Evangelismo

Ultimas fotos

domingo, 31 de mayo de 2015

Buenas Noches


NUESTRO SALVADOR


Anhelamos recibir al Salvador.

En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación y nosenseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio, mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien.
Pero, según su promesa, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, en los que habitela justicia. Por eso, queridos hermanos, mientras esperan estos acontecimientos, esfuércense para que Dios los halle sin mancha y sin defecto, y en paz con él.


Cristo fue ofrecido en sacrificio una sola vez para quitar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, ya no para cargar con pecado alguno, sino para traer salvación a quienes lo esperan.
En aquel día se dirá: «¡Sí, éste es nuestro Dios; en él confiamos, y él nos salvó! ¡Éste es el Señor, en él hemos confiado; regocijémonos y alegrémonos en su salvación!»


Fil. 3:20 Tit.2:11-14 II P.3:13,14 Heb.9:28 Is.25:9

Versículos Bíblicos sobre Fe


Hubo un hombre

Hijo, hubo un hombre que agradó Mi corazón, mi hijo David, hombre puesto en lo alto… Mi ungido, el dulce cantor de Israel. Sus últimas palabras fueron:


“Oráculo de David, hijo de Isaí, oráculo del que fue puesto en lo más alto, del hombre que consagró el Dios de Jacob, del que cantaba los salmos de Israel.…por mí habló el espíritu de Dios, y en mi boca reside su palabra…


…habló el Dios de Israel, dijo la roca de Israel: Un justo que es conductor de hombres, que los guía con el temor de Dios… es luz de la mañana al caer el sol, es como una mañana sin nubes en que brilla tras la lluvia el césped de la tierra…


…Dios ha establecido mi casa; ha hecho conmigo un pacto eterno, bien reglamentado y seguro. Dios hará que brote mi salvación y que se cumpla todo mi deseo…


…la gente sin fe y que no se rige por ninguna ley es como las espinas que se tiran y desechan, no se toman con la mano…


…el que quiere atreverse con ellas, la recogen con un hierro o con una lanza, y ahí el fuego los consume…


…hijo, Yo también hice contigo un pacto bien reglamentado y seguro…


…el precio pagado para que ese pacto tenga valor ha sido Mi sangre…”


…tal como David Mi siervo, tu tambien confía que haga brotar en ti toda tu salvación y deseo…Jesús


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que tengo un pacto en Su Nombre y por medio de Su Sangre… por eso Él hará que brote en mí Su salvación como lo hizo con el rey David… veré florecer mi deseo y le alabaré por siempre… Amén.


Referencia Bíblica: 2 Samuel Capítulo 23

El pensamiento del Día

Muchos nos fijamos metas y aun ya tenemos
estrategias para encaminarnos. Pero muchas
veces sucedes que todos estos anhelos solo se quedan en sueños o simplemente en palabras. ¿Qué sucedió?


Una de la razón principal es la falta de EZFUERZO? porque fácil es:Querer….pero no Hacer.Es Soñar…pero no Despertar.Es Hablar…pero no Accionar.Es Visualizar…pero no Trabajar.


Amado Dios ayúdame a entender que para poder cumplir mis metas en la vida se requiere de Esfuerzo, dame fuerza y sabiduría para dar
más allá de lo que normalmente puedo dar. Amen!
En toda labor hay fruto; Mas las vanas palabras de los labios empobrecen.Proverbios 14:23

El tablero - Vídeo Reflexivo

No tema, Dios hará provisión

“Jehová guarda a los extranjeros; al huérfano y a la viuda sostiene, y el camino de los impíos trastorna.”Salmos 146:9

Las personas que han quedado viudas pasan por un período de desconcierto. Antes todo lo hacían de a dos y ahora son ellos solos los que deben llevar las cosas adelante. Pero le tengo una noticia, usted no está solo. Dios está con usted. Mateo 28:20b “he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”

La persona que partió terminó su misión y ahora usted debe completar la suya. Enfóquese en Dios y en servirlo a Él, continúe adelante porque la vida sigue. Dios será su proveedor, su sustentador. Él lo rodeará de personas que lo ayuden. Busque dirección en sus líderes espirituales y goce de la vida. Dios se la dio para que la disfrute y sea productivo en todo lo que haga. Si se queda encerrado llorando no lo logrará.

Sus fuerzas están en Dios, su gozo está en Él y el motivo de su vida también.

¡Vamos! Siga adelante, muchas personas necesitan de usted. Sea un canal de bendición.


Oración: Padre, gracias; Tú eres mi consuelo, mi gozo y mi alegría. Para Ti viviré, haré tu obra y nada temeré porque tú me sustentarás con tu poder. Gracias. En el nombre de Jesús. Amén.

EL CORDERO DE DIOS


La vida de toda criatura está en la sangre. Yo mismo se la he dado a ustedes sobre el altar, para que hagan propiciación por ustedes mismos, ya que la propiciación se hace por medio de la sangre.


¡Aquí tienen al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!


La sangre del Cordero.


La preciosa sangre de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin defecto.
Sin derramamiento de sangre no hay perdón.
La sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.
Entró una sola vez y para siempre en el Lugar Santísimo. No lo hizo con sangre de machos cabríos y becerros, sino con su propia sangre, logrando así un rescate eterno.


Así que, hermanos, mediante la sangre de Jesús, tenemos plena libertad para entrar en el Lugar Santísimo, por el camino nuevo y vivo que él nos ha abierto a través de la cortina, es decir, a través de su cuerpo;. Acerquémonos, pues, a Dios con corazónsincero y con la plena seguridad que da la fe, interiormente purificados de una conciencia culpable y exteriormente lavados con agua pura.
Uds. fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.


Lev.17:11 Jn.1:29 Ap.7:14 I P. 1:19 Heb.9:22 I Jn.1:7 Heb.9:12;10:19,20,22 I Co.6:20

Buenas Tardes


El amor

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.Juan 3:16, RV-60


La muestra más hermosa y grande del amor de Dios la hizo hace más de dos mil años cuando Dios entregó a su único Hijo, Jesucristo, para que viniera a este mundo hecho hombre y muriera por el perdón de nuestros pecados.


En realidad, no fue una muerte sencilla, Todo lo contrario, fue la peor manera en que podía morir un ser humano. Fue una muerte de cruz. ¿Sabías que la muerte de cruz era la más humillante en esa época? Así morían los ladrones y los repudiados. Además, era una muerte cruel y lenta.


Recuerda hoy ese sacrificio que Dios hizo por amor a nosotros para darnos una vida eterna.


Cuando tenemos este episodio claro en nuestra mente, podemos comprender que la salvación es un regalo de Dios y que desde ese capítulo de la historia, Dios nunca ha dejado de amarnos. Así nos lo demuestra día a día con la vida, las bendiciones, la naturaleza hermosa que disfrutamos y con la esperanza que cuando nos toque partir de este mundo, estaremos en su presencia por toda una eternidad.


Desierto

“Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia. Cuando estaba en angustia, tú me hiciste ensanchar; ten misericordia de mí y oye mi oración.” Salmo 4:1 (RVR)


Me pasó Ruth este relato de las tormentas del Sahara, con una aplicación genial para la vida cotidiana y generó este devo, que me hizo bien a mi.

A veces, suceden ciertos hechos naturales devastadores. Los que conocen del tema saben que son terribles las tormentas de arena que tiene que soportar los nómades del desierto de Sahara en África. La tormenta es tremenda, viento y arena. Tapa las fosas nasales e impide la respiración normal, lastima los ojos, irrita las mucosas y al desprevenido puede causarle hasta la muerte. Son sorpresivas y repentinas. No avisan que van a aparecer, y repentinamente arrasan. Sin embargo así como se armó, luego se esfuma y desaparece sin dejar rastros. Pero hay que pasarla y mantenerse vivo.

Al igual que el salmista, nosotros también enfrentamos a diario distintos problemas. Ponele el nombre que quieras, dificultad, angustia, soledad, fracaso, traición, ausencia, falta de algo, incomprensión, maltrato. Cualquiera sea el nombre que le pongas, es algo a lo que estás habituado. No siempre vivimos con tormentas. A veces la vida nos sonríe y disfrutamos de días plenos de sol, vitalidad y alegría.

Pero para los días oscuros, cuando la vida parece un desierto, necesitamos una ayuda como la necesitó David. Un especialista en golpes, caídas y volver a levantarse. Las tormentas de la vida golpean en forma sorpresiva, te sacan el aliento y las fuerzas. Y si te descuidás, pueden apagar tu vitalidad espiritual y alejarte de Dios. ¿Cuántas veces te cansaste de sufrir y pensaste en abandonar a Dios para buscar un atajo a la solución a tu tormenta?

David la estaba pasando mal. Se sentía apretado como en una prensa. Sin lugar para maniobrar, sin espacio para relajarse. Acotado y presionado, con su frustración, enojo y cansancio, David vuelve a quien debe volver. Vuelve a Dios. Y le reclama ser escuchado. Le pide ser oído. Y le recuerda a Dios como había respondido en otros momentos. Lo había hecho ensanchar. Tal vez no le sacó el problema, ni le solucionó la dificultad. Pero le dio paz.

¿Estás en medio de una tormenta, con los ojos irritados y las fosas nasales tapadas, tenés el alma apretada y el corazón partido? Volvé a Dios. Él te ensancha.

REFLEXIÓN – Pasá la tormenta, mantenete vivo.

Honra a Dios y todo obrará para bien

Humillarse ante Dios, hace que reconozcamos su poder y abre las puertas a que su mano obre a nuestro favor. Cuando decidimos reconocer al Señor Jesús como el centro de todas nuestras decisiones, todo terminará obrando para bien.


