olorcillo del pecado de los demás, mientras ignoro la hediondez del mío.


Señor, perdóname por negarme a desechar mi propia «basura». Abre mis ojos para que vea el daño que mi orgullo le produce a tu creación natural y espiritual, y que no participe en ello.


La mayoría es hipermétrope con el pecado: ve el de los demás, pero no el propio.


Manda la lluvia


En estos precisos momentos en la República Dominicana se está sufriendo una temporada de sequía bastante grande. La mayor parte de las presas hidroeléctricas están secas y las que tienen aún agua tienen el nivel muy por debajo de lo que deberían tener. Ayer mismo, en la radio se dio la información de que a la ciudad de Santo Domingo y del Distrito Nacional le quedan alrededor de 35 días de reserva de agua sino llueve. Y escuche que a Santiago y algunas provincias del norte, alrededor de 90 días de reserva. Debemos pedirle a Dios que mande lluvia, que literalmente se abran los cielos encima de nuestro país.


La Palabra de Dios dice en Deuteronomio 11:13-15 “Y sucederá que si obedecéis mis mandamientos que os ordeno hoy, de amar al SEÑOR vuestro Dios y de servirle con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma, Él dará a vuestra tierra la lluvia a su tiempo, lluvia temprana y lluvia tardía, para que recojas tu grano, tu mosto y tu aceite. Y Él dará hierba en tus campos para tu ganado, y comerás y te saciarás”. También dice en 2da. Crónicas 7:13-15 “Si cierro los cielos para que no haya lluvia, o si mando la langosta a devorar la tierra, o si envío la pestilencia entre mi pueblo, y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra. Ahora mis ojos estarán abiertos y mis oídos atentos a la oración que se haga en este lugar”.


RECUERDA, DEBEMOS HUMILLARNOS ANTE DIOS, DEBEMOS RECONOCERLO A ÉL EN TODOS NUESTROS CAMINOS. DEBEMOS OBEDECER SUS ESTATUTOS Y MANDAMIENTOS. DEBEMOS ORAR PARA QUE DIOS ENVÍE LLUVIA A NUESTRO PAÍS Y TAMBIÉN A TODA NACIÓN QUE ESTE SIENDO AFECTADA POR LA SEQUÍA. TENEMOS QUE ACEPTAR A CRISTO JESÚS EN NUESTRAS VIDAS, ESO ES LO ÚNICO QUE AL FINAL IMPORTA. ¿YA LO TIENES CONTIGO?


Dios te bendiga

Buenas Tardes


Escondido en la roca

La ardilla de manto dorado, es un roedor que mide alrededor de 30 cent. Se la puede reconocer fácilmente porque tiene unas líneas doradas desde la cabeza hasta la cola.


Este animalito suele cavar madrigueras para invernar durante la temporada de frío para esconder sus alimentos y sobre todo para ocultarse de sus depredadores naturales. Lo interesante es que las entradas a sus pequeñas cuevas siempre están bajo árboles caídos, pero sobre todo, bajo rocas grandes porque son más fuertes y difíciles de roer.


Durante el tiempo en el que duermen mientras pasa el invierno, al cuidar a sus pequeñas crías, cuando almacenan sus alimentos o simplemente para sentirse refugiadas, esconderse bajo una roca se ha convertido en el escondite perfecto para estas pequeñas ardillas.


2 Samuel 22:3 “Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío; de violencia me libraste.” Versión Reina-Valera 1960


Hace mucho tiempo, un pastor se puso a componer una canción que en cierta parte dice: “Mi roca fuerte eres tú. Señor, pacientemente espérame, sólo te pido que me des fuerza y poder en la tentación…”


Quizás ese himno nunca ganó un premio, nunca haya sido parte de las más escuchadas de su época, quizás nadie lo recuerda como un clásico, tal vez nunca lo oíste y no forme parte de tus canciones preferidas, pero en una sola estrofa encierra una verdad: Jesús como Roca de Salvación.


Cuando el hijo de Dios vino al mundo y caminó entre los hombres, muchos se sentían alentados por las palabras de verdad que decía y los seguían, porque encontraban en Él al mesías prometido y a un libertador.


Aunque hoy no podemos verlo físicamente, Jesús sigue caminando en medio de nosotros, dando fuerzas a quienes lo buscan, alentando al caído y al humilde, presente en los momentos más duros que atraviesa la humanidad, continua salvando vidas y venciendo en medio de toda batalla.


Jesús continúa siendo el camino la verdad y la vida. Él sigue siendo la roca de salvación a la que se puede aferrar todo aquel que está en medio de los maremotos que provoca el pecado y los diversos problemas con los que nos encontramos en la vida, en esos momentos difíciles puedes hallar un escondite y un refugio.


Salmos 18:2 “Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.” Versión Reina-Valera 1960


Procura el Crecimiento

Una de las características más impresionantes del nido de un águila son sus dimensiones. Se ha documentado de nidos que han llegado a pesar tres toneladas, seis mil libras. Y, según para el tiempo, ese nido va creciendo. 

Cuando las águilas se emparejan, tienen que comenzar a crear un nido nuevo. Y, por supuesto, de primera instancia, el nido no es tan grande. Construir un nido de esa manera, toma muchos años. Se han encontrado nidos que llevan cerca de cuarenta años en construcción. Todo ese tiempo, las águilas van añadiendo ramas y hojas, y el nido va creciendo.


Cuando un águila pone huevos, usualmente no pone más de tres. La pregunta entonces es, si solo va a poner tres huevos, ¿por qué hace un nido tan grande?
Muchas veces, según pasa el tiempo, en vez de querer crecer, lo que queremos es achicar. La mentalidad del hombre, por lo general, se inclina a recortar. Lo que nos preguntamos es, ¿por qué pasar más trabajo para lo mismo de siempre?
Las águilas regresan cada vez al mismo nido, y lo hacen un poco más grande. Lo que van a poner son los mismos tres huevos de siempre, la misma cantidad, pero insisten en añadir ramas y hojas y plumas al nido. Y según pasan los años, cada vez que van a procrear, se repite la historia: Siguen construyendo el nido más grande, hasta que llega a ser un nido de hasta unas seis toneladas, y todo para los mismos tres huevitos de siempre.


Ya para nosotros eso sería exceso, lujo, sería tener de más. Nos estaríamos preguntando para qué tanto, si con un nido de media tonelada funciona igual. ¿Para qué tener un nido de dieciocho pies de profundidad, de seis toneladas, un nido tan grande, para solo poner tres huevitos? Si viéramos una pareja que viva sola en una casa de doce cuarto, pensaríamos que lo que tienen es exceso, de más, ¿para qué? Pero lo que pasa es que el águila sabe que el nido demuestra planificación para el futuro y la necesidad de expandir, para poder recibir lo mejor que Dios tiene para nosotros.


Los huevitos caben en un nido de media tonelada; lo que pasa es que, mientras más grande y adulta es el águila, más espacio necesita. El nido no se hace únicamente para los huevitos, sino también para que el águila pueda expandir sus alas, para que pueda tener comodidad, para que pueda tener más espacio para cuidar mejor de sus crías. Son los mismos tres huevitos que tuvieron hace veinte años atrás, pero ese espacio es creado de manera tal que les dé la oportunidad de hacer las cosas cada vez mejor, de hacer cada vez más, de lograr cada vez más.


El problema es que la religión ha formado en nuestras mentes el pensamiento de que, como creyentes, tenemos que hacer todo lo contrario: Reducir, tener cada vez menos, acomodarnos un poquito más y, si podemos poner los mismos tres huevitos en el mismo espacio, pues así lo hacemos. Pero nos olvidamos que, en realidad, los que vivimos bajo la naturaleza divina, no estamos aquí para únicamente vivir una vida práctica, sino para que, cuando la gente vea nuestro nido, pueda decir: Eso no se hizo de un día para otro, ahí hay alguien comprometido, alguien que, a través de los tiempos, planificó y logró algo. Y, cuando vemos nuestros nidos, lo que debemos ver es tiempo, planificación, expansión.


