Evangelismo

Ultimas fotos

martes, 31 de marzo de 2015

Buenas Noches


“Se llamará Juan”

El silencio divino marcó la historia de Israel por casi cuatrocientos años después de Malaquías. Con los anuncios de los nacimientos de Juan el Bautista y de Jesús, se quebró el silencio divino.


Las historias del nacimiento de Juan y de Jesús tienen semejanzas. Ambos fueron milagrosos: en el caso de Juan, Elisabet ya había pasado por mucho la edad de tener hijos; en el caso de Jesús, una virgen tendría un hijo. El ángel Gabriel anunció ambas promesas de nacimiento. Los dos anuncios fueron recibidos con un espíritu de asombro, gozo y entrega a la voluntad de Dios. Ambos bebés debían crecer y llegar a ser fuertes en el Espíritu (Luc. 1:80; 2:40).


Pero, la misión y el ministerio de los dos bebés milagrosos eran diferentes. Juan había de ser el que preparara el camino para Jesús (Luc. 1:13-17). Jesús era “el Hijo de Dios” (vers. 35) y el cumplimiento de las profecías mesiánicas (vers. 31-33).


Lee Lucas 1:5 al 22. 

Aunque se presenta a Zacarías como “irreprensible”, su falta de fe ante el anuncio del ángel resultó en una reprensión. ¿Cómo nos ayuda esto a comprender el concepto de “irreprensible” para un creyente en Jesús?
“El nacimiento del hijo de Zacarías, como el del hijo de Abraham y el de María, había de enseñar una gran verdad espiritual, una verdad que somos tardos en aprender y propensos a olvidar. Por nosotros mismos somos incapaces de hacer bien; pero lo que nosotros no podemos hacer será hecho por el poder de Dios en toda alma sumisa y creyente. Fue mediante la fe como fue dado el hijo de la promesa. Es por la fe como se engendra la vida espiritual, y somos capacitados para hacer las obras de justicia” 

.
El milagro de Juan tuvo un propósito decisivo en el trato de Dios con su pueblo. Después de cuatrocientos años de ausencia profética en la historia de Israel, Juan irrumpió en esa historia con un mensaje específico y con poder decisivo. 

La misión y el mensaje de Juan eran “preparar al Señor un pueblo bien dispuesto” (Luc. 1:17). Había de ser el precursor del Mesías, el que prepararía el camino para la misión de Jesús

Alabanza en las pruebas

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Filipenses 4:6


Hace dos años entrevisté a una señora muy inquieta y angustiada. Hacía seis meses que su joven hijo había muerto repentinamente de un infarto. Ella sospechaba que alguien lo había envenenado. Desde el día de la tragedia, Lorenza no dormía bien; su ansiedad iba en aumento, al punto que renunció a su trabajo para dedicarse a investigar el supuesto crimen. Esto le robaba la poca energía que tenía, pero estaba decidida a encontrar al que había matado a su hijo.


Su ansiedad la llevó a sospechar de todos los amigos de Roberto y hasta de algunos familiares, a quienes interrogaba constantemente. Había dejado de asistir a la iglesia, y veía poco a su esposo y a su hija adolescente. Todos estaban confundidos y mortificados por su obsesión.


—No tiene sentido que mi Roberto, lleno de salud y vida, haya tenido un corazón enfermo —decía—. Alguien que le tenía envidia lo envenenó.
Es difícil aceptar la muerte de un ser amado, especialmente la de un joven atleta, como Roberto. Lorenza estaba destrozada, y con su investigación trataba de evadir la realidad y acallar los gemidos de su corazón, que no aceptaba la brusca separación de su hijo.


Después de muchas lágrimas, abrazos y oración, el Señor nos habló por medio de la Escritura con estas palabras sanadoras: “Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría” (1 Ped. 4:12, 13). El Señor obra milagros cuando creemos y aceptamos su Palabra. Lorenza volvió a su hogar, libre de la ansiedad que la atormentaba, porque creyó y fue sana.


“Olvidando nuestras propias dificultades y molestias, alabemos a Dios por la oportunidad de vivir para la gloria de su nombre. Despierten tus frescas bendiciones de cada nuevo día la alabanza en nuestro corazón por estos indicios de su cuidado amoroso”


Dios no nos cría para ser debiluchos

Para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí. Colosenses 1:29.


