Evangelismo

Ultimas fotos

martes, 30 de junio de 2015

Buenas Noches


Espera. La semilla está creciendo

Las promesas de Dios llegan a su tiempo y no tardan, no desesperes. Espera con alegría, adoración y agradecimiento ese momento, donde el Señor manifestará la respuesta a tus oraciones. Mantente enfocado con la actitud correcta y tus ojos lo verán.


En el libro a los Hebreos 6:13-15 dice: “Cuando Dios hizo su promesa a Abraham, como no tenía a nadie superior por quien jurar, juró por sí mismo, y dijo: «Te bendeciré en gran manera y multiplicaré tu descendencia.» Y así, después de esperar con paciencia, Abraham recibió lo que se le había prometido”. Cuando estamos pidiendo algo al Señor debemos tener en cuenta que muchas veces esa promesa no vendrá de forma inmediata. Estamos acostumbrados a estar apurados y ansiosos en los días que corren. Pero el Señor es quien prepara nuestras vidas y las circunstancias para el momento indicado. No debemos cuestionar la demora en la respuesta, ni tampoco entorpecerla con quejas, pereza o falta de perseverancia. Lo que pides al Señor, es como plantar una semilla, no la vemos en la superficie al instante, pero está allí, comenzando su proceso de germinación. El tiempo adecuado llegará, la respuesta se dejará ver, Dios promete en su palabra que todo aquel que pide, recibe, el que busca encuentra, y al que llama, se le abre. El Salmo 31:24 nos dice: “Cobren ánimo y ármense de valor, todos los que en el SEÑOR esperan”.


Oremos de esta forma: “Padre te doy gracias de antemano por todas las respuestas que están creciendo como una semilla, mis ojos verán tu respuestas porque eres fiel, justo y verdadero. Espero tu tiempo confiando en ti y deshago todo lo que quiere desanimarme en el nombre de Jesús. Amén”.


Culto Domingo 28

Gálatas 5:1

Apocalipsis 3

Mateo 5

1 Corintios 12, 13

2 Timoteo 1:7









Dios los bendiga

Seamos uno

La unidad es fundamental en las relaciones interpersonales de un grupo que sigue un mismo objetivo. En nuestro caso, todos los creyentes tenemos el mismo propósito y objetivo, glorificar a Dios con nuestras vidas cumpliendo sus propósitos.


La Biblia registra un importante suceso, la promesa de Jesús de enviar al Consolador se hizo realidad cuando creyentes se reunieron en un mismo sentir: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.” Hechos 2:1-4 La unidad puede alcanzar lo que el individualismo no lo haría.


Lamentablemente la unidad ha estado perdiendo fuerza, empezando en las familias donde los lazos afectivos se debilitan por afanes de la vida que no son enfrentados de manera correcta. También sucede lo mismo en los ministerios o iglesias, donde cristianos luchan solos por transformaciones en sus congregaciones quedando frustrados al no ver cambios.


No siempre estaremos de acuerdo con la actitud o el carácter de los demás, porque somos diferentes; sin embargo, podremos aceptar las diferencias y lidiar con ellas con buena disposición si consideramos que Dios nos llamó a estar ahí por alguna razón, ya sea para moldear nuestro carácter, el de la otra persona o por otro motivo divino, pero será para cumplir un propósito.


En Juan 17:21 dice: “Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.” A esto Charles Spurgeon dijo en uno de sus sermones: “… [Jesús] intercede por la unidad de los que son salvos, para que siendo salvos, puedan estar unidos. No basta con que cada oveja sea arrebatada de las fauces del lobo; Él quiere que todas las ovejas estén reunidas en un rebaño bajo su propio cuidado. No está satisfecho con que cada uno de los miembros de su cuerpo sean salvados como el resultado de su muerte; Él necesita que esos miembros sean conformados en un cuerpo glorioso.”


La unidad de los creyentes, así también de las familias, es esencial para que la sociedad sea impactada por Dios; busquemos ser sinceros y poner de nuestra parte para que siendo uno con Cristo, seamos uno con su pueblo.

MI REDENTOR VIVE




Yo sé que mi Redentor vive.


Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida.


El conserva su sacerdocio inmutable puesto que permanece para siempre. Por lo cual El también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de El se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos.
Porque yo vivo, vosotros también viviréis.


Si hemos esperado en Cristo para esta vida solamente, somos, de todos los hombres, los más dignos de lástima. Mas ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicias de los que durmieron.


Vendrá un Redentor a Sion y a los que en Jacob se aparten de la transgresión–declara el SEÑOR.


En El tenemos redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de su gracia.


No fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo.


Job 19:25 Ro.5:10 Heb.7:24,25 Jn.14:19 I Co.15:19,20 Is.59:20 Ef.1:7 I P.1:19,20

Déjate sorprender

Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.Jeremías 31:3, RV-60


Si Dios es el Creador de mundo, si es el que nos creó, nos separó y escogió como sus hijos, nos dejó un libro lleno de promesas que hablan cosas maravillosas y positivas, no nos dejemos vender otras falsas ideas.


Cuanto más dudas de su poder, más difíciles se pueden volver tus situaciones.
Recuerda que esto de no temerles a las circunstancias no es de un día para otro. Se trata de un fruto que es producto de estar conectados con Dios. Entonces, poco a poco, aprendemos a confiar en Él, de manera que cuando lleguen los problemas, no tendremos miedo ni terror.


Por el contrario, sabremos que aunque la situación es fuerte, Dios es más poderoso que cualquier mala noticia o problema.


Dios es tu ayudador y te ama.

Escrito está

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”Efesios 2:10

No sólo Juan el Bautista habló de sí mismo según la Palabra sino también el Señor Jesús. Él dijo: “Yo he venido a liberar a los cautivos, a predicar el año agradable del Señor… y añadió luego: “Hoy se ha cumplido esta escritura.”

En este día quiero compartirle estos ejemplos para que usted entienda que debe darle a su vida el valor que le da Dios. ¿Y cómo sabe cuál es el valor que Dios le da? Mirando lo que está escrito en su Palabra. Usted es un redimido del Señor y debe hablar que es una bendición. Cuando le pregunten: ¿De dónde sacaste eso, si yo te conozco de chiquito?” Responda: “Está escrito en la Palabra de Dios.” La gente tiene su opinión, pero usted es quien Dios dice que es.

Usted contagia el ambiente adonde va. Usted crea una unción y produce alegría. La gente no sabe quién usted es, así que no importa lo que digan de usted, sino importa lo que diga Dios. La solución siempre está fundamentada en la Palabra de Dios. Se va a revelar la verdad de Dios en su vida. “Todo lo que haga prosperará”, dice la Palabra. Si lo que usted cree de usted mismo no está de acuerdo con la Palabra tiene que cambiarlo. Usted tiene el poder para hacerlo. Aunque su pasado esté lleno de frustraciones, tiene que establecer su creencia en la Palabra.

Somos hechura Suya. Si somos hechura de Dios, Él no tiene algunos de primera clase y otros de segunda, no tiene cosas mal hechas o gente frustrada. Tenemos que saber que somos hechura de Dios y estamos reflejando Su presencia para buenas obras, debe remover de su vida las creencias equivocadas. No tiene que decir: “¿Cuando voy a dejar este vicio? Ya en Cristo, usted es una nueva criatura, todas las cosas son hechas nuevas. Dice la Biblia que usted es hechura de Dios, eso es lo que usted también tiene que decir. Dios por anticipado preparó el camino del propósito para su vida, para que transite por el camino correcto según las buenas obras.

Así que hoy declare: ¡Soy lo que Dios dice que soy! ¡Soy un bendito!Estudie la Palabra e investigue todo lo que Dios habla de su vida. Vaya a las reuniones, escuche prédicas. Llénese de la Palabra de Dios.


Oración: Padre, hoy recibo tu Palabra. La creo y creo todo lo que tú dices de mí. Nunca más diré que soy lo que no sale de tu boca. Lo haré, en el nombre de Jesús, amén.

Atentado contra la voluntad de Dios - Dante Gebel

El cementerio no sólo está lleno de gente muerta, sino de sueños y visiones muertas, de gente que no habló, no emprendió, no conquistó a la mujer o al hombre de sus sueños, y no logró sus objetivos, no por falta de capacidad o falta de dinero, sino por temor a sufrir, al rechazo, a las críticas, a las dificultades… por miedo a aventurarse a lo desconocido. Y al igual que las promesas que Dios hizo a Josué estaban condicionadas a que él venciera sus temores, nosotros tenemos que echar mano de nuestra fe en Él, para vencer nuestros miedos e incredulidades, quemar las barcas y avanzar en el camino del Señor.