Cada vez que tu naturaleza divina comienza a despertarse dentro de ti y comienzas a sentir que Dios va a traer algo nuevo, tienes que entender que Dios no va a traer algo nuevo en tu vida, si tu nido tú no lo haces más grande, si no lo haces crecer.


¿Cómo vas a decir y demostrar que tienes fe de que hay algo grande que va a salir de dentro de ti, sin salir a volar, a buscar las pequeñas ramas, los elementos que van a construir el lugar donde Dios puede depositar la grandeza de lo que hay dentro de ti?


Tu nido tiene que ser expandido cada año. No va a crecer de un día para otro; pero, cada año, Dios quiere poner algo nuevo dentro de ti, una nueva visión.
Dios quiere depositar algo dentro de ti. Aun la naturaleza nos lo dice. Cada nueve meses, la mujer tiene la oportunidad de cargar una criatura. Cada cierto tiempo, la naturaleza divina te dice que hay algo nuevo que Dios quiere poner dentro de ti; pero tú no puedes esperar a tener el nuevo huevito, y pensar que Dios te va a dejar ponerlo en el mismo nido del pasado. Tiene que haber en ti la actitud de buscar nuevas ramas, de ir a construir, de buscar un palito más.
Planifica tu vida a largo plazo, y crece cada vez más. No hay nada malo en querer, eventualmente, tener un pequeño apartamento; pero que ese apartamento no sea el lugar donde tú meramente te acomodaste, sino que sea el resultado de la planificación, a través de los tiempos.


Cada vez que tú quieres que Dios ponga algo nuevo en tu vida, antes de firmar la sociedad, antes de entrar en ese nuevo negocio, antes de concebirlo, procura hacer crecer tu nido.

Deja de llorar

¡Levántate y resplandece, que tu luz ha llegado! ¡La gloria del Señor brilla sobre ti!Isaías 60:1


No podemos llorar toda la vida por una pérdida. Ya escuchaste que debemos vivir el luto y que el dolor es normal cuando hemos tenido una adversidad. Aun así, ten presente que ese dolor puede desaparecer con la ayuda de Dios.


Hoy les hablo a los que después de cierto tiempo aún siguen llorando esa pérdida, pues es tiempo de que digan: «¡Me levantaré y resplandeceré!».
Al igual que la Palabra nos recuerda que hay tiempo de sembrar y tiempo de recoger lo sembrado, también nos dice en Eclesiastés que hay «un tiempo para llorar, y un tiempo para reír» (3:4).


No se trata de que olvides que murió tu hijo, que te abandonó tu cónyuge, ni que le fallaste a Dios. Nunca se nos olvida, pero Dios en su infinito amor nos restaura de tal manera que nos quita el dolor y nos sana cada herida.


Por eso no te puedes quedar llorando. Tus lágrimas no cambiarán lo sucedido. Y el hecho de que dejaras de llorar por tu fracaso no significa que ya no te importe. Todo lo contrario, se debe aprender del dolor.


No obstante, si sigues llorando, no te recuperarás. ¡Dale la oportunidad a Dios de recuperarte!


Feliz día Viernes

Feliz Viernes de Vida, de Vientos de Bendición

de Ventanas y puertas abiertas

de la Voluntad en las manos de Dios

para que todo nos salga bien.

Que tengas un maravilloso día Viernes

en tu trabajo donde haces todo con excelencia,

en tu familia a quien le das todo tu amor,

con tus amigos que aprecias,

un día para ser únicos y para vivirlo sin temor

porque la bendición de Dios nos acompaña

y las puertas se abren 

por la confianza que tenemos en Él.


BENDECIDO VIERNES

Salmo 115: 14-15

Aumentará Jehová bendición sobre vosotros;

sobre vosotros y sobre vuestros hijos.

15 ¡Benditos vosotros de Jehová,

que hizo los cielos y la tierra!

Buenos Dias


jueves, 30 de julio de 2015

Buenas Noches


El odio

Si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.Marcos 11:26, RV-60


El odio es un sentimiento muy negativo. Se manifiesta en una profunda antipatía, disgusto, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona, cosa, situación o fenómeno, por lo que se desea evitar, limitar o destruir lo que se odia.


El odio proviene exactamente de la misma fuente que el amor y forma parte de la humanidad. El odio es destructivo y autodestructivo. Es como un veneno que se riega y contamina y crea raíces de amargura. Además, te aleja por completo de Dios, ya que Él es amor.


No es bueno si tienes este tipo de sentimientos porque terminarás mal a la larga. Recuerda también que por odio muchas personas han cometido las peores locuras y han hecho terribles decisiones entre intentos de asesinatos y venganzas. Lo que es más triste, hay personas que su propio odio los alcanza y se eliminan a sí mismas.


Si hoy te has identificado con el odio, es tiempo de decirle a Dios lo siguiente: «No quiero odiar más y deseo sanar mi corazón. Así que te ruego que me limpies y me purifique. Permite que hoy mismo pueda liberarme, perdonar y sacar todo lo que me hace daño».

Dios te habla

Anden como hijos de luz.
Efesios 5:8


"¿Podrá alguien esconderse en escondites De modo que Yo no lo vea?" declara el SEÑOR. "¿No lleno Yo los cielos y la tierra?" declara el SEÑOR.
Jeremías 23:24


El Dios de la Mujer Desesperada

Entonces llamó el nombre de Jehová que con ella hablaba: “Tú eres Dios que ve”; porque dijo: “¿No he visto también aquí al que me ve?”. Por lo cual llamó al pozo: Pozo del Viviente-que-me-ve. Génesis 16:13, 14


Agar, la sierva egipcia de Sarai, echa un rápido vistazo hacia donde se extienden las últimas tiendas de Abram, más allá de los campos de encinas. El desierto gris la recibe. Allí el viento gime, y el cielo parece juntarse con la tierra en un nubarrón sombrío y pegajoso. Pero Agar ya está decidida: el desierto es su única alternativa.


Aprovechando el sopor de la siesta, la esclava egipcia atraviesa presurosa la enramada de encinas. Va sollozando, dando tumbos entre las raíces que emergen de la tierra, hasta llegar al término del campamento donde las últimas tiendas parecen huesos blanquecinos. Su desamparo se torna infinito, como el horizonte que se presenta delante de ella hasta donde su vista logra alcanzar: imponente, desconocido y peligroso.


La envuelve un vaho sofocante proveniente del desierto, y la esclava se estremece. Agar sabe que su arrogancia frente a su ama ha acarreado su desgracia; y sabe que morirá desterrada en aquel arenal, donde el sol, sobre su cabeza, es una hoguera cruel. Las penurias del desierto son más devastadoras que la sumisión. Agar avanza hacia aquel tenebroso confín donde, en alguna parte, queda su Egipto natal.


Cuando por fin sus ojos advierten las primeras palmeras y divisan las oscuras aguas del manantial que está en el camino de Shur, su vigor casi se ha extinguido. Apenas puede llegar hasta la fuente y beber unas cuantas gotas de agua. Su vida parece haber llegado a su final, y allí se sienta a esperar la muerte. Pero Dios no se ha olvidado de la sierva egipcia de Sarai. Aunque Agar tiene una lección de humildad que aprender, los ojos de amor del Redentor del mundo velan por ella.


Es nuestro privilegio tener a Jesús a nuestro lado en todo tiempo y lugar. Sin embargo, debemos vaciar el alma de todo lo que pueda contaminarla o corromperla. Agar necesitaba revestirse de humildad, engalanarse con las prendas de la verdadera grandeza. Esta no proviene del orgullo propio, sino de nuestro respeto hacia los demás.


El Espíritu Santo Tomó el Pedido

Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podemos imaginamos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea la gloria en la iglesia Y en Cristo Jesús… por los siglos de los siglos! Amén. Efesios 3:20, NVl.