1 Pedro 5:6-7 (NTV) “Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor. Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes”. Cada vez que decidimos buscar a Dios para solicitar su ayuda o pedir su sabiduría, estamos reconociendo su grandeza, estamos postrando nuestro ego declarando que Él es nuestro amo absoluto y en quien tenemos puesta nuestra confianza. Orar de corazón es una acto de humildad, por el contrario, orar para ser vistos es un acto religioso sin poder espiritual. Dios está interesado en nuestro corazón, en nuestra actitud de ponerlo en primer lugar en todas las cosas, teniendo en cuenta su palabra y consejo. Aquellos que hacen todo sin tener en cuenta a Dios están, de alguna manera, diciendo que no lo necesitan, pensando que ellos lo pueden todo, o lo que es peor, no creen que Dios pueda hacer algo, entonces, ni siquiera lo buscan, a su vez esto produce desobediencia porque se piensa que al final da lo mismo. Píde y cree hoy, porque Dios está interesado en cada detalle de nuestras vidas.


Hagamos juntos esta oración: “Padre reconozco tu grandeza y poder en mi vida, declaro que eres quien gobierna todos mis asuntos, pongo ante ti toda dificultad que esté atravesando y declaro que en el nombre de Jesús todo obrará para mi bien, amén”.

BENDECIDO DOMINGO


Dios ha derramado su luz sobre tu vida

háblale a otros sobre esa luz

para que ellos también puedan disfrutarla

La luz de Cristo brilla

brilla sin cesar en cada uno de sus hijos

Dios los bendiga en este domingo

y ustedes alaben y bendigan al Dios de vida

Hoy es un buen día para hacerlo

Alaba a Dios con todo tu corazón y

toda tu alma


Gracias SEÑOR por todas tus bendiciones


FELIZ Y BENDECIDO DOMINGO

Salmo 106: 1-3

La rebeldía de Israel

106 ¡Aleluya!

¡Alabad a Jehová, porque él es bueno,

porque para siempre es su misericordia!

2 ¿Quién expresará las poderosas obras de Jehová?

¿Quién contará sus alabanzas?

3 ¡Bienaventurados los que guardan el derecho,

los que hacen justicia en todo tiempo!

Buenos Dias


sábado, 30 de mayo de 2015

Buenas Noches


Alimenta bien tu alma - Danilo Montero

Nuestras palabras tienen poder

Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:37


Muerte y vida están en poder de la lengua, y los que la aman comerán su fruto. Proverbios 18:21


Es importante que entendamos el poder que tiene un hijo de Dios con las palabras que pronuncia con su boca.


Muchas veces cuando criticamos a nuestros hijos cuando estamos molestos por algo que han hecho y decimos: "ah tú nunca vas a ser nada bueno" o "tú eres un mentiroso", o "te voy a ver un día en la cárcel si no cambias tu forma de ser". Estas palabras pronunciadas que salen de nuestra boca tienen gran poder sobre nuestros hijos y pronunciadas por un padre que tiene autoridad espiritual sobre un hijo, esas palabras, esas expresiones que lanzamos sobre nuestros hijos pueden ser sumamente dañinas.


La Biblia dice que la lengua tiene en su poder la vida y la muerte, y nosotros debemos tener mucho cuidado con lo que decimos, aún para nosotros mismos. Muchas veces cuando la gente nos pregunta ¿cómo estamos? salimos con una cantidad de expresiones negativas: "oh, no estoy bien" "todo me va mal" "la gente no me ama" "Dios no se recuerda de mí", tantas cosas que decimos con nuestra boca que son formas de llenar nuestra vida de energía negativa.
Por eso es que los cristianos hablamos de confesar positivamente, de declarar la buena Voluntad de Dios, de a veces incluso cuando nos sentimos mal, salir con una Palabra de alabanza y adoración. La importancia de que de nuestra boca salgan palabras de cántico y de bendición, memorizar la Palabra de Dios y pronunciarla con nuestros labios cuando estamos en situaciones difíciles, creer que Dios va a hacer un milagro si nosotros lo declaramos con nuestra boca.
A veces vamos a buscar un trabajo por eso de no dejar pero decimos: "sí voy a ir pero yo sé que no me va a ir bien." Todas estas cosas tienen el poder de convertirse en profecías negativas que afectan directamente al resultado de nuestros esfuerzos y por eso es que tenemos que cambiar nuestro vocabulario muchas veces.


Si venimos de un pasado negativo, si hemos tenido muchos fracasos en la vida, cambiemos el vocabulario, aprendamos y entrenémonos a declarar Palabras de bendición sobre nuestras vidas, a bendecir a nuestros hijos, a darles cumplidos y animarlos cuando hacen algo bien y declararles cosas positivas en su vida para que esa energía, esa bendición de un padre y una madre, pronunciada en diferentes maneras a lo largo de la vida se conviertan en aliados espirituales que los lleven adelante en el camino de la vida.


Las bendiciones son tan importantes, tenemos que bendecir a nuestros hijos, tenemos que llenarlos de confianza y de positividad con las palabras que pronunciamos sobre ellos y también sobre nuestra propia vida porque nosotros tenemos autoridad espiritual con las cosas que visualizamos y las cosas que pronunciamos con nuestra boca.


Les diré algo personal: nuestro primer nieto se llama Caleb, y la razón por la cual lo llamamos Caleb, sus padres y yo también sugerí que le llamáramos este nombre y ellos accedieron, es porque Caleb es uno de esos personajes en la Escritura maravillosos en la Escritura que es un hombre de poder, de fe, de autoridad, es un hombre guerrero, es un hombre que aún en la vejez refleja vitalidad fuerza física y fuerza mental, y espiritual, un hombre que ya avanzado en edad todavía le queda energía para creer en Dios, para conquistar tierra y para vencer a sus enemigos, y que señala que aún en la vejez tiene la vitalidad de cuando era un joven.


Y entonces nosotros hemos querido a través de ese nombre, bendecir su vida e impartirle un destino espiritual a él. Y de hecho les digo: yo tengo en mi biblioteca una pequeña estatuilla de un jovencito como de 14, 15 años sentado sobre una pila de libros, leyendo muy intensamente un libro, y la estatuilla de esta estatuilla refleja un joven lleno de fuerza, atlético pero también interesado en el conocimiento, por eso está sentado sobre un montón de libros grandes y también tiene un libro en su mano y está leyéndolo con mucha concentración, pero también como digo su figura refleja virilidad, masculinidad, fuerza y también como sanidad emocional.


Y esa estatuilla yo, cuando la ví en una tienda, la compré y siempre la he tenido cerca de mi biblioteca donde oro, y cuando yo la veo recuerdo a mi nieto y declaro sobre él esas mismas virtudes que yo veo reflejadas sobre esa estatuilla, entonces para mí esa estatuilla se ha convertido como en una energía profética, un acto profético con el cual yo bendigo la vida de mi nieto, y yo creo que como su abuelo, su antepasado espiritual tengo cierto grado de autoridad espiritual sobre su vida y puedo declarar cosas, y puedo venir ante el Trono de Dios con autoridad y bendecirlo de esa manera.


Yo creo que nuestra vida puede estar llena de gestos así ¿no? que pueden incluir las Palabras proféticas que proferimos sobre aquéllos que están bajo nuestra autoridad, lo que pronunciamos sobre nuestra familia, nuestros esposos o esposas, los ministerios que tenemos, tenemos que declarar la bendición de Dios, la buena Voluntad de Dios, con nuestras palabras bendecirlos y abrir un canal de bendición para que entre.


Alabemos a Dios en todo momento

Leer: Salmos 149


El Salmo 149 anima al pueblo de Dios para que le alabe en todo momento, a pesar de las circunstancias. En épocas de bendición, ¡alábele! En épocas de sufrimiento, ¡alábele! En épocas de guerra, ¡alábele! Se puede decir que cuando podemos decir honestamente, "¡gloria a Dios!", en cualquier situación hemos asimilado este himno de magnificencia de alabanza y todas las canciones de la Escritura. Mi deseo es que ese día llegue pronto y que nunca acabe. Charles Wesley escribió una gran cantidad de himnos en el siglo XVIII. Algunos han estimado que él llegó a componer más de ocho mil canciones. Una de ellas es el himno: "Un corazón que alaba a Dios". La letra de este himno es muy apropiada al meditar sobre este precioso Salmo, que dice así:


Un corazón que alaba a Dios,
un corazón liberado del pecado,
un corazón que siempre siente la sangre de Cristo derramó por mí.
Un corazón sumiso y manso,
ahora es el trono de mi Redentor, sólo Cristo allí puede hablar
sólo Jesús reina en mí. Dios me ha dado un nuevo corazón, me ha llenado de su divino amor. Un amor perfecto, puro y bueno, tú, Señor, ahora vives dentro de mí. Afirmando el alma


Si uno ve a Dios en las diferentes circunstancias de la vida, uno tiene la habilidad de ver la presencia de Dios en cualquier situación. (Fil. 4:11-13) Uno percibe el poder de Dios, y se enfoca en el plan de Dios a pesar de los obstáculos. Cuando se tiene visión, ésta afecta nuestra actitud. Y nos convertimos en personas positivas en lugar de pesimistas y negativas. Y cuando viene una situación inesperada, uno no se frustra o entra en pánico. Y definitivamente uno no se da por vencido. Por el contrario uno dice, “Señor, toma el control de esta situación.”