Buenas Tardes


Cuando te miro

Hijo, cuando te miro a ti, me miro a Mí mismo… porque tú estás en Mí…


…tú eres uno a quien yo sostengo, mi elegido, en quien se complace mi alma. Yo he puesto mi Espíritu sobre ti para que lleves lo que Yo considero justo a las naciones…


…no vociferarás con fuerza humana ni alzarás el tono agresivamente, y no harás oír en la calle tu voz para imponerte…


…tratarás de buscar el bien de las personas y buscarás su restauración……no su juicio…


…no acabarás de romper la caña quebrada…


…ni apagarás la mecha que arde débilmente. Verdaderamente traerás Mi justicia y esta florecerá en Mi verdad…


…Yo, te he llamado para cumplir mi justicia, te he formado y tomado de la mano, te he destinado para que unas a mi pueblo y seas de señal como un cartel luminoso para que sepan dónde deben dirigirse las personas… Jesús


Confesión: Hoy yo declaro que al igual que Cristo complaceré al Señor llevando el mensaje de salvación y de paz… no lo haré desde mi fuerza humana sino por la potencia de Su Espíritu… no buscaré destruir al que anda mal sino al contrario buscaré su restauración… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Isaías Capítulo 42


Oración por paz en el corazón

La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.Juan 14:27


Acuérdate, Señor, de tu ternura y gran amor que siempre me has demostrado.
Ayúdame, Señor, a relacionarme cada día más contigo y así poder confiar plenamente en ti.


Perdóname por los momentos en que he hecho todo en mis propias fuerzas, poniendo la confianza en mi propia sabiduría.


Deseo, Señor, ser una persona madura en ti y me comprometo a conocerte mejor, a pasar más tiempo a tu lado y así poder experimentar la bendición de tenerte como el Padre que cuida de mi familia y de mí.


Gracias, mi Señor, y te entrego el resto de este día en tus manos. En el nombre de Jesús, amén y amén.

¿Te enojaste con alguien que quieres?

“El enojo es un sentimiento muy peligroso ya que nos conduce a hacer cosas sin pensar, a actuar por impulso y a medida de que las discusiones se van tornando más acaloradas, nos convertimos en monstruos despiadados e irreconocibles con tal de derrotar al otro a cualquier precio”. 


El que fácilmente se enoja hará locuras… Proverbios 14:17


Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. Santiago 1:19-20


Nos enojamos porque nos sentimos “atacados” y por tanto salimos a la defensiva, con el único fin de “lastimar a quien hirió primero”. Es preciso que uno sepa controlarse y sea más preciso en escuchar, que en hablar o enojarse. La Biblia dice que por el enojo podemos cometer locuras, ya que este clama venganza y justicia, pero no la justicia de Dios, sino la propia.


Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. Efesios 4:26-27


El enojo inevitablemente nos empuja a la violencia. En la palabra de Dios pareciera que el Señor nos da permiso de enojarnos “Airaos”, pero también nos manda a tomar control sobre el mismo: “no pequen”, siendo conscientes de la presencia del diablo en estas circunstancias. Por tanto, si no hemos podido manejarlo el Señor nos pide que el enojo no permanezca más de un día “no se ponga el sol sobre tu enojo”.


Es inevitable sentir enojo cuando algo no nos agrada porque somos humanos, sin embargo, se puede “controlar y evitar” que sea un instrumento del diablo para lastimar.


Es posible que en estos momentos estés enojado con alguien precisamente porque no pudiste manejar este sentimiento, pregúntate: ¿Quiero ser un instrumento de Dios o del enemigo? ¿Voy a decidir por el orgullo o la obediencia a Dios? Si quieres ser utilizado por el Señor primeramente pídele perdón a Él y después a la persona con quién tuviste el conflicto, ¿Cuánto más si lo(a) quieres?.


Del Señor viene la valentía el perdón y la paz, del enemigo el orgullo y la violencia ¿a quién sigues?


Feliz Martes para ti, Dios está contigo


En medio de todo, y a pesar de todo,

por encima de todo, Dios está contigo,

tienes esperanza, no pierdas la confianza.

Por eso este es un Martes Bendecido.

Las bellas palabras del Dios son luz

que alumbra nuestros pasos,

ha dicho No te dejaré ni te desampararé,

te daré fuerzas como las del búfalo,

te renovaré como las águilas,

podrás volar a las alturas espirituales,

tendrás un nuevo corazón.

Cree las promesas de Dios

que te dicen que los que lloran serán consolados,

que los de limpio corazón verán a Dios

y muchas otras promesas bíblicas de amor.


Feliz Martes para ti.

Salmo 108: 7-9

Dios ha dicho en su santuario:

«¡Yo me alegraré; repartiré a Siquem

y mediré el valle de Sucot!

8 Mío es Galaad, 

mío es Manasés y Efraín es la fortaleza de mi cabeza;

Judá es mi legislador.

9 Moab, la vasija para lavarme;

sobre Edom echaré mi calzado;

me regocijaré sobre Filistea.»

Buenos Dias


lunes, 29 de junio de 2015

Buenas Noches


Quiere destruirte

El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir; pero yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Juan 10:10 (DHH)


Está claro que el único propósito de satanás es acabar con toda la creación de Dios, en especial contigo que has aceptado a Jesús como tu Señor y Salvador. Quiere terminar con tu vida física y espiritual. Robarte todo lo que Dios quiere que tengas: Salvación, vida nueva, comunión con Él por la eternidad, reino de los cielos para siempre y paz eterna.


Satanás es tu peor enemigo, te desprecia y quiere destruirte. Para eso buscará un punto débil para atacarte, desánimo en medio de la prueba, falta de sabiduría para resolver un problema y acusación por algún pecado que has cometido. Usará todos los medios posibles para que sigas en ese estado de comodidad, sin que busques a Dios como antes lo hacías, no habrá en ti dolor por las vidas que se pierden, el amor a Dios y a tu prójimo cada vez será menor. Y lo peor es que creerás que estás bien. No te dejes engañar, satanás sólo quiere terminar con tu vida y mandarte al infierno.


Recuerda que fuiste creado a imagen y semejanza de Dios, con inteligencia, con razonamiento y con una persona interior que es inmortal, que se salvará o perderá; Dios te dio vida eterna y abundante, te otorgó el derecho de ser Su hijo y te libró del poder de satanás.Él dijo: “…yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” Juan 10:10


Analiza por un momento tu vida y toma conciencia de todo lo que estás haciendo. Pregúntate, ¿Es correcto todo lo que hago delante de Dios? ¿Le agrada a Jesús que viva de esta manera? ¿Busco con frecuencia Su ayuda para salir de mi problema? ¿Soy agradecido con lo que Dios me dio? ¿Le doy el primer lugar que se merece? ¿Realmente me esfuerzo por serle obediente?“Oh Dios, examíname, reconoce mi corazón; ponme a prueba, reconoce mis pensamientos; mira si voy por el camino del mal, y guíame por el camino eterno.” Salmo 139:23-24 (DHH)


Dios es amor, no importa cuán equivocado estabas o qué pecado hayas cometido, si hoy tienes la oportunidad de acercarte a Él, ¡hazlo! Reconoce tus faltas y sé sincero con Él.


“En verdad, tú amas al corazón sincero, y en lo íntimo me has dado sabiduría. Purifícame con hisopo, y quedaré limpio; lávame, y quedaré más blanco que la nieve. Lléname de gozo y alegría; alégrame de nuevo, aunque me has quebrantado. Aleja de tu vista mis pecados y borra todas mis maldades. Oh Dios, ¡pon en mí un corazón limpio!, ¡dame un espíritu nuevo y fiel!” Salmo 51:6-10 (DHH)

Alivio del Sufrimiento Físico

Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia. Mateo 10:7, 8.


Nos esperan tiempos peligrosos. El mundo entero se encontrará envuelto en perplejidad y aflicción; la familia humana se verá azotada por enfermedades de todas clases, y la ignorancia que hoy prevalece con respecto a las leyes de la salud producirá grandes sufrimientos y la pérdida de muchas vidas que podrían haberse salvado…


A medida que la agresión religiosa destruya las libertades de nuestra nación, los que se mantengan de parte de la libertad de conciencia serán colocados en una posición desfavorable. Por su propio beneficio deberían actuar con inteligencia, mientras tienen oportunidad todavía y aprender acerca de las causas, la prevención y el tratamiento de las enfermedades. Al hacerlo, encontrarán un campo de labor en todas partes. Habrá muchas personas enfermas que necesitarán ayuda, no solamente entre los de nuestra propia fe, sino mayormente entre los que no conocen la verdad.


La obra médica realizada en relación con la predicación del mensaje del tercer ángel, debe alcanzar resultados admirables. Debe ser una obra santificadora y unificadora, que esté de acuerdo con la obra que la gran Cabeza de la iglesia envió a realizar a sus primeros discípulos.


Cristo llamó a estos discípulos y les dio su comisión: “Y yendo, predicad, diciendo: el reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia”. Mateo 10:7-8. “He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas”. Mateo 10:16.