Mientras colportaba en Cumana, en el estado de Sucre, Venezuela, una amable mujer me invitó a pasar a su casa. Acababa de empezar mi presentación cuando ella se sorprendió y me detuvo. Le miré y vi que su rostro irradiaba gozo y felicidad.


“¡No lo puedo creer! – Exclamó-, ¡Usted es el hermano que estaba esperando!” Estudió mi rostro y dijo entusiasmada: “¡Si es usted! ¡Realmente es usted! ¡Oh alabado sea el Señor!” Al ver mi sorpresa, me explico: Hace dos años que mi esposo y yo venimos orando para que Dios nos envíe una persona que nos venda los libros de salud”. Entonces me mostró que tenía un ejemplar del libro ¡Disfrútalo! Era un libro viejo y dijo que cinco de los clientes de su esposo querían el mismo libro.


Como yo no tenía más ejemplares de ese libro, le mostré los que tenía conmigo. Ella seleccionó algunos y luego de llenar un formulario de pedido y darme un anticipo le hable de otros que en ese momento no tenía conmigo. La mujer me invitó a regresar al día siguiente con todos mis libros para encontrarme con ella y su esposo. Oré con ella me fui alabando a Dios, ¡El Espíritu Santo ya había preparado el pedido!


Al día siguiente, cuando volví a su casa a entregar el resto de los libros descubrí que el esposo había leído un libro completo la noche anterior. ¡Él estaba tan entusiasmado! El Espíritu Santo estaba haciendo maravillas en ese hogar. Sin lugar a dudas ellos estaban más entusiasmados que yo con los libros. Por la gracia de Dios vendí libros por un valor de US $530 en ese hogar, y el segundo pedido fue por un valor de US $315.


Al poco tiempo comencé a estudiar la Biblia con esta pareja. El esposo está totalmente convencido de que nuestros libros eran los mejores que existen. Incluso, se los ofrece a sus clientes. Algunas veces, el Señor nos recuerda que puede hacer “todas las cosas mucho más abundante de lo que pedimos o entendemos”.


En enero del 2010 este hombre asistió con nosotros a un congreso de colportores para aprender más acerca de nuestro ministerio, y allí él y su esposa fueron bautizados en un pequeño arroyo cerca del lugar donde se estaban desarrollando las reuniones. Por la gracia de Dios, estoy seguro de que este querido hermano será exitoso en el ministerio de las publicaciones.

Si eres

Hijo,
si eres de condición humilde debes alegrarte cuando tu situación mejora…


…y si tienes buena posición alégrate también cuando las circunstancias no te son favorables,porque te ayudará a entender y darle la justa medida a las cosas ya que tendrás conciencia que todo es efímero y que pasa como la flor del campo que está floreciente y al otro día se seca…


…piensa que las cosas buenas y los dones perfectos proceden de lo alto y descienden del Padre que es luz; donde vivimos no hay oscuridad… Jesús


Confesión: Hoy declaro que me alegraré cuando mi condición material mejora y si estoy en buena posición y pierdo también me alegraré en Cristo porque comprenderé que las riquezas del mundo son efímeras y pasan pronto y que tengo una riqueza que nunca perece en el cielo… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Santiago Capítulo 1

Nuevas oportunidades

Susténtame conforme a tu palabra, y viviré; y no quede yo avergonzado de mi esperanza.Salmo 119:116, RV-60


En el transcurso de este libro hemos comprobado por los testimonios y los pasajes bíblicos que nuestro Padre es un Dios de oportunidades. A veces la gente nos frustra nuestros sueños. Incluso, los padres por error cortamos las alas de nuestros hijos. Muchos líderes también cortan los anhelos de sus discípulos y, en otros casos, hasta los cónyuges arruinan la vida de sus parejas. Sin embargo, la buena noticia es que no todo está perdido. Por el contrario, Dios nos está llamando a brindarnos más oportunidades con nuevo retos. Claro está, todo dependerá de nosotros si estamos alertas a los cambios que Él quiere en la vida de sus hijos.


Aunque pensemos que es imposible salir adelante, debemos tener presente que Dios está siempre dispuesto a darnos la salida. Nunca nos dejará solos y nos pondrá nuevos anhelos. El secreto es confiar en Él.


Pídele a Dios que resucite esos sueños que ya habías enterrado y empieza a visualizarte alcanzado esos logros. Ubícate en el futuro, mírate renovado y trabaja hacia ese blanco con la seguridad que alcanzarás tu meta. No importa la edad que tengas. Aunque para otros sea absurdo, recuerda que Dios es el que tiene la última palabra. Por lo tanto, Él es el que decide cuándo, cómo y dónde cumple ese anhelo de tu corazón.

Indigestión por oro

Se cuenta que cuando el Dr. Edwin San Jhon Ward fue director del Hospital Americano en Beirut, acudió un paciente con una enfermedad muy extraña.


El paciente explicó que siendo atacado por un grupo de bandidos, al verlos venir, metió la mano en su bolsillo y, sacando 26 monedas de oro del valor de una libra esterlina cada una se las tragó, lo que le producía una indigestión por oro que temía lo llevara a la muerte.


El cirujano lo operó y sacando el oro de su estómago, le salvó la vida.Mucha gente sufre de este mal, quizás no han tragado físicamente las monedas de oro pero el afán por tener riquezas, fama, poder, se han quedado atorados en su mente y corazón, convirtiéndolos en personas incapaces de percibir, sentir o atender las cosas que realmente son valiosas en la vida.


Por esta misma razón es que el joven rico no pudo seguir a Jesús (Mateo 19:16-30), porque su corazón estaba en las cosas materiales.


No está mal tener posesiones materiales, títulos, un buen trabajo o ser reconocidos, el problema radica cuando esa es nuestra razón de ser, cuando nuestra mente y corazón están llenos de estas cosas y perdemos de vista lo más valioso como nuestra relación con Dios, con la familia, cuando nuestras prioridades cambian de orden y dejamos lo que verdaderamente vale la pena en la parte final de nuestra lista.


“Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero”. Mateo 6:24 (NTV)


No permitas que las cosas terrenales te cieguen, que aquellas cosas pasajeras que deslumbran nuestra vista no te causen una indigestión y te quiten el gozo de disfrutar de lo verdaderamente valioso, de aquello que no puede verse pero que es eterno.


“Así que no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver permanecerán para siempre”. 2 Corintios 4:18 (NTV)


Realiza una evaluación de tu vida, de tu corazón y si el oro te está causando una indigestión, permite que Dios pueda retirarlo y devolverte el gozo de vivir.

Buenas Tardes


El Camino a la Provisión

En Josué 5, dice que, cuando el pueblo llegó a la tierra prometida y comió de las uvas, lo primero que sucedió fue que el maná cesó. Tenían que comenzar a buscar la provisión, sí o sí; no tenían otra opción. Lo mismo sucede con el águila; llega el momento en que sus progenitores dejan de traer el alimento, por lo que tiene que despertar su naturaleza y volar para buscar su provisión. La diferencia está en que el águila busca la provisión por instinto y, aunque en la tierra prometida hay provisión, se consigue siguiendo las órdenes de Dios.
Dios le da la orden al profeta Elías de que fuera hasta la viuda de Sarepta. De seguro, había varias viudas en Sarepta, pero había una en específico que recibió la orden, de parte de Dios, de darle la provisión al profeta.

Hay que salir a buscar la provisión, pero, para conseguirla, vas a depender de las órdenes que Dios ha establecido. Dios le ha dado órdenes a alguien para que te abra una puerta. Alguien ha recibido la orden divina para bendecirte. Para esto, tienes que seguir las órdenes de Dios e ir al lugar correcto, al lugar que Dios te indicará.

¿Cómo es que una viuda, que no tenía para alimentarse a sí misma, tenía para darle al profeta? Es que las águilas no consiguen provisión en el lugar más obvio. Encontrarás tu provisión, en el lugar que Dios dice que está. En esto está el milagro, en recibir la provisión del lugar que menos te imaginas.