Era ciego y ahora veo

La declaración de misión de Jesús, que vino a buscar y a salvar lo que se había perdido, es una afirmación de un ministerio integral. Vino para hacer que los hombres y las mujeres estén completos; para transformarlos física, mental, espiritual y socialmente. Lucas presenta dos casos que ilustran el modo en que Jesús restauró a dos hombres quebrantados. Uno era ciego físicamente; el otro, espiritualmente. Ambos eran desechados: uno, un mendigo; el otro, un recolector de impuestos. Pero, ambos eran candidatos para la misión salvadora de Cristo y ninguno de ellos estaba más allá de su alcance.


Lee Lucas 18:35 al 43. ¿Qué nos enseña esto acerca de nuestra total dependencia de Dios? ¿Quién no ha clamado alguna vez: “Ten misericordia de mí”?


El ciego era Bartimeo (Mar. 10:46). Era un mendigo de las afueras de Jericó. Con una limitación física, sin importancia social y golpeado por la pobreza, de repente se encontró con una maravilla celestial: “Pasaba Jesús nazareno” (Luc. 18:37), y su fe brotó y exclamó: “¡Hijo de David, ten misericordia de mí!” (vers. 39). La fe no requiere ojos ni oídos, ni pies ni manos, sino solo un corazón que se conecta con el Creador del mundo.


Lee Lucas 19:1 al 10. ¿Quién es el “ciego” en esta historia?


Solamente el Evangelio de Lucas registra la historia de Zaqueo, el último encuentro de Jesús con un desechado. La misión de Cristo, de buscar y salvar lo que se había perdido, fue cumplida en este encuentro con Zaqueo. Este era el principal publicano de Jericó; a juicio de los fariseos, era un gran pecador, pero un gran pecador buscado y salvado por el Salvador. Los lugares y los métodos que usó Jesús para realizar su misión fueron extraños. Un sicómoro, un hombre curioso que quería ver quién era Jesús y un Señor amante que le ordena bajarse porque se había invitado a sí mismo a almorzar con Zaqueo. Sin embargo, más importante, Jesús tenía que entregar un mensaje: “Hoy ha venido la salvación a esta casa” (Luc. 19:9), aunque no antes de que Zaqueo arreglara sus cuentas (vers. 8).


Es fácil ver las fallas y las limitaciones de otras personas. No obstante, a menudo estamos ciegos frente a las propias. ¿Cuáles son algunas áreas de tu vida que necesitas confrontar, confesar y alcanzar la victoria sobre ellas, y que fueron postergadas por demasiado tiempo?

El amor eterno de Dios

Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. Jeremías 31:3.


El libro de Jeremías, como prácticamente todos los libros proféticos, presenta mensajes de amonestación de parte de Dios, para que su pueblo se aparte de la rebelión, se arrepienta y se vuelva a él en procura de perdón, restauración y paz. Y estos mensajes duros, de juicio y advertencia, están bellísimamente mezclados con profecías de restauración, en las que Dios promete que su pueblo no tendrá que sufrir para siempre.


En medio de este clima, Dios nos dice que su amor es invariable, imperturbable, y que es un amor eterno. El Dios eterno, que siempre ha existido, que no tiene un origen, sino que siempre ha estado allí, sin un principio, gracias a su sabiduría infinita manifestada en su presciencia (capacidad de ver el futuro real, no un mero pronóstico), te conoce desde la eternidad. Siempre conoció tus luces: tus virtudes, tus bellezas; pero también tus sombras: tus miserias morales, tus claudicaciones; como también siempre conoció tus dolores, tus tristezas y tus angustias. Y te amó, con todo esto, desde la eternidad pasada; y su amor por ti durará por toda la eternidad futura. Nunca dejará de amarte, aun en el caso hipotético de que te pierdas. El suyo es un amor eterno, no condicional como el de los seres humanos. Y, precisamente por eso, nos dice nuestro texto, Dios te prolonga su misericordia todo lo que haga falta; todo el tiempo que sea necesario para darte una y otra oportunidad; todas las que necesites para ser salvo, a pesar de tus caídas, de tu posible abandono de Dios, de tus posibles fracasos morales y espirituales, de tus posibles períodos de desaliento y depresión, en los que quieres rendirte, cuando te parece que ya no hay más esperanza para ti.


Confía hoy en el amor de tu Padre celestial. No busques en ti, en tus posibles méritos, la seguridad de tu salvación; ni te desalientes al contemplar cuánto te falta para llegar a la norma ideal que Dios ha fijado para ti. Que tu mente y tu corazón se concentren en Dios; en lo que él es, en cuánto te ama, y en todo lo que hizo y está dispuesto a hacer por ti, si se lo permites.

¡Yo soy el Amén!

Hijo, ¡Yo soy el Amén! Y me llamo así porque enseño la verdad acerca de Dios y nunca miento. Por medio de mí, Dios creó todas las cosas. Escucha bien lo que te voy a decir:


…estoy enterado de todo lo que haces, y no seas como los que me obedecen sólo un poco. ¡Sería mejor que me obedecieras completamente, o que de plano no me obedecieras!


…no seas así, porque si me obedeces solo un poco como tú ves en otros, te rechazaré por completo…


…en vano es que pienses para ti y digas que eres rico, que te ha ido muy bien y que no necesitas de nada. Porque no te das cuenta de que eres un desdichado y un miserable, y que estás pobre, ciego y desnudo… no es solo la declaración de tu boca lo que te enriquece ante Mí…


…por eso te aconsejo que compres de Mí lo que de veras te hará rico. Porque lo que Yo doy es de mucho valor, como el oro refinado en el fuego. Si no quieres pasar la vergüenza de estar desnudo un día ante Mí, acepta la ropa blanca que yo te doy para que te cubras con ella, y las gotas medicinales para tus ojos. Sólo así podrás ver…


…al hijo que amo Yo lo reprendo y corrijo. Por eso, vuélvete a Mí y obedéceme completamente…


…Yo estoy a tu puerta y llamo; si oyes mi voz y me abres, entraré en tu casa y cenaré contigo y tú Conmigo…


…para los que triunfen sobre las dificultades y mantengan su confianza en mí, reinarán Conmigo, así como yo he triunfado y ahora reino con mi Padre…


…si tienes oídos y este mensaje es para ti, pon atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias… Jesús


Confesión: Hoy declaro que voy a imitar al Señor y mis palabras serán verdaderas y darán testimonio de lo que realmente soy y no de lo que digo que soy… si yo creo que ya alcancé algo de Dios veré si resiste la prueba de la mirada del Señor… veré mis intenciones profundas y la realidad… me dejaré corregir por Él y le dejaré que entre totalmente en mi casa y en mi vida para saber si realmente estoy vestido con Su justicia… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Apocalipsis 3

Hay poder en un nombre

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor le daré del maná escondido y le daré una piedrecita blanca, y grabado en la piedrecita un nombre nuevo, el cual nadie conoce sino aquél que lo recibe. Apocalipsis 2:17


Y el hombre dijo: "Tu nombre ya no será Jacob, sino Israel (El que lucha con Dios), porque has luchado con Dios y con los hombres, y has prevalecido." Génesis 32:28


Estamos tratando el tema de Jabes, este personaje misterioso que aparece fugazmente en las páginas de la Escritura pero que tiene un alto contenido espiritual y que nos recuerda del poder de la boca, el poder de las profecías, el poder de visualizar cosas positivas y buenas que cambian muchas veces nuestro destino.


En nuestro último pasaje hablábamos acerca de que la madre de Jabes quizás sin darse cuenta y muy probablemente sin ella saber lo que estaba haciendo, al darle este nombre a Jabes que en el hebreo original quiere decir "dolor" ¿no? y la razón por la cual ella le puso este nombre fue porque ella pasó por un parto muy crítico, muy doloroso, muy triste, y ella quiso señalar como esa naturaleza y esa condición de su hijo, ese origen de su hijo llamándole Jabes cuyo nombre en el hebreo original aludía a ese elemento de dolor.


Entonces vemos que al darle ese nombre estaba como poniéndole un peso encima y por eso es que este texto señala ese hecho, porque son solamente dos versículos y uno de esos versículos habla de que su madre le puso eso porque le generó dolor.


Entonces el versículo siguiente, el versículo 10 lo que hace es mostrarnos sin decirnos exactamente lo que está pasando, cómo Jabes cambia y se dirige a ese nombre con el que le han cargado su vida, por medio de una Palabra, una expresión de fe que él le dirige al Señor para cambiar su destino, y por eso quiero detenerme un poquito más en ese nombre que le dan a Jabes.


Vimos en el segmento anterior cómo Dios cambió el nombre de Abram a Abraham, vimos cómo Isaac cambió el nombre que su esposa Raquel había dado a Benjamín, que lo quería llamar Benoni e Isaac dice: no, no lo vamos a llamar Benoni.


Fíjese algo que es importante en este caso: es que Isaac, a pesar de que Raquel le dió ese nombre ya apenas muriendo, que hubiera sido como respetuoso de parte de él mantener ese nombre aunque quizás no era muy agradable, pero Isaac entendió tan claramente que ese nombre era terrible porque quería decir tristeza, hijo de mi tristeza, que él quiso cambiar casi que la última voluntad de su esposa y le puso un nombre totalmente contrario, Benjamín que quiere decir: el hijo de quien se sienta a mi mano derecha cambiándole completamente la implicación de su nombre.


También tenemos Jacob. Jacob quiere decir "suplantador" que también hace alusión al origen de Jacob, él salió agarrando del calcañar a su hermano Esaú porque quería salir primero ¿no? del vientre de su madre, y le dieron el nombre así como de suplantador como quien quiere tomar la posición de otro, porque él quiso tomar la posición de otro, como él quiso tomar la posición de primogénito instintivamente que le pertenecía a Esaú por haber sido el primero de los dos mellizos que nació.