Conviene que leamos este capítulo y que permitamos que sus instrucciones nos preparen para nuestro trabajo. Los primeros discípulos salieron a realizar la obra de Cristo, bajo su comisión. Su espíritu debía preparar el camino ante ellos. Debían sentir que por llevar un mensaje tan importante, y por tener bendiciones tan grandes que impartir, debían ser recibidos con los brazos abiertos de la gente.


Dios alcanza el corazón por medio del alivio del sufrimiento físico. Se siembra una semilla de verdad en la mente, y es regada por Dios. Se puede requerir mucha paciencia antes que esta semilla muestre señales de vida, pero al final brota, y lleva fruto para vida eterna.

Los beneficios al buscar a Dios por medio de la oración

ISAIAS 56:7 “yo los llevaré a mi santo monte, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.”(Reina y Valera)
“Yo los traeré a mi monte sagrado y los haré felices en mi casa de oración. Yo aceptaré en mi altar sus holocaustos y sacrificios, porque mi casa será declarada casa de oración para todos los pueblos.” (Dios Habla Hoy)


La debilidad de muchos cristianos en la oración se ve reflejada en la asistencia a las reuniones de oración de las iglesias.


Generalmente asisten a esas reuniones un diminuto grupo de personas bien adultas, porque el pensamiento no renovado por el Espíritu Santo ha dicho que la oración es para aquellos que ya no tienen fuerzas para hacer nada, o que es para personas bien mayores. ¡Vaya mentira!


La Biblia habla otra cosa, pues dice que cuando nosotros vamos a la presencia de Dios, al santo monte del Señor, allí no hay aburrimiento sino recreación. ¿Puedes creer que Dios quiere que tú te diviertas y recrees en tu tiempo de oración?


El diablo nos ha hecho creer que orar es perdida de tiempo y que podemos “ganar tiempo” haciendo otras cosas. El cristiano que ora a su Señor tiene un arma poderosa contra las fuerzas del mal.


Es por eso que el diablo se ha encargado, a través del tiempo, de debilitar a los cristianos impidiéndoles orar o si lo hacen, que se aburran al orar.
Es tiempo de romper todo aquello que frene nuestro deleite en la oración en el Nombre de Jesús.


La Biblia dice que en la presencia de Dios hay plenitud de gozo y alegría, no aburrimiento.


Al buscar a Dios en oración podemos verle cara a cara y experimentar su presencia inefable, que llena nuestra vida con amor, paz, armonía y gozo.
El que se aburre en la oración todavía no ha tomado contacto íntimo con el Dios verdadero, manifestado en la persona de Cristo y obrando por medio de la presencia del Espíritu Santo.


Busca a Dios como nunca antes en oración, y vendrá de Su hermosa presencia la recreación del Espíritu Santo.


CONFESION DE FE:


ME RECREO EN LA ORACION POR EL PODER DEL ESPIRITU SANTO


ORACION:


Rechazo en este momento de mi vida, todo pensamiento de las tinieblas que me dice que orar es aburrido y monótono. Te pido que cambies los aires espirituales de mi tiempo de oración, para recrearme en Ti. Por Cristo nuestro Señor y Salvador. Amén.


¿Cuál es tu fragancia?

Aprender a orar

“Vosotros, pues, oraréis así” (Mateo 6:9).

Cuando mis nietos eran pequeños procurábamos enseñarles a orar antes de comer, junto a la cuna, antes de dormir, cuando íbamos a salir de casa. Asimismo, orábamos si alguien de la familia estaba enfermo o en cualquier otra circunstancia en la que necesitábamos el cuidado y la protección de Dios y sus ángeles. Los niños imitaban los gestos y repetían las palabras de sus “yayos”: juntaban las manitas, doblaban las rodillas, cerraban los ojitos y balbuceaban las palabras que escuchaban. Después, al terminar la oración, pronunciaban un sonoro “Amén” y dibujaban en sus caritas inocentes una encantadora sonrisa. Algún día, esos niños, sin necesidad de nuestra presencia, orarán a Dios tal y como los “yayos” les enseñaron. Así también quiso hacer Jesús con sus discípulos. Según Mateo, después de darles unas cuantas instrucciones sobre la actitud correcta en la oración, les dijo: “Vosotros pues, oraréis así”, y sus labios pronunciaron las palabras del Padrenuestro (Mat. 6:9-13).


El Padrenuestro no es una oración que brote espontáneamente de nuestro corazón, no nos pertenece. Es una oración revelada y didáctica, que viene de Dios mismo a través de Cristo. Es Palabra de Dios que él pone en nuestra boca para que se la dirijamos. Descendida del cielo en nosotros, vuelve a subir a Dios y, por el milagro del Espíritu Santo, se ha convertido en la expresión de nuestra realidad humana más plena e íntima, como una súplica sincera y profunda de nuestra vida y la de nuestros hermanos, de la vida de la Iglesia y del mundo perdido, de todos los seres abatidos, angustiados y necesitados que nos rodean.
¡Qué maravilla es saber que el Padrenuestro es una oración que Dios pone en nuestros labios! Asimismo, el Espíritu Santo la suscita en nosotros, y así nos transforma y nos hace vivir en ella. De este modo, el Padrenuestro no debiera entenderse como una plegaria meramente repetitiva, palabra formal de un rezo capaz de cambiar el tenor de nuestras experiencias difíciles o satisfacer nuestras necesidades. El Padrenuestro es una oración pedagógica, educativa, es vida, es poder y fuerza, un camino y un modelo que quiere cambiar nuestra vida que quiere adecuar nuestra realidad a los términos y aspiraciones que en ella expresamos.


Dios, en Jesucristo, no solo nos enseña esta oración. Él la pronuncia también con nosotros. Él llegó a encarnar en vida el significado de esta oración. Él, que se reveló como la Palabra de Dios hecha carne, es también la oración hecha carne y, si creemos en sus promesas, seremos como aquellos que expresan y testimonian en su vidas la oración modelo, el Padrenuestro.

Jesús, el amigo de los pecadores – Judas

Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar: ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres? Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella. Juan 12:4-6.


¿Cómo pudo Jesús tener una clase de persona así en su iglesia y entre lo más selecto de sus discípulos? ¿No te escandalizas tú cuando ves en la iglesia a gente que te preguntas qué está haciendo allí, si lo que menos parece es un cristiano? ¿No habría que echarlos de la iglesia, para que no contaminen a los demás, los desmoralicen, y dejen de echar tierra sobre el buen nombre de Cristo y de la iglesia?


Pero Jesús tiene otra visión de las cosas. Su corazón gigantesco y salvador amaba a Judas con un amor insondable, y lo tuvo consigo todo ese tiempo, aun sabiendo que lo iba a traicionar. Sabía que era ladrón y que profanaba el dinero sagrado para un uso personal. Sin embargo, lo tuvo consigo, en la iglesia, y entre su grupo de discípulos escogidos, porque no quería que le faltara ninguna oportunidad para que pudiera arrepentirse, convertirse y salvarse.


Hoy, Jesús también ama a tus hermanos en la fe que te parecen falsos cristianos, hipócritas, materialistas, “mundanos”, y los conserva en la iglesia para que tengan la oportunidad de ser salvos. Y, lo más importante: Jesús te tiene a ti en la iglesia, a pesar de tus defectos de carácter, de tus luchas morales y espirituales, aun de tus caídas. Cuántas veces, quizá, lo traicionaste de una u otra manera que tú solamente sabes. Pero Jesús no te desecha, sino que te mantiene cerca de él, y de su cuerpo, que es la iglesia, porque quiere verte en su reino, eternamente salvo y seguro, cuando venga a buscarte. ¿No caerás de rodillas ante él, ahora mismo, para agradecerle por su amor y para arrepentirte de aquello que te separa de él y te hace daño? Hazlo sin temor ni incertidumbres, porque Jesús prometió: “Al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37).

Yo Soy

Hijo, Yo Soy tu Roca, y tu Fortaleza, tu Salvador y tu Dios…


…Yo Soy tu Roca… en Mi te refugias……Soy tu Escudo, tu Salvación, tu Ciudadela y tu Refugio:


…tu Salvador que te salva de la violencia……cuando oras a Mi lo haces considerándome de verdad digno de confianza…


…por eso te ves libre de tus enemigos……cuando las olas de la muerte te envolvían…


…cuando los torrentes devastadores te aterraban……cuando en las redes del mundo infernal estabas preso…


…cuando veías delante de ti las trampas de la muerte: Entonces, clamaste a Mí en tu angustia……Me gritaste desde lo profundo de tu corazón de tal manera que tu grito llegó hasta Mi presencia… escuché tu voz…


¡Yo Soy tu luz! Yo ilumino tus tinieblas… Yo te doy victoria tras victoria, y te sigo con Mis favores para siempre… Jesús


Confesión: Hoy declaro que con Cristo soy más que victorioso… Él me saca de la trampa y del pozo que he caído… Él es conmigo como yo soy… Me responde según mis verdaderas intenciones… seré limpio, recto, puro y verdadero… no seré tramposo y Él me responderá de la misma manera… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: 2 Samuel Capítulo 22

Con la Misma Pasión

La vida en Cristo es una vida poderosa. Hemos sido redimidos por su sangre y tenemos la promesa de la vida eterna. Pero la realidad es que hay cristianos que sirven y aman a Dios, pero se sienten frustrados porque sus expectativas no se han cumplido. Otros, hasta bajan las expectativas y se acomodan a las circunstancias, para no vivir frustrados.