En la casa de la viuda, no hubo escasez, a pesar de que había hambruna en toda aquella tierra, porque aquella viuda siguió las órdenes de Dios.

Atrévete a volar como las águilas, hay provisión para tu vida. Aunque el mundo diga que hay crisis económica, así como la viuda y el profeta, sigue las órdenes y recibirás la provisión de Dios.


Las gloriosas riquezas en Cristo Jesús

Nuestro Dios tiene preparadas gloriosas riquezas en Cristo Jesús que suplirán todas tus necesidades, ya sean en la economía, la salud, la sabiduría, las emociones, los proyectos o la salida a todo problema. Dios nos suple todo por medio de Jesús.


En Filipenses 4:19 dice: “Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús”. En el contexto de este versículo el apóstol Pablo está hablando sobre la ayuda económica que recibió de la iglesia de filipos, ellos enviaron ofrendas para ayudarlo en varias oportunidades, y él les mostró que esto aumentaría el crédito en su cuenta celestial, les dijo que éste acto de siembra abriría las ventanas de los cielos sobre ellos para suplir todas sus necesidades, la palabra específica que recibieron fue: “Dios les proveerá todo lo que necesiten”, y mencionó luego las riquezas gloriosas que podemos recibir por medio de Cristo, éstas riquezas de gloria alcanzan a suplir todo en nuestra vida, también nos proveen fortaleza en los momentos difíciles para estar firmes en tiempos de escasez hasta recibir la abundancia, y así gozarnos en todo tiempo. Los filipenses poseían una fe genuina, sabían a qué Dios servían, por eso no dudaron nunca en ayudar a una persona como el apóstol Pablo. Así el Señor suplirá cualquier cosa que necesites en tu vida: fortaleza espiritual, sabiduría, salud, sanidad emocional, provisión material o cualquier otra cosa que necesites.


Hagamos juntos esta oración: “Dios mío te doy gracias porque de tu mano recibiré todas tus riquezas por medio de Cristo Jesús, nada me hará falta, y estaré fortalecido para toda situación. Recibo ahora las riquezas de gloria que suplen todas mis necesidades, te lo pido en el nombre de Jesús. Amén”.

Culto Domingo 26

1 Corintios 15:51

Joel 1

Joel 2:12

Joel 3:9






Dios los bendiga

Su obediencia puede liberar a miles

“14 Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. 15 Entonces Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen. 16 Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco.”
Éxodo 14:14-16

Dios le dijo algo a Moisés y él obedeció. Esa obediencia fue muy importante, clave. Porque Dios liberó a millones de personas de la esclavitud y el ataque que el ejército egipcio venía a traer sobre ellos.

Fíjese que en esta oportunidad, el pueblo de Dios, avanzó hacia su destino con algo que parecería que no tuviera ninguna utilidad. Moisés llevaba una vara en sus manos.

Usted puede tener una cosa pequeña que parece que no sirve para nada, sin embargo en las manos de un hombre de Dios, bajo la dirección de Dios, fue de utilidad para abrir el mar en dos.

Hay cosas que vienen a estar en sus manos y parecen que no tienen gran utilidad pero dirigido por Dios y en obediencia a la palabra hay algo que se va abrir por delante en su vida para que vaya a su destino de gran bendición.

Esto que no parecía muy importante, comenzó llamándose la vara de Moisés y terminó llamándose la vara de Dios. Él la utilizó siendo una cosa que no tenía nada de utilidad para manifestar su divino poder en varias ocasiones. En este caso le dice a Moisés que la levante y esa actitud de obediencia, usando lo que Dios había puesto en sus manos hizo que lo sobrenatural venga a manifestarse. Hay algo sobrenatural que viene atrás de su obediencia abriéndole un camino que nunca estuvo abierto y va a su tierra prometida viendo la gloria de Dios.

Moisés no se puso a pedirle explicaciones a Dios, diciendo: ¿para qué la levanto? Voy a quedar en ridículo delante de toda esta gente. Cuando Dios le dice algo, es algo que tiene que hacer y que producirá algo importante en su vida y en la vida de mucha gente. Usted no tiene que cuestionar, sino sólo obedecer y hacer. Si Dios lo dijo usted debe hacerlo.

Lo que está recibiendo o va a recibir viene a través de un hombre o de una mujer de Dios. A través de su líder, de su pastor, de su apóstol, de su esposa o de su esposo, pero usted tiene que valorar eso porque tiene importancia. Va a sentir en su espíritu que esa palabra viene de parte de Dios a través de la boca de esa persona. Entonces tómela, obedezca y atraerá la victoria. Porque al obedecer en esto, hay un camino que se abrirá y traerá liberación para su vida y la de miles que vienen detrás suyo. Moisés trajo la libertad a la vida de los israelitas por obedecer a Dios.

Cuando Dios lo instruye en algo, lo mejor que puede decir es: esto viene de Dios y yo lo hago. No es que estamos divinizándolo todo, es que en su espíritu entiende que Dios está tratando con su vida y es Dios quien lo está guiando. Lo que le resta es obedecer a la palabra y decir esto lo voy a hacer y lo voy a poner en práctica, quiero ser un administrador responsable.

Un administrador bendecido muchas veces recibe la instrucción divina mientras está oyendo el mensaje de la Palabra y tiene que actuar sobre esa palabra con fe, con obediencia. Es bueno que muestre respeto a la unción, obedezca la palabra del Señor, como que fuera el Señor mismo el que le está hablando.

Es muy importante que sea obediente a Dios, a su Palabra y sepa demostrarlo en obediencia a los hombres y mujeres de Dios que él le ha puesto para bendecirlo.


Oración: Padre, hoy decido obedecerte y honrarte. Tu Palabra es la autoridad que dirige mis pasos. Si tú lo dices, yo lo haré. Entiendo que me hablas a través de hombres y mujeres que has puesto en mi camino y a los cuales también voy a honrar con mi obediencia. En el nombre de Jesús, amén.

Feliz Jueves



El Jueves es un día muy especial, 

ya hemos pasado la mitad de la semana 

y hay en cada uno un alivio de cargas, 

de compromisos cumplidos 

porque has cumplido con lo que habías pensado 

para los días anteriores. 

 El jueves es un renacer de la esperanza 

de que aún me queda tiempo 

para realizar otras labores 

y teminar con éxito la semana.

Que disfrutes de las bendiciones de este nuevo día, 

mientras tengamos vida podemos hacer todo lo posible 

para vivir con inteligencia, aprovechar los momentos 

que Dios nos da y llevar el camino 

en la seguridad de que Dios está a nuestro lado, 

dirigiendo nuestros pasos 

y bendiciendo nuestras acciones de acuerdo a su divina voluntad.

Mis mejores deseos para que te vaya bien hoy Jueves, 

 mañana viernes y todo el resto del fin de semana. 

 Cuando das tu sonrisa desde la mañana 

puedes notar que también te sentirás mejor tú mismo 

no solo influirás en otros sino también 

en la manera como asumes ese día, con decisión y compromiso. 


Que tengas muchos éxitos en este día.

Salmo 115: 12-13

Jehová se ha acordado de nosotros 

y nos bendecirá.

Bendecirá a la casa de Israel;

bendecirá a la casa de Aarón.

13 Bendecirá a los que temen a Jehová,

a pequeños y a grandes.

Buenos Dias


miércoles, 29 de julio de 2015

Buenas Noches




Letra completa ..