Entonces Jacob había sido cargado toda su vida con ese nombre y de hecho es exactamente lo que él hace con su hermano porque él engaña a su hermano, engaña a su padre y le quita la primogenitura a Esaú, su hermano porque lo engañó, y ese era su temperamento, ese era su carácter, su nombre interesantemente lo predisponía a un tipo de comportamiento espiritual, y es que los nombres tienen gran poder.


Ahora, cuando Jacob crece y tiene esa experiencia poderosísima cuando está huyendo de Esaú que quiere matarlo porque lo engañó, vemos que Jacob lucha con el ángel, vemos esa escena ¿no? donde Jacob lucha con el ángel porque quiere la bendición, quiere que el ángel lo bendiga, y cuando está llegando ya la mañana el ángel lo que hace es que le descoyuntó el muslo, termina la batalla, pero en realidad lo venció en el sentido de que el ángel no pudo prevalecer sobre él por medios naturales, tuvo que acudir a un medio sobrenatural, pero Jacob tenía la persistencia de que luchando simplemente cuerpo a cuerpo por medios naturales el ángel no pudo vencerlo sino que Jacob lo cansó y finalmente tuvo que acudir a un medio sobrenatural para vencerlo, y por lo tanto, en un sentido, fue Jacob el que venció al ángel y Dios le cambió el nombre de Jacob malicioso, manipulador, engañador, suplantador, a Israel ¿no? como sería conocido de ahí en adelante, ya un nombre lleno de significado espiritual.
Ahora era una persona diferente y además Jacob iba a ser usado como el canal del linaje de Abraham, de su padre Isaac, ya no era Abraham - Isaac - Esaú a quien le pertenecía la primogenitura, sino que ahora sería Abraham - Isaac - Jacob, pero su nombre espiritual que Dios le dió fue Israel de donde vendría el nombre después de la nación de Israel.


Pero Dios sabía que este nombre de manipulador no le convenía al progenitor de toda la nación y por eso lo llamó Israel. Es decir que todos estos nombres, Sara también fue cambiada, de Sarai a Sara porque iba a ser la madre porque iba a ser una madre también de multitudes también como su esposo Abraham.
Todas estas cosas sugieren que la Escritura toma muy en serio la importancia de un nombre pero más que un nombre muchas veces es la declaración que hacemos. Tenemos que tener cuidado con lo que sale de la boca, la etiqueta que le ponemos a alguien, las declaraciones que a veces hacemos porque el cristiano tiene poder en su boca.


Por eso es importante que los niños que nacen en la fe tengan nombres que sean significativos, que aludan a valores espirituales. A veces cogemos un nombre porque "ah, tal artista" aún los cristianos hacemos eso, "fulanita de tal, una novela que ví y me gustó o un personaje de un libro" y no entendemos muchas veces la importancia que tienen los nombres.


Yo he escuchado de niñas llamadas Jezabel o Dalilah. Bueno, si usted se llama Dalilah pues amén, ya no hay qué hacer, pero hay ahí una carga espiritual también que existe muchas veces con esos nombres y tenemos que tener mucho cuidado con el nombre que le damos a nuestros hijos.

Buenas Tardes


Tiene un precio

Lee Lucas 14.24-30


La realidad es que el hombre cree ser el amo de su propia alma, el capitán de su propia fe, el monarca de su propio mundo y el rey de su vida. Dile a alguien que tiene que morir a sí mismo, negarse a sí mismo, y es muy difícil que lo acepte. Si predicas un evangelio que no incluya esta verdad las personas lo aceptarán sin dificultad y por millares. Pero comienza a predicar el verdadero evangelio que llama a la negación propia, total y absoluta, al reconocimiento de que el hombre sin Cristo no tiene nada por lo cual es digno, nada por lo que pueda ser alabado y nada que pueda hacer por sí mismo para ser salvo y verás que pocos se interesan. Por doquier vemos que hoy, más y más, se predica y se enseña un evangelio motivacional, centrado en el hombre y sus posibilidades, y no en Cristo y su suficiencia.


Estar dispuesto a matar todo lo que eres —tus esperanzas, tus sueños y tus ambiciones— por causa de la perla de gran precio, por causa de Cristo, no es fácil. Es difícil encontrar que se predique esta verdad y es aún más difícil, una vez que la has escuchado, someterte a ella porque el hombre se adora a sí mismo. Él es su propio Dios.


Necesitamos decirles a las personas que no vengan a Cristo para sentirse bien acerca de ellos mismo, para sentirse realizadas. Jesús no es mi sirviente. El Señor quiere que esté dispuesto a decir: «Yo abandonaré todo lo que creo que necesito por la causa de Cristo».


Si vienes a Cristo tienes que tomar en cuenta el costo. Tienes que hacerlo así antes de pretender venir a Cristo. ¿Entiendes que hay un precio que pagar? Sabes que el precio es aborrecer a tu padre y a tu madre si es necesario, aborrecer tu propia vida y cargar tu cruz cada día. Ese es el precio. No hay nada en el mundo que valores lo bastante como para perder a Cristo.


Jesús afirma en Lucas 14.33: «Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo». Tienes que estar dispuesto a abandonarlo todo. No vas a ser salvo por deshacerte de tus lastres terrenales, pero tienes que estar dispuesto a dejarlo todo. Esa es la medida de tu devoción a la causa de Cristo. Tendrás que negarte a ti mismo todos tus deseos mundanos, tendrás que negarte a tu derecho a la vida y entregarás tu vida si es necesario por la causa de Jesucristo. También te someterás a su voluntad, siguiéndole dondequiera te pida el Señor.


Reflexión:
Estoy dispuesto a abandonarlo todo por Jesucristo.


Póstrate a sus pies

Muchas veces por los afanes diarios que tenemos, no disponemos del tiempo suficiente para hablar con Jesús. Hacemos una oración que dura menos de 10 minutos y a veces ni siquiera la hacemos de rodillas, sino en nuestra cama o mientras llegamos a nuestro trabajo, universidad o colegio.


Cuando conversamos con una autoridad importante prestamos atención a cada una de sus palabras entonces, ¿cuál es la razón por la que no le estamos dando la atención que se merece? ¿Será que hemos desviado nuestra mirada de Él y estamos más preocupados en las cosas de éste mundo?


La biblia menciona a algunas personas que reconocieron ante quien se estaban presentando y deberían ser para nosotros un ejemplo a seguir:


- La mujer que ungió los pies de Jesús con un costoso perfume. Lucas 7:38 dice: “Llorando, se arrodilló detrás de él a sus pies. Sus lágrimas cayeron sobre los pies de Jesús, y ella los secó con sus cabellos. No cesaba de besarle los pies y les ponía perfume“.


- Un padre preocupado. Lucas 8:41-42 dice: “Entonces llegó un hombre llamado Jairo, que era un alto dignatario de la sinagoga; postrándose a los pies de Jesús, le rogaba que entrara en su casa. Su única hija, que tenía unos doce años, estaba muriendo”.


- Uno de los diez leprosos. Lucas 17:15-16 dice: “Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió glorificando a Dios a gran voz y se postró rostro en tierra a sus pies dándole gracias”.


- Cuando Lázaro murió. Juan 11:32 dice: “Cuando María llegó y vio a Jesús, cayó a sus pies y dijo: -Señor, si tan sólo hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto”.


Cada uno de ellos se postró ante Jesús reconociendo quién era Él y el poder que tenía para cambiar sus circunstancias. Hoy, tú también puedes tener la misma actitud y acercarte a tu Salvador para recibir de Él no sólo una sanidad física sino integral de mente, cuerpo y espíritu que te permita glorificar su nombre y dar testimonio de su amor y cuidado.


Para ti, la mejor ofrenda es la humildad. Tú, mi Dios, no desprecias a quien con sinceridad se humilla y se arrepiente. Salmos 51:17 (TLA).


Como dice una canción muy conocida, sólo a sus pies encontraremos paz, gracia, bendición, luz y dirección. No existe un mejor lugar donde podamos encontrar esperanza y fortaleza más que en la presencia de nuestro Señor.

Tu Dios Es Más Grande

“Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán.


Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos. Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura.” Números 13:29-32


Cuando leemos Números 13, vemos ese momento histórico en el pueblo de Israel donde, con las mejores intenciones, pero muy mal documentados, Moisés envió doce espías a la tierra prometida, envió doce espías para que reconocieran la tierra.


Conocemos la historia: Cuando regresaron los espías, diez de ellos dieron un reporte negativo. En Números 13:32, vemos que ellos hablan del pueblo que se encontraba en aquella tierra, diciendo que eran como gigantes; ellos los vieron grandísimos. Esto nos habla acerca de una condición que, muchas veces, sufrimos los seres humanos, y es que tendemos a ver o a enfatizar solamente las cosas negativas de algo. Cuando vemos las cosas negativas de alguien o de algo, lo hacemos muy grande; eso era lo que estaba sucediendo con aquellos diez espías que hablaron palabras negativas.


La reacción de Dios con el pueblo fue que él no les perdonó que hablaran mal de la tierra que él les había prometido; por eso es que todo aquel pueblo murió, con excepción de Josué y Caleb, quienes trajeron un buen reporte de aquella tierra. Estuvieron cuarenta años dando vueltas en el desierto, y no pudieron entrar a la tierra prometida.


Luego de tanta lucha, después de haber pasado la esclavitud, el tiempo de cautividad, luego de haber salido con victoria de Egipto, justo cuando van a entrar a la tierra prometida, todo se derrumba delante de ellos, se echa a perder, y se quedan en un estado de inercia dando vueltas en el desierto, sin poder entrar y disfrutar de aquella tierra, sin poder participar de lo que Dios había preparado para ellos, simplemente porque hablaron mal de la tierra. Esto nos deja saber cuán importante es lo que hablamos.