En Josué 14:6-13, Caleb reclama las tierras que cuarenta y cinco años atrás le habían sido prometidas por Jehová, a través de Moisés. Caleb le dice a Josué que Moisés le dijo que aquellas tierras que había visitado a los cuarenta años de edad, serían suyas; sin embargo, no fue hasta sus ochenta y cinco años que aquella palabra se cumplió. Y dice Caleb, en el verso 11: Todavía estoy tan fuerte como el día que Moisés me envió.


¿Tendrás tú la fortaleza de carácter –como Caleb – para esperar, por cuarenta y cinco años, el cumplimiento de una promesa de Dios en tu vida? ¿Tendrás la capacidad de vencer la frustración del alma y del espíritu de dar vueltas y vueltas en el desierto, y no por tu culpa? Josué y Caleb no tenían culpa de estar dando vueltas en el desierto. Esto sucede, a veces, por causa de otros; se siente estar en un desierto dando vueltas y vueltas, sin alcanzar el propósito de Dios.

Esto le sucedió al pueblo de Israel, que por los diez espías que hablaron mal de la tierra prometida, el pueblo se atemorizó y dieron vueltas en el desierto. Quizás hoy tú te sientes igual, dando vueltas en el desierto, y todo porque los que te rodean no han creído junto contigo.

Josué y Caleb fueron capaces de vencer esas frustraciones. El pueblo comenzó a cuestionar a Dios y opinar de cómo Dios debió hacer las cosas, pero ellos se mantuvieron creyendo en la promesa.


Una de los factores que causa frustración es el tiempo de espera. Pero tú no permitas que nada ni nadie cancele el valor de la promesa de Dios en tu vida. Dios no se ha cansado, ni se ha olvidado. La misma pasión y deseo que tenía para contigo el día que te salvó, es la misma pasión y el mismo deseo que aún tiene Dios para entregarte lo que te ha prometido. Habrás perdido las esperanzas y el deseo, pero Dios no los ha perdido.

Buenas Tardes


Yo conozco tus obras

Hijo, Yo conozco tus obras, no seas un tibio espiritual…


…porque a los tibios los vomitaré de mi boca……no digas Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; porque puedes ser delante de Mis ojos un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo…


…si eres así, Yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas…


…Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete cuando ves pecado en ti……he aquí, Yo estoy a la puerta y llamo; si oyes Mi voz y abres la puerta, entraré a ti, y cenaré contigo, y tú Conmigo…


…si vencieres, te daré que te sientes Conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono……si tienes oídos espirituales abiertos para oír, oye lo que el Espíritu te dice… Jesús


Confesión: Hoy declaro que no seré tibio para con el Señor… no prestaré atención a mis logros sino a mi verdadera comunión e intención hacia Cristo… me veré en el espejo de Su Palabra y sabré a ciencia cierta cómo estoy delante de Él… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Apocalipsis Capítulo 3


La vida cristiana debe ser una vida de poder

Pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes. Hechos 1:8


Una vez ha hablado Dios; dos veces he oído esto: Que de Dios es el poder. Salmos 62:11


Jabes le pidió al Señor que ensanchara su territorio. Dios quiere que ocupemos más espacio, que emprendamos cosas nuevas, que no nos contentemos con una vida mediocre y limitada sino que nos atrevamos a cosas y a sembrar, a invertir y a vivir una vida empresarial porque Dios bendice.


Recuerde lo que le dijo también a Josué: "Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente porque Yo estaré contigo donde quiera que tú vayas." Ahí está encerrada también esa Palabra de bendición que Jabes le pide al Señor ¿no? "si me dieras bendición" y como la bendición de Dios está sobre él entonces se puede atrever a ensanchar su territorio, estas dos cosas están unidas como podemos ver.


La tercera cosa que Jabes le pide al Señor: "Y si Tu mano estuviera conmigo." Cuando yo pienso en esa expresión "y si Tu mano estuviera conmigo" ahí la palabra clave que viene a mi mente es "mano" ¿no? porque la Mano de Dios se refiere al Poder de Dios sobre su vida, la Mano de Dios se refiere a protección.
Por ejemplo cuando la Biblia dice que: "Dios sacó a los israelitas de Egipto con mano fuerte y con brazo extendido." La Mano del Señor, Su Brazo se refiere a las intervenciones de Poder d Dios que pueden ser intervenciones defensivas para defender a sus escogidos o pueden ser intervenciones activas para derrotar a los enemigos, para abrirles camino, para quitar obstáculos delante de ellos y para asegurarse de que tengan en su marcha en la vida.


Entonces cuando Jabes le pide al Señor: "Si Tu mano estuviera conmigo" le está pidiendo "si Tu Poder estuviera sobre mi vida, si Tu unción", esa unción que se requiere para emprender cosas grandes con el respaldo y la autoridad divinos.


Necesitamos que la autoridad de Dios nos respalde en nuestras empresas y proyectos, que Su Poder y que Su Mano estén con nosotros en todo. Por eso el Señor Jesucristo le dijo a los discípulos antes de ascender al cielo que se quedaran en Jerusalén hasta recibir poder de lo alto, porque en la vida cristiana, en la vida de este mundo que vivimos los hijos de Dios necesitamos el Poder de Dios, esa fuerza que caracteriza el Reino de Dios cuando la Palabra que el Reino de Dios se mueve con violencia, se mueve con dinamismo.
Solamente la gente que tiene esa afinidad con el Reino de Dios, gente atrevida, gente diligente, gente dinámica, emprendedora puede agarrar los atributos del Reino de Dios y beneficiarse de ellos.


Yo creo que todo eso está implicado en la expresión de Jabes "si Tu mano estuviera conmigo." Está diciendo que la vida cristiana, la vida de los hijos de Dios es una vida de poder, una vida dinámica, una vida que requiere intervenciones poderosas de Dios. Tenemos que cultivar el poder de Dios por medio de la oración, tenemos que cultivar los dones del Espíritu Santo, tenemos que cultivar autoridad y denuedo. La mentalidad de los hijos de Dios debe ser una mentalidad de poder, una mentalidad que sabe que se requieren intervenciones para sacar las cosas adelante y esa orientación de poder en la vida cristiana, no de simplemente conocimiento o de mera teoría sino de intervenciones poderosas y de la fe que se necesita, es muy importante para tener éxito en la vida y yo deseo que todos cultivemos esa mentalidad agresiva, esa mentalidad de poder a la cual nos invita esa expresión de Jabes "si Tu mano estuviera conmigo."

La ternura de Jesús; la ternura de Dios

Y le presentaban niños para que los tocase; y los discípulos reprendían a los que los presentaban. Viéndolo Jesús, se indignó, y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía. Marcos 10:13-16.


Los discípulos, seguros de entender las necesidades de Jesús y sus prioridades, reprendieron a esas madres, para que no lo molestasen con “pequeñeces”. Lo notable del relato es que nos dice que, cuando Jesús se dio cuenta de lo que ocurría, “se indignó”. Pocas veces encontramos a Jesús enojado, en los relatos de los evangelios. Pero aquí vemos algo que logró despertar el santo enojo de Jesús. Se indignó por la falta de ternura de los discípulos, por la mezquina y estrecha escala de valores que tenían, por la falta de visión de la importancia y el lugar privilegiado que ocupan los niños en el corazón de Dios.


Y lo más importante es que Jesús nos dice que el Reino de Dios les pertenece. Este reino es de ellos porque el gran corazón amoroso de Dios se conmueve por la fragilidad, la inocencia y la ternura de nuestros pequeños, y ellos han conquistado ese corazón y su reino.


Jesús, el Dios Creador del universo, Rey de Reyes y Señor de Señores, tiernamente, “tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía”. ¡Qué cuadro maravilloso! ¡Cuánto me conmueve pensar que en esos niños estaban representados todos los niños del mundo!


Que no seas tú un motivo para que los niños no puedan acercarse a Jesús, sino, por el contrario, que por tu amor, tu respeto, tu simpatía y tu carácter semejante al de Jesús, ellos puedan sentirse atraídos a él. Y, por encima de las responsabilidades de tu vida adulta, recuerda, como lo enseñó Jesús en este pasaje, que nunca debes perder de vista a ese niño escondido que tienes en lo profundo de tu corazón, tu verdadera esencia, lejos de las imposiciones artificiales de la sociedad. Hazte como uno de ellos: sincero, tierno, sensible, confiado, sobre todo, en el amor de tu Padre celestial.