En la intimidad
En medio del silencio
Tu esta aquí
Mi necesidad
Pasa a ser tan solo
Estar aquí

Te busco
Me encuentras

Vino tu amor
Y me rescato
Tu dulce gracia me alcanzo
No merecía tanto perdón
Me diste hogar en tu corazón
No puedo escapar
Corres a mi encuentro aunque hui
Me das claridad
Borras las tinieblas dentro de mí

Te busco
Me encuentras

//Vino tu amor
Y me rescato
Tu dulce gracia me alcanzo
No merecía tanto perdón
Me diste hogar en tu corazón//
En la intimidad
En medio del silencio
Tu esta aquí

Caminar con el Señor

Por el Señor son ordenados los pasos del hombre… (v. 23).
Lectura: Salmo 37:23-31


Un amigo mío me mandó un pequeño panfleto titulado Un intento de compartir la historia de 86 años de relación con el Señor. En él, Al Ackenheil destacaba a personas y eventos clave en su peregrinación de fe durante casi nueve décadas. Lo que, en su momento, parecían ser decisiones comunes (memorizar versículos bíblicos, reunirse a orar con otras personas, hablarles de Jesús a sus vecinos) se convirtieron en momentos cruciales que cambiaron la dirección de su vida. Fue fascinante leer cómo la mano de Dios lo guió y animó.



El salmista escribió: «Por el Señor son ordenados los pasos del hombre, y él aprueba su camino» (Salmo 37:23). El pasaje continúa con una hermosa descripción del fiel cuidado de Dios para todos lo que desean caminar con Él: «La ley de su Dios está en su corazón; por tanto, sus pies no resbalarán» (v. 31).

Todos podríamos reflexionar y elaborar un registro de la guía y la fidelidad del Señor, demostradas a través de personas, lugares y experiencias que son hitos en nuestro sendero de la fe. Cada recuerdo de la bondad de Dios nos anima a seguir andando con Él y a agradecerles a todos los que fueron una buena influencia en nuestra vida.



El Señor guía y guarda a todos los que caminan con Él.


Padre, gracias por todos aquellos que nos alentaron y orientaron.Bendícelos hoy.


Vas en la dirección correcta cuando caminas con Dios.



El chequeo

Examíname, oh Dios, […] y ve si hay en mí camino de perversidad… (vv. 23-24).
Lectura: Salmo 139:17-24


En esta época del año, voy siempre al médico para hacerme un chequeo físico. Aunque me siento bien y tengo buena salud, sé que estos chequeos de rutina son importantes porque pueden revelar problemas que, si no se descubren, pueden convertirse en enfermedades graves. Sé que permitir que mi médico encuentre y solucione esos problemas puede prolongar mi bienestar.


Sin duda, el salmista sentía lo mismo en la esfera espiritual; por eso, oró al Señor: «Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; […] y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno» (Salmo 139:23-24). Hizo una pausa para darle al Señor la oportunidad de examinarlo a pleno y sin condiciones, y, luego, se sometió a sus rectos caminos, los cuales lo mantendrían espiritualmente saludable.


Por esta razón, aunque te sientas bien contigo mismo, ¡es hora de que te hagas un chequeo! Solo Dios conoce la verdadera condición del corazón, y únicamente Él puede perdonarnos, sanarnos y guiarnos para que tengamos una vida limpia y un futuro productivo.


Señor, tú me conoces mejor que yo mismo. Investiga en lo profundo de mi corazón para ver si hay algo que te desagrada. Límpiame de mis caminos erráticos y guíame en tu sendero bueno y recto.

La obra de Dios en nosotros no termina cuando somos salvos… solo comienza.


El te verá

En Cantares se nos narra acerca de cómo Salomón con toda la riqueza y la fama que tenía en el pueblo de Israel, conoció a una mujer que llamó mucho su atención y a quien escogió como esposa. Este relato nos muestra cómo, de la misma manera, debemos estar preparados para recibir a esa persona tan especial e importante para nosotros como lo es Jesucristo.

La mujer no sólo esperaba que algún día el rey Salomón bajara hasta donde ella se encontraba , si no que ella lo esperaba con sus vestidos blancos y trabajando, pisaba uvas y no permitía que su vestimenta blanca se manchase, bajaba inmediatamente a la rivera a lavarse y mantenerse limpia y blanca para esperar que algún día llegara el rey.

Así como en esta historia, nosotros debemos tratar de manejarnos de igual manera, lavarnos en la gracia, que es el perdón y la oportunidad que Dios nos da para poder mantenernos puros y limpios cada día. Además de esto, ella se encontraba trabajando arduamente y ese ejemplo es el que debemos seguir, Dios nos quiere encontrar trabajando para Él, cumpliendo la misión que Él nos dio.El rey Salomón no la desechó ni la hizo menos por estar quemada por el sol y trabajando pisando uvas, al contrario ella provocó en él ternura, amor.

Dios tampoco te desecha, sea cual sea tu posición o el pasado que tengas, tal vez alguien te hizo sentir menos, pero créeme, Él irá hasta donde tú estás y depende de ti cómo lo estarás esperando cuando sea la hora.

“Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa” 1 Pedro 2:4 (RVR-1960)Es por eso que debemos procurar estar limpios delante de Él cuando nos venga a buscar.

Escoge las uvas

En todo momento, el águila macho busca alimento vivo para traer al nido, mientras que, los aguiluchos, durante su desarrollo, pasan por varias etapas de aprendizaje en cuanto al comer. Cada una de estas etapas tiene el propósito de activar el máximo potencial de las crías.

Primero, el águila mastica la carne y se la da al aguilucho. Segundo, el águila le presenta el alimento y lo pone en un lugar del nido, donde el aguilucho comienza a moverse para buscarlo, ejercitando de esta manera el instinto de alcanzar la presa. Tercero, el águila deja que el aguilucho pase por hambre, no trayendo provisión, lo que le indica que tiene que salir a volar a buscar su propio alimento.

Y el 50% de los aguiluchos mueren de hambre o en el proceso de aprender a volar, pues no desarrollan su potencial.

En esa primera etapa en el nido, es donde se aprende que hay provisión. Este nido lo primero que representa es que la mano de Dios está a favor tuyo. Naturalmente, llegarán situaciones difíciles de sequías, pero Dios se encargará de traer la provisión a tu vida. El profeta Elías, en momento de sequía, Dios le enviaba cuervos con la provisión para su vida en la mañana y en la noche. Milagrosamente, así sucederá en tu vida.

Durante la a segunda etapa, en el nido se aprende que los aguiluchos también pueden ir a buscar alimento, yendo al mismo lugar donde el águila consiguió comida. Para alimentarte, podrás ir al Padre, para que te muestre el camino hacia la provisión. Y, en la tercera etapa, se aprende que llega el momento en que hay que salir a buscar de la comida.

El aguilucho es adiestrado en el nido, para que coma lo correcto.

El pueblo de Israel pasó por tres etapas de alimentación: Mientras estuvo esclavo en Egipto, comió pescado de balde; luego, en el desierto, comió mana del cielo; y, en la tierra prometida, tuvo que luchar para comer uvas.
El problema del pueblo fue que, para poseer la tierra prometida y comer uvas, tenía que luchar. No les gustaba el maná porque no podían guardar para el otro día, y preferían el pescado de balde porque lo tenían asegurado en Egipto.
Pero, para crecer en Dios, hay que comenzar a volar como las águilas, y luchar para comer de las uvas. Dios no te ha sacado de Egipto y te ha traído a la tierra prometida, para que te canses y vuelvas atrás. Dios se rehúsa a dejarte volver atrás, a tu vida del pasado. Pero, para comer uvas, tienes que creerle, lanzarte y conquistar.

El Carpintero

Un carpintero estaba a punto de jubilarse, entonces le comunico a su jefe la decisión de dejar el negocio de la construcción, para así llevar una vida más placentera junto a su esposa y disfrutar juntos los últimos años de su vida. Su jefe lamento perder a su mejor empleado y antes de retirarse definitivamente de su trabajo le pidió como último favor, construir una casa más.