En el verso 29, este reporte negativo de la tierra prometida nos habla específicamente de ciertos pueblos. Nos habla de Amalec, del heteo, del jebuseo, del amorreo y del cananeo. Cada uno de ellos representa aquello que vio mal en aquella tierra, aquello que de primera instancia les recordó experiencias negativas que habían pasado con aquel pueblo. Lo que estaban haciendo estos diez espías era dejándole saber al pueblo de Israel que no solamente la tierra es mala, sino que allí están aquellos con los que habían tenido pasadas experiencias, experiencias que se habían hecho tan grandes delante de ellos que los vieron más grandes que el Dios que los había llevado hasta aquel lugar y les había entregado la victoria.


¿Qué reporte vas a creer? Tu Dios es más grande que los gigantes de tu tierra prometida. Borra la memoria de ellos, y conquista la tierra.

BENDECIDO SABADO


Dios te ha dado un nuevo día

alégrate y sé feliz

conb Dios en tu corazón todo es posible

los cielos se han abierto

y una lluvia de bendiciones 

comienza a caer sobre tu vida

tómalas y continúa regándolas

con FE y deja abierta la puerta de tu corazón

para que se inunde del gozo del Señor


FELIZ Y DIVERTIDO SABADO

Salmo 105: 43-45

Sacó a su pueblo con gozo;

con júbilo a sus escogidos.

44 Les dio las tierras de las naciones

y las labores de los pueblos heredaron,

45 para que guardaran sus estatutos

y cumplieran sus leyes.

¡Aleluya!

Buenos Dias


viernes, 29 de mayo de 2015

Buenas Noches


Dios usa diferentes maneras de obrar Sus milagros en nuestra vida

Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y Jesús dijo: "Joven, a ti te digo: ¡Levántate!" Lucas 7:14


Entonces Eliseo volvió y caminó por la casa de un lado para otro, y subió y se tendió sobre él; y el niño estornudó siete veces y abrió sus ojos. 2 Reyes 4:35


Cuando Eliseo llega a la casa de la sunamita el niño sigue muerto porque Giezi no ha podido realizar el milagro, confirmando lo que esta mujer sospechaba, que se requería la presencia misma del profeta para llevar a cabo el milagro.


Entonces en los versículos 32 en adelante se nos muestra a Eliseo entrando y llevando a cabo una serie de digamos, ejercicios proféticos simbólicos para llevar a cabo el milagro. Dice que Eliseo cerró la puerta y oró al Señor, y después se subió y se tendió sobre el niño, esto es muy curioso porque nos habla algo acerca de los actos proféticos y los símbolos que muchas veces como que simbólicamente sugieren y expresan lo que se tiene que dar en el mundo espiritual.


Eliseo quiere transferir su vida, su poder, su unción sobre el cuerpo ya inerte del niño. Entonces es interesante porque en otras ocasiones, en el caso por ejemplo de la fecundación de la mujer y de su esposo Eliseo da una Palabra profética. Hay muchas veces en que lo único que Dios tiene que hacer es dar una Palabra, pero muchas veces Dios quiere como interactuar más profundamente con nosotros.


Recordaremos por ejemplo el caso del centurión, que cuando el Señor va a ir a su casa a sanar al centurión a sanar a su criado el centurión le dice: Señor no es necesario que vengas a mi casa, yo soy un hombre secular, impuro, pero conozco de autoridad. Yo sé que cuando yo doy una palabra a mis subalternos ellos la obedecen, si yo le digo: ve a tal sitio él va, si yo le digo: ven, él viene, y yo conozco lo que es autoridad, Tú tienes autoridad. Simplemente di la Palabra y mi siervo va a ser sanado y el Señor se queda sorprendido de la fe de este hombre, y le dice: Ciertamente hágase conforme a tu fe y cuando el Señor da la Palabra, precisamente en ese momento su siervo, el siervo del centurión es sanado.


En otras ocasiones el Señor interactuó directamente a través de un contacto como cuando sanó al sordomudo y metió Sus dedos dentro de sus oídos e interactuó físicamente de esa manera, como que mezcló Su Poder, Su vida con la vida del sordomudo y gimió, como que hizo una conexión eléctrica. Metió los dedos en el enchufe de la vida de este hombre y recibió la carga de su enfermedad, y gimió dando la Palabra de que sus oídos fueran abiertos y su lengua fuera soltada.


Digo: esto es importante porque muchas veces Dios va a usar diferentes maneras de obrar Sus milagros en nuestra vida. A veces los milagros de Dios van a ser fulminantes e inmediatamente vamos a pedir a Dios y vamos a ver el milagro. En otras ocasiones las sanidades, las soluciones financieras o las intervenciones en nuestra vida familiar o en nuestro matrimonio van a ser graduales, a largo plazo. A veces Dios va a decir: No, y simplemente no va a responder afirmativamente o va a haber un largo tiempo de espera y después Dios va a hacer la solución aún cuando nos habremos olvidado de la petición, entonces Dios va a contestar. A veces Dios obrará en una forma más humilde a través de los médicos y la medicina, y los procesos médicos. Hay muchas maneras en que Dios decide obrar sus grandes milagros.


En este caso Dios usa el cuerpo del profeta y Eliseo discierne por medio del Espíritu Santo que debe tenderse sobre el niño y como establecer un paralelismo entre el cuerpo de él y el cuerpo del niño. Y no solamente lo hace una vez sino que lo hace dos veces el mismo tipo de proceso, y hay como un tiempo de espera donde Eliseo, dice en el versículo 35, "volviéndose luego se paseó por la casa a una y otra parte, y después subió y se tendió sobre el niño nuevamente" y entonces dice que: "y entonces el niño estornudó siete veces, y abrió sus ojos."


Quizás este estornudar siete veces, el número siete sabemos que es el símbolo de la perfección, es como que quizás el espíritu de muerte que estaba dentro de él el niño lo expelió estornudando como una expresión de la vida de Dios que estaba volviendo a activarse dentro de él.


Todos estos elementos físicos los vemos aquí ¿no? Muchas veces el Poder de Dios se manifiesta de formas físicas. El Señor usó lodo y saliva para sanar a otro personaje en la Escritura, a veces tocó con Sus Manos a las personas. Eliseo a veces tomó, en un caso por ejemplo cuando había una olla que estaba envenenada tomó sal y la echó sobre la olla envenenada y sanó la comida que estaba dentro de la olla, los símbolos proféticos a veces sí; cuando ponemos aceite sobre los enfermos, dice la Biblia que unjamos aceite sobre los enfermos, cuando imponemos manos es una forma de transferir el poder de nosotros a una persona.


El mundo espiritual milagroso se nutre de las acciones de las personas y es importante que nosotros aprendamos a discernir del Espíritu Santo cuando Dios quiere que hagamos algo simbólicamente como para ejemplificar y fortalecer, y enfocar la acción milagrosa del Espíritu Santo.


Entonces el niño abrió los ojos señalando que finalmente estaba vivo y resucitado, y Eliseo manda a llamar a Giezi y le dice: "Toma, lleva el hijo de esta mujer a ella" y la llamó, le entregó su hijo y versículo 37 termina el episodio, dice que: "Así que ella entró, se echó a los pies de Eliseo y se inclinó a tierra" en otras palabras, no fue ante Eliseo sino ante el Dios que Eliseo representaba que esta mujer expresa su adoración y su gratitud al Señor, y después toma su hijo y sale.


Esta mujer sale de nuestra vida por un instante de la misma manera que entró, en acción. Al principio la vemos inquieta buscando formas de bendecir al siervo de Dios y ahora, muy dinámicamente, adora al Señor, toma a su hijo, se lo lleva y ahí termina la historia. Qué mujer más maravillosa, tan dinámica, tan poderosa, tan activa, tan concentrada, es un ejemplo verdadero para todos nosotros, ojalá que nosotros podamos incorporar en nuestra vida cualidades tan bellas como las que esta mujer encarna.


Que Dios te bendiga

EL SENOR ES MI PASTOR


El gran Pastor de las ovejas, nuestro Señor Jesús.
El Pastor supremo…
Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí.
Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano.

El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce; me infunde nuevas fuerzas. Me guía por sendas de justicia por amor a su nombre.

Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio camino, pero el Señor hizo recaer sobre él la iniquidad de todos nosotros.

Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas.

Buscaré a las ovejas perdidas, recogeré a las extraviadas, vendaré a las que esténheridas y fortaleceré a las débiles, pero exterminaré a las ovejas gordas y robustas. Yo las pastorearé con justicia.

Antes eran ustedes como ovejas descarriadas, pero ahora han vuelto al Pastor que cuida de sus vidas..


Heb. 13:20 I P.5:4 Jn.10:14,27,28 Sal.23:1-3 Is.53:6 Jn.10:11 Ez.34:16 I P.2:25


El buen pastor da su vida por sus ovejas​

“Todos nosotros nos perdimos como ovejas, siguiendo cada uno su propio camino, pero el Señor cargó sobre él la maldad de todos nosotros.” Isaías 53.6 (Dios Habla Hoy)

“Ustedes andaban antes como ovejas extraviadas, pero ahora han vuelto a Cristo, que los cuida como un pastor y vela por ustedes.” 1 Pedro 2:25 (DHH)

“Así dice el Señor omnipotente: Yo mismo me encargaré de buscar y de cuidar a mi rebaño. Como un pastor que cuida de sus ovejas cuando están dispersas, así me ocuparé de mis ovejas y las rescataré de todos los lugares donde, en un día oscuro y de nubarrones, se hayan dispersado. Yo las sacaré de entre las naciones; las reuniré de los países, y las llevaré a su tierra. Las apacentaré en los montes de Israel, en los vados y en todos los poblados del país.