SANTIDAD


Santidad, sin la cual nadie verá al Señor.


Respondió Jesús y le dijo: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios.


Jamás entrará en ella nada inmundo, ni el que practica abominación y mentira.
No hay defecto en ti.


Habla a toda la congregación de los hijos de Israel y diles: “Seréis santos porque yo, el SEÑOR vuestro Dios, soy santo”.


Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais en vuestra ignorancia, sino que así como aquel que os llamó es santo, así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: SED SANTOS, PORQUE YO SOY SANTO. Y si invocáis como Padre a aquel que imparcialmente juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor durante el tiempo de vuestra peregrinación;


En cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos, y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente, y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad.


Nos escogió en El antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de El. En amor


Heb.12:14 Jn.3:3 Ap. 21:27 Cant.4:7 Lev. 19:2 I P 1:14-17 Ef.4:22-24; 1:4


Que se abran puertas en este Feliz Lunes


Que se te abran las puertas de oportunidades

de par en par en este feliz lunes.

Gracias a Dios tienes un nuevo día

para vivirlo al máximo

y hacer tu mejor labor dondequiera

que te encuentres.

El que se esfuerza con dedicación

tendrá buena cosecha de objetivos cumplidos,

de metas alcanzadas y tareas enfocadas.

Dios te dé la inteligencia

para tomar buenas decisiones,

para pensar en las mejores opciones

y confiar en que nada es imposible.


FELIZ LUNES DE VISIÓN Y COMPROMISO

Salmo 108: 7-9

Dios ha dicho en su santuario:

«¡Yo me alegraré; repartiré a Siquem

y mediré el valle de Sucot!

8 Mío es Galaad, mío es Manasés

y Efraín es la fortaleza de mi cabeza;

Judá es mi legislador.

9 Moab, la vasija para lavarme;

sobre Edom echaré mi calzado;

me regocijaré sobre Filistea.»

Buenos Dias


domingo, 28 de junio de 2015

Buenas Noches


Más de lo que Pides y Esperas

En Mateo 25:16-17, la Biblia nos habla de la Parábola de los Talentos. En esta parábola, el señor le dio talentos a tres de sus siervos. A los que se le dio cinco y dos talentos, tomaron el riesgo de negociarlos para obtener ganancias. Estos siervos tuvieron la capacidad de pensar en que, si tomaban el riesgo de negociar los talentos que se les fueron dados, tenían la probabilidad de ganar.

Sin embargo, en el verso 18, dice: Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. Su señor, al momento de repartir los talentos, reconoció que este tercer siervo era el que menos capacidad tenía de los tres, y por esto le dio solamente un talento. Aun así, el señor de esta parábola esperaba que, en su capacidad, este siervo produjera y multiplicara lo que se le fue dado; sin embargo, el tercer siervo tomó el talento y lo escondió. Pero las cosas no quedaron ahí… en el verso 19, dice que un día el señor, después de mucho tiempo, fue a arreglar cuentas con los tres.


En los versos 21-23, a los siervos que multiplicaron el dinero, el señor les dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Les había dado poco, pero les dijo: Hiciste bien y eres un buen siervo. El señor pudo probar que eran buenos siervos, el pudo ver su capacidad y ¿qué fue lo que demostró su capacidad? Que pudieron multiplicar lo poco que se les dio.


Lo que te hace un buen siervo y lo que lleva a Dios a darte más de lo que tienes es tu capacidad de tomar riesgos para multiplicar.

El Señor entiende y conoce tu capacidad. Hasta el día de hoy, posees lo que Dios ha entendido que eres capaz de manejar, pero no significa que Él no tiene más para darte. Hay gente que, a diario, se ven diciendo: Si Dios me diera un poquito más, pero, para que eso suceda, deben demostrarle a Dios que tienen la capacidad de manejar lo que actualmente poseen y entonces Dios les dará mucho más de lo que pudieran imaginar. Él ha prometido darte por encima de lo que pides y esperas.

Dios bendice la paternidad responsable

Pues si ustedes, siendo malos, saben dar buenas dádivas a sus hijos, ¿cuánto más su Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que Le piden? Mateo 7:11


Corrige a tu hijo mientras aún hay esperanza: no te hagas cómplice de su muerte. Proverbios 19:18

Hablemos de una paternidad basada en los principios divinos y la palabra de Dios. Paternidad como un todo, no sólo referido al papá, sino también a la mamá como cuando decimos: -mis padres me brindaron una buena educación- y aquí se refiere al padre y a la madre. La posmodernidad nos ha conducido por senderos oscuros en lo relativo a la gobernabilidad y educación de los hijos y son variados los diversos estilos de paternidad que aún prevalecen. Lamentablemente todavía los estilos negativos de paternidad son los mayoritarios. Esa es la importancia de saber qué estamos haciendo con nuestros hijos como padres cristianos.


Es fácil hablar de valores; difícil es establecerlos para que los hijos crezcan en integridad y con sanas motivaciones para la vida. Llegamos a la paternidad arrastrando un paquete de disfunciones vitales que han moldeado nuestro carácter durante toda la vida; heridas de la niñez producidas por la baja aceptación de un padre o una madre negligente e indiferente, rencores ocultos hacia la figura paterna por una grave injusticia que cometió en nuestra adolescencia, conflictos no resueltos con una madre excesivamente controladora y poco afectiva. Y así llegamos también a los pies de Cristo y comienzan los conflictos entre la carne que quiere hacer lo contrario a la voluntad de Dios y el Espíritu que comienza a hacer su labor de sanidad interior y a restaurar todo lo que está dañado.


La paternidad responsable lucha a brazo partido por inculcar valores eternos a los hijos, motivación para hacer lo bueno con un enfoque solidario y piadoso; confianza en Dios para sentirse seguro en la vida; integridad para obrar con rectitud y trasparencia; respeto a la autoridad porque toda autoridad viene de lo alto y por último, amor a Dios y a los demás.


Estos valores sólo pueden ser inculcados cuando les hemos brindado a nuestros hijos una aceptación correcta, corrigiéndoles y disciplinándoles cuando ha sido necesario y además les hemos dado responsabilidades a cumplir sin ser tolerantes, permisivos, negligentes y controladores.


Hay una paternidad negligente; es el padre (o la madre) que está físicamente, pero no está y por tanto no intenciona la responsabilidad en los hijos, abandonan sus responsabilidades o se las delegan a otros. Esta paternidad crea hijos inseguros que piensan que no tienen valor y que no son importantes para los demás. Un ejemplo bíblico es Lot: “Miren, tengo dos hijas que no han conocido varón. Permítanme sacarlas a ustedes y hagan con ellas como mejor les parezca. Pero no hagan nada a estos hombres, pues se han amparado bajo mi techo.” (Gn 19.8). Sin comentarios.


Hay una paternidad permisiva, que no corrige a los hijos ni ejerce autoridad y dirección y por tanto los hijos son altamente desobedientes y rebeldes. El ejemplo clásico es el sacerdote Elí, sus hijos estaban profanando el templo y él lo sabía, pero jamás les llamó la atención. ¿Consecuencias? El Señor le dijo a Samuel sobre Elí: “Ya le dije que por la maldad de sus hijos he condenado a su familia para siempre; él sabía que estaban blasfemando contra Dios y, sin embargo, no los refrenó” (1 Samuel 3.13).


¿Paternidad controladora? También es un estilo; el peor. Todo lo critican, son sobreprotectores, manipuladores y sobre todo, le exigen demasiado a sus hijos, los ridiculizan y les hacen sentir culpables de todos sus actos. Los padres controladores dicen a sus hijos “no estás capacitado para hacer esto u otro”, no brindan amor y aceptación y siembran el temor y la inseguridad en sus corazones. ¿Un ejemplo bíblico de padre controlador? Saúl: “Se encendió la ira de Saúl contra Jonatán, y le dijo: “¡Hijo de perversa y rebelde! ¿Acaso no sé yo que prefieres al hijo de Isaí, para tu propia vergüenza…"(1 Samuel 20.30) Más adelante la ira de Saúl contra su hijo le impulsó a tirarle una lanza para matarlo (Vers. 33)


Los hijos víctima de una paternidad controladora son aquellos que dicen: - para qué hacer las cosas bien si de todas formas me van a criticar; mejor es ocultar mis pensamientos porque nunca voy a ser perdonado y no hay manera de complacer a mis padres; soy un fracaso y en esta casa no tengo cabida-. La Palabra dice: “Padres, no exasperen a sus hijos, no sea que se desanimen” (Col 3.21).