El carpintero accedió al pedido de su jefe, pero lo hizo de mala gana.
Comenzó a construir la última casa pero no puso el cuidado ni el esmero que durante tantos años caracterizo a todas sus obras. No observo los detalles, la construcción se veía desprolija, y los materiales utilizados eran de mala calidad. Una vez finalizada la casa, el carpintero invito a su jefe a visitarla. Una vez terminada la recorrida el jefe entrego la llave de la casa a su empleado más querido, en un acto sencillo le dijo :”Querido amigo , esta casa es tuya, ES MI REGALO POR TODO EL ESFUERZO QUE PUSISTE EN LA EMPRESA DURANTE TODOS ESTOS AÑOS…”. El carpintero con las llaves en sus manos y sus ojos llenos de lágrimas, por un lado agradeció el regalo y por el otro nunca se sintió tan avergonzado de haber cometido semejante error. Que desafortunada manera de terminar su carrera. Si él hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa seguramente la hubiese hecho con mayor entusiasmo y dedicación, pero ahora ya era demasiado tarde y no tenía otra opción que vivir en la casa que el mismo había construido y no de la mejor manera.


Muchas veces, también nosotros construimos nuestra vida de manera descuidada, reaccionando mal, cuando en realidad deberíamos poner nuestra mayor dedicación. No ponemos lo mejor de nosotros en nuestro trabajo, en nuestra familia o con nuestros a amigos, pero en algún momento tarde o temprano, nos damos cuenta que estamos viviendo en la casa que nosotros mismos hemos construido, si lo hubiéramos sabido antes, seguramente la habríamos hecho diferente.


Nuestra vida es esa casa en la que cada día clavamos un clavo, levantamos una pared o ponemos un techo, construyámosla entonces con sabiduría, esfuerzo y dedicación.


Gálatas 6:7 dice: “No se dejen engañar: nadie puede burlarse de la justicia de Dios. Siempre se cosecha lo que se siembra”.

Dios me ama



Letra completa ..

Aun siendo así pobre pecador,Dios me ama
Siendo imperfecto, aun sin merecerlo Dios me ama
Si yo estoy fuerte, si yo estoy de pie Dios me ama
Si estoy débil, si yo estoy caído
ÉL NO ME DEJARA DE AMAR...

Sin su amor, sin su perdón No sé qué sería de mi
Dios me amo tanto que entrego a su Hijo Para morir en mi lugar...

Dios me ama Y su amor es tan grande incondicionalDios me amaY siempre está con sus brazos abiertos a mí
Aun siendo así pobre pecador,Dios me ama
Siendo imperfecto, aun sin merecerlo Dios me ama
Si yo estoy fuerte, si yo estoy de pie Dios me ama
Si estoy débil, si yo estoy caído
ÉL NO ME DEJARA DE AMAR...

Sin su amor, sin su perdón No sé qué sería de mí
Dios me amo tanto que entrego a su Hijo Para morir en mi lugar...

////Dios me ama Y su amor es tan grande incondicionalDios me amaY siempre está con sus brazos abiertos a mi////

Buenas Tardes


¿Porqué ser un fiel administrador de lo que Dios le dio?

“21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.”Mateo 25:21

En esta oportunidad quiero compartir con usted dos puntos importantes que necesita saber para poder desarrollarse como un fiel administrador de lo que Dios le ha encomendado.¿Por qué ser un fiel administrador de lo que Dios le dio?

1º) Porque Dios necesita tener su obra en desarrollo en esta tierra, tener su reino estableciéndose y expandiéndose en esta tierra y que sea financiada esa extensión del reino de Dios.

Si cada creyente se va desarrollando como un administrador sabio y haciendo las cosas como Dios le enseña, siempre habrá suficiente y más que suficiente para extender la obra de Dios. Y por hacerlo dentro del terreno del reino de Dios vendrá la retribución para el administrador fiel y verá la multiplicación y la añadidura que le dará el Señor y el reconocimiento del Señor que le dirá: bien buen siervo fiel, sobre poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré. Siempre Dios tiene algo más en ese mucho, siempre tiene algo más para su vida.

No tiene que pensar sólo en lo suyo, es necesario que ayude a la obra de Dios. Usted puede hacer alguna cosa que otros no pueden hacer en esta tierra. Dios quiere ver en su vida la sobreabundancia que él ha prometido. No la quiere ver en las manos de los desordenados o en los que actúan de la misma manera que el mundo, sino en las manos de los administradores fieles que tomando lo poco lo multiplicaron. Que lo que tuvieron en sus manos y lo supieron poner en las manos de Dios para que él lo multiplique.

2º) Dios sabe que no puede bendecirlo a usted, si usted no siembra la semilla correcta.
Vio esa gente que dice: estoy orando para que Dios me provea un trabajo, una casa. Es como Dios le dijo a Moisés: diles que paren de orar y que empiecen a hacer algo. Hay personas que oran por un montón de cosas que sólo funcionan cuando hacen lo que Dios les dice. Por más que ore no le va a torcer el brazo a Dios, no lo va a manipular a Dios. Está bueno orar, pero si quiere llegar a algún lugar tiene que saber que de lo que Dios le ha dado hay que multiplicarlo responsablemente y administrarlo hacia otro nivel hasta que Dios lo ponga gobernando sobre mucho. Estará seguro, estará tranquilo, estará prosperado porque recibe lo de Dios que viene a través de la Palabra y que viene a través de los que Dios levanta para trasmitirla y desarrollar responsablemente sobre la tierra.

Hay lindas bendiciones para su vida, pero Dios no lo puede bendecir si usted no hace lo que tiene que hacer en línea con la voluntad de Dios ¿Cómo le va a pedir que le abra las ventanas de los cielos si no diezma? Dios es bueno, pero sólo funciona a través de los principios. Es notable que en el mundo haya personas que observan los principios de la palabra y los ponen en práctica y no son creyentes y les funcionan las cosas. Y a veces hay creyentes que vienen a la iglesia, son efusivos, hacen muchas oraciones y no le funciona nada.

Recuerde que Dios dijo: buen siervo fiel, sobre poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré. Se lo dice a los buenos administradores. Al resto le dijo: siervo malo y negligente, lo que te di en vez de administrarlo y multiplicarlo lo escondiste. Sea sabio, administre bien lo que Dios le da, sea sembrador, camine en pacto con Dios, reciba su Palabra y sienta la libertad en el espíritu, en la mente para ser un sembrador generoso, un dador alegre. Para que teniendo siempre todo lo necesario abundéis para toda buena obra. Dios no solo quiere darle lo necesario sino que quiere darle en abundancia para que haga las obras que Dios ha planeado con esta tierra hacer.


Oración: Padre, gracias por enseñarme con sabiduría qué es lo que debo hacer para hacer tu Voluntad. Seré un buen administrador y me dirás que estaré sobre mucho y que entre en tu gozo. Quiero obedecerte. En el nombre de Jesús, amén.


Cómo recibir lo que Dios te ha prometido​

"En medio de todos nuestros problemas, estamos seguros de queJesucristo, quien nos amó, nos dará la victoria total." Romanos 8:37 (Traducción Lenguaje Actual)

"Confiamos en Dios, pues sabemos que él nos oye si le pedimos algo que a él le agrada. Y así como sabemos que él oye nuestras oraciones, también sabemos que ya nos ha dado lo que le hemos pedido." 1 Juan 5:14-15 (TLA)

Por eso, podemos repetir con toda confianza lo que dice la Biblia: "No tengo miedo. Nadie puede hacerme daño porque Dios me ayuda". Hebreos 13:6 (TLA)

"Así que, Mabel, no dejes de confiar en Dios, porque sólo así recibirás un gran premio. Mantente fuerte, y por ningún motivo dejes de confiar cuando estés sufriendo, para que así puedas hacer lo que Dios quiere y recibas lo que él te ha prometido." Hebreos 10:35-36 (TLA)

"Dios empezó el buen trabajo en ti, y estoy seguro de que lo irá perfeccionando hasta el día en que Jesucristo vuelva." Filipenses 1:6 (TLA)

Hoy podemos decir con total confianza:"Aunque la higuera no dé renuevos,ni haya frutos en las vides;aunque falle la cosecha del olivo,y los campos no produzcan alimentos;aunque en el aprisco no haya ovejas,ni ganado alguno en los establos;aun así, yo me regocijaré en el SEÑOR,¡me alegraré en Dios, mi libertador!El SEÑOR omnipotente es mi fuerza;da a mis pies la ligereza de una gacelay me hace caminar por las alturas."