Las haré pastar en los mejores pastos, y su aprisco estará en los montes altos de Israel. Allí descansarán en un buen lugar de pastoreo y se alimentarán de los mejores pastos de los montes de Israel. Yo mismo apacentaré a mi rebaño, y lo llevaré a descansar. Lo afirma el Señor omnipotente. Buscaré a las ovejas perdidas, recogeré a las extraviadas, vendaré a las que estén heridas y fortaleceré a las débiles... Yo las pastorearé con justicia.” Ezequiel 34.11-16 (NVI)

Y Jesús te dice: “Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí.“Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano.” Juan 10.14,27,28 (NVI)

Así que hoy puedes decir con seguridad y confianza: “Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.”Salmos 23.1-3 (RVR60)

El nuevo día

¡Despierta, alma mía! ¡Despierten, arpa y lira! ¡Haré despertar al nuevo día!Salmo 57:8


Sé que después de esta semana de celebración tú y yo tendremos un corazón muy agradecido por Dios. Seremos capaces de recordar todo lo grande que es nuestro Padre y todo lo hermoso que es Él.


Hoy celebramos que tenemos un día más de vida, que a Dios le plació que nos levantáramos, que respiráramos, que hoy es una nueva oportunidad para reparar lo que se dañó, que hoy, como te lo he dicho otras veces, la misericordia de Dios es nueva. Celebramos que hoy puede ser el día en que alcancemos esos sueños o lleguemos por fin a la meta tan esperada.


Hoy es un nuevo día en el que nuestro Señor tiene preparada cosas hermosas. Recuerda que Él siempre quiere lo mejor para nosotros.


Ánimo, levántate con la expectativa de dejarte sorprender hoy por Dios.

Piensa que la vida

Hijo, piensa que la vida honrada te lleva a tener verdadera vida… el que eligió el mal, camina a la muerte…


…Yo aborrezco al hombre corrompido, los que permanecen íntegros obtienen Mi favor…


…no mires las apariencias en esta vida porque el malvado nunca quedará sin castigo, pero la descendencia de los justos será salvada…


…no prestes atención a la mujer solo porque es bonita, porque si carece de buen criterio es semejante a un anillo de oro en el hocico de un cerdo…


…la diferencia entre el deseo de los justos y el de los malos es que los justos solo desean el bien en su intención, los malos también tienen sus esperanzas, pero estas son egoístas y están destinados al fracaso…


…verás que hay personas que reparten abundantemente y se enriquecen, otros economizan y se empobrecen…


…porque realmente el que es generoso será saciado, el que riega así como riega será regado…


…no especules a costa de la necesidad de la gente porque el pueblo maldice al que acapara el trigo y bendice al que vende su grano…


…el que trata de hacer el bien al final será bendito, si alguien persigue el mal, el mal lo alcanzará…


…el que confía en sus riquezas caerá, mientras que los justos verán cómo recrece su verde follaje… Jesús


Confesión: Hoy declaro que no me dejaré llevar por lo que veo… no estimaré las riquezas del malvado ni me dejaré convencer por las caras bonitas… mi esperanza no será egoísta y seré generoso de corazón… no especularé con la necesidad de la gente… no confiaré en lo que tengo sino en Dios que me bendice… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: Proverbios Capítulo 11

La fidelidad

El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasiónjamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad!Lamentaciones 3:22-23


Solo podría basar mis enseñanzas bajo este título de hoy: «La fidelidad de Dios para con mi vida».


Dios ha sido más que fiel. Ha tenido paciencia conmigo y me ha demostrado que aunque le he fallado miles de veces, Él siempre tiene amor hacia mí. Aunque me ha disciplinado, y en ocasiones he sentido su fuerte reprensión, hoy entiendo que lo hizo por amor a mí.


Ten presente que esta semana celebramos muchas cosas. Así que, como ejercicio, estamos recordando los miles de momentos en los que Dios nunca nos ha fallado:


Recuerda cuando quizá te quedaras sin trabajo y pasaron meses, pero que jamás te faltó nada.


Recuerda cuando tal vez no tuvieras tus documentos legales para vivir en Estados Unidos, manejabas sin licencia o trabajabas con un documento prestado. O a lo mejor estuviste ilegal por años sin tener problemas y, aun así, tuviste casa, auto y alimentos para tu familia. Esa, mi amigo, es la «fidelidad de Dios».

No arruines tus relaciones

Saber manejar las relaciones sociales, es una de las claves de una vida feliz. Sembrar buenas cosas, escuchar, no hablando solamente de nuestros problemas, abrirá un río de bendiciones y satisfacción en nosotros y en los demás.


El libro de proverbios 11:30 (TLA) dice: “El premio de los buenos es la vida misma, y el premio de los sabios es el aprecio de la gente”. Hay quienes desean lograr nuevas relaciones y amistades, pero parece ser que todo les sale mal. Uno de los factores más importantes a la hora de mantener buenas relaciones parte de nuestra propia actitud. Si las personas que conoces solo escuchan de ti problemas y quejas, difícilmente puedas tener amistades duraderas. 

Concéntrate en hablar y mostrar lo mejor de ti, se una persona que alienta a los demás a cumplir sus sueños, que rescata lo mejor de cada uno, escucha y anima, no estés tratando de hablar solo de ti mismo, de tus problemas y opiniones, tal vez la gente necesita ser escuchada y para eso estás tú. Si cuando encuentras a alguien, lo primero que haces es contarle tus problemas, no estás bien encaminado para cosechar buenas relaciones. Tampoco te enfoques en señalar defectos, ni tratar de corregir a todos, esto desgasta cualquier relación. Aquellos que sienten soledad, muchas veces no se dan cuenta que son ellos mismos los que la causan. Siembra apoyo y comprensión en todo tiempo y verás los resultados.


Hagamos esta oración: “Señor derrama tu amor comprensivo dentro de mi corazón, lléname de paciencia y sabiduría para sembrar cosas buenas en los demás y no ser egoísta hablando solamente de mis problemas. Declaro que mis relaciones serán cada día mejor en el nombre de Jesús. Amén”.

Buenas Tardes


Que la Luz te alumbre

Habló diciendo: “Yo soy la luz del mundo”. Juan 8:12


Acostumbro levantarme de madrugada para orar en un rinconcito de mi sala. Me gusta leer la Biblia, repasar la lección de Escuela Sabática y preguntarle cosas a mi Señor. A veces recuerdo en oración a mis hermanos de iglesia, nombre por nombre, y también a los enfermos. Otras veces le pregunto a Dios por qué me puso en cierto lugar que no me gusta, o por qué permitió que pasaran por mi camino personas que me hicieron daño, El siempre me enseña algo especial.


Tengo un pajarito que me despierta con su canto particular, pero una vez yo tenía mucho sueño. Al oírlo dije: “Hoy no me levanto, será mañana”, pero me sobrevino un terrible pensamiento: “Si se tratara de un viaje de vacaciones y tuvieras que levantarte a la una de la mañana, estarías despierta a las doce, pero ¡para hablar conmigo tienes sueño!”. Corrí a pedirle perdón al Señor.


Mientras me dirigía a mi lugar de oración, miré las montañas a través de las ventanas. El cielo se veía iluminado: ¡era algo precioso! Con esa impresión me arrodillé y, tras pedir perdón, le pregunté que enseñanza me tenía preparada. Después de quince o veinte minutos terminé mi momento de comunión, sorprendida porque no había recibido respuesta, aunque él me había despertado para que habláramos.


¡A veces Dios usa cosas insignificantes para hablarnos! Cuando volví a mirar las montañas, el cielo ya no estaba iluminado; solo unos focos del alumbrado eléctrico permanecían encendidos sobre las montañas. Me levanté para corroborar lo que mis ojos me mostraban y, entonces, vi el reflejo de la luz de los faroles sobre los vidrios de las ventanas, parecían muchas lucecitas que provenían del cielo. Eran simples reflejos de las luces de los faroles. Se reflejaban en el vidrio de la ventana y parecía que estaban en el cielo.


Nuevamente Dios tenía una enseñanza para mí. Solemos dejarnos llevar por las luces de esta tierra, que son solo el reflejo de los faroles de la falsedad, y solo sirven para desviarnos de la verdadera luz. 

Cerciórate de que la luz que usas para alumbrar a tus hijos, a tu hogar y a tu iglesia sea la más pura, la más clara: la luz del mundo. Cristo Jesús. 

Usa solo la lámpara que no se apagará “Lámpara es a mis pies tu palabra,y lumbrera a mi camino” (Salmos 119:105)


Un Dios que siempre tendrá misericordia

Les soportaste por muchos años, y les testificaste con tu Espíritu por medio de tus profetas, pero no escucharon; por lo cual los entregaste en mano de los pueblos de la tierra. Mas por tus muchas misericordias no los consumiste, ni los desamparaste; porque eres Dios clemente y misericordioso. Nehemías 9:30, 31.


El capítulo del libro de Nehemías del cual extrajimos nuestro texto de reflexión para hoy es muy dramático, pues presenta una síntesis de la historia de apostasía del pueblo de Dios, pero a su vez está iluminado por la esperanza, porque presenta una y otra vez la gran paciencia y la gran misericordia que Dios tuvo con ese pueblo.