Por último, está la paternidad afectiva que brinda una aceptación adecuada en la que los hijos se sienten importantes, preparados para asumir en la vida cualquier responsabilidad, porque los padres les han enseñado a ser responsables y han sido ejemplo y testimonio para ellos. Abraham es un ejemplo de padre afectivo: “Y Yo lo he escogido a para que instruya a sus hijos y a su casa después de él que guarden el camino del Señor, haciendo justicia y juicio, para que el Señor cumpla en Abraham todo lo que Él ha dicho acerca de él.” (Gn 18.19)


¿Queremos lo mejor para nuestros hijos? Démosle primero aceptación y afirmación recordándoles que Dios les ama y les acepta también, amándoles y haciéndoles saber que son importantes para nosotros y más para Dios, escuchémosles, afirmémosles con palabras hermosas y positivas que les den confianza y seguridad. Ello les hará asumir responsabilidades para que un día se sientan capacitados para ejercer la autoridad a sus propias familias con amor, conforme a los preceptos de Dios. Dios bendice la paternidad responsable.


¡Que el Señor bendiga su Palabra!


OBRANDO POR AMOR A EL



Llévate a este niño y críamelo, y yo te daré tu salario.

Id..a la viña, y os daré lo que sea justo.


Porque cualquiera que os dé de beber un vaso de agua, por razón de vuestro nombre, ya que sois seguidores de Cristo, en verdad os digo que no perderá su recompensa.


El alma generosa será prosperada, y el que riega será también regado.
Porque Dios no es injusto como para olvidarse de vuestra obra y del amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido, y sirviendo aún, a los santos.


Ahora bien, el que planta y el que riega son una misma cosa, pero cada uno recibirá su propia recompensa conforme a su propia labor.


Entonces los justos le responderán, diciendo: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber? “¿Y cuándo te vimos como forastero, y te recibimos, o desnudo, y te vestimos? 

Respondiendo el Rey, les dirá: “En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.


Ex. 2:9 Mt.20:4 Mr.9:41 Pr.11:25 Heb.6:10 I Co.3:8 Mt.25:37,38,40,34

Tu puerta estrecha

Lee Apocalipsis 2.9-11


Para ser en realidad un cristiano hay que pasar a través de una puerta estrecha, de una puerta angosta. Jesús dice: «Entrad por la puerta estrecha» (Mateo 7.13). 

No puedes llevar nada a través de ella. Tiene que pasar por ella sin nada. Pero Cristo también afirmó: «ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición» (versículo 13). Hay una puerta religiosa ancha por la que las personas pasan con todo su equipaje, con todas sus ambiciones, con todo su amor propio, con todos sus deseos de alcanzar lo que el mundo ofrece, con toda su gratificación propia. Sin embargo, esta puerta no lleva al camino que termina en la presencia de Dios. La puerta ancha dice que por ella se va al cielo, pero termina en el infierno. Y muchos van por esa puerta. No obstante, «estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan» (versículo 14). Puede ser difícil de encontrar, en especial en estos días. Quizá vayas de iglesia en iglesia y nunca encuentres la puerta angosta que lleva a la presencia de Dios.


Mientras Jesús pasaba de ciudad en ciudad en su camino hacia Jerusalén le preguntaron: «Señor, ¿son pocos los que se salvan?» (Lucas 12.23). Esta era la implicación natural de la enseñanza de Jesús. Si esta es una puerta tan estrecha y es tan difícil encontrar, la reacción natural es que parece que son sólo unos pocos los que se van a salvar. Entonces Jesús le respondió: «Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán» (versículo 24). ¿Por qué es tan difícil de encontrar y por qué es tan difícil de atravesar la puerta angosta que lleva al cielo? Porque es muy difícil negarnos a nosotros mismo, tomar la cruz cada día y seguir a Jesucristo.


Reflexión:


Me negaré a mí mismo, tomaré la cruz cada día y seguiré a Cristo.

¿No sabes qué hacer?

Muchas son las angustias del justo, pero el Señor lo librará de todas ellas.Salmo 34:19


No te puedes desesperar. Es posible que te preguntes: «¿Qué debo hacer?». Si es así, de seguro que estás en un momento de inquietud, de preocupación, y no sabes cómo enfrentarlo. En momentos así es cuando tu mirada va al cielo, las lágrimas corren por tus mejillas y te acuerdas de Dios. En otros casos, no tienes en realidad cabeza para Él.


Sin embargo, ¿qué debemos hacer cuando sentimos que la vida nos está oprimiendo? ¿Qué debemos hacer cuando las finanzas no marchan bien como antes o el matrimonio va de mal en peor?


La respuesta a todas estas preguntas es la misma: «Aférrate a Dios». No es tiempo de huir de la situación. Es tiempo de enfrentarla y no debes hacerlo solo, porque Dios, que es nuestra máxima autoridad, dejó establecido lo siguiente: «No te abandonaré».


¿Entiendes esto tan profundo y a la vez sencillo? Dios no te va abandonar ni a dejar. Estará a tu lado aun si las situaciones parecen interminables. Confía en el Señor y dile cómo te sientes. Te garantizo que Él te ayudará y te dará nuevas fuerzas como al águila.


El pensamiento del Día – Permanecer en Jesus

Si te pidieran hoy que hiciera una lista de cien cosas que necesitas hacer para agradar al Señor, usted podría hacerla, ¿cierto? Probablemente estaría pensando en una lista tan larga de “si..yo” y “no..” que no sabría por dónde empezar. Pero puedes
estar tranquilo. Dios No te pedirá tal cosa,
En cambio, El simplifica las cosas. Para
agradarle a Dios solo tenemos que:


PERMANECER EN JESUS.

De lo único que usted es verdaderamente
responsable es de su unión con Él. Si usted mantiene intactas la unión y comunión con Él, todo lo demás será resuelto.



Permaneced en mí, y yo en vosotros.
Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en miJuan 15:4


Caminar sobre el agua


¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! (v. 27).
Lectura: Mateo 14:22-33



Cuando estaba aprendiendo a navegar, tenía que caminar por una plataforma flotante bastante inestable para llegar hasta los botes en los que nos enseñaban. Detestaba hacerlo. Mi equilibrio no es muy bueno, y tenía terror de caer al agua mientras intentaba subir al bote. Estuve a punto de abandonar, pero el instructor me dijo: «Mírame fijo. Yo estoy acá. Si resbalas, yo te sostendré». Hice lo que me dijo y, ahora, ¡soy la orgullosa poseedora de un certificado de navegación básica!



¿Evitas a toda costa los riesgos? Muchos rehusamos dejar nuestras costumbres por temor a fracasar, lastimarnos o hacer el ridículo. Pero, si permitimos que el miedo nos enceguezca, terminaremos paralizados.



La historia de la caminata de Pedro sobre el agua y la razón de su aparente fracaso es una de las preferidas de los predicadores (Mateo 14:22-33), pero me parece que nunca escuché a ninguno que hablara de la actitud del resto de los discípulos. Para mí, Pedro tuvo éxito: sintió miedo, pero, aun así, respondió al llamado de Jesús. Tal vez los que fracasaron fueron aquellos que nunca lo intentaron.



Jesucristo arriesgó todo por nosotros. ¿Qué estamos dispuestos a arriesgar por Él?

Buenas Tardes


Una segunda oportunidad


LAMENTACIONES 3:22-33 “El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad! Nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad”.


Hace más de siete años, 155 personas que iban en el vuelo 1549 de US Airways creyeron que morirían. Al despegar de la ciudad de Nueva York, el avión atropelló a una bandada de gansos, lo cual detuvo ambos motores. Con los motores apagados, el capitán hizo planear el avión sobre una zona densamente poblada, y luego anunció: «Prepararse para el impacto».


No habían pasado unos 90 segundos cuando la aeronave inutilizada aterrizó sobre las aguas heladas del río Hudson, adonde inmediatamente acudieron barcos y balsas para rescatar a los pasajeros y a la tripulación.

Todos sobrevivieron. La gente lo llamó «el milagro del Hudson» y todos elogiaron al piloto y a su personal. Un pasajero agradecido, dijo simplemente: «Tenemos una segunda oportunidad en la vida».


En tiempos de crisis, valoramos la importancia de cada minuto. Sin embargo, en la rutina diaria, solemos olvidar que cada día es una segunda oportunidad. Podemos decidir vivir con gratitud por las misericordias y la gracia de Dios, con confianza en Su fiel cuidado y con esperanza porque Él está siempre con nosotros.


Hoy Dios nos ofrece una segunda oportunidad en la vida. ¡Aprovechémosla al máximo! —DCM


ORACIÓN:


4Señor, hazme conocer tus caminos; muéstrame tus sendas.
5Encamíname en tu verdad, ¡enséñame! Tú eres mi Dios y Salvador; ¡en ti pongo mi esperanza todo el día!
6Acuérdate, Señor, de tu ternura y gran amor, que siempre me has mostrado;
7olvida los pecados y transgresiones que cometí en mi juventud. Acuérdate de mí según tu gran amor, porque tú, Señor, eres bueno.