Habacuc 3:17-19 (NVI)

Dios construye vidas

AMOR


Andad en amor.
Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; que como yo os he amado, así también os améis los unos a los otros.
Sobre todo, sed fervientes en vuestro amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados.


El amor cubre todas las transgresiones.


Y cuando estéis orando, perdonad si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone vuestras transgresiones.


Antes bien, amad a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad no esperando nada a cambio, y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo; porque El es bondadoso para con los ingratos y perversos.


No te regocijes cuando caiga tu enemigo, y no se alegre tu corazón cuando tropiece;
…no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fuisteis llamados con el propósito de heredar bendición.
Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres.


Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.
Hijos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.


Ef.5:2 Jn.13:34 I P.4:8 Pr.10:12 Mr.11:25 Lc. 6:35 Pr.24:17 I P 3:9 Ro. 12:18 Ef.4:32 I Jn.3:18


Feliz y Bendecido Miércoles. 

Que los ángeles te cuiden

Feliz Miércoles, Que los ángeles te cuiden

durante todo el día y toda la noche,

que te lleven en alas

cuando crees que no puedes más,

que su luz divina sea sobre ti

y sobre todo lo que hagas.

Que tengas un Miércoles bendecido,

lleno de la gracia del Señor,

de su grandiosa compañía

que es motivo de alegría.

Le pido a Dios que bendiga a tu familia,

tu trabajo, tus bienes

y que puedas disfrutar todo lo que tienes.

Salmo 115: 9-11

Israel, ¡confía en Jehová! 

 Él es tu ayuda y tu escudo.

10 Casa de Aarón, ¡confiad en Jehová! 

Él es vuestra ayuda y vuestro escudo.

11 Los que teméis a Jehová, ¡confiad en Jehová! 

Él es vuestra ayuda y vuestro escudo.

Buenos Dias


martes, 28 de julio de 2015

Buenas Noches


Pródigo

Dios te habla

Porque hay un solo Dios, y también un solo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre, quien Se dio a sí mismo en rescate por todos.
1 Timoteo 2:5


Escucha, oh Israel, el SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR uno es.
Deuteronomio 6:4


El Señor sí cumple sus promesas

Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna. Mateo 19: 29


Vivía yo con un hombre que no era mi esposo. Entonces, yo no sabía que estaba en pecado. Solo sabía que él se encargaba de todos los gastos del hogar. Un día me invitaron a asistir a un ciclo de conferencias, dictado en una iglesia adventista cercana al lugar donde vivía. Me dije a mi misma: “Iré una de estas noches”. Pero hacía ya un mes que el ciclo había comenzado y estaba por terminar. Fui la última noche.


Durante la predicación, ¡Sentí que el predicador me hablaba personalmente a mí! Decía que era pecado vivir en pareja sin estar casados, y que si yo moría, no tendría parte con Dios por estar en desobediencia a sus mandatos. Para mí, vivir con un hombre en pareja sin estar casada era normal, no era pecado, pero aquel mensaje removió mi conciencia. Luego comencé a leer la Biblia y a congregarme en una iglesia cercana.


Un día me senté en la cama y comencé a hablar con Dios. Le dije: “Señor, yo quiero obedecerte, pero este hombre paga las cuentas, provee la comida, todo. Sin embargo, tú dijiste que, si dejamos cualquier cosa para obedecerte en esta vida, tú nos recompensarás abundantemente. Señor, me iré de esta casa y dejaré esta relación. Tomo tu palabra, y en el nombre de Jesús te obedeceré”.
Yo tenía un poquito de dinero ahorrado. Con ese dinerito, el Señor me regaló una casa bien grande y cómoda. ¡Tanto fue así que comencé a ayudar económicamente a otras personas! El Señor me ha bendecido tanto, en mi trabajo, en mi nueva vida, que he viajado por varios países y estoy a punto de comprarme un auto nuevo.


Todo esto en lo que respecta a las cosas materiales. Pero lo más importante ocurrió en mi vida espiritual: tengo una relación muy linda con el Señor. Él es mi gran amigo y confidente, cuida de mí; y lo fundamental: vivo en obediencia a su Palabra. Hermana querida, no dudes. Sigue fielmente la voz del Señor, no importa las circunstancias ni las consecuencias ¡Dios nunca te desamparará!

…doy gracias

Hijo,


…doy gracias al Padre cuando constantemente te recuerdo en mis oraciones……al acordarme de tus lágrimas, siento un gran deseo de tener comunión contigo, para llenarme de alegría…


…recuerdo tu fe sincera……por eso te invito a que reavives tu don…


…porque no te he dado un espíritu de timidez, sino un espíritu de fortaleza, de amor y de buen juicio……no te avergüences del Evangelio, porque tú eres sostenido por Mi fuerza y Yo te respaldo…


…Yo te he llamado para una vocación santa, no como premio a tus méritos, sino gratuitamente y por iniciativa Mía… Jesús


Confesión: Doy gracias a Cristo porque siempre Él intercede por mí al Padre… reavivaré el don que he recibido de Dios y no seré cobarde… no me avergonzaré del evangelio porque el Señor me sostendrá por Su fuerza… Él me respaldará cuando hablo de Su salvación… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: 2 Timoteo Capítulo 1

El rencor

Sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.Efesios 4:32


El rencor es ese resentimiento que echa raíces en nuestro ser y que se manifiesta de manera tenaz contra alguien por alguna razón.


No pretendo decirte que no sea normal que sientas rencor cuando te han herido, te han maltratado y te han rechazado. En estos casos, es muy común que se despierte este sentimiento hacia la vida y hacia los demás.


Mi llamado es a que salgas de allí. Es decirte que ser una persona rencorosa no te lleva a ninguna parte porque nunca te vas a sentir libre para ser feliz.
Además, el rencor no te permite crecer como persona, pues siempre vas a sentir que algo no te deja avanzar.


Piensa que no hay nadie perfecto y que tú también podrías fallar en algún momento. Entonces, ¿cómo te sentirías si esa persona no te perdonara y te las cobrara por el resto de la vida?


Ah, y si vas a olvidar, es olvidar. Nada de decir «perdono, pero no olvido».
Vivamos el mejor ejemplo de todos, el de Jesús, quien perdona nuestras faltas y nunca más vuelve acordarse de ellas.


¡Anímate! Hazlo por tu bienestar espiritual.

Tu propio dios

He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. Isaías 59:1-2Lamentablemente no se presta mucha atención al tema del pecado, ni a las terribles consecuencias que éste implica. La Biblia dice que el pecado ha provocado una división inmensa entre nosotros y Dios, a tal extremo que impide que nuestros clamores sean escuchados por Él.


Es importante comprender que Dios no sólo tiene aversión ni simplemente está irritado por el pecado, ¡Dios odia el pecado! El odio es una palabra muy fuerte y es la palabra correcta para describir la reacción de Dios hacia el pecado. Un hombre de Dios decía: “si las personas vieran realmente el pecado como Dios lo ve, tomarían en serio su palabra y lucharían por no pecar”. El pecado es “hacer lo que queremos hacer en vez de lo que Dios quiere.”


En otras palabras, el pecado es cuando actuamos como si fuéramos nuestro propio dios en lugar de dejar a Dios ser Dios.Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. Romanos 3:23


La Biblia es muy clara en mencionar que todos pecamos. ¡No hay excepciones! Cada ser humano peca y no está a la altura de la gloria de Dios. Tu y yo estamos destituidos, expulsados, privados de su gloria ¿Entonces cómo podemos pensar en el cielo?


Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6:23


El precio por el pecado es la muerte, por lo cual tenemos la necesidad de un Salvador. El regalo de Dios es la vida eterna por medio de Jesucristo, quien nos salvó, pagando el precio por nuestros pecados en una cruz. ¿Si tú mueres hoy a dónde irías?