Cuando quienes pronunciaron estas palabras hablaron de que Dios los soportó “por muchos años”, en realidad estaban hablando de siglos. Esta oración fue proclamada a mediados del siglo V a.C.; es decir, cerca de unos mil años luego del Éxodo (mediados del siglo XV a.C.). ¡Mil años! Mil años de ciclos de fidelidad y obediencia, y de apostasía y rebelión, por parte del pueblo de Israel. Y, durante todos esos años, el Dios de inefable gracia soportó a su pueblo, lo amó, utilizó el sufrimiento para hacerlo reaccionar, y lo perdonó y restauró cuando se arrepintió.


¿Tienes pecados que te cuesta vencer? ¿Defectos de carácter de los cuales te parece que nunca te vas a poder librar? ¿Has reincidido una y otra vez en conductas que sabes que no son buenas para ti ni para los que te rodean, y que deshonran a Dios? ¿Sientes que, por causa de esto, Dios no te puede aceptar ni amar, y que lo más honesto que podrías hacer es abandonar tu iglesia y tu profesión de fe cristiana, para no ser un hipócrita?


Si esos son tus pensamientos, ¡deséchalos! El Dios de infinito amor, así como soportó al pueblo de Israel durante mil años, también te ama a ti, y entregó nada menos que la vida de su Hijo por tu salvación. Solo espera que te tomes de su mano y, confiado en él, puedas permitirle que te dé la victoria que tú no podrías lograr por ti mismo, pero con la conciencia de que, en toda etapa del proceso para lograrla, aun en medio de tus caídas y fracasos, él te sigue amando, porque eres su hijo.

Relámpagos

Por muy difícil que sea comprender aun en estos días los relámpagos siguen siendo “un tema de debate”, término usado para minimizar el hecho que la ciencia no tiene respuesta con relación a ese tema.

Algunas de las teorías más aceptadas dicen que este fenómeno natural es provocado por pequeñas partículas de polvo espacial que caen sobre las nubes dentro de la atmosfera terrestre y al acumularse cierta cantidad, la fricción entre ellas provoca el relámpago. Otros dicen que eso mismo puede pasar con el polvo expulsado por una erupción volcánica.

La teoría más aceptada, dice que un relámpago es provocado por el hielo con carga negativa, el cual cae a la tierra y al chocar con una superficie con carga positiva, provoca la descarga de energía guardada en la nube de la cual se desprendió. El relámpago dibuja la trayectoria que hizo el pequeño fragmento de hielo al caer.


La energía que se desprende de un relámpago puede llegar a una temperatura de 27.000 °C y alcanzar una velocidad de 200.000 km/h. Estas cifras son similares a las de una explosión nuclear.


La característica principal de un relámpago es el sonido que provoca; en ocasiones se oye distante y puede durar varios segundos, pero en otras es repentina, fuerte y perturbadora. A la distancia puede resultar un espectáculo maravilloso ver como esas líneas quebradizas de energía se forman casi de la nada entre el cielo y la tierra, pero cuando uno está en medio, el sonido y la potencia de iluminación que provocan es atemorizante.


Uno simplemente no puede dejar de sentir el miedo y el peligro, al encontrarse en medio de una tormenta eléctrica.


Algo similar les ocurrió a los Filisteos en cierta ocasión.


Estaba el profeta Samuel junto al pueblo de Israel reunidos en Mizpa clamando por el perdón de sus pecados, pero repentinamente se enteraron que los Filisteos se pusieron en campaña contra ellos y estaban por llegar a la ciudad, en ese momento todos tuvieron mucho temor pero también decidieron ir a la batalla. Uno de ellos le dijo al profeta que no cese de clamar a Jehová por los que irían a luchar.


Entonces Samuel tomó un cordero de leche y lo sacrificó entero en holocausto a Jehová, y clamó por Israel, y Jehová oyó ese clamor.


Lo que ocurrió fue que mientras Samuel sacrificaba el holocausto, los filisteos llegaron para pelear con los hijos de Israel. Más Jehová tronó aquel día con gran estruendo sobre ellos, y los atemorizó, y fueron vencidos delante de Israel. 1 Samuel 7:2-12.


Algunas versiones dicen que Dios envió un gran trueno contra ellos.No podemos dejar de destacar algunos puntos importantes del relato bíblico; Mientras Israel clamaba por el perdón de sus pecados, parecía que la situación empeoraba porque los Filisteos vinieron a atacarlos, pero el pueblo de Dios esta vez hizo las cosas bien, ellos decidieron creer en el poder de Jehová y fueron a la batalla respaldados por la oración, y lograron vencer a sus enemigos.


1 Samuel 7:8 “y le dijeron a Samuel: No dejes de rogar al Señor nuestro Dios por nosotros, para que nos salve...” Versión Dios Habla Hoy.


Quizás nunca sepamos el origen real de los relámpagos, pero siempre que veas uno, recuerda que Dios lo usó para atemorizar a los enemigos de su pueblo mientras ellos oraban, y cuando fueron a la batalla, consiguieron una victoria.

BENDECIDO VIERNES

Imágenes Cristianas Día Viernes La Vida Es Un Regalo de Dios Imágenes Cristianas Día Viernes   La Vida Es Un Regalo de Dios

Que este día sea muy bueno para ti, 

con buenas oportunidades para crecer y desarrollarte, 

para alcanzar otras metas y seguir adelante. 

Todo lo que emprendas consúltalo antes con el Señor

Si EL lo aprueba

sigue adelante porque

con EL todo es posible

sino, déjalo y espera porque

seguro que Dios tendrá algo mejor para 
ti




FELIZ, ALEGRE Y BENDECIDO VIERNES




Salmo 105: 37-42

Los sacó con plata y oro

y no hubo en sus tribus enfermo.

38 Egipto se alegró de que salieran

porque su terror había caído sobre ellos.

39 Extendió una nube por cubierta

y fuego para alumbrar la noche.

40 Pidieron, e hizo venir codornices;

y los sació con pan del cielo.

41 Abrió la peña y fluyeron aguas;

corrieron por los sequedales como un río,

42 porque se acordó de su santa palabra

dada a Abraham su siervo.

Buenos Dias


jueves, 28 de mayo de 2015

Buenas Noches


Aprendamos a ser humildes

Pero cuando se afirmó en el poder, se volvió orgulloso, lo cual fue su ruina. 2 Crónicas 26: 16No todos sabemos manejar el poder; este hace que nos volvamos orgullosos y sintamos que no necesitamos a nadie. Muchas veces, este poder hace que nos apartemos de los caminos del Señor y que nuestro corazón se endurezca, hasta tal punto que nuestra familia deja de importarnos y lo único que nos interesa es el dinero, la posición, el estatus, el reconocimiento.


Como hijos de Dios debemos cuidar nuestro corazón para que se mantenga fiel a la Palabra, porque es necesario que aprendamos a ser humildes y a valorar de dónde nos sacó.


No importa cuál sea tu posición, el lugar que ocupas, el poder que tengas, la influencia, los bienes, las posesiones; debes mantenerte íntegro. No seamos como el rey Uzías, quien, cuando se afirmó en el poder, se envaneció y, en ese mismo momento, llegó su ruina; lo perdió todo.


Seamos humildes, reconociendo que todo lo que somos es porque Él nos lo ha dado.


El sufrimiento trae…

ROMANOS 5:3 “Y no solo esto, sino que también nos gloriamos de los sufrimientos; porque sabemos que el sufrimiento nos da firmeza para soportar” (Dios Habla Hoy)


No creo que exista una sola persona viviendo en este mundo a la que le agrade atravesar tiempos de problemas, aflicción y sufrimiento. Todos quisiéramos hacer hasta lo imposible para evitar esos difíciles e interminables tiempos. ¿No es verdad? Nuestro Señor Jesucristo nos advirtió que vivir en este mundo no es precisamente “un lecho de rosas”, pues El dijo que en el mundo tendríamos aflicción pero que confiáramos en El.


Si no podemos evitar los problemas y los sufrimientos, será necesario entonces enfrentarlos y atravesarlos victoriosos. La manera de hacerlo es como lo enseña este pasaje: Dejando que el Espíritu Santo, en esos tiempos, forme en nosotros el fruto de la paciencia para reemplazar nuestra impaciencia.


Como cristianos debemos creer que aún los tiempos de sufrimiento están supervisados por el Señor y que El utilizará esa etapa de la vida para obrar provechosamente en nuestras vidas. Si en este tiempo de sufrimiento que estás atravesando te sientes impaciente ¡permite al Espíritu Santo que produzca en tu vida paciencia!


CONFESION DE FE: MI IMPACIENCIA ES CAMBIADA POR LA PACIENCIA DEL ESPIRITU SANTO


ORACION:


Abre mis ojos en este día para darme cuenta que más allá de todo lo malo y oscuro que yo pueda ver en este tiempo de sufrimiento que estoy atravesando, Tú quieres producir en mí el fruto de tu Espíritu Santo que es la paciencia. Haz el cambio espiritual necesario en este día y dame de tu paciencia. 

¡Gracias Jesús! 

Amén.


Reconciliarse con su prójimo

Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.Mateo 5:23-24


Cuando creemos en el Señor Jesús, Dios nos reconcilia consigo mismo sacando de nuestros corazones la hostilidad y poniendo en su lugar la confianza y el amor por él. ¡Pero Dios no se detiene ahí! Él nos lleva a reconciliarnos con aquellos con quienes tenemos algún conflicto. La enseñanza de Jesucristo es muy clara a este respecto, tal y como lo muestra el versículo citado en el encabezamiento de esta hoja. Reconciliarse con su hermano es incluso primordial. ¡Esto debe preceder el hecho de ofrecer algo a Dios! Como dijo un hermano: «El Salvador no admite que el discípulo pueda entrar en comunión con Dios por su ofrenda, mediante la oración, mientras no esté reconciliado con su hermano; y toda conciencia cristiana confirma este juicio».


Amigos cristianos, no nos resignemos ante las tensiones y los conflictos. Mediante su Espíritu, el Señor nos ayuda a enfrentarnos a ellos humildemente, pero con valor. Sólo por la fe podemos dar estos pasos para la reconciliación, contando con la fuerza del Señor. Quizás el otro no lo acepte, pero yo debo dar el primer paso. ¡El Señor estará conmigo!


Cuando los cristianos viven de manera práctica el poder de la reconciliación, aprenden a amarse “de hecho y en verdad” (1 Juan 3:18). Su comprensión mutua es más profunda, la aceptación recíproca más verdadera y la espontaneidad de los unos a los otros más grande.


¡Qué testimonio del poder del Evangelio!


La culpa es de...

Así dijo el Señor… ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.Isaías 49:8, 15


Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros.Isaías 66:13


En tiempos del rey Joram, el pueblo de Israel había abandonado a Dios y sus mandamientos. Entonces Dios permitió una hambruna, anunciada por Eliseo, su profeta.


En la ciudad de Samaria el rey (hijo de Acab, un rey injusto y asesino) se enteró de las condiciones atroces en las que morían algunos niños. Inmediatamente ese rey rasgó sus vestiduras en señal de indignación. Su conclusión se impuso: la culpa era de Eliseo, el representante de Dios (2 Reyes 6:24-33).


Hoy, cuando evocamos el sufrimiento de los niños, ¿a quién acusamos inmediatamente? ¡A Dios! Los hombres más duros se conmueven cuando piensan que los niños sufren injustamente. Y aunque Dios no les importe en absoluto, para ellos la conclusión es evidente: ¡la culpa es de Dios!


Acusamos a Dios, nos rebelamos contra él y lo juzgamos: si ve nuestros sufrimientos y calla, es porque es indiferente, insensible y duro. ¿De qué sirve volvernos a él? Entonces lo eliminamos de nuestros pensamientos, e incluso llegamos a negar su existencia.


Es cierto que Dios permite el sufrimiento. ¡Éste siempre será un misterio! Pero Su silencio no es indiferencia. Aquel que puso el amor maternal en el corazón de una madre, ¿será duro e insensible? Y nosotros, sus criaturas, ¿seríamos mejores y más tiernos que el que nos hizo?


No, ¡Dios no es indiferente a nuestros sufrimientos! Nos mostró la realidad de su amor por nosotros cuando su Hijo fue crucificado para salvar a todo el que cree en él(Romanos 5:8).

El pintor


Una de las formas en las que se puede hacer y desarrollar el arte es a través de la pintura. Quien realiza la obra de arte o pintura es llamado pintor. Cada cuadro que realiza un pintor determinado, siempre tiene algo característico que lo identifica. Es como una huella distintiva o personal. Pero lo que nunca un pintor puede hacer es repetir una pintura.


La Palabra de Dios dice en Isaías 64:8 “Nosotros barro, y Tú el que nos formaste; así que obra de tu mano somos todos nosotros”. También dice en Efesios 2:10 “Somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras”.


RECUERDA, DIOS QUIERE SER QUIEN GUIE CADA PASO QUE DES. DIOS QUIERE SER QUIEN PINTE CADA UNO DE TUS DÍAS. PARA ELLO, ES IMPRESCINDIBLE QUE ACEPTEMOS A CRISTO JESÚS COMO ÚNICO Y SUFICIENTE SALVADOR, REY Y SEÑOR PERSONAL. ¿YA LO TIENES JUNTO A TI?


Dios te bendiga

El Colmo

Cuando estás delante de la tierra prometida, llegan pensamientos que pretenden irse por encima del conocimiento de Dios en tu vida; pensamiento de que tú no puedes, de que no te lo mereces. Estos pensamientos tienen el fin de crear una fortaleza que no te permita obtener aquello que Dios te ha prometido.

En Génesis 15, Dios hace la promesa de un hijo a Abraham y, de paso, le dice que su descendencia sería esclava por cuatrocientos años; esto, porque la maldad de sus enemigos, los amorreos, los que habitaban en lugares altos –representativo de los pensamientos altivos – no había llegado al colmo. El colmo sería el punto en que Dios diría: Hasta aquí; no vas a oprimir más a mi pueblo; los voy a sacar. ¿Por qué fue esto así? Porque los amorreos representan esos pensamientos que van escalando poco a poco. El pueblo de Israel no fue esclavo de la noche a la mañana. ¿Cuándo van a cambiar las cosas en tu país? Cuando lleguen al colmo.


Dios le prometió, además, que los sacaría de allí, y que saldrían con grandes riquezas.


Lo que estamos viendo en este capítulo es que Abraham se presenta delante de Dios, y Dios le da una palabra; pero, en esa palabra de bendición, había unos cuatrocientos años de esclavitud de por medio. Y es que la palabra no te evita los problemas, no te exime de ellos, pero te promete siempre un final de bendición.


Saldrás, y lo harás mejor que como entraste.


¿Has llegado tú a tu colmo? Hoy puede ser tu colmo. Quizás hoy estés todavía en esclavitud, pero hoy pueden cumplirse tus cuatrocientos años, hoy Dios puede comenzar a sacarte y, cuando Dios te saca, sales con grandes riquezas.

El vagón equivocado

Cuentan que dos hombres, muy experimentados y que habían viajado mucho, sintiéndose orgullosos de eso, se jactaban de no necesitar la ayuda de nadie para saber qué tren tenían que tomar, en cierta oportunidad se dirigieron a la estación y se acomodaron en un buen compartimiento del tren que ellos creían ser el que los llevaría a su destino.


Por tres veces un joven de equipajes asomó su cabeza en el compartimiento para avisarles que debían pasar al coche de adelante. Por fin uno de ellos se decidió a preguntar, con aire de suficiencia:


- ¿Y por qué no podemos quedarnos dónde estamos?


- Por nada- respondió el hombre- solamente que este coche no está enganchado al tren, de manera que no les llevará a ningún parte”.


Los seres humanos somos así, confiados en nuestro conocimiento, nuestras fuerzas, los bienes acumulados, la influencia de la gente que conocemos y muchas cosas más; nos embarcamos en proyectos confiados en una u otra cosa terrenal e incluso buscando religiones que llenen el vacío que llevamos, cuando sólo Dios puede hacerlo.


No está mal ser emprendedor, por el contrario, el problema está en no saber reconocer nuestras limitaciones, el confiar en las cosas materiales, en personas tan falibles como nosotros.


Mucha gente, confiada en sus conocimientos rechaza los consejos de los demás e incluso, deja de consultar con Dios si esa es Su voluntad. Apoyados en su autosuficiencia se embarcan en su orgullo y emprenden el viaje. Pero, ¿Será que los llevará a su destino?, ¿El vagón será el correcto?


Por algo, en Proverbios 3:5-8 se nos aconseja: “Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.No te dejes impresionar por tu propia sabiduría.En cambio, teme al Señor y aléjate del mal. Entonces dará salud a tu cuerpo y fortaleza a tus huesos” (NTV)


Hoy es un buen día para detener nuestra marcha acelerada y pensar si estamos seguros de estar en el lugar, el proyecto o la empresa correcta; si no cabe la posibilidad de que confiando en nuestro conocimiento no hayamos embarcado en el coche incorrecto y que después de muchos sacrificios y tiempo nos percatemos que el vagón en el que nos sentamos nunca se movió.


Pídele a Dios que te de la humildad necesaria para reconocer tus limitaciones, la sabiduría para tomar las decisiones correctas, que te muestre su voluntad y te de la fortaleza y determinación para seguirla.


Cuando te embarcas en un vagón tomado de la mano de Dios, puedes estar seguro de que llegarás al lugar correcto sano y salvo.

Buenas Tardes


Cada día escribes tu legado

Dios es quién se encargará de capacitarte, ungirte y proveerte para cumplir tu propósito en esta vida. Hoy recibirás poder para llevar adelante tu misión y así dejar un gran legado de bendición en la humanidad.


En proverbios 20:7 dice: “Justo es quien lleva una vida sin tacha; ¡dichosos los hijos que sigan su ejemplo!”. Tenemos una sola vida en este mundo para hacer la voluntad de Dios. Tenemos un corto periodo, pero de una importancia suprema. Cada día estamos haciendo historia, escribiendo nuestro legado. Las acciones y decisiones que tomamos a cada paso, marcan no solo nuestra vida, sino la de quienes nos rodean, la de nuestros hijos, familia y la de toda nuestra descendencia. Tal vez la fe y los valores de la palabra de Dios que sembramos hoy serán una gran cosecha para generaciones futuras. Antes de perder el tiempo en cosas vanas o hacer cosas indebidas, piensalo dos veces, porque este tiempo no se volverá a repetir, y nuestras obras, proyectos, valores y ejemplos será lo único que quede para siempre. No desobedecer a Dios en cualquier cosa que hagamos tendrá un efecto incalculable ahora y en la eternidad. En Marco 10:29-30 (NVI) Jesús dijo: “todo el que por mi causa y la del evangelio haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más ahora en este tiempo (…); y en la edad venidera, la vida eterna”.
Hagamos esta oración: “Señor gracias porque me abres los ojos para tener conciencia de que todo lo que hago es trascendente. Declaro que estoy equipado con tu Espíritu Santo para lograr todo aquello que me envíes a hacer, sembraré cosas buenas cada día conforme a tu voluntad y veré tus grandes recompensas en el nombre de Jesús. Amén”.