8Bueno y justo es el Señor; por eso les muestra a los pecadores el camino
9Él dirige en la justicia a los humildes, y les enseña su camino.
10Todas las sendas del Señor son amor y verdad para quienes cumplen los preceptos de su pacto. Amén.


(Salmo 25:4-10)


No temeré mal alguno; porque tú estarás conmigo

Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno; porque tú estarás conmigo: Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezarás mesa delante de mí, en presencia de mis angustiadores: Ungiste mi cabeza con aceite: mi copa está rebosando.


Salmos 23:4-6


Hoy estas de pie, aunque tus pies estén cansados. Sabiendo que Dios está a tu lado y que El te ayudará a alcanzar aquello que te ha prometido. No desmayes.
Dios te bendiga y te guarde!


Por nuestras acciones, nos conocerán

A un árbol se lo identifica por sus frutos y a nosotros por la manera en que nos comportamos. Así como un buen árbol no puede producir frutos malos y un árbol malo no puede producir frutos buenos, tampoco nosotros podemos seguir siendo las mismas personas y teniendo los mismos pensamientos y actitudes como quien no recibió a Jesús como nuestro Salvador; porque de ser así no estaríamos mostrando la obra que Él empezó en nosotros y que la va perfeccionando día a día.


Romanos 8:14 dice que sólo los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios, de modo que ya no podemos seguir siendo dominados por los deseos de nuestra carne, necesitamos mediante el poder del Espíritu, hacer morir cada día tales acciones, porque como Mateo 3:10 dice: “El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no produzca buen fruto será cortado y arrojado al fuego”.


Nadie quiere tener ese fin, pero depende de cada uno ya no seguir manifestando las obras de la carne, sino más bien reflejar el fruto del Espíritu que es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza.


No crean ustedes que pueden engañar a Dios. Cada uno cosechará lo que haya sembrado. Si seguimos nuestros malos deseos, moriremos para siempre; pero si obedecemos al Espíritu, tendremos vida eterna Gálatas 6:7-8 (TLA)


¿Y tú qué tipo de frutos estás dando? Si aún sigues pensando, hablando, sintiendo, mirando y escuchando cosas que no edifican tu vida ni la de los demás, ya no lo sigas haciendo, no hay tiempo que perder, empieza hoy a tener otra actitud porque no tienes la seguridad de estar vivo mañana y porque a través tuyo muchos pueden llegar a querer tener a Jesús en sus vidas y experimentar el mismo cambio.


Sólo con la ayuda del Espíritu Santo es que podemos llegar a ser hombres y mujeres conforme al corazón de Dios, sabios, prudentes e íntegros.


Que tengas un Feliz y Lindo Domingo


Que tengas un Feliz y Lindo Domingo.

Dios les da paz a los que se mantienen

pensando en Él porque en Él

han puesto su confianza.

Aunque tengas muchos problemas

puedes decidir confiar en Dios,

dejarle tus cargas a Él y descansar en su amor.

Su paz tendrá tu mente y corazón a salvo

mientras pasa tu prueba.

Eres un vencedor porque Dios está contigo,

vivirás con serenidad en tu corazón

porque tu esperanza estará

en que saldrás bien de todas las cosas.

Que disfrutes de este domingo

compartiendo con otros y descansando

para tomar nuevas fuerzas

y empezar una próxima semana

de buen esfuerzo y trabajo bendecido.

ESPERA CONFIADO EN DIOS LA NUEVA SEMANA QUE MAÑANA COMIENZA

Salmo 107: 5-6

Exaltado seas, Dios, sobre los cielos,

y sobre toda la tierra sea enaltecida tu gloria.

6 Para que sean librados tus amados,

salva con tu diestra y respóndeme.

Buenos Dias


sábado, 27 de junio de 2015

Buenas Noches


Cuando Dios no Responde

En 2 Corintios 4:8, Pablo dice que estamos atribulados en todo, mas no angustiados. Muchos piensan que esta no es una declaración de fe, pero fe no es negar las circunstancias naturales; fe es no permitir que estas circunstancias lleguen a aturdir nuestro corazón, al punto de destruir lo que Dios ha puesto dentro de nosotros.


Pablo vivió momentos de tribulación. A pesar de esto, en una ocasión, estando en la cárcel, Pablo es llevado frente al rey Agripa y, al preguntársele qué tenía que decir, lo primero que Pablo dice, según la traducción de la versión en inglés, es: Yo me pienso feliz. Pablo no permitía que las circunstancias determinaran lo que había en su interior.


Todos hemos tenido la experiencia de estar atribulados en todo, pero no podemos permitirnos llegar al punto de estar angustiados. Esa palabra angustiados, según la definición del término utilizado en el texto original, denota estrechez. Estar atribulado es estar en presión por todas partes. Y Pablo quiso decir que, aunque estuvo en presión por todas partes, no llegó al punto de estrecharse.


Cuando una mujer va a dar a luz, los médicos miden cuánto ha dilatado, para determinar el momento del alumbramiento porque, ante la presión que siente la mujer en todo su cuerpo, la solución es ensancharse.


La solución para no estar angustiado es engrandecerte. Cuando el mundo te atribula, cuando te pone presión por todas partes, es ahí que Dios te dice: Ensánchate, para que puedas traer a la luz todo aquello que yo quiero para tu vida.


Ante la presión, no cedas, no te estreches, no reduzcas, porque la respuesta de Dios es otra: Ensánchate.

En 1 Samuel 28, vemos que, ante una situación difícil, Saúl consulta a Dios, pero no recibe respuesta. Saúl no tenía a través de quién consultar a Dios, porque el profeta Samuel había muerto. Entonces, Saúl fue a consultar a una adivina, pidiéndole: Hazme venir a Samuel.


“Y Samuel dijo a Saúl: ¿Por qué me has inquietado haciéndome venir? Y Saúl respondió: Estoy muyangustiado, pues los filisteos pelean contra mí, y Dios se ha apartado de mí, y no me responde más…” 1 Samuel 28:15


¿Cuándo es que se angustia el espíritu de un creyente? Cuando Dios no responde más.


Dios apartó su rostro de Saúl, quitó el reino de sus manos, y lo entregó a David; todo esto, porque Saúl no acabó con Amalec, como Dios le mandó. La mano de Dios se apartó de Saúl, pero Saúl no perdió la posición, ni el don, sino la dirección de Dios.


Cuando un hombre pierde la dirección de Dios, angustia llega a su vida. La angustia no viene porque estés en problemas, en dificultades, en presión, sino que viene cuando no tienes alguien a través de quien puedas consultar a Dios, cuando no tienes a dónde ir para consultar a Dios.


Saúl, por mucho tiempo, tuvo tres cosas seguras: Soñaba las cosas que Dios haría; tenía acceso alUrim, al sacerdote; y tenía acceso al profeta. Cuando perdió todo esto, la angustia llegó a su vida.


Una de las cosas más grandes que tienes hoy en tu vida es el hecho de que, a pesar de problemas, dificultades, situaciones, tú tienes dónde ir para consultar a Dios. Cada vez que asistes a tu iglesia, Dios te da una palabra para dirigir tu vida; cada vez que oras, recibes una palabra de dirección de parte de Dios.


El problema es que, muchos, ante la tribulación, el último a quien consultan es a Dios. Consultan al vecino, y quien sea, dejando de buscar en el lugar correcto. Este no era el caso de Saúl. Él sí consultó a Dios primero, solo que ya no tenía acceso. Pero gloria a Dios que tú tienes acceso, gloria a Dios que tienes un lugar dónde recibir palabra. Y Dios te va a hablar, te va a dar dirección.


Ante la estrechez, ante la presión, ante la angustia, lo que hace falta es que vayas al lugar correcto y consultes a Dios, y Él responda a tu vida.

La fuerza respaldadora de Dios

El respaldo de Dios está sobre aquellos que son fieles de corazón. Cuando el Señor te respalda, las cosas suceden de una manera que tal vez no esperamos. Es Jesús quién está creando todo lo que nos llevará a un mejor lugar mientras nosotros hacemos nuestro mejor esfuerzo.

Génesis 39:23 (NTV) dice: “El encargado no tenía de qué preocuparse, porque José se ocupaba de todo. El Señor estaba con él y lo prosperaba en todo lo que hacía”. José fue un hombre favorecido por el Señor, atravesó grandes luchas y en todas el Señor lo ayudó. Pudo salir del pozo que sus hermanos lo echaron, pudo superar las falsas acusaciones y la traición; también pudo sobresalir en la cárcel, a la que injustamente fue condenado. Desde allí, Dios le dió gracia donde fue llamado al palacio con honores y recompensas. Cuando enfrentas los desafíos y metas, sabiendo que Dios te respalda, las cosas suceden de manera especial, las puertas se abren, las personas nos ayudan, los contactos que necesitamos, aparecen; ideas llegan a nosotros para ser levantados y bendecidos. El Señor te respalda en la cárcel y también en el pozo, desde allí los sucesos se van dando de una manera difícil de entender para nuestra lógica, pero es Él, quien moviliza hilos invisibles que conectan las cosas, hace que lo mejor suceda a nuestro favor. José amaba a Dios, era fiel, obediente y esforzado. Por eso debes imitar su ejemplo, así llegará el día en que serás llamado, levantado y bendecido a una posición que jamás imaginaste.