Te animo a ponerte de rodillas delante del Señor y pedirle perdón, en el nombre de Jesús, por las manchas que tienes en tu corazón y toma la decisión de luchar contra el pecado. Esto se llama santidad, no consiste en ser perfectos sino en “una lucha constante para no pecar y ser diferente”.


Recuerda que todos hemos pecado, pero sólo reciben el regalo del perdón los que se arrepienten. ¡Deja que Dios sea Dios!

La Impresión del Espíritu

El ave crea una profunda conexión emocional, sexual y/o física con el primero objeto en el que enfoca su mirada y se esté moviendo delante de ella. Esto se conoce comoimpresión filial o imprinting, en inglés. Estudios científicos han demostrado que hay aves que se han enamorado de triciclos o de bolas de ping pong.

Imagínese usted a un águila que lo primero que vea, al momento de nacer, sea a una mamá gallina, y viva toda su vida pensando ser gallina, cuando, en realidad es águila. Esta águila viviría por debajo de su verdadero potencial, brincando de árbol en árbol, en vez de estar volando por las montañas más altas. Esto convertiría una de las herramientas más poderosas de aprendizaje de las águilas, durante sus primeras etapas de vida, en su peor enemigo, impidiéndole al águila cumplir su propósito.


Hay quienes viven inseguros, en amarguras o malas conductas por la impresión que tuvieron en su niñez, dentro de su nido. Impresiones de abandono, traición, maltratos, infidelidades, escasez, abusos. Pero hay una marca que puede borrar esa primera impresión, una impresión que puedes tener en tu vida para siempre.


Una mala experiencia del pasado no debe cancelar el futuro de Dios en tu vida. Cuando le entregas tu vida a Dios, él pone una marca en tu vida, la marca del Espíritu Santo. La impresión del Espíritu Santo te hace vivir, caminar y actuar diferente.

No vivas por debajo de tu potencial. Cambia la impresión que hay en tu espíritu, del nido en que viviste. Por muy buenos que hayan sido tus padres, no son perfectos, y hay marcas en tu interior. Hoy, enfoca tu mirada en el Dios Todopoderoso y mírate como Dios te ve. Eres escogido por Dios, real sacerdocio.

Buenas Tardes


Tu casa no será derribada

Seguir a Jesús es el cimiento que te mantiene firme, por lo tanto, tu casa estará segura bajo la protección de Dios. Y aunque vengan vientos e inundaciones y golpeen contra tu casa, no será derribada, porque Cristo es la roca firme que la sostiene.


En Mateo 7:24-28 (DHH) Jesús dijo: “Por tanto, el que me oye y hace lo que yo digo, es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Vino la lluvia, crecieron los ríos y soplaron los vientos contra la casa; pero no cayó, porque tenía su base sobre la roca. Pero el que me oye y no hace lo que yo digo, es como un tonto que construyó su casa sobre la arena. Vino la lluvia, crecieron los ríos, soplaron los vientos y la casa se vino abajo. ¡Fue un gran desastre!”. Este texto nos dice que seguir a Jesús, poniéndolo en primer lugar y obedeciendo sus palabras de todo corazón es la más grande ventaja y protección que podamos tener en este mundo. La expresión “la casa” se refiere a todo lo que involucra la vida cotidiana, los problemas del país, las crisis, y cualquier otra clase de mal que quiera pasar cerca nuestro, éstos no nos afectarán, porque nuestro cimiento es el más firme y seguro que pueda existir. Mantén a Dios como tu prioridad de vida en todo tiempo, y vivirás bajo la cobertura del reino de Dios. Llena cada día tu boca de la palabra de Dios y obedece sus consejos. Que tu vocabulario y forma de pensar sea siempre conforme a lo que dice el Señor.


Hagamos juntos esta oración: “Dios mío tú eres la prioridad en mi vida, me comprometo a llenarme de tus palabras y obedecerlas. Declaro que mi casa está firme porque Cristo es mi cimiento y protección. Nada podrá derribarme, lo declaro en el nombre de Jesús. Amén”


Honrar a Dios aumenta su paz

“1 Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos; 2 Porque largura de días y años de vida y paz te aumentarán.”Proverbios 3:1-2

Lo que la palabra de Dios le va revelando usted lo guarda en su corazón como un tesoro, una riqueza sobrenatural que será manifestada en esta tierra. Eso que está en su corazón va a llevar influencia a la mente, a sus emociones a la voluntad y al cuerpo. Su cuerpo va a sentir el poder restaurador de la palabra de Dios. Envió su palabra, los sanó y los libró de la ruina, dice la Biblia.

Si guarda la Palabra, pone en práctica las leyes espirituales administrándolas sabiamente en su vida van a producir estas cosas.

Primero, días llenos de plenitud, largura de días. Se va a dar cuanta que el día lo aprovecha para todo, pudo hacer gran cantidad de cosas, disfruta de todo y que por administrar sabiamente su tiempo es la clave de su vida. No puede llegar a los 80 y decir: cómo se me fue la vida y no pude hacer lo que quería. A los 80 va a llegar a hacer millones de cosas que quería hacer guiadas por Dios y va a decir, en los próximos 40 si que la voy a pasar bien. Igual que Moisés su vida tiene que ser de años de propósito, de gloria, de victoria, de bendición, de la gran liberación, del cumplimiento divino. Porque cuando usted honra a Dios aumenta su paz.

Hay creyentes que creen que solamente es hablar en lenguas y pierden el tiempo en la vida acá en esta tierra, y de dinero no le hable nunca porque le parece que es malo y contamina. Pero la Palabra nos enseña que Dios es un Dios de paz. Fíjese que el versículo dice que hay tres cosas que se van a aumentar y entre ella la paz. Esta paz que habla aquí, es la paz Shalom, la paz de Dios, la paz sobrenatural. No solamente significa paz sino que también significa prosperidad, salud y un montón de cosas que provienen de parte de Dios. Todo esto viene a la vida de aquel que observa la palabra, la guarda y la pone en práctica.

Hay gente que ama la Palabra y ama a Dios, pero al no tener la creencia correcta duda de lo que le puede pasar. Sabe que Dios es fiel, pero duda y piensa que le puede pasar algo malo y le parece que no va a salir adelante, pero eso sólo se lo limpia la palabra de Dios cuando usted le cree completamente.

Ahora le pregunto ¿Qué es lo que lo lleva al nivel donde usted no depende de otros en la vida? La fidelidad en lo poco. Porque Dios dice que si en lo poco es fiel lo pondrá sobre mucho. Le va dando aumento, lo va promocionando para ponerlo en otro nivel.

Ahora recuerde que hay una condición o requerimiento para disfrutar de las bendiciones y es que usted no tiene que olvidarse de la Ley de Dios, su Palabra y tiene que guardar sus mandamientos. Ahí es donde vienen las bendiciones a su vida: largura de día y la paz en aumento.

Honrar a Dios aumenta su paz, que ya hemos visto que abarca muchas áreas. Como hijo de Dios bendecido tiene que vivir en este nivel. Tiene que ir en aumento, en crecimiento, de gloria en gloria, de triunfo en triunfo, de victoria en victoria. Usted está habilitado para eso.


Oración: Padre, declaro que hoy mi vida irá en aumento. Estoy lleno de paz, de amor, disfruto la prosperidad, la salud, las bendiciones porque creo en ti, en tu Palabra, la guardo y la pongo por obra. Veré todo esto manifiesto en mi vida. En el nombre de Jesús, amén.

REDENCION POR CRISTO



Entonces será revelada la gloria del SEÑOR, y toda carne a una la verá.
Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Dios, que está en el seno del Padre, El le ha dado a conocer.


Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.
El que me ha visto a mí, ha visto al Padre.


El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder.,

El fue manifestado en la carne.

…en quien tenemos redención: el perdón de los pecados. El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.


A los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que El sea el primogénito entre muchos hermanos.


Y tal como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.


II Co. 4:4 Is.40:5 Jn.1:18,14; 14:9 Heb.1:3 I Ti.3:16 Col. 1:14,15 Ro.8:29 I Co.15:49