Se cuenta la historia de un hombre que observaba una mariposa en la etapa de crisálida que luchaba por salir de su envoltorio natural, tratando de romper el huevo y extender sus delicadas alas y sus patas, para salir a la vida. Por momentos, el bello insecto se tomaba un descanso, y al rato continuaba en su intento. Conmovido por el esfuerzo de la mariposa, el hombre quiso “ayudarla”, y procedió a romper el cascarón a fin de facilitarle el trabajo. Resultado: la mariposa salió de su encierro más rápidamente de lo normal, pero su cuerpo estaba débil, las alas no estaban desarrolladas y las patitas no la sostenían. La mariposa pasó toda su corta vida arrastrándose por el suelo. Fue incapaz de volar.


“Lo que este hombre con toda su buena voluntad no entendía es que, al hacer un gran esfuerzo para atravesar el pequeño agujero, los jugos vitales de la mariposa se iban distribuyendo y extendiendo por las partes del cuerpo que requerían fortaleza para volar. Al pasar el agujero sin ese esfuerzo, las alas no recibieron la sustancia necesaria”.


Los que somos padres sabemos que, a fin de que nuestros hijos se desarrollen, se hagan fuertes y competentes para enfrentar la vida, debemos permitir que hagan su propio esfuerzo; deben resolver problemas por sí mismos, usar su inteligencia, su razonamiento, poner el corazón en lo que hacen, usar su voluntad. De lo contrario, si siempre estamos allí para resolver todos sus problemas, aun cuando esto nos parezca un acto de amor, estaremos criando seres débiles, inútiles e indefensos.


Dios, que creó la mente humana y la conoce al detalle, sabe que esto es así. Por eso, aun cuando la salvación es una obra realizada en la cruz de Jesucristo por nosotros, y por el Espíritu Santo en nosotros, requiere nuestra cooperación, nuestro esfuerzo. La fuerza con la cual vivimos la vida cristiana proviene de Dios, pero el acto personal, psicológico, del esfuerzo debe ser realizado por cada uno de nosotros, no por Dios. No es Dios quien se esfuerza por ti, sino que Dios mora en ti para llenarte de su poder, a fin de que tú te esfuerces.

Si tu casa terrena

Hijo, si tu casa terrena o, dicho de otra manera, tu carpa, que es tu cuerpo, llega a desmontarse, Yo te tengo reservado un edificio no levantado por mano de hombres, una casa para siempre en los cielos…


…eso mismo te puede mantener inquieto y anhelante para que llegue el día en que te ponga esa casa celestial por encima de la actual…


…sí, mientras estés bajo tu tienda de campaña puedes sentir peso… un peso y angustia: Mis hijos no quieren que se les quite este vestido, sino que les gustaría más que se les pusiese el otro encima y que la verdadera vida se tragase todo lo que es mortal…


…pero Yo te he dado el Espíritu como un anticipo de lo que has de recibir……de cualquier manera te puedes sentir seguro, en cualquier circunstancia sabes que vivir en el cuerpo es estar de viaje, por un pequeño tiempo lejos de Mí… pero solo en cuerpo…


…porque este todavía es el tiempo de la fe, no de la visión…


…por eso te viene incluso el deseo de salir de ese cuerpo para ir a vivir conmigo…


…pero lo que realmente importa es que me agrades…


…pues todos Mis hijos necesitarán comparecer ante Mi tribunal, para recibir cada uno lo que ha merecido en la vida presente en el cuerpo por sus obras buenas o malas… Jesús.


Confesión: Hoy confieso que descanso en mi espíritu hasta el día de la completa redención… donde ya sea que deje este cuerpo mortal o sea transformado, estaré en la presencia del Salvador… se que tendré un nuevo cuerpo y no habrá envejecimiento, ni enfermedad ni dolor… trataré de hacer lo posible para transmitir el mensaje de reconciliación… sé que daré cuenta con lo que haya hecho con mi cuerpo en el tribunal de Cristo y trataré de obrar lo que quede fruto para la eternidad… lo declaro en nombre de Jesús, Amén.


Referencia Bíblica: 2Corintios Capítulo 5

Eres el producto de tus pensamientos

Todo lo que hagas en tu vida es un reflejo de lo que crees y lo que piensas. Por eso hoy te desatamos una bendición para que tu mente sea liberada de la esclavitud de la escasez, y la falta de resultados. Amén




En proverbios 21:5 dice: “Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; Mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza”. El tipo de pensamiento que tenemos nos da el tipo de resultado que logramos. La biblia habla repetidas veces sobre los pensamientos de paz, de bien, de fe, de sabiduría y abundancia; como también sobre los pensamientos de maldad, incredulidad y perversidad. Lo que somos y creemos se manifiesta directamente en nuestros pensamientos, y estos nos llevan a hablar y actuar de determinada manera. Es por esto, que nuestros logros y resultados son la manifestación final de nuestros pensamientos. Todo lo que pienses, será lo que se desarrolle en tu vida. Personas atadas al miedo y la duda, han quedado atrapadas por años en sus pensamientos negativos y sin fruto. En los pensamiento se inicia la verdadera fe que brota del corazón. Piensa en lo bueno, en que con Dios todo es posible, en que la abundancia es tu destino, y en que todo lo puedes lograr en Cristo. Si piensas en grande, en salud y en que con Dios todo se puede; eso te sucederá.


Hagamos esta oración: “Declaro en el nombre de Jesús que hoy mis pensamientos se alinean al plan de Dios y se transforman al diseño que está establecido para mi desde antes de la fundación del mundo, rechazo todo pensamiento contaminado que me quiera apartar del plan de Dios”. Amén.

¿Eres tan insensible?



¿Te ha pasado que por incurrir varias veces en un acto equivocado, ya no te sientes culpable? Es como aquel niño que es retado cada día por su mamá, hasta que esos gritos se vuelven una rutina en su vida. O cuando su padre lo maltrata físicamente con un cinturón en cada oportunidad, hasta que deja de sentir el dolor y por lo tanto sigue cometiendo fechorías.


De igual forma, podemos volvernos insensibles al pecado, continuar con algo que a Dios no le agrada y después dejar de sentirnos mal porque sea vuelto normal en nuestras vidas. Lamentablemente, muchos vivimos una vida cristiana con el corazón duro ya que nos hemos olvidado lo que significa el arrepentimiento.


Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor. Hechos 3:19Arrepentirse significa “cambiar tu mente.” La Biblia también nos dice que el verdadero arrepentimiento tendrá como resultado un cambio de conducta. La total definición bíblica del arrepentimiento, es cambiar de mentalidad, lo que resulta en un cambio de acciones y actitudes, dejar lo que está mal para empezar a caminar bien, sólo así estaremos cerca del Señor.


Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido. Apocalipsis 2:4-5


Así como no puedes curar la herida solamente con un parche, sino que tienes que quitar la infección desde la raíz, así es necesario que elimines desde lo que origina todo aquello que ha sido causante de tu tropiezo. Posiblemente renunciar a amistades, una pareja o personas que ponen tu mirada en otros lados menos en el Señor, ya no frecuentar lugares que atrapan tu debilidad, dejar distracciones que te quitaban tiempos con Dios.


Tienes ahora un desafío, y es dejar a un lado la religión fría, la relación vacía que tienes con Dios. Examina de dónde has caído, arrepiéntete y vuelve a caminar con Dios. Levántate y comienza a dar los primeros pasos, estudiar tu biblia y orar. Ya no endurezcas tu corazón, se obediente mientras tengas la oportunidad.


¡Recuerda que no hay nada duro que Dios no pueda romper!

Hijos, valoremos a nuestros padres

Escucha a tu padre, que te engendró, y no desprecies a tu madre cuando sea anciana.Proverbios 23:22


Padres y madres, no se vayan de la meditación de hoy. Nosotros también somos hijos.
Aunque ya lo mencioné al inicio de este libro, el único mandamiento con promesa es que honremos a nuestros padres para tener una larga vida.
¿Te imaginas lo que para Dios significa el respeto a ellos que hasta puede ser una condición para vivir muchos años?


Sé que cuando somos jóvenes y adolescentes, los consejos de papá y mamá son a veces hasta fastidiosos. Su compañía en ciertas edades hasta molesta en determinadas etapas de la vida. Salir con ellos… ¡huy, qué pena!


No obstante, todo esto pasa y, a medida que vamos creciendo, madurando, aprendiendo y perdonando, vamos cambiando la manera de verlos y respetarlos.
Cuando llegamos a la etapa de ser padres, es que al fin apreciamos todo lo que hicieron por nosotros. Cuando esos hijos crecen y nos faltan al respeto o nos hacen sufrir, por fin nos ponemos en los zapatos de nuestros papás que nos aconsejaban y velaban por nuestro bienestar.


Nunca es tarde para atenderlos, para acompañarlos, para disfrutarlos y hacer lo que dice la Biblia: «Honra a tu padre y a tu madre» (Éxodo 20:12).

Buenas Tardes


Sea el mejor imitador

“1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.”

Efesios 5:1

El Señor nos está diciendo a través del apóstol Pablo que tenemos que ser imitadores de Dios. Esa es una práctica que tiene que tener en una forma permanente y cotidiana. A medida que se le va revelando la Palabra fíjese de qué manera habla, actúa, opera y hace las cosas, si son como las de Dios. De lo contrario tiene que irlas modificando porque tiene la autoridad y la fe que lo ayuda a alcanzar lo imposible. Al ir aplicando los principios de la Palabra de Dios, usted corta con las ataduras que pueda haber en su vida y se proyecta hacia las bendiciones mayores que Dios tiene para su vida.

En la versión amplificada cuando dice “sed pues imitadores de Dios” habla de ser una copia fiel siguiendo su ejemplo. De tal padre tal hijo. El Espíritu Santo le va revelando el amor de Dios y la Palabra le hace conocer el amor ágape. Determinándose a ser imitador de Dios y amar como Dios ama con perdón sobrenatural y con amor incondicional. Ser imitadores de Dios es fundamental para que el reino de Dios se revele en su vida y en la vida de mucha gente.

Por eso es muy importante lo que va haciendo en esta tierra. Tiene que hacerlo a la manera de Dios. En el orden espiritual en esta vida usted es heredero de Dios y coheredero con Cristo, no sólo para tener un montón de bendiciones. Usted es coheredero para tomar la responsabilidad de manifestar a Dios en la tierra, revelar la gloria de Dios, hablar el poder de Dios, ver a los enemigos derrotados, ver la maldición desaparecida de su vida. Para eso tiene que mirar con los ojos de la fe.

El apóstol Pablo dice: “que sean alumbrados los ojos del entendimiento” para que con ese entendimiento espiritual pueda ver lo de Dios y no se quede mirando las circunstancias. Porque no solamente se va a decepcionar por mirar las circunstancias, las situaciones y hasta a veces por mirar a los creyentes. Será la persona más feliz de la tierra a pesar de las circunstancias y de las limitaciones. Las limitaciones no le tienen que decir esto no va a cambiar, usted tiene que decir: examino de la palabra revelada, tomo de la herencia y derribo esta limitación.

Usted tiene que llegar a niveles de gran bendición en esta tierra y para eso tiene que operar cambios que vienen por la Palabra de Dios. La decisión es suya. De lo contrario siempre va a vivir igual y tendrá posibilidades todavía de retroceder. Pero si camina con Dios y la Palabra y se determina a ser imitador de Dios en la tierra, su matrimonio será el más feliz, sus hijos serán los más benditos sobre la tierra.

A Dios le agrada si usted se copia de él y sigue su ejemplo. Dios dice: ahí está mi hijo, recibe la palabra, aprende de mí, soy yo la fuente de su provisión y de ayuda lo voy a levantar a otro nivel, le voy a traer una manifestación de la sobreabundante bendición de Dios. A medida que haga las cosas a la manera de Dios van a ir fluyendo muchas cosas lindas de parte del cielo. No sólo va a experimentar sanidades sobrenaturales, milagros financieros y también va a experimentar restitución sino que es el brazo de Dios en la tierra que lo que toca es bendecido y donde habla las cosas empiezan a cambiar.


A Dios le agrada cuando lo hace participante en el trabajo y esa presencia se manifiesta. Aunque los prejuicios, la timidez y los temores de alguna manera lo quieran llevar al fracaso, usted sea valiente porque tiene la presencia de Dios. La gente tiene que saber que es un hijo de Dios bendecido.


Oración: Padre, quiero ser el mejor imitador tuyo. Hoy me determino a caminar haciendo lo mismo que hizo Jesús sobre la tierra y aún cosas mayores. La bendición se manifestará en todo mi vida. En el nombre de Jesús, amén.


NO ME OLVIDARE DE TI


¿Hasta cuándo, oh Señor? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás de mí tu rostro?

Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces, con el cual no hay cambio ni sombra de variación.
Pero Sion dijo: El SEÑOR me ha abandonado, el Señor se ha olvidado de mí.
¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas?Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré.
No me olvidaré de ti.
He disipado como una densa nube tus transgresiones, y como espesa niebla tus pecados.
Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Cuando oyó, pues, que Lázaro estaba enfermo, entonces se quedó dos días más en el lugar donde estaba.
Y he aquí, una mujer, comenzó a gritar, diciendo: Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí; Pero El no le respondió palabra.
La prueba de vuestra fe, más preciosa que el oro que perece.


Sal. 13:1 Stg. 1:17 Is. 49:14,15; 44:21,22 Jn. 11;5,6 Mt. 15:22,23 I P. 1:7

Estamos aquí porque somos los elegidos de Dios


Esta frase la repetía este mañana durante mi oración. Lo dije una y otra vez. Mi Dios, una vez más me ha puesto en un estado de temor. Es difícil para mí entender el hecho de que yo vivi y que estoy viviendo uno de los momentos más emocionantes de la historia. Que Dios me escogió antes de los siglos para un lugar y un tiempo como este para vivir y ser una influencia en mi entorno para su reino. De todos los milagros, señales y maravillas poderosas de poder y autoridad que Dios ha hecho a través del tiempo, nada de eso va a coincidir con lo que Él ha planeado para este momento y lugar! Será algo que el mundo nunca ha visto y tú y yo hemos sido elegidos por Dios para ser parte de ese plan! Lo único que pude decir fue: “Aquí estoy yo”.

Hechos 2: 17-21 (RVR1960)
17 Y en los postreros días, dice Dios,
Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
Vuestros jóvenes verán visiones,
Y vuestros ancianos soñarán sueños;
18 Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días
Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.
19 Y daré prodigios arriba en el cielo,
Y señales abajo en la tierra,
Sangre y fuego y vapor de humo;
20 El sol se convertirá en tinieblas,
Y la luna en sangre,
Antes que venga el día del Señor,
Grande y manifiesto;
21 Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Hageo 2: 9 (RVR1960)
9 La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.
Pensando en todos los grandes personajes de la Biblia y cómo Dios trabajó en y a través de ellos, yo no podía dejar de mirarme y preguntarme ¿por qué Dios me escogió? No soy nadie especial, pero aquí estoy Señor. Yo no soy un súper Cristiano pero aquí estoy Señor. Cometo errores, pierdo los estribos, tropiezo y caigo pero aquí estoy Señor. Yo no tengo la Biblia memorizada por capítulos y versículos, pero aquí estoy Señor. Yo tengo mis fallas, defectos y fracasos, pero aquí estoy Señor. Yo no soy el Cristiano que debería ser, pero aquí estoy Señor. Tengo mis dudas y temores a veces, pero aquí estoy Señor. Aquí estoy Señor, aquí estoy yo!
Es decir, cuando Dios me recordó este pasaje.

2 Corintios 12: 9-10 (RVR1960)
9 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.
10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.
Dios no está buscando gente perfecta o cristianos súper humanos. Él sólo está buscando a aquellos cristianos que lo aman, que son obedientes a su Palabra y que están dispuestos y disponibles para hacer lo que Él pide de ellos! No tenemos que ser capaces o conocedores sólo dispuestos a dejar que el Espíritu Santo haga su voluntad en nosotros, a nosotros, para nosotros, con nosotros y por nosotros. La gracia de Dios es representada por el número 5 en la Biblia. Cada vez que vea una lista de 5 cosas busque la gracia de Dios! Es su gracia, que es suficiente para nosotros, que proveerá todas nuestras necesidades!
He oído una vez decir que:

“Esos grandes personajes de la Biblia no eran grandes personas si no solo personas ordinarias que hicieron grandes decisiones”.

Eso es lo que soy o debo decir que espero que sea! Uno que hace grandes decisiones. Señor, tal como estoy, aquí estoy!

FELIZ MARTES




Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz para mi camino.Salmo 119:105


DIOS es la luz para tu vida

Te marca el rumbo que debes seguir

No importa la situación que estes pasando

lee la palabra, medita en ella y le dará a tu mente la luz necesaria

para no perder tu camino

Alaba a Dios, dale gracias y honra sin fin

El Espíritu Santo te llenará de gozo y paz


QUE PASES UN MARTES GENIAL

EN COMPAÑIA DEL SEÑOR

Salmo 92: 12-15

El justo florecerá como la palmera;
crecerá como cedro en el Líbano.
13 Plantados en la casa de Jehová,
en los atrios de nuestro Dios florecerán.
14 Aun en la vejez fructificarán;
estarán vigorosos y verdes,
15 para anunciar que Jehová, mi fortaleza, es recto
y que en él no hay injusticia.

Buenos Dias


lunes, 30 de marzo de 2015

Buenas Noches


Deja que Dios sea tu todo

Ciertamente les aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, se queda solo. Pero si muere, produce mucho fruto.Juan 12:24


Cuando le das la oportunidad a Dios de ser tu «TODO», créeme que puedes vivir más confiado y más tranquilo. Nosotros estamos viviendo tiempos muy complicados. La misma Biblia lo dice y no miente. Si la lees con detenimiento, verás que todo se ha ido cumpliendo. Estamos viviendo los tiempos finales y lo que debemos tener presente es que no se van a mejorar. Cada vez va a haber más guerras, terremotos, desastres, hambrunas, plagas y las personas tendrán mucha necesidad de conocer de Jesús.


Estamos en tiempos donde a lo malo llaman bueno, donde se levantan falsos profetas que vienen solo a confundir y donde persiguen a muchos por proclamar la Palabra de Dios.


¡Vaya, qué difícil es imaginarse esto! Aun así, hay que pensarlo. Por eso es que hoy te digo que es un riesgo vivir sin Dios en nuestro corazón. No podemos vivir como llaneros solitarios pensando que somos tan autosuficientes que controlamos el mundo.


No podemos seguir con esos aires de que nosotros controlamos la vida, cuando en realidad no controlamos nada. Con mucho esfuerzo algunos tienen domino propio y disciplina como para creerse la última Coca-Cola del desierto.
¿Cómo le rindes tu vida a Dios? Reconociéndolo en todos los caminos y dejando que Él sea el conductor de tu vida. Muere al «YO» y darás fruto.

Tu mereces - Cristo para las naciones



Letra completa: 

Tu mereces mi corazon
Mi alabanza y adoracion
Solo tu, solo tu.

Quiero darte lo mejor
Ya que fuiste mi salvador
En la cruz, solo tu.

Yo te adoro, te bendigo Dios
No hay quien compare
Yo te amo, te quiero Dios
Toda mi vida es para adorarte.

Tu mereces mi corazon
Mi alabanza y adoracion
Solo tu, solo tu.

Quiero darte lo mejor
Ya que fuiste mi salvador
En la cruz, solo tu.

//Yo te adoro, te bendigo Dios
No hay quien compare
Yo te amo, te quiero Dios
Toda mi vida es para adorarte.//

//Y nunca dejare de decirte que
Eres santo.
Y no me cansare de cantarte
Eres digno//

//Yo te adoro, te bendigo Dios
No hay quien compare
Yo te amo, te quiero Dios
Toda mi vida es para adorarte.//

RESUCITAREMOS CON EL


Nuestro amigo duerme.


No queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como lo hacen los demás que no tienen esperanza.
Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios traerá con El a los que durmieron en Jesús.


Si los muertos no resucitan, entonces ni siquiera Cristo ha resucitado; y si Cristo no ha resucitado, vuestra fe es falsa; todavía estáis en vuestros pecados. Entonces también los que han dormido en Cristo han perecido. Mas ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicias de los que durmieron.
Y sucedió que cuando todo el pueblo acabó de pasar el Jordán, el SEÑOR habló a Josué,diciendo: “Tomad doce piedras de aquí, de en medio del Jordán, del lugar donde los pies de los sacerdotes están firmes, y llevadlas con vosotros y colocadlas en elalojamiento donde habéis de pasar la noche.” Así que estas piedras servirán como recuerdo a los hijos de Israel para siempre.


A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.


…..sino a los testigos que fueron escogidos de antemano por Dios, es decir, a nosotros que comimos y bebimos con El después que resucitó de los muertos.


Jn. 11:11 I Th.4:13,14 I Co. 15:16-18,20 Jos. 4:1,3,7 Hch. 2:32; 10:41

Poema: Amado por Dios

Hijo mio…

si tan solo pudieras comprender
porque te amo tanto…
 
Cuando fuiste creado,
yo no tenia necesidad de sirvientes,
pues miles de ángeles me servían.
 
No tenia necesidad de soldados,
pues con tan solo decir La Palabra,
montes eran derribados.
 
No tenia necesidad de adoradores,
pues delante de mi trono continuamente
cuatro seres vivientes gritan:
Santo, Santo, Santo
y junto a huestes Celestiales me adoran.
 
Cuando fuiste creado,
no te creé como al resto de mi creación,
no fuiste uno más,
hubo algo especial en ti.
 
Si supieras con cuanta alegría te forme.
Ay pequeño mio,
mientras te formaba aquel día,
mis lágrimas te bañaban,
mi rostro te iluminaba
y mi unción te perfumaba.
 
¡Con razón fuiste el más hermoso
de toda mi creación!
 
¿Por qué? Te preguntas.
Porque cuando fuiste creado,
todo el universo puso los ojos en ti.
 
Los ángeles, los querubines,
Las aves del cielo,
Las bestias del campo,
Los seres marinos,
Los montes y las estrellas.
 
¡Tanta admiración! ¡Tanta pasión!
Todo esto porque por primera vez
en la existencia del universo,
una creación mía llevaba por sello
¡mi Imagen y Semejanza!
 
Si tan solo pudieras comprender
lo que ese momento significó para mi,
eres la creación que más he amado.
 
¿Sabes qué significa eso?
Que ni aún los ángeles,
ni serafines, ni el universo completo
ha podido sentir mi amor
como tu lo has sentido.
 
Nunca nadie te ha amado como Yo.
Nunca nadie te amara como Yo.
 
Por ti dejé mi Gloria,
pero nunca te dejé de amar.
Tomé forma de hombre,
pero nunca te dejé de amar.
Abri mis brazos en un madero,
pero nunca te dejé de amar.
 
Por ti derrame mi sangre,
soporté oprobios,
me humillé hasta lo sumo,
pero nunca te dejé de amar.
 
Y si tan solo pudieras entender ¿por qué?
¿Por qué aún cuando tu me desprecias,
te sigo buscando?
 
¿Por que aún cuando te levantas contra mi,
te sigo cuidando y defendiendo?
 
¿Por qué aún cuando Soy solo tu solución
al problema presente y luego te olvidas de mi,
aún así te sigo escuchando?
 
¿Sabes por qué?
Porque a pesar de todo
te sigo amando.
 
Te sigo amando como el primer día
cuando te llamé por nombre,
aún desde el vientre de tu madre.
Aún, cuando todavía nadie te conocía.
 
Te amé primero.
 
Te amo hoy.
 
¡Te amare siempre!
 
Pablo Román Caballero

El nuevo nacimiento

A todos los que le recibieron (Jesús), a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.
Juan 1:12


Cuando un niño nace, sus padres tienen que inscribir su nombre y su filiación en el estado civil. De la misma manera, la Biblia nos enseña que para que podamos entrar en la familia de Dios es necesario pasar por el nacimiento, es decir, el nuevo nacimiento. Entonces nuestro nombre podrá figurar en el “libro de la vida”, el registro civil del cielo, en el que Dios inscribe a los que creen en su Hijo y lo aceptan como su Salvador personal. “A todos los que le recibieron (Jesús), a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Es un derecho, basado únicamente en la obra expiatoria de Cristo, y no en nuestros méritos. No soy cristiano porque sea mejor o más religioso que los demás, sino porque existe una relación entre el Señor Jesús y yo.


A un hombre muy religioso, Nicodemo, el Señor Jesús dijo: “El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5). La alta posición de Nicodemo no le daba derecho ni a ver ni a entrar en el reino de Dios. Tenía que pasar por un nuevo nacimiento. Para producirlo, el Espíritu usa la Palabra de Dios (figurada por “el agua”) para convencer al hombre de que es pecador y necesita ser salvo.


El cristianismo no es un conjunto de ceremonias, dogmas y reglas. Es el conocimiento de Jesucristo, un vínculo entre él, quien da la vida, y nosotros, quienes la recibimos. Ese vínculo y esa relación fueron establecidos de una vez para siempre cuando nos convertimos: habiendo reconocido que somos pecadores, aceptamos por la fe la salvación gratuita que Jesús nos ofrece, el pleno valor de su muerte en la cruz para borrar nuestros pecados.

Efectos de sala

… el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. —2 Corintios 11:14
Lectura: Juan 16:7-15


Crac. Crac. ¡Paf! En los inicios de la era cinematográfica, los efectos de sala creaban sonidos para acompañar la acción de la historia. Apretar una bolsa de cuero llena de fécula de maíz imitaba el sonido de las pisadas sobre la nieve, agitar un par de guantes simulaba el aleteo de las aves y sacudir un palito delgado se parecía al silbido del viento. Para lograr que las películas resultaran lo más realistas posible, estos artistas utilizaban técnicas creativas para imitar sonidos.


Al igual que los sonidos, los mensajes también pueden imitarse. Una de las técnicas más usadas por Satanás es la de repetir mensajes de maneras espiritualmente peligrosas. En 2 Corintios 11:13-14, Pablo advierte: «Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz». El apóstol advierte sobre falsos maestros que buscan alejar nuestra atención de Jesucristo y el mensaje de su gracia.
Jesús enseñó que un propósito del Espíritu Santo es vivir en nosotros, y que, «cuando venga el Espíritu de verdad, él [nos] guiará a toda la verdad» (Juan 16:13). Con la ayuda y la guía del Espíritu, podemos encontrar la seguridad de la verdad en un mundo de mensajes falsos.



El Espíritu Santo es nuestro Maestro siempre presente.

Nadie puede hacernos daño

Yo estoy contigo, y nadie te atacará para hacerte daño, porque Yo tengo mucha gente en esta ciudad. Hechos 18:10


Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida. Así como estuve con Moisés, estaré contigo. No te dejaré ni te abandonaré. Josué 1:5


Mientras el Señor tenía trabajo para Pablo en Corinto, la furia de la turba fue contenida. Los judíos se oponían y blasfemaban; pero no podían detener la predicación del Evangelio ni la conversión de los oyentes. Dios tiene poder sobre las mentes más violentas. Dios hace que la ira del hombre le alabe cuando irrumpe, pero manifiesta aún más Su bondad cuando la reprime; y puede reprimirla. "A la grandeza de tu brazo enmudezcan como una piedra; hasta que haya pasado tu pueblo, oh Jehová, hasta que haya pasado este pueblo que tú rescataste."


Por tanto, no sientan ningún miedo del hombre si saben que están cumpliendo con su deber. Prosigan con firmeza, como Jesús lo habría hecho, y quienes se oponen serán como una caña cascada y como un pábilo que humea. Muchas veces los hombres han tenido motivo para tener miedo, porque ellos mismos estaban temerosos; pero una valiente fe en Dios aparta el miedo como son apartadas las telarañas en el sendero de un gigante. Nadie puede hacernos daño a menos que el Señor lo permita. El que hace que el demonio huya ante una palabra, puede en verdad controlar a los agentes del demonio. Tal vez ya estén más temerosos de ti de lo que tú estás de ellos. Por tanto, sigue adelante, y donde esperabas encontrar enemigos, encontrarás amigos.