Hagamos juntos esta oración: “Padre te pido que me ayudes a ser como José, fiel y obediente en todo, que trabaja de corazón poniéndote en primer lugar. Abre las puertas para que sea prosperado en todo y sea llevado a una posición de influencia para ser de bendición, te lo pido en el nombre de Jesús Amén”.


Siempre hay algo nuevo

“Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino.”Salmo 119:105

Frecuentemente hay un choque entre lo que es conocido y familiar y lo que es nuevo. En todo lugar es así, si entra a un trabajo nuevo le chocan cosas y se tiene que adaptar. Si va a la escuela todos los días aprende algo nuevo. En la escuela de Dios pasa lo mismo. Siempre hay cosas nuevas que el Espíritu Santo le quiere revelar a su vida. Vendrán palabras y a veces puede que le choquen porque quizá le toque en algún área que tenga que hacer cambios.

Porque cuando yo le digo que tiene que amar y perdonar, y que Dios quiere amar a través de su vida algunos piensan: ¡si! que Dios lo ame, pero a esos muchachos que son delincuentes hay que matarlos. Si piensa así, está pensando igual que en el mundo. Cristo vino para otra cosa. ¿O cree usted que algunos de nosotros sin Cristo no seríamos delincuentes también? Gracias a Cristo ahora usted tiene vida, es de bendición y puede tener una nueva mentalidad.

En su hogar espiritual, su iglesia, usted recibe perfeccionamiento en su vida y se va conformando a la imagen de Jesucristo. Cada vez se parecerá más a Cristo, cada vez reflejará más el amor, el poder, la unción y se manifestará y se reflejará más la gloria de Dios a través de su vida. Pero tenga en cuenta que cuando va recibiendo cosas nuevas se confrontará con aquellas que tenía del viejo hombre y de la vieja creencia. Entonces la luz de la Palabra se revelará a su vida para que usted abrace la verdad con pasión que lo llevará a su destino. Si recibe un principio que lo remueve de una cosa vieja que tenía en su vida tiene que abrazar esa verdad y tiene que decir: con Dios voy a salir adelante, voy a tener victoria en esta área, voy a ver la bendición en mi vida. Quizás hay algo en su vida que tiene que ser transformado y cambiado y que le cuesta un sacrificio, pero hay que hacerlo.

Afírmese con la Palabra de Dios, afirme los principios y el conocimiento de la Palabra en su vida y verá que comenzará a vivir una vida de bendición.


Oración: Padre, hoy conozco que siempre tienes una palabra de revelación para mi vida. Por eso me esforzaré para cambiar todo aquello que me vayas mostrando. Gracias por tu palabra que alumbra mi vida. Sé que alcanzaré nuevos niveles de bendición. En el nombre de Jesús, amén.

Me acordaré

Hijo, me acordaré lo que te ha sucedido. Miraré y veré tu oprobio…


…veré como has perdido tus bienes……veré cómo te sientes como huérfano, sin padre…


…veré como padeces persecución……y como te fatigas, y como no hay para ti reposo…


…parecería como si llevases las consecuencias de los malos actos de tus ancestros… como un castigo…


…veo como los que no son dignos se enseñorearon de ti……ves toda clase de males a tu alrededor…


…te lamentas porque ves el resultado del pecado por doquier……pero Yo permanezco para siempre; Mi trono es de generación en generación…


¿Me olvidaré completamente de ti, Y te abandonaré por tan largo tiempo? ¡No! …te volveré a Mí, y haré que seas de nuevo lo que fuiste antes… Jesús


Confesión: Hoy declaro que creo en las promesas de Dios… Él siempre hace justicia a Su tiempo… veré en esta tierra Su salvación y me gozaré con cantos de alegría… recordaré todas las veces en el pasado que me libró cuando ya pensaba que no tenía salida y así fortaleceré mi esperanza… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Lamentaciones Capítulo 5

La libertad está en Cristo

El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas [...] y libertad a los prisioneros.Isaías 61:1


No te aflijas tú que estás en la cárcel. No te lastimes más con tu culpabilidad. No te atormentes pensando en lo que no fue.


Has recorrido un camino lleno de espinas y hoy te ves allí lleno de heridas. Te sientes solo en esa fría celda y, en muchos casos, ni siquiera puedes caminar con libertad dentro de la cárcel porque no solo arrastras tus culpas, sino el peso de unas cadenas.


Sin embargo, algo maravilloso te ha sucedido en medio de este tiempo de cautiverio… has conocido a Dios. Así que, mírate. ¡Ya no eres la misma persona! Vistes un uniforme, pero tienes nuevas vestiduras que te ha dado Dios. Ya tu tiempo lo aprovechas para buscar más de Él. Lees la Biblia y escuchas en la radio programas donde se habla del amor de Dios. Por lo tanto, aunque estás en la cárcel, eres más libre y feliz que muchos que estando libres tienen sus vidas atadas y están presos en los vicios.

Dios te abraza y te acepta en Su familia​

Hoy me gustaría recordarte lo siguiente:


“El Señor es tierno y compasivo; es paciente y todo amor. No nos reprende en todo tiempo ni su rencor es eterno; no nos ha dado el pago que merecen nuestras maldades y pecados; tan inmenso es su amor por los que lo honran como inmenso es el cielo sobre la tierra. Nuestros pecados ha alejado de nosotros, como ha alejado del oriente el occidente. El Señor es, con los que lo honran, tan tierno como un padre con sus hijos.” Salmos 103:8-13 (Dios Habla Hoy)

¿Piensas que estás lejos de Dios?
“Pero ahora ustedes, que estaban lejos de Dios, ya han sido acercados a él, pues están unidos a Jesucristo por medio de su muerte en la cruz. Por eso, ante Dios ustedes ya no son extranjeros. Al contrario, ahora forman parte de su pueblo y tienen todos los derechos; ahora son de la familia de Dios.” Efesios 2:13,19 (Traducción en lenguaje Actual)

Si crees que Dios te abandonó o que no eres merecedor de su amor, recuerda la actitud del padre con su hijo descarriado:“Y levantándose, (el hijo) fue a su padre. Y cuando todavía estaba lejos,su padre lo vio y sintió compasión por él, y corrió, se echó sobre su cuello y lo besó.” Lucas 15:20 (RVR1960)

Tu Padre celestial está esperando que corras a Sus brazo de amor, ¿qué esperas?“Todos los que viven en obediencia al Espíritu de Dios, son hijos de Dios. Porque el Espíritu que Dios les ha dado no los esclaviza ni les hace tener miedo. Por el contrario, el Espíritu nos convierte en hijos de Dios y nos permite llamar a Dios: «¡Papá!» El Espíritu de Dios se une a nuestro espíritu, y nos asegura que somos hijos de Dios. Y como somos sus hijos, tenemos derecho a todo lo bueno que él ha preparado para nosotros.” Romanos 8.15-17a (TLA)

“Pero Dios les perdonó esos pecados, los limpió y los hizo parte de su pueblo. Todo esto fue posible por el poder del Señor Jesucristo y del Espíritu de nuestro Dios.” 1 Corintios 6:11 (TLA)

Yo soy tu paz - Majo Solis



Letra completa: 



Ya no te escondas a salvo
No hay porque cubrir lo que he visto ya
Tienes tus razones más Yo soy tu paz
Te has encerrado y la llave en mi esta

Yo a ti te ame aun antes de nacer
Todo lo vi aun así me entregue
En la cruz sufrí para que conmigo puedas vivir
Se caen tus cadenas en mi libertad
El velo rasgue te puedes acercar
Ya no hay razón para lejos estar
Yo soy tu hogar

Yo soy tu guía no te pedreas
En tus tinieblas mi luz brillara
Si yo soy contigo ¿Quién contra ti?
Suelta tus temores y corre hacia mi

Yo a ti te ame aun antes de nacer
Todo lo vi aun así me entregue
En la cruz sufrí para que conmigo puedas vivir
Se caen tus cadenas en mi libertad
El velo rasgue te puedes acercar
Ya no hay razón para lejos estar
//Yo soy tu hogar// acércate

//////Mi perfecto amor quita el temor
Mi perfecto amor quita el pecado//////

//Ya cerca está el día
No te rindas
Cerca está tu hogar//
Ya cerca está el día
No te rindas

Cerca esta